Skip to main content
Internet Archive's 25th Anniversary Logo

Full text of "Spanish reader of South American history;"

See other formats


Google 



This is a digital copy of a book that was preserved for generations on Hbrary shelves before it was carefully scanned by Google as part of a project 

to make the world's books discoverable online. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journey from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we liave taken steps to 
prevent abuse by commercial parties, including placing technical restrictions on automated querying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuals, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrain fivm automated querying Do not send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other areas where access to a large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ A/íJí/iííJí/i íJíírí&Hííon The Google "watermark" you see on each file is essential for informing people about this project and helping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are responsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can't offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organize the world's information and to make it universally accessible and useful. Google Book Search helps readers 
discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full text of this book on the web 

at jhttp : //books . google . com/| 



MACMILLAN SPANISH SERIES 

UNDER THE GENERAL EDITORSHIP OP 

Frederick Bliss Luquiens 

SHEPPIBLD SCIENTIFIC SCHOOL OF YALE UNIVERSITY 



SPANISH READER 
OF SOUTH AMERICAN HISTORY 



MACMILLAN SPANISH SERIES 
General Editor Frederick Bliss Luquiens 

PRACTICAL SPANISH GRAMMAR 

By Ventura Fuentes and Victor E. Francois. 

ELEMENTARY SPANISH-AMERICAN READER 
By M. A. DeVitis and Frederick B. Luquiens. 

SPANISH READER OF SOUTH AMERICAN HISTORY 
By Edward Watson Supple. 

LEYENDAS HISTÓRICAS MEJICANAS 
By James Bardin. 

SPANISH-AMERICAN COMMERCIAL READER 

By Glenn Levin Swiggett. In preparation 




LA AMERICA LATINA 



SPANISH READER 



OF 



iOUTH AMERICAN HISTORY 



EDITED WITH NOTES, EXERCISES, AND VOCABULARY 

BY 

EDWARD WATSON SUPPLE 

INSTRUCTOR IN FRENCH AND SPANISH, SHEFFIELD 
SCIENTIFIC SCHOOL, YALE UNIVERSITY 



Neto gorfe 
THE MACMILLAN COMPANY 

1917 

All rights reserved 






Copyright, 1917, 
By THE MACMILLAN COMPANY. 



Set up and electrotjrped. Published January, 19x7. 



Narisoab i^rrss 

J. 8. Cushing Co. — Berwick & Smith Co. 

Norwood, Mass., U.S.A. 



PREFACE 

The purpose of this book is to help supply the need of 
suitable classroom texts dealing with South America. The 
increasing interest of this country in the republics of the 
southern continent is already manifest among the students in 
our schools and colleges, whose eagerness to learn Spanish is 
due largely to their desire to learn about South America. 
Teachers of Spanish can no longer afford to ignore this desire 
or neglect to take advantage of what might be converted 
into a most powerful ally. That many have not yet responded 
to the new appeal is explained in a large measure by the 
scant means at their disposal with which to work. If this 
book shall serve in any way to facilitate the work of the 
teacher and to furnish the student a more definite knowledge 
of South America, the wish of the editor will have been 
fulfilled. 

The Reader comprises a series of nine selections from the 
works of Latin- American writers of literary eminence. These 
selections represent in chronological order some of the best 
known episodes in the history of South America, from the 
period of the Conquistadores down to the present day. In 
order to render the book practical for use in class, it has 
been necessary to abridge and in some instances to modify 
the original texts. The footnotes have been designed to 
compensate such omissions and also to furnish such addi- 
tional information as might assist to a fuller comprehension 
of the text. These notes have been written in Spanish in 

V 

304364 



vi PREFACE 

order to enable the teacher to base on them as well as 
on the text itself the conversation exercises of the class. 
It will be hardly necessary to add that the chapters should 
be read in the order of their arrangement. 

For the convenience of teachers, exercises for oral and 
written work have been added. These exercises are based 
directly on the text, which for this purpose has been divided 
into forty-six lessons. The first part of each of these exer- 
cises contains a few questions in Spanish, intended to serve 
as a basis for conversation in class. These questions should 
be prepared by the student as a part of the lesson and 
should be answered in class with the books closed. The 
teacher will, of course, add to these many other questions, 
if it is found desirable to devote more time to this important 
phase of the work. The second part of each exercise is a 
paragraph in English, of about a hundred words, for the 
student to translate into Spanish. These have been made 
gradually more difficult by requiring of the student, especially 
in the later exercises, slight modifications of the expressions 
of the text. As all the necessary words and phrases are to be 
found in the pages- designated, the student should be thor- 
oughly familiar with them before attempting to write the 
exercises. 

The historical notes were written by Professor F. B. Luquiens 
of the Sheffield Scientific School of Yale University, who 
desires me to state in this connection that these notes are in 
no sense original, ha^áng been compiled from various sources, 
such as the Diccionario Enciclopédico Hispanoamericano, the 
Pequeño Larousse Ilustrado, and the writings of the authors 
represented in the text. 

The editor is glad of this opportunity to express his sin- 
cere gratitude to Professor F. B. Luquiens not only for his 
kindness in writing the historical notes, but also for con- 



PREFACE VU 

stant encouragement and help. Obligations are gratefully 
acknowledged also to Professor Hiram Bingham of Yale 
University, for assistance in the selection of the authors rep- 
resented, and to Professor H. R. Lang of Yale University, 
Mr. Garibaldi Laguardia of the United States Naval Acad- 
emy, and Sr. D. R. J. of Madrid, for the solution of certain 

difficulties. 

E. W. S. 

New Haven, Connecticut, 
May 1, 1916. 



TABLE OF CONTENTS 

PAGB 

Vasco Núñez de Balboa Garda Icazbalcete i 

Proceso y Muerte de Atahuallpa . Federico González Suárez 22 

La Guerra a Muerte José Gil Fortoul 56 

Bolívar Victorioso José Gil Fortoul 86 

El Paso de los Andes por San Martín . Bartolomé Mitre 105 

La Entrevista de Guayaquil . . . Bartolomé Mitre 160 

La Abdicación de San Martín . . . Bartolomé Mitre 177 

La Batalla de Iquique . . Benjamín Vicuña Mackenna 187 

Canal de Panamá Eduardo Posada 225 

Notes 259 

Vocabulary 281 



IX 



ILLUSTRATIONS AND MAPS 



Map of Latin America . 

Map of Peru .... 

Ruins of the Period of the Incas 

Portrait of Bolivar . 

Map of Colombia . 

Map of Venezuela 

Map of Chile 

The Christ of the Andes 

Map of the Crossing of the Andes 

The Uspallata Pass 

Portrait of San Martin . 

Map of Panama 

Map of the Panama Canal 



PAGE 

Frontispiece 



facing 



n 



24 

30 
60 

. . 84 
. . 85 

106 

facing 109 

. 123 

facing 137 



u 



177 

226 

253 



XI 



SPANISH READER OF 
SOUTH AMERICAN HISTORY 



VASCO NUNEZ DE BALBOA 

[Después del descubrimiento de América por Cristóbal Colón, 
salieron de España muchas expediciones con objeto de explorar el 
Nuevo Mimdo. Adquirieron a fuerza de armas, y en nombre del 
Rey de España, gran parte del hemisferio del oeste. Se llaman 
aquellos aventureros los conquistadores. El presente capítulo es 5 
la historia de uno de los conquistadores más conocidos. Enseña 
muy bien cuántos peligros corrían los primeros exploradores, y 
cuántas penas tenían que sufrir. — Escribió esta biografía García 
Icazbalcete, erudito historiador mejicano. Murió en 1894.] 

El descubridor del Mar Pacífico nació en Jerez de los Caba- 10 
Ueros (en España) hacia 1475, de familia pobre pero honrada ; 
crióle en su juventud D. Pedro Puertocarrero, señor de Moguer, 
y pasó a la América el año de 1 500 en las armadas de Rodrigo de 
Bastidas.^ Después de esta expedición le hallamos establecido 
con tm repartimiento de indios y algunas tierras de labor, en la is 
villa de Salvatierra de la isla Española.^ Pero lleno de deudas 
y ansioso de gloria, quiso ir a probar fortima en nuevas em- 
presas. Tropezaba para ello con una dificultad, la cual era ima 

^ Huelga decir que Rodrigo Bastidas era conquistador, así como Enciso, 
Ojeda, etc., mencionados en lo sucesivo. 

' Al descubrir Colón la isla que hoy día se llama Santo Domingo, le dio el 
nombre de la Española. — Para todos los lugares importantes mencionados en 
el presente capítulo, véase o el mapa frontispicio, o el de la página 84, o el 
de la página 226. 

B I 



2 SOUTH AMERICAN HISTORY 

orden que prohibía salir de la isla a los deudores, y para elu- 
dirla, se embarcó secretamente encerrado en una pipa (o 
envuelto en una vela según dicen otros), en im navio que alis- 
taba el Licenciado Enciso para ir a llevar socorros a la colonia 
5 que su compañero Ojeda había fimdado en el golfo de Urabá. 
Puestos ya en alta mar salió Balboa de su escondite, y aunque 
el comandante se manifestó muy irritado contra él, y le amenazó 
de dejarle en la primera isla que encontrase, se aplacó al fin por 
intercesión de otras personas, y consintió en llevarle. La nave 

lo de Enciso aportó a Cartagena, adonde halló un buquedllo que 
encerraba a los pocos que habían podido sobrevivir a los horri- 
bles desastres de la infeliz colonia de Ojeda e iban huyendo de 
aquella tierra fatal. Pero el licenciado, a pesar de su resisten- 
cia, les hizo volver a Urabá, prometiéndoles que con los soco- 

isrros que les traía no volverían a experimentar las anterio- 
res necesidades. Engañóse y engañólos sin embargo, porque 
aquellas costas inhospitalarias parecían rechazar a los españoles. 
La nave de Enciso dio en im bajo sin que se salvaran más que 
las personas, y al llegar de nuevo a los establecimientos aban- 

20 donados, se los encontraron reducidos a cenizas; los indios 
de la comarca estaban alzados, y hostilizaban sin descanso a 
los españoles, de suerte que abatidos éstos con tantas desgra- 
cias, sólo pensaban en volverse a la Española, como lo hubieran 
verificado, abandonando por segunda vez la colonia, si no hubie- 

25 ran traído consigo a Vasco Núñez de Balboa. Este, en medio 
del desaliento general, y cuando todos no pensaban sino en la 
fuga, les dijo que en el viaje que había hecho con Bastidas, se 
acordaba de haber visto en la parte occidental del golfo un 
gran río, y a sus orillas un pueblo fresco y abimdante, habitado 

30 por indios que no envenenaban sus flechas, circimstancia no 
poco importante para aquellos españoles, que tanto habían 
padecido por causa de este uso generalizado entre las tribus del 



VASCO NUNEZ DE BALBOA 3 

istmo. Las palabras de Balboa infundieron nueva vida a aque- 
llos infelices, que inmediatamente quisieron ir en busca de la 
tierra prometida. Saltan en los buques, atraviesan el golfo, y 
en la parte opuesta, hallan el río y el pueblo, conforme los 
había pintado Balboa. La posesión del terreno costó unas 
reñida escaramuza, bien compensada con el rico botín que 
encontraron en el pueblo y entre los cañaverales del río, de tal 
manera que llenos de gozo los españoles resolvieron fimdar allí 
mismo ima ciudad, a que dieron el nombre de Santa María de 
la Antigua del Darién.^ 10 

Desde aquel momento, y gracias a su oportimo aviso, ad- 
quirió Balboa ima grande influencia en la colonia ; por otra 
parte la imprudencia de Enciso, que prohibió a sus subordi- 
nados comerciar con los indios, le enajenó las voluntades de los 
colonos, hasta el grado de quitarle el mando, y formar im ca- is 
bildo cuyos alcaldes fueron Martín Zamudio y el mismo Vasco 
Núñez de Balboa. Pero el partido de éste, grande como era, 
no podía sobreponerse así a los que aun sostenían la autoridad 
de Enciso, como a los que proponían reconocer por jefe a Diego 
de Nicuesa, en cuya jurisdicción se hallaban. Proseguían 20 
aún estas contestaciones cuando arribaron dos navios cargados 
de víveres y mimiciones en busca del mismo Nicuesa, a quien 
suponían allí. Mas no encontrándolo, el comandante de los 
navios repartió entre los colonos una parte de los socorros que 
traía, con cuya liberalidad acabó de ganar los ánimos en 25 

* Desde la época de los conquistadores se llama el Darién la parte oriental 
del istmo de Panamá, entre el Golfo de Urabá (llamado también Golfo de 
Darién), formado por el Mar de las Antillas, y el Golfo de San Miguel en la costa 
del Pacífíco. Es una comarca de que se habló mucho en el siglo pasado, con 
motivo de los proyectos de canalización entre los mares Atlántico y Pacífico. 
Pero a todos estos proyectos aventajó el de Panamá. — Santa María de la Anti- 
gua ya no existe, porque los españoles tuvieron que abandonarla, pocos años 
después de haberla poblado, a causa de la insalubridad del suelo. 



4 SOUTH AMERICAN HISTORY 

favor de Nicuesa, y consiguió que se enviase una comisión en 
su busca para ofrecerle el gobierno. Halláronle al fin en 
Nombre de Dios/ reducido a la mayor extremidad, y recibió el 
mensaje como un socorro venido del cielo, bien distante de 
s pensar que era el principio de su ruina. Debióla en mucha 
parte a su imprudencia, porque sin haber salido todavía de 
Nombre de Dios, ya se mostraba enojado contra los del 
Darién por haberse entrometido en su jurisdicción, les amena- 
zaba con quitarles el oro que habían recogido, y como si aun 

lo quisiese agravar su imprudencia, permitió que los comisiona- 
dos, que no habían echado en olvido ninguna de sus indiscretas 
razones, desembarcasen antes que él en el Darién. Ya podrá 
concebirse la alarma que causarían las noticias de tales pre- 
cursores, y el veedor del mismo Nicuesa vino a completar la 

15 exaltación de los vecinos, representándoles la locura que 
cometían en sujetarse voluntariamente a un extraño : la po- 
blación entera salió a recibir al desdichado Nicuesa, diciéndole 
a gritos que no desembarcara y que se fuese a su gobernación. 
Suplicaba el desgraciado que le admitiesen no ya como jefe, 

20 sino como simple soldado; pero la multitud, extremada 
siempre en sus afectos, no le dio oídos y, habiéndose atrevido a 
saltar en tierra, le prendieron y, a pesar de sus ruegos y protestas, 
le expelieron de la colonia, embarcándole casi sin víveres en el 
peor de los buques, sin que volviera a saberse más de él ni de las 

55 personas que conducía. 

^ Nicuesa fundó la ciudad de Nombre de Dios, que estaba probablemente 
muy cerca de donde está situado hoy día Portobelo. Pero los pobladores la 
abandonaron muy pronto. Un poco después se fundó otro Nombre de Dios 
en el Golfo de San Blas, el cual tenía mucha importancia por ser uno de los dos 
términos del camino que atravesaba el istmo. Durante el siglo XVI pasaban 
por él las riquezas del Perú camino de España. Pero en 1595 lo destruyó el 
marino inglés Sir Francis Drake, y Portobelo lo sustituyó como estación 
de término. 



VASCO NUNEZ DE BALBOA 5 

Libre ya Balboa de aquel competidor, sólo le quedaba el 
deshacerse de Enciso : acusóle de usurpador, le hizo prender, y 
al cabo le mandó poner en libertad, bajo condición de que 
marchase a Santo Domingo o a España en el primer buque que 
partiese. Pero considerando el perjuicio que podría hacerle en s 
la corte con sus quejas, hizo que la colonia enviase al mismo 
tiempo dos procuradores para informar de todo lo ocurrido y 
pedir socorros. Los comisionados, que no iban con las manos 
vacías, fueron Zamudio y Valdivia, ambos partidarios de Bal- 
boa, y habiendo quedado el segundo en Santo Domingo, lo 
partió el otro para España, adonde llegó casi al mismo tiempo 
que Enciso. 

Dueño absoluto de la autoridad, comenzó Balboa, ya por sí 
mismo o por medio de sus capitanes, a hacer expediciones con- 
tra los indios comarcanos, que unas veces por temor, y otras 15 
desengañados por experiencia de la imposibilidad de resistir 
a los españoles, hubieron de ir sufriendo sucesivamente su 
yugo. Entre los que recibieron de» paz a los extranjeros estaba 
el cacique Comogre, tenido por uno de los principales señores 
de aquella tierra. Su hijo mayor obsequiaba de orden suya 20 
a los españoles, y entre otras cosas les presentó de regalo 
algún oro. Suscitóse una disputa acerca de la distribución, y 
observando el joven indio el afán que mostraban los extran- 
jeros por aquel metal, arremetió a las balanzas en que se 
pesaba, y echándolas por el suelo con todo lo que contenían, 25 
dijo : "¿Para qué reñir por tan poco? si deseáis tanto el oro, 
yo os mostraré donde podéis hallarlo a manos llenas," y en 
seguida dio las primeras noticias de ciertas maravillosas pro- 
vincias bañadas por un mar que se encontraba a poca distancia 
hacia el rumbo que señaló, ofreciendo servirles de guía cuando 30 
se hallasen con fuerza suficiente para emprender aquella peli- 
grosa jornada, por ser muy poca gente, decía él, la que entonces 



6 SOUTH AMERICAN HISTORY 

tenían los españoles. Tales fueron las primeras noticias que 
éstos adquirieron de la existencia del Océano Pacífico y del 
Perú ; noticias que bastaron para inflamar sus ánimos y arre- 
batar toda su atención al descubrimiento y conquista de 

s aquellas nuevas regiones. 

Dio la vuelta Balboa al Darién con intención de hacer los 
preparativos necesarios para tan grande jornada y tuvo el 
gusto de encontrar allí a Valdivia, que regresaba de la Es- 
pañola con algunos socorros. Sin embargo, los víveres que 

lo trajo se consumieron muy pronto, el hambre apareció de 
nuevo, y Balboa despachó otra vez al mismo comisionado para 
pedir así víveres como gente que ayudase en la proyectada ex- 
pedición. También pidió dinero. Pero nada llegó a su destino 
porque nunca llegó a tenerse noticia del enviado ni del buque 

IS que le conducía. 

Durante la ausencia de Valdivia, emprendió Balboa el re- 
conocimiento del golfo : entró por una de las bocas del Darién,^ 
examinó algunos de sus brazos e hizo amistades con los indios 
que habitaban sus orillas; bien que éstos sólo se dieron al 

20 temor que les inspiraban los españoles, de suerte que apenas 
hubieron éstos regresado a su establecimiento, formaron los 
principales caciques una confederación para caer sobre ellos y 
destruirlos. No fué tan secreta la conjuración que no llegase a 
noticia de Balboa; salió en busca de los indios, prendió y 

25 ajustició a los principales, lo que fué bastante para que las 
tribus vecinas no volviesen a pensar en su independencia. 

Libre de este riesgo, quiso Balboa enviar nuevos comisiona- 
dos a España, por si no hubiese podido llegar Valdivia, como en 
efecto había sucedido. Dícese que él deseaba ser uno de los 

30 nombrados, pero los colonos no consintieron en verse privados 
de su jefe. Recayó la elección en Juan de Caicedo y Rodrigo 

^ Este es el rio que se llama más comámnente el Atrato. 



VASCO NUNEZ DE BALBOA 7 

Enríquez de Colmenares, quienes además del quinto del Rey, 
llevaron im donativo de la colonia, con un valioso regalo para el 
tesorero Pasamonte. Más felices que Valdivia, arribaron sin 
novedad a España. Poco después de partidos llegaron de 
Santo Domingo algunos socorros con muy lisonjeras noticias 5 
de la favorable disposición de Pasamonte ; nuevas felices que 
fueron completamente acibaradas por ima carta de Zamudio, 
el mismo que fué a España con Enciso, en la cual participaba 
que las quejas de éste habían producido grande indignación 
en la corte contra Balboa, al extremo de habérsele mandado lo 
formar proceso por los cargos que se le hacían. Lejos de des- 
alentarse por tales noticias, cobró Balboa nuevo ánimo con 
ellas para emprender la jornada al descubrimiento del Mar del 
Sur, antes que pudiese llegar a la colonia algún comisionado 
que le privase de su autoridad. Pensaba borrar con tanis 
eminente servicio la mancha de su usurpación o, si así lo quería 
la suerte, morir con gloria en tan grande empresa, antes que 
sufrir la persecución que le amenazaba. Lleno de tales ideas, 
dio calor a los preparativos de la jornada, el i° de Septiembre 
de 1 513 se hizo a la vela en uñ bergantín y diez canoas, llevando 20 
190 españoles, 1,000 indios de carga, algunos perros de presa y 
las provisiones necesarias. 

Arribó primero a las tierras de un cacique amigo, y dejando 
allí su escuadrilla, emprendió por tierra la travesía del istmo. 
Aunque éste sea de poca anchura, hacen difícil su paso lasas 
ásperas y elevadas sierras que lo forman casi en su totalidad, 
entremezcladas de espesos bosques, pantanos intransitables e 
imp)etuosos torrentes. A los obstáculos naturales agregábase 
la resistencia de los indios, que aunque vencidos siempre, no 
cesaban de hostilizar a los españoles, quienes ya empezaban a 30 
sufrir también las angustias del hambre. Peleando contra los 
hombres y contra la naturaleza, proseguía Balboa su marcha. 



8 SOUTH AMERICAN HISTORY 

hasta que los indios que llevaba por guías le mostraron la 
altura desde donde podía ya divisarse el ansiado mar. Manda 
al punto hacer alto a su tropa y adelántase solo a la cumbre de 
la montaña : desdé allí tiende la vista al mediodía y preséntase 

s a sus ojos el inmenso mar Austral. ** Sobrecogido de gozo y de 
maravilla, cae de rodillas en la tierra, tiende los brazos al mar, 
y arrasados de lágrimas los ojos, da gracias al cielo por haberle 
destinado a aquel insigne descubrimiento.'' ^ Llama en se- 
guida a sus compañeros, suben, muéstrales el Océano, y todos 

lo juntos se arrodillan y entonan en coro el magníñco himno Te 
Deum Laudamus. Para comprender el gozo y el entusiasmo 
que henchían el pecho de Balboa, al mirar verificado por su 
mano aquel ansiado descubrimiento, es preciso reflexionar 
en la importancia que daba entonces la España al hallazgo de 

IS un paso al Oriente por el rumbo del Occidente ; afán llevado a 
tal extremo, que después de haber producido el maravilloso 
invento de Colón, hacía que ya se mirase al Nuevo Mundo 
como una invencible barrera tendida de polo a polo, y casi 

* Esta escena nos recuerda las palabras del poeta inglés Keats, quien en su 
célebre soneto "On first looking into Chapman's Homer," dice que experimentó 
las emociones de 

"... stout Cortez when with eagle eyes 
He star'd at the Pacific — and all his men 
Look'd at each other with a wild surmise — 
Silent, upon a peak in Darien." 

Por supuesto se equivocó Keats respecto del nombre del héroe. Hernán Cor- 
tés era el conquistador de Méjico, famoso por haber destruido sus barcos al 
desembarcar en la costa de Méjico, para imposibilitar el regreso de algunos de 
sus compañeros que querían volver a Cuba. Con sólo 400 españoles venció a 
los 300,000 habitantes de la ciudad de Méjico, e hizo que su emperador Moc- 
tezuma se reconociera vasallo de Carlos I, rey de España (15 19). El rey nom- 
bró a Cortés Capitán General de Nueva España, como se llamaba Méjico en 
aquellos tiempos. Pero no tiene derecho a la gloría que le atribuye el soneto de 
Keats. 



VASCO NUNEZ DE BALBOA g 

como un importuno estorbo que impedía el paso a los países 
encantados del Oriente. Balboa mostraba ya vencido este 
obstáculo : una estrecha lengua de tierra era cuanto quedaba 
y la victoriosa enseña de Castilla tenía delante de sí un nuevo 
Océano en que flamear orgullosa. s 

Pasados los primeros trasportes de alegría, erigieron los es- 
pañoles sobre un montón de piedras una cruz formada de 
un grueso árbol, en cuya corteza esculpieron los nombres 
de los Reyes de Castilla. Hecho esto, y jurada de nuevo la 
fidelidad a su comandante, tomaron todos el camino deio 
la playa. En el descenso de las sierras hubo que vencer la 
resistencia de las tribus de indios que encontraron al paso, 
y mientras conseguía su allanamiento, despachó Balboa tres 
capitanes, que fueron Juan de Ezcaray, Francisco Bizarro, el 
futuro conquistador del Perú, y Alonso Martín, a buscar el is 
mejor camino para llegar al mar. El último fué el que primero 
llegó a la orilla, y entrando en una canoa que encontró allí, 
tuvo la satisfacción de ser el primer europeo que navegó en las 
aguas del Mar del Sur. 

Bajó al fin Balboa a la playa y llegó a ella al empezar la 20 
tarde del 29 de Septiembre. Estaba la marea baja y tuvo que 
esperar a que las aguas subiesen hasta donde él se hallaba: 
armado entonces de todas armas, y llevando en la mano un 
estandarte con la imagen de la Virgen y las armas de Castilla, 
entró en el agua hasta que llegó a la rodilla, exclamando en alta 25 
voz : "Vivan los altos y poderosos Reyes de Castilla : yo en su 
nombre tomo posesión de estos mares y regiones, y si algún 
otro príncipe, cristiano o infiel, pretende a ellos algún derecho, 
yo estoy pronto a contradecirle y defenderlos." Uniéronse 
todos los compañeros a la pomposa declaración de su capitana© 
y el escribano del ejército extendió en debida forma el acta 
de posesión, que confirmaron los circunstantes, probando el 



lO SOUTH AMERICAN HISTORY 

agua, derribando árboles, grabando en ellos la señal de la cruz 
y ejecutando otros semejantes actos de dominio. El ancón 
donde estos sucesos pasaron recibió el nombre de '* Golfo de S. 
Miguel," por ser aquél su día y, concluida la posesión, salió 

s Balboa a reconocer el país. Tropezó Con un cacique que pensó 
resistirse, pero hubo de ceder, y. en el presente que trajo como 
señal de paz, llamó la atención de los españoles una gran 
porción de perlas, que también ofreció. Preguntado donde se 
hallaban, señaló una de las islas de la costa. Quiso Balboa 

lo pasar al punto a reconocerla, y aunque los indios trataron de 
apartarle de aquel intento, aconsejándole que lo dejase para 
otra estación más favorable, persistió en su idea, y entrando 
con sesenta hombres en unas canoas, bogó para una de las islas. 
Pero apenas se había apartado de la costa, vio que la braveza 

IS del mar amenazaba destruir sus débiles embarcaciones y tuvo 
que acogerse a una isleta. Creció la marea, cubrió la isla, 
pasaron la noche con el agua a la cintura, y al día siguiente, 
después de reparar con mil trabajos las averías de sus canoas 
volvieron a tierra sin haber salvado más que sus personas. 

20 Toda\aa pasó Balboa a las tierras de otro cacique vecino y 
allí fué donde recibió las primeras noticias de la existencia del 
Perú y donde vio un dibujo grosero del Uama.^ De allí trató 
ya de regresar al Darién y emprendió la marcha, sujetando por 
bien o por mal las tribus indias que encontró por el camino ; 

25 padecieron en él los españoles las acostumbradas penalida- 
des, y hasta el mismo Balboa se vio aquejado de calen- 
turas. Por último, después de cuatro meses y medio de ausen- 
cia, llegó al Darién el 19 de Enero de 15 14. Recibiéronle 

^ £1 llama (o la llama), cuadrúpedo del género del camello, pero con el lomo 
liso, y del tamaño de un ciervo, se encuentra sólo en la América Meridional, y 
sobre todo en las mesetas del Perú. Los indios lo utilizan y han utilizado siem- 
pre como animal de carga. 



VASCO NÚÑEZ DE BALBOA II 

aquellos colonos con las mayores muestras de entusiasmo 
y también con la alegre nueva de haber llegado de Santo 
Domingo dos navios con provisiones. Balboa procedió in- 
mediatamente al repartimiento del despojo habido en la ex- 
pedición, y en seguida envió a España a su amigo Pedro des 
Arbolancha para dar cuenta al Rey de aquel importante descu- 
brimiento y llevarle al mismo tiempo un valioso presente de 
las mejores perlas del despojo. Partió Arbolancha en Marzo 
de 1 5 14 y Balboa, cambiado de soldado en labrador, se dedicó 
a extender las sementeras de la colonia, a propagar en ella 10 
las semillas europeas, y a establecer el gobierno civil. Dos o tres 
correrías que mandó hacer a sus capitanes contra los indios, 
que aun resistían, tuvieron feliz éxito ; todo marchaba prós- 
peramente ; la colonia crecía con los aventureros que de todas 
partes llegaban, atraídos por la fama de sus riquezas, y crecían 15 
también las esperanzas de la conquista de aquellas ricas 
tierras, bañadas por el nuevo mar. 

Pero todas estas esperanzas iban a desvanecerse muy pronto. 
Enciso había llenado la corte de quejas contra Balboa, e irri- 
tado el Rey Católico por el desgraciado fin de Nicuesa, no 20 
quiso dar oídos a Zamudio, el agente de Balboa. Fué conde- 
nado este último a la satisfacción de los daños y perjuicios cau- 
sados a Enciso y se le mandó formar causa para imponerle la 
pena a que fuese acreedor. Deseoso al mismo tiempo el Rey 
de cortar los disturbios del Darién, resolvió enviar un nuevo 25 
gobernador y recayó la elección en Pedro Arias de Avila,^ lla- 
mado comúnmente Pedrarias, caballero de Segovia, casado con 
Doña Isabel de Bobadilla, prima hermana de la famosa marque- 
sa de Moya, favorita de la reina Doña Isabel. Mientras se dis- 

^ El apellido de este individuo, que tan ingratos recuerdos dejó en la historia 
de los primeros años de la dominación española en el Nuevo Mimdo, se escribe 
generalmente Dávila. 



12 SOUTH AMERICAN HISTORY 



ti* 



ponía para partir, llegaron los comisionados Caicedo y Colmena- 
res y sus relaciones hicieron formar al Rey mayor concepto de las 
riquezas del país, por lo que determinó enviar una armada más 
considerable de lo que pensaba al principio. Gastó en ello la 
s enorme suma de cincuenta y cuatro mil ducados : componíase 
de quince navios bien provistos, y era tanta la codicia que 
habían despertado las noticias del Darién, que a pesar de haber 
mandado el Rey que sólo se embarcasen con el nuevo gober- 
nador mil doscientos hombres, y haber éste negado a muchos el 

lo pasaje, todavía llevó dos mil, jóvenes los más y de buenas 
casas. Llevó también los oficiales reales para la colonia, 
yendo de alcalde mayor el Licenciado Gaspar de Espinosa, de 
veedor el cronista Oviedo, de alguacil mayor el bachiller 
Enciso, y de tesorero Don Alonso de la Puente. Embarcóse 

IS también Fray Juan de Quevedo, religioso franciscano, con- 
sagrado ya obispo del Darién, a quien acompañaban otros 
varios religiosos, provistos de todo lo necesario para el culto 
divino. 
Arreglado ya todo, y entregada a Pedrarias una larga ins- 

20 trucción por donde debía regirse, salió la flota de San Lúcar el 
II de Abril de 15 14, y después de tocar en algunos puntos 
intermedios, arribó al Darién el 29 de Junio del mismo año. 
El emisario que envió al punto Pedrarias para avisar su llegada 
a Balboa, le encontró dirigiendo a varios indios que le techaban 

25 de paja una casa, vestido con el pobre y desaliñado traje de 
aquellos colonos. Su respuesta fué que estaba pronto a re- 
conocer la autoridad de Pedrarias, y habiendo desembarcado 
éste, salieron a su encuentro Balboa y todos los vecinos, re- 
cibiéndole con el mayor respeto. Los recién venidos se alo- 

30 jaron en las casas de los antiguos colonos, y aunque comenzaron 
a vivir en buena armonía, ésta fué de muy corta duración. 
Pedrarias por su parte pidió desde luego a Balboa un informe 



VASCO NUNEZ DE BALBOA 13 

de todo lo que había hecho y del estado actual del país : diólo 
inmediatamente por escrito y con toda minuciosidad. Pro- 
cedióse en seguida a tomarle residencia, en lo que entendía 
el alcalde Espinosa. Pero no fiándose Pedrarias de él comenzó 
por su parte una pesquisa secreta contra Balboa. Ofendidos 
éste de tal procedimiento y conociendo la persecución que 
se le preparaba, comenzó a tomar sus medidas para de^' 
fenderse. Sabiendo pues que según la instrucción de 
Pedrarias, tenía éste que consultar todas sus providencias 
con el obispo Quevedo, trató de tenerlo por suyo. A este 10 
fin no economizó obsequio ni regalo; dióle parte en 
todas sus granjerias, y ganó de tal modo su voluntad que 
no sólo le dio el obispo el manejo de todos sus negocios, 
sino que aun. llegó a poner de parte de Balboa a la misma 
esposa del gobernador. Concluyóse en esto la residencia del 15 
Licenciado Espinosa, quien dio por libre a Balboa de todos 
los cargos criminales que se le hacían; pero le condenó al 
pago de los daños y perjuicios causados a particulares, y se 
procedió en esto con tal rigor que casi le dejaron en la mendici- 
dad. No satisfecho aún el gobernador, quería enviarle a 20 
España cargado de cadenas: opúsose el obispo, quien no 
quería perder un excelente administrador de sus negocios e 
hizo ver al gobernador que enviarle a la corte era enviarle a 
un triunfo seguro, porque la relación de sus hazañas en su propia 
boca no podría menos de causar grande impresión, de manera 25 
que se exponía a verle regresar más ensalzado y favorecido que 
antes ; y que el medio más seguro de inutilizar a aquel hombre 
temible era tenerle siempre envuelto en pleitos y contestaciones 
para que no pudiese alzar la cabeza en la colonia. Agradó al 
gobernador el consejo y por cierto que era muy acertado, pero 30 
el mayor enemigo de Balboa no pudiera haber discurrido un 
medio más seguro para causar su ruina, que el que halló en- 



14 SOUTH AMERICAN HISTORY 

tonces su protector para detenerle. En virtud de este consejo, 
se le restituyeron sus bienes, se le dio alguna parte en el 
gobierno, y aun se creyó comúnmente que Pedrarias se había 
reconciliado con él. 

s En el entretanto, el hambre afligía de nuevo a la colonia : 
los antiguos pobladores rehusaron socorrer a los recién venidos 
y éstos, nuevos en la tierra y muy poco diestros en lo general 
para procurarse por sí mismos la subsistencia, morían en gran 
número. Fué necesario dividir la gente para disminuir en 

lo algo la escasez, y salieron diversos capitanes a correr el país 
vecino, pero con tan poco tino y prudencia, que todos volvieron 
derrotados. Hasta el mismo Balboa alcanzó la mala suerte 
que parecía perseguir a cuanto ordenaba Pedrarias, pues en 
una expedición que hizo a las bocas del río, fué derrotado por los 

15 indios y llegó herido al Darién. El efecto que produjeron 
estas excursiones, hechas sin tino por hombres crueles e im- 
prudentes, fué un alzamiento general de los indígena^, que 
pusieron en grande aprieto a los hambrientos y desmayados 
españoles. Pedrarias escribió a la corte quejándose de Balboa 

20 y éste por su parte no trataba mejor a Pedrarias en las cartas 
que dirija al Rey. La opinión del monarca era muy desfavo- 
rable a Balboa, pero la llegada de Arbolancha con la noticia 
de la brillante expedición al Mar del Sur produjo un completo 
cambio en los ánimos. A no haber partido ya la armada 

25 de Pedrarias, acaso Balboa habría conservado el gobierno: 
pero era tarde y sólo obtuvo el título de adelantado del Mar del 
Sur y la gobernación de las provincias de Coiba y Panamá, 
aunque sujeto a las órdenes de Pedrarias. A éste se le previno 
que favoreciese en todo al nuevo adelantado y le hiciese 

30 conocer lo mucho que el Rey apreciaba su persona y servidos. 
Tal arreglo era muy fácil en la corte pero imposible en el 
Darién. A la llegada de los despachos en 1515, Pedrarias 



f *»* 



VASCO NUNEZ DE BALBOA 15 

« 

que interceptaba toda la correspondencia, los detuvo en su 
poder, resuelto a no darles cumplimiento. Mas no fué tan 
secreta esta indecorosa medida, que todo el negocio no 
llegase a oídos del obispo: presentóse a Pedrarias, afeóle 
su manejo, y tanto le cargó de responsabilidades que al fins 
los despachos fueron entregados a Balboa ; pero exigiéndole 
juramento, que prestó, de quejio usaría de ellos sin licencia 
de Pedrarias, lo cual fué pronunciar él mismo su sentencia 
de muerte. 

Ocurrió muy pronto un disgusto entre el gobernador y el 10 
adelantado, con motivo de haber pedido este último a la isla 
de Cuba algunos socorros para continuar sus expediciones; 
el que traía estos auxilios surgió a cierta distancia del Darién, 
y dio aviso secreto a Balboa de su llegada. Súpolo el gober- 
nador, enfurecióse calificando aquel acto de una rebelión de- 15 
clarada, prendió a Balboa, y quiso encerrarle en una jaula ; pero 
intervino como siempre el obispo, y no sólo consiguió la liber- 
tad del preso, sino que aun pudo verificar una aparente re- 
conciliación. No contento con esto, el prelado formó el 
proyecto de unir a los dos enemigos con un lazo indisoluble. 20 
Tenía Pedrarias en Castilla dos hijas en edad de tomar estado 
y el obispo le hizo ver de tal manera las ventajas que le re- 
sultarían de tener por hijo a Balboa, por cuyo medio conse- 
guiría que los distinguidos servicios del adelantado fuesen en 
cierto modo suyos, que Pedrarias se dejó convencer y consintió 25 
en el enlace. Verificóse éste por poder y Balboa fué yerno de 
Pedrarias. Satisfecho con esto el obispo, se volvió a España, 
creyendo dejarlo todo arreglado en favor de Balboa. Pedra- 
rias le llamaba hijo, vivía al parecer muy satisfecho de él, y a 
poco le envió al sitio donde estaba fimdando la ciudad dea© 
Acla,^ para que acabase de establecerla, y desde allí continuase 

^ Lugar de la costa del Pacífico, cuya verdadera situación hoy se ignora. 



i6 SOUTH AMERICAN HISTORY 

SUS descubrimientos en el nuevo mar. Partió Balboa y, luego 
que concluyó su comisión, comenzó a trabajar con empeño en la 
construcción de unos bergantines : la madera, jarcia, clavazón 
y demás pertrechos, todo fué transportado a hombros de mar a 
5 mar, atravesando las 22 leguas de áspero camino que tiene el 
istmo por aquella parte. Pero apenas tuvo la satisfacción, de 
ver armados sus cuatro bergantines, cuando notó que la madera, 
como recién cortada, se había comido toda de gusanos y no 
era de ningún provecho. Armó de nuevo otros barcos y se 

10 los llevó una avenida: construyólos por tercera vez, y más 
feliz que las otras logró embarcarse en ellos y navegó algunas 
leguas en demanda de las ricas tierras que le anunciaban los 
indios. No fué muy lejos y regresó a la isla mayor de las Perlas, 
dedicándose a activar la construcción de los barcos que le 

IS faltaban. Allí se encontraba cuando repentinamente recibió 
una orden de Pedrarias, mandándole que viniese al punto a 
Acia para comunicarle negocios de importancia. Obedeció 
al punto y sin recelo, a pesar de algunos avisos que recibió 
por el camino. Cerca ya de Acia encontró a su antiguo com-r 

20 pañero Pizarro,^ que salía a prenderle con gente armada. 
"¿Qué es esto, Pizarro? no solías recibirme así antes," dijo 
Balboa. "No,'' respondió Pizarro ; y el preso fué conducido a 
Acia y custodiado en una casa particular, habiendo recibido 
orden el Licenciado Espinosa de formarle causa con todo rigor 

25 de justicia. No aparece un motivo inmediato para tan severa 
conducta por parte de Pedrarias y sólo se ve que, exaltado el 
odio antiguo que profesaba a Balboa, por las continuas acusa- 
ciones de sus émulos, interpretó siniestramente algunas ac- 
ciones del adelantado y llegó a persuadirse de que trataba de 

30 desconocer su autoridad. Ciego de ira, meditó una venganza 
a mansalva, y luego que tuvo asegurada la víctima, pasó a 

^ Francisco Pizarro, célebre conquistador que más tarde descubrió el Perú. 



VASCO NUNEZ DE BALBOA 17 

verle a su prisión, le trató con afabilidad, y aun le engañó con 
una esperanza de absolución. El proceso seguía entretanto: 
a los cargos presentes se agregaron la expulsión de Nicuesa, y 
los agravios de Enciso, y el desenlace de aquella inicua trama 
fué una sentencia de muerte. Seguro ya de este resultado, s 
pasó Pedrarias a la prisión de Balboa y le echó en cara con 
severidad sus supuestos crímenes. Nególos resueltamente el 
preso y presentó como una prueba de su inocencia la confianza 
con que había acudido a su llamada. Todavía intermediaron 
por el acusado algunas personas influentes y aun su mismo 10 
juez Espinosa. Pero el inflexible viejo sólo respondía: '^No, 
si pecó, muera por ello." Nególe por último la apelación que 
interpuso para el Emperador^ y su consejo de Indias^ y mandó 
ejecutar la sentencia. Salió Balboa de la prisión, acom- 
pañado de cuatro amigos suyos que debían sufrir la misma is 
suerte, y precedido del pregonero que le proclamaba traidor, 
cuyo cargo rechazó con firmeza. Llegado al lugar del su- 
plicio, subió al cadalso y entregó su cuello al verdugo (1517). 
Tres de sus amigos perecieron del mismo modo; llegó la 
noche y aun faltaba una víctima que sacrificar. Todo el 20 
pueblo arrodillado pedía llorando a Pedrarias la vida de 
aquel hombre. Miraba él la ejecución por entre las cañas 
del vallado de una casa, a poca distancia del suplicio, y sordo a 
las voces de la humanidad, como lo había sido a las del honor, 
sólo les respondió, ''Primero moriría yo que dejar de cumplir en 25 
ninguno de ellos ; " y la cabeza de aquel desdichado cayó como 
las de sus compañeros. 

^ Se refiere al rey Carlos I de España, quien era al mismo tiempo emperador 
de Alemania. Se llama comúnmente Carlos V, porque era el quinto Carlos de 
Alemania. Fué rey de España desde 15 16 hasta 1555. 

2 Cuerpo gubernativo y judicial que dirigía desde España los asuntos del 
Nuevo Mundo. Las tierras descubiertas por los primeros conquistadores se 
llamaron Indias occidentales, porque se creyó que pertenecían a Asia, 
c 



l8 SOUTH AMERICAN HISTORY 

Tenia entonces Balboa 42 años; los historiadores nos le 
pintan como un hombre ágil, robusto, incansable en el trabajo, 
siempre afable con sus compañeros, y en quien la dignidad del 
jefe sabía hermanarse con la llaneza • del camarada. El 

s cuidado e interés que manifestaba por la comodidad y alivio 
de sus soldados llegó a tal grado que se le vio salir a caza con 
el solo fin de procurar algún alimento a un compañero enfermo ; 
y siendo en todas ocasiones el primero en el peligro y el últiíao 
en el descanso, no es maravilla que ganase de tal manera la-^ 

10 voluntades de los que le rodeaban que habrían dado gustosos ^^ 
vida por él. Hasta su perro favorito ha merecido ima mend^'^ 
honrosa a los historiadores por su poder e inteligencia, 
boa era uno de los españoles más notables que pasaron 
Nuevo Mundo ; sus memorables hazañas apenas llegan a 

15 altura de sus grandiosos pensamientos; lástima grande qi^\ 
la ingratitud y la más baja envidia cortasen tan pronto 
vuelo a su brillante carrera. 

EXERCISES FOR ORAL AND WRITTEN WORK 



(Based on page i, line i to page 6, line 5, including footnotes.) 

(a) I. ¿ Cómo se llama el descubridor del Mar Padfico ? 2. ¿ Cómo 
se llama actualmente la isla Española? 3. ¿Cómo salió Balboa de la 
isla Española ? 4. ¿ Por qué tuvo B alboa que embarcarse secretamente ? 
5. ¿Dónde encontró Enciso a los colonos de Ojeda? 6. ¿Al llegar de 
nuevo a Urabá, por qué estaban abatidos los españoles? 7. ¿Cómo 
infimdió Balboa nueva vida a los colonos infelices? 8. ¿Por qué no 
existe ya la ciudad de Santa María de la Antigua? 9. ¿Dónde 
hallaron los españoles a Diego de Nicuesa? 10. ¿Por qué no se le 
permitió que desembarcara en el Darién ? 1 1 . ¿ Cómo se deshizo B alboa 
de su competidor Enciso? 12. ¿Quién dio a Balboa las primeras 
noticias de la existencia del Océano Pacífico? 



EXERCISES 19 

(b) In the year 1500 Vasco Núñez de Balboa crossed to America with 
the " Conqueror " Rodrigo de Bastidas. After this expedition he em- 
barked with Endso, who was bringing relief to the Spanish colony 
in the Gulf of Urabá. In Cartagena they met the few who had been 
able to survive the horrible disasters of the xmfortimate colony and 
made them return to Urabá. Upon arriving they foimd the settlements 
reduced to ashes. Discouraged by so many misfortimes, the Spaniards 
crossed the gulf and on the opposite side foimded the city of Santa 
María de la Antigua. From then on Balboa acquired great influence 
in the colony. He made many expeditions against the neighboring 
Indians and from them he obtained the first news of the existence of the 
Pacific Ocean and of Peru. 

n 

{Based on page 6, line 6 to page lo, line ig, incltiding footnotes,) 

(a) I. ¿Con qué intención di6 Balboa la vuelta alDarién? 2. ¿Qué 
trajo Valdivia a su regreso de la Española? 3. ¿Qué pidió Balboa al 
gobierno español para su proyectada expedición? 4. ¿Por qué envió 
Balboa otros comisionados a España? 5. ¿Por qué ncT fué a España 
él mismo? 6. ¿Qué le participó Zamudio en su carta desde España? 
7. ¿Se desalentó Balboa con estas noticias? 8. ¿ Contra qué tuvo que 
pelear Balboa en su marcha a través del istmo? 9. ¿Qué hicieron los 
extranjeros al divisar el Océano? 10. ¿En qué año se verificó el mara- 
villoso descubrimiento de Colón? 11. ¿Por qué se miraba al Nuevo 
Mundo como una barrera? 12. ¿Cuántos días se necesitaron para 
atravesar el istmo ? 

{b) Balboa returned to Darien to make the necessary preparations 
for his expedition. He sent new emissaries to Spain to ask for provisions 
and money. Shortly after their departure came a letter from Zamudio, 
in which he announced that great indignation had been produced at court 
against Balboa. Far from being disheartened by such news, Balboa 
hastened the preparations for his great enterprise. On the first day of 
September he set sail and, shortly after, imdertook his overland trip 
of the isthmus. Overcoming the natural obstacles and the resistance of 
the Indians, the victorious Spaniards at last reached the shores of the 
Pacific and took possession of the waters in the name of the sovereigns 
of Castile. 



20 SOUTH AMERICAN HISTORY 

III 

(Based on page lo, line 20 to page 14, line ^, including footnotes) 

(a) I. ¿Por qué estuvo irritado el Rey? 2. ¿Quién fué el nuevo 
gobernador del Darién ? 3 . ¿ De cuántos navios se componía la armada 
de Pedrarias? 4. ¿Por qué querían tantos jóvenes embarcarse con 
Pedrarias? 5. ¿Qué hada Balboa al encontrarle el emisario de Pe- 
drarias? 6. ¿Cómo le recibieron a Pedrarias los colonos del Darién? 
7. ¿Qué medidas tomó Balboa para defenderse de la persecución del 
nuevo gobernador? 8. ¿Cómo ganó Balboa la voluntad del obispo 
Quevedo ? 9. ¿ Se dio por libre a Balboa de todos los cargos que se le 
hadan? 10. ¿Por qué no fué enviado Balboa a España cargado de 
cadenas? 11. ¿Cuál fué el consejo del obispo Quevedo? 12. ¿Era 
enemigo de Balboa el obispo? 

(6) After an absence of four months and a half Balboa finally returned 
to Darien. He immediately sent one of his friends to Spain to inform the 
' King of his important discovery. Everything in the colony was going 
prosperously, when the new governor Pedrarias arrived, Jxme 29, 15 14. 
The latter proceeded at once to impeach Balboa and began a secret in- 
vestigation against him. Balboa was acquitted of all the criminal charges 
which had been made against him, but Pedrarias was not yet satisfied. 
He wished to keep Balboa always involved in litigation, so that he would 
not be able to raise his head in the colony. Although he was trying to 
cause his ruin, it was generally believed that Pedrarias had become recon- 
ciled with him. 

IV 

{Based on page 14, line 5 to page 18, line 17 ^ inclttding footnotes.) 

(a) I. ¿ Morían muchos de los recién venidos a la colonia ? 2. ¿Cuál 
fué el efecto que produjeron las excursiones de los españoles? 3. ¿Por 
qué era desfavorable a Balboa la opinión del níonarca? 4. ¿Cómo 
obtuvo Balboa el título de adelantado? 5. ¿Con motivo de qué 
ocurrió el nuevo disgusto entre el gobernador y el adelantado? 
6. ¿Quién intervino en favor de Balboa? 7. ¿Qué proyecto 
formó el obispo para reconciliar a los dos enemigos? 8. ¿Consintió 
Pedrarias en el enlace? 9. ¿Como se verificó éste? 10. ¿Cuál fué 



EXERCISES 21 

el motivo de la severa conducta de Pedrarias? ii. ¿Cuántos años 
tenía Balboa cuando sufrió la pena de muerte? 12. ¿Qué clase de 
hombre fué Balboa? 

{b) In the meantime the arrival of Arbolancha, with the news of the 
discovery of the Southern Sea, produced a complete change in the King's 
opinion of Balboa. Apparently everything now was arranged in Balboa's 
favor. He was continuing his discoveries in the new sea, when suddenly 
he got an order from Pedrarias ordering him to come at once to Acia. 
He obeyed, went to Acia, was seized and imprisoned in a private house. 
He denied resolutely his supposed crimes and several influential people 
interceded in behalf of the accused man. But Pedrarias was inflexible, 
and the outcome of the trial was a sentence of death. Balboa and four 
friends of his mounted the scaffold in 15 17. 



n 

« 

PROCESO Y MUERTE DE ATAHUALLPA 

[Francisco Pizarro, conquistador del Perú, nació en España en 
1475. Compañero de Balboa en el descubrimiento del Pacífico, 
ocupado después en ligeras expediciones militares, iba llegando 
casi a la vejez sin haber hecho nada por sí. En 1524 salió *de 
5 Panamá en un pequeño buque, para ir a descubrir tierras nuevas 
por el suifdel Pacífico. Pero ni esta primera expedición, ni la 
segunda, tuvieron éxito. Después de terribles sufrimientos, tuvie- 
ron Pizarro y sus compañeros que regresar a Panamá. La tercera 
vez, sin embargo, consiguió desembarcar en la costa del Perú, 

10 donde fimdó la población de San Miguel, hoy día llamada Piura, y 
en setiembre de 1532 se puso en marcha con dirección a la sierra 
con un ejército de apenas doscientos soldados. Su propósito atre- 
vido fué vencer al poderoso Inca Atahuallpa. El imperio de los 
Incas, fimdado a mediados del siglo X por Manco-Cápac, se exten- 

15 día en el siglo XVI por las actuales repúblicas del Perú, Ecuador, 
Bolivia, parte de Colombia, de Chile, y de la Argentina. En este 
imperio se había desarrollado una civilización algo avanzada. Por 
ejemplo, los Incas mantenían buenos caminos y edificaban ciuda- 
des amplias. No se habrían podido llevar a cabo empresas tan 

20 grandes si los gobernantes no hubieran tenido aptitud política, y 
si los gobernados no hubieran sido inteligentes y trabajadores. 
En 1532 acababa de terminar en el país una sangrienta guerra 
civil. Un poco antes había fallecido el Inca Huayna-Cápac. Al 
morir dividió su inmenso imperio en dos grandes secciones, de las 

25 cuales constituyó por herederos a sus dos hijos principales, Huás- 
car y Atahuallpa : al primero le señaló toda la sección del sur, de 
la cual era el Cuzco la capital, y a Atahuallpa le adjudicó la región 
del norte, con Quito como capital. Pero muy pronto estalló la 
guerra entre los dos hermanos. Atahuallpa venció a Huáscar, 
, 30 encerrándole en una fortaleza. En el momento de salir los espa- 
ñoles en busca de Atahuallpa, éste se había retirado, con un ejér- 
cito de 30,000 hombres, a unos baños medicinales cerca de la 

22 



PROCESO Y MUERTE DE ATAHUALLPA 23 

población de Cajamarca, para convalecer de una herida que había 
recibido en el muslo. Después de una marcha de dos meses a 
través de la cordillera, entró Pizarro en Cajamarca. En seguida 
despachó un mensajero a los baños cercanos, donde estaba el campa- ^ 
mentó del Inca, invitándole a hacer una visita a los extranjeros en s 
la ciudad. Le aseguró que sena obsequiado con toda la considera- 
ción que a tan gran principe se debía. El Inca, despreciando el 
corto número de los españoles, y confiando en la muchedumbre de 
sus propias tropas, cayó en el lazo insidioso. No bien entró con 
su comitiva en la gran plaza de la población, comenzó sus disparos 10 
la artillería española, la infantería cargó de frente, y la caballeria 
acometió por el flanco a los peruanos. Éstos, aterrados con el 
tronar de la artilleria, con el sonido de las trompetas, y con el 
galope de los caballos, atónitos y como fuera de sí, sólo pensaron 
en huir. Muy pronto se transformó la plaza en un teatro de horror is 
y de camiceria. Pizarro se arrojó sobre Atahuallpa, abandonado 
por los suyos, y le tomó preso. — El presente capítulo refiere lo 
que sucedió después. Está sacado de la Historia general de la 
República del Ecuador, escrita en 1890 por Federico González 
Suárez, presbítero ecuatoriano.] 20 

Al día siguiente después de la captura del Inca, dispuso 
Pizarro que uno de los jefes de su confianza, acompañado de 
un piquete de caballería, fuera a los baños y recorriera todo el 
campamento, haciéndose cargo de cuanto se encontrara en 
aquellos lugares. El capitán español halló en los baños a las 25 
princesas, esposas del Inca, a los criados y sirvientes de la 
casa real, que estaban como aturdidos de dolor y no podían 
darse cuenta de lo que con su soberano había acontecido. 
Recogióse la rica vajilla de Atahuallpa,^ compuesta de vasos, 
de fuentes, de platos, y de otros utensilios domésticos de oro y 30 
de plata. Se examinó el campamento y allí se encontraron 
también muchas joyas preciosas y un número tan considerable 
de prisioneros que, según algunos autores, pasaban de tres 
mil; y la cantidad de llamas u ovejas de la tierra fué tan 

*Este nombre se pronuncia Atahualpa (con / en lugar de //). También se 
escribe así muy a menudo. 



PROCESO Y MUERTE DE ATAHUALLPA 25 

grande, que no sabiendo qué * hacer con ellas los conquis- 
tadores echaron al campo muchísimas, y todavía sobraron 
tantas que cada día mataban ciento cincuenta para el consumo 
del ejército y, con todo eso, en un mes parecía que no se había 
gastado ni una, tan numerosos eran los rebaños de ellas. s 

Los indios estaban tan aterrados y de tal manera se había 
apoderado de ellos el pánico, que se dejaron tomar presos por 
los soldados y conducir a Cajamarca, tan mansamente como 
esas greyes de llamas, que se llevaban arreando a la ciudad. 
Cada español eligió para su servicio cuantos indios se le antojó, 10 
sin distinción de edad ni de sexo ; y hubo algunos tan cobardes 
y feroces que pretendieron que, antes de poner en libertad a 
los restantes, se les cortaran primero las manos para impedir 
así hasta los intentos de hacer la guerra a los conquistadores. 
Pero Pizarro, aunque se lo aconsejaron y pidieron, no condes- is 
cendió; antes les afeó sus fieros instintos de crueldad, y lo 
único que mandó fué recoger las armas de los indios y quebrar- 
las, para que quedasen inutilizadas. Luego, gran parte de 
aquel día domingo se gastó en hacer recoger los dos mil y más 
cadáveres que yacían en la plaza y en el campo, para darles 20 
sepultura. Concluida tan triste faena, se despidió a los indios 
que no se habían reservado para el servicio de los españoles, 
y en la ciudad, ya desahogada de la muchedumbre que se 
había acumulado en ella, principió a reinar de nuevo el orden y 
la calma. 25 

Como Atahuallpa observaba con curiosidad a los españoles y 
reflexionaba sobre las preguntas que le hacían, pronto cayó en 
la cuenta de la codicia que los dominaba. Concibió pues 
alguna esperanza de salvar la vida y recobrar su libertad, 
ofreciendo dar una cantidad considerable de oro y de plata 30 
por su rescate ; y así hablaba de esto a menudo con los que en- 
traban a visitarle, y les hacía propuestas, que a primera vista 



26 SOUTH AMERICAN HISTORY 

les parecían irrealizables y nacidas únicamente del deseo de 
mejorar la angustiosa situación en que se encontraba. No 
obstante, como el Inca insistía en sus ofrecimientos, al fin 
Pizarro le dio crédito ; y deseando que un tan cuantioso tesoro 

5 no se les fuese de las manos, exigió que el prisionero formalizara 
solemnemente su compromiso. Llamóse pues un escribano y 
en presencia de testigos Atahuallpa prometió que henchiría de 
oro el aposento en que se encontraba preso hasta una altura 
determinada, la cual se fijó por medio de una raya ancha que 

lo con yeso se trazó en las paredes de la cárcel. Pizarro se com- 
prometió a poner al Inca en libertad, tan pronto como él 
cumpliera por su parte lo que había ofrecido. Una cosa exigió 
Atahuallpa y fué que ninguna de las piezas se fundiera antes de 
estar completo el rescate. Cuando los españoles dudaban de 

IS que Atahuallpa pudiera cumplir lo que ofrecía, éste, ponién- 
dose en pie y alzando su brazo, señaló hasta donde podría 
henchir de oro el aposento en que estaba, y añadió que no sólo 
llenaría esa enorme cantidad de oro, sino que daría además otra 
medida mayor de plata. De estas promesas del Inca se sentó 

20 acta solemne como precio aceptado por Pizarro para otorgar la 
libertad a su regio prisionero ; pero ¿ tendría Pizarro intención 
de cumplir lo que entonces prometía con juramento ? 

Con el ansia de conseguir pronto la anhelada libertad, Ata- 
huallpa dio inmediatamente órdenes al Cuzco y a Quito ^ y 

25 a otros puntos, para que sin pérdida de tiempo se llevara a 

^ Las dos ciudades más importantes del imperio incaico. Hoy día es Quito 
la capital del Ecuador. El Cuzco era la capital del imperio de los Incas, pero 
en la época de los conquistadores llegó Lima a ser la capital del Perú. Actual- 
mente cuenta el Cuzco con imos 30,000 habitantes. Todavía conserva monu- 
mentos que recuerdan la grandeza de los Incas. Entre ellos sobresale la for- 
taleza llamada de Sacsahuamán, construida de enormes piedras y sin níngiin^^ 
mezcla ; los bloques están tan perfectamente unidos y ajustados unos con otros, 
que entre sus jimturas no cabría ni un alfiler. 



PROCESO Y MUERTE DE ATAHUALLPA 27 

Cajamarca el oro en que había pactado su rescate. Este oro 
debía sacarse de preferencia de los palacios de los Incas y 
de los templos del Sol.^ Un hermano menor de Atahuallpa, 
llamado Quilliscacha, fué el que se encargó de recoger el tesoro 
para el rescate, y con ese objeto partió de Cajamarca directa- s 
mente al Cuzco. Esta ciudad estaba entonces ocupada por 
Quizquiz, uno de los dos más célebres generales de Atahuallpa. 
Con el hermano del Inca salieron también de Cajamarca para el 
Cuzco dos españoles, que llevaban la comisión de ver, con sus 
propios ojos, la riqueza acumulada en la ciudad imperial, y 10 
tomar posesión de ella, a nombre de los reyes de España, con 
todas las solemnidades acostumbradas entonces. Atahuallpa 
había instado a Pizarro que enviara esa comisión al Cuzco, 
asegurándole que a los españoles que fueran mandados no les 
sucedería nada y volverían seguros a Cajamarca ; el Inca se is 
proponía disipar las dudas de los conquistadores y su descon- 
fianza respecto de la posibilidad que tenía para cumplir el 
ofrecimiento del fabuloso tesoro que había prometido por su 
rescate. Quería también hacer palpar a los extranjeros cuan 
infundados eran los recelos que abrigaban de la reunión de 20 
ejércitos, que se formaban en las provincias para libertar a su 
soberano. 

En efecto, los comisionados viajaron con la mayor seguridad, 
llevados en hamacas a hombros de indios, y en todas partes 
fueron servidos y obsequiados con grandes muestras no sólo 25 
de mucha consideración, sino hasta de supersticiosa reverencia. 
En el Cuzco fueron agasajados por los partidarios de Ata- 
huallpa y por toda la población como a porfía. Recorrieron 

^Los antiguos peruanos levantaban muchos templos magníficos al sol, al 
cual adoraban como dios supremo. Consideraban hijos del sol a los Incas, y 
los creían enviados a la tierra para ser obedecidos y respetados no sólo como 
reyes, sino también como pontífices. 



28 SOUTH AMERICAN HISTORY 

la ciudad y quedaron admirados de la fábrica de sus edificios, 
de la limpieza de sus calles, y de la riqueza de sus templos y 
adoratorios. De regreso a Cajamarca, no acababan de describir 
y de ponderar a sus compañeros lo que habían visto en la 
5 corte de los Incas. Los conquistadores iban así advirtiendo 
la grandeza del imperio, cuya opulencia excedía a lo que ellos, 
en los ambiciosos ensueños de su fantasía meridional, apenas 
habían imaginado. Su regocijo y su admiración se desbor- 
daron, viendo llegar a Cajamarca tropas de indios, abnunados 

10 con cargas de plata y de oro. 

Entre tanto, los dos príncipes indios continuaban presos: 
Atahuallpa en Cajamarca en poder de los españoles ; y Huás- 
car en la fortaleza de Jauja, donde su hermano lo había 
mandado retener bajo la más estricta custodia. "¡ Cosas de 

IS la fortuna !'' había dicho Atahuallpa, sonriéndose, al verse re- 
ducido a una prisión, "sé la noticia de la victoria de mis tropas 
y que mi hermano ha caído prisionero cuando yo también me 
hallo preso.'' Pero Atahuallpa estaba inquieto, sin saber 
cómo desembarazarse de su hermano. Su situación era 

20 penosa : Huáscar podía prometer a los extranjeros un rescate 
mucho mayor, y entonces su muerte era segura. Sus in- 
quietudes crecieron más, cuando se le comunicó la entrevista 
que Huáscar había tenido con los españoles enviados al Cuzco. 
El desgraciado Huáscar, sabiendo que los extranjeros pasa- 

25 ban por Jauja, manifestó vivísimos deseos de verse con ellos ; 
y, como por su parte también los españoles quisieron verlo, el 
Inca les habló en señas, dándoles a entender su situación y 
ofreciendo un rescate mucho más cuantioso que el que había 
pactado su hermano. Los españoles poco pudieron com- 

30 prender de lo que les quería decir el Inca, y se despidieron, 
manifestando que se lastimaban de verlo preso. Esta entre- 
vista decidió de la suerte del desventurado Huáscar ; pues, así 



PROCESO Y MUERTE DE ATAHUALLPA 29 

que lo supo Atahuallpa, resolvió deshacerse de su hermano, 
sacrificándolo sin piedad, con el intento de conservar su vida. 
Solamente le acobardaba el temor de Pizarro, porque el con- 
quistador le preguntaba a menudo por Huáscar, y por esto 
quiso sondear primero el ánimo del capitán de los extranjeros s 
antes de dar orden para que su hermano fuera muerto. 

Un día se fingió triste, lloroso, y meditabundo ; aunque le 
hablaban, no quería responder, y cuando llegó la horade 
almorzar se sentó a la mesa sollozando y rehusó tomar ali- 
mento. Al fin, instado e importunado por Pizarro, respondió : 10 
*^Mis capitanes, sin saberlo yo, han matado a mi hermano 
Huáscar; y me aflijo, porque vos me habéis de matar a 
mí, culpándome la muerte de mi hermano." Pizarro le tran- 
quilizó, asegurándole que no tenía porqué temer, y prometién- 
dole averiguar quiénes lo habían matado a Huáscar, para casti- is 
garlos severamente. 

Pizarro se alegró en su interior de la muerte del príncipe 
indio, felicitándose por ella, pues le quedaba ya más expedito 
el camino para adueñarse, sin obstáculo alguno, del imperio, 
y establecer su dominación. Los reyes del país que había 20 
venido a conquistar estaban cooperando a los intentos del 
conquistador. 

Como Atahuallpa vio la indiferencia con que el Gobernador 
había recibido la noticia de la muerte de Huáscar, cobró 
ánimo y al punto dio órdenes terminantes para que su hermano 25 
fuera muerto. Y tan puntualmente fué obedecido que no se 
pudo averiguar después si la ficción de sentimiento y pesar 
había sido hecho por el astuto Inca antes de la muerte de su 
hermano o al momento en que, por las candeladas encendidas 
en los cerros, supo que sus órdenes habían sido ejecutadas. 30 
Crimen estéril para Atahuallpa, pues con él su causa no mejoró 
y los únicos a quienes aprovechó fueron los conquistadores. 



30 SOUTH AMERICAN HISTORY 

Los dos príncipes embarazaban a Pizarro y le servían de 
obstáculo para la pronta realización de sus planes: Ata- 
huallpa con su fratricidio le allanó el camino y le facilitó la 
empresa, dejándolo en un momento de único dueño del impeño 

s del Perú. 

Se dice que Huáscar fué ahogado, y su cadáver echado a la 
corriente de un río : muerte cruel pues según las creencias 
supersticiosas de los peruanos, privando a sus restos mortales 
de sepultura, condenaba al espíritu del triste Huáscar a vagar 

lo perpetuamente desolado sin gozar de reposo jamás. Sin duda 
clamaba pidiendo justicia al numen vengador contra su 
hermano, que lo mandaba sacrificar tan bárbaramente. 

Como Pizarro y los demás conquistadores habían oído 
hablar mucho a los indios de las riquezas del templo de Pacha- 

15 cámac ^ en las costas del Perú, le preguntaron a Atahuallpa la 
verdad acerca de aquel ídolo y sus tesoros. ^El Inca hizo venir 
al Curaca de aquella provincia y al sacerdote principal del 
ídolo y cuando llegaron a Cajamarca pidió una cadena y se la 
mandó echar al cuello al sacerdote, diciendo que lo castigaba 

20 como a engañador. "El dios Pachacámac de éste,'' dijo el 
Inca a los españoles, "no es dios, porque es mentiroso : habéis 
de saber que cuando mi padre Huayna-Cápac estuvo enfermo 
en Quito le mandó preguntar qué debería hacer para sanarse, y 
respondió que lo sacaran al sol ; lo sacamos y murió. Hu&s- 

25 car, mi hermano, le preguntó si triunfaría en la guerra que 
traíamos los dos ; dijo que sí y triunfé yo. Cuando llegasteis 
vosotros, le consulté, y me aseguró que os vencería yo, y me 
vencisteis vosotros. ¡Dios que miente no es dios!" 

^ Pachacámac era uno de los dioses más adorados por los indios peruanos. 
Su templo estaba en la ciudad de Pachacámac, hoy día pueblecito del depar- 
tamento de Lima. Allí se encuentran todavía las ruinas del renombrado 
santuario. 



PROCESO Y MUERTE DE ATAHUALLPA 31 

Estos razonamientos de Atahuallpa eran no solamente 
apoyados, sino sugeridos ya de antemano por el Gobernador, 
quien desde que el Inca cayó prisionero se había aprovechado 
de cuantas ocasiones se le presentaban para darle nociones 
claras acerca de la Religión, procurando desengañarle de sus s 
errores e idolatrías. Y bien se echaba de ver que el claro 
ingenio del monarca quiteño se había convencido de la verdad, 
cuando discurría tan sagazmente acerca del famoso oráculo de 
Pachacámac. 

Con las disposiciones que dio el Inca se puso pues en camino 10 
Hernando Pizarro,^ acompañado de una partida de soldados de 
a caballo, y se dirigió a la ciudad de Pachacámac, el más 
célebre de los santuarios religiosos no sólo del imperio de los 
Incas, sino de toda la América meridional del lado del Pacífico. 
La ciudad de Pachacámac era una de las más antiguas delis 
Perú, y su templo muy reverenciado no sólo de las tribus 
comarcanas, sino de todas las naciones indígenas, que desde 
los puntos más remotos del imperio acudían en romería para 
consultar al oráculo. El templo estaba edificado sobre un 
altozano artificial y dominaba la población. Llegó pues allí 20 
Hernando Pizarro y se dirigió al templo ; muchedumbres in- 
mensas de indios habían acudido a la noticia de la llegada 
de los famosos extranjeros y estaban agolpados en torno de su 
tan venerado santuario, llenos de ansiedad y de sobresalto, 
temiendo alguna espantosa demostración de la ira de su divi- as 
nidad, si el santuario era profanado por aquellas gentes tan 
audaces y atrevidas. Hernando subió al templo, penetró 
hasta el interior con paso firme; se introdujo en el retrete 
secreto donde tenían los sacerdotes oculto al ídolo y desde 
donde pronunciaban sus oráculos ; agarró el grosero simulacro 30 
de madera, lo sacó fuera del templo, y allí a vista de los cir- 

^ Hermano de Francisco Pizarro. 



32 SOUTH AMERICAN HISTORY 

cunstantes que no cabían en sí mismos de asombro por lo que 
estaban viendo, lo arrojó al suelo, lo quebrantó, y lo hizo mil 
pedazos. Hablóles luego, procurando desengañarles de su 
superstición, y mandó colocar una cruz en el punto donde 

s había estado el ídolo. 

Recogió después unas cuantas cargas de oro y de plata, despo- 
jando al templo de las riquezas que los sacerdotes no habían 
alcanzado a esconder, y se regresó para Cajamarca. En el 
camino supo que Calicuchima, uno de los generales del Inca, 

10 estaba estacionado en Jauja con un grueso ejército, y se 
dirigió inmediatamente para allá, con una intrepidez que a 
muchos de sus mismos soldados les pareció temeridad. Así 
que llegó a Jauja, procuró traerse sagazmente al general 
indio, le llamó en nombre de su Inca, y logró persuadirle que 

IS se presentara por sí mismo, como lo hizo en efecto el indio, 

poniéndose luego en camino para Cajamarca en su compañía, 

para ver a Atahuallpa y tener una entrevista con el Grobernador 

de los extranjeros. 

Después de casi tres meses de ausencia tornó pues a Caja- 

20 marca Hernando Pizarro, trayendo algunas cargas de oro y, 
lo que era de más trascendental consecuencia para la realiza- 
ción de los planes de los conquistadores, al anciano Calicu- 
chima, sin duda ninguna el más valiente y experto de los 
generales de Atahuallpa. Con la venida de Calicuchima a 

25 Cajamarca, el ejército que mandaba el capitán quiteño se 
desbarató, y por lo mismo desapareció uno de los apoyos más 
poderosos con que contaba la conservación de la monarquía 
peruana. 

Calicuchima antes de entrar a ver a su rey, se descalzó 

30 primero y tomó sobre sus hombros una carga pequeña, que se 
la dio uno de los indios que habían llegado en su compañía. 
Así que vio a Atahuallpa, se echó a sus pies y se los abrazó 



PROCESO Y MUERTE DE ATAHUALLPA 33 

llorando ; luego le besó en la mejilla y lo estrechó contra su 
pecho. Atahuallpa permaneció sereno, con los ojos bajos y 
sin dar ni la más leve señal de emoción. Calicuchima era tío 
materno del Inca y veía en su soberano al sobrino querido, al 
monarca respetado, y al guerrero hasta el día de ayer suma- s 
mente victorioso, y su pena no conocía término. "Si hubiera 
estado yo aquí," decía el anciano general indio, "no habría 
acontecido esto. " 

La situación del Inca entre tanto, en vez de mejorar, había 
empeorado. El número de extranjeros se había aumentado 10 
notablemente con la llegada de Almagro ^ y sus compañeros, y 
ya sin rebozo ni disimulo se pedía que el prisionero fuera con- 
denado a muerte, por exigirlo así la seguridad de los conquista- 
dores y los intereses de la corona. Diego de Almagro se había 
quedado en Panamá, ocupado en preparar la segunda ex-is 
pedición que debía salir para el Perú, mientras Pizarro con 
próspera fortuna desembarcaba en la Puna, hacía la guerra a 
los isleños y los vencía, pasaba a Túmbez, fundaba la ciudad de 
San Miguel,^ y atravesando la cordillera de los Andes, se 
apoderaba en Cajamarca de la persona del Inca. Almagro 20 
traía consigo ciento cincuenta y tres hombres, cincuenta caba- 
llos, y algunas armas. En el camino murieron de extenuación 
y enfermedades hasta treinta castellanos ; y, como los intér- 
pretes que llevaban no eran muy entendidos en la lengua de 
los pueblos de la costa, se vieron con grande inquietud, sin 25 
tener noticia ninguna cierta acerca de Pizarro hasta que 
llegaron a Túmbez. Allí se alegraron grandemente y más 

* El Mariscal Diego de Almagro, uno de los conquistadores más conocidos, 
era socio de Pizarro en la empresa del descubrimiento del Perú.. Los dos se 
habían asociado con cierto eclesiástico muy rico, que contribuyó con el dinero 
necesario. Se había hecho un contrato por el cual se obligaban los socios a 
dividirse, por tres partes iguales, todo cuanto lograsen en la conquista. 

* Ciudad que hoy día se llama Piura. 

D 



34 SOUTH AMERICAN HISTORY 

cuando supieron en San Miguel la noticia de la captura de 
Atahuallpa y del rico botín habido en Cajamarca. 

Inquieto andaba Pizarro entre tanto, revolviendo en su 
interior los desagradables avisos que acerca de los planes de 
s su antiguo compañero y amigo se le habían comunicado. Le 
habían hecho saber que Almagro llevaba el propósito de 
descubrir y conquistar por su cuenta, separándose de la com- 
pañía de Pizarro, de quien estaba desabrido por los desaires y 
mala voluntad de su hermano Hernando para con el Mariscal. 

loEn efecto, la arrogancia y carácter altanero de Hernando 
Pizarro fueron en gran parte la causa de las desavenencias 
entre los dos caudillos. A su vez también a Almagro desaso- 
segaba el no poder conocer cuál era en verdad la disposición de 
Pizarro para con él : inquietudes atizadas por algunos hombres 

IS ruines que pensaban medrar agasajando con chismes a los dos 
capitanes. Por fortuna, en San Miguel llegó a descubrir 
Almagro que su mismo secretario llamado Rodrigo Pérez le 
hacía traición escribiendo a Pizarro cartas inicuas sobre los 
planes de Almagro. El ánimo noble del Mariscal no pudo 

20 menos de llenarse de indignación por una conducta tan infame 
y, después de someter a juicio a su secretario y comprobar el 
delito, hizo justicia en él, ahorcándolo como a traidor. Pena 
merecida y justa para quien, como el secretario de Almagro, 
hace traición a la confianza de sus superiores. 

25 De San Miguel pasó Almagro a Cajamarca, donde llegó 
antes de que fuese sentenciado a muerte Atahuallpa, pero 
cuando estaba ya a punto de distribuirse el tesoro que el Inca 
había dado por su rescate. Pizarro le salió al encuentro y 
ambos capitanes se abrazaron con muestras, al parecer, muy 

30 sinceras de mutua estimación y cariño. No obstante, la 
presencia de los recién venidos agrió los ánimos y principiaron 
a fermentar las discordias : los de Almagro pretendían tener 



PROCESO Y MUERTE DE ATAHUALLPA 35 

participación en el tesoro que el Inca había ofrecido por su 
rescate ; a los de Pizarro les pesaba de la llegada de sus paisanos 
porque temían que el Gobernador cediera a sus exigencias y los 
declarara también a ellos con derecho a participar del tesoro 
que se estaba acumulando, con lo cual mermaría mucho las 
parte que a cada uno debía tocarle. En efecto, los de la divi- 
sión de Almagro pretendían tener igual derecho que los otros al 
rescate del Inca ; los compañeros de Pizarro no querían ceder, 
sosteniendo que solamente entre ellos debían distribuirse los 
tesoros que el Inca había prometido, y la discordia cada día se 10 
enardecía más, con peligro de venir a parar en un escandaloso 
rompimiento. Entre tanto, casi todos los días llegaban a 
Cajamarca tropas de indios más o menos numerosas trayendo 
objetos de oro y de plata, para juntar el estipulado rescate. 
Todo se iba amontonando -en un aposento y se guardaba con is 
sumo cuidado. 

Al Inca se le trataba no sólo con benignidad sino hasta con 
las consideraciones y miramientos que eran compatibles con la 
triste situación de su perdida majestad. Constantemente 
estaban haciéndole compañía algunos de los jefes principales 20 
del ejército y dándole conversación, aunque Atahuallpa 
manifestaba más simpatías por Hernando Pizarro y por 
Hernando de Soto,^ y se mostraba complacido cuando tertu- 
liaba con ellos. Hacía preguntas ingeniosas y observaciones 
agudas y algunos días, dando más expansión a su carácter 25 

^ En esta época tenía Soto unos treinta años. Era un hombre verdadera- 
mente caballeresco, y tal vez el único corazón noble entre los españoles que 
acompañaron a Pizarro. A nosotros los norteamericanos nos interesa especial- 
mente Hernando de Soto, por haber intentado, irnos diez años después de la 
expedición para la captura del Inca, la conquista de la Florida, y por haber 
descubierto el Misisipí. Pero allí mismo murió de ima fiebre, y sus compañeros, 
habiendo encerrado el cadáver en un ataúd de plomo, le sepultaron en el gran 
lío que acababa de descubrir. 



30 SOUTH AMERICAN HISTORY 

naturalmente reservado y depuesto aquel ceño severo con que 
de ordinario estaba su semblante, se permitía conversaciones 
alegres y dichos graciosos. Había aprendido con sorprendente 
facilidad a jugar a los dados y al ajedrez y entretenido en 
s eso pasaba largas horas en su prisión. Con las respuestas que 
daba a las preguntas que le hacían tenía admirados a los con- 
quistadores. Contestó discretamente a las proposiciones que 
le hacían acerca del cambio de religión y renuncia de sus 
estados, poniéndose bajo la autoridad del Emperador Carlos V. 

10 '^Mi dios es el Sol," dijo, ^^y a mi dios los hombres no le pueden 
hacer mal alguno, como decís que han hecho con el vuestro, 
matándolo violentamente. — El Papa estará ya chocheando 
cuando regala a otro lo que no es suyo : estas tierras son mías, 
las conquistaron mis mayores. — Gran príncipe tiene de ser el 

15 Emperador, pues manda tan lejos á soldados valientes como 

vosotros ; pero yo no quiero ser su subdito ; seré su amigo.'' — 

Estas respuestas causaban sorpresa a los españoles, porque no 

esperaban oírlas de boca de un indio americano. 

¿ Cómo había de aceptar sencillamente los dogmas cristianos 

2o el destronado Inca si no se los explicaban despacio ? ... La 
sublimidad de nuestros misterios no es contraria a la razón 
natural, ciertamente ; pero sí es muy superior a ella. Por 
otra parte, ¿ no era muy justo que las intrincadas teorías de 
derecho público, profesadas por los conquistadores, chocaran 

25 al recto sentido común de los indios ? Atahuallpa miraba con 
curiosidad las cosas nuevas que veía en mano de los conquista- 
dores ; llamáronle mucho la atención al principio los objetos 
de vidrio, pero después los despreció, sabiendo que no eran 
cosa rara ni preciosa, sino muy común y quebradiza. "Creí 

soque de esto allá en vuestra tierra se servirían solamente los 
reyes," dijo y arrojó al suelo con desdén un vaso de vidrio que le 
había presentado un soldado, con la esperanza de que el Inca le 



PROCESO Y MUERTE DE ATAHUALLPA 37 

correspondería con un regalo valioso. En efecto, Atahuallpa 
le mandó dar tres grandes vasos de oro, de los mejores de su 
vajilla; pero hizo pedazos el vaso de vidrio, así que supo 
que era cosa baladí e indigna de ser presentada a un rey. 

Pizarro le había permitido a su regio prisionero tener paras 
su servicio cuantas mujeres, criados, y domésticos quisiera; 
así es que Atahuallpa guardaba en su prisión cierto boato y 
aun cierta majestad, a pesar de la humillación en que se veía 
caído. No entraban a hablar con él sino las personas que eran 
llamadas, y éstas se presentaban siempre con grande sumisión y 10 
reverencia. Cada una de sus esposas tenía servidumbre aparte, 
y entre todas ellas se turnaban en el servicio del Inca, releván- 
dose después de ocho días. La comida se le servía en una es- 
pecie de tapete tejido de juncos muy delgados ; estos tapetes 
hacían las veces de manteles, y sobre ellos se ponían los 15 
platos con las viandas y comidas que se habían aparejado. El 
Inca señalaba la que quería, y una princesa se la presentaba y 
tenía el plato en sus manos puesta de rodillas delante de su 
soberano, hasta que éste acabara de comer. Todos los días 
se cambiaba de vestido, y era esmeradísimo en el aseo de su 20 
persona; si, por acaso, estando comiendo le caía alguna 
gotita de comida en la túnica, al punto se levantaba, entraba 
en su recámara y se mudaba de vestido ; cuando escupía, una 
de las princesas de su familia extendía la mano para que en 
ella y no en el suelo echara su saliva el monarca. 25 

Todo cuanto había servido para el Inca, lo que sus 
manos habían tocado, lo que de un modo o de otro había 
estado en contacto con su persona, se guardaba escrupulo- 
samente en arquillas muy aseadas, y se quemaba después. 
Uno de los conquistadores vio en esas arquillas guardados 30 
hasta los huesos de los aves que se habían guisado para 
el Inca. 



'38 SOUTH AMERICAN HISTORY 

Aunque Atahuallpa se había sobrepuesto a sí mismo, so- 
portando su desventurada situación con entereza de ánimo; 
no obstante, esa misma violencia que se había hecho interior- 
mente, para ahogar en lo secreto de su pecho la pena que lo 
s devoraba, sin dar a lo exterior muestra alguna ni de tristeza ni 
de perturbación, le quebrantó las fuerzas del cuerpo, y princi- 
pió a sentirse gravemente enfermo. Pizarro, temiendo que su 
prisionero se le muriera, aflojó algún tanto la estrecha vigi- 
lancia a que lo tenía sujeto ; y cuando el Inca, abrasado con 

10 los ardores de la fiebre que lo consumía, estaba postrado en 
cama y sin fuerzas, hizo venir herbolarios indios que la misma 
familia del regio enfermo indicó, para que lo medicinaran. Los 
médicos entraron, observaron al paciente, le tomaron el 
pulso, apretando con los dedos las venas de la nariz, en el 

IS nacimiento de ésta a raíz de la frente, y le propinaron un sudorí- 
fico, el cual haciéndole transpirar copiosamente en breves días 
le devolvió la salud. 

El Inca convaleció, pero fué para ir al patíbulo. — Los 
compañeros de Almagro se hallaban inquietos y disgustados, 

20 viendo acumularse con envidia los tesoros, de que ellos no 
habían de participar ; exageraban el peligro que corría la vida 
de todos los españoles, conservando preso al Inca ; y ponde- 
rando las molestias y embarazos que les ocasionaba la custodia 
de un preso tan distinguido, pedían que pronto se lo condenara 

25 a muerte, para establecer definitivamente el gobierno de la 
metrópoli en las provincias que habían conquistado. Tam- 
bién los socios de Pizarro se desesperaban, considerando 
cómo pasaban días, semanas, y aun meses, sin que se llenara 
de oro y plata el aposento, donde se estaba amontonando d 

30 rescate del Inca ; todos los días miraban en la raya trazada 
en la pared; y aunque veían la enorme cantidad de oro 
que estaba ya recogida, con todo todavía desconfiaban de que 



PROCESO Y MUERTE DE ATAHUALLPA 39 

el preso pudiera cumplir su palabra y, a una con los de Alma- 
gro, se quejaban diciendo que Atahuallpa los había engañado 
y que el ofrecimiento de aquel tesoro no había sido sino una 
estratajema para hacerlos descuidar y acometerlos despreveni- 
dos con los ejércitos que en diversos puntos del reino se estaban s 
congregando por órdenes secretas, que desde su prisión había 
expedido el mismo Inca. Temían por otra parte los españoles 
que estaban en Cajamarca que llegaran algunos expedi- 
cionarios más y que entonces, repartido el botín entre un 
número mayor de participantes, disminuyera la porción de 10 
cada cual, y querían que sin tardanza alguna se distribuyera 
lo que se había juntado ya. El que con más empeño por- 
fiaba porque se hiciera inmediatamente el reparto de las 
riquezas que se habían allegado era Riquelme, tesorero de 
la expedición y cobrador de los quintos que tocaban a lais 
corona.^ 

El Inca observaba con inquietud las reyertas que los con- 
quistadores tenían entre ellos; y aunque no entendía el 
castellano, alcanzaba a comprender las siniestras prevenciones 
que había contra él, y se acongojaba, barruntando el inmi-20 
nente peligro en que se encontraba su vida. Enturbióse 
más su serenidad, cuando Pizarro le reconvino, echándole en 
cara la traición con que estaba procediendo, pues juntaba 
ejércitos para hacer de improviso la guerra a los españoles. 
"Vos, capitán," le contestó el Inca, "siempre me decís cosas 25 
de burla ; ¿pensáis que yo he perdido el juicio, para que mande 
levantar tropas, teniéndome vosotros a mí en vuestro poder? 
Estad seguros," añadió, "pues en mi imperio ni las aves 
volarían, si yo se lo prohibiese." En el lenguaje del Inca 
había demasiada sinceridad y Pizarro se retiró fingiendo quedar 30 
convencido. 

* Véase arriba, página 17, nota i. 



40 SOUTH AMERICAN HISTORY 

En contra del desventurado Inca se había formado una ver- 
dadera conjuración de todos los que deseaban que se lo con- 
denara a muerte. Pizarro, tan sereno en el momento del 
peligro, tan valeroso y resuelto siempre que se trataba de es- 
5 grimir la espada, era irresoluto y voluble cuando debía adoptar 
medidas enérgicas para hacer triunfar la justicia en circuns- 
tancias difíciles, y así halagando la codicia de los soldados 
creyó poder amainar la tempestad que cada día arreciaba más 
contra su cautivo; pues, aunque el Gobernador no había 

10 pensado nunca ponerlo en libertad, con todo no había formado 
el propósito de quitarle la vida, y anunció que luego se haría 
la distribución del oro y de la plata que se tenía reunido para 
el rescate. La medida de la cantidad prometida por el Inca 
no se había completado todavía; pero, a pesar de eso, se 

IS ordenó la fundición de los metales preciosos y se hicieron venir 
indios conocedores de ese arte, para que redujesen a barras 
todos los objetos que se habían recogido. El tesoro había sido 
custodiado con suma vigilancia y todas las piezas que se 
habían traído estaban intactas. Los plateros peruanos gas- 

20 taron varias semanas en fundir las piezas y reducirlas a barras, 
aunque se ocupaban en ese trabajo desde por la mañana 
hasta bien avanzada la noche. Al fin, llegó el tan apetecido 
día de la repartición del oro y de la plata que yacían amonto- 
nados en barras y trozos brillantes provocando la codicia, que 

25 parecía que, por esta vez, iba a quedar satisfecha. Pizarro per- 
suadió a sus hermanos y a sus compañeros que cedieran una 
suma para obsequiar con ella a Almagro y a los que con él 
habían venido; separóse también la quinta parte para el 
Emperador; se tomó además otra cantidad para los vecinos 

30 de San Miguel, y luego de lo que restó se distribuyeron a los 
capitanes, a los soldados de caballería, y a los de infantería 
sumas tan considerables de oro y de plata que se tendrían 



PROCESO Y MUERTE DE ATAHUALLPA 41 

jpox fabulosas si documentos auténticos no comprobaran hasta 
la evidencia la realidad de ellas. 

Antes de hacer la fundición se apartaron algunas piezas de 
las más primorosas y mejor trabajadas para enviarlas al Em- 
I>erador, como un presente gracioso además de sus quintos, s 
Pizarro eligió también para sí una joya y se le adjudicó la silla 
del Inca, que era muy preciosa. Tenía por asiento un tablón 
macizo de oro y un cojín de lana fina, enriquecido con piedras 
preciosas. Según los estatutos hechos para la distribución del 
rescate, al Gobernador debía adjudicársele además de la suma 10 
proporcional que le tocara en el reparto, una joya, la que 
él escogiera. El repartimiento del tesoro se hizo con grande 
aparato, a voz de pregonero, y con todas las formalidades 
judiciales de estilo. Principió Francisco Pizarro implorando el 
auxilio divino, como si se tratara de un acto de virtud con el is 
cual se hubiese de dar gloria a Dios. Concluida la distribución 
del rescate, publicó un bando declarando al Inca libre de su 
compromiso, pues por su parte había cumplido cuanto con los 
conquistadores había pactado solemnemente. No obstante, 
alegando que así convenía al servicio de Dios y a los intereses 20 
del gobierno español, se determinó conservar todavía preso al 
monarca indio ; y si antes se le había permitido que se paseara 
libremente por los patios de la cárcel donde estaba encerrado, 
desde ese momento se le pusieron grillos y estrecharon más 
sus prisiones. Desconsolado vio pues Atahuallpa repartirse 25 
entre los conquistadores el tesoro que había acumulado para 
su rescate, y acabarse para él hasta la última esperanza de 
recobrar su libertad. 

Los españoles estaban llenos de oro y de plata, pero faltos de 
las cosas necesarias para la vida ; ¿ de qué les servía tanta ri- 30 
queza ? Como la abundancia de oro y de plata era tan grande, 
y mayor la escasez de todo cuanto los conquistadores habían 



42 SOUTH AMERICAN HISTORY 

menester, hasta las cosas más comunes llegaron a tener en 
Cajamarca un precio enorme : un pliego de papel para escribir 
se vendía en diez ducados, y un caballo se valuaba en miles. 
No había moneda suficiente para las transacciones, y éstas se 
s hacían calculando a la vista, en poco más o menos, las barras de 
oro, porque había mucha mayor cantidad de oro que de plata y 
todas las cosas se apreciaban al precio del oro: no se compraba 
ni vendía sino en oro. Como el juego era la ordinaria ocu- 
pación de los soldados españoles cuando no estaban éntre- 
lo tenidos en la guerra, el cuerpo de conquistadores divertía sus 
ocios en Cajamarca jugando y había entre ellos gananciosos 
y desafortunados. Estos, después del reparto del rescate del 
Inca, andaban pagando sus deudas, seguidos de indios que 
llevaban en sacos las barras de oro y las entregaban, amonto- 
15 nándolas en el suelo, para calcular a bulto la simata que preten- 
dían satisfacer. Entonces se palpó que la verdadera riqueza 
no está en la abundancia de oro y de plata, sino en la distribu- 
ción proporcionada entre la cantidad de esos metales preciosos 
y las cosas necesarias para la vida. ¿ Qué ganaban con haces 
20 de barras de oro los conquistadores, si les faltaba todo lo 
demás ? 

Hecha la distribución del tesoro, Pizarro resolvió enviar a 
España a su hermano Hernando, para informar al Emperador 
acerca de cuanto se había obrado hasta entonces en la con- 
25 quista, y pedirle mercedes para los conquistadores. Quería 
también, alejando a su hermano Hernando, remediar de 
algún modo los rencores que con su nada disimulado orgullo 
había causado en el ánimo de Almagro. Llegó pues el día de la 
partida y Hernando fué a despedirse del Inca. Era Hernando 
30 bien apersonado, franco, y de un valor a toda prueba ; hablaba 
con energía y sus maneras desembarazadas le daban cierto 
aire de señorío que venía muy bien a su estatura elevada y a su 



PROCESO Y MUERTE DE ATAHUALLPA 43 

configuración robusta. Desde un principio Hernando Pizarro 
se había manifestado en favor del Inca, estaba constante- 
mente en su compañía y hasta le había inspirado simpatía 
y confianza. Más que conmovido, enternecido, le dijo Ata- 
huallpa al despedirse : "Capitán, duéleme de tu partida, por-s 
que estando tú ausente, ese tuerto y ese gordo me han de 
hacer quitar a mí la vida.'' Aludía el Inca a Almagro, a 
quien le faltaba un ojo, y a Riquelme, cuya obesidad le había 
llamado la atención. Y, en efecto, estos dos eran los que más 
tenaces instancias hacían para que se sentenciara a muerte al 10 
desgraciado preso. 

Hernando Pizarro partió de regreso para España- y dos 
días después volvieron del Cuzco los españoles que habían sido 
enviados para reconocer esa ciudad y tomar posesión de ella. 
Las noticias que daban no podían ser más halagüeñas : las is 
riquezas de la ciudad imperial eran increíbles y la tierra estaba 
tranquila y los indios en todas partes los habían recibido de paz 
y servido con sinceridad. Pero, a pesar de noticias tan lison- 
jeras, la hora fatal se iba acercando por momentos para el 
infeliz Atahuallpa, y hasta la superstición vino a conturbarle 20 
más en aquellas circunstancias. Una noche oyó que los solda- 
dos hacían alboroto y hablaban con calor, como si trataran 
de alguna cosa que les hubiese sorprendido y llamado mucho 
la atención. Preguntó el Inca qué era lo que había sucedido y, 
como le dijeran que estaban admirados viendo una señal que se «s 
había presentado en el cielo, pidió con instancia que le permi- 
tieran salir a verla él también. Pizarro condescendió con la 
curiosidad del Inca. Salió Atahuallpa y púsose a mirar el 
cielo. En la bóveda celeste aparecía una como lanza de color 
verdoso, extendida de Oriente a Occidente; viola el Inca y 30 
suspiró. Como los españoles notaran la impresión de tristeza 
que la vista de aquel meteoro había causado en Atahuallpa, 



44 SOUTH AMERICAN HISTORY 

le preguntaron por qué se afligía y cuál era el motivo de su 
sorpresa. ''Yo tengo de morir, y pronto/' dijo el Inca, 
''esta señal apareció en el cielo poco tiempo antes que muriera 
Huayna-Cápac, mi padre,'' y, aunque los españoles se esfor- 
s zaron en hacerle reflexiones para que desechara aquel temor, 
como nacido de una vana superstición, Atahuallpa desde aquel 
día estuvo taciturno y siunergido en profundo abatimiento. 

Entre los indios que servían a los españoles y entre los que 
de otras provincias habían acudido a Cajamarca, había muchos 

lo resentidos contra Atahuallpa, ya por ser adictos a la causa de 
Huáscar, ya por los castigos y rigores ejercidos por el Inca en 
los pueblos a que ellos pertenecían. Estos indios esparcían 
rumores y noticias alarmantes, que los españoles creían con 
facilidad. Cundió pues la voz de que el Inca hacía colectar 

IS ejércitos en todo el imperio y principalmente en Quito para 
acabar con los extranjeros. Se decía que estos ejércitos eran 
numerosos y muy aguerridos, y se aseguraba que se habían 
puesto en camino y que pronto invadirían a Cajamarca. Con 
semejantes noticias la agitación entre los españoles y la in- 

20 quietud eran grandes; todos dormían sobre las armas y se 
mudaban centinelas y se hacían las rondas, como en tiempo 
de campaña. Pero los ejércitos de indios no parecían y las 
avanzadas enviadas en diversas direcciones regresaban asegu- 
rando que la tierra estaba tranquila y que no se descubría en 

25 ninguna parte señal alguna de guerra. No obstante, las 
alarmas continuaban, azuzadas por los del bando de Almagro, 
y ya se pedía terminantemente que el Inca fuese ajusticiado 
para pacificar la tierra. Pizarro vacilaba, pero un incidente, 
al parecer insignificante, vino a precipitar el desenlace de 

30 este drama sangriento. 

Una de las cosas que más le habían maravillado al Inca, 
entre las que observaba en sus vencedores, era la habilidad de 



PROCESO Y MUERTE DE ATAHUALLPA 45 

leer y escribir, y pensaba que eso era natural y no aprendido, y 
que los extranjeros nacían con esa ciencia. Cuando le dijeron 
que aquello se aprendía y que no era natural, no quiso creerlo 
y resolvió convencerse de la verdad por experiencia propia. 
Pidió pues a un soldado que le escribiera en la uña del dedos 
pulgar de la mano derecha el nombre del Dios de los cristianos. 
Dióle gusto el soldado y el Inca mostraba la mano y pedía 
que leyeran la escritura a todos los españoles que entraban a 
visitarle. Sucedió que acertaron a leerla todos ; cuando entró 
Pizarro, pidióle Atahuallpa que leyera lo que decían esos 10 
signos que tenía escritos en la uña ; embarazóse el Goberna- 
dor, porque no sabía leer ni escribir, y hubo de confesar 
su ignorancia al Inca, por lo cual éste se dice que le dio 
señales de tenerlo en menos. Advirtiólo Pizarro y su amor 
propio humillado le ofuscó la razón, inspirándole un oculto is 
resentimiento contra el Inca. 

Cada día ocurría alguna cosa que reagravaba la situación 
del preso. Felipillo, el intérprete de los españoles, indio de 
muy hmnilde condición, requirió de amores a una de las 
princesas esposas de Atahuallpa ; súpolo éste y sintió grande- 20 
mente la ofensa, que se atrevía a irrogarle una persona tan 
ruin. "¡Siento más esto que mi misma prisión!'' ex- 
clamó el Inca, teniéndose con razón por injuriado de que un 
indio de tan baja clase hubiese levantado audazmente a tanta 
altura sus pensamientos. El culpable temió la venganza del 25 
ofendido monarca y así procuró negociar su perdición con los 
españoles, a fin de salvar su propia vida, sacrificando la de 
su soberano. Hizo pues denuncias de nuevas conspiraciones 
y, exacerbados los ánimos de los conquistadores, volvieron a 
instar que se quitara la vida al preso. Pizarro condescendió y 30 
resolvió sentenciar a muerte al Inca; pero, para cohonestar 
semejante procedimiento, juzgó indispensable darle aspecto de 



46 SOUTH AMERICAN HISTORY 

legalidad y de justicia. Nombró pues un escribano para que 
actuara en el proceso, eligió un fiscal encargado de seguir los 
trámites del juicio, y diputó un juez ante quien se recibieran las 
declaraciones de los testigos. Para que hubiese más aire de 
s justicia en aquel asesinato o regicidio que iban a llevar a cabo, 
nombróse de entre los mismos conquistadores imo, que des- 
empeñara el cargo del abogado del Inca. Los testigos que se 
examinaron eran indios, llamados a declarar según un interro- 
gatorio que se había formulado de antemano. Las declára- 
lo ciones las interpretaba Felipillo, haciendo decir a los testigos 
lo que conocía que querían que apareciera comprobado los 
jueces de la causa. Mas hubo un testigo tan discreto que se 
limitó a responder sí o no a todas las preguntas, acompañando 
cada respuesta con muy expresivos meneos de cabeza y 
IS señas de manos. 

Los puntos del juicio criminal que se urdió contra Atahuallpa 
fueron los siguientes : 

Si era hijo bastardo de Hua)aia-Cápac. 

Si había hecho la guerra a su hermano Huáscar. 
20 Si éste había sido muerto por orden de Atahuallpa. 

Si Atahuallpa estaba casado con muchas mujeres. 

Si tramaba conspiraciones contra los españoles. 

Si era idólatra y hacía él mismo y mandaba hacer sacrificios 
a sus ídolos. 
25 Si después que entraron los españoles en la tierra, había 
seguido cobrando tributos de sus vasallos. 

Si había dado y regalado a sus parientes y a otros persona- 
jes del reino las cosas que estaban reservadas en los depósitos 
públicos, malgastando así los bienes del imperio. 
30 Estos fueron los capítulos de acusación contra el Inca, los 
cuales no fué nada difícil probar a satisfacción de sus enemigos. 
Algunos de estos capítulos de acusación, como se ve, no podían 



PROCESO Y MUERTE DE ATAHUALLPA 47 

ser más absurdos ni más injustos : y si Atahuallpa era criminal, 
¿ eran por ventura Pizarro y los otros aventureros españoles 
los jueces del Inca ? ¡ El crimen podrá dar fortuna, pero nunca 
dará autoridad al criminal! El derecho de pronunciar la 
sentencia definitiva y de imponer la pena capital, si las pruebas $ 
del proceso daban mérito para ello, se reservó a un tribunal 
compuesto de Almagro y de Pizarro, los dos jefes que acaudi- 
llaban la expedición conquistadora. El sumario se terminó 
en breve ; y como en todo asimto de gravedad debía el Gober- 
nador consultar a los religiosos que le acompañaban y no re- 10 
solver nada sin su consejo, se le pasó el proceso al Padre Fr. 
Vicente Valverde para que lo examinara y diera su parecer. 
Este religioso, haciendo traición a los sagrados deberes que 
le imponía su augusto carácter, dicen que contestó que había 
motivos suficientes para condenar a muerte al Inca y que, si 15 
Pizarro no se atrevía a firmar la sentencia, él la firmaría. Si 
tan odiosa expresión es cierta, fuerza es confesar que el primer 
pastor espiritual del Perú fué el verdugo del último de los 
Incas. 

Autorizados de un modo tan solemne los conquistadores, ya 20 
no trepidaron im momento en poner por obra su inicuo pro- 
yecto. Mas cuando se divulgó entre los soldados la sentencia, 
muchos se indignaron y a gritos la calificaron de injusta, pro- 
testando contra ella porque la creían una mancha que afrentaba 
y deshonraba el nombre español. Defendían al Inca haciendo 25 
ver cuan falsas, cuan gratuitas, cuan sin fundamento eran las 
acusaciones que se le hacían, y clamaban que no se llevara a 
cabo la ejecución. Hernando de Soto era uno de los más 
indignados y, acompañado de algunos otros conquistadores, 
interpuso apelación a nombre del Inca para ante el Emperador 30 
Carlos V, prometiendo que él se encargaba, por su palabra de 
honor y bajo su responsabilidad, de llevar al preso a España y 



48 SOUTH AMERICAN HISTORY 

entregarlo en la Corte. Empero la protesta de estos nobles y 
honrados castellanos escandalizó a todos los demás ; pusieron 
el grito en las estrellas, los calificaron de traidores, y les 
impusieron silencio, amenazándoles acusarlos y perseguirlos 

s como criminales. Lo único que alcanzó de Pizarro el caba- 
lleroso Hernando de Soto fué que aplazara la ejecución de la 
sentencia para cuando él volviera de inspeccionar, por sí 
mismo, el punto donde se decía que Atahuallpa tenía reunido 
ya un considerable ejército. Partió, en efecto, el honrado 

lo capitán ; pero lo que el Gobernador pretendía no era averiguar 
la verdad, sino quitar de en medio a tan generoso caudillo, 
para que su presencia no sirviera de obstáculo a la muerte 
del Inca. 

Formado el proceso, firmada la sentencia, y resuelta la ejecu- 

15 ción de ella, no quisieron perder tiempo los conquistadores, e 
inmediatamente se le notificó al desgraciado Inca, que se le 
había condenado a pena capital. El suplicio debía tener lugar 
en la tarde de ese mismo día. Llenóse de turbación el Inca 
y púsose a llorar desesperadamente; agitado y tembloroso, 

20 echóse a los pies de Pizarro, reconviniéndole con frases sentidas 
por la crueldad con que lo trataba. Púsole delante la manera 
cómo había recibido, obsequiado, y agasajado a los españoles ; 
el tesoro que les había entregado por su rescate, y recordóle 
la palabra de darle libertad, que tan solemnemente había 

25 empeñado el capitán. "¿Qué he hecho yo ; y sobre todo qué 
han hecho mis esposas y mis hijos, para que los tratéis así 
con tanta crueldad?" preguntaba Atahuallpa, dando a su voz 
el acento de la más viva y profunda emoción. Pizarro se con- 
movió y salió inmediatamente del aposento, dejando al Inca 

30 entregado a las congojas de su agonía. Alma débil la del con- 
quistador, se había puesto en el camino del crimen, y le faltó 
energía para retroceder. 



PROCESO Y MUERTE DE ATAHUALLPA 49 

Atahuallpa, pasada la primera impresión, recobró su sereni- 
dad y aun se manifestó tranquilo en las postreras horas que 
precedieron a su ejecución ; pero cuando vio el aparato que le 
rodeaba y se le mandó levantarse del lugar en que se había 
mantenido sentado y conoció que era llegada su última hora, s 
prorrumpió en llanto y se agitó, buscando consuelo e implo- 
rando la piedad de sus mismos enemigos. Recordaba a sus 
hijos y en señas decía, alzando la mano derecha y mostrando 
los dedos, que eran tres, que estaban lejos en Quito, que 
todavía eran pequeñuelos, y que quedaban sin amparo, i© 
Llamó a Pizarro y, dándole a entender que sus hijos todavía 
eran tiernos, pequeñitos, le suplicó que mirara por ellos. Tales 
demostraciones de dolor y de angustia hacía el infortunado 
monarca, que hasta los mismos soldados, cuyo corazón es 
tan duro y tan cerrado a la compasión, no pudieron menos de is 
enternecerse. 

Púsose por fin el sol y las tristes sombras del crepúsculo 
vespertino comenzaron a descender lentamente y derra- 
marse por el valle, aumentando la melancolía en la entonces 
aterrada Cajamarca. En el real de los conquistadores había 20 
agitación y los soldados andaban solícitos, requiriendo las 
armas ; el toque de corneta sonó, las compañías se formaron, 
y luego la guarnición entera, desfilando ordenadamente, se 
estacionó en la plaza, dividiéndose en cuatro alas y formando 
con ellas un cuadro cerrado, en medio del cual se veían amon- 25 
tonados unos cuantos haces de leña. El Inca salió de la cárcel 
en medio de una escolta y acompañado de Fray Vicente 
Valverde, que se esforzaba por confortarle. Deseaba el re- 
ligioso persuadir al Inca que se bautizara ; y como la sentencia 
lo condenaba a ser quemado vivo, el Padre le ofreció queso 
se la conmutarían, si pedía el bautismo. El Inca condes- 
cendió y allí mismo, junto al patíbulo en que iba a ser ajusti- 



50 SOUTH AMERICAN HISTORY 

ciado, se le administró este sacramento, sirviendo de padrino 
el mismo Pizarro. Impúsosele el nombre de Francisco. El 
pregonero anunció a gritos la sentencia, acercóse el verdugo, 
acomodó el dogal al cuello del Inca, y lo estranguló. Los 

5 indios daban desgarradores alaridos, puesto el rostro en tierra, 
y los conquistadores oraban por su víctima murmurando 
el Credo a media voz. .La oscuridad era ya más densa, la 
noche había adelantado ya dos horas su carrera, y los es- 
pañoles se recogieron a su alojamiento. El cadáver de Ata- 

lo huallpa quedó tendido en el suelo toda aquella noche, al pie 
del poste donde había sido estrangulado ; unos cuantos grupos 
de indios y de indias acurrucados en tierra, escondiendo la 
cabeza entre sus rodillas, se mantuvieron a lo lejos, llorando y 
sollozando inconsolables. Era esto un sábado de Agosto, casi 

15 diez meses después que el Inca había sido capturado. 

Al día siguiente, el cadáver fué trasladado a la capilla cató- 
lica que los conquistadores habían edificado. Concurrieron 
Pizarro y todos los demás capitanes vestidos de luto riguroso, 
y con la mayor solemnidad y pompa que fueron posibles 
20 principiaron a celebrar los funerales por el regio difunto, cuando 
de repente, mientras se ofrecía el santo Sacrificio, las esposas 
de Atahuallpa se lanzaron precipitadamente al templo, inte- 
rrumpieron los divinos oficios y, llorando y lamentando, decían 
a gritos : " ¡ No es así como se ha de honrar al Inca ! " y hacían 

25 esfuerzos por darse la muerte, ahorcándose con sus propios 
cabellos. Los conquistadores las contenían; pero no fal- 
taron algunas que se sacrificaron colgándose de los árboles, 
para ir a acompañar y servir a su amado Inca en las regiones 
de ultra-tumba. El cadáver de Atahuallpa fué sepultado en la 

30 misma iglesia, como en lugar sagrado, con todas las ceremonias 
del rito católico, porque el Inca murió bautizado. La in- 
mensa bondad de Dios se apiadaría, sin duda, en la eternidad 



PROCESO Y MUERTE DE ATAHUALLPA 5 1 

del desgraciado príncipe, con quien no tuvieron piedad ninguna 
sus duros conquistadores. Sus pobres sirvientes, las desoladas 
princesas, sus esposas, guardaron por largos días el duelo, 
según los usos y costumbres de los Incas, y dando gemidos, y 
exhalando plañideros ayes recorrían los lugares donde habías 
estado el Inca, entraban al aposento que por tantos meses 
le había servido de cárcel, y acercándose a las esquinas le lla- 
maban, repitiendo su nombre pausadamente en voz baja. En 
todo el reino de Quito y hasta en el mismo imperio peruano 
se hicieron grandes demostraciones de duelo y sentimiento por 10 
la infausta muerte del último de los Incas. 

Pocos días después, los mismos indios desenterraron con 
grande sigilo el cadáver, lo sacaron cautelosamente de la igle- 
sia^ y poniéndose precipitadamente en camino lo trajeron a 
esta ciudad ^ para depositarlo en el sepulcro de sus mayores. 15 
No se pudo descubrir después donde fué sepultado, porque de 
tal manera ocultaron el cadáver los indios y tanto secreto 
guardaron, que a los conquistadores les fué de todo punto im- 
posible encontrarlo, a pesar de cuantos arbitrios emplearon 
para ello.^ 20 

* Es dedr, a Quito, ciudad en donde se escribió el libro de que sacamos este 
capítulo. 

* Desde la muerte de Atahuallpa hasta principios del siglo XIX, el imperio 
que había sido suyo quedaba en poder de España. Pero muy poco disfrutaron 
de él los dos hombres que lo habían robado al Inca. Como para castigarlos por 
su perñdia para con el pobre indio, parece que un mal destino los perseguía a 
ambos. En 1538 se rebeló Almagro contra Pizarro. Fué vencido y estran- 
gulado en su prisión por orden de su rival. Poco tiempo después, le vengó un 
hijo suyo, ayudando a asesinar a Pizarro. Los huesos de éste se conservan en 
la catedral de Lima, capital del Perú. 



52 SOUTH AMERICAN HISTORY 

EXERCISES FOR ORAL AND WRITTEN WORK 



{Based on page 22, line i to page 26, line 22, including footnotes.) 

(a) I. ¿Con cuántos soldados desembarcó Fizarlo en la costa del 
Perú? 2. ¿Quién era el Inca del Perú en esta época? 3. ¿Por 
dónde se extendía el imperio de los Incas? 4. ¿Quién fué Huáscar? 
5. ¿Dónde estaban Atahuallpa y Huáscar en este momento? 6. ¿Cómo 
se tomó preso a Atahuallpa? 7. ¿Qué halló en los baños el capitán 
enviado por Pizarro? 8. ¿Se dejaron tomar presos fácilmente los 
indios? 9. ¿Cómo esperaba Atahuallpa salvarse la vida y recobrar 
su libertad? 10. ¿Qué prometió el Inca? 11. ¿Dudaban los es- 
pañoles de que Atahuallpa pudiera cumplir lo que ofrecía ? 1 2 . ¿ Aceptó 
Pizarro la promesa del Inca como precio de su libertad? 

(b) The day after the Inca's capture, one of Pizarro's captains went to 
the camp and collected all that was found there. Panic had seized the 
Indians and they let themselves be led to Cajamarca by the soldiers. 
The Inca^s wives and servants also were captured. The number of 
prisoners was so great that the Conquistadores did not know what to do 
with them. The Spaniards found also many precious jewels and much 
gold and silver. Observing the cupidity of the strangers, Atahuallpa 
conceived the hope of saving his life by offering to fill with gold the room 
in which he was a prisoner. Pizarro, on his part, promised to liberate 
the Inca as soon as he fulfilled his offer. 

n 

{Based on page 26 ^ line 23 to page 32 ^ line 5, including footnotes.) 

{a) I. ¿De dónde debía sacarse el oro para el rescate del Inca? 
2. ¿Quién fué el que se encargó de recoger el tesoro? . 3. ¿Cómo tra- 
taron los partidarios de Atahuallpa a los comisionados? 4. ¿Por qué 
quería Atahuallpa desembarazarse de su hermano ? 5. ¿ Qué les ofreció 
Huáscar a los extranjeros en su entrevista con ellos? 6. ¿Se alegró 
Pizarro de la muerte de Huáscar? 7. ¿Por qué castigaba el Inca 
al sacerdote de Pachacámac? 8. ¿Quién fué Hernando Pizarro? 
9. ¿Qué temían los indios a la llegada de los españoles al templo de 



EXERCISES 53 

Pachacámac? lo. ¿Existe todavía este famoso santuario? ii. ¿Qué 
hizo Hernando Pizarro al penetrar en el templo ? 1 2 . ¿ Qué hizo colocar 
en el pimto donde había estado el ídolo ? 

(fi) Atahuallpa gave orders immediately that the gold for the ransom 
should be collected and brought to Cajamarca. The treasure was to be 
drawn from the palaces and temples at Cuzco. The Spaniards who went 
to this city were amazed at its grandeur and wealth. In the meantime, 
Atahuallpa resolved to get rid of his brother Huáscar, whom he had 
ordered to be imprisoned in the fortress of Jauja. Pizarro was inwardly 
glad at the death of Huáscar because it made easier his undertaking. 
The crime was of no profit to Atahuallpa, for his situation did not improve. 
The only ones who profited by it were the Conquistadores. 

m 

{Based on page 32 ^ line 6 to page J7, line 4, including footnotes) 

(a) I. ¿ Cómo se logró persuadir al general Calicuchima que se pusiese 
en camino para Cajamarca? 2. ¿Cuánto tiempo duró la ausencia de 
Hernando Pizarro? 3. ¿Cómo facihtó la venida de Calicuchima los 
planes de los conquistadores? 4. ¿Qué hizo el general peruano al ver 
a su Inca? 5. ¿Por qué pidieron los compañeros de Almagro que el 
Inca fuera condenado a muerte? 6. ¿Quién fué Almagro? 7. ¿Cuál 
fué la causa de las desavenencias entre Almagro y Pizarro? 8. ¿Por 
qué ahorcó Almagro a su secretario Pérez? 9. ¿Pretendían los de la 
división de Almagro tener participación en el rescate del Inca? 
10. ¿Cómo se trataba al Inca en su prisión? 11. ¿Por cuáles de los 
extranjeros manifestaba más simpatías Atahuallpa? 12. ¿Por qué 
despreció el Inca el vaso de vidrio presentado por el soldado ? 

(6) The number of strangers at Cajamarca increased with the arrival 
of Almagro and his companions. The new-comers sought to have a share 
in the treasure which was already about to be distributed. Pizarro's 
men were afraid that the Governor would accede to their demands. Yhe 
discord was becoming every day more inflamed but in the meantime the 
Inca was treated with kindness and consideration. Of all the Spanish 
leaders who kept him company and conversed with him, the Inca showed 
the most fondness for Hernando de Soto and spent many hours in his 
prison playing chess with him. 



54 SOUTH AMERICAN HISTORY 

IV 

(Based on page J7, line 5 to page 41 ^ line 28, including footnotes,) 

(a) I. ¿ Cuántas mujeres y criados se le permitió a Atahuallpa tener en 
su prisión? 2. ¿Quién medicinó al Inca cuando se encontró enfermo? 
3. ¿Por qué se hallaban inquietos los compañeros de Almagro? 4. ¿Por 
qué querían los españoles que se hiciese inmediatamente el reparto del 
rescate ? 5. ¿ Se creyó que el Inca levantaba tropas para hacer la guerra 
a los españoles ? 6. ¿ Se hizo la distribución del tesoro antes de comple- 
tarse la cantidad prometida ? 7 . ¿ Recibieron los de Almagro una parte 
del oro y de la plata? 8. ¿Qué se le envió al Emperador? 9. ¿A quién 
se adjudicó la silla del Inca? 10. ¿Después de la distribución del 
tesoro, se le declaró libre al Inca de su compromiso? 11. ¿Por qué se 
le tuvo preso todavía? 12. ¿Se le permitía que se pasease libremente 
por los patios de su cárcel? 

(b) Almagróos companions were anxious upon seeing accumulate the 
treasures of which they were to have no share. Also Pizarro^s associates 
were complaining because they doubted whether the Inca could fulfil his 
promise. They said that the offering of the treasure had been only a trick 
to throw them off their guard, and they feared that by secret orders the 
Inca was collecting armies to attack them. They also feared that some 
more Spaniards might arrive and that then each one's share of the treas- 
ure would be smaller. The amount promised by the Inca was not yet 
complete ; but, in spite of this, Pizarro ordered the distribution of the gold 
and silver. 



{Based on page 41, line 2g to page 46^ line 15, including footnotes^ 

(a) I. ¿Llenos de oro y de plata, qué les faltaba más a los conquista- 
dores? 2. ¿En qué consiste la verdadera riqueza? 3. ¿Para qué 
resolvió Pizarro enviar a España a su hermano ? 4. ¿ Qué le dijo el Inca 
a Hernando, al despedirse? 5. ¿Quiénes eran los que más insistían en 
que se sentenciara a muerte al Inca? 6. ¿ Por qué se puso Atahuallpa 
triste viendo la señal en el cielo? 7. ¿Entre los indios había muchos 
resentidos contra el Inca? 8. ¿Qué rumores espartían estos indios? 
9. ¿Es natural o aprendida la habilidad de leer y escribir ? 10. ¿ Cómo 
se convenció Atahuallpa de que esta ciencia no era natural? 11. ¿Por 



EXERCISES 5S 

qué no leyó Pizarro lo que estaba escrito en la uña del Inca? 12. ¿Por 
qué procuró Felipülo negociar la ruina de su monarca? 

(p) When the distribution of the riches had been made, Hernando 
Pizarro left to return to Spain. Two days afterwards a meteor appeared 
in the heavens. This sight disturbed Atahuallpa because the same sign 
had appeared in the sky shortly before his father died. There were many 
Indians who were angry at Atahuallpa, and they spread alarming rumors 
which the Spaniards easily believed. It was said that the Inca was gather- 
ing large armies to destroy the strangers, and the excitement and anxiety 
of the Spaniards were great. Every day there occurred some incident 
which made the Inca's situation worse. Finally {Alfin) Pizarro resolved 
to sentence him to death. 

VI 
{Based on page 46, Une 16 to page 51, line 20^ indudrng footnotes,) 

(a) I. ¿Eran justas las acusaciones hechas contra el Inca? 2. ¿A 
quiénes se reservó el derecho de pronunciar la sentencia definitiva? 
3. ¿Protestaron algunos de los soldados contra la sentencia? 4. ¿Quién 
era uno de los más indignados? 5. ¿Estaba Atahuallpa tranquilo en 
sus últimos momentos? 6. ¿En qué mes tuvo lugar la muerte del 
Inca? 7. ¿Cuánto tiempo duró la prisión de Atahuallpa? 8. ¿Qué 
ocurrió durante los fimerales del Inca? 9. ¿Dónde sepultaron los 
españoles el cadáver de Atahuallpa? 10. ¿Adonde lo llevaron los 
indios? II. ¿Hasta cuándo quedó el imperio de los Incas en poder de 
£q>afia? 12. ¿Cómo murieron Almagro y Pizarro? 

{b) When the sentence was made known among the soldiers, some called 
it unjust and protested against it. But all the others, who did not wish 
to waste any time, made them keep silent. When the poor Inca was in- 
formed that he had been condemned to capital punishment and that the 
execution was to take place on the afternoon of that same day, he was 
greatly disturbed and began to weep, imploring pity of his enemies. He 
called Pizarro and begged him to look out for his little children. Then, 
accompanied by an escort, he went out from the jail to his death. 



m 

LA GUERRA A MUERTE 

[Desde la época de los conquistadores hasta principios del siglo 
XIX, quedaba la América del Sud en poder de España. Formaban 
las colonias nueve gobiernos: los cuatro virreinatos de Méjico, 
Nueva Granada (hoy día llamada'Colombia), Perú, y Buenos Aires, 
5 y las cinco capitanías generales de Guatemala, Chile, Venezuela, 
Puerto Rico, y la Habana. Pero a principios del siglo XIX estaba 
la metrópoli en muy mal estado. Napoleón, emperador de Fran- 
cia, se había apoderado de ella. Después de arrancar una abdica- 
ción al entonces rey, Carlos IV, y a su hijo mayor, Fernando VII, 

lo dio el trono de España a su hermano, José Bonaparte, que reinó 
desde 1808 hasta 18 13. En 181 3 devolvió Napoleón la corona a 
Fernando, pero ya se habían decidido las colonias de América, en 
presencia de la abdicación del rey legítimo y la invasión francesa, 
a proclamar su independencia, que anhelaban desde hacía mucho 

15 tiempo. La guerra de la independencia, como se Uama la lucha 
que sostuvieron para conquistar la Ubertad, duró hasta 1824. 
Durante la primera parte de esa guerra lucharon las colonias aislar 
damente. Ejemplo típico de ese primer período es lo ocurrido en 
Venezuela durante los años 181 3 y 181 4, bajo la dirección de 

20 Simón Bolívar, llamado por los latinoamericanos el "Libertador 
de América." Nació Bolívar en Caracas, capital de Venezuela, en 
1783. Su familia ocupaba la más alta situación social, así por sus 
tpadiciones nobiUarias como por sus grandes riquezas. Después 
de recibir una brillante educación en España, volvió a Venezuela 

25 en 1810 para ser coronel en el primer ejército de la república, cuyo 
jefe era Francisco de Miranda. El 19 de abril de 18 10 depusieron 
los patriotas al entonces capitán general de Venezuela, sustitu- 
yéndole por ima jimta popular que se atribuyó el título de "su- 
prema." Pero no se declaró en seguida la independencia. Al 

30 contrario, se propuso que la Junta Suprema sería disuelta luego 
que el rey Fernando se restituyese a sus dominios. La indepen- 
dencia absoluta fué declarada el 5 de julio de 181 1, por el primer 

S6 



LA GUERRA A MUERTE 57 

congreso venezolano. A principios de 1812 emprendieron los espa- 
ñoles la reconquista, al mando del canario Domingo de Monteverde. 
Derrotadas las tropas patriotas, Miranda se dejó desanimar, 
ñrmando la capitulación ñamada de San Mateo. Venezuela volvió 
a ser reducida al régimen colonial. Muchos patriotas. Bolivars 
entre ellos, huyeron del país. — Aquí comienza este capítulo, el 
cual está sacado de la Historia constitucional de Venezuela, de 
José Gil Fortoul (pronunciado Fortid), escritor y diplomático vene- 
zolano, nacido en 1862.] 

Con la capitulación de San Mateo, la prisión de Miranda,^ 10 
el extrañamiento de Bolívar, y reducción a la impotencia de 
los más influyentes patriotas, todo el territorio venezolano 
volvió a caer bajo la dominación española. El Gobierno de 
la Peiünsula ^ ordenó, en consecuencia, que se promulgase la 
constitución de Cádiz ;' pero, si bien se promulgó en Caracas* 15 
a fines de 181 2, Monteverde resolvió por propia autoridad 
aplicar solamente lo que él llamaba '4ey de la conquista." 

^A nosotros los norteamericanos nos interesa particularmente el general 
francisco de Miranda, por haberse distinguido en el ejército francés que nos 
ayudó en nuestra guerra de independencia. Más tarde peleó en las filas del 
ejército revolucionario francés. Era un hombre valiente, pero visionario, e 
irresoluto en los momentos críticos. Tenía toda su vida el sueño grandioso de 
redimir de la dominación española a toda la América, sueño que nunca pudo 
realizar, por no tener la fortaleza para sobreponerse a los infortunios. Preso 
por Monteverde en 181 2, murió cuatro años después en un calabozo español. 
A pesar de su mal éxito, los latinoamericanos veneran su memoria, llamándole 
con el apodo del "Quijote de la libertad en ambos mundos." 

' Es dedr, de España. 

• Cuando Napoleón se apoderó de la mayor parte de España, los españoles 
patriotas se refugiaron en el sudoeste de la península, escogiendo Cádiz como 
capital. Allí se estableció una regencia, y se elaboró la constitución llamada de 
Cádiz, que por primera vez dio a todos los nacidos en los dominios americanos 
de España el derecho de ser considerados ciudadanos de la metrópoli. Pero 
ya era tarde. Los hispanoamericanos querían ser independientes. 

< Capital de Venezuela desde la época de los conquistadores hasta el tiempo 
actual. Está a 12 kilómetros del mar de las Antillas y del puerto de la Guaira. 
— Para los lugares mencionados en este capítulo, véanse los mapas de las 
páginas 84 y 85. 



58 SOUTH AMERICAN HISTORY 

Apenas hubo atentado ni crimen que no cometiese en Caracas 
durante los doce meses de su dictadura absoluta, y en el 
interior le secundaron tenientes cuyos apellidos se han perpe- 
tuado como sinónimos de ferocidad y vandalismo : Yáñez, 

5 Cerveris, Antoñanzas, Zuazola, Rósete, Boves. De cómo 
pensaban y procedían los nuevos conquistadores juzgúese 
por el siguiente párrafo de una carta que Francisco Cerveris 
dirigió a Monteverde el i8 de junio de 1813 : **No hay más. 
Señor, que un gobierno militar ; pasar todos estos criollos ^ 

10 por las armas : yo le aseguro a VS. que ninguno de los que 
caigan en mis manos se escapará. No debemos estar ni por 
Regencia, ni por Cortes, ni por Constitución,^ sino por nuestra 
seguridad y el exterminio de tanto insurgente y bandido. 
Yo bien conozco que no se puede acabar con todos; pero 

15 acabar con los que puedan hacer de cabezas, y los demás, a 
Puerto Rico, a la Habana, o a España con ellos." 

A lo que replicaron los patriotas con la proclamación de la 
guerra a muerte. Entre los escapados de Caracas en agosto 
de 181 2, iba el Dr. Antonio Nicolás Briceño, diputado al 

20 primer congreso venezolano, jurisconsulto eminente, miembro 
de familia ilustre desde los tiempos de la conquista, "de 
carácter apacible — agrega un deudo suyo — aunque suma- 
mente impresionable, lleno de nobles sentimientos, y modelado 

1 En otro lugar dice Fortoul : " En las Indias Occidentales se distingiiían 
siete castas, a saber: i* los españoles nacidos en Europa; 2* los es[>añoles 
nacidos en América, llamados criollos; 3* los mestizos, descendientes de blanco 
e indio; 4^ los mulatos, descendientes de blanco y negro; 5* los zambos, descen- 
dientes de iridio y negro ; 6* los indios, y 7* los negros. ... En Venezuela, a 
todas las personas que no eran de raza pura se les llamaba habitualmente pardos , 
casta que a fines de la Colonia componía la mitad de la j)oblaci6n total." Como 
se explicará más adelante, la rebelión venezolana fué al principio la obra de los 
criollos. Hasta más tarde no querían los pardos tomar parte en ella. 

2 Aquí se refiere a la Regencia y a las Cortes que se habían establecido en 
Cádiz durante la invasión francesa, y a la susodicha Constitución de Cádiz. 



LA GUERRA A MUERTE 59 

en materia de política no por la República de Washington 
sino por las de Bruto y de Dantón." ^ Llegado a Cartagena 
de Indias,* dióse Briceño a formar un cuerpo de voluntarios 
para expedicionar sobre Venezuela, y al efecto circuló un 
papel el 16 de enero de 18 13 con las siguientes principales s 
proposiciones : — Serán admitidos en la expedición todos los 
criollos y extranjeros que quieran unirse. Como el primer 
objeto de esta guerra es destruir en Venezuela la raza maldita 
de los españoles europeos, en que van inclusos los isleños de 
Canarias,* no serán admitidos en la expedición, por patriotas 10 
y buenos que parezcan. Tampoco se admitirán oficiales 
ingleses, por ser aliados * de los españoles, a no ser que con- 
sienta en ello la mayoría de la oficialidad. Las propiedades 
de todos los españoles europeos que se encontraren en el terri- 
torio rescatado, se dividirán en cuatro partes : una para los is 
oficiales, otra para los soldados, y dos para el Estado. Las 
propiedades de los naturales del país serán respetadas. 

^ Refiriéndose a Bruto, principal autor de la revolución que expulsó de Roma 
a los Tarquinos e instituyó la república, y a Dantón, uno de los jefes más nota- 
bles de la Revolución francesa, se sobrentiende que no quería Briceño que la 
nueva república imitara al federalismo norteamericano, sino al unitarismo de 
las repúblicas romana y francesa. También Bolívar era unitario. En toda la 
historia de Venezuela se puede observar cierta contradicción entre la forma de 
las constituciones y la realidad. Por la forma imitan al sistema federalista 
norteamericano, pero en la práctica son imitarios; es decir, la mayor o menor 
autonomía de las provincias o estados ha dependido siempre del gobierno cen- 
tral. De un modo general, se puede decir lo mismo de todos los países latino- 
americanos. 

* Ciudad de Colombia, a orillas del mar Caribe ; hoy día llamada simple- 
mente Cartagena. También Colombia se había rebelado contra la metrópoli 
en 1810. 

' Archipiélago del Atlántico. Todavía pertenece a España. 

* En esta época hada Inglaterra la guerra a Francia, y por esto no quería 
ofender al gobierno provisional de Cádiz. Pero se verá más adelante que 
muchos aventureros ingleses ayudaron a los patriotas venezolanos. 



6o SOUTH AMERICAN HISTORY 

Cuando algún oficial o soldado se haga digno de un premio 
en dinero, se sacará éste de la masa común. Será mérito 
suficiente para recibir premio o grado en el ejército, presentar 
un número de cabezas de españoles europeos o isleños: el 

5 soldado que presentare 20 cabezas será ascendido a alférez ; 
30 valdrán el grado de teniente ; 50 el de capitán, etc. 

Con semejante plan pasaron Briceño y sus compañeros a 
Cúcuta,^ donde Bolívar ^ y el coronel granadino Manuel del 
Castillo estaban esperando instrucciones del Grobiemo de 

10 Santa Fe * para invadir a Venezuela. Ambos jefes aceptaron 
(20 de marzo) el convenio de Cartagena, si bien poniéndole 
algunos reparos : — que no se fusilaría sino a los españoles 
que se encontrasen con las armas en la mano; que a los 
demás se les haría marchar con el ejército para vigilarlos ; y que 

IS se sometería el convenio a la consideración del congreso general 
de la Nueva Granada. Lo último, sin embargo, era pura 
apariencia, al menos respecto de Bolívar, pues aunque venía 

* Comarca fronteriza colombiana, en el nordeste del país. 

* Después del desastre de 181 2, Bolívar se había embarcado para Curazao, 
isla del mar Caribe, de donde pasó a Cartagena de Indias, para tomar parte 
en las primeras campañas libertadoras de la Nueva Granada. Tenía entonces 
treinta años. Así le describe al joven el historiador argentino Mitre: "Nada 
en su estructura física prometía un héroe. Era de baja estatura — cinco pies 
seis pulgadas inglesas, — de pecho angosto, delgado de cuerpo y de piernas 
cortas y flacas. Esta armazón desequilibrada tenía por coronamiento una 
cabeza enérgica y expresiva, de óvalo alongado y contornos irregulares, en que 
se modelaban incorrectamente facciones acentuadas. . . . Tenía una frente 
alta, pero angosta por la depresión de los parietales, y con prematuras arrugas 
que la surcaban horizontalmente en forma de pliegues; los pómulos salientes 
y las mejillas marchitas y hundidas; una boca de corte duro, con hermosos 
dientes y labios gruesos y sensuales ; y en el fondo de cuencas profundas, unos 
ojos negros, grandes, y rasgados, de brillo intermitente y de mirar inquieto y 
gacho, que tenían caricias y amenazas cuando no se cubrían con el velo del 
disimulo." 

3 Se refiere a Santa Fe de Bogotá, capital de Colombia. Por lo común se 
llama simplemente Bogotá. 



LA GUERRA A MUERTE 6l 

sirviendo al Gobierno granadino desde fines de diciembre, 
y aun cuando se retardó en Cúcuta aguardando la autorización 
de Bogotá para continuar la guerra en territorio venezolano, 
su propósito fué siempre obrar por propia cuenta y llevar al 
cabo de todos modos el plan de Briceño, que era también s 
el suyo. Desavínose con Castillo; se aprovechó de la cir- 
cunstancia de haber éste renunciado el mando de las fuerzas 
expedicionarias; obtuvo al fin, por medio del Presidente 
granadino Camilo Torres, su amigo personal, el deseado per- 
miso de marchar como jefe supremo a las provincias de Mérida lo 
y Trujillo,^ y desde entonces (abril), ya no se atuvo a órdenes 
ni instrucciones del Gobierno granadino. Los más notables 
entre los oficiales venezolanos que le acompañaban — José 
Félix Ribas y Rafael Urdaneta — le eran incondicionalmente 
adictos, y los granadinos como Atanacio Girardot y Antonio is 
Ricaurte se apasionaron en seguida por la temeraria aventura 
del impetuoso caraqueño. 

Briceño, que se había adelantado a San Cristóbal,^ empezó 
a ejecutar su plan de Cartagena, fusilando a los dos únicos 
españoles que encontró en la ciudad, y excediéndose, si merece 20 
fe el historiador Díaz,* hasta escribir cartas con la sangre de 
sus víctimas. Hecho lo cual, se internó con unos 250 hombres 
hacia la provincia de Barinas ; ^ pero le atacó a la improvista 
el español Yáñez, lo tomó prisionero, y lo condujo a Barinas, 
donde fué fusilado el 15 de junio. El Gobernador de esta 25 
provincia, D. Antonio Tízcar, había declarado desde el 3 de 
mayo en una orden general, que "sus tropas no darían cuartel 
ni a los rendidos." 

* Mérida y Trujillo eran provincias antiguas del oeste de Venezuela. 

* Ciudad venezolana cerca de la frontera del oeste. 

^ José Domingo Díaz, historiador venezolano contemporáneo de la guerra de 
la independencia. Era partidario de los españoles. 

* Provincia antigua del oeste de Venezuela. 



62 SOUTH AMERICAN HISTORY 

A Briceño se le atribuye haber dicho ante el consejo de 
guerra : ** Yo he apreciado a los buenos españoles ; he querido 
la libertad tanto para ellos como para mis compatriotas; 
tuve gran parte en la salvación de los conjurados de Va- 

5 lencia ; ^ los horrores cometidos en mi patria y en toda la 
América por los enemigos de mi causa, me impelieron a 
seguir la práctica de represalias que conforme al derecho 
de gentes se adoptó en Cartagena; mi plan fué im ardid 
militar para concluir la guerra a poca costa." ¡ Funesta 

lo alucinación de un gran patriota! Y es lo peor, que 
cuando Briceño sufría la misma pena con que amenazara 
a sus adversarios, Bolívar, igualmente ciego, proclamaba 
un sistema de represalias que iba a ser no menos funesto 
para la patria. 

IS El 8 de junio dijo en su proclama de Mérida : "Las víctimas 
serán vengadas : los verdugos serán exterminados. Nuestra 
bondad se agotó ya, y puesto que nuestros opresores nos 
fuerzan a una guerra mortal, ellos desaparecerán de América, 
y nuestra tierra será purgada de los monstruos que la infestan. 

2o Nuestro odio será implacable, y la guerra será a muerte.'* 
A los siete días, el 15 de junio, agregó en Trujillo: *^Los 
españoles nos han aniquilado con la rapiña y destruido con 
la muerte ; han violado los derechos sagrados de las gentes, 
infringido las capitulaciones y los tratados más solemnes; 

25 cometido, en fin, todos los crímenes, reduciendo la República 
de Venezuela a la más espantosa desolación. Así, pues, la 
justicia exige la vindicta, y la necesidad nos obliga a tomarla. 
. . . Todo español que no conspire contra la tiranía en favor 

* En junio de 181 1 los españoles de Valencia, ciudad a unos 150 kilómetros 
al oeste de Caracas, se habían sublevado contra el nuevo gobierno republicano. 
Sólo al cabo de un mes y a costa de sangrientos combates había recuperado el 
Gobierno la ciudad, tomando presos a muchos españoles. Pero a principios 
de 181 2 se les indultó a todos. 



LA GUERRA A MUERTE 63 

de la justa causa, por los medios más activos y eficaces, 
será tenido por enemigo, castigado como traidor a la patria, 
y en consecuencia será irremisiblemente pasado por las armas. 
Por el contrario, se concede un indulto general y absoluto a 
los que pasen a nuestro ejército con sus armas o sin ellas. ... 5 
Los españoles que hagan señalados servicios al Estado, 
serán tratados como americanos. . . . Españoles y canarios, 
contad con la muerte, aun siendo indiferentes, si no obráis 
activamente en obsequio de la libertad de Venezuela. Ameri- 
canos, contad con la vida, aun cuando seáis culpables." Y el 10 
28 de junio en San Carlos:^ "Por última vez, españoles y 
canarios, oíd la voz de la justicia y de la clemencia. Si 
preferís nuestra causa a la de los tiranos, seréis perdonados y 
disfrutaréis de vuestros bienes, vidas, y honor ; y si persistís 
en ser nuestros enemigos, alejaos de nuestro país o preparaos 15 
a morir." 

Ya van a verse las fatales consecuencias de tan exasperado 
lenguaje. Apuntemos, entre tanto, una consideración de 
orden general. Si es cierto que cuantas violencias se atri- 
buyeron a las autoridades españolas de esta época están 20 
comprobadas por la tradición, los documentos, y la historia, 
también es verdad que los patriotas venezolanos, enloquecidos 
por la lucha, no repararon durante los años de 13 y 14 que el 
sistema de guerra a muerte favorecía más bien a sus enemigos, 
dueños de casi todo el territorio. Que oscuros y desalmados 25 
aventureros, como Monteverde y sus tenientes, quisiesen 
acabar con los blancos criollos, es cosa explicable por el interés 
personal, pues en la guerra americana buscaban solamente 
ascensos militares y recompensas materiales; pero que un 
patricio de vasta ilustración política, como el Dr. Antonio 30 
Nicolás Briceño, se acordase únicamente de imitar el heroísmo 

* A unos 200 kilómetros al sudoeste de Caracas. 



64 SOUTH AMERICAN HISTORY 

bárbaro de sus antepasados los conquistadores, cual si dura- 
sen aún las guerras de raza a raza que ensangrentaron el siglo 
XVI; que otro patricio de refinada cultura como Bolívar, 
educado en las capitales europeas, olvidase que descendía de 
5 aquel primer D. Simón de Bolívar,^ tan hidalgo por la sangre 
cuanto por su alto entendimiento; que hombres nacidos en 
limpia y noble cuna como José Félix Ribas, Rafael Urdaneta, 
Santiago Marino, Juan Bautista Arismendi, y tantos más, 
se contagiasen en seguida de la pasión vandálica de un Tízcar ^ 

lo o un Cerveris,^ es cosa que revela un descarrío mental apenas 
comprensible. Porque si aniquilar a los criollos entraba 
en el interesado propósito de los jefes españoles, fundar la 
patria y acrecerla en población y riqueza era el objetivo de 
los jefes venezolanos. Al equipararse éstos en salvajismo 

IS con aquéllos, no hicieron más que retardar el triunfo definitivo 
de la Independencia. Bolívar mismo tuvo en ocasiones, 
como se verá luego, conciencia de su error, cuando intentó 
paliar el mal que desencadenara su reto insensato de Mérida, 
Trujillo, y San Carlos ; pero todo su genio no fué bastante 

20 para desengañarle por completo hasta 1816.^ Sólo entonces, 
el 6 de julio, estampó categóricamente en una proclama la 
declaración que la patria le hubiera agradecido tres años 
antes: "La guerra a muerte que nos han hecho nuestros 
enemigos, cesará por nuestra parte : perdonaremos a los 

25 que se rindan, aunque sean españoles . . . ningún español 
sufrirá la muerte fuera del campo de batalla." 

^ Don Simón de Bolívar fué el primero de la familia que se estableció en 
Caracas. Era procurador general de la colonia a fines del siglo XVI. 

2 Véase arriba, página 61, renglón 26. 

^ Véase arriba, página 58, renglón 5. 

^ Es decir, tres años después de los acontecimientos de este capítulo, y al 
principio del segundo período de la rebelión venezolana, del cual trata el capí- 
tulo IV. 



LA GUERRA A MUERTE 65 

Desde la Grita/ de donde salió el 17 de mayo (1813), hasta 
Caracas, recuperada el 7 de agosto, el pequeño ejército ^ de 
Bolívar corrió de triunfo en triunfo, los cuales aseguraron 
por el pronto la libertad de las provincias de Mérida, Trujillo, 
y Caracas. s 

A mediados de agosto tuvo Bolívar que ausentarse de la 
capital para dirigir de cerca las operaciones contra la plaza 
de Puerto Cabello,^ donde se había refugiado Monteverde con 
los restos de su ejército. La atacó varias veces sin otro 
resultado que el de tomar prisionero al bárbaro Zuazola (2 de 10 
setiembre). Propuso a Monteverde canjearlo por el coronel 
patriota Diego Jalón, y además entregarle cuatro prisioneros 
realistas por otros tantos republicanos. A lo que se negó 
aquél, advirtiendo que en lo sucesivo, por cada español 
sacrificado mandaría fusilar dos americanos. El general 15 
Rafael Urdaneta, a nombre de Bolívar, replicó: **Si el in- 
truso ex-gobernador Monteverde está pronto a sacrificar dos 
americanos por cada español o canario, el Libertador de 
Venezuela está pronto a sacrificar seis mil españoles y canarios 
que tiene en su poder, por la primera víctima americana. ''20 
En seguida se mandó ahorcar a Zuazola. Insistió, empero, 
Bolívar en canjear prisioneros, ofreciendo ahora dos españoles 
por cada americano ; mas persistió Monteverde en exceptuar 
a Jalón, y rotas las negociaciones fusiló a cuatro oficiales 
patriotas. En setiembre llega a Puerto Cabello un regimiento 25 
enviado desde Cádiz, con lo que se decide Monteverde a salir 
de la plaza tomando la ofensiva. Los nuestros, al mando de 
Urdaneta y de los granadinos Girardot y d'Elhuyar, le derrotan. 

* Pueblo venezolano muy cerca de la frontera del oeste. 

2 En este momento tenía Bolívar apenas 600 soldados. Las fuerzas que 
había de vencer alcanzaban a cerca de 6,000 hombres. 

• Ciudad venezolana a orillas del mar de las Antillas, a unos 150 kilómetros 
al oeste de Caracas. 



66 SOUTH AMERICAN HISTORY 

Monteverde, herido en la retirada, vuelve a encerrarse en 
Puerto Cabello, hasta que en enero de 1814 sus propios 
oficiales le obligan a embarcarse para las Antillas. 
Pero la patria estaba a punto de perderse otra vez, no ya 

5 como en 181 2 por la pusilanimidad de su dictador, pues que 
Bolívar, a diferencia de Miranda, pecaba antes bien por su 
temeraria audacia, sino porque los españoles encontraron en 
la clase de los mestizos o ^* pardos," ^ que era la más numerosa, 
su mejor aliado. Los pardos, en efecto, formaron en su mayor 

10 parte el ejército de José Tomás Boves, que iba a destruir la 
naciente República. Boves, nacido en España, y cuyo ver- 
dadero apellido era Rodríguez, hallábase en Puerto Cabello 
en 1808 al servicio de unos mercaderes llamados Joves. 
Perseguido como contrabandista, logró que se le conmutase 

isla pena de presidio, gracias a la intervención de los Joves, 
de quienes imitó luego el apellido cambiándole la primera 
letra. Cuéntase que en 181 1 se alistó en las filas patriotas 
y que disgustado con sus jefes, por motivos que las crónicas 
no aclaran, se pasó al año siguiente a la causa realista. 

20 Su nombre surge de la oscuridad en 181 3. Enamorado de 
las costumbres primitivas de los llaneros,^ gente a la sazón 

^ Véase arriba, página 58, nota i. 

2 En la éj)oca de la rebelión la caballería se componía de los llaneros o, como 
se llamaban en el sur de la América meridional, los gauchos. Así los describe 
a estos cow-boys el historiador argentino Mitre: "El llanero era en 1810 una 
agrupación heterogénea de indígenas, negros, zambos, mulatos, y mestizos 
mezclados con irnos j)ocos españoles, que la influencia del medio y las comxmes 
ocupaciones habían refundido en un tipo característico. Esparcidos en una 
vasta superficie, viviendo en chozas aisladas, sin más medios de comimica- 
ción que el caballo, los llaneros endurecidos en las fatigas y familiarizados con 
los peligros, eran resueltos y vigorosos, diestros en el manejo de la lanza, jine- 
tes, nadadores, y sobrios. Una silla de montar de cuero crudo y una manta 
constituía todo su arreo ; un pedazo de carne de vaca sin sal o leche cuajada 
era todo su alimento; un calzón corto que no cubría la rodilla y ima camisa 



LA GUERRA A MUERTE 67 

inculta y dada a todo género de aventuras, no tardó en hacerse 
jefe de numerosa banda y en adquirir gran prestigio. Va- 
liente a toda prueba, aventurero por instinto, impasible en 
la derrota, ebrio en el triunfo, tolerante con los excesos de sus 
parciales, feroz hasta el delirio contra sus enemigos, Bovess 
mezcla en su alma el ímpetu salvaje del llanero, y su astucia 
y su fatalismo, con toda la crueldad de un Zuazola, de un 
Antoñanzas, de un Cerveris. El 3 de febrero de 1814 gana 
su primera batalla destrozando las tropas de Campo Elías,^ 
y se adelanta rápido a los valles de Aragua.^ 10 

Bolívar, sabedor del desastre, deja en Caracas a Ribas y 
vuela a Valencia. Fuerza es detenernos aquí para escribir 
la página más triste acaso de su vida pública, el episodio más 
sombrío de su sistema de guerra a muerte. Cuando a prin- 
cipios de agosto de 1813 se aproximaba a Caracas, encontró is 
en la Victoria ^ una comisión enviada desde aquella ciudad por 
el Capitán General D. Manuel del Fierro, con el fin de ajustar 
las cláusulas de una capitulación. Convínose en que todas 
las plazas de la provincia se entregarían sin demora a las auto- 
ridades republicanas ; que se concedería pasaporte para emi- 20 
grar a cuantos españoles lo solicitasen en el plazo de dos meses, 
y que el convenio se presentaría al día siguiente al Capitán 
General, para su ratificación dentro de veinticuatro horas. 

amplia que llegaba hasta la mitad de los muslos, con im sombrero de paja de 
alas anchas, todo su vestido ; y su arma se reducía a una lanza, compuesta de 
un rejón enastado en un gajo del bosque silvestre, construida por Sus manos." 

^ Uno de los generales más notables de Bolívar. Era español, pero su 
pasión dominante era un odio mortal a sus paisanos. Se cuenta que dijo : 
"Después que haya matado a todos los españoles, me degollaré yo mismo, y 
así no quedará ningimo." 

• Los valles de Aragua están al sudoeste de Caracas. En ellos tuvieron lugar 
muchas batallas de la rebelión venezolana. 

' En los valles de Aragua, a unos 75 kilómetros al sudoeste de Caracas. 



68 SOUTH AMERICAN HISTORY 

Desde la Victoria, Bolívar escribió a Fierro: "Esta capitu- 
lación será cumplida religiosamente para oprobio del pérfido 
Monteverde y honor del nombre americano/' Pero, entre 
tanto, Fierro y las autoridades españolas, imitando el ejemplo 

5 de Miranda, huyeron a la Guaira ^ y se embarcaron o para 
las Antillas o para Puerto Cabello. Al ocupar Bolívar a 
Caracas y la Guaira, y aunque las guarniciones de estas 
plazas se entregaron sin resistencia, mandó prender a todos 
los españoles y canarios sospechosos. Envió comisionados 

lo a Puerto Cabello a proponer a Monteverde la ratificación del 
convenio de la Victoria, o al menos el canje de prisioneros. 
Monteverde opuso condiciones inaceptables y se rompió 
el tratado. Quedaron en consecuencia presos los españoles 
y canarios, a excepción de unos pocos a quienes se indultó, 

15 y uno que otro fusilado al intentar fugarse. En 4 de setiembre 
(1813) el Gobernador inglés de Curazao ^ escribió a Bolívar 
intercediendo por los prisioneros, y se le contestó desfavo- 
rablemente el 2 de octubre, alegando que las medidas de cle- 
mencia no habían dado los resultados apetecidos, que los 

2o españoles a quienes se concedió pasaportes para ultramar 
volvieron a alistarse en las filas realistas, y que los atentados 
del enemigo obligaban a ejercer represalias. Sin embargo, 
no se procedió por el pronto contra los presos. En los pri- 
meros días de febrero (18 14) túvose noticia de la marcha de 

asBoves hacia el Centro.^ Temeroso entonces el comandante 
de la Guaira, coronel Leandro Palacio, de que los presos 
intentasen un golpe de mano, pidió instrucciones a Bolívar. 

* La Guaira, o la Guayra, es hoy día el puerto de mar más activo de Vene- 
zuela. Está a 12 kilómetros de Caracas. 

2 La isla de Curazao (se escribe también Curasao o Curasao) pertenece hoy 
día a Holanda. Está a 75 kilómetros de la costa norte de Venezuela. Produce 
gran cantidad de naranjas, cuya corteza sirve para preparar el licor curasao. 

3 Se refiere al centro político del país ; es decir, a Caracas y lugares cercanos. 



LA GUERRA A MUERTE 69 

Este, exasperado por el triunfo de Boves, le coi^testó desde Va- 
lencia el día 8 : "Por el oficio de VS. de 4 del actual, que acabo 
de recibir, me impongo de las críticas circunstancias en que 
se encuentra esa plaza, con poca guarnición y un crecido 
número de presos. En consecuencia, ordeno a VS. que in-s 
mediatamente se pasen por las armas todos los españoles 
presos en esas bóvedas y en el hospital, sin excepción alguna." 
Y despachó al mismo tiempo igual oficio al comandante de 
Caracas, coronel Juan Bautista Arismendi. 

Cómo se cumplió tan bárbara orden lo dicen con su tremenda 10 
concisión los partes oficiales. Palacio escribe desde la Guaira, 
13 de febrero de 1814: "En obedecimiento a orden expresa 
del Excmo. Señor General Libertador para que sean de- 
capitados todos los presos españoles y canarios reclusos en las 
bóvedas de este puerto, se ha comenzado la ejecución pasándose 15 
por las armas esta noche 100 de ellos." 14 de febrero : "Ayer 
tarde fueron decapitados 150 hombres de los españoles y 
canarios encerrados en las bóvedas de este puerto, y entre 
hoy y mañana lo será el resto de ellos." isde febrero : "Ayer 
tarde fueron decapitados 247 españoles y canarios, y sólo 20 
quedan en el hospital 20 enfermos, y en las bóvedas 108 crio- 
llos." 16 de febrero : "Hoy se han decapitado los españoles 
y canarios que estaban enfermos en el hospital, últimos restos 
de los comprendidos en la orden de S.E." — Total 517. 
Desde Caracas participa Arismendi al Secretario de la Guerra 25 
el 25 de febrero: "Se servirá VS. elevar a la consideración 
del Excmo. General en Jefe, que la orden comunicada por 
VS. con fecha 8 de este mes se halla cumplida, habiéndose 
pasado por las armas, tanto aquí como en la Guaira, todos 
los españoles y canarios que se hallaban presos, en número 30 
de más de 800, contando los que se han podido recoger de los 
que se hallaban ocultos. Pero habiéndose presentado a este 



70 SOUTH AMERICAN HISTORY 

Cjrobiemo y al público un número de dudadanos beneméritos 
garantizando la conducta de varios de los individuos que 
según la citada orden de 8 de febrero debían ser decapitados, 
he creído deber condescender para evitar cualquiera entor- 

s pecimiento de la dicha orden, esperando las ulteriores disposi- 
ciones de S.E. Incluyo a VS. copia del oficio que he pasado 
sobre este particular al ciudadano Gobernador político,^ y 
la lista que me ha remitido, a fin de que determine S.E. lo 
que tenga por conveniente.'' 

lo El 24 de febrero, el Secretario de Estado, Muñoz Tébar, 
publica en San Mateo,^ por orden del Libertador, un Mani- 
fiesto destinado a justificar las matanzas de Caracas y la 
Guaira. Reseña los conocidos atentados de los jefes realistas 
desde 181 2; repite que ninguno de los españoles indultados 

15 había desistido de la lucha; advierte que los prisioneros 
estaban de acuerdo con Boves, para sublevarse en el momento 
oportuno ; que, descubierto el plan, respetar sus vidas hubiera 
sido "aventurar manifiestamente el destino de la República, 
cuya pérdida anterior la causó la sublevación de los prisioneros 

20 españoles en el castillo de Puerto Cabello,'' y agrega: "Los 
prisioneros españoles han sido pasados por las armas, cuando 
su impunidad esforzaba el encono de sus compañeros ; cuando 
sus conspiraciones en el centro mismo de los calabozos, apenas 
desbaratadas cuando resucitadas, nos han impuesto la dura 

25 medida a que nos había autorizado, mucho tiempo há, el 
derecho de las represalias." — Con igual derecho de repre- 
salias van a justificar sus barbaridades los realistas Boves, y 
Rósete, y Morales. Exasperado Bolívar, no reñexionó que 
su nombre, lo mismo que el de sus tenientes (Arismendi había 

* Se emplea la palabra político en las frases gobernador y jefe politico^ para 
distinguir esta clase de oficial de los gobernadores y jefes militares, 

* Puebledto en las inmediaciones de Victoria. 



LA GUERRA A MUERTE 7 1 

sacrificado antes en Margarita ^ 29 prisioneros, Marino en 
Cumaná ^ 200, Campo EKas en los llanos un número incon- 
table), no reflexionó que su nombre, y el de tantos héroes de 
la patria, iban a quedar en la historia de 18 14 confundidos 
con los de aquellos vándalos, bajo la misma horrenda manchas 
del crimen. Tristes tiempos, cuando hasta el genio enloquece, 
y apaga él mismo la antorcha que le guía al porvenir. 

El día en que empezaron las hecatombes de la Guaira y 
Caracas, el 12 de febrero, José Félix Ribas logra rechazar a 
Boves en la Victoria. Triunfo efímero. Boves se rehace, 10 
y el 28, a la cabeza de 7000 hombres,^ ataca a Bolívar en San 
Mateo. La batalla queda indecisa : Boves, herido, se ausenta 
por imos días. Sucédense escaramuzas y maniobras en los 
contomos de San Mateo. El 20 de marzo reaparece Boves 
al frente de su ejército ; renueva el ataque hasta el 25 ; y yais 
a punto de apoderarse del parque republicano, custodiado 
por el granadino Antonio Ricaurte, éste despide a sus soldados, 
prende fuego a las cajas de pólvora, y perece con gran número 
de enemigos.^ El 30 de marzo, Boves contramarcha con el 

*Isla del mar de las Antillas, en las costas de Venezuela. Todavía per- 
tenece a Venezuela. 

*Aquí se refiere a la antigua provincia de Cumaná, en las costas del mar 
Caribe y al sur de la isla de Margarita. 

' No hay que menospreciar estas batallas, a pesar del corto número de los 
combatientes. No pudiéramos hacerlo sin menospreciar al mismo tiempo las 
de nuestra propia guerra de independencia. En Bunker Hill pelearon sólo 
1,500 americanos y 2,500 ingleses. En el sitio de Yorktown tomaron parte 
20,000 hombres, y 15,000 en Ayacucho, la última batalla de la guerra sud- 
americana. 

* El historiador argentino Mitre describe así el sublime sacrificio de Ricaurte : 
"Perdido el parque, estaba perdida la batalla. La expectativa fué angustiosa. 
La coliunna flanqueadora avanza a paso de carga ; llega a la casa, situada en 
lo alto del cerro, y dando alaridos de triunfo, su cabeza penetra j)or sus puertas 
sin resistencia. En aquel instante ima estruendosa explosión hizo estremecer 
el campo y los corazones. £1 parque se había incendiado ; la casa había desa- 



72 SOUTH AMERICAN HISTORY 

intento de batir a Marino, que por el Sur se aproximaba con 
3,500 Hombres; al día siguiente se encuentran, y después 
de impetuosas cargas por una y otra parte, retíranse ambos. 
A principios de abril se hallaba en San Carlos ^ el español 

sD. José Ceballos, con una división de hasta 4,000 hombres. 
Bolívar ordena a Marino que marche contra él desde la Vic- 
toria. El 16 de abril lo desbarata Ceballos. El 30 llega a 
San Carlos el Capitán General D. Juan Manuel Cajigal, y 
sumando sus tropas con las de Ceballos — más o menos 6,000 

10 — marcha sobre Valencia.^ Pero Bolívar le gana la batalla 
de Carabobo^ el 28 de mayo, aunque con fuerzas inferiores 
en número (5,000 hombres). Empero, ya se acercaba el 
desastre final. Boves sale de Calabozo* con 5,000 jinetes y 
3,000 infantes; el 15 de junio encuentra a 2,300 soldados 

IS que mandan Bolívar y Marino, y en breves horas acaba con 
ellos. Más de 1,000 patriotas quedan en el campo. Antonio 
Muñoz Tébar y Antonio Rafael Mendiri, secretarios del 
Libertador, mueren en lo más recio del combate. Todos 

parecido y gran parte de la columna al parecer triunfante volaba por los aires. 
Ricaurte había hecho volar el depósito de municiones. Sin medios ni esperanza 
de sostener la posición, y comprendiendo que de él dependía la salvación del 
ejército republicano, ordenó a su tropa evacuar el punto, y se pusiera en salvo. 
Él quedó solo con una mecha en la mano. Al penetrar el enemigo en el recinto 
del parque, pone fuego al almacén de pólvora y vuela su alma inmortal junto 
con los miembros despedazados de los asaltantes. Despavoridos los restos del 
enemigo salvados de la explosión se ponen en precipitada fuga. La victoria 
estaba ganada por un hombre solo." 
^ Véase arriba, página 63, nota i. 

2 A unos 150 kilómetros al oeste de Caracas, y llave de todo el valle que 
conduce a la capital. 

3 La llanura de Carabobo, donde tuvo lugar esta batalla, está en las in- 
mediaciones de Valencia. En este mismo lugar ganó Bolívar en 182 1 (a los 
siete años de los acontecimientos de este capítulo) la gran victoria que aseguró 
la independencia de Venezuela. 

^ A unos 200 kilómetros al sur de Caracas. 



LA GUERRA A MUERTE 73 

los prisioneros son fusilados. Bolívar, Marino, y Ribas huyen 
a v^aracas. 

Boves se adelanta a la Victoria, destaca una división sobre 
la capital, y retrocede a asediar a Valencia. Del 19 de junio 
al 9 de julio, el coronel Juan de Escalona, jefe de la guarnición, s 
resiste heroicamente, y no capitula sino cuando quedan ago- 
tados los víveres y municiones. ¿ Será preciso agregar que el 
feroz caudillo olvidó al punto su palabra empeñada de res- 
petar la vida de militares y civiles? Asesinó a lanza o a 
cuchillo a más de 90 personas pacíficas, a 60 y tantos oficiales, 10 
y a 300 soldados. Refiere un historiador realista: "En la 
noche siguiente a su entrada a Valencia (10 de julio), Boves 
reunió todas las mujeres en un sarao, y entre tanto hizo recoger 
los hombres, habiendo tomado precauciones para que no se 
escaparan, y sacándolos fuera de la población, los alanceaban 15 
como a toros sin auxilio espiritual. Solamente el Dr. Espejo 
((jobemador político) logró la distinción de ser fusilado y 
tener tiempo para confesarse. Las damas del baile se bebían 
las lágrimas, y temblaban al oír las pisadas de las partidas 
de caballería, temiendo lo que sucedió, mientras que Boves 20 
con un látigo en la mano las hacía danzar el piquineo, y otros 
sonecitos de la tierra a que era muy aficionado, sin que la 
molicie que ellos inspiran fuese capaz de ablandar aquel co- 
razón de hierro. Duró la matanza algunas otras noches." 

El 6 de julio, Bolívar desocupa a Caracas con los escasos 25 
restos de sus tropas, y seguido de numerosa emigración de 
paisanos, mujeres, y niños (¡ más de 10,000 almas !) emprende 
retirada a Barcelona.^ El camino — dice un historiador 
contemporáneo — '* estuvo todo el día cubierto de una co- 
lumna de gentes de todas clases y edades, que huían despavorí- 30 
das, a pie y cargando cada cual con lo que podía, de las cuales 

* A unos 250 kilómetros al este de Caracas. 



74 SOUTH AMERICAN HISTORY 

casi todas perecieron en el viaje al rigor de cuantas calamidades 
pueden imaginarse. De las cuarenta mil almas a que llegaba 
el vecindario de aquella hermosa capital, quedaron las monjas 
de los dos conventos de la Concepción y el Carmen, algunos 

s frailes, el arzobispo y a su ejemplo los canónigos, y como 
cuatro o cinco mil personas que tuvieron resoludón para 
esperar la muerte en sus casas, sin exponerse a encontrarla 
más cierta entre los riesgos de la fuga.'' A los tres meses 
de horrenda peregrinación, los que pudieron llegar a las costas 

lo de Cmnaná ^ se embarcaron pocos a pocos para Margarita 
y las Antillas inglesas. 

El 8 de julio entra en Caracas la vanguardia del ejército 
realista, a las órdenes de D. Ramón González, quien se apre- 
sura a decir en ima proclama: ** Vuestras vidas serán salvas, 

IS vuestras propiedades ilesas, y vuestra seguridad inviolable." 
Boves, que llega a la capital el i6, repite lo mismo en bandos 
sucesivos de este día, del i8 y del 26 ; mas cuantos patriotas 
cometieron la imprudencia de salir de sus escondites, fueron 
ejecutados a las puertas de la ciudad, o deportados a Cala- 

20 bozo, donde corrieron igual suerte. Además, a los justicias 
de los pueblos vecinos pasó Boves una orden en estos términos 
(25 de julio) : 'Conviene a la seguridad pública el que se 
castiguen los malvados que han sido causa de que se sacri- 
ficasen los europeos, canarios, e hijos del país. En esta inteli- 

asgencia prevengo a V. que tomando los informes de personas 
de probidad, a fin de evitar algún partido de venganza, 
pase inmediatamente por las armas en ese pueblo a los de 
aquella clase, dándome cuenta de haberlo ejecutado ; bien en- 
tendido que hago a V. responsable, si no lo verifica, de 

30 cualquier desgraciado acontecimiento que haya en esa juris- 
dicción." 

i Véase arriba, página 71, nota 2. 



LA GUERRA A MUERTE 75 

Cuando termina el año de 1814, los patriotas no ocupan ya 
sino la isla de Margarita, gracias a la indomable energía con 
que allí se sostuvo Arismendi desde el mes de abril, y contados 
lugares del continente, donde siguen peleando como guerri- 
lleros algunos jefes. El estado general de Venezuela los 
describe uno de los mismos españoles : '* No hay ya provincias ; 
las poblaciones de millares de almas han quedado reducidas, 
imas a centenas, otras a decenas, y de otras no quedan más 
que los vestigios de que allí vivieron racionales. Los caminos 
y los campos cubiertos de cadáveres insepultos, abrasadas xo 
las poblaciones, familias enteras que ya no existen sino en la 
memoria, y tal vez sin más delito que haber tenido una rica 
fortuna de que vivir honradamente. La agricultura entera- 
mente abandonada, y así es que ya no se encuentran en las 
ciudades ni granos ni frutos de primera necesidad. En unáis 
palabra, he visto los templos polutos, y llenos de sangre, y 
saqueados hasta los sagrarios." Otro escribe a un compatriota 
suyo el 29 de diciembre de 1814: "En las últimas acciones 
habrán perecido de una y otra parte más de 12,000 hombres. 
Afortimadamente los más son criollos, y muy raro español. 20 
Si fuera posible arrasar con todo americano, sería lo mejor. 
Si en las demás partes de la América se encontraran muchos 
Boves, yo le aseguro a usted que se lograrían nuestros deseos ; 
pues lo que es en Venezuela, poco ha faltado para verlos 
realizados, pues hemos concluido con cuantos se nos han 25 
presentado." 

Repitamos que las catástrofes dei8i2 y 1814 ponen de 
relieve \mo de los aspectos característicos de la revolución 
venezolana. La idea de Independencia no tuvo durante sus 
primeros periodos raíces profundas en las clases populares :3o 
no fué, por tanto, una reacción espontánea de toda la colonia 
contra el despótico gobierno de la monarquía, mucho menos 



^6 SOUTH AMERICAN HISTORY 

la sublevación del pueblo colonizado contra el pueblo colo- 
nizador. Realmente, en el 19 de abril y en el 5 de julio ^ no 
se ve, a pesar de lo que dijeran entonces los patriotas, el des- 
pertar de un -pueblo "cansado de la esclavitud," antes bien 
s la obra de un pequeño grupo de hombres instruidos y audaces 
que formaban parte de la clase social privilegiada, y que con- 
taminados de las ideas revolucionarias de Inglaterra, Francia, 
y los Estados Unidos, quisieron difundirlas de golpe en la 
masa oscura y pasiva, sobre la cual pesó por tres siglos la dura 

10 dominación de los conquistadores, el anticuado sistema de 
los o atrabiliarios o estultos capitanes generales. Empresa 
más difícil que el desconocimiento, en el papel, de la soberanía 
de España, empeño más largo que el de vencer de vez en cuando 
en los campos de batalla a los ejércitos del rey. 

IS Los ejércitos que combatieron en seguida no se compusieron 
de españoles solos en el campo realista ni de sólo americanos 
en el campo patriota. Los más de los soldados de Mon- 
teverde, Cajigal, Boves, y Morales eran tan venezolanos como 
los de Bolívar, Marino, Ribas, y Urdaneta. La caballería 

20 de Boves, que llegó a contar más de 10,000 jinetes, la formaron 
casi en su totalidad los mismos llaneros que después debían 
seguir la bandera patriota. De modo que si la guerra se 
prolongó por tantos años, y a pesar de la fulgurante campaña 
de Bolívar en 1813, fué justamente porque España, no obs- 

2stante el conflicto internacional que la envolvía en Europa, 
pudo siempre reforzar y rehacer sus batallones con la pobla- 
ción colonial, sin distinción de razas, o más bien apelando a 
los venezolanos mestizos, que componían la mayoría, des- 
confiaban de la nobleza criolla, y no ocultaban su preferencia 

30 por los gobernantes españoles. "Los guerrilleros," dice un 
historiador realista, "que después de 181 1 quisieron formar 

* Véase arriba, página 56, renglones 26 y 32. 



LA GUERRA A MUERTE 77 

partido bajo la voz del -rey, excitaron esta rivalidad entre 
blancos y pardos, llegando a ser proverbio en la boca de los 
europeos exaltados que los pardos eran fieles, y revolucionarios 
los blancos criollos con quienes era necesario acabar.'' Los 
incultos pueblos de esta época temían más a los patriotas que s 
a los españoles. En julio de 1814, escribía de§de Trujillo 
el general Urdaneta: "Los pueblos se oponen a su bien; el 
soldado americano es mirado con horror ; no hay un hombre 
que no sea un enemigo nuestro ; voluntariamente se reúnen 
en los campos a hacernos la guerra ; nuestras tropas transitan 10 
por los países más abundantes, y no encuentran que comer ; 
los pueblos quedan desiertos al acercarse nuestras tropas, 
y sus habitantes se van a los montes, nos alejan los ganados 
y toda clase de víveres ; y el soldado infeliz que se separa de 
sus camaradas, tal vez a buscar alimento, es sacrificado." 15 
Bolívar mismo dijo con despecho en su despedida de Carúpano ^ 
(7 de setiembre) : *'E1 ejército libertador exterminó las bandas 
enemigas ; pero no ha podido ni debido exterminar a unos 
pueblos por cuya dicha ha lidiado en centenares de combates. 
No es justo destruir a los hombres que no quieren ser libres." 20 

Los blancos criollos, autores de la revolución, fueron sus 
primeras víctimas. José María España ^ perece en la horca, 
y sus cuartos, suspendidos en postes de infamia, marcan el 
viacrucis de la libertad desde la Guaira a Caracas. Manuel 
Gual muere en el destierro. Miranda agoniza durante cua- 25 
tro años en inmundas prisiones. Los ''ocho monstruos"^ 

■ 

* Ciudad del nordeste de Venezuela, a orillas del mar Caribe. Allí se em- 
barcó Bolívar, huyendo del país. Al embarcarse, dio un manifiesto en que se 
despidió de sus compatriotas. 

* Huelga decir que los nombres patriotas citados en este párrafo y en el 
siguiente, viven todavía en el corazón de todo venezolano. 

* Después del desastre de 181 2, Monte verde envió presos a España a ocho pa- 
triotas caraqueños, a quienes llamaba " ocho monstruos " en la nota de remisión. 



78 SOUTH AMERICAN HISTORY 

remitidos por Monteverde a la Peninsula, pasan Aás de dos 
años entre los presidiarios de Ceuta,^ hasta que se evaden de 
milagro. Femando del Toro, herido en la campaña de 1811, 
escapa a las persecuciones de Monteverde, y emigra a Trini- 

sdad,^ donde arrastra diez años su pierna de inválido. Su 
hermano el. marqués pierde sus inmensas propiedades, y hasta 
182 1 vive miserablemente, de jardinero, en Puerto de España. 
En la miseria viven también José Ángel Álamo y Cristóbal 
Mendoza y Juan Escalona y Femando Peñalver. El conde 

10 de la Granja y el conde de Tovar mueren asesinados. Fran- 
cisco Espejo es fusilado en Valencia. Los verdugos de Ribas 
renuevan para él'el martirio de José María España, y exponen 
su cabeza en una jaula de hierro sobre el camino de Caracas a 
la Guaira. Familias enteras se sacrifican por la Independencia. 

IS Mueren veinticinco Ribas en veintidós meses. De sola Doña 
Catalina Tovar perecen cuatro hijos. 

Las mujeres patricias emulan a los hombres en su entusiasmo 
por la libertad y en su heroísmo. Ya en 181 1 concurrían 
a aplaudir a los tribunos de la Sociedad Patriótica.^ En el 

20 curso de la guerra sostienen con actos y palabras la constan- 
cia de los libertadores. Doña Juana Antonia Padrón, madre 
de los Montillas, les dice cuando salen a campaña: *'No hay 
que volver a mi presencia, si no volvéis victoriosos." Doña 
María Antonia Bolívar acompaña a su hermano el Libertador 

25 en la dolorosa retirada de 1814. Doña Josefa María Palacio, 
tía del mismo y viuda de Ribas, se encierra por seis años en 
su casa, jurando que no saldrá de ella mientras la patria sea 
esclava. No se cuentan las que abandonan su antes regalada 

^ Ciudad española en la costa de Marruecos. 

^ Isla inglesa al norte de la costa venezolana. La capital es Port oí Spain 
(Puerto de España). 

'En 1 810, primer año de la rebelión, se había creado en Caracas una "So- 
ciedad patriótica" para fomentar la propaganda en favor de la independencia. 



LA GUERRA A MUERTE 79 

existencia para emigrar a los campos y a las Antillas, donde 
ganan la vida trabajando en las más bajas condiciones. Las 
hay que no olvidan en su infortunio el sentimiento de la 
compasión para con sus propios enemigos. Doña Dolores 
Jerez, esposa del terrible patriota Antonio Nicolás Briceño,^^ 
le escribe desde Nueva Granada estas frases de incomparable 
ternura: "¡Quién fuera tan dichosa que respirara el aire 
libre de Venezuela ! Sobre lo que me dices de los desgraciados 
españoles, quiero que Dios ponga tiento en tus justicias, y que, 
sin faltar a la razón, cumplas con la caridad que es lo primero. 10 
. . . Algunas letras van borradas, porque hoy estoy triste 
y te escribo llorando." Otras revelan almas indomables. 
Doña Luisa Cáceres, cuyo padre muere asesinado en Ocumare 
por las tropas de Rósete (en marzo de 1814), sale de Caracas 
con su madre en la emigración del mes de julio ; después de 15 
penalidades sin cuento, a los tres meses se embarcan para 
Margarita ; en diciembre se casa Luisa en la Asunción ^ con 
el coronel Juan Bautista Arismendi; en setiembre de 1815, 
cuando cmnplía apenas sus 16 años, se apoderan de ella los 
españoles, la encierran en noviembre en un calabozo, donde da 20 
a luz su primer hijo, que muere al nacer ; el brigadier español 
Pardo escribe al Capitán General Moxó : "La mujer de Aris- 
mendi ha dado a luz en su prisión un nuevo monstruo. . . . 
Arismendi, según voz, ha hecho matar a nuestros prisioneros, 
y en este caso convendría decapitar a su mujer" ; en marzo 25 
de 1816, la trasladan a la Guaira y de aquí, bajo la custodia 
del teniente coronel D. Antonio Guzman, al convento de la 
Concepción de Caracas; a los nueve meses la remiten a 
España; en Cádiz, las autoridades españolas, más benignas 
que las de ultramar, le asignan una pensión de quince duros, 30 

* Véase arriba, página 58, renglón 19. 
' Capital de la isla de Margarita. 



8o SOUTH AMERICAN HISTORY 

a condición de permanecer vigilada en la casa que se le designa ; 
le exigen un día que escriba a Arismendi aconsejándole que 
desista de la rebelión; contesta con frases espartanas: '^Soy 
incapaz de deshonrar a mi marido, su deber es servir a su 

5 patria y libertarla'* ; por fin, en marzo de 1818 logra fugarse, 
merced a la protección de su compatriota D. Francisco Cara- 
baño ; un barco inglés la lleva a Filadelfia, y en julio vuelve a 
reunirse con Arismendi en Margarita, al cabo de tres años 
de la más angustiosa separación. 

10 Con semejantes ejemplos procuraron los patricios de los 
primeros años infundir en la masa popular el entusiasmo por 
la Independencia. Fueron tantos, empero, los obstáculos 
con que tropezaron, y tuvo en éstos tal influencia el insensato 
sistema de guerra a muerte, que fué preciso seguir luchando 

15 siete años más, para tomar en Carabobo ^ el desquite defini- 
tivo de la espantosa catástrofe de 1814. 

EXERCISES FOR ORAL AND WRITTEN WORK 



{Based on page 5Ó, line i to page 60 j line d, including footnotes) 

(a) I. ¿Dónde nació Bolívar? 2. ¿Quién fué Francisco de Mi- 
randa? 3. ¿ Por qué nos interesa particularmente el general Miranda ? 
4. ¿ Tuvo buen éxito el plan de Miranda ? 5. ¿ Dónde está la ciudad de 
Caracas? 6. ¿Qué escribió Cerveris en su carta a Monteverde? 
7. ¿Qué significa la palabra criollo? 8. ¿De quiénes fué obra la revo- 
lución venezolana al principio? 9. ¿Quién dio la proclamación de la 
guerra a muerte? 10. ¿Qué contradicción se puede observar entre la 
forma de las constituciones de los países latinoamericanos y la realidad ? 
II. ¿ Cómo se recibía grado en el ejército de Briceño ? 12. ¿Se había 
rebelado contra España Colombia también ? 

(¿>) In 18 II the colony of Venezuela had decided to declare its inde- 
pendence of the mother country, but in 181 2 the Spaniards undertook 

^ Véase arriba, página 72, nota 3. 



EXERCISES 8 1 

the reconquest. When the Patriot troops under his command were 
defeated, Miranda signed the Capitulation of San Mateo, and all the 
Venezuelan territory fell again imder Spanish rule. Bolivar, who was a 
colonel in Miranda's army, fled from the country with many other pa- 
triots, and Miranda died four years later in a Spanish dungeon. Monte- 
verde now resolved to apply what he called the "law of conquest." None 
of those who fell into his hands escaped. The Patriots replied with the 
proclamation of war without quarter. 

II 

{Based on page 60, line 7 to page 64^ line 26, including footnotes.) 

(a) I. I Cuántos años tenía Bolívar al comenzar su primera campaña ? 
2. ¿ Quería Bolívar Uevar a cabo el plan de Briceño ? 3. ¿Cómo obtuvo 
Bolívar el mando supremo del ejército ? 4. <i Cómo empezó Briceño a 
ejecutar su plan? 5. ¿Después de ser tomado prisionero por los es- 
pañoles, qué dijo Briceño ante el consejo de guerra? 6. ¿Le pusieron 
en libertad los españoles? 7. ¿Qué anunció Bolívar en su proclama de 
Mérida ? 8. ¿ Quería Bolívar pasar por las armas a todos los españoles ? 
9. ¿A cuáles de los españoles se les ammció un indulto general ? 10. ¿ A 
quiénes favoretía más el sistema de guerra a muerte? 11. ¿Tuvo 
Bolívar en ocasiones conciencia de su error? 12. ¿Cuánto tiempo se 
necesitó para desengañarle ? 

(b) Bolívar was at Cúcuta, awaiting instructions from the government 
of Bogotá in order to invade Venezuela, and he finally obtained from the 
President of Colombia the command of the expeditionary forces. His 
intention was to carry out at all events Briceño's plan, which was to shoot 
all the Spaniards who were foimd carrying arms. The system of reprisals 
adopted by Briceño and Bolivar was fatal for the country because it 
favored the Spaniards more than the Patriots, and only retarded the 
final triumph of Independence. Occasionally Bolivar was aware of his 
mistake, but not until {sólo en) 18 16 did the war without quarter cease. 

Ill 
{Based on page 65, line i to page 6g^ line p, inclttding footnotes!) 

{a) I. ¿En 1813 cuántos soldados tenía Bolivar en su ejército? 
2. ¿Por qué se ausentó Bolívar de la capital? 3. ¿Quién se había 

G 



82 SOUTH AMERICAN HISTORY 

refugiado en Puerto Cabello ? 4. ¿ Consintió Monteverde en canjear a 
Zuazola por el coronel Jalón? 5. ¿Por qué se decidió Monteverde a 
tomar la ofensiva? 6. ¿ En quiénes encontraron los españoles su mejor 
aliado? 7. ¿Quién fué Boves? 8. ¿Por qué había cambiado su 
apellido? 9. ¿De qué se compoiüa la caballería en esta época? 
10. ¿Dónde está la Guaira? 11. ¿ Por qué ordenó Bolívar que se pasara 
por las armas a todos los españoles? 12. ¿Quién intercedió por los 
prisioneros? 

(¿>) Bolivar's army of scarcely 600 men recovered Caracas on the 7 th 
of August, 18 13, Monteverde taking refuge in Puerto Cabello with the 
remnants of his troops. But the newly bom republic was about to be 
destroyed by the army of Boves. This man in 18 11 enlisted in the ranks 
of the Patriots but passed over to the Royalist side the following year. 
He soon became the leader of a nimierous band of cowboys and acquired 
great prestige. In February of 1814 Bolivar, exasperated by the triumphs 
of Boves in his march on Caracas, ordered more than {de) 1200 Spaniards, 
captive at Caracas and La Guaira, to be shot. This is perhaps the sad- 
dest page in the public life of Bolivar. 

IV 

{Based on page dp, line 10 to page 74, line jiy including footnotes,) 

(a) I. ¿Se cumplió la orden de Bolívar en Caracas y la Guaira? 
2. ¿Se pasó por las armas a los enfermos también? 3. ¿Cómo trató 
el Libertador de justificar estas matanzas? 4. ¿Por qué no debemos 
menospreciar estas batallas a pesar del corto número de los combatientes? 
5. ¿Por qué puso fuego Ricaurte al depósito de municiones? 6. ¿Pere- 
ció Ricaurte en la explosión? 7. ¿Le parece a V. sublime este sacrifi- 
cio? 8. ¿ Cuándo capituló el coronel Escalona, jefe de la guarnición de 
Valencia? 9. ¿Respetó Boves la vida de los militares y civiles? 
10. ¿Por qué huyeron los habitantes de Caracas? 11. ¿Qué suerte 
corrieron los patriotas que quedaban en Caracas? 12. ¿Qué ordenó 
Boves a todos los justicias de los pueblos vecinos? 

(b) Boves attacked Bolívar in the outskirts of San Mateo, and was 
about to capture his ammunition depot, in charge of Antonio Ricaurte. 
The latter, understanding that if the ammunition depot were lost, the 
battle was lost, ordered his command to evacuate the spot and to put 



EXERCISES 83 

themselves in a place of safety. He alone remained. When the enemy 
penetrated into the inclosure, he set fire to the powder magazine and 
perished with a great number of the assailants. The battle was won 
by the sublime sacrifice of one single man. In spite of this victory and 
others, the Patriots were obliged to {tener que) evacuate Valencia and 
Caracas. 

V 

{Based on page 75, Une i to page 80 ^ line 16, including footnotes,) 

(a) I. ¿ Cuál fué el territorio ocupado por los patriotas a fines del año 
18 14 ? 2 . ¿ Tuvo la revolución en sus primeros períodos raíces profundas 
en las clases populares ? 3. ¿ Eran españoles los que formaban la mayor 
parte del ejército realista? 4. ¿Cómo pudo España siempre reforzar y 
rehacer sus ejércitos? 5. ¿Cómo miraban los pueblos al soldado 
americano? 6. ¿Al acercarse las tropas patriotas, qué hadan los 
habitantes de los pueblos? 7. ¿Es justo destruir a los hombres que no 
quieren ser libres? 8. ¿Quiénes fueron las primeras víctimas de la 
revolución americana? 9. ¿Qué parte tomaron las mujeres en la 
lucha? 10. ¿ Qué dijo Doña Juana Padrón a sus hijos cuando salieron 
a campaña? 11. ¿Cómo logró la esposa de Arismendi fugarse de 
España? 12. ¿Cuánto tiempo fué preciso seguir luchando? 

(6) The catastrophes of 181 2 and 1814 show clearly one of the char- 
acteristic aspects of the Venezuelan revolution. It was not a reaction of 
the whole coimtry against the government of Spain, but the work of a 
small group of men. The Royalist army was not composed solely of 
Spaniards nor the Republican army solely of Americans. The majority 
of the men in each {coda) camp were Venezuelans. If the war lasted for 
so many years, it was just because Spain was always able to reenforce her 
battalions with the colonial population. The Patriots went on struggling 
seven years more in order to obtain definite compensation for the catas- 
trophe of 1 8 14. 



SOUTH AMERICAN HISTORY 




COLOilBIA 



LA GUERRA A MUERTE 




IV 

BOLIVAR VICTORIOSO 

[Después del fracaso de 1814, se refugió Bolívar en Santo Do- 
mingo. En esta época llegó a la América, para acabar de sofocar la 
rebelión, el guerrUlero español Pablo Morillo. Inculto y feroz, 
empezó por hacer fusilar a infinidad de patriotas. En 18 17 estaban 

5 Caracas y la mayor parte de Venezuela en su poder. Pero 
entre tanto había organizado Bolívar un nuevo ejército, con el 
cual regresóla su patria, y se estableció en la región llamada la 
Guayana venezolana, eligiendo como capital provisoria la ciudad 
de Angostura — hoy día llamada Ciudad Bolívar — a orillas del 

10 gran río Orinoco. Así comenzó el segimdo período de la rebelión 
venezolana, que se distinguió del primero por ser más ancho su 
alcance, luchando Bolívar por la independencia no sólo de Vene- 
zuela, sino también de Colombia, Ecuador, Perú, y Bolivia. — Aquí 
comienza este capítulo, que se toma del mismo libro que el 

15 precedente.] 

Del sistema de represalias implantado por los españoles 
en 181 2 y seguido por los patriotas en 1813, éstos restaron en 
18 1 6 el bárbaro principio de guerra a muerte, pero mantuvieron 
el de secuestro y confiscación de bienes, alegando que Morillo 

20 hacía lo propio en Caracas. El 3 de setiembre de 1817, 
Bolívar expide un decreto por el cual quedan secuestrados y 
confiscados a favor de la República los bienes muebles e 
inmuebles pertenecientes al Gobierno español, a sus vasallos 
de origen europeo, o a los americanos realistas, añadiéndose 

25 que las propiedades quitadas por los españoles a los patriotas 
sean embargadas, hasta que se presenten sus dueños o here- 
deros y prueben que han permanecido fieles a la causa de la 

86 



BOLÍVAR VICTORIOSO 87 

Independencia. Exceptúanse, empero, de toda confiscación, 
los bienes dótales de la mujer y la tercera parte del caudal 
del marido que se manda distribuir por partes iguales entre 
las hijas solteras y los hijos menores de catorce años. Además, 
a propuesta del tribunal de secuestros, establecido en An-s 
gostura el 23 de setiembre, se dijo el 18 de octubre que a las 
mujeres cuyos maridos incurriesen en la pena de confiscación, 
se les reservarían no sólo sus bienes dótales sino también los 
heredados y la mitad de los gananciales ; que a ninguna mujer 
se le secuestrarían sus bienes, salvo en el caso extraordinario 10 
de \ma adhesión decidida a la causa del enemigo, acreditada 
por actos de espionaje u otros de igual gravedad, y que los 
hijos que hubiesen tomado parte activa en favor de la Repú- 
blica conservarían sus herencias legítimas. Con tales excep- 
ciones se dulcificó la dureza de las represalias, y mucho más is 
gracias a la benevolencia del tribunal, compuesto de hombres 
justos. En cuanto a las propiedades de españoles se dispuso 
especialmente, el 10 de octubre, que las que no se pudiesen 
enajenar a beneficio del erario, se repartiesen y adjudicasen 
al ejército en cantidades proporcionales, desde 500 pesos al 20 
soldado hasta 25,cxx5 al general en jefe. Única paga que 
recibieron los libertadores hasta su entrada en Bogotá.^ 

En los meses de setiembre, octubre, y noviembre expide 
Bolívar otros decretos de carácter urgente o transitorio. A 
fin de favorecer el comercio con el extranjero y aumentar así 25 
las rentas públicas, declaró que la navegación del Orinoco 

^ Desde la época de los conquistadores capital de Colombia. Este país, 
que se había rebelado contra la metrópoli simultáneamente con Venezuela, 
había sido reconquistado por los españoles en 1816. Como se leerá en las 
páginas siguientes, concibió Bolívar el proyecto de atravesar la cordillera andina 
para ayudar a los granadinos. Comprendía que la suerte de Venezuela estaba 
íntimamente ligada con la de Nueva Granada. Si este país continuara en 
cadenas, aquél las llevaría también. 



88 SOUTH AMERICAN HISTORY 

sería libre para todas las naciones, aunque manteniendo por 
el pronto los derechos de entrada y salida establecidos por 
los españoles. Reconoció a Guayana ^ como provincia autó- 
noma, ordenando en consecuencia que en el pabellón na- 
s cional se pusiesen ocho estrellas, en lugar de las siete que 
simbolizaban las provincias confederadas en 1811. Designó 
a Angostura como capital provisoria. Mandó formar una 
Alta Corte de- justicia, tribunales de primera instancia, y otro 
de comercio. Decretó finalmente, que mientras no estuviese 

10 libre la mayor parte del territorio ni se pudiese establecer el 
gobierno representativo, el Jefe Supremo tendría un '* Consejo 
provisional de Estado" para informar en los asuntos adminis- 
trativos, y un ^Xonsejo de Gk)bierno" en quien delegaría 
algunas de sus facultades durante su ausencia en campaña. 

IS El 21 de noviembre sale Bolívar de Angostura a emprender 
campaña por los llanos de Calabozo ^ contra el ejército español 
mandado por Morillo y su teniente La Torre. Desde el 
principio le fué contraria la fortuna. La primera división 
patriota, que se había adelantado a las órdenes del general 

20 Zaraza, encontró a La Torre el 2 de diciembre y quedó des- 
truida. Bolívar regresa a Angostura, organiza con su acos- 
tumbrada rapidez otra división de hasta 3,000 hombres, por 
mitad infantes y jinetes, remonta el Orinoco (31 de diciembre), 
y a los pocos días (enero de 18 18) incorpora parte de las 

* Hay cuatro Guayanas : la francesa, la holandesa, la inglesa, y la venezolana. 
Aquí se refiere a la última, la cual está en los confines de Venezuela y de la 
Guayana inglesa. Esta frontera tiene para nosotros los norteamericanos un 
interés especial, por haber sido en 1895 casi una causa de guerra entre nosotros 
e Inglaterra. El presidente Cleveland había exigido que Inglaterra sometiera 
al arbitraje la cuestión de la frontera venezolana, afirmando que el no hacerlo 
sería contrario al espíritu de la Doctrina de Monroe. Por algún tiempo se 
negó Inglaterra a otorgar nuestra demanda, pero al fin cedió. 

2 Véase arriba, página 72, nota 4. 



BOLÍVAR VICTORIOSO 89 

fuerzas de Páez, mil y tantos jinetes. Páez,^ que desde 1813 
venía guerrilleando con varia suerte en la provincia de Barinas, 
había reconocido la autoridad suprema de Bolívar cuando se 
hallaba éste libertando a Guayana. El mismo Páez refiere : 
"Mostraron mis tropas gran contento al saber que se hallabas 
en Guayana ; pero al hablarles de que iba a reconocerle como 
jefe, la mayor parte del ejército y de los emigrados me hizo 
la observación de que, como al conferirme el mando supremo 
no se me facultó para delegarlo en otra persona, no me creían 
autorizado para dar aquel paso. Consultando sólo el bien 10 
de la patria, teniendo en cuenta las dotes militares de Bolívar, 

^ José Antonio Páez, predestinado para desempeñar gran papel en la historia 
de Venezuela, nació en la provincia de Barinas en 1790. Era mestizo. Hijo 
de padres muy pobres, no recibió en su niñez más que una instrucción rudi- 
mentaria. Era pastor cuando estalló el movimiento revolucionario, pero en 
seguida llegó a ser guerrillero sin igual. Unos quince años más tarde (en 1830) 
fué nombrado presidente de Venezuela, ejerciendo después varias veces la 
magistratura suprema. Murió en Nueva York en 1873. Al joven Páez le 
describe así el historiador argentino Mitre : " De fuerza hercúlea, domador de 
potros y nadador infatigable, diestro en el manejo de la lanza, la espada, y el 
puñal, era el primero en los combates y se imponía a todos por su energía per- 
sonal y por su elevación moral. Sujeto a ataques epilépticos cuando se exal- 
taba su sistema nervioso, era un poseído en la pelea, y después de atravesar con 
su lanza hasta cuarenta enemigos, caía postrado en tierra como muerto. Audaz 
en sus empresas, y reflexivo en sus combinaciones originales, poseía a la par 
del ardor del guerrero el golpe de vista del general de caballería, y tan temerario 
en la acción como astuto en su preparación, siempre fué vencedor por sus pro- 
pias inspiraciones. Era el ídolo de sus soldados, que le llamaban *el tío' o 
*el compadre.* Hijo de la naturaleza, criado en medio de los feroces llaneros 
que dominaba con su fuerza física y su voluntad superior, su índole era generosa, 
su carácter caballeresco y humano, y su inteligencia muy superior a su instruc- 
ción, pues entonces no sabía leer ni escribir. Su traje era una blusa de paño 
azul, polainas de llanero, la manta echada a la espalda sujeta con un broche de 
plata sobre el pecho, un chambergo con el ala de adelante doblada con ima 
cucarda venezolana prendida por una presilla de oro, al cinto una espada 
toledana y una larga lanza que nunca dejaba de la mano en campaña, y que era 
su estandarte al frente de su tienda de campaña, que era \m toldo de cueros." 



90 SOUTH AMERICAN HISTORY 

el prestigio de su nombre ya conocido hasta en el extranjero, 
y comprendiendo sobre todo la ventaja de que hubiera una 
autoridad suprema y im centro que dirigiera a los diferentes 
caudillos que obraban por diversos puntos, me decidí a someter 

5 mi autoridad a la del general Bolívar. Formé las tropas que 
tenía, hice venir al padre Ramón Ignacio Méndez, arzobispo 
después de Caracas, para que a presencia de aquéllas me 
recibiese juramento de reconocer como Jefe Supremo al 
general Bolívar, y mandé después que las tropas siguiesen 

lo mi ejemplo, ordenando que hiciesen lo mismo los cuerpos que 
se hallaban en otros puntos." 

Las fuerzas de Bolívar y el contingente de Páez sumaron 
unos 4,000 hombres. Organizados de prisa, diestros solamente 
en correrias por los llanos, propensos a la indisciplina, apenas 

IS vestidos, escasos de municiones, sobrados sí de bravura 
heroica, iban a medirla con los veteranos tercios españoles 
que venían de vencer a los franceses. Con la vanguardia de 
jinetes llaneros marchó Páez ; con la infantería Anzoátegui, 
Valdés, y Pedro León Torres. Dos cuerpos de caballeria for- 

20 marón la retaguardia a las órdenes de Cedeño y Monagas. 
En el estado mayor, Soublette y Santander. El 12 de febrero 
sorprenden a Morillo a las puertas de Calabozo, le destrozan 
lo mejor de sus regimientos, persígnenle el 16 hasta el Som- 
brero, y oblíganle a fugarse a la villa de Cura.^ Pero el ímpetu 

25 del ataque, si quebrantó al enemigo, causándole más de 800 
bajas, disminuyó también en proporción las fuerzas patriotas, 
quitándoles de la mano el fruto de su victoria. Y hubo cosa 
peor. Páez, cuyo contingente era indispensable para seguir 

^ Es decir, las fuerzas patriotas empujaron a los espafkdes desde el sur 
hacia el norte, hasta los valles de Aragua (véase arriba, página 67, nota 2), 
en donde están Villa de Cura (también llamada simplemente Cura) y ú 
pueblecito del Sombrero. 



BOUVAR VICTORIOSO 91 

adelante, se negó a acompañar a Bolívar a los valles de Aragua, 
alegando que la caballería, única arma de los patriotas superior 
a las de los españoles, quedaría inutilizada al pisar terrenos 
quebrados, pedregosos, y cubiertos de bosques, y que era 
preferible volver atrás a apoderarse de San Fernando des 
Apure,^ para asegurarse una base de operaciones, librando a 
un tiempo a Guayana de posibles amenazas en caso de un revés. 
"Por todas estas razones — agrega Páez — convino Bolívar 
en que yo fuese a tomar a San Fernando." La verdad es 
que Bolívar cedió porque no podía hacer otra cosa; en 10 
realidad los jinetes llaneros no obedecían más que a Páez, y 
la sola tentativa de someter a éste por la fuerza habría partido 
el ejército en mitades enemigas. En vano se le advirtió 
que San Femando estaba ya asediado por tropas suficientes 
al mando del coronel Miguel Guerrero. Páez, dominado por 15 
su ambición lugareña, pensando sólo en su "patriecita," ^ 
como decía agudamente Soublette, deslumhrado por la pequeña 
gloria de ser él y ningún otro quien tomase aquella plaza, 
partió de Calabozo el 24 de febrero, y no bien llegó a San 
Femando se retiraron de allí los realistas el 6 de marzo. 20 

Entre tanto, Bolívar siguió al Centro ^ con sus disminuidas 
tropas. El II de marzo estaba en Villa de Cura. Su van- 
guardia logró adelantarse hasta Maracay.^ Pero tres cuerpos 
de tropas superiores le cerraban el paso : Morillo en Valencia, 

^ Ciudad a orillas del río Apure, a unos 300 kilómetros al sur de Caracas. 
Por lo común se llama simplemente San Femando. 

* El famoso guerrillero pasó su juventud en los llanos que se extienden a lo 
largo del río Apure. Por eso se llamaba esta región su "patriecita." 

•Véase arriba, página 68, nota 3. 

* Este puebledto, así como la mayor parte de los lugares mencionados en 
estos párrafos, no está en el mapa de la página 85. Pero es claro que tuvo 
Bolívar que replegarse desde el lago de Valencia, a orillas del cual está Mara- 
cay, hasta Calabozo, a unos 150 kilómetros al sur, y luego hasta San Femando. 



92 SOUTH AMERICAN HISTORY 

La Torre en las Cocuizas, Morales en la Victoria. Y fuerza 

fué replegarse por el camino de San Juan de los Morros, 

librando en el Semen un combate desesperado (i6 de marzo), 

donde si estuvo un momento indecisa la suerte, a causa de 

« 

s un lanzazo que recibió Morillo, Bolívar vio al fin desbandado 
su campo, perdió hasta su archivo particular, y a uña de 
caballo se fugó por Ortiz a Calabozo. Allí se le juntó Páez 
que volvía de Apure ^ con su caballería. Era ya tarde. El 
24 de marzo atacan en Ortiz a La Torre y le obligan a retirarse 

10 a los valles de Aragua ; ^ mas los patriotas, no menos maltrechos, 
contramarchan también a reorganizar sus bandas. 

El 16 de abril hallábase Bolívar en el hato llamado Rincón 
de los Toros; en las cercanías unos escuadrones realistas 
mandados por el coronel Rafael López. Logró éste, amena- 

iszando de muerte a un soldado prisionero, descubrir el lugar 
donde dormía Bolívar con su estado mayor, y luego un desertor 
le comunicó el santo y seña. Entrada la noche, adelantó al 
campamento patriota al capitán D. Tomás Renovales con 
ocho soldados, quienes próximos ya a la hamaca del Libertador, 

20 se sintieron descubiertos y descargaron precipitadamente sus 
fusiles. López atacó en seguida con sus escuadrones, y hubiera 
sido total su triunfo si al fin de la rápida refriega no cae 
muerto de un balazo. Con poca gente se escapó Bolívar a 
Calabozo y continuó retirada a San Fernando. 

25 Aniquilada más que nunca parecía la causa republicana. 
Los realistas dominaban todo el Centro y el Occidente; en 
las provincias orientales, a la amenaza de los mismos se añadía 
la interminable desavenencia entre Bermúdez, que obedecía 
a Bolívar, y Marino, que unas veces fingía someterse y las 

30 más campeaba por su cuenta; en Margarita, Arismendi se 

^ Es decir, de los llanos que se extienden a lo largo del río Apure. 
2 Véase arriba, página 67, nota 2. 



BOLÍVAR VICTORIOSO 93 

consideraba señor feudal de la isla; finalmente en Apure 
apenas podía contarse con la subordinación de Páez. Pero 
el alma del Libertador se engrandecía en la desgracia. No 
bien regresó a Angostura (5 de junio), concibió un vasto plan 
que semejaba en tan tristes circunstancias pura insensatez :s 
convocar un congreso, establecer el gobierno constitucional 
— y trasmontar los Andes, libertar a Nueva Granada, fundar 
a Colombia,^ dándole al propio tiempo el golpe de gracia a la 
dominación española. Todo se realizó. 

¿ Por qué planteó primero la cuestión política, y convocó el 10 
congreso antes de emprender la campaña? Semejante pro- 
.ceder, aparentemente absurdo, fué sin embargo consecuencia 
lógica de una concepción premeditada. Bolívar veía alto y 
lejos. Desde que se supo en el extranjero que Guayana y el 
Orinoco estaban en su poder, la causa de la Independencia 15 
recobró prestigio en los Estados Unidos y Inglaterra, únicos 
países de que se podía esperar apoyo material y moral. En 
su mensaje del 2 de diciembre de 181 7, el presidente Monroe 
dijo al congreso americano que la Unión miraba la guerra de 
Independencia, no como una insurrección o rebelión ordinaria 20 
sino como una guerra civil entre contendores casi iguales con 
iguales derechos de beligerantes; y a los seis meses envió 
cerca de Bolívar un agente confidencial, que llegó a Angostura 
el 12 de julio de 1818.^ En Inglaterra el agente venezolano 

* Gon este nombre no se refiere aquí a la república de Colombia de hoy día, 
smo a la confederación que comúnmente se llama, para distinguirla, la Gran 
Colombia. Esta confederación, fimdada por Bolívar, constaba de las repú- 
blicas actuales de Colombia, Venezuela, y Ecuador. 

* En 1822 los Estados Unidos reconocieron la soberanía de las nuevas repú- 
blicas de América, siendo el primer país que lo hizo. Y en 1823 el presidente 
Monroe dirigió al congreso americano su célebre mensaje, declarando que toda 
tentativa de la parte de las potencias europeas a extender su sistema a una 
porción cualquiera de éste hemisferio, se consideraría como peligrosa por la paz 
y seguridad de los Estados Unidos. Así nació la famosa Doctrina de Monroe. 



94 SOUTH AMERICAN HISTORY 

Luis López Méndez, que residía allí desde 1810, no encontró 
obstáculos insuperables para organizar expediciones de volun- 
tarios/ contratar empréstitos, despachar vestuarios y armas. 
Era, pues, urgente convertir el gobierno de hecho en un aparato 
s siquiera de régimen constitucional, para demostrarle al ex- 
tranjero que ya la naciente República no se apoyaba solamente 
en el éxito de sus armas. Un año antes, semejante medida 
hubiera sido prematura, y peligrosa por las veleidades de 
insubordinación de los jefes patriotas. Ahora estaba indicada 

10 por la circunstancia misma de sentirse el Libertador bastante 
fuerte para sofocar toda tentativa de disidencia. Angostura, 
que no fuera hasta entonces sino un cuartel, se trasformó en 
verdadera capital con el concurso de las más notables ilus- 
traciones civiles. Allí se hallaban Fernando Peñalver, 

15 Martín Tovar, Francisco Javier Yanes, Juan Germán Roscio, 
José Luis Ramos, Diego Bautista Urbaneja, Manuel Palacio 
Fajardo, y los granadinos Francisco Antonio Zea, Fernando 
Serrano, Francisco de Paula Santander, José María Salazar; 
y de tan brillantes colaboradores se aprovechó Bolívar para 

20 sacar a luz un periódico que con el título de Correo del Orinoco 
fué por dos años el ariete intelectual de la empresa libertadora. 
De juKo a setiembre ocúpase preferentemente Bolívar en 
distribuir las tropas y armas llegadas de Londres, y en comu- 
nicar instrucciones detalladas a sus tenientes. El 1° de 

25 octubre dice entre otras cosas al Consejo de Estado : "Llamado 
por mi deber al campo del honor, n puedo separarme de la 
capital sin consultar antes vuestro dictamen. . . . Nuestro 
ejército ha recibido lo que siempre ha faltado, armas y muni- 

* De 181 7 a 1820 llegaron a Venezuela y Nueva Granada más o menos 3,000 
soldados voluntarios, en su mayoría ingleses e irlandeses. Lo mismo sucedió 
con todos los países sudamericanos. Algunos de estos aventureros fundaron 
familias en su nueva patria. Así se explican muchos de los apellidos ingleses e 
irlandeses que hoy día se oyen en aquellos países. 



BOLÍVAR VICTORIOSO 95 

dones ; y se ha equipado tan completamente cuanto era de 
apetecer. Extranjeros liberales, y sobre todo bravos ingleses, 
sedientos de una gloria benéfica, se han incorporado en nuestras 
tropas. ... El enemigo será atacado simultáneamente 
sobre todos los puntos que ocupa ; y si la suerte nos concede s 
la victoria, como todo lo promete, muy pronto llegará el 
dichoso día en que veamos nuestro territorio libre de tiranos 
y restablecido en toda su perfección el Gk)bierno de la Repú- 
blica. . . . Aunque el momento no ha llegado en que nuestra 
afli^da patria goce de la tranquilidad que se requiere parai© 
deliberar con inteligencia y acierto, podemos, sin embargo, 
anticipar todos los pasos que aceleren la marcha de la restau- 
ración de nuestras instituciones republicanas. . . . Llamo 
muy particularmente la atención del Consejo sobre la in- 
mediata convocación del congreso nacional : yo no me he 15 
atrevido a resolverla sin oír su dictamen, no sintiéndome capaz 
de tomar sobre mí solo la responsabiUdad o el mérito de tan 
importante medida. El Consejo, si lo juzga conveniente, 
puede nombrar una comisión especial, encargada de la for- 
mación del proyecto y modo de llevar a efecto las elecciones 20 
populares." Se nombró a Juan Germán Roscio, Fernando 
Peñalver, Juan Martínez, Ramón García Cádiz, Luis Peraza, 
y Diego Bautista Urbaneja. Formulado el reglamento de 
elecciones, lo aprobó el Consejo por acuerdos de 17 y 19 de 
octubre y el 24 lo mandó ejecutar Bolívar. 25 

Declara el reglamento, que disuelto el primer congreso 
venezolano por la capitulación de 1812,^ y trascurridos ya 
más de los cuatro años que según la constitución del año de 
II debían durar las funciones de los diputados, su represen- 
tación ha caducado; que se procederá en consecuencia a las© 
elección de un nuevo congreso ; que se compondrá éste de 

* Véase arriba, página 57, renglón 4. 



96 SOUTH AMERICAN HISTORY 

treinta diputados venezolanos, distribuidos por igual entre 
las seis provincias de Margarita, Guayana, Caracas, Bar- 
celona, Cumaná, y Barinas, pudiendo también nombrar 
cinco diputados cada una de las provincias de Trujillo y 
sMérida, cuando estuvieren en aptitud de hacerlo, e igual 
número la provincia de Casanare,^ la cual, aunque granadina, 
se considera unida con las venezolanas en la guerra de Inde- 
pendencia; que los diputados no serán solamente represen- 
tantes de sus distritos sino de todas las porciones del terri- 

lo torio; y que existiendo el pensamiento de formar un solo 
estado con Venezuela y Nueva Granada, se invitará a las 
provincias granadinas a nombrar también diputados a medida 
que recobren su libertad. Efectuáronse las elecciones del 
modo imperfecto que permitían las circunstancias, y en muchas 

15 partes por el solo voto de los jefes militares ; pues las únicas 
provincias completamente libertadas eran Margarita y Gua- 
yana. En las demás los patriotas no contaban sino con las 
poblaciones ocupadas por sus tropas. 
A tiempo que se preparaba el advenimiento del régimen 

20 constitucional, llegaron a Angostura noticias alarmantes 
acerca de las reiteradas instancias de España para obtener 
la intervención de las grandes potencias contra las nacientes 
Repúblicas americanas. Lo que determinó a Bolívar a 
convocar una asamblea de todas las autoridades residentes 

25 en Angostura, asamblea que, a vuelta de los considerandos 
del caso, formuló la siguiente declaración el 20 de noviembre : 
''La República de Venezuela, por derecho divino y humano 
está emancipada de la nación española y constituida en un 
estado independiente, libre, y soberano ; la España no tiene 

30 justicia para reclamar su dominación, ni la Europa derecho 

^ Esta provincia limítrofe, atravesada por el río Casanare, estaba al nordeste 
de Bogotá. 



BOLÍVAR VICTORIOSO 97 

para intentar someterla al Gobierno español ; no ha solicitado 
ni solicitará jamás su incorporación a la nación española; 
no ha solicitado la mediación de las altas potencias para recon- 
ciliarse con la España ; no tratará jamás con la España sino 
de igual a igual, en paz y en guerra, como lo hacen recípro- 5 
camente todas las naciones ; únicamente desea la mediación 
de las potencias extranjeras para que interpongan sus buenos 
oficios en favor de la humanidad, invitando a la España a 
ajustar y concluir un tratado de paz y amistad con la nación 
venezolana, reconociéndola y. tratándola como una nación 10 
libre, independiente y soberana; últimamente, declara la 
República de Venezuela que desde el 19 de abril de 18 10 está 
combatiendo por sus derechos ; que ha derramado la mayor 
parte de la sangre de sus hijos ; que ha sacrificado todos sus 
bienes, todos sus goces, y cuanto es caro y sagrado entre los 15 
hombres, por recobrar sus derechos soberanos, y que por 
mantenerlos ilesos, como la Divina Providencia se los ha con- 
cedido, está resuelto el pueblo de Venezuela a sepultarse todo 
entero en medio de sus ruinas, si la España, la Europa, y el 
mundo se empeñan en encorvarla bajo el yugo español." 20 
Por de contado, tan arrogante reto, que suena hoy como pura 
declamación, no hubiera impedido el triunfo de España, en 
caso de lograr ésta el concurso material de la Santa Alianza ; ^ 
pero Bolívar presintió, sin equivocarse, que el manejo de la 
diplomacia de Madrid estaba a punto de fracasar ante la 25 
actitud de la Gran Bretaña, la cual, celosa de su comercio, y a 
fin de aumentarlo, debía necesariamente favorecer, siquiera 
de un modo indirecto, la emancipación de las colonias es- 
pañolas, ora se efectuase con la forma repubhcana, o ya con 

* Alianza formada en 1815 por Rusia, Austria, y Pnisia, cuyo fin era lograr 
que los soberanos de Europa se auxiliasen mutuamente en sostener sus prerro- 
gativas de derecho divino. 

H 



98 SOUTH AMERICAN HISTORY 

la de principados independientes, como repetidas veces lo 
insinuara el Gabinete de Londres. Por otra parte, aquella 
declaración, a pesar de su apariencia declamatoria, o quizás 
por lo mismo, exaltó aún más el sentimiento patriótico, y 

s sirvió de precedente o doctrina para rechazar las condicionales 
proposiciones de paz que más tarde presentara España. 

Mientras se practicaban las elecciones, Bolívar hizo viajes 
para vigilar personalmente la organización del ejército. El 8 
febrero, 1819, regresó a Angostura, y el 15 presenció la ins- 

10 talación del congreso. El congreso nombró a Bolívar Presi- 
dente provisional de la República, con amplísimas facultades 
equivalentes a la dictadura (decreto de 18 de febrero), y 
Bolívar repkió entonces lo que venía diciendo desde 1813 : 
que no aceptaba sino la dirección de la guerra y que ''el 

15 primer día de paz sería el último de su mando." Pura frase- 
ología, porque en aquella ocasión — y en las sucesivas — lo 
mismo daba ser Capitán General que Presidente. El Liber- 
tador comprendía que la suerte de la patria estaba en sus 
manos. Guiado pues por la conciencia de su genio y por el 

20 derecho que éste le aseguraba para ser cabeza de la República, 
procuró en todo evento imponer su autoridad soberana ; y si 
más de una vez se vio obligado a ceder, plegarse, o contempori- 
zar, lo hizo únicamente ante los obstáculos que le oponían los 
hombres o las circunstancias, no las teorías constitucionales. 

25 Cambiaba sí de opinión, como todo hombre superior, en 
cuestiones del momento, ora cuando se convencía de sus 
propios errores, o ya por la fuerza de los reparos que le hiciesen 
sus colaboradores eminentes ; pero se creyó siempre destinado 
a mandar, no a obedecer. Nunca tuvo confianza en la demo- 

3ocracia absoluta; inclinábase por carácter y reflexión a un 
régimen de oligarquía intelectual ; y aun cuando amó since- 
ramente al pueblo y trabajó por su bien, lo amaba como 



Bolívar vicTotaoso 99 

Pendes/ desde arriba, para gobernarlo a modo de rey sin 
corona. Aceptó al fin la Presidencia; formó Ministerio el 27 
de febrero con Manuel Palacio Fajardo en Estado y Ha- 
cienda, Pedro Briceño Méndez en Guerra y Marina, y Diego 
Bautista Urbaneja en Interior y Justicia ; encargó en seguida 5 
del Ejecutivo al Vicepresidente Francisco Antonio Zea, y 
salió de Angostura a dirigir el ejército que iba a triunfar 
en Boyacá. 

Bolívar llegó a mediados de marzo (18 19) al cuartel general 
de Páez, que se hallaba a orilla del río Arauca.^ Los españoles, 10 
al mando de Morillo, ocupaban con no menos de 6,000 hombres 
los llanos vecinos. Locura hubiera sido de los patriotas, 
inferiores en número, aventurar entonces una batalla campal. 
Determináronse a acosar al enemigo con emboscadas y com- 
bates parciales, esperando a que la estación de las lluvias parali- is 
zase los movimientos del ejército realista y permitiese al repu- 
blicano emprender sin peligro la campaña de Nueva Granada. 
Entre estos combates merece mencionarse el de las Queseras 
de Medio, — romántico episodio que tantas exageraciones ha 
inspirado a los historiadores patrios, aunque, valga la verdad, 20 
no tuvo otra importancia en el curso de la guerra sino probar 
una vez más la inveterada propensión a la aventura heroica. 
Encontrábanse el 2 de abril separados los dos ejércitos por el 
Arauca. Páez escoge 150 de sus mejores jinetes; con ellos 
pasa a nado el río ; déjanse perseguir un trecho por la caballería 25 
enemiga ; cuando la sienten ya lejos de su campo vuelven caras, 
la destrozan, lo mismo que a los infantes que acuden a soco- 
rrerla, y al cerrar la noche repasan los llaneros el río. El 

^ Célebre griego del siglo V a. de J. C, que fundó en sólidas bases la potencia 
de Atenas. 

* El ifo Antuca, afluente del Orinoco, atraviesa la parte sudoeste de Vene- 
zuda. 



lOO SOUTH AMERICAN HISTORY 

Libertador los premia con la estrella de los Libertadores,^ y les 
dice : '*Lo que se ha hecho no es más que un preludio de lo que 
podéis hacer. Preparaos al combate, y contad con la victoria 
que lleváis en las puntas de vuestras lanzas y de vuestras 
5 bayonetas." 

Los meses de abril y mayo se emplearon en marchas y con- 
tramarchas sin resultado apreciable para uno ni otro ejército, 
hasta que el de Morillo tomó cuarteles de invierno. El 26 de 
mayo Bolívar pasó revista a sus tropas : 2,100 hombres venc- 
ió zolanos y extranjeros, distinguiéndose entre los últimos la 
Legión Británica al mando de su coronel Jaime Rook. El 3 
de junio comunica Bolívar desde Guasdualito ^ al Vicepresi- 
dente Zea su plan de campaña. Él, con la infantería, 
marchaba a juntarse con Santander en Casanare,^ para pasar 
15 a Nueva Granada. La caballería quedaba en los llanos divi- 
dida en tres cuerpos : uno en los contornos de San Fernando, 
mandado por Pedro León Torres ; otro en los de Barinas, a 
las órdenes de Francisco Aramendi; y el tercero con que 
debía ir Páez a ocupar los valles de Cúcuta, colaborando así 
20 los tres a mantener en jaque al ejército enemigo. Páez se 
adelantó hasta cerca de San Cristóbal ; * pero, irresistiblemente 
atraído ahora, lo mismo que en 1818, por sus predilectas 
llanuras, por su ''patriecita,'' se apresuró a regresar con el 
pretexto de que sus caballos no podían atravesar '* veinte 
25 leguas de monte y barrizales." 

Al emprender su más brillante campaña, Bolívar cumplía 
36 años de edad; Revenga, su secretario general, 37; Sou- 

^ Bolívar había instituido la "Orden militar de los Libertadores." Se les 
dio a los miembros una estrella de siete radios, símbolo de las siete provincias 
de la república de Venezuela. 

^ Ciudad cerca de la frontera occidental de Venezuela. 
. . ^ Véase arriba, página 96, nota. 
. : ; * Véase arriba, página 61, nota 2. 



BOLIVAR VICTORIOSO I Oí 

blette, jefe del estado mayor, 29 ; Anzoátegui, comandante de 
la retaguardia, 30. Estos jóvenes iban, con poco más de 
2,cxx) soldados, a trasmontar los Andes, destruir a un aguerrido 
ejército español, ocupar a Bogotá, y fundir la Gran Colombia. 
Bien se ve que en sus corazones revivía la audacia de los con- 5 
quistadores del siglo XVI. A las tres semanas de marcha 
penosísima, empieza a sonreírles la victoria en el desfiladero 
de Paya,V donde arrollan una avanzada enemiga (27 de junio). 
Del 2 al 6 de julio pasan el páramo de Pisba, "lúgubre e 
inhospitalario desierto '' — dice uno de ellos — donde los i© 
llaneros, casi desnudos, y los impasibles ingleses avanzan 
bajo "la llovizna constante acompañada de granizo y de un 
viento helado y perenne." Muchos mueren de frío. '*A 
medida que las partidas de diez o veinte hombres descendían 
juntos del páramo, Bolívar los felicitaba por el próximo is 
término de la campaña, diciéndoles que ya habían vencido los 
mayores obstáculos de la marcha.'* El 6 de julio llegan a 
Socha, extenuados, cubiertos de solas sus armas — como dirá 
después Bolívar — con escasas provisiones de guerra, sin un 
caballo. Reunidos luego los soldados enfermos y dispersos, 20 
reco^das las armas que habían quedado junto a los muertos, 
y allegadas algunas caballerías, se baten con buen éxito, del 
10 al 25 de julio, en Corrales, en Gámeza, en el pantano de 
Vargas.^ Aquí exceden a todos en bizarra emulación el inglés 
Rook y los llaneros Rondón y Carvajal. El 7 de agosto, 25 

^ Ni el desfiladero de Paya, ni el páramo de Pisba, ni Socha están en el mapa. 
Por de contado, eran tres puntos en la marcha a través de la cordillera. Ase- 
veran los sudamericanos que esta hazaña de Bolívar deja atrás las de Aníbal y 
Napoleón en los Alpes. Pero no menos célebre que el paso de los Andes por 
Bolívar, es el del general argentino San Martín, el cual se describe en el capí- 
tulo siguiente. 

• Estos lugares no están en el mapa. Están todos en las inmediaciones de la 
dudad colombiana de Tun ja, a unos 150 kilómetros al norte de Bogotá. 



I02 SOUTH AMERICAN HISTORY 

victoria de Boyacá/ donde 2,000 patriotas triunfan de 3,000 
realistas. *'E1 ejército enemigo quedó en nuestro poder" — 
escribe Soublette en su parte oficial — : " fué prisionero el 
general Barreiro, comandante general del ejército de Nueva 

5 Granada, a quien tomó en el campo de batalla el soldado del i^ 
de Rifles, Pedro Martínez ; fué prisionero su segundo el coronel 
Jiménez, casi todos los comandantes y mayores de los cuerpos, 
multitud de subalternos, y más de 1,600 soldados. . . -. Apenas 
se han salvado 50 hombres." A los dos días, 9 de agosto, el 

10 virrey Sámano se fuga de Bogotá, tan de prisa, que en la 
casa de moneda dejó más de medio millón de pesos, y en los 
almacenes y depósitos — dice Soublette — *' cuanto puede 
necesitarse para armar y equipar completamente un numeroso 
ejército." Bolívar nombró a Santander Vicepresidente de 

IS las provincias libres de Nueva Granada, y regresó a Venezuela 
en setiembre.^ 

EXERCISES FOR ORAL AND WRITTEN WORK 



{Based on page 86 j line i to page pi, line 20, including footnotes.) 

(a) I. ¿Dónde se refugió Bolívar después del fracaso de 1814? 
2. i Durante el segundo período de la revolución se luchaba solamente por 
la independencia de Venezuela ? 3 . ¿ Mantuvieron en 1 8 1 6 los patriotas 
el principio de guerra a muerte? 4. ¿Qué principio continuaban 

^ Se llama así porque tuvo lugar en los campos del pueblecito de Boyacá, 
en las inmediaciones de Tunja. • 

2 Durante los dos años siguientes corrió Bolívar de triunfo en triunfo, ganando 
al fin la gran victoria de la llanura de Carabobo (24 de junio de 182 1), en las 
inmediaciones de Valencia. Esta victoria aseguró la independencia de Vene- 
zuela y Nueva Granada. Pero quedaron todavía ejércitos españoles en la 
provincia de Quito (hoy día república del Ecuador), la cual, según el proyecto 
de Bolívar, había de incluirse en la Gran Colombia. En 1822 marchó a com- 
pletar allí su empresa de emancipación. Lo que ocurrió después se refiere 
más adelante, en el capítulo VI. 



EXERCISES 103 

manteniendo? 5. ¿ Cuál es la capital actual de Colombia ? 6. ¿Cómo 
favoreció Bolívar el comercio con el extranjero? 7. ¿Quién fué José 
Antonio !Páez? 8. ¿Había reconocido Páez la autoridad suprema de 
Bolívar? 9. ¿Cuántos hombres sumaron las fuerzas de Bolívar y 
Páez? iq. ¿En qué estado se hallaban las tropas de Páez? 11. ¿Por 
qué se negó Páez a acompañar a BoKvar a los valles de Aragua ? 1 2 . ¿ Por 
qué convino BoKvar en que Páez fuese a tomar a San Femando ? 

(6) After the faüure of 18 14, the city of Caracas and the greater part 
of Venezuela were in the possession of the Spaniards. BoKvar, in the 
meantime, had takenrefuge in Santo Domingo, where he organized a new 
army. With this army he returned to Venezuelan Guiana, and chose as 
provisional capital the city of Angostura on the banks of the great Orinoco 
River. At first luck was against him. He joined part of the forces of 
Páez, who was carr3ring on a guerrilla warfare. But Páez, whose con- 
tingent obeyed him only, refused to accompany BoKvar to the Aragua 
Valley and BoKvar was obliged {obligar) to consent to his going to besiege 
San Fernando. 

II 

{Based on page giy line 21 to page g6, line 18, including footnotes.) 

(a) I. ¿ Cómo logró el coronel realista López descubrir el lugar donde 
dormía BoKvar? 2. ¿Cuál fué el vasto plan concebido por Bolívar? 
3. ¿Cómo estaba compuesta la confederación llamada comúnmente la 
Gran Colombia? 4. ¿Se realizó el plan de BoKvar? 5. ¿Cuándo 
recobró prestigio en los Estados Unidos la causa de la Independencia? 
6. ¿Dequépaísessepodíaesperar apoyo material y moral? 7. ¿Cómo 
miraba el presidente Monroe la revolución sudamericana ? 8. ¿ De dónde 
llegaban las armas para los patriotas? 9. ¿Se habían incorporado en 
las tropas patriotas muchos extranjeros? 10. ¿Cómo se explican los 
apellidos ingleses e irlandeses que se oyen actualmente en los países 
sudamericanos? 11. ¿Cómo se efectuaron las elecciones? 12. ¿Cuáles 
fueron las únicas provincias completamente libertadas? 

Q>) In the meantime BoKvar with diminished forces continued toward 
Caracas. But his troops were defeated {derrotar)^ and he escaped with 
a few men to Calabozo, where Páez joined him with his cavalry. The 
Republican cause appeared to be crushed ; the Spaniards controlled the 
Center and the West. But the Liberator conceived the vast plan of 



I04 SOUTH AMERICAN HISTORY 

crossing the Andes and of founding the confederation of Gran Colombia. 
The cause of Independence was gaining prestige in the United States and 
England, and the Republican army, in which many brave foreigners had 
enlisted, had received what it had always needed : arms and ammxmition. 

m 

{Based on page g6, line ig to page 102 ^ line 16, including footnotes,) 

(a) I. ¿Trató España de obtener la intervención de las grandes po- 
tencias contra las nuevas repúblicas americanas? 2. ¿Qué deda la 
declaración formulada el 20 de noviembre? 3. ¿Solicitó la república 
de Venezuela la mediación de las potencias? 4. ¿Qué fué la Santa 
Alianza? 5. ¿Cuál fué la actitud de la Gran Bretaña? 6. ¿Porqué 
debía Inglaterra favorecer la causa de la Independencia? 7. ¿Quién 
fué nombrado Presidente Provisional de la República? 8. ¿Por qué 
hubiera sido locura de los patriotas aventurar en este momento ima 
batalla campal? 9. ¿Qué esperaban los americanos? 10. ¿Al 
emprender su más brillante campaña, cuántos años tenía BoHvar? 
II. ¿Hay otros pasos de montaña tan célebres como el de los Andes por 
Bolívar? 12. ¿Qué suerte tuvo Bolívar en los años siguientes? 

(6) Alarming news came to Angostura concerning the intervention of 
the Great Powers against the American republics. This determined the 
government to declare that the Republic of Venezuela was freed from the 
Spanish nation and desired only to be recognized as a free, independent, 
and sovereign state. In the meantime (Entre tanto) , Bolívar was superin- 
tending personally the organization of the army. In 1819 he was named 
Provisional President of the Republic and, on the 26th of May of that same 
year he began his most brilliant campaign. With little more than 
2, coo men, he crossed the Andes, destroyed a veteran Spanish army, 
occupied Bogotá, and founded Gran Colombia. 



V 
EL PASO DE LOS ANDES POR SAN MARTÍN 

[Mientras, la emancipación del norte del continente meridional 
se nevaba a cabo bajo la dirección de Bolívar, el sud peleaba tam- 
bién. El día 25 de mayo de 18 10 fué depuesto el virrey de Buenos 
Aires, naciendo así la República Argentina (llamada al principio las 
Pro\dncias Unidas del Río de la Plata). A los pocos días se rebeló s 
también la capitanía general de Chile, y luego se sublevaron las 
regiones que son las repúbKcas actuales de Bolivia, Uruguay, y Para- 
guay. Pero en el sud, como en el norte, la rebelión tenía dos 
períodos distintos : en el primero lucharon los varios países aisla- 
damente y sin plan general, siendo muy pronto reconquistada la 10 
mayor parte del territorio rebelado. La Argentina, sin embargo, 
no sólo no fué dominada jamás, sino ayudó a los demás países a 
lograr su independencia definitiva. Como Bolívar en el norte, en 
el sud el general José de San Martín comprendía que sólo la derrota 
de los españoles en todas las colonias aseguraría la libertad de cada 15 
una de ellas. Bajo su dirección, pues, se inició el segundo período 
de la rebelión americana en el sud del continente, el que se ha 
llamado la "revolución argentina americanizada." San Martín 
nació en 1778, en Yapeyú, pueblecito del nordeste de la Argentina. 
Era criollo. Después de pelear en los ejércitos españoles en la 20 
guerra con Francia, regresó en 181 2 a la Argentina, a servir la 
causa de la libertad. Desde luego comprendió el gobierno patriota 
su valor, y le encargó las tropas nacionales, al frente de las cuales 
obtuvo importantes triunfos en el suelo argentino. En 1814, sin 
embargo, concibió el plan de americanizar la revolución argentina. 25 
Para llevarlo a cabo, dimitió el mando del ejército nacional, y pasó 
en calidad de gobernador a la provincia andina de Cuyo. Allí 
comenzó a organizar el "ejército de los Andes," con el objeto de 
atravesar la cordillera para conquistar a Chile y luego el Perú. 
La organización necesitó tres años, y es uno de los hechos más 30 
extraordinarios de la historia militar. Casi surgió el ejército de la 

105 



I06 SOUTH AMERICAN BISTORY 




EL PASO DE LOS ANDES POR SAN MARTÍN 107 

nada, porque en 181 4 no tenía San Martín más que unos pocos 
soldados descorazonados y mal armados. Pero antes de finalizar 
el año de 181 6 tenía preparado un buen ejército de 4,000 hombres, 
provisto de abundantes pertrechos de guerra, y de todos los apara- 
tos especiales necesarios para el paso de la cordillera, dotado hasta 5 
de una imprenta de campaña, que diera los boletines de sus vic- 
torias, difundiendo así el entusiasmo por la causa. — Aquí co- 
mienza el capítulo siguiente, tomado de la Historia de San Martín 
por Bartolomé Mitre, historiador y político argentino. Nació 
Mitre en 182 1 en Buenos Aires. Desempeñó importante papel en 10 
el desarrollo de su patria, siendo presidente desde 1862 hasta 1868. 
Murió en 1906. Durante su larga vida escribió muchos libros, 
siendo algimos de ellos de suma importancia. No sólo era prosista, 
sino también poeta, encontrándose entre sus poesías varias tra- • 
ducciones de nuestro Longfellow.] is 

"Lo que no me deja dormir es, no la oposición que puedan 
hacerme los enemigos, sino el atravesar estos inmensos 
montes.'' Así exclamaba San Martín ^ al divisar desde Men- 
doza las nevadas crestas de la cordillera de los Andes, barrera 
gigantesca que se interpone de norte a sud entre las dilatadas 20 
pampas argentinas y los amenos valles de Chile. Esta cor- 
dillera se divide en dos cadenas paralelas a los 7,2>^ de latitud 
austral, corriendo la una a lo largo del Pacífico en dirección al 

* En otro lugar dice Mitre : "En los heroicos días de su edad viril, San Mar- 
tín era alto, robusto, y bien distribuido en sus miembros, ligados por una pode- 
rosa musculatura. Llevaba siempre erguida la cabeza, que era mediana y de 
una estructura sólida sin pesadez, poblada de una cabellera lacia, espesa, y 
renegrida, que usaba siempre corta, dando relieve a sus líneas simétricas sin 
ocultarlas. Sus facciones, vigorosamente modeladas en una carnadura muscu- 
losa y enjuta, revestida de una tez morena y tostada por la intemperie, eran 
interesantes en su conjimto y cautivaban fuertemente la atención. Sus gran- 
des ojos, negros y rasgados, incrustados en órbitas dilatadas, y sombreados por 
largas pestañas y por anchas cejas, miraban hondamente, dejando escapar en 
su brillo normal el fuego de la pasión condensada, al mismo tiempo que guarda- 
ban su secreto. ... Su voz era ronca; a su talante marcial unía un porte 
modesto y grave; eran sus ademanes sencillos, dignos, y deliberados, y todo 
en su persona, desnuda de aparato teatral, inspiraba naturalmente el respeto 
sin excluir la simpatía.'' 



lo8 SOUTH AMERICAN HISTORY 

polo, — por lo cual se llama de la costa — y la otra, con el nom- 
bre de gran cordillera, es el límite argentino-chileno. La 
cadena de la costa es una sucesión de cerros graníticos de 
formas redondeadas con pendientes suaves, cuyas ondulaciones 
s asemejan a las olas de un mar petrificado. La gran cordillera 
es formada en su parte central por tres o cuatro cordones de 
montañas cónicas y angulosas que se sobreponen unas a 
otras, cuyas cimas alcanzan a la región de las nieves perpetuas 
y se elevan hasta lá altura de 6,800 metros sobre el nivel del 

10 mar. A su pie se desenvuelven valles profundos, circuns- 
criptos por peñascos escarpados a manera de murallones 
cuyas crestas se pierden en las nubes que los coronan, entre 
las que se ciernen los cóndores de alas poderosas, únicos 
habitadores de aquellos páramos; lagos andinos, que son 

IS torrentes represados por las depresiones del suelo o los de- 
rrumbes de la montaña ; ásperos desfiladeros y estrechos sen- 
deros, abiertos por los fuegos volcánicos y las aguas que se 
desprenden de sus cumbres inaccesibles. La naturaleza ha 
desplegado todo su poder al aglomerar aquellas grandiosas 

20 moles, sin más ornato vegetal que el cactus, el musgo, y la 

jarilla resinosa, cuyos severos paisajes infunden recogimiento 

ál ánimo y dan la idea de la creación embrionaria surgiendo 

del caos. 

Entre la gran cordillera y la de la costa, se desenvuelve 

25 longitudinalmente un gran valle central, a trechos inte- 
rrumpido o estrechado por macizos y contrafuertes mon- 
tañosos, que desciende en plano inclinado de norte a sud, 
hasta que las cadenas que lo limitan se sumergen en el mar a 
los 41° de latitud, marcando las islas y los archipiélagos su 

30 naufragio prehistórico. 

La gran cordillera argentino-chilena sólo es accesible por 
pasos precisos, llamados boquetes o portezuelos, de los cuales 



EL PASO DE LOS ANDES POR SAN MARTIN 109 

los más conocidos y que se relacionan con nuestra historia, 
son : al centro, los de Uspallata ^ y Los Patos, frente a Mendoza 
y San Juan ; * al norte, el portezuelo de la Ramada y el paso de 
Come-Caballos, que ponen en comunicación a la provincia 
argentina de la Rioja' con las de Coquimbo y Copiapó ; ^ y por 5 
último, al sud, los del Planchón y del Portillo, que conducen 
directamente al valle de Talca ^ el primero, y al del Maipo y la 
capital de Chile • el segundo. Estos caminos trasversales, 
cuyas cumbres se elevan entre 3,000 y 3,700 metros, obs- 
trúyense con las nieves de invierno y sólo son transitables en 10 
el rigor del verano.^ Hasta entonces, sólo habían sido cruza- 
dos por pequeños destacamentos militares o caravanes de 
arrieros con muías, por senderos en que sólo podía pasar un 
hombre a caballo. El paso de un ejército numeroso de las 

*Estc paso atraviesa el costado del Aconcagua, volcán de Argentina, la 
dma más elevada de América (6,834 metros). Es el más conocido de los pasos 
andinos, no s61o por haber sido atravesado por San Martín, sino también por 
ser hoy día la ruta del único ferrocarril al través de los Andes, el cual se com- 
pletó en 1909. En la cumbre del paso (que tiene una altura de unos 4,000 
metros) está la célebre estatua del "Cristo de los Andes." Hace algimos años 
estaban Chile y Argentina a pimto de declararse la guerra por ima disputa sobre 
la línea fronteriza. Pero al fin se decidió someter la cuestión al arbitraje. Evi- 
tada la guerra así, las dos naciones hicieron fundir con el cobre de sus cañones 
la imagen dd Cristo, y en 1904 la pusieron en la cumbre como monumento de paz. 

'Mendoza era la capital, y San Juan y San Luis (lugar mencionado más 
adelante) eran ciudades importantes de la antigua provincia de Cuyo. 

• Provincia andina, cuya capital es la ciudad de la Rioja, a unos 400 kiló- 
metros al norte de Mendoza. 

• Provincias antiguas de Chile. La ciudad de Coquimbo está en la costa a 
míos 500 kilómetros al norte de Valparaíso, y la de Copiapó está en el interior, 
a míos 1,000 kilómetros al norte de Santiago. 

• Ciudad a unos 250 kilómetros al sur de Santiago. 

• Santiago, capital de Chile, está en el valle del río Maipo. 

^También se puede decir esto del susodicho ferrocarril transandino. La 
operación de trenes se interrumpe cada invierno ; es decir, de junio a setiembre, 
ñendo las estaciones sudamericanas opuestas a las nuestras. 



no SOUTH AMERICAN HISTORY 

tres armas al través de sus desfiladeros, considerábase im- 
posible, y jamás había sido ni proyectado siquiera, antes de 
que San Martín lo intentara. Hacer rodar por estos pre- 
cipicios artillería de batalla, trasmontar las cumbres sucesivas 
s con cuatro o cinco mil hombres, llevar consigo además de las 
municiones y del armamento de repuesto, los víveres necesarios 
durante la travesía, y las muías y los caballos necesarios con 
sus forrajes para el transporte del personal y del material, 
y llegar reconcentrados en son de guerra al territorio enemigo 

lo defendido por semi-doble fuerza, calculando los movimientos 
combinados de manera de obtener la doble victoria que se 
buscaba sobre la naturaleza y el enemigo, tal era el arduo pro- 
blema que tenía que resolver el general y el ejército de los Andes 
para invadir a Chile. Era, con la originalidad de un ingenio 

IS práctico y combinaciones estratégicas y tácticas más seguras, 
la renovación de los pasos de los Alpes que han inmortalizado 
a Aníbal y Napoleón,^ paso que sería contado entre los más 
célebres hasta entonces ejecutados por un ejército, hasta que a 
imitación de él se realizara más tarde otro igualmente famoso 

20 en los Andes ecuatoriales por otro libertador tan grande como 
el del sud.* 

San Martín, que ^*no dormía pensando en los inmensos 
montes que debía atravesar," tenía que resolver otros problemas 
más arduos que el del paso mismo. Determinar las líneas 

25 y los puntos estratégicos de la invasión ; calcular las marchas 
divergentes y convergentes y la concentración de sus columnas 
sobre el punto débil del enemigo ; ocultar el verdadero pxmto de 
ataque, y caer como el rayo al occidente de las montañas, 

^ Se refiere al paso de los Alpes por Aníbal, famoso general cartaginés, que 
hacía la guerra a los romanos en el siglo III a. de J. C, y al paso de los Alpes 
por Napoleón en 1800, en su campaña para conquistar a Italia. 

^ Por de contado se refiere al paso de los Andes por Bolívar; véase arriba, 
páginas loi y 102. 



EL PASO DE LOS ANDES POR SAN MARTIN III 

fulminando en un día el poder español en el extremo sud de 
la América, al dar con sus cañones la señal de la guerra ofensiva 
de la revolución argentina, tal era la complicada tarea que el 
general de los Andes tenía que desempeñar. Así, las diversas 
rutas que trazaba en sus mapas y los itinerarios que señalaba s 
en sus instrucciones, eran como los radios de su círculo de 
acción de operaciones preliminares, cuyo eje estaba en el 
campamento de Mendoza. Ya no era la montaña la que le 
quitaba el sueño, sino la llanura que necesitaba pisar al oc- 
ddente para combatir y triunfar. El mismo lo ha dicho en lo 
vísperas de abrir su memorable campaña: **Las medidas 
están tomadas para ocultar al enemigo el punto de ataque; 
si se consigue y nos deja poner el pie en el llano, la cosa está 
asegurada. En fin, haremos cuanto se pueda para salir bien, 
pues si no, todo se lo lleva el diablo." 15 

San Martín procuraba persuadir al enemigo que su invasión 
se dirigía al sud de Chile, cuando según su plan ofensivo pro- 
poníase verificarlo por ^1 centro. Uno de los principales ob- 
jetivos de su guerra de zapa,^ fué constantemente éste, y para 
ello engañaba con sus comunicaciones supuestas y sus con- 20 
fidencias incompletas a amigos y enemigos, guardando su 
secreto hasta el último momento. Para afirmar a Marcó ^ en 
esta creencia, imaginó un nuevo ardid de guerra, que como 
todos los suyos llevan el sello de la novedad de un ingenio 
fecundo en expedientes. 25 

Desde 1814 el Gobernador de Cuyo ^ cultivaba relaciones 
amistosas con los indios pehuenches, dueños entonces de las 

* Así llamó el mismo San Martín, de im modo figurativo, a un sistema de 
espionaje y estratagemas que había organizado para minar los cimientos del 
poder español en Chile, a fin de preparar una revolución que recibiese la in- 
vasión libertadora que meditaba. 

* El español Marcó del Pont, gobernador de la capitanía general de Chile. 
' Es dedr, San Martín. 



112 SOUTH AMERICAN mSTORY 

faldas orientales de la cordillera al sud de Mendoza, a fin de 
asegurar por los pasos dominados por ellos el tránsito de sus 
agentes secretos de Chile y tenerlos de su parte en caso de 
invasión del enemigo. Ahora se propuso renovar estas re- 
s laciones, con el doble objeto de engañar al enemigo respecto de 
sus verdaderos planes y dar mayor seguridad y más impor- 
tancia a las operaciones secundarias que meditaba por los 
caminos del sud. Al efecto los invitó a un parlamento general 
en el fuerte de San Carlos sobre la línea fronteriza del Dia- 

lo mante,^ con el fin ostensible de pedirles tránsito por sus tierras, 
haciéndose preceder de varias recuas de muías cargadas de 
centenares de pellejos de aguardiente y barriles de vino ; dulces, 
telas vistosas, y cuentas de vidrio para las mujeres, y para los 
hombres arneses de montura, víveres de todo género en abun- 

15 dancia, y un surtido de bordados y vestidos antiguos que pudo 
reunir en toda la provincia con el objeto de deslumhrar a sus 
aliados. El día señalado, los pehuenches en masa se aproxi- 
maron al fuerte con pompa salvaje, al son de sus bocinas 
de cuerno, seguidos de sus mujeres, blandiendo sus largas 

20 chuzas emplumadas. Los guerreros iban desnudos de la 
cintura arriba y llevaban suelta la larga cabellera, todos en 
actitud de combate. Cada tribu era precedida por un piquete 
de granaderos a caballo cuya apostura correctamente marcial 
contrastaba con el aspecto selvático de los indios. Al enfrentar 

25 la explanada de la fortaleza, las mujeres se separaban a un 
lado y los hombres revoleaban las chuzas en señal de saludo. 
Siguióse un pintoresco simulacro militar a la usanza pehuenche, 
lanzando los guerreros sus caballos a todo escape en torno de 
las murallas del reducto, mientras que desde los bastiones se 

30 disparaba cada cinco minutos un cañonazo de salva a cuyo 
estruendo contestaban los selvajes golpeándose la boca y 

* Pequeño río en el sur de la antigua provincia de Mendoza. 



. EL PASO DE LOS ANDES POR SAN MARTÍN 1 13 

dando alaridos de regocijo. La solemne asamblea que se 
siguió, tuvo lugar en la plaza de armas del fuerte. San Martín 
solicitó el paso por las tierras de los pehuenches para atacar 
por el Planchón y el Portillo a los españoles, que eran, según 
dijo, unos extranjeros, enemigos de los indios americanos, que s 
pretendían robarles sus campos y sus ganados, y quitarles 
sus mujeres y sus hijos. El colocólo de las tribus era un 
anciano de cabellos blancos llamado Necuñán, quien después 
de consultar a la asamblea y recoger con gravedad sus votos, 
dijo al general que a excepción de tres caciques, que ellos 10 
sabrían contener, todos aceptaban sus proposiciones ; y sellaron 
el tratado de alianza, abrazándolo uno después de otro. In- 
mediatamente, en prueba de amistad, depositaron sus armas 
en manos de los cristianos, y se entregaron a una orgía que 
duró ocho días consecutivos. Al sexto día regresó el general a 15 
su cuartel general, para sacar de estas negociaciones el fin que 
se proponía, el que reservó hasta de sus más íntimos confi- 
dentes. Había previsto el diplomático criollo que los indios 
con su natural perfidia o bien los caciques disidentes denun- 
ciarían su simulado proyecto a Marcó, como en efecto 20 
sucedió. 

Desalentado Marcó con estas alarmantes noticias y por 
el simultáneo alzamiento de los guerrilleros de Manuel Ro- 
dríguez,^ que extendían sus excursiones entre el Maule y el 
Maipo* y asaltaban las poblaciones a mano armada hasta 25 
inmediaciones de la capital, dictó una serie de medidas des- 
atinadas y contradictorias que revelaban la perturbación de 
su cabeza y los pavores de su alma. Dispuso que se practi- 

* Caudillo popiüar chileno, que había organizado partidas de guerrilleros 
para hostilizar a Marcó. 

' Es dedr, entre Talca, que está en d valle del río Maule, y Santiago, que 
está en d dd Maipo. 
I 



114 SOUTH AMERICAN HISTORY 

casen cortaduras en el paso de Uspallata, que se levantara 
una carta de las provincias meridionales del reino, y se hiciese 
un reconocimiento de los boquetes del Maule y del Planchón ; 
y antes que estos trabajos estuviesen terminados, reforzó las 
s guardias de todos los pasos de la cordillera de norte a sud. 
Reconcentró primero sus tropas que luego dispersó en gran 
parte, moviéndolas en el vacío ; y sin encontrar dentro de sí 
ninguna inspiración, después de agitarse como un títere por 
las sugestiones de San Martín, acabó por reproducir hasta sus 

lo gestos como un mono, celebrando a imitación de él un parla- 
mento con los indios araucanos,^ sin acertar a adoptar un plan 
racional de defensa. 

El objeto del astuto general argentino estaba llenado; el 
capitán general de Chile pretendía defender a la vez todas las 

IS fronteras terrestres y marítimas, dispersando al efecto su 
ejército, y así se presentaba débil en todas partes, sin sospechar 
el punto del verdadero ataque. Para colmo de confusiones, 
los espías que despachaba a fin de obtener noticias ciertas, o 
no volvían o servían a San Martín para retornarle falsos 

20 informes que lo indujesen en nuevos errores. Sus consejeros, 
unos lo incitaban a tomar la ofensiva, otros a perseverar en 
su absurdo plan expectante, y sólo uno de ellos, el que menos 
entendía de armas, que era el Dr. Judas Tadeo Reyes, su 
secretario, le indicó el que debía seguir; que era, reconcen- 

25 trarse en la capital con los 5,000 veteranos djd que disponía, 

* Tribu de Chile central, famosa por ser la sola raza indígena del hemisferio 
occidental que resistió con éxito a los europeos. El conquistador Pedro de 
Valdivia intentó en vano someterlos, muriendo al fin en im combate con ellos. 
Sólo a fines del siglo XIX han consentido en ser considerados como chilenos. 
Sus sangrientas luchas con los conquistadores son el tema del célebre poema 
épico la Araucana, del español Alonzo de Ercilla (siglo XVI). En el parque 
principal de Santiago, el de Santa Lucía, se ha levantado ima estatua al caudillo 
araucano más famoso, Caupolicán, muerto por los españoles en 1558. 



EL PASO DE LOS ANDES POR SAN MARTIN 115 

esparciendo las tropas de milicias por el país, y esperar la 
invasión en esta actitud. Pero su cabeza había llegado a 
ese grado de perturbación en que los buenos y los malos 
consejos son inútiles. El mismo se ha encargado de pintar 
gráficamente su deplorable estado moral en aquellos mo-s 
mentos (4 de febrero de 181 7) : ^'Mis planes están reducidos 
a continuos movimientos y variaciones según las ocurren- 
cias y noticias del enemigo, cuyo jefe de Mendoza " es 
astuto para observar mi situación, teniendo inniunerables 
comimicaciones y espías infieles alrededor de mí, y trata 10 
de sorprenderme.'' ^ 

Pero no sólo era el amago de la próxima invasión lo que traía 
desasosegado a Marcó. Sus recursos eran escasos, y para 
subvenir a los gastos públicos gravó la extracción de trigos y 
harinas y la introducción de vinos y azúcares, decretando a la is 
vez un empréstito forzoso de 400,000 pesos cobrables entre 
los que gozarán de una renta anual de 1,000 pesos, sin ex- 
clusión de empleados civiles y militares, y pagadero en dinero 
efectivo. Estas medidas no produjeron más resultado que 
generalizar la desmoralización y el descontento, avivando 20 
el espíritu de insurrección de los nativos fomentado por los 
agentes de San Martín, que anunciaban su inmediata llegada 
a la cabeza de un poderoso ejército libertador, al ponerse ellos 
mismos en campaña. 

Entre tanto las guerrillas de Rodríguez asaltaron y se po- 25 
sesionaron de la villa de Melipilla^ (octubre de 1816). Don 
Francisco Salas, uno de los agentes secretos de San Martín, al 
frente de una partida de campesinos, atacó la villa de San 

* Mitre sacó estos detalles, así como otros muchos de este capítido, de la 
Historia general de la Independencia de ChilCy escrita por Diego Barros Arana, 
famoso historiador chileno del siglo pasado. 

* A unos 60 kilómetros al sudoeste de Santiago, en el valle del Maipo. 



Il6 SOUTH AMERICAN HISTORY 

Fernando,^ sorprendiendo su guarnición, y la puso en fuga. 
Don Francisco Villota, rico hacendado de Curicó,^ otro de los 
agentes que más importantes servicios había prestado en el 
desempeño de su peligrosa misión, suministrando dinero, 

s caballos, y pagando con su persona, se puso a la cabeza de 
6o inquilinos de su hacienda, que armó a su costa, y atacó 
el pueblo de Curicó, defendido por el coronel español Morgado 
con 30 dragones y 50 infantes, pero fué batido, muriendo en la 
persecución como un valiente. Los principales jefes españoles, 

10 al frente de gruesos destacamentos, procuraban en vano 
apagar este incendio parcial, precursor de la invasión y de la 
insurrección general que debía acompañarla. Mientras tanto, 
los guerrilleros concurrían al plan de invasión, al obligar a 
Marcó a desprender fuerzas hacia el sud y a debilitarse en 

15 su centro, desguarneciendo el verdadero punto de ataque, 
que nunca llegó a sospechar. Desde este momento San Martín 
pudo predecir, con horas de diferencia, el día en que atravesaría 
"los montes," ** pisaría el Uajio," y ganaría la batalla, según se 
verá después. 

20 En el campamento de Mendoza la escena cambiaba : reinaba 
en él la actividad metódica, y la subordinación automática 
a la par de un entusiasmo consciente. Una voluntad superior, 
que sabía lo que quería y lo que hacía, y a la cual todos se 
plegaban, lo ordenaba todo, infundiendo en las almas de sus 

25 soldados la seguridad del triunfo. Allí se sabía hasta lo que 
hacía, pensaba, o iba de hacer Marcó, mientras él no sabía 
ni lo mismo que quería. Todos trabajaban, cada cual en la 
tarea que le estaba señalada, y todos confiaban en su general. 
Reuníanse muías de silla y marcha y caballos de pelea ; se for- 

30 jaban herraduras por millares para las bestias ; construíanse 

* A unos 150 kilómetros al sur de Santiago. 
2 A unos 200 kilómetros al sur de Santiago. 



EL PASO DE LOS ANDES POR SAN MARTIN 1 17 

aparejos para acémilas ; se acopiaban víveres secos y forrajes, 
recolectándose ganados en pie para el paso de la cordillera. 
Los jefes, oficiales, -y soldados se ejercitaban en sus respectivos 
deberes y oficios. El parque elaboraba cartuchos por cientos 
de miles. Las fraguas ardían día y noche, recomponiendo 5 
armas y fundiendo proyectiles. El infatigable Fr. Luis 
Beltrán ^ ejecutaba las nuevas máquinas con que, según su 
expresión, debían volar los cañones por encima de las mon- 
tañas, a la manera de los cóndores. El ingenioso fraile había 
inventado, o más bien dicho adaptado, una especie de carros i© 
angostos, conocidos con el nombre de zorras, de construcción 
tosca pero sólida, que montados sobre cuatro ruedas bajas 
y tirados por bueyes o por muías, reemplazasen los montajes 
de los cañones de batalla, mientras éstos lo acompañabati 
desarmados y a lomo de muía por las estrechas y tortuosas is 
sendas de la cordillera hasta pisar el llano opuesto. A 
prevención proveyóse de largas perchas para suspender las 
zorras y los cañones en los pasos fragosos, conduciéndolas 
entre dos muías a manera de literas, una en pos de otra, y 
además de rastras de cuero, que £n los planos inclinados se 20 
moverían a brazo de hombres o por medio de un cabrestante 
portátil. 

Mientras tanto, el general en jefe, silencioso y reservado, 
pensaba por todos; todo lo inspeccionaba y todo lo preveía 
hasta en sus más mínimos detalles, desde el alimento y equipo 25 
de hombres y bestias, hasta las complicadas máquinas de 
guerra adaptables, sin descuidar el filo de los sables de sus solda- 
dos. Necesitábase una conserva alimenticia y sana, que a 

* Capellán de uno de los cuerpos del ejército, que tenía a la sazón treinta 
años. Dice Mitre en otro lugar, que "se hizo matemático, físico, y químico 
por intuición ; artillero, relojero, pirotécnico, carpintero, arquitecto, herrero, 
dibujante, cordonero, bordador, y médico por la observación y la práctica." 



Il8 SOUTH AMERICAN HISTORY 

la par de restaurar las fuerzas del soldado fuese adecuada a 
la temperatura frígida que había que atravesar, y la encontró 
en la preparación popular llamada charquicán, compuesta de 
carne secada al sol, tostada y molida, y condimentada con 

5 grasa y ají picante, que, bien pisado, permite trasportar en 
la mochila o maletas la provisión para ocho días, y con 
sólo la adición de agua caliente y harina de maíz tostado 
proporciona un potaje tan nutritivo como agradable. San 
Luis, abundante en ganados, fué puesto a contribución para 

lo suministrar el charqui y dio dos mil arrobas de esta sustancia, 
supliendo el déficit el gobierno general hasta completarse la 
cantidad de 3,500 arrobas. Después del estómago, ocupóse 
de los pies, vehículos de la victoria. Dispuso, para suplir la 
falta de calzado y no gravar el erario, que el cabildo remitiese 

15 al campamento los desperdicios de cuero de las reses del con- 
sumo diario, para construir con ellos tamangos, especie de 
sandalias usadas por los negros, y que los mismos soldados pre- 
paraban. Llevóse la economía al último grado a que jamás ha 
llegado, para demostrar, según las palabras de San Martín, 

20 cómo se pueden realizar grandes empresas con pequeños 
medios. Publicóse por la orden del día y se proclamó por 
bando al son de cajas, que se reuniesen en almacenes 
los trapos viejos de lana para forrar interiormente los 
tamangos, *'por cuanto, decíase en él, la salud de la tropa 

25 es la poderosa máquina que bien dirigida puede dar el 
triunfo, y el abrigo de los pies el primer cuidado.'' Con 
los cuernos de las reses, se fabricaron chifles para suplir las 
cantimploras, indispensables en las travesías sin agua de la 
cordillera. Por un bando mandó recoger todo el orillo de 

30 paño que se encontrase en las tiendas y las sastrerías de la 
ciudad, que distribuyó entre los soldados para suspensorios 
de las alforjas. 



EL PASO DE LOS ANDES POR SAN MARTÍN II9 

Los sables "de lata'' ^ de los granaderos a caballo estaban 
embotados : les hizo dar hilo a molejón de barbero y los puso 
en manos de los soldados diciéndoles que eran para tronchar 
cabezas de godos,^ como lo hicieron. No bastaba que las 
armas tuviesen filo ; era preciso que los brazos tuviesen temple s 
y que las almas fueran estremecidas por los toques de los ins- 
trumentos marciales que reemplazan en el combate la voz de 
mando, y pensó en los clarines, instrumento poco usado hasta 
entonces en la caballería americana. El ejército sólo tenía 
tres clarines. Al principio creyó suplir la falta fabricándolos 10 
de lata, pero resultaron sordos. Al pedirlos al gobierno, 
decíale: "El clarín es instrumento tan preciso para la caba- 
llería, que su falta sólo es comparable a lo que era la del tambor 
en la infantería.'' Estos detalles minuciosos, que preparaban 
los tríimfos finales, merecen ocupar la atención del historiador, 15 
porque son como los tornillos que ajustan las máquinas de 
guerra. La previsión en los detalles abrazó un conjunto de 
cosas que iba desde las enjalmas de las acémilas y las herra- 
duras de las bestias, hasta los puentes militares y los aparatos 
para arrastrar el material al través de las montañas. 20 

Había estudiado todos los aparejos de muías adecuados a 
su objeto, teniendo frecuentes conferencias con los arrieros. 
. Al fin decidióse por la enjalma chilena, '^por cuanto," según sus 
palabras, "son las más adaptables al caso por su configuración, 
que da más abrigo a la muía contra la intemperie del clima, y 25 
son forradas en pieles, exentas por lo tanto de que las coman las 
bestias." Para forrar los aparejos, pidió al gobierno seis mil 
pieles de camero, en circunstancia que la expedición a Chile 
era considerada como una quimera (marzo de 18 16). Pasaron 

^ Los eq)afioles propalaban la voz de que los sables patriotas eran de lata. 
por pensar que el gobierno era tan pobre que no podía comprarlos de acero. 
« Nombre de^redativo que daban los sudamericanos a los españoles. 



I20 SOUTH AMERICAN HISTORY 

ocho meses, y acordada ya la expedición, reiteró su pedida : 
'^Tocamoá ya la primavera, y antes de cuatro meses es llegado 
el tiempo de obrar sobre Chile. Faltan las seis mil pieles de 
camero que deben emplearse en la construcción de mil apare- 
s jos, en lo cual deben emplearse tres meses, y no viniendo en la 
oportunidad debida, ni marcha el ejército ni proyecto alguno 
podrá ya adoptarse." Y un mes después, escribía confidencial- 
mente : '^Está visto que en ésa ^ los hombres toman láudano 
diariamente ; hace ocho meses pedí las pieles de carnero para 

lo los aparejos de la cordillera, y veo con dolor que ni aun están 
recolectadas, cuando por lo menos necesito un mes para forrar 
las enjalmas que ya están construidas." 

El asunto que más lo preocupó, fueron las herraduras de las 
bestias. Para resolver el punto celebró conferencias con 

15 albéitares, herreros, y arrieros, y después de escucharlos atenta- 
mente, adoptó un modelo de herradura, que envió al gobierno, 
encargando a un oficial la llevase colgada al pecho como si 
fuese de oro y la presentara al Ministerio de la Guerra. **Hoy 
he tenido," decía oficialmente, " una sesión circimstanciada 

20 con tres individuos de los más conocedores en materia de 
cabalgaduras para el tráfico de cordillera, y unánimes con- 
vienen en que es imposible de todo punto marchar sin bestias 
herradas por cualquier camino que se tome, so pena de quedar 
a pie el ejército antes de la mitad del tránsito." Y pocos 

25 días después agregaba : "Estoy convencido de la imposibilidad 
de llevar a Chile una caballería maniobrera (arma que nos da 
decidida ventaja por desconocerla en mucha parte el enemigo) 

^ Es decir, en Buenos Aires, capital de la República Argentina, y la ciudad 
más importante de la América del Sud. Hoy día cuenta 1,500,000 habitantes. 
Es la cuarta ciudad del hemisferio del oeste, aventajándola en población sólo 
las ciudades norteamericanas de Nueva York, Chicago, y Filadelfia. Está en 
la orilla derecha del Plata, que mide en aquel punto imos 50 kilónaetros de 
ancho. 



EL PASO DE LOS ANDES POR SAN MARTIN 1 21 

sin llevar desde aquí caballos herrados." Necesitábanse 
treinta mil herraduras con doble clavazón, y en el espacio 
de menos de dos meses fueron forjadas, trabajando día y noche, 
en los talleres de la fábrica de armas de Buenos Aires y en las 
fraguas de Mendoza. s 

¿ Cómo se salvarían los hondos barrancos del fragoso camino, 
se atravesarían los torrentes, ascendería y descendería el 
pesado material de guerra las ásperas pendientes de la mon- 
taña ; y cómo, al fin, se sacarían de los precipicios las zorras 
y las cargas que se desbarrancasen ? Hé aquí otros pro- lo 
blemas más arduos, que fueron igualmente resueltos. Ideóse 
para el pasaje de los ríos, un puente de cuerdas, de peso y largo 
calculado (6o varas), y el pedazo de cable que debía ser pre- 
sentado al gobierno como modelo, fué encomendado a un 
oficial con la misma solemnidad que la herradura. "No esis 
posible pasar la artillería y otros grandes pesos por los angostos 
desfiladeros y pendientes de la cordillera, ni restituir a las sen- 
das lo que de ella se precipitase,'* dice el mismo San Martín, 
" sin auxilio de dos anclotes y cuatro cables, de un peso capaz 
de poderse transportar a lomo de muía.'' Con este aparato 20 
movido por cabrestante venciéronse las dificultades del paso. 

Pero se necesitaba además cerca de un millón de tiros a bala ; 
1,500 caballos de pelea y más de 12,000 muías de carga. ¿ De 
dónde se sacaría todo esto para tenerlo listo en poco más 
de dos meses de término ? El parque de Mendoza sólo tenía 25 
a la sazón (noviembre de 18 16) trescientos sesenta mil tiros 
de fusil a bala, y a razón de 20 paquetes por hombre para tres 
mil infantes, resultaba un déficit de trescientos ochenta mil 
cartuchos, que fué suplido por el gobierno con la pronta re- 
misión de 500,000 tiros y 30 quintales de pólvora de cañón. 30 
En cuanto a los caballos, se proporcionó novecientos, en San 
Juan y Mendoza, al precio de seis pesos uno, abonados con 



122 SOUTH AMERICAN HISTORY 

vales admisibles en las aduanas de Cuyo en pago de derechos, 
lo que era casi lo mismo que expropiarlos gratuitamente. 
Sólo Cuyo podía dar las muías y los arrieros, como las dio ; 
pero ya no era posible exprimir más la sustancia de la estrujada 

5 provincia, y por lo menos los fletes debían ser abonadps, y 
éstos importaban como ochenta mil pesos. Pero el tesoro 
del ejército de los Andes estaba exhausto, y el gobierno, 
solicitado por San Martín, contestóle que no podía dar más 
hasta mejor fortuna. 

lo Fué entonces cuando el general de los Andes lanzó con su 
sencillez y gravedad habitual, sus gritos más heroicos que re- 
sonarán en la posteridad: — **Si no puedo reunir las muías 
que necesito, me voy a pie. El tiempo me falta; el dinero 
ídem ; la salud mala, pero vamos tirando hasta la tremenda. 

15 Es menester hacer ahora el último esfuerzo en Chile." "¡ Ya 
estamos en capilla para nuestra expedición ! Por esto puede 
calcularse cómo estará mi triste y estúpida cabeza. Baste 
decir : que para moverme necesito trece mil muías, que todo 
es preciso proveerlo sin un real. ¡ Pero estamos en la inmortal 

20 provincia de Cuyo, y todo se hace ! No hay voces, no hay 
palabras para expresar lo que son estos habitantes." "Todo, 
y todo, se apronta para la de vamonos : en todo enero estará 
decidida la suerte de Chile." "Para el 6 de febrero estaremos en 
el valle de Aconcagua,^ Dios mediante, y para el 15, ya Chile es 

25 de vida o muerte." ¡ Y Cuyo dio las trece mil muías, y el 8 
de febrero (dos días después de la predicción) estaba todo el 
ejército de los Andes reunido en el valle de Aconcagua ; y el 
12 (tres días antes de lo calculado) el triimfo coronaba las 
armas redentoras de la revolución argentina ! 

1 Se refiere al valle chileno en donde están San Felipe y Santa Rosa de los 
Andes; véase el mapa del Paso de los Andes, en el cual fiígiuan también la 
mayor parte de los lugares mencionados en las páginas siguientes. 



. I m I 







I' a yt il,".¿-\>^-^ . t -^ r....f 






124 SOUTH AMERICAN HISTORY 

En Mendoza, todo estaba listo "para la de vamonos," 
según la expresión soldadesca de San Martín. Cuanto la 
ciencia, la experiencia, y la previsión humana podían alcanzar, 
estaba arreglado : no faltaba ni un hombre en las filas ni un 

5 clavo en las herraduras. Sólo faltaba dar la señal de marcha. 
El ejército expedicionario constaba de 4,000 hombres de pelea, 
de los cuales como 3,000 infantes divididos en cuatro batallones 
a órdenes de Alvarado, Cramer, Conde, y Las Heras ; cinco 
escuadrones de granaderos a caballo con 700 plazas al mando 

10 de Zapiola, Melián, Ramalla, Escalada, y Necochea; una 
brigada de 250 artilleros, con diez cañones de batalla de a 6, 
dos obuses de 6 pulgadas y nueve piezas de montaña de a 4, 
a cargo de La Plaza. Acompañaban a estas tropas en calidad 
de auxiliares 1,200 milicianos de caballería de Cuyo, que debían 

15 servir en la conducción de los víveres y municiones y cuidado de 
las caballadas, además de los arrieros, los operarios de la maes- 
tranza, y 120 barreteros de las minas de Mendoza para la com- 
postura de los caminos. El ejército estaba dividido en tres 
cuerpos, cada uno de los cuales debía bastarse a sí mismo, con 

20 un pequeño estado mayor, sus guías, un cirujano con su 
botiquín, un proveedor, y un comisario, con su correspondiente 
parque de reserva. Dos de estas divisiones, que constituían el 
grueso de las fuerzas, debían marchar escalonadas por el paso 
de Los Patos : la de vanguardia, a órdenes del jefe de estado 

25 mayor el general Miguel Estanislao Soler, y la reserva a cargo 
de O'Higgins.^ Una división destacada a órdenes de Las Heras 

1 Bernardo O'Higgins (el apellido se pronuncia O'ijins), el más ilustre general 
y político de la Emancipación chilena, nació en 1778. Su padre, Ambrosio 
O'Higgins, era de origen iriandés, pero joven todavía fué a establecerse en 
España. Después de haber servido muchos años en los ejércitos de España, 
fué nombrado capitán general de Chile, y después virrey del Perú. Murió en 
1803, dejando su nombre vinculado al hijo que había de ser una gloria nacional. 
Bernardo O'Higgins tomó parte en la primera rebelión chilena, en j8io, pero 



EL PASO DE LOS ANDES POR SAN MARTÍN 125 

debía marchar por el camino de Uspallata, con el parque y la 
artillería, pues por Los, Patos era imposible el tránsito de este 
material de guerra. La dotación de municiones era de 900,000 
tiros de fusil y carabina, 2,000 de cañón a bala, y 200 de me- 
tralla, y 600 granadas. Las cabalgaduras ascendían a más de 5 
10,000 muías de silla y carga y 1,600 caballos de pelea. Las 
provisiones de boca para 5,200 hombres, consistían en 600 
reses en pie, galleta, harina de maíz tostado, charqui molido 
con grasa, y ají picante y en rama ; queso, vino a razón de una 
botella por hombre, y aguardiente ; provisión de cebollas y 10 
ajos como confortantes contra el frío y remedio contra las 
enfermedades que en las grandes alturas aquejan a hombres 
y bestias ; y los forrajes, en maíz y ceb^a, todo calculado para 
quince días de marcha dentro de la cordillera. Además, es- 
tableciéronse depósitos de víveres a lo largo de los caminos 15 
para el caso de una derrota o retirada. 

Dos divisiones ligeras, que a manera de alas debían moverse a 
derecha e izquierda de las columnas principales, completaban 
la línea de ataque del ejército invasor. Componíase la del 
norte de sesenta infantes de línea, ochenta milicianos de San 20 
Juan, y una legión de emigrados chilenos, que a las órdenes del 
comandante don Juan Manuel Cabot debía partir de San Juan 
y atravesar las cordilleras por el Portezuelo de la Ramada,^ a 
fin de apoderarse de Coquimbo,^ al mismo tiempo que otro 
destacamento ocupase Copiapó.^ La del sud, al mando del 25 
capitán de Chile, Freyre, componíanla cien infantes argen- 
tinos, armados como dragones, y 25 granaderos a caballo, 
junto con una compañía de emigrados chilenos encabezados por 

al ser reconquistada su patria, se refugió con algunas tropas en la Argentina, 
uniéndose al ejército de San Martín. Más tarde, de i8i8a 1823, fué el primer 
presidente de la nueva república de Chile. Murió en 1842. 

* Véase arriba, página 109, renglón 3. 

* Véase arriba, página 109, nota 4. 



126 SOUTH AMERICAN HISTORY 

el activo agente secreto de San Martín, Antonio Merino. 
Esta pequeña columna debía penetrar por el Planchón/ 
a fin de apoyar las guerrillas chilenas de ultra-cordillera, a la 
vez que la guarnición del fuerte de San Carlos,^ compuesta de 
s 30 blandengues, asomaría por el Portillo ^ con el mismo objeto 
a órdenes del capitán José León Lemos. 

Tanto las dos gruesas columnas centrales que debían con- 
verger en combinación a un punto determinado, como las 
volantes de los extremos que obrarían con independencia, 
10 tenían instrucciones de aparecer simultáneamente sobre el 
territorio chileno del 6 al 8 de febrero de 181 7, y marchar 
resueltamente al objetivo señalado a cada una de ellas. Cada 
jefe de división recibié de manos de San Martín, un plano 
manuscrito para guiarse, un itinerario de marchas con anotá- 
is ciones topográficas, y sus instrucciones escritas. La columna 
de Las Heras, que seguiría el camino de Uspallata, iba guiada 
por los dos baqueanos mayores del ejército, Justo Estay y 
José Antonio Cruz, quienes por sendas trasversales debían 
comunicarse verbalmente o por medio de un plan de señales 
20 de banderas convenido todos los días con San Martín, que 
marcharía paralelamente por el de Los Patos a distancia de 
67 kilómetros. 

Si alguna vez el cálculo y la previsión al servicio de la ins- 
piración y la observación, subordinadas al método, presidió 
25 a una gran empresa militar, fué ciertamente ésta, y la historia 
no presenta un ejemplo de paso de montaña más perfectamente 
combinado y más admirablemente ejecutado, como lo han re- 
conocido los escritores especiales de las naciones más adelanta- 
das y hasta los mismos enemigos. 
30 Antes de terminar estos trabajos preparatorios, el general 
dirigió su adiós a los pueblos de Cuyo : "Se acerca el momento 

* Véase arriba, página 109, renglón 6. ' véase arriba, página 112, renglón 9. 



EL PASO DE LOS ANDES POR SAN MARTIN 127 

en que, derretidas las nieves de la cordillera que nos separa de 
Chile, se presenta el peligro de una invasión al lado del triunfo 
que me promete vuestro patriotismo. Preparaos a nuevos 
sacrificios para evitar el riesgo. Yo no he dispensado fatigas 
ni aim en las horas del descanso por acreditar mis desvelos s 
en obsequio de vuestra conservación. Toca a vosotros triun- 
far en la gran lucha, y conquistar una paz permanente, en que 
la agricultura y el comercio tomen un vuelo capaz de reparar 
las pérdidas indispensables de la guerra. La patria y vosotros 
nada tienen que temer, si la cooperación del pueblo es precedida 10 
de im esfuerzo grande de desprendimiento y de unión íntima, 
condición precisa de la empresa de salir con la victoria. Yo me 
atreví a predecirla contando con vuestro auxilio bajo la pro- 
tección del cielo, que mira con horror la causa injusta y san- 
grienta de los opresores de la América." is 

Al contar sus fuerzas, notó que le faltaba un número de 
soldados para completar sus escuadrones, y dirigió a los men- 
docinos otra proclama, que parece escrita con el sable más que 
con la pluma: "Tengo ciento treinta sables arrumbados en 
el cuartel de Granaderos a Caballo por falta de brazos valientes 20 
que los empuñen. El que ame la patria y el honor, venga a 
tomarlos. La cordillera va a abrirse. No deseo emplear la 
fuerza, pues cuento con la buena voluntad de estos bravos 
habitantes; pero me veré en la necesidad de hacerlo si no 
corresponden a mis esperanzas los mendocinos.'' Los sables 25 
fueron ocupados por otros tantos voluntarios. De otro modo, 
todos sabían que hubieran sido ocupados por igual número de 
forzados, como se anunciaba. Por última despedida ordenó 
que los soldados saliesen a recoger trapos viejos por las calles 
de la dudad, avisándolo al cabildo. El generoso vecindario 30 
de Mendoza, y principalmente las mujeres y los niños, — 
pues los hombres estaban en el campamento, — salían a las 



128 SOUTH AMERICAN HISTORY 

puertas de sus casas y ofrecían a los soldados ponchos y fra- 
zadas para que se abrigasen en la cordillera nevada que iban 
a cruzar. 
Listo todo, pidió el general expedicionario instrucciones 
5 para atreglar a ellas su conducta política y militar. El 
gobierno, penetrado del mismo espíritu del general, se las 
trazó con amplitud, con proyecciones largas, con propósitos 
generosos, y resoluciones firmes en armonía con el plan de 
campaña continental concebido por San Martín, y formuló, 

locon palabras que los hechos hicieron buenas, el programa 
emancipador de la revolución argentina con respecto a los 
demás pueblos de la América del Sud, sobre la base de la 
independencia y de la libertad de cada uno de ellos. "La 
consolidación de la independencia de la América de los reyes de 

15 España, sus sucesores, y metrópoli (decía el artículo 1°), y la 
gloria de las Provincias Unidas del Sud,^ son los únicos móviles 
a que debe atribuirse el impulso de la campaña. Esta idea la 
manifestará el general ampliamente en las proclamas que 
difunda, la infundirá por medio de sus confidentes en todos los 

20 pueblos, y la propagará de todos modos. El ejército irá im- 
presionado de los mismos principios. Se celará no se divulgue 
en él ninguna especie que indique saqueo, opresión, ni la menor 
idea de conquista, o que se intente conservar la posesión del 
país auxiliado." Con sus instrucciones -en la cartera, con su 

25 resolución hecha y su ejército comprometido en las gargantas 
orientales de los Andes, el general expedicionario, con el pie 
ya en el estribo, escribía (enero 24 de 181 7) su última carta a 
su más íntimo confidente: '^Esta tarde salgo a alcanzar las 
divisiones del ejército. Dios me dé acierto para salir bieh de 

30 tamaña empresa." 

El paso de los Andes es, como combinación estratégica, un 

^ Uno de los nombres que se daban a la Argentina en aquella época. 



EL PASO DE LOS ANDES POR SAN MARTÍN 129 

coínpuesto de atrevimiento, de observación, y de cálculo, que 
en su conjunto asombra, y analizado, se admira y se impone 
por lo concreto de su concepción y la exactitud de su ejecución. 
Como todas las operaciones clásicas de su género, su punto de 
partida es una idea simple, con un objetivo claro. Su secreto s 
consiste en la configuración del terreno montañoso, teatro de 
las operaciones, en que todos los movimientos combinados se 
vacían como en un molde y toman su forma típica. 

El General San Martín, al formular a grandes rasgos su 
definitivo plan de campaña ofensiva (15 de junio de 181 6), 10 
había establecido que Chile debía ser invadido, por los pasos 
de Uspallata y de Los Patos, a fin de cortar por el centro las 
fuerzas enemigas divididas, cargar sobre el grueso de ellas, y 
apoderarse innlediatamente de la capital terminando así la 
campaña de un solo golpe. Esta era su idea fundamental, is 
El mismo había dicho que el problema de hecho a resolver con- 
sistía en pisar el llano opuesto con su ejército reconcentrado, 
tomar el enemigo dividido, y batir su principal fuerza, que- 
brándole así los brazos. Este era su primer objetivo. Para 
alcanzarlo, necesitaba ocultar el verdadero punto de ataque 20 
y simularlo en todas partes ; dirigir sus marchas y efectuar su 
reconcentración por caminos convergentes que lo condujeran 
simultáneamente al frente y a la espalda de sus contrarios 
para envolverlos o flanquearlos. Tal era el resultado exacto 
buscado, a primera vista imposible, que le fué sugerido por la 25 
configuración del terreno a que el plan se modeló. 

En la descripción de la cordillera, hemos hecho notar que 
el valle central de Chile se interrumpe por los macizos que unen 
las dos cadenas montañosas que lo limitan, o se estrecha por 
los contrafuertes que entran como espolones al interior del 30 
país. El macizo principal es el de Aconcagua, entre los 32° y 
33- de latitud sud, dominado por el gigante de los Andes 

K 



130 SOUTH AMERICAN HISTORY 

argentíno-chilenos, que cubierto de eternas nieves se levanta a 
6,800 metros sobre el nivel del mar y divide las aguas de los 
ríos de San Juan y de Mendoza ^ por su falda oriental. Este 
macizo se prolonga hacia el oeste hasta unirse con la cordillera 

s marítima, y de él se desprende un crestón destacado a la 
manera de contrafuerte, que corre en la misma dirección, pero 
sin alcanzar a la costa, y se interpone entre los ríos de 
Aconcagua y Putaendo que corresponden, en las vertientes oc- 
cidentales, a los de Mendoza y San Juan. A este sistema per- 

10 tenece la contigua sierra de Uspallata ^ al sud, cuya cima sólo 
tiene 3,900 metros de altitud, y que a su vez desprende un 
cordón transversal continuo hacia el oeste, de cordillera a mar, 
paralelo al macizo de Aconcagua por esa parte y al crestón 
ya señalado. Este cordón transversal es la sierra de Chaca- 

15 buco. Dentro del macizo de Aconcagua y del cordón de 
Chacabuco, con su contrafuerte intermedio, están circunscrítos 
varios valles, de los cuales, los dos que con los nombres de 
Putaendo y Aconcagua se abren al pie occidental de la gran 
cordillera, son los que interesa conocer para darse cuenta 

20 de la combinación estratégica del paso de los Andes por 
San Martín. 

Los valles de Putaendo y Aconcagua, que toman sus nom- 
bres de los ríos que los recorren longitudinalmente, están con- 
tiguos, y sólo se dividen, como por un muro medianero, por el 

25 crestón intermedio en cuya extremidad se juntan sus dos ríos, 
formando en adelante un solo valle bañado por el río de 
Aconcagua que se derrama en el Pacífico. Más abajo de la 
confluencia de estos dos ríos y sobre la margen sud del 
Aconcagua, se encuentra la villa de San Felipe, capital del 

^ Sólo el río de Mendoza figura en el mapa del Paso de los Andes. El río 
de San Juan está más al norte. 

2 La sierra de Uspallata no figura en el mapa del Paso ; está más al sur. 



EL PASO DE LOS ANDES POR SAN MARTÍN 13 1 

departamento. El camino de Uspallata, — que es el más corto, 
por cuanto allí la cordillera tiene menos espesor, — conduce 
directamente al valle de Aconcagua, cuya primera población 
al pie de la montaña es Santa Rosa de los Andes. El camino 
de Los Patos al norte de Uspallata, — que es el más largo, s 
por el mayor espesor del gran macizo de Aconcagua hacia el 
oeste, — conduce al valle de Putaendo, al cual se penetra, 
siguiendo el curso del río, por una estrecha garganta denominada 
Las Achupallas. Con esta explicación orográfica, se compren- 
derá fácilmente que la división que marchase por Uspallata, 10 
sería la primera en encontrarse con el enemigo por el frente, 
y que el grueso del ejército marchando por el camino de Los 
Patos, paralelamente primero y luego describiendo un cuarto 
de círculo, vendría a salir a retaguardia del mismo enemigo. 
En tal situación, si los realistas intentasen dar frente al oeste is 
o al norte, la colimina de Uspallata los cargaría a su vez por la 
retaguardia en el primer caso o quedarían flanqueados por 
iEimbas coliunnas invasoras en el segundo. De todos modos 
no tendrían más repliegue que la sierra de Chacabuco al sud, 
operándose entonces libremente la reconcentración del ejército 20 
invasor en el llano occidental, dentro de un valle que era una 
verdadera cindadela para los invasores. Chacabuco era, 
pues, el punto estratégico, y a ocuparlo de antemano o decidir 
en él la campaña por una batalla general, se dirigían todos 
los movimientos de San Martín. Con estos cálculos mate- 25 
máticos, dibujados por la mano de la naturaleza sobre el 
terreno teatro de las operaciones, y con arreglo a este plan 
tan hábilmente combinado, pudo predecir (como se ha visto) 
el día y el sitio en que la victoria coronaría su atrevida em- 
presa, y dar confiadamente la señal del ataque simultáneo en 30 
toda la línea argentina, que se desenvolvía en un frente de 
más de 2,100 kilómetros desde Copiapó hasta el Maule. 



132 SOUTH AMERICAN HISTORY 

La expedición del norte ^ bajo el mando superior del coman- 
dante Cabot, se movió de San Juan el 12 de enero (181 7). 
Sus instrucciones le prevenían marchar directamente sobre 
la ciudad de la Serena,^ sublevar la provincia de Coquimbo, y 

s posesionarse de ella en nombre del Estado de Chile, debiendo 
la legión de emigrados chilenos que la acompañaba llevar 
su bandera tricolor nacional. Cabot atravesó en catorce 
jornadas la cordillera de Coquimbo y en el día señalado para 
la invasión general (8 de febrero) pisaba territorio chileno, sor- 

10 prendía dos guardias avanzadas del enemigo, y desprendía 
una vanguardia de 100 hombres al mando del capitán Patricio 
Ceballos, que era el baqueano de la expedición. Toda la 
provincia se sublevó a la noticia de su arribo. El 10 el capitán 
Ceballos batió la guarnición de la Serena, que en número como 

IS de ICO hombres se replegaba hacia el sud, haciéndole 40 muer- 
tos, y le tomó dos cañones volantes, banderas, armamento, 
municiones, y cuarenta prisioneros. El 12 de febrero, era 
dueño Cabot de toda la provincia de Coquimbo. En el mismo 
día la vanguardia de otra expedición mandada por el capitán 

20 Dávila ocupaba la ciudad de Copiapó. Todo el norte de Chile 
quedaba así reconquistado en un mismo día. 

En el mismo día 1 2 de febrero, Freyre ^ ocupaba la ciudad de 
Talca ^ en el extremo opuesto de la línea, y era dueño de una 
gran parte del sud, interceptando las comunicaciones de 

25 Santiago y Concepción,^ y Lemos ocupaba el Portillo.^ — 

^ Véase arriba, página 125, renglón 20 y siguientes. 

2 A 14 kilómetros al nordeste de la ciudad de Coquimbo (véase arriba, página 
109, nota 4). 

3 Véase arriba, página 125, renglón 26 y siguientes. 
^ Véase arriba, página 109, nota 5. 

s Importante ciudad chilena a orillas del río Bío-Bío, a unos 500 kilómetros 
al sur de Santiago. 

« Véase arriba, página 126, renglón 5. 



EL PASO DE LOS ANDES POR SAN MARTIN 133 

El 14 de enero de 181 7, había salido Freyre de Mendoza 
con los piquetes ya mencionados. — En los primeros días de 
febrero se situó frente a San Fernando/ donde se le incor- 
poraron ICO hombres de las guerrillas chilenas, y reunido 
a varias partidas de campesinos, se halló al frente de unas 
fuerte división regularmente armada. Sus instrucciones 
así como las de Lemos, le prevenían hacer entender al 
enemigo, que su división era la vanguardia del ejército, a 
cuyo efecto llevaba los uniformes de todos los cuerpos que 
lo componían; recomendándole fomentar la insurrección del 10 
país, pero sin comprometer combate dudoso, retirándose 
prudentemente después de llenar su objeto, si no podía 
sostenerse con ventaja. El enemigo salió a su encuentro 
con un destacamento de dragones, que fué completamente 
batido el día 9, dejando en el campo 20 muertos y 25 15 
prisioneros. En seguida avanzó hasta Curicó,^ obligando a 
su guarnición a retirarse al sud del Maule. Talca fué 
inmediatamente evacuada por el enemigo y , el 1 1 de febrero, 
Freyre era dueño de esta ciudad, dominaba la línea norte 
del Maule, amenazaba a Santiago, y al frente de todo el país 20 
sublevado, oficiaba a San Martín que pronto contaría con 
un ejército de 2,000 hombres. De este modo, en un mismo 
día los dos extremos de Chile al sud y al norte, estaban 
reconquistados o insurreccionados, y dos nuevas divisiones 
concurrían al plan de la invasión general, a la vez de ocultar al 25 * 
enemigo el verdadero punto de ataque donde debía ser herido 
de muerte. 

Después de despachar las expediciones del sud y del norte 
de que se ha dado cuenta, el general convocó una junta de 
guerra de los oficiales superiores de su ejército, y sin pedirá© 

* Véase arriba, página 116, nota i. 

2 Véase arriba, página 116, nota 2. ^ 



134 SOUTH AMERICAN HISTORY 

consejo, expuso con sencillez y claridad su plan de campaña 
con el mapa general y sus croquis por delante. Leyó en se- 
guida el cuadro de la distribución de las fuerzas, y les previno 
por conclusión, que quedasen prontos a la primera orden, 
s reservando la época de abrir las operaciones. Al día siguiente 
(15 de enero de 1817) llamó a su alojamiento al coronel Las 
Heras, y bajo palabra de honor de guardar secreto, le comunicó 
que estaba destinado a abrir la campaña por el camino de 
Uspallata, entregándole personalmente las instrucciones a 

10 que debía ajustar sus operaciones. La división de Las Heras, 
fuerte de 800 hombres, con el mayor Enrique Martínez por 
segundo jefe, se componía del batallón número 11, un piquete 
de 30 granaderos a caballo, 2 piezas de montaña, servidas por 
30 artilleros a cargo del capitán chileno Ramón Picarte, 30 

IS mineros zapadores provistos de picos y barretas, y en calidad 
de auxiliares un escuadrón de milicias de San Luis para la 
conducción de bagajes y cuidado de las cabalgaduras. Su 
primer objeto debía ser sorprender la guardia enemiga al 
occidente de la cordillera, y en seguida penetrar al valle de 

20 Aconcagua, buscar comunicaciones con el grueso del ejército 
por la derecha del río, y fortificarse en Chacabuco, adelantando 
sus partidas de caballería. El 8 de febrero, y no antes, debía 
hallarse en Santa Rosa, pues el fin principal de su movimiento 
era llamar la atención del enemigo, mientras el ejército desem- 
* 2sbocaba por el flanco y la espalda al valle de Putaendo, pre- 
viniéndole no comprometer acción dudosa y replegarse a la 
cordillera en caso de ser cargado por fuerzas superiores, a cuyo 
efecto haría fortificar algunas posiciones a su retaguardia. En 
caso de ser batido, debía retirarse a la posición inexpugnable 

30 de Picheuta en las vertientes orientales, en previsión de lo cual 
se había fortificado convenientemente el punto. Sus jornadas 
medidas eran diez, consultando el agua, el pasto, y la leña. 



EL PASO DE LOS ANDES POR SAN MARTÍN 135 

y sumaban 337 kilómetros de camino desde Mendoza hasta 
Santa Rosa. El 18 de enero rompió su marcha Las Heras y 
se dirigió al boquete de Uspallata. A dos jornadas de dis- 
tancia, seguíale el parque general del ejército, con la artillería 
de batalla desmontada, y la maestranza. Todos sus operarios s 
iban armados de palancas, con una provisión de largas perchas 
y cuerdas para suspender los cañones en literas en caso nece- 
sario ; y a retaguardia los dos anclotes con sus motores calcula- 
dos para multiplicar la fuerza de ascensión de los cables. Al 
frente de esta brigada marchaba fray Luis Beltrán, con- 10 
decorado con los galones de capitán. 

El grueso del ejército, dividido en dos cuerpos, movióse el 
día 19 en dirección al camino de Los Patos, 67 kilómetros al 
norte de Uspallata, como se ha dicho. La vanguardia, dirigida 
por el general Soler, la componían el batallón número 1° de caza- 15 
dores, las compañías de granaderos y cazadores de los bata- 
llones 7° y 8°, los escuadrones 3° y 4° de granaderos a caballo, y 
la escolta del general en jefe, con cinco piezas de montaña y un 
destacamento de operarios de la maestranza con herramientas 
de fortificación. A distancia de una jornada, seguía la re- 20 
serva mandada por O'Higgins, la cual se componía del grueso 
de los batallones 7° y 8°, los escuadrones 1° y 2° de granaderos 
a caballo, y los artilleros con sus oficiales que debían tomar los 
cañones de batalla que por el otro camino conducía Beltrán. 
Noventa zapadores divididos en tres grupos, precedían y 25 
seguían las columnas, desmontando el camino. A la van- 
guardia estaba encomendado el primer papel. Sus instruc- 
ciones le prevenían desembocar el día 8 en el valle de Putaendo ; 
apoderarse del puente del Aconcagua que comunica con San 
Felipe, y posesionarse de esta villa ; abrir comunicaciones con 30 
Las Heras por la derecha del río, y atacar al enemigo por la 
espalda en Santa Rosa si era posible, siendo su primer objeto 



136 SOUTH AMERICAN HISTORY 

marchar rectamente a Chacabuco, caso de poderlo verificar 
con seguridad, y hacerse fuerte allí a fin de interceptar las 
comimicadones con la capital y dejar cortada la división realista 
que ocupara el valle. Además se le recomendaba insurrec- 
5 donar las pobladones de ambos valles y reunir víveres y cabal- 
gaduras de refresco, a cuyo efecto le acompañaba el coronel 
chileno Portus, encargado de reunir las miUdas de ambos 
distritos. Por último, proveíase el caso de la retirada y la 
derrota y todas las eventualidades posibles, trazándole las 

10 líneas generales dentro de las cuales debía moverse. 

Toda la tropa iba montada en muías, y marchaba en des- 
filada por los estrechos senderos, pero organizada a la manera 
de las arreas. Las cuatro mil muías montadas estaban divi- 
didas en 200 piaras, y cada 20 soldados ocupaba una piara a 

15 cargo de un peón. Los destacamentos de miUdas que ligaban 
las columnas como eslabones de esta cadena orgánica, estaban 
cargados de la custodia de los depósitos de víveres y hospitales, 
el cuidado de las caballadas, y el especial encargo de recoger 
los rezagados y los enfermos. Las jornadas estaban calculadas 

20 como las de Uspallata, con arreglo al pasto y al agua, y suma- 
ban por el camino de Los Patos 514 kilómetros desde la falda 
oriental de la cordillera hasta la garganta de Las Achupallas, y 
545 hasta el pueblo de San Antonio de Putaendo, primer ob- 
jetivo de la marcha en planicie. En este orden penetraron a 

25 la segunda cordillera por el boquete de Valle Hermoso, situado 
a más de 3,600 metros de altitud. 

El camino de Los Patos, más largo que el de Uspallata, como 
queda dicho, es más frígido por especiales condiciones clima- 
tológicas, y mucho más fragoso en partes, por cuanto su trayecto 

socorre al través de grandes alturas y dentro de un macizo 
cortado a pique en sus contornos, sin más horizonte que las 
montañas nevadas que lo dominan, elevándose sobre todas ellas 



EL PASO DE LOS ANDES POR SAN MARTIN 137 

el gigantesco pico volcánico de Aconcagua. Por esta razón 
el frío de la noche es mucho más intenso, las heladas son cons- 
tantes aun en el verano, y la dificultad de respirar y de 
moverse por el enrarecimiento del aire, produce una enferme- 
dad que en la cordillera de los Andes es conocida con els 
nombre de puna o soroche, especie de mareo a veces mortal, 
como consecuencia del desequilibrio en el dinamismo vital. 
Esta enfermedad causó algunos estragos en las filas del ejér- 
cito ; pero las medidas estaban tan bien tomadas, que merced a 
las jomadas lentas y graduales y al específico de ajos y cebo- 10 
lias, pudieron hombres y bestias salvar inmunes aquellos 
terribles pasos con pérdidas relativamente pequeñas. 

El coronel Las Heras seguía su marcha paralela por Us- 
pallata. El 24 de enero hallábase acampado en el valle de 
este nombre, cuando recibió aviso de que la avanzada deis 
Picheuta, compuesta de 14 hombres, había sido sorprendida 
por una partida realista. Marcó, más por instinto que por 
previsión, había destacado una columna de 1,000 hombres de 
las tres armas sobre el valle de Aconcagua. Su jefe, que lo 
era el coronel de ingenieros Miguel María Atero, dispuso que 20 
un destacamento de 250 hombres avanzara por el camino de 
Uspallata, transmontase la cumbre y practicara un reconoci- 
miento internándose en la cordillera hasta donde fuera posible 
a ñn de adquirir noticias ciertas de los movimientos de los 
argentinos. La vanguardia de este destacamento, compuesta 25 
de 60 hombres, era la que había sorprendido la avanzada de 
Picheuta, de la cual se salvaron algunos soldados que llevaron 
la notída al campamiento del valle de Uspallata. En el acto 
dispuso Las Heras que su segundo el mayor Enrique Martínez 
saliese con ima compañía del 11° y el piquete de granaderos a 30 
caballo (no plazas), en persecución del enemigo, el que fué al- 
canzado el 25, con toda su fuerza reconcentrada. A pesar de 



138 SOUTH AMERICAN HISTORY 

la posición fuerte que ocupaba, fué atacado por tres puntos, 
trabándose un combate de dos horas y media, hasta obligarlo 
a repasar con pérdidas la cumbre de la cordillera, llevando la 
noticia de que una fuerte divisón patriota invadía por aquella 
s parte. 

Este accidente desgraciado no previsto, que aprendió San 
Martín en el punto denominado "Los Manantiales,^' internado 
ya en la montaña, podía cambiar la faz de la campaña, y obli- 
gaba desde luego a modificar el plan de invasión al menos en 

10 los detalles. El enemigo, apercibido de que iba a ser atacado 
por Uspallata, podía, antes que el grueso del ejército argentino 
dominara el llano, ocupar alguno de los desfiladeros de los 
dos caminos, y con un batallón detener su marcha calculada. 
La cuestión era de horas. Si en el día fijado las dos colmnnas 

15 no desembocaban en los valles de Aconcagua y Putaendo y 
operaban su reunión, el enemigo podía acudir con toda su 
fuerza, reconcentrándola sobre el punto o los puntos ocupa- 
dos, y la combinación estaba malograda. El general de los 
Andes, dándose cuenta de todo esto, modificó su plan sobre el 

20 terreno con arreglo a las circunstancias. En el acto dispuso 
que el ejército continuara su marcha, y que el mayor de in- 
genieros Arcos, a la cabeza de 200 hombres, se adelantase 
rápidamente por un camino de atajo, ocupara sin pérdida de 
tiempo la garganta de Las Achupallas y se fortificara y sostu- 

25 viese en ella, batiendo la fuerza que allí encontrase, para dar 
tiempo a las columnas de llegar a la planicie. Arcos desem- 
peñó su comisión con actividad y valor. El día 4 se encon- 
traba con la guardia de Las Achupallas, reforzada por 100 
hombres salidos de San Felipe, en la conjunción de los dos 

30 caminos del descenso occidental, y después de un corto tiroteo, 
el teniente Juan Lavalle a la cabeza de 25 granaderos montados, 
daba su primera carga heroica de caballería, y los ponía 



EL PASO DE LOS ANDES POR SAN MARTÍN 139 

en fuga, persiguiéndolos tenazmente. La campaña estaba 
salvada. 

Estas órdenes eran expedidas por San Martín al mismo 
tiempo que trepaba la cumbre de la gran cordillera, caballero 
en ima muía, como cuenta la historia que lo hizo Bonaparte s 
al transmontar los Alpes, no por imitación ni por modestia, 
sino por ser la única cabalgadura cuyo paso firme y marcha 
equilibrada permite orillar sin peligro los abismos de las mon- 
tañas, observando y meditando tranquilamente, entregado el 
viajero con la rienda suelta a su instinto seguro. Su montura 10 
estaba enjaezada a la chilena, con estribos baúles de madera. 
Iba vestido con una chaqueta guarnecida de pieles de nutria y 
envuelto en su capotón de campaña con vivos encarnados y 
botonadura dorada ; botas granaderas con espuelas de bronce 
como las de sus estatuas ; su sable morisco ceñido a la cintura ; is 
cubierta la cabeza con su sombrero apuntado, forrado en hule, 
sujeto por barbiquejo, que para mayor garantía contra el 
viento impetuoso de las alturas ató con un pañuelo por de- 
bajo de la barba. Al tiempo de ascender la cuesta de Valle Her- 
moso, se ocupaba en conversar con los guías sobre los caminos 20 
laterales que comunicaban con Las Heras, para combinar las 
marchas y ataques de ambas columnas, cuando una tempestad 
de granizo se descolgó de la montaña y obligó a hacer un alto a 
la división de reserva que había alcanzado aquel punto. El ge- 
neral de los Andes, apeóse de su muía, se acostó en el suelo, y 25 
se durmió con una piedra por cabecera bajo una temperatura de 
6° cent. Al tiempo de continuar la marcha, pidió a su asistente 
los chifles guarnecidos en plata en que llevaba su provisión 
de agua y de aguardiente de Mendoza, invitó al coronel don 
Hilarión de la Quintana, — a quien había nombrado su primer 30 
ayudante de campo, — y reconfortado por aquel corto sueño 
después de tantas noches de vigilia, encendió un cigarillo de 



I40 SOUTH AMERICAN HISTORY 

papel, y mandó que las charangas de los batallones tocasen el 
himno nacional argentino/ cuyos ecos debían resonar bien 
pronto por todos los ámbitos de la América del Sud. En 
seguida, continuaron la penosa ascensión de la nevada cumbre, 
5 detrás de la cual estaba el llano que buscaba para combatir y 
triunfar. Este sitio ha conservado desde entonces la de- 
nominación de ** Trinchera de San Martín." 

El 2 de febrero a las 3 de la mañana, trasmontó Las Heras la 
cumbre de la cordillera de Uspallata, y en cumplimiento de sus 

10 instrucciones, el 4 al ponerse el sol, fué atacada una avanzada 
española por 150 fusileros y 30 jinetes, a órdenes del mayor 
Enrique Martínez, y después de un combate de hora y media a 
sable y bayoneta, tomada por asalto la posición fortificada que 
defendían 94 realistas, dejando éstos en el campo 25 muertos, 

IS 43 prisioneros, 57 fusiles, 10 tercerolas, y cantidad de muni- 
ciones y víveres. En el día anterior había recibido Las 
Heras un oficio de San Martín, datado en Manantiales el 
1° a las 6 de la mañana, ordenándole demorase dos días la 
marcha de su división, para dar lugar al desarrollo del 

20 nuevo plan. En consecuencia, Martínez se replegó a su 
reserva y permaneció a la expectativa. La combinación 
volvía a sistemarse. 

^ Escrito por Vicente López y Planes, argentino de la época de la Emanci- 
pación. Hé aquí la primera estrofa : 

Oíd, mortales, el grito sagrado : 
¡ Libertad ! ¡ Libertad ! ¡ Libertad 1 
¡ Oíd el ruido de rotas cadenas ! 
Ved en trono a la noble Igualdad. 
Se levanta a la faz de la tierra 
una nueva y gloriosa Nación, 
coronada su sien de laureles 
y a sus plantas rendido un León. 

Huelga el decir que la última palabra se refiere a la metrópoli ; en las armas de 
España figura un león rampante. 



EL PASO DE LOS ANDES POR SAN MARTIN 141 

El día s la alarma se difundió en los dos valles de Aconcagua 
y Putaendo*! Los fugitivos del asalto del 4 llegaban a Santa 
Rosa de los Andes, al mismo tiempo que los dispersos de Las 
Achupallas a San Felipe. El jefe realista que los defendía, 
amagado a la vez por dos puntos, y sin fuerzas suficientes con s 
que sostenerse, no acertaba a tomar medidas. Para mayor con- 
fusión, recibió un pliego de Las Heras, proponiéndole un canje 
de prisioneros. Era un ardid de la escuela de San Martín. 
El portador de la comunicación, que era un prisionero español, 
engañado por el simulado retroceso de la vanguardia de Las 10 
Heras, anunciaba que éste, después del asalto del 4, se había 
puesto en marcha hacia Mendoza. Desde este momento, el 
coronel Atero, creyendo disipado el peligro de Uspallata, 
reunió todas sus tropas disponibles y marchó apresuradamente 
con 400 infantes, 300 jinetes, y 2 piezas de campaña, al en- 15 
cuentro de las fuerzas invasoras que asomaban por la garganta 
de Achupallas, cuyo número ignoraba. De este modo, la 
columna de Uspallata, continuando su marcha, podía caer 
libremente sobre Santa Rosa el día prefijado, a la vez que el 
grueso del ejército penetraba en masa al valle de Putaendo, y 20 
verificar ambas su junción en el punto indicado de antemano. 

Los errores de Marcó, — previstos por el astuto invasor, — 
contribuían a este éxito, tanto como las hábiles combinaciones 
estratégicas del plan de campaña. Completamente a ciegas 
respecto a los planes de San Martín, sin plan ninguno él 25 
mismo, y llamada fuertemente su atención hacia el sud, per- 
sistía en el absurdo propósito de atender a todas partes presen- 
tándose débil en todas, con un ejército veterano de más de 
5,000 hombres disciplinados, además de las milicias movili- 
zadas. Sus fuerzas estaban esparcidas en una extensión de 30 
934 kilómetros, de tal manera que, aun para plegar sus alas 
sobre el centro, necesitaba por lo menos cuatro días, y para 



142 SOUTH AMERICAN HISTORY 

reforzar su flanco izquierdo no menos de ocho. El mejor 
partido que pudiera haber adoptado, habría "sido recon- 
centrarse en la capital y esperar con fuerzas superiores el 
ataque; pero sin resolución ni idea, todo su conato era re- 

s servarse un camino de escape. "Si me reduzco a la capital," 

decía él mismo, "puedo ser aislado, y perdida la comimicadón 

con las provincias y Valparaíso,^ me quedo sin retirada." 

Este era el contendor del general de los Andes. 

A las 2 de la tarde del mismo día 8 de febrero en que el 

lo capitán general de Chile no atinaba a darse cuenta ni adonde 
debía acudir ni reconcentrarse, el grueso del ejército argentino 
ocupaba el pueblo de San Antonio de Putaendo. A esa misma 
hora. Las Heras era dueño de Santa Rosa de los Andes. Los 
dos valles estaban dominados por los invasores, y sus cabezas 

15 de columnas convergían por diversos caminos cerrando el anillo 
estratégico en el punto matemático de Chacabuco. Va a 
verse cómo se había ejecutado este movimiento convergente. 

Posesionados Arcos y Lavalle de Las Achupallas, su situa- 
ción era crítica, pues de un momento a otro podían ser cargados 

20 por fuerzas superiores. Soler en persona acudió rápidamente 
en su sostén con la escolta del general en jefe mandada por el 
comandante Mariano Necochea, los escuadrones 3° y 4° de 
granaderos, y las cinco piezas de montaña, ordenando a la 
infantería forzara sus marchas y a la división de reserva acele- 

25 rara las suyas para acortar la distancia. El 6 la vanguardia se 
hallaba reunida en las primeras planicies de Putaendo, mon- 
taba su artillería, y desprendía toda su caballería en la pro- 
longación del valle, disponiendo que Necochea con la escolta 

^ Puerto de mar que dista de Santiago 185 kilómetros medidos por la línea 
férrea. En las costas orientales del Pacífico, únicamente la ciudad de San 
Francisco la aventaja en importancia. Tiene otra semejanza con San Fran- 
cisco:— los terremotos. Pero a pesar de ellos, continúa siendo el centro de 
comercio más floreciente en el lado occidental de la América del Sud. 



EL PASO DE LOS ANDES POR SAN MARTÍN 143 

dd general, compuesta de 110 jinetes, se situara sobre la 
villa de San Felipe. Atero, que había retrogradado de Santa 
Rosa sobre San Felipe, se adelantó con sus 700 hombres al 
encuentro de Necochea, y en la madrugada del 7 ambas fuerzas 
estaban frente a frente. s 

Marchaba Atero hacia el norte por el camino real, que es un 
desfiladero limitado por el río Putaendo» y el contrafuerte que 
lo separa del yalle de Aconcagua, y ocupó con su infantería y 
artillería los cerros de las Coimas, que forman un ángulo 
saliente dominando la llanura en que se asienta la villa de 10 
San Antonio. El jefe argentino, aparentando un temor, que 
justificaba su fuerza relativamente inferior en número, em- 
prendió su retirada por el camino, cubriendo su retaguardia 
con dos guerrillas sobre los flancos, con el objeto de sacar al 
enemigo de sus fuertes posiciones y atraerlo al llano donde la is 
caballería pudiese jugar con ventaja. 

El jefe español, por su parte, engañado por esta estrata- 
gema, se adelantó con 300 jinetes, cubiertos por una línea de 
tiradores, dejando su infantería y artillería en las Coimas, y así 
que se hubo separado algunos centenares de metros de su 20 
reserva, se vio improvisamente acometido en su avance. 
Necochea, que había dividido su escuadrón en tres secciones, 
tomando el mando de la del centro, dio el de la derecha al 
capitán Manuel Soler, y el de la izquierda, emboscada detrás 
de un rancho, a su ayudante Ángel Pacheco. Los granaderos 25 
dieron vuelta caras sobre la marcha y cargaron de frente en 
perfecto orden, sable en mano sin disparar un tiro, a toque de 
a degüello de los clarines, mientras su emboscada arrollaba 
por el flanco derecho la línea de tiradores realistas, y los echaba 
sobre su reserva, en que introdujeron el desorden. Media 30 
hora duró el combate : la línea realista fué rota en varios pun- 
tos a la vez, y obligada a replegarse en dispersión hasta el 



144 SOUTH AMERICAN HISTORY 

pie de los cerros al amparo de los fuegos de sus cañones, de- 
jando en el campo 30 muertos, 4 prisioneros, y algún arma- 
mento. 
Este golpe decidía la campaña preliminar del paso de los 
5 Andes. El coronel Atero se replegó en derrota sobre San 
Felipe, llevando sus heridos, pasó al sud del río del Aconcagua 
inutilizando el puente, y dio por perdida toda la provincia. 
El pánico se difundió en ambos valles, y los derrotados de las 
Coimas contaban despavoridos que habían sido acuchillados 

10 por unos hombres muy altos, muy jinetes, con unos sables tan 
largos y tan añlados, que ni toda la caballería de Chile habría 
podido detener su empuje. Todos los habitantes de los valles 
aconcagüinos se pronunciaron en masa por los libertadores, y 
los realistas en sus marchas y contramarchas no encontraban 

15 un solo habitante que les proporcionara recursos, ni siquiera 
les diese aviso de los movimentos de los invasores. 

Mientras tanto Las Heras entraba en triunfo en Santa Rosa 
y se apoderaba de los depósitos de armamento, municiones, y 
víveres abandonados en su fuga por los realistas. Al día 

20 siguiente, 9 de febrero, los zapadores restablecían el puente 
del Aconcagua, el grueso del ejército pasaba por él, y a órdenes 
de Melián se adelantaba un escuadrón de granaderos hasta 
la cuesta de Chacabuco donde se encontraba con las avanza- 
das de caballería de Las Heras. El parque y la artillería 

25 conducida por Beltrán, descendía simultáneamente por las 
pendientes de Uspallata, sin pérdida de un solo cañón, aunque 
de las diez mil muías sólo llegaron cuatro mil, y los caballos, 
reducidos a la tercera parte, se encontraban en muy mal 
estado. 

30 La reconcentración del ejército de los Andes estaba operada 
en el llano al occidente de la cordillera, en los días pronosticados 
por San Martín dos semanas antes (el 24 de enero). Al mismo 



EL PASO DE LOS ANDES POR SAN MARTÍN 145 

tiempo y en el mismo día, el sud y el norte de Chile estaban 
reconquistados. La combinación estratégica desenvuelta sobre 
un frente de 2,100 kilómetros efectuóse matemáticamente a 
hora fija, según las previsiones de su hábil ordenador. 

Estos hechos respondían a las palabras con que había abierto 5 
la campaña en la proclama que dirigió a los chilenos al tras- 
montar los Andes, en consonancia con las instrucciones de su 
gobierno: "El ejército de mi mando viene a libraros de los 
tiranos que oprimen este precioso suelo. Me enternezco 
cuando medito las ansias recíprocas de abrazarse tantas 10 
familias privadas de la felicidad de su patria, o por un destierro 
violento o por una emigración necesaria. Vosotros podéis 
acelerar ese dulce momento, preparándoos a cooperar con 
vuestros libertadores, que recibirán con la mayor cordialidad 
a cuantos quieran reunírseles para tan grande empresa. 15 
La tropa está prevenida de una disciplina rigurosa y el respeto 
que debe a la religión, a la propiedad, y al honor de todo ciuda- 
dano. No es de nuestro juicio de entrar al examen de las 
opiniones. Yo os protesto por mi honor y por la independencia 
de nuestra cara patria, que nadie será repulsado al presentarse 20 
de buena fe. Se castigará con severidad el menor insulto. Me 
prometo que no se cometerá ninguno bajo las banderas ameri- 
canas, y que se arrepentirá tarde y sin recurso el que las ofenda. 
Estos son los sentimientos del gobierno supremo de las Pro- 
vincias Sud- Americanas ^ que me manda, desprendiéndose de 25 
una parte principal de sus fuerzas, para romper las cadenas 
ensangrentadas que os ligan al carro infame de los tiranos : 
son los míos y los de mis compañeros en la campaña. Ella 
se emprende para salvaros. ¡ Chilenos generosos ! ¡ corres- 
ponded a los designios de los que arrostran la muerte por la 30 
libertad de la patria ! — San Martín. '^ 

^ Uno de los nombres que se daban a la Argentina en aquella época. 
L 



146 SOUTH AMERICAN HISTORY 

Si algún legítimo orgullo experimentó ante estos resultados, 
por él preparados y previstos, nadie lo ha sabido. Limitóse a 
dar oficialmente cuenta del hecho en términos sencillos, enu- 
merando los obstáculos del camino: "El tránsito solo de la 
5 sierra ha sido un triunfo, moviéndose la mole de im ejército 
con las subsistencias para casi un mes, armamento, miuii- 
ciones, y demás adherentes para un camino de cien leguas, 
cruzando eminencias escarpadas, desfiladeros, travesías, pro- 
fundas angosturas, y cortado por cuatro cordilleras, donde 

10 lo fragoso del suelo se disputa con la rigidez de la temperatura : 
pero si vencerla ha sido una victoria, no lo es menos haber 
cooperado a escarmentar al enemigo.'' En seguida recomen- 
daba en primer lugar a Soler, así como a O'Higgins y Las 
Heras, ''a cuyos conocimientos y acertadas disposiciones se 

15 debían especialmente las ventajas obtenidas." En cuanto a él 
personalmente se limitaba a decir : "Mañana salgo a cubrir la 
sierra de Chacabuco y demás avenidas de Santiago. Des- 
canse V. E. que mi conducta se ajustará en un todo a las 
instrucciones de esa suprema autoridad." Su ecuanimidad 

20 no pasó desapercibida por sus contemporáneos. La prensa 
argentina, al dar cuenta de sus triunfos, decía: "Admirarán 
unos el valor de las tropas o el arrojo de los oficiales, que más 
se han distinguido ; otros ensalzarán el tino, la reserva, y la 
astucia del general ; pero nada es tan glorioso como su mode- 

25 ración." 

Otros cuidados que los de la propia gloria ocupaban su 
ánimo. La caballería estaba casi a pie; el tiempo urgía, y 
era indispensable ganar de mano al enemigo antes que se re- 
concentrase. Para alcanzar todos los resultados que buscaba, 

30 necesitaba no perder un solo día, y prepararse a la batalla 
pronosticada para el día 15 de febrero, en que según sus cál- 
culos todo quedaría decidido en el punto matemático marcado 



EL PASO DE LOS ANDES POR SAN MARTÍN 147 

en el plano. Así terminaba diciendo : "A mi pesar no puedo 
seguir al enemigo hasta Santiago hasta dentro de dos días, 
término que creo suficiente para recolectar cabalgaduras en 
que movernos, y poder operar, pues sin este auxilio nada puede 
practicarse en grande. El ejército ha descendido a pie. Mil s 
doscientos caballos para maniobrar con ellos, no obstante las 
herraduras y otras precauciones, han llegado inútiles, tan 
áspero es el paso de la sierra ; pero ya Chile se apresura a ser 
libre, y la cooperación de sus buenos hijos recrece por ins- 
tantes." Reunidos algunos caballos en el valle de Acón- 10 
cagua, decía en oficio posterior : "En esta situación, me resolví 
a marchar sobre los enemigos y la capital con la rapidez posible, 
y atacarlos en cualquier punto que los encontrase, no obstante 
no haber recibido aún mi artillería de batalla." 

El juicio de la posteridad americana es unánime respecto de 15 
la trascendencia del paso de los Andes por San Martín, así 
como gran operación de guerra ofensiva, cuanto por la in- 
fluencia que tuvo en el éxito final de la lucha de la emancipación 
del nuevo mundo meridional, y su mejor comentario son sus 
resultados. Por eso sólo haremos mención de los juicios que los 20 
adversarios y los extraños han pronunciado a su respecto, 
considerándolo militar y científicamente en sus relaciones con 
el arte de la guerra y la historia general. 

Uno de los más célebres historiadores universales de la 
época moderna (Gervinus),^ que ha desconocido el carácter 25 
moral de San Martín, extraviado por documentos malos e 
incompletos, no puede menos de reconocer la trascendencia 
del paso de los Andes, como empresa inicial de guerra ofensiva, 
que sintetiza en estos términos: — "En 18 14, dice, se había 
perdido Chile. Este acontecimiento vino a formar el mo-30 
mentó crítico, tan señalado en la fortuna de los patriotas. La 

* Famoso historiador alemán (1805-1871). 



148 SOUTH AMERICAN HISTORY 

revolución toma la ofensiva, ataca a la madre patria, y penetra 
como conquistadora en la España misma. Desde este mo- 
mento la fortuna cambia, y los acontecimientos, prevale- 
ciendo al fin sobre la potencia de la España en las colonias, 
s reaccionan a su vez de una manera decisiva sobre la metrópoli 
y extienden su influencia de la periferia al centro. Todos los 
acontecimientos hasta 1814, no habían podido hacer salir a la 
América de su posición pasiva, ni desalojar a la España de su 
posición ofensiva. El paso de San Martín a Chile (181 7), 

10 ejecutado por un hombre cuyo espíritu de cálculo era muy 
superior a todos los jefes de revueltas, así en España como en 
América, que sólo fundaban el éxito de su causa en la suerte 
o el acaso, dio súbitamente otra fuerza de impulsión y de acción 
a los acontecimientos de la América. Sólo la certidumbre del 

15 primer golpe podía asegurar el éxito de la empresa, y San 
Martín, para conseguirlo, se puso a la obra con una habilidad 
consumada. No debía esperar en un ataque abierto vencer a 
las fuerzas chilenas,^ doblemente superiores a las suyas, teniendo 
además que atravesar los Andes, donde podía ser fácilmente 

20 detenido por un pequeño número de tropas, y concibió una serie 
sistemática de jugadas de ajedrez, que confundieron a sus 
enemigos. Su ejército soportó de la manera más valerosa 
el paso extremadamente difícil y lleno de peligros de la alta 
cordillera." 

25 Un escritor militar español, y por lo tanto adversario 
nacional de San Martín, a quien llama 'terrible campeón de 
la independencia americana," ha dicho juzgando el paso de los 
Andes : '^ es uno de los más gloriosos que ha visto el mundo," y 
lo coloca entre las operaciones en que el teatro de la guerra *^es 

30 a la vez cordillera y desierto." Las naciones tienen tres clases 
de fronteras protectoras : los mares o ríos, las montañas, y los 

^ Es decir, las fuerzas españolas de Chile. 



EL PASO DE LOS ANDES POR SAN MARTÍN 149 

desiertos, y'estos dos últimos son los más difíciles de vencer. En 
el paso de los Andes se reunían estas dos dificultades, que según 
el escritor citado, levantan por el solo hecho de vencerlas al 
ejército que lo ejecutó, "un monumento de gloria inmortal." 
Aun cuando el autor de la obra militar de que extractamos este s 
juicio, no se muestre muy conocedor de la topografía del país y 
de la historia circunstanciada de la expedición, vese que la ha 
comprendido en sus grandes lineamientos. Hé aquí un rasgo 
con que la sintetiza y que revela la admiración del soldado a la 
par de la simpatía humana : "El carácter, la constancia, dice, 10 
y el buen ejemplo que daba el general, que era el primero en 
la fatiga y el sufrimiento, y que sostenía y celaba con inteli- 
gencia la moral del soldado, pudieron llevar a feliz éxito tan 
atrevida empresa, y por fin después de andar veintitrés días, el 
ejército republicano se presentó como llovido del cielo al otro is 
lado de las montañas entre los dos cuerpos españoles. La 
victoria no podía ser dudosa.'' 

Los escritores militares alemanes de la escuela de Federico,^ 
en una época (1852) en que buscaban en la historia ejemplos 
que presentar como lecciones a su ejército, consideraron digno 20 
el paso de los Andes de ser estudiado como un modelo, de- 
duciendo de él enseñanzas nuevas para la guerra. "La poca 
atención, decían, que en general se ha prestado al estudio de la 
guerra en la América del Sud, hace más interesante la marcha 
admirable que el general San Martín efectuó a través de la 25 
cordillera de los Andes, tanto por la clase de terreno en que 
la verificó, como por las circunstancias particulares que la 
motivaron. En esta marcha se confirma más la idea de que 
un ejército puede arrostrar toda clase de penalidades, si está 
arraigada en sus filas como debe, la sólida y verdadera disci- 30 
plina militar. No es posible llevar a cabo las grandes empresas, 

* Federico Guillermo IV, rey de Prusia de 1840 a 186 1. 



150 SOUTH AMERICAN HISTORY 

sin orden, gran amor al servicio, y una ciega confianza en quien 
los guía. Estos atrevidos movimientos en los caudillos que 
los intentan, tienen por causa la gran fuerza de voluntad, el 
inmenso ascendiente sobre sus subordinados, y el estudio con- 
5 cienzudo que deben practicar sobre el terreno donde han de 
ejecutar sus operaciones para adquirir un exacto conocimiento 
de las dificultades que presente, y poderlas aprovechar en su 
favor, siendo su principal y útil resultado, enseñarnos que las 
montañas, por más elevadas que sean, no deben considerarse 

10 como baluartes inexpugnables, sino como obstáculos estraté- 
gicos.'' 

Bien que el autor alemán incurra en algunos errores históri- 
cos y topográficos de detalle, el relato que de la expedición hace 
es correcto en su conjunto, y ofrece una página de arte militar 

15 tan interesante e instructiva, como honrosa para el héroe de 
ella, cuyo retrato perfila, reconociéndole "gran talento, 
mucho valor, y conocimientos militares muy superiores, y ser 
el más terrible antagonista de los españoles, por su constancia, 
su perspicacia, y gran actividad.'' Este autorizado juicio 

20 científico de una de las primeras escuelas militares del mundo, 
ha sido confirmado por la misma España, a quien San Martín 
venció, al traducirlo del alemán e insertarlo en su más acre- 
ditada revista facultativa, vulgarizándolo en el mundo del 
habla española para enseñanza de sus ejércitos. 

25 El paso de los Andes por San Martín está colocado por la 
historia y por la ciencia a la altura de los cuatro más célebres 
pasos de montaña que recuerde el mundo, y ocupa el tercer 
lugar en el orden cronológico. Fué la renovación de la cam- 
paña de Aníbal con las mismas proyecciones continentales. 

30 Fué más metódicamente y con mayor seguridad, la renovación 
del famoso paso de los Alpes por Bonaparte. Sin pretender 
comparar el genio inspirado y enciclopédico del primer capitán 



EL PASO DE LOS ANDES POR SAN' MARTIN 1$! 

del siglo ^ con el genio concreto del primer capitán americano, 
debe decirse en verdad, que teniendo el de San Martín todas 
sus previsiones, sus aciertos, y su completo éxito final, no 
cometió ningimo de los errores técnicos, estratégicos, o tácticos 
del gran maestro, ni en los medios de conducción de su material, s 
ni en el paso de la montaña, ni en la distribución o concen- 
tración de sus tropas, errores que en el admirable plan de 
campaña del primero son meros lunares, que su genio corregía 
en el campo de la acción. Y si se comparan los medios de que 
imo y otro dispoiúan, justo es dar la prioridad de las difi-io 
cultades vencidas al que con menos hombres y menos recursos 
supo allanarlas en la región andina, y predecir con más certi- 
dumbre el día y el sitio de la victoria. 

Si el paso de los Andes se compara como victoria hiunana, 
con los de Aníbal y Napoleón, movido el uno por la venganza is 
y la codicia, y el otro por la ambición, se verá que la empresa de 
San Martín, grande militarmente en sí, aun poniéndola más 
abajo como modelo clásico, es más trascendental en el orden 
de los destinos himaanos, porque tenía por objeto y por móvil 
la independencia y la libertad de un mundo republicano, cuya 20 
gloria ha sido y será más fecunda en los tiempos que las 
estériles jomadas de Trebia^ y de Marengo.^ Por eso, el 
único paso de montaña comparable bajo este aspecto con el de 
los Andes meridionales por San Martín, aunque sea ima de sus 
consecuencias, es el de Bolívar dos años después (1819), alas 
través de los Andes ecuatoriales, que dio por resultado la 
reconquista de Nueva Granada, complemento de la de Chile 

^ Es dedr, Bonaparte. 

* Río de Italia, en cuyas orillas Aníbal, después de atravesar los Alpes, ganó 
una gian victoria sobre los romanos (218 a. de J. C.)* 

• Atravesados los Alpes, ganó Napoleón una victoria sobre los austriacos en 
la aldea italiana de Marengo (1800). 



152 SOUTH AMERICAN HISTORY 

al sud. Igualmente fecundos y decisivos ambos, y memorables 
como operaciones de guerra, el del libertador colombiano tiene 
las largas proyecciones instintivas del genio, aunque sin las 
admirables previsiones y la correcta regularidad de la combi- 

5 nación estratégica del general argentino, representando ambos 
una victoria humana ; pero corresponde especialmente a San 
Martín la gloria inicial de haber dado con su paso de los Andes 
la primera gran señal de la guerra ofensiva en la lucha de la 
emancipación sud-americana, legando a la historia militar del 

lo nuevo y viejo mundo, la lección más acabada en su género.^ 

EXERCISES FOR ORAL AND WRITTEN WORK 



{Based on page 105, line i to page no, line 21, including footnotes,) 

(a) I . I Cuál fué la diferencia entre los dos períodos de la revolución en 
el sud ? 2. ¿Bajo cuya dirección se inició el segundo período en el sud ? 
3. ¿Cuánto tiempo se necesitó para la organización del ejército de los 
Andes? 4. ¿Cuántos hombres tenía San Martín a fines de 1816? 
5. ¿Era la oposición de los enemigos lo que no dejaba dormir a San 
Martín? 6. ¿Cuál es la cima más elevada de América? 7. ¿Dónde 
está el "Cristo de los Andes"? 8. ¿Por qué se colocó esta estatua 
allí ? 9. ¿En qué meses se interrumpe la operación de los trenes trans- 
andinos ? 10. ¿ Antes de que San Martín intentara el paso de los Andes, 
quién lo había proyectado ? 1 1 . ¿ Era arduo el problema que tenía que 
resolver el general de los Andes? 12. ¿Antes de que Napoleón atra- 
vesara los Alpes, quién lo había hecho ? 

1 Después de haberse reconcentrado el ejército de los Andes en el valle de 
Aconcagua (véase arriba, página 144), atacó y derrotó San Martín a los realis- 
tas en la cuesta de Chacabuco el 12 de febrero de 181 7. En la misma noche 
Marcó abandonó la capital, y el 14 San Martín y O'Higgins entraron en San- 
tiago con sus tropas y eran recibidos con manifestaciones delirantes de entu- 
siasmo. Se ofreció a San Martín el mando del Estado. Negándose él a 
aceptarlo, se proclamó a O'Higgins Director Supremo de Chile. "A contar 
desde este momento," dice un historiador patriota, *' pudo afirmarse que había 
una nación chilena." 



EXERCISES 1 53 

(6) While the independence of the north of the continent was being 
accomplished under the direction of Bolivar, the provinces in the south 
also had risen in revolt against (contra) Spain. In the first period of the 
rebellion the various countries fought separately and were quickly recon- 
quered by the Spaniards. The second period of the rebellion in the south 
was begun under the direction of General San Martin, who conceived the 
plan of crossing the Andes and of conquering Chile and Peru. The organ- 
ization of his army of the Andes took three years, but in 1816 he had a 
good army of 4,000 men. 

II 

{Based on page no, line 22 to page 11 jj line 24, incltiding footnotes.) 

(a) I. ¿Tenia San Martin que resolver otros problemas que el del paso 
mismo ? 2. ¿ Quería San Martín ocultar el verdadero punto de ataque ? 
3. ¿Procuró San Martin persuadir al enemigo que su invasión se verifi- 
caría por el sud? 4. ¿Con qué objeto renovó el general de los Andes 
sus relaciones con los indios pehuenches? 5. ¿Qué pidió San Martin 
a los indios? 6. ¿Aceptaron todos los indios sus proposiciones? 
7. ¿Qué hicieron los indios en prueba de amistad? 8. ¿Qué habia 
previsto el diplomático San Martin? 9. ¿ Qué medidas tomó el capitán 
general de Chile para defenderse? 10. ¿Cuál hubiera sido el mejor 
plan? II. ¿Qué anunciaban los agentes secretos de San Martín? 
12. ¿Quién era Barros Arana? 

(6) San Martin could not sleep for thinking about the high mountains 
which he was to cross. But he had also difficult strategic problems to 
resolve in order to accomplish his complicated task. He tried to make the 
enemy think that his invasion would be aimed at the south of Chile. He 
had organized a system of espionage in order to deceive the enemy con- 
stantly and also to prepare a revolution which would receive his invasion. 
His object was fulfilled: the Captain-General of Chile tried to defend 
all his frontiers at once, without ever suspecting the real point of attack. 

Ill 

(Based on page 115, line 25 to page 120, line 12 ^ inclttding footnotes.) 

(a) I . ¿ Se sabía en el campamento de Mendoza lo que hacía el enemigo ? 
2. ¿Qué había inventado el ingenioso fraile Luis Beltrán? 3. ¿De qué 
se compone la preparación llamada charquicán ? 4. ¿ De qué se ocupó 



154 SOUTH AMERICAN HISTORY 

después del estómago? 5. ¿Qué dispuso San Martín para suplir la 
falta de calzado? 6. ¿Qué se fabricaron con los cuernos de las reses? 
7. ¿Eran de lata los sables de los patriotas? 8. ¿Cuántos clarines 
tenía el ejército al principio? 9. ¿Cómo resultaron los clarines fabri- 
cados de lata? 10. ¿Por qué se decidió San Martín por la enjalma 
chilena? 11. ¿ Por qué pidió San Martin al gobierno seis mil pieles de 
carnero ? 1 2 . ¿ Cuál es la ciudad más importante de la América del Sud ? 

(6) Meanwhile the secret agents of San Martin at the head of bands of 
countrymen attacked and seized many towns and incited {fomentar) a 
general insurrection of the countrymen, which the Spanish leaders tried 
in vain to extinguish. In the camp of Mendoza, activity and enthusiasm 
reigned. Battle-horses and mules were being collected ; also provisions 
and cattle on the hoof for the passage of the mountain range. Cartridges 
were being made by hundreds of thousands. Everything was foreseen 
even in its minutest detail, from the pack-saddles and shoes of the animals 
to the military bridges. 

IV 

{Based on page 120^ line ij to page 125^ line 16, including footnotes,) 

{a) I. ¿Cuál fué el asunto que más preocupó a San Martin? 2. ¿Di6 
el gobierno a San Martin todo el dinero que pidió? 3. ¿ Si no hubiese 
podido reunir las midas necesarias, habría ido San Martín a pie? 

4. ¿Cuándo pensaba San Martín estar en el valle de Aconcagua? 

5. ¿De cuántos hombres constaba el ejército de los Andes? 6. ¿ Cuán- 
tos milicianos acompañaban a estas tropas? 7. ¿En cuántos cuerpos 
fué dividido el ejército? 8. ¿Tenía cada uno su estado mayor? 
9. ¿Por dónde debía marchar el grueso del ejército? 10. ¿Quién fué 
el primer presidente de la república de Chile? 11. ¿De qué debía 
servir la provisión de cebollas y ajos? 12. ¿Por qué se establecieron 
depósitos de víveres a lo largo de los caminos? 

(6) After holding conferences with muleteers and blacksmiths, San 
Martin adopted a model of horseshoe which he sent to the government. 
In less than two months thirty thousand shoes with double sets of nails 
were forged. He invented a bridge of rope for crossing the torrents, 
and a machine moved by a capstan for pulling out of the ravines what 
might fall from the paths. He needed thirteen thousand mules, and it 



EXERCISES 155 

was necessary to furnish all without a cent. Finally {Alfin), ever3rthing 
was ready, and all that was needed was to give the signal to march. The 
army consisted of foiir thousand men, ten thousand mules, and sixteen 
hundred battle chargers. 



{Based on page 125, line ly to page i2g^ line 8^ including footnotes.) 

(a) I. ¿Recibió cada jefe de división un itinerario? .2. ¿Presenta 
la historia algún paso de montaña más perfectamente ejecutado que el de 
San Martín ? 3. ¿ Qué hizo San Martín al notar que le faltaban algimos 
soldados? 4. ¿Cuáles fueron los únicos móviles de la campaña? 
5. ¿A qué país se daba el nombre de Provincias Unidas del Sud? 6. ¿De 
qué principio iba impresionado el ejército ? 7. ¿ Tuvo el ejército eman- 
cipador alguna idea de conquista? 8. ¿Quería la Argentina conservar 
la posesión del país auxiliado? 9. ¿Antes de salir a alcanzar las divi- 
siones del ejército, qué hizo San Martín ? 10. ¿ Qué escribió el general 
antes de salir a alcanzar las divisiones del ejército? 11. ¿Cuál fué el 
punto de partida de esta empresa? 12. ¿En qué consistía el secreto de 
la operación? 

(6) The two large central columns were to march through Los 
Patos Pass and the Uspallata Pass. Two light divisions, to the right and 
left of the main forces, were to complete the line of attack. Each chief of 
division received from San Martin's hands an itinerary, with annotations 
and written instructions. All the divisions were to appear simultaneously 
on Chilean soil. The column which followed the Uspallata Pass was 
imder the orders of Las Heras. San Martín was with the division which 
marched through Los Patos Pass, 67 kilometers away. But the two 
divisions were to conununicate verbally, by cross roads, or by means of a 
scheme of signals. 

VI 

{Based on page izg^ line g to page 133, line 26, including footnotes.) 

(a) I. ¿Por dónde debía ser invadido el territorio chileno? 2. ¿Cómo 
esperaba San Martín terminar la campaña de un solo golpe ? 3. ¿ Para 
alcanzar su objetivo, necesitaba el general de los Andes ocultar su punto 
de ataque? 4. ¿Cuál es el gigante de los Andes argentino-chilenos? 
5. ¿Está cubierta de eternas nieves esta montaña? 6. ¿De qué toman 



156 SOUTH AMERICAN HISTORY 

sus nombres los valles de Putaendo y Aconcagua? 7. ¿Dónde se 
encuentra la villa de San Felipe ? 8. ¿ Es más largo el camino de Uspa- 
llata que el de Los Patos ? 9. ¿ Qué división sería la primera en encon- 
trarse con el enemigo por el frente ? 10. ¿ Cuál era el pimto estratégico 
de la campaña? 11. ¿Procuró Freyre fomentar la insurrección del 
país? 12. ¿Qué le oficiaba Freyre a San Martín? 

(6) Chile was to be invaded through the Uspallata Pass and Los Patos 
Pass. The plan was to cut the enemy's forces in the middle, attack their 
main body, and seize the capital at once, thus putting an end to the cam- 
paign. The division which marched through Uspallata would be the 
first to meet the enemy, and if the Royalists tried to face it, they woidd be 
flanked by the Los Patos column. On February 12, Cabot, who had set 
out with the northern expedition, was master of all the north of Chile. 
On the same day, Freyre had reconquered all the south. The invasion 
of these two divisions hid from the enemy the real point of attack. 

VII 

(Based on page 133, line 27 to page i3g, line 2, including footnotes.) 

(a) I . ¿ Cuándo expuso San Martín a sus oficiales su plan de campaña? 
2. ¿Por qué paso se adelantó el grueso del ejército? 3. ¿En qué iba 
montada la tropa? 4. ¿Cómo se organizaron las cuatro mil muías? 
5. ¿ Quiénes estaban cargados de los depósitos de víveres ? 6. ¿ Es más 
frígido el paso de Los Patos que el de Uspallata ? 7. ¿ Cómo se produce la 
enfermedad conocida con el nombre de puna ? 8. ¿ Causó esta enferme- 
dad muchas pérdidas en el ejército ? 9. ¿ De quiénes recibió Las Heras 
la noticia de que la avanzada había sido sorprendida? 10. ¿Qué 
medidas tomó Las Heras al recibir esta noticia? 11. ¿Cómo podía 
este accidente cambiar la faz de la campaña ? 1 2. ¿ Cómo modificó San 
Martín su plan para salvar la campaña ? 

(6) After sending off the northern and southern expeditions, San Martin 
called a council of war and explained his plan of campaign. On the follow- 
ing day he delivered personally to Las Heras his instructions. His 
division was to penetrate into the Aconcagua Valley on the 8th of 
February, and attract the enemy's attention, while the main force of 
the army poured out of the mountains on his flank. On January 18, 
Las Heras commenced his march with the artillery through the 



EXERCISES 157 

Uspallata Pass. The next day, the main force of the army penetrated 
into Los Patos Pass. If they could come out ^ in the Putaeiido Valley on 
February 8, and attack the enemy in the rear, the campaign would be 
saved. 

VIII 

(Based on page ijg^ line j to page 144, line j, including footnotes,) 

(a) I. ¿Por qué iba el general de los Andes montado en una muía? 
2. ¿Qué obligó a la división de reserva a hacer alto? 3. ¿Qué hizo 
San Martín durante la tempestad ? 4. ¿ Por qué ordenó el general a 
Las Heras que demorase dos días la marcha de su división? 5. ¿ Cómo 
comenzó a difundirse la alarma en los valles de Aconcagua y Putaendo ? 

6. ¿ Por qué no acertaba a tomar medidas el jefe realista de Santa Rosa? 

7. ¿Qué le propuso Las Heras? 8. ¿ Por qué creyó el coronel realista 
que el peligro de Uspallata se había disipado ? 9. ¿ Qué contribuyó al 
éxito de la invasión? 10. ¿Por qué no se decidió Marcó a reconcen- 
trarse en la capital? 11. ¿Eran superiores sus fuerzas a las de los 
patriotas ? 1 2 . ¿ Cómo engañó Necochea a los españoles en las Coimas ? 

(6) On the 4th of February, a Spanish outpost was attacked by Las 
Heras' division, and many prisoners were taken. The fugitives who 
arrived at Santa Rosa spread the alarm that invading forces were emerg- 
ing from two points at once. Deceived through a clever trick, and think- 
ing the danger at Uspallata had vanished, the Royalist general ad- 
vanced with all his troops to meet the forces at Achupallas. If he had 
not done this, the junction of Las Heras' troops with the main army could 
not have been accomplished. The best measure that he could have 
adopted would have been to concentrate in the capital, and to await San 
Martin's army. 

IX 

{Based on page 144, line 4 to page 148, line 24^ including footnotes.) 

(a) I. ¿ Qué contaban los derrotados de las Coimas ? 2. ¿ Se pronun- 
ciaron por los libertadores los habitantes del valle? 3. ¿Cuántos 
cañones se perdieron en el paso de los Andes? 4. ¿De las diez mil 

* The student should review carefully the rules governing the use of the 
Subjunctive, for the exercises from now on will contain sentences requiring the 
Subjunctive, even though the models in the text have the Indicative. 



IS8 SOUTH AMERICAN HISTORY 

mulas cuántas se perdieron? 5. ¿Qué dijo San Martín en la proclama 
que dirigió a los chilenos? 6. ¿Qué deda la prensa argentina al dar 
cuenta de los triunfos del general? 7. ¿En qué estado se encontraba 
la caballería? 8. ¿Para seguir al enemigo hasta Santiago qué necesi- 
taba San Martín? 9. ¿Por qué ha desconocido Gervinus el carácter 
moral de San Martín? 10. ¿Qué dijo Gervinus del paso de los Andes? 
II. ¿Piensa que San Martín podía vencer a las fuerzas españolas en un 
ataque abierto? 12. ¿Podía ser fácilmente detenido el ejército liber- 
tador por un pequeño número de tropas? 

{b) When the Spaniards were defeated at Las Coimas, they considered 
all the province lost and fell back to the south, carrying their wounded 
with them. All the inhabitants of the Aconcagua Valley pronounced 
themselves in favor of the Revolutionary army. It was now indispensable 
to get ahead of the enemy before he should concentrate. San Martin 
needed twelve hundred horses in order to attain the results he was looking 
for. Having collected these, he decided to attack the Spaniards wherever 
he might find them, because he was afraid (temer) that they might receive 
more artillery. The success of his undertaking was assured. 

X 

{Based on page 148^ line 25 to page 152^ line lo, including footnotes.) 

{a) I. ¿ Cuántas clases de fronteras tienen las naciones? 2. ¿ Cuáles 
son las más difíciles de vencer? 3. ¿Qué dificultades se reunían en el 
paso de los Andes? 4. ¿Daba el general un buen ejemplo a sus solda- 
dos? 5. ¿Se ha prestado mucha atención al estudio de la guerra sud- 
americana? 6. ¿Es posible llevar a cabo las grandes empresas sin 
orden? 7. ¿Deben considerarse las montañas como baluartes inex- 
pugnables ? 8. ¿ Por qué se considera a San Martín como el más terrible, 
antagonista de los españoles ? 9. ¿ Cuáles son los cuatro más célebres 
pasos de montaña que recuerde la historia ? 10. ¿ Qué lugar ocupa entre 
ellos el de San Martín en el orden cronológico? 11. ¿ Cómo eran reci- 
bidas las tropas de O'Higgins al entrar en Santiago? 12. ¿Aceptó San 
Martín el mando del estado de Chile? 

(6) The lesson (lección) oí to-day presents to us the opinions of scien- 
tific and military writers concerning the crossing of the Andes by San 
Martin. It occupies the third place chronologically among the four 



EXERCISES 159 

mountain crossings most famous in the world's history. Even though we 
do not try to compare San Martin with the genius of Napoleon, it ought 
to be remembered {acordarse de) that in this undertaking the former 
committed none of Napoleon's mistakes, although he had less men and 
less resources. Hannibal and Napoleon, in crossing the Alps, were 
impelled by vengeance, greed, or ambition. The motive of San Martin's 
imdertaking was the independence of South America. 



VI 

LA ENTREVISTA DE GUAYAQUIL 

[Fundada la nueva república de Chile (el acta de Independencia 
se promulgó el 12 de febrero de 181 8), los españoles trataron d 
reconquistarla, pero fueron definitivamente derrotados por Sar 
Martín y O'Higgins el 5 de abril de 1818, en el llano llamado d^ 
s Maipú, una legua al sur de Santiago. Pero el plan emancipador 
de San Martín no fué realizado por completo todavía, porque 
virreinato de Lima — hoy día la república del Perú — continuaba 
manteniendo el régimen colonial en América. Por consiguiente 
preparó San Martín una expedición para libertar el Perú. Desd» 

10 este momento el gobierno argentino le retiró toda suerte de apoyos ^ 
pero el gobierno chileno tomó por su cuenta el equipamiento y cost» 
de la expedición, siendo chilenos la casi totalidad de la tropa y 
mayoría de los oficiales. Se equipó un ejército de 4,500 plazas 
mando de San Martín, y una escuadra de 23 buques al mando d( 

IS célebre marino inglés, Lord Cochrane, que vino a prestar a 1 
causa americana todo el esfuerzo de su inteligencia y su valor. -^- 
mediados de agosto de 1820 salió la expedición libertadora d( 
puerto de Valparaíso. Después de casi un año de guerra entraror 
las tropas de San Martín en la ciudad de Lima. El 28 de juli- 

20 de 1 82 1 se hizo la proclamación de la independencia del Pent 
siendo nombrado San Martín jefe del país con el título de Proteo - 
tor. En la misma época Bolívar había destruido el dominio españcr -* 
en Venezuela y la Nueva Granada, y estaba en la provincia d ^ 
Quito — hoy día república del Ecuador — llevando a cabo su proc:: 

25 yecto de formar la Gran Colombia (véase arriba, página 102, nots- 
2). San Martín, comprendiendo la importancia de una combi ^ 
ción de operaciones en el Perú entre el ejército de su mando y la- 
tropas del héroe venezolano, fué personalmente en busca de BoUvaí 
Este acababa de incorporar en la Gran Colombia a la ciudad d^ 

30 Guayaquil, puerto de mar del Ecuador, y allí se efectuó la célebre ^ 
entrevista llamada de Guayaquil. — El capítulo que sigue c 
sacado de la misma Historia que el anterior.] 

160 



LA ENTREVISTA DE GUAYAQUIL l6l 

Consumada de hecho la incorporación de Guayaquil/ 
Bolívar, al contestar la carta de San Martín, que le anunciaba 
su visita, lo invitaba a verle en '*el suelo de Colombia," ^ o a 
esperarle en cualquier otro punto, envolviendo en palabras 
lisonjeras el punto capital, que era *^ arreglar de común acuerdo s 
la suerte de la América." Decíale : "Con suma satisfacción, 
dignísimo amigo, doy a usted por la primera vez el título que 
mucho tiempo há mi corazón le ha consagrado. Amigo le. llamo, 
y este nombre será el que debe quedarnos por la vida, porque la 
amistad es el único título que corresponde a hermanos deio 
armas, de empresa, y de opinión. — Tan sensible me será que 
no venga a esta ciudad, como si fuéremos vencidos en muchas 
batallas; pero no, no dejará burlada la ansia que tengo de 
estrechar en el suelo de Colombia al primer amigo de mi cora- 
zón y de mi patria. ¿ Cómo es posible que venga usted de tan is 
lejos para dejarnos sin la posesión positiva en Guayaquil del 
hombre singular que todos anhelan conocer y si es posible 
tocar? No es posible. Yo espero a usted y también iré a 
encontrarle donde quiera esperarme ; pero sin desistir que nos 
honre en esta ciudad. Pocas horas, como usted dice, bastan 20 
para tratar entre militares ; pero no serían bastantes esas mis- 
mas para satisfacer la pasión de la amistad que va a empezar 
a disfrutar de la dicha de conocer el objeto caro que le amaba 
sólo por la opinión, sólo por la fama." 

Al firmar Bolívar esta carta de 25 de julio de 1822, a las 7 de 25 
la mañana, anuncióse que se avistaba una vela en el horizonte. 

* Para las ciudades ecuatorianas y peruanas mencionadas en este capítulo, 
véase el mapa de la página 24. 

' Insistía Bolívar en el hecho de la incorporación de Guayaquil en el terri- 
torio de la Gran Colombia, por saber que San Martín quería incorporarla en 
el Perú. Ya había comenzado Bolívar a considerar a San Martín como un 
obstáculo a la expansión de su genio atrevido. Se comprende, por consiguiente, 
que la proyectada conferencia iba a abrirse bajo auspicios algo siniestros. 

M 



102 SOUTH AMERICAN HISTORY 

Poco después la goleta ** Macedonia," conduciendo al Protec 
tor, echaba anclas frente a la isla de Puna, y la insignia qu 
flotaba en su mástil señalaba la presencia del gran personaje 
que traía a su bordo. Anunciada la visita, el Libertado 
5 mandó saludarle por medio de dos edecanes, ofreciéndole 1; 
hospitalidad. Al día siguiente desembarcó San Martín 
El pueblo, al divisar la falúa que lo conducía, lo aclamó coi 
entusiasmo a lo largo del malecón de la ribera. Un batalló] 
tendido en carrera le hizo los honores. Al llegar a la suntuos; 

lo casa que se le tenía preparada, el Libertador le esperaba d 
gran uniforme, rodeado de su estado mayor, al pie de 
escalera, y salió a su encuentro. Los dos grandes hombre 
de la América del Sud se abrazaron por la primera y po 
la última vez. "Al fin se cumplieron mis deseos de conocer ; 

15 estrechar la mano del renombrado general San Martín,' 
exclamó Bolívar. San Martín contestó que los suyos estaba] 
cumplidos al encontrar al Libertador del norte. Ambo 
subieron del brazo las escaleras, saludados por grandes ada 
maciones populares. 

2o En el salón de honor, el Libertador presentó sus genérale 
al Protector. En seguida empezaron a desfilar las corpora 
ciones que iban a saludar al ilustre huésped, presente el qu< 
hacía los honores. Una diputación de matronas y señorita 
se presentó a darle la bienvenida en una arenga, que él con 

25 testó agradeciendo. En seguida una joven de diez y och( 
años, que era la más radiante belleza del Guayas,^ se adelant< 
del grupo, y ciñó la frente del Libertador del sud con una coronj 
de laurel de oro esmaltado. San Martín, poco acostimabrado í 
estas manifestaciones teatrales y enemigo de ellas por tem 

soperamento, a la inversa de Bolívar, se ruborizó, y quitándos< 
con amabilidad la corona de la cabeza, dijo : que no merecíí 

1 Provincia dd Ecuador, cuya capital es Guayaquil. 



LA ENTREVISTA DE GUAYAQUIL 163 

aquella demostración, a que otros eran más acreedores que él ; 
pero que conservaría el presente por el sentimiento patriótico 
que lo inspiraba y por las manos que lo ofrecían, como recuerdo 
de uno de sus días más felices. Luego que se hubo retirado la 
concurrencia, los dos grandes representantes de la revolución s 
de la América del Sud quedaron solos. Los dos permanecían 
de pie. Paseáronse algunos instantes por el salón, cambiando 
palabras que no llegaban a oídos de los edecanes que ocupaban 
la antesala. Bolívar parecía inquieto: San Martín estaba 
sereno y reconcentrado. Cerraron la puerta y hablaron 10 
sin testigos, por el espacio de más de hora y media. 
Abrióse luego la puerta; Bolívar se retiró impenetrable y 
grave como una esfinge, y San Martín lo acompañó hasta 
el pie de la escalera con la misma expresión, despidiéndose 
ambos amistosamente. Más tarde, el Protector pagó al 15 
Libertador su visita, que fué de mero aparato y sólo duró 
media hora. 

Al día siguiente (27 de julio), San Martín ordenó que se 
embarcase su equipaje a bordo de su goleta, anunciando que 
en esa misma noche pensaba hacerse a la vela, después de 20 
un gran baile a que estaba invitado.. Señal que no esperaba 
ya nada de la entrevista. A la una del día se dirigió a la casa 
del Libertador, y encerrados ambos sin testigos como la víspera, 
permanecieron cuatro horas en conferencia secreta. Todo 
indica que éste fué el momento psicológico de la entrevista. 25 
A las 5 de la tarde, sentábanse uno al lado del otro a la mesa de 
un espléndido banquete. Al llegar el momento de los brindis, 
Bolívar se puso de pie, invitando a la concurrencia de imitar 
su ejemplo, y dijo : "Por los dos hombres más grandes de la 
América del Sud : el General San Martín y yo." San Martina© 
a su tumo contestó modestamente, pero con palabras concep- 
tuosas que parecían responder a una preocupación secreta: 



104 SOUTH AMERICAN HISTORY 

"Por la pronta conclusión de la guerra, por la organización de 
las diferentes repúblicas del continente, y por la salud del 
Libertador de Colombia." Del banquete pasaron al baile. 
Bolívar se entregó con juvenil ardor a los placeres del vals, que 

s era una de sus pasiones. El baile fué asumiendo la apariencia 
de una reunión de campamento llanero, por la poca compos- 
tura de la oficialidad del Libertador, que a veces corregía él con 
palabras crudas y ademanes bruscos, que imprimían a la 
escena un carácter algo grotesco. San Martín permanecía 

lofrío espectador, sin tomar parte en la animación general, 
observándolo todo con circunspección ; pero parecía estar ocu- 
pado por pensamientos más serios. A la una de la mañana, 
llamó a su edecán el coronel Rufino Guido, y le dijo : Vamos : 
no puedo soportar este bullicio." Sin que nadie lo advirtiese, 

15 un ayudante de servicio le hizo salir por una puerta excusada, 
— según lo convenido con Bolívar, de quien se había despedido 
para siempre, — y lo condujo hasta el embarcadero. Una 
hora después la goleta ** Macedonia" se hacía a la vela, con- 
duciendo al Protector. Al día siguiente levantóse muy tem- 

2oprano. Parecía preocupado y permanecía silencioso. Des- 
pués del almuerzo, paseándose por la cubierta del buque, 
exclamó : '^ ¡ El Libertador nos ha ganado de mano !" Y al 
llegar de regreso al Callao encargaba al general Cruz escribiese 
a O'Higgins : '* ¡ El Libertador no es el hombre que pensá- 

2sbamos!" Palabras de vencido y de desengañado, que com- 
pendiaban los resultados de la entrevista. 

¿Qué había pasado en las conferencias secretas? Lo que 
estaba en el orden de los hechos, en la a mósfera política, en 
las almas de los dos interlocutores. Antes de la entrevista 

30 ¿ quién no sabía de lo único de que podían ocuparse San Martín 
y Bolívar ? Después de la entrevista ¿ quién no sabe cuál fué 
el resultado de las conferencias ? Si conociendo la historia de 



LA ENTREVISTA DE GUAYAQUIL 165 

la emancipación hispano-americana, sólo se supiese que San 
Martín y Bolívar habían celebrado una conferencia en 
1822, podría determinarse a priori cuáles fueron los puntos 
que en ella se trataron; y con más certidumbre pueden 
determinarse a posteriori, conociéndose los documentos co-s 
rrelativos que la precedieron y la siguieron, y los hechos que 
la explican. 

Dos grandes cuestiones dominaban la época : la terminación 
de la guerra de la independencia, circunscripta al territorio del 
Perú, y la organización política de las nuevas naciones inde- 10 
pendizadas. Las cuestiones de alianza militar para alcanzar 
lo primero y de límites para definir las soberanías territoriales, 
estaban comprendidas, pero eran accesorias. No había 
en el mundo de la política sud-americana otros problemas 
que resolver, **para fijar la estabilidad del destino delais 
América," según las palabras de San Martín al buscar la entre- 
vista. Por consecuencia, San Martín y Bolívar, las dos 
grandes influencias de la época que únicamente podían re- 
solverlos como arbitros, debieron necesariamente ocuparse de 
ellos. La famosa conferencia de Tilsit,^ que sólo se conoce por 20 
inducción y por sus resultados, ha sido rehecha en todas sus 
partes como si el mundo entero hubiese sido testigo en ella. 
La de Guayaquil es más fácil de rehacer en sus partes inte- 
grantes, sin necesidad de apelar a conjeturas, con sólo ordenar 
los puntos y los incidentes que son del dominio de la historia 25 
docimientada, sin agregar una palabra ni un gesto que no pueda 
ser comprobado. 

La conferencia se verificó bajo malos auspicios para estable- 
cer igualdad en la partición de la influencia continental : el 
Libertador del norte, dueño de su terreno, que pisaba con 30 

* Ciudad de Alemania, en que tuvo Napoleón una famosa entrevista con el 
zar Alejandro de Rusia (1807), firmando ambos la paz llamada de Tilsit. 



1 68 SOUTH AMERICAN HISTORY 

satisfecho a más no poder con este resultado parcial que nada 
resolvía. Puede hasta fijarse la hora en que esta gran 
cuestión se trató. Cuando después de la recepción oficial los 
dos libertadores quedaron solos a puerta cerrada por el espacio 
5 de hora y media, era natural que no entrasen todavía en 
materia y que se ocupasen en la situación general. Durante 
esta conferencia, el Libertador abrió la puerta y llamó a su 
ayudante de campo y secretario el general T. C. Mosquera, y 
le ordenó trajese las últimas cartas del vice-presidente San- 
io tander,^ que instruían el estado en que se hallaba Colombia, 
lo que indica que se ocupaban en darse cuenta de la situación 
de todas y cada una de las partes de la América del Sud. En 
la visita de etiqueta que el Protector hizo al Libertador, que 
sólo duró media hora, no era la ocasión ni hubo tiempo para 
15 tratar tan graves cuestiones. Por consecuencia, fué el 27 de 
julio, a I a 5 de la tarde, que hemos señalado, cuando tuvo 
lugar la formal y definitiva entrevista. A esas horas los dados 
del destino estaban tirados. 

Salvo el orden en que se trataron los diversos puntos conexos 
20 con la inmediata terminación de la guerra de la independencia 
sud-americana, todos los tópicos son conocidos, y hasta los 
gestos que acentuaron la interesante discusión. San Martín 
manifestó que no abrigaba temor alguno respecto de la suerte 
futura del Perú en el orden militar. Sin embargo, agregó 
25 que aun cuando estuviese íntimamente convencido, que cuales- 
quiera que fuesen las vicisitudes de la guerra, la independencia 
de la América era irrevocable, su prolongación causaría la ruina 
de las poblaciones, y era un deber sagrado de los hombres a 
quienes estaban confiados sus destinos evitar tan grandes 
30 males. Bolívar ofreció el auxilio de tres batallones colom- 

^ El mismo que se mencionaba varias veces en el capítulo IV. Véase par- 
ticularmente la página 102, renglón 14. 



LA ENTREVISTA DE GUAYAQUIL 167 

Martín — que sus hechos militares le han merecido con razón 
ser considerado como el hombre más extraordinario que haya 
producido la América del Sud. Lo que lo caracteriza sobre 
todo, y le imprime en cierto modo su sello especial, es una 
constancia a toda prueba a que las dificultades dan mayors 
tensión, sin dejarse jamás abatir por ellas, por grandes que 
sean los peligros a que su alma ardiente le arrastra." El 
círculo en que podía moverse la voluntad de San Martín, era 
muy limitado : iba de buena fe y sin ambición, a buscar los 
medios de poner pronto término a la guerra de la indepen- 10 
dencia, drcimscripta a un solo punto, y a tratar como *^ res- 
ponsable del éxito de la empresa y del destino de la América," 
según sus propias palabras, las grandes cuestiones americanas 
de la organización futura, resolviendo de paso las del presente. 
Y no tuvo cuestiones que tratar, ni encontró siquiera hombre 15 
con quien discutir. Bolívar se encerró en un círculo de im- 
posibilidades ficticias, oponiéndole una fría resistencia que no 
se dejaba penetrar, a pesar de haberle insinuado antes, que 
"entre militares pocas horas bastaban para tratar." 

La única cuestión de actualidad, la que afectaba **los2o 
intereses generales del Perú y de Colombia," que era la de 
Guayaquil, y que según las seguridades oficiales dadas por San 
Martín, "quedaría transada en la conferencia," ni se tocó 
siquiera; estaba resuelta de hecho, y Bolívar al ofrecerle su 
hospitalidad, le había notificado que Guayaquil estaba "en el 25 
suelo de Colombia," y él la había aceptado bajo el pabellón 
colombiano. La cuestión más importante, que era la pronta 
terminación de la guerra de la Independencia, por el común 
acuerdo y la alianza de las armas del Perú y de Colombia, 
fué esquivada en parte por el Libertador, y en parte resuelta 30 
por él^ en términos equívocos que importaban no alterar su 
situación militar, dándose San Martín ostensiblemente por 



l68 SOUTH AMERICAN HISTORY 

satisfecho a más no poder con este resultado parcial que nada 
resolvía. Puede hasta fijarse la hora en que esta gran 
cuestión se trató. Cuando después de la recepción oficial los 
dos libertadores quedaron solos a puerta cerrada por el espacio 
s de hora y media, era natural que no entrasen todavía en 
materia y que se ocupasen en la situación general. Durante 
esta conferencia, el Libertador abrió la puerta y llamó a su 
ayudante de campo y secretario el general T. C. Mosquera, y 
le ordenó trajese las últimas cartas del vice-presidente San- 
io tander,^ que instruían el estado en que se hallaba Colombia, 
lo que indica que se ocupaban en darse cuenta de la situación 
de todas y cada una de las partes de la América del Sud. En 
la visita de etiqueta que el Protector hizo al Libertador, que 
sólo duró media hora, no era la ocasión ni hubo tiempo para 
15 tratar tan graves cuestiones. Por consecuencia, fué el 27 de 
julio, a I a 5 de la tarde, que hemos señalado, cuando tuvo 
lugar la formal y definitiva entrevista. A esas horas los dados 
del destino estaban tirados. 

Salvo el orden en que se trataron los diversos puntos conexos 
20 con la inmediata terminación de la guerra de la independencia 
sud-americana, todos los tópicos son conocidos, y hasta los 
gestos que acentuaron la interesante discusión. San Martín 
manifestó que no abrigaba temor alguno respecto de la suerte 
futura del Perú en el orden militar. Sin embargo, agregó 
25 que aun cuando estuviese íntimamente convencido, que cuales- 
quiera que fuesen las vicisitudes de la guerra, la independencia 
de la América era irrevocable, su prolongación causaría la ruina 
de las poblaciones, y era un deber sagrado de los hombres a 
quienes estaban confiados sus destinos evitar tan grandes 
30 males. Bolívar ofreció el auxilio de tres batallones colom- 

1 El mismo que se mencionaba varias veces en el capítulo IV. Véase par- 
ticularmente la página 102, renglón 14. 



LA ENTREVISTA DE GUAYAQUIL 169 

bianos; pero reservóse darles instrucciones secretas que 
anularan la cooperación que debían prestar, como se vio luego. 
De este modo Bolívar ponía un pie en el Perú, sin dar los 
medios eficientes para terminar prontamente la guerra, y 
dejaba más o menos librado el Perú a sus propios recursos, s 
Si Bolívar en vez de 1,400 hombres prestados a medias, hubiese • 
puesto a disposición del Protector tres o cuatro mil colombianos, 
o decidídose a entrar con su ejército al Perú, contando como 
contaba con la cooperación eficaz del General de los Andes, 
la guerra de la Independencia habría terminado en tres meses. 10 
No quiso hacerlo, y la lucha se prolongó por tres años más. 
Para persuadirlo de esto, San Martín desenvolvió entonces el 
plan de campaña que tenía meditado, que no era posible sin 
el auxilio del ejército colombiano; pues los tres batallones 
colombianos ofrecidos serían apenas suficientes para mantener 15 
el orden en Lima y guarnecer los castillos del Callao.^ 

Parece que Bolívar dio poca importancia a las últimas 
fuerzas que resistían en el Perú, sea por cálculo o por estar mal 
informado. San Martín se encargó de poner ante sus ojos 
los estados de fuerza, diciéndole: que **no se hiciese ilusión 20 
sobre las fuerzas realistas en el Alto y Bajo Perú,^ que ascendían 
al doble de las patriotas ; que se trataba de poner término a 
la lucha que juntos habían emprendido y en que estaban em- 
peñados; y que el honor del triunfo final correspondía al 
Libertador de Colombia, a su ejército, y a la república que 25 
presidía." 

El momento psicológico de la conferencia había llegado. 
Bolívar, estrechado en sus defensas artificiales, contestó que el 
Congreso de Colombia no lo autorizaría para ausentarse del 

* El más activo puerto del Perú, a 14 kilómetros de Lima. 

* Nombres antiguos que se daban a las actuales repúblicas de Bolivia y el 
Perú respectivamente. 



lyo SOUTH AMERICAN HISTORY 

» 

territorio de la república. Esto decía el que había reconquis- 
tado a Nueva Granada sin autorización del congreso, y le 
había impuesto la república colombiana, y que al sancionarse 
la constitución, se había reservado fuera de ella el absoluto poder 
5 militar en los pueblos que fuese sucesivamente libertando, 
como lo acababa de hacer con Quito y Guayaquil. San 
Martín, sin darse por entendido que era una evasiva, le re- 
puso que estaba persuadido que la menor insinuación suya al 
congreso sería acogida con unánime aprobación. El Liber- 
ie tador estaba sordo, y no quería oír. San Martín tuvo la 
gran inspiración del momento. — "Bien, general, le dijo, yo 
combatiré bajo sus órdenes. Puede venir con seguridad al 
Perú, contando con mi cooperación. Yo seré su segundo." 
Bolívar, sorprendido, levantó la vista y miró por la primera vez 
15 de frente a su abnegado interlocutor, dudando de la sinceridad 
de un ofrecimiento de que él no era capaz. Pareció vacilar 
un momento ; pero luego volvió a encerrarse en su círculo de 
imposibilidades constitucionales, agregando que aun estando 
resuelto a emprender formalmente la campaña del Perú, su 
20 delicadeza no le permitiría jamás el mandarlo. Era signifi- 
carle, que de ir él, con su ejército, iría mandando solo, como 
arbitro militar y político de la suerte de los pueblos, y que no 
aceptaba su cooperación. Si antes lo había considerado un 
obstáculo, ahora era más necesario suprimirlo, cuando se pre- 
25 sentaba moralmente tan grande, que lo vencía con su abne- 
gación. Fué sin duda entonces cuando formó de él el concepto 
de que era "un buen hombre,'' pero peligroso aún como con- 
traste de su ambición. San Martín comprendió que el Liber- 
tador no quería hacer causa común con él. Desde ese momento 
30 probablemente decidió eliminarse poniendo los i?iedios para 
que el Perú resolviese por sí solo, con los últimos restos de las 
tropas argentinas y chilenas, la lucha americana, y en todo caso 



LA ENTREVISTA DE GUAYAQUIL 1 71 

dejar la puerta abierta para que el Libertador avanzase con su 
poderoso ejército triunfante, y diese el golpe mortal a la domi- 
nación española en la América del Sud. No volvió a insistir 
sobre el punto en cuestión, sabiendo ya a que atenerse. 

Un historiador colombiano, ministro y confidente deis 
Libertador, ha dicho: "Afirmóse en su tiempo, que ni el 
Protector había quedado contento de Bolívar, ni éste de aquél.'' 
San Martín por su parte se encargó de afirmar esto mismo, 
dando por motivo, que "los resultados de la entrevista no 
habían correspondido a lo que se prometía para la pronta ter- 10 
minación de la guerra." Era un vencido. Si desde entonces 
meditó separarse de la escena, para no ser un obstáculo a la 
terminación de la guerra, o si la situación que a su regreso en- 
contró en Lima lo determinó a ello, es un punto accesorio que 
no puede con precisión determinarse; pero de todos modos 15 
ésta fué una de las principales causas que obró en él para su 
resolución definitiva, además de otras que fatalmente la 
imponían. 

La primera palabra de San Martín de regreso al Perú, fué 
para abrir sus puertas a las armas auxiliares de Colombia, 20 
proclamando la alianza sud-americana, y de alto encomio 
para su feliz rival : "Tuve la satisfacción de abrazar al héroe 
del sud de América. Fué uno de los días más felices de 
mi vida. El Libertador de Colombia auxilia al Perú con tres 
de sus bravos batallones. Tributemos todos un reconocí- 25 
miento eterno al inmortal Bolívar." San Martín sabía bien 
que este auxilio era insuficiente, que su concurrencia no sería 
eficaz desde que no era dado con el propósito serio de poner 
de un golpe término a la guerra, y que su persona era el único 
obstáculo para que Bolívar se decidiese a acudir con todo su 30 
ejército al Perú. Fué entonces cuando, hecha la resolución 
de eliminarse, dirigió al Libertador la famosa carta, que 



172 SOUTH AMERICAN HISTORY 

puede considerarse como su testamento político, y que la 
historia debe registrar íntegra en sus páginas. 

*Xe escribiré no sólo con la franqueza de mi carácter, sino 
también con la que exigen los altos intereses de la América. 

s "Los resultados de nuestra entrevista no han sido los que 
me prometía para la pronta terminación de la guerra. Des- 
graciadamente yo estoy íntimamente convencido, o que no ha 
creído sincero mí ofrecimiento de servir bajo sus órdenes con 
las fuerzas de mi mando, o que mi persona le es embarazosa. 

loLas razones que me expuso, de que su delicadeza no le per- 
mitiría jamás el mandarme, y que, aun en el caso de decidirse, 
estaba seguro que el congreso de Colombia no autorizaría su 
separación del territorio de la república, no me han parecido 
bien plausibles. La primera se refuta por sí misma. En 

15 cuanto a la segunda, estoy persuadido que si manifestase su 
deseo, sería acogido con unánime aprobación, desde que se 
trata de finalizar en esta campaña, con su cooperación y la de 
su ejército, la lucha que hemos emprendido y en que estamos 
empeñados, y que el honor de ponerle término refluiría sobre 

20 usted y sobre la república que preside. 

*^No se haga ilusión, general. Las noticias que tiene de las 
fuerzas realistas son equivocadas. Ellas montan en el Alto y 
Bajo Perú a niás de 19,000 veteranos, que pueden reunirse en 
el espacio de dos meses. El ejército patriota diezmado por las 

25 enfermedades no puede poner en línea sino 8,500 hombres, en 
gran parte reclutas. Los 1,400 colombianos que envía, serán 
necesarios para mantener la guarnición del Callao y el orden 
en Lima. Por consiguiente, sin el apoyo del ejército de su 
mando, la operación que se prepara no podrá alcanzar las 

30 ventajas que debieran esperarse, y así la lucha se prolongará 
por un tiempo indefinido. Digo indefinido, porque estoy 
íntimamente convencido que, sean cuales sean las vicisitudes 



LA ENTREVISTA DE GUAYAQUIL 173 

de lo presente, la independencia de la América es irrevocable ; 
pero la prolongación de la guerra causará la ruina de sus 
pueblos, y es un deber sagrado para los hombres a quienes 
están confiados sus destinos, evitarles tamaños males. 

"En fin, general, mi partido está irrevocablemente tomado, s 
He convocado el primer congreso del Perú, y al día siguiente 
de su instalación me embarcaré para Chile, convencido de 
que mi presencia es el solo obstáculo que le impide venir al 
Perú con el ejército de su mando. Para mí hubiera sido el 
colmo de la felicidad terminar la guerra de la Independencia 10 
bajo las órdenes de un general a quien la América debe su 
libertad. El destino lo dispone de otro modo, y es preciso 
conformarse. 

"No dudo que, después de mi salida del Perú, el gobierno que 
se establezca reclamará su activa cooperación, y pienso que no 15 
podrá negarse a tan justa demanda. 

"Le he hablado con franqueza, general ; pero los sentimien- 
tos que exprime esta carta quedarán sepultados en el más 
profundo silencio; si llegasen a traslucirse, los enemigos de 
nuestra libertad podrían prevalerse de ellos para perjudicarla, 20 
y los intrigantes y ambiciosos para soplar la discordia." ^ 

Con el portador de la carta, le remitía una escopeta y un par 
de pistolas, juntamente con el caballo de paso que le había 
ofrecido para sus futuras campañas, acompañando el presente 

* Esta carta, que esparció la primera luz sobre la hasta entonces misteriosa 
conferencia de Guayaquil, no fué publicada hasta 1844, a casi un cuarto de 
siglo de la fecha de su envío. Durante todo este tiempo la retirada de San 
Martín era im misterio para los contemporáneos, excepto para Bolívar, y para 
d general Tomás Guido, amigo de corazón de San Martín, a quien reveló éste 
su secreto en estricta confianza. El silencio que se impuso San Martín sobre 
la entrevista de Guayaquil, prefiriendo sufrir el desprecio de sus contemporá- 
neos por su aparente deserción de la causa libertadora, a que esta causa fuese 
perjudicada, es la mejor prueba de la grandeza de su carácter. 



174 SOUTH AMERICAN HISTORY 

con estas palabras: *^ Admita, general, este recuerdo del 
primero de sus admiradores, con la expresión de mi sincero 
deseo de que tenga usted la gloria de terminar la guerra de la 
independencia de la América del Sud." 
5 Esta carta, escrita con aquel estilo del General de los Andes, 
que era todo nervios, en que cada palabra parecía una pulsación 
de su poderosa voluntad, es el toque de retirada del hombre 
de acción, el documento más sincero que haya brotado de su 
pluma y de su alma ; es el protocolo motivado de la conferencia 

lo de Guayaquil, que explica una de las principales causas de su 
alejamiento de la vida púbUca, y puede considerarse como su 
testamento político. Es un triunfador vencido y consciente, 
que al tiempo de completar su obra, se resigna a entregar a 
un rival más afortunado, glorificándolo, el honor de coronarla : 

IS — "Para mí hubiera sido el colmo de la felicidad terminar la 

guerra de la Independencia (aun bajo las órdenes de Bolívar). 

El destino lo dispone de otro modo, y es preciso conformarse. " 

La historia no registra en sus páginas un acto de abnegación 

impuesto por el destino, ejecutado con más buen sentido, más 

20 conciencia, y mayor modestia. 

EXERCISES FOR ORAL AND WRITTEN WORK 



{Based on page 160 ^ line i to page 164^ line 26, including footnotes) 

{a) I. ¿ Trataron los españoles de reconquistar a Chile ? 2. ¿Estaba 
el plan emancipador de San Martín realizado por completo todavía? 
3. ¿Tuvo San Martín el apoyo del gobierno argentino en su expedición 
para libertar el Peru ? 4. ¿ Qué hacía Bolívar en esta época? 5. ¿Por 
qué fué San Martín personalmente en busca de Bolívar? 6. ¿ Se alegró 
Bolívar de la visita anunciada por San Martín? 7. ¿Cómo recibió a 
San Martín el pueblo de Guayaquil ? 8. ¿ Cómo se despidieron los dos 
generales después de la primera entrevista ? 9. ¿Qué hizo el Protector 



EXERCISES 17s 

el día siguiente? 10. ¿Cuál fué el momento psicológico de la entre- 
vista? II. ¿Qué dijo Bolívar, poniéndose de pie en el banquete? 
12. ¿Qué escribió San Martín a O'Higgins al regresar al Callao? 

(5) The Republic of Chile was foimded in 18 18, but San Martin's plan 
could not* be fully realized until {hasta qiie) the viceroyalty of Lima — 
to-day the Republic of Peru — should be freed from Spanish control. 
Consequently an army and navy were fitted out, and in 182 1 the Revolu- 
tionary troops entered the city of Lima. The independence of Peru was 
proclaimed, and San Martin was elected head of the government with the 
title of Protector. At this time the celebrated Bolivar was in Guayaquil 
after having destroyed the power of the Spaniards in Venezuela and New 
Granada. In order to effect a combination between the two forces, San 
Martin sought out Bolivar personally. 

n 

{Based on page 164, line 27 to page 168, line 18, including footnotes.) 

(a) I. ¿ Cuántas grandes cuestiones dominaban la época ? 2. ¿Cuáles 
fueron? 3. ¿Cuáles fueron las dos grandes influencias de la época? 
4. ¿ Entre quiénes se celebró la conferencia de Tilsit ? 5. ¿Era en este 
momento Bolívar más afortimado que San Martín? 6. ¿Por qué se 
tornaba simoiamente difícil la situación de San Martín? 7. ¿Qué im- 
presión produjo Bolívar en San Martín a primera vista? 8. ¿Había 
contado San Martín con la ambición del caraqueño? 9. ¿Debía San 
Martín sus victorias más a la for tima que a su genio ? 10. ¿ Que plan 
tenía Bolívar en su cabeza? 11. ¿Pensaba San Martín encontrarse 
con un antagonista en vez de un aliado? 12. ¿Se dio San Martín 
ostensiblemente por satisfecho con el resultado de la conferencia? 

(¿>) By its results, we can determine what took place at this interview 
as easily as if we had witnessed it. There were only two great questions 
to be settled : the termination of the war and the political organization 
of the new republics. But Bolivar had much personal ambition ; hence 
he was an antagonist instead of an ally. The first question he evaded 
or settled in ambiguous terms ; the other was not even touched. Hence 
it was natural that San Martin should not be satisfied with the result of 
the interview and that he should see that his rival was a different man 
from the one he had imagined. 



176 SOUTH AMERICAN HISTORY 

m 

III 

{Based on page 168 y line ig to page 1^4, line 20, incliiding footnotes.) 

(a) I. ¿Abrigaba San Martin algún temor respecto de la suerte futura 
del Perú? 2. ¿ Qué sería el residtado de la prolongación de la guerra ? 
3. ¿Que le ofreció BoMvar a San Martín? 4. ¿Por cuántos años más 
se prolongó la lucha ? 5. ¿ Cómo hubiera podido Bolívar poner término 
a la guerra ? 6. ¿ Dio Bolívar mucha importancia a las fuerzas realistas ? 
7. ¿Qué contestó Bolívar a la proposición de San Martín? 8. ¿Se dio 
San Martín por entendido que era una evasiva ? 9. ¿ Qué inspiración 
tuvo San Martín en este momento? 10. ¿Aceptó Bolívar su coopera- 
ción? II. ¿Cuándo escribió San Martín a Bolívar su famosa carta? 
12. ¿De qué es prueba el largo silencio de San Martín? 

(6) If the war were prolonged, it would cause the ruin of the population. 
Yet whatever the vicissitudes of the war, Bolivar would not offer the aid 
of more than three battalions. If he had lent San Martin three or four 
thousand Colombians, he might have been able to terminate it quickly. 
In order that Bolivar might undertake the campaign of Peru with his 
whole army, San Martin offered to serve imder his orders. But Bolivar 
said that even if Congress authorized his absence from Colombian terri- 
tory, his delicacy would never permit him to command San Martin. 
San Martin was conquered. He made up his mind to retire from public 
life. 



VII 

LA ABDICACIÓN DE SAN MARTÍN 

[A su regreso de la conferencia de Guayaquil, el pueblo limeño 
recibió a San Martín con demostraciones de simpatía, aclamándole 
can entusiasmo. Pero su partido estaba irrevocablemente tomado. 
Prefirió eliminarse de la vida pública. Para no divulgar las verda- 
deras causas de su retirada, y quedar fiel a la consigna del silencio s 
que habfá puesto en su carta a Bolívar, escribió a O^Higgins ale- 
gando su cansancio y el mal estado de su salud : "Me reconvendrá 
usted por no concluir la obra empezada. Tiene usted mucha razón ; 
pero más la tengo yo. Estoy cansado de que me llamen tirano, 
que quiero ser rey, emperador, y hasta demonio. Por otra parte lo 
ndsfluud está muy deteriorada; la temperatura de este país me 
Deva a la tiunba. En fin, mi juventud fué sacrificada al servicio 
de los españoles y mi edad media al de mi patria. Creo que tengo 
d derecho de disponer de mi vejez." — El capítulo que sigue, 
tomado del mismo libro que los dos anteriores, trata de la abdica- is 
ddn de San Martín.] 

El Protector, al decidirse a entregar al Perú sus propios 
destinos, se impuso el deber de proveer a su seguridad, 
poniendo en sus manos la espada con que debía libertarse por sí 
solo, si esto era posible ; y por si acaso se quebraba en sus 20 
manos, — como sucedió, — dejaba abiertas las puertas por 
donde debía penetrar la reserva de Bolívar, que contaba con 
los medios para triunfar definitivamente. Con este objeto 
reasumió el mando y se ocupó con actividad en reorganizar su 
ejército, trazando el plan de campaña que hacía tiempo tenía 25 
en su cabeza y que había pensado ejecutar personalmente, solo 
o con la concurrencia de las fuerzas colombianas. 

N 177 



178 SOUTH AMERICAN HISTORY 

A fines de agosto, las fuerzas peruanas, chilenas, argentinas, 
y colombianas, reunidas en el Perú, ascendían a más de 11,000 
hombres según su cómputo. No era una situación militar- 
mente perdida la que entregaba. Además, una expedición de 
s 1,000 hombres enviada por el gobierno de Chile, debía re- 
forzar el ejército. Con estas fuerzas bien dirigidas, podían 
emprenderse operaciones decisivas con algunas probabilidades 
de triunfo, y San Martín confiaba en sus buenos resultados.) 
"El plan de la campaña que se va a emprender no deja la 

10 menor duda de su éxito," escribía a O'Higgins al anunciarle su 
decisión de retirarse. Podrá echársele en cara, que con esta 
confianza, no emprendiese él mismo la campaña. La única ex- 
plicación racional de este alejamiento es que comprendía que 
su presencia era el "único obstáculo'* que se oponía a que 

IS Bolívar concurriese con todas sus fuerzas, y pensó que su 
ausencia aceleraba o facilitaba el auxilio de la poderosa re- 
serva colombiana, que a todo evento aseguraba el triunfo 
final. Sabía, como lo había dicho, que sus elementos no 
eran suficientes para fijar la victoria, aunque bastantes 

20 para probar fortuna con probabilidades de éxito. En tal 
situación y en este sentido lo combinaba todo, prescindiendo de 
su persona. Sin duda que habría sido más heroico para San 
Martín ponerse al frente de su ejército, y realizar por sí mismo 
el plan combinado en que tanto confiaba.^ Vencedor, tenía 

25 tiempo de retirarse legando la victoria, y vencido cumpliría su 
último deber como general, corriendo la suerte de sus últimos 
soldados. Empero, había también su heroísmo moral, al 
renunciar al poder y a la gloria, exponiéndose a ser tachado de 
pusilánime. Por eso ha dicho él mismo con plena conciencia" 

30 de lo que hacía, que "sacrificaba su honor y su reputación 
por servir a la América." 

Después de proveer a la seguridad del Perú, y organizar la 



LA ABDICACIÓN DE SAN MARTÍN 1 79 

victoria a todo evento, según él lo entendía, ocupóse de la suerte 
política del Perú, sobre la base de su irrevocable retirada. 
De nadie se aconsejó, a nadie confió su secreto, y tan sólo 
interrogó su propia conciencia. Solamente comunicó su re- 
solución a O'Higgins y Bolívar; pero antes que sus con- 5 
testaciones llegaran, el hecho estaría consumado. Debió 
ser un momento melancólico para el hombre que había sido 
durante cinco años el arbitro de la mitad de la América del 
Sud, y la suprema resolución, como él mismo lo ha dicho con 
reconcentrada emoción, costóle sin duda ** esfuerzos que él 10 
solo pudo calcular," al tomarla y ponerla en ejecución. 

El 20 de setiembre de 1822, instalóse con gran pompa el 
primer congreso constituyente del Perú. San Martín se 
despojó en su presencia de la banda bicolor, símbolo de la 
autoridad protectoral. '^ Al deponer la insignia que caracteriza is 
al jefe supremo del Perú, dijo, no hago sino cumplir con mis 
deberes y con los votos de mi corazón. Si algo tienen que 
agradecerme los peruanos, es el ejercicio del poder que el 
imperio de las circunstancias me hizo obtener. Desde este 
momento queda instalado el congreso soberano, y el pueblo 20 
reasume el poder en todas sus partes." En seguida, depositó 
sobre la mesa del congreso seis pliegos cerrados y se retiró entre 
vivas y aplausos estruendosos. Abrióse uno de los pliegos. 
Era su renimcia irrevocable de todo mando futuro : "El placer 
del triunfo para un guerrero que pelea por la felicidad de los 25 
pueblos, sólo lo produce la persuasión de ser un medio para 
que gocen de sus derechos ; mas hasta afirmar la libertad del 
país, sus deseos no se hallan cumplidos, porque la fortuna 
varia de la guerra muda con frecuencia el aspecto de las más 
encantadoras perspectivas. Un encadenamiento prodigiosos© 
de circunstancias ha hecho ya indudable la suerte futura de 
la América; y la del pueblo peruano sólo necesitaba de la 



1 8o SOUTH AMERICAN HISTORY 

representación nacional para fijar su permanencia y prosperi- 
dad. Mi gloria está colmada cuando veo instalado el congreso 
constituyente ; en él dimito el mando supremo que la necesidad 
me hizo tomar. Si mis servicios por la causa de América 
5 merecen consideración al congreso, yo los represento hoy, sólo 
con el objeto que no haya un solo sufragante que opine por 
mi continuación al frente del gobierno." 

El congreso votó una acción de gracias al ex-Protector 
*^como al primer soldado de la libertad," y le nombró genéra- 
lo lísimo de los ejércitos de mar y tierra de la república, con una 
pensión vitalicia de doce mil pesos anuales. San Martín 
aceptó el título y el beneficio ; pero declinó su ejercido, ex- 
poniendo sus razones : '* Resuelto a no traicionar mis propios 
sentimientos y los grandes intereses públicos, séame permitido 
15 manifestar que la distinguida clase a que el congreso se ha 
dignado elevarme, lejos de ser útil a la nación, si la ejerciera, 
frustraría sus propios designios, alarmando el celo de los que 
anhelan por una positiva libertad ; dividiría la opinión de los 
pueblos y disminuiría la confianza que sólo puede inspirar el 
20 congreso con la absoluta independencia de sus decisiones. Mi 
presencia en el Perú, con las relaciones del poder que he dejado 
y con las de la fuerza, es inconsistente con la moral del cuerpo 
soberano, y con mi opinión propia, porque ninguna prescin- 
dencia personal por mi parte alejaría los tiros de la male- 
25 dicencia y la calumnia. He cumplido la promesa que hice 
al Perú: he visto reunidos sus representantes. La fuerza 
enemiga ya no amenaza la independencia de irnos pueblos 
que quieren ser libres, y que tienen los medios para serlo. 
El ejército está dispuesto a marchar para terminar por 
30 siempre la guerra. Nada me resta sino tributar los votos de 
mi más sincero agradecimiento y de mi protesta de que si 
algún día se viera atacada la libertad de los peruanos, 



LA ABDICACIÓN DE SAN MARTÍN l8l 

disputaré la gloria de acompañaries, para defenderla como 
un ciudadano." El congreso insistió, pero San Martín repitió 
su renuncia. ^ 

En la misma noche, reunido el congreso en sesión extra- 
ordinaria, acordó que el General San Martín llevase el título s 
de "Fundador de la libertad del Perú," con el uso de la banda 
bicolor de que se había despojado y el grado de capitán general ; 
que se le asignase una pensión vitalicia ; que se le erigiese una 
estatua sobre una columna con inscripciones conmemorativas 
de sus servicios, y que mientras tanto se colocase su busto lo 
en la biblioteca nacional por él fundada ; por último, que en 
todo tiempo se le hicieran en el territorio de la República los 
honores anexos al poder ejecutivo. Así cumplió el Perú su 
deuda de gratitud. 

Desde su retiro de la Magdalena ^ dirigió a los peruanos su is 
última palabra de despedida, que ha quedado estereotipada 
en la memoria de los americanos por su estilo lapidario, cuyos 
conceptos la historia debe reproducir íntegros para examinarlos 
a la luz de un criterio diverso del de sus contemporáneos. 

"Presencié la declaración de los Estados de Chile y el 20 
Perú ; existe en mi poder el estandarte que trajo Pizarro para 
esclavizar el imperio de los Incas ^ y he dejado de ser hombre 
público; he aquí recompensados con usura diez años de re- 
volución y de guerra. 

"Mis promesas para con los pueblos en que he hecho la 25 
guerra están cumplidas: hacer la independencia y dejar a 
su voluntad la elección de sus gobiernos. 

^ Pudbledto éñ las inmediaciones de Lima. 

•Se le había dado esta bandera en premio de sus servicios. Dice Mitre 
en otro lugar: "Al separarse del Perú, cuyo tesoro le acusaban sus enemigos 
haber robado, sacó por todo caudal ciento veinte onzas de oro en su bolsillo, y por 
únicos espolios, a más del estandarte de Pizarro, la campanilla de oro de la in- 
quisición de Lima." 



1 82 SOUTH AMERICAN HISTORY 

'^La presencia de un militar afortunado (por más desprendi- 
miento que tenga) es temible a los Estados que de nuevo se 
constituyen. Por otra parte, ya estoy aburrido de oír decir 
que quiero hacerme soberano. Sin embargo, siempre estaré 

5 dispuesto a hacer el último sacrificio por la libertad del país, 
pero en clase de simple particular y no más. 

**En cuanto a mi conducta pública, mis compatriotas (como 
en lo general de las cosas) dividirán sus opiniones ; los hijos 
de éstos darán el verdadero fallo. 

lo "Peruanos: os dejo establecida la representación nacional. 
Si depositáis en ella entera confianza, cantad el triunfo; 
si no, la anarquía os va a devorar. 

*^Que el cielo presida a vuestros destinos, y que éstos os 
colmen de felicidad y de paz.'' 

15 Retirado San Martín a su habitual residencia de campo en 
el pueblo de la Magdalena, — bautizado por él con el nombre 
de "Pueblo Libre,'' — se encontró solo con su antiguo con- 
fidente Guido, a quien había pedido le acompañase. Paseá- 
base en silencio por la galería de la casa, al parecer radiante de 

20 contento. De repente volvióse a su compañero, y exclamó 
en tono festivo : "Hoy es un día de verdadera felicidad para 
mí. Me he desembarazado de una carga que no podía llevar. 
Los pueblos que hemos libertado se encargarán de sus propios 
destinos." 

25 Interrumpido en su soledad por las diversas diputaciones 
del Congreso que le ofrecían sus honores o insistían en que 
aceptase el puesto de generalísimo, agradeció lo primero; 
pero respecto a lo segundo, contestó con firmeza: "Mi tarea 
está terminada, y mi presencia en el poder no sólo sería inútil, 

30 sino perjudicial: a los peruanos toca completarla." — En- 
trada ya la noche, prorrumpió con cierta impaciencia: "Ya 
que no puedo poner un cañón en la puerta para defenderme 



LA ABDICACIÓN DE SAN MARTÍN 183 

de otra incursión, por pacífica que ella sea, voy a encerrarme.'' 
Y se retiró a su aposento, donde se ocupó en arreglar sus 
papeles. Hasta entonces, a nadie había comunicado su re- 
solución de separarse del territorio del Perú. 

A las 9 de la noche hizo llamar al general Guido, invitándolo s 
a tomar el te en su compañía. En la conversación amistosa 
que se siguió, le preguntó de improviso : — **¿ Qué manda para 
su señora en Chile ? El pasajero que conducirá las encomien- 
das las entregará particularmente." — ^* ¿ Qué pasajero es ése ? " 
preguntó su amigo. — *^E1 pasajero soy yo," repuso. "Ya 10 
están listos mis caballos para pasar a Ancón,^ y esta misma 
noche me embarcaré." — Guido, sorprendido y agitado, le ob- 
servó que cómo exponía su obra a los azares de una campaña 
no terminada aún, cuando nunca le había faltado el apoyo de 
la opinión y de las tropas; y libraba la suerte política del 15 
país a reacciones turbulentas que su ausencia provocaría sin 
duda; y cómo, sobre todo, dejaba en orfandad a los que le 
habían acompañado desde las orillas del Plata y desde Chile. — 
"Todo lo he meditado detenidamente," replicó con emoción. 
" No desconozco ni los intereses de la América ni mis deberes. 20 
Abandono con pesar a camaradas que quiero como hijos y que 
tan generosamente me han ayudado ; pero no puedo demorar 
un solo día. ¡ Me marcho ! Nadie me apeará de la convicción 
en que estoy, de que mi presencia en el Perú le traería más 
desgracias que mi separación. Por muchos motivos no 25 
puedo ya mantenerme en mi puesto sino bajo condiciones 
contrarias a mis sentimientos y mis convicciones. Voy a 
decirlo : para sostener la disciplina del ejército, tendría necesi- 
dad de fusilar algunos jefes; y me falta valor para hacerlo 
con compañeros que me han acompañado en los días felices y 30 
desgraciados." 

* Puerto del Perú, un poco al norte del Callao. 



1 84 SOUTH AMERICAN HISTORY 

Estrechado por Guido, rompió al fin la consigna del silencio 
que se había impuesto, y manifestó la principal de sus razones, 
' consignada en su carta al Libertador, que ni al mismo 
O'Higgins había querido comunicar. '* Existe una dificultad 
s mayor, — agregó, — que no podría vencer sino a costa de la 
suerte del país y de mi propio crédito. Bolívar y yo no cabe- 
mos en el Perú. He penetrado sus miras ; he comprendido su 
disgusto por la gloria que pudiera caberme en la terminación 
de la campaña. El no excusaría medios para penetrar al 

loPerú, y tal vez no pudiese evitar yo un conflicto, dando al 
mundo un escándalo, y los que ganarían serían los maturran- 
gos.^ ¡ Eso no ! Que entre Bolívar al Perú ; y si asegura lo 
que hemos ganado, me daré por muy satisfecho, porque de 
cualquier modo, triunfará la América. No será San Martín el 

15 que dé un día de zambra al enemigo." 

Eran las diez de la noche. En ese momento su asistente le 
anunció que todo estaba pronto para la marcha. El general 
abrazó a su compañero, montó a caballo, y tomando al trote, 
se perdió en la sombra. Al día siguiente Guido encontró a 

20 la cabecera de su cama una afectuosa carta, en que recordaba 
los trabajos que habían pasado juntos, y le agradecía, no sólo 
la cooperación que le había prestado en ellos, sino más que 
todo "su amistad y cariño que habían suavizado sus amar- 
guras haciéndole más llevadera la vida pública." Al mismo 

25 tiempo el general Alvarado recibía otra carta, en que se des- 
pedía de sus antiguos compañeros de armas, asegurándoles 
el triunfo : "Voy a embarcarme. Queda usted para concluir 
la gran obra. ¡ Cuánto suavizará el resto de mis días y el de 
las generaciones, si la finaliza (como estoy seguro), con felici- 

30 dad ! — Tenga la bondad de decir a nuestros compañeros de 
armas, cuál es mi reconocimiento a lo que les debo. Por 

^ Nombre despreciativo dado a los españoles por los sudamericanos. 



EXERCISES 1 8$ 

ellos tengo lina existencia con honor ; en fin a ellos debo mi 
buen nombre/' 

En la misma noche del 20 embarcóse en el bergantín Bel- 
grano, y se alejó para siempre de las playas del Perú.^ 

EXERCISES FOR ORAL AND WRITTEN WORK 



{Based on page lyy^ line i to page 181 ^ line 14^ including footnotes) 

(a) I. ¿ Cómo recibió a San Martin el pueblo limeño ? 2. ¿Porqué 
alegó San Martín el mal estado de su salud en su carta a O^Higgins? 

3. ¿Era una situación militarmente perdida la que entregó San Martín? 

4. ¿Dudaba O^Higgins del éxito de la campaña? 5. ¿Habría sido más 
heroico para San Martín ponerse al frente de su ejército ? 6. ¿A quién 
conñó su secreto? 7. ¿A quiénes comimicó su resolución? 8. ¿Qué 
votó el congreso al retirarse San Martín? 9. ¿Qué título le dio? 
10. ¿Aceptó San Martín el título y la pensión? 11. ¿Quién fundó la 

* Después de retirarse del Perú, San Martín pasó a Chile, y luego a su patria. 
A fines de 1823 dejó el suelo de América para ir a establecerse en Francia, donde 
vivía muchos años en ima condición modestísima, sin tomar nunca más parti- 
cipación política en nada. Murió en 1850. En cuanto a Bolívar, libertó el 
Perú, consiguiendo su lugarteniente Sucre la famosa victoria de Ayacucho 
(1824), que selló definitivamente la independencia sudamericana. Pero el resto 
de la vida de Bolívar fué triste. Expulsados los españoles de la América, 
estallaron en seguida las guerras civiles. La Gran Colombia se desmoronó en 
las repúblicas de Colombia, Venezuela, y Ecuador. Descorazonado Bolívar, se 
retiró de la vida pública, diciendo : "Los que han servido a la revolución han 
arado en el mar." Murió pocos meses después (1830) en Santa Marta, ciudad 
colombiana a orillas del mar Caribe. — A los autores latinoamericanos les gusta 
d comparar estos dos hombres uno con otro. Pero tales paralelismos no sirven 
para nada, siendo tan diferentes sus caracteres. Se ha dicho que para deter- 
minar su grandeza relativa, sería necesario medir antes el Amazonas y los 
Andes. "Los dos fueron grandes en su medida, dice Mitre, los más grandes 
hombres que después de Washington la América haya producido, dignos de 
figurar en el panteón universal como colaboradores del progreso humano." 
Pero se puede decir de San Martín, así como de Washington, ima cosa más : 
"Legó a su posteridad el ejemplo de redimir pueblos sin fatigarlos con su am- 
bición o su orgullo." 



1 86 SOUTH AMERICAN HISTORY 

biblioteca nacional del Perú? 12. ¿A quién se llama fundador de la 
libertad del Perú ? 

(6) Before retiring from public life, San Martin busied himself with 
reenforcing his army so that the fmal triumph of the campaign would 
be assured. He did not confide his secret to O'Higgins; he remained 
faithful to the pledge of silence in his letter to Bolivar. In 1822 the first 
Congress met, and in its presence San Martin laid aside the insignia of 
the protectoral authority and laid on the table of Congress his renuncia- 
tion of all future power. The Congress gave a vote of thanks to General 
San Martin, granted to him the title of Founder of the Liberty of Peru, 
and assigned to him a life pension. 

n 

{Based on page 181, line 15 to page 185 y line 4, including footnotes.) 

(a) I. ¿Después de retirarse del Perú, a dónde fué San Martín? 
2. ¿Cuál es la patria de San Martín? 3. ¿Salió después de América? 
4. ¿Cómo vivía en Francia? 5. ¿Consiguió Bolívar la independencia 
del Perú? 6. ¿Por qué fué triste el resto de la vida de Bolívar? 
7. ¿Qué dijo Bolívar al retirarse de la vida pública? 8. ¿Cuándo 
murió Bolívar? 9. ¿Había muerto ya San Martín? 10. ¿Por qué 
no se puede comparar a estos dos hombres? 11. ¿Quiénes son los más 
grandes hombres de toda la América? 12. ¿Qué se puede decir de San 
Martín como de Washington? 

(b) If San Martin had not fulfilled his promises to the countries in 
which he had made war, he would not have retired. He asked his old 
friend Guido to accompany him to his country-house in the town of La 
Magdalena. Here he was interrupted by several committees who insisted 
on his accepting the post of general-in-chief . He thanked them but did 
not accept. That very night he took ship for Chile, departing forever 
from the shores of Peru. In 1823 he left America and went to settle in 
France, where he died in 1850. 



VIII 

LA BATALLA DE IQUIQUE 

[La última batalla de la Guerra de la Independencia sudamericana 
tuvo lugar en 1824. Desde entonces se desarrollaron los países 
sudamericanos, lenta pero seguramente, hasta llegar a ser hoy día 
naciones dignas del nombre. Sobre todo la Argentina, el Brasil, 
y Chile — las naciones llamadas del " A.B.C." — se han levantado s 
a un alto puesto. En ellas reina la paz y el orden ; hace un cuarto 
de siglo que no han tenido ni revoluciones ni guerras de ningún 
género. El periodo de desarrollo, sin embargo, era por todos los 
países sudamericanos una etapa sangrienta, señalada no sólo por 
revoluciones dentro de cada uno de ellos, sino también por guerras 10 
extranjeras. De éstas la más importante era la llamada del Pacífico, 
entre Chile de \m lado y el Perú y Bolivia del otro (i 879-1 883). 
Antes de 1879 pertenecían al Perú las provincias de Tacna, Arica, 
y Tarapacá, y a Bolivia la de Antofagasta, comprendidas las cuatro 
entre los paralelos 18 y 25 de latitud sur. En este territorio ex- 15 
plóradores chilenos habían descubierto grandes yacimientos de 
guano, estiércol de aves marinas sumamente fertilizante, y de 
salitre, que se emplea no sólo como fertilizador sino también para 
fabricar la pólvora. Una ve2f conocidas estas riquezas, los gobier- 
nos del Perú y de Bolivia comenzaron a sostener sus derechos pro- 20 
pietarios. Trataron de echar de las susodichas provincias a todos 
los industriales chilenos que las habían poblado y que estaban 
explotándolas. Chile vino a la defensa de sus naturales, declarando 
la guerra al Perú y a Bolivia en 1879. En este año salió una escua- 
dra chilena de Valparaíso para sorprender a la escuadra peruana, 25 
que estaba a la sazón en el Callao, puerto principal del Perú. 
Camino de este puerto dejó en Iquique, para bloquearla, dos viejas 
corbetas de madera, ya gastadas por el uso: la Esmeralda, al 
mando del capitán Arturo Prat, y la Covadonga, al de su segundo, 
el capitán Condell. En Iquique quedó también un trasporte, el 30 
Lámar. El resto de la escuadra siguió hacia el norte. Pero al 
mismo tiempo había salido del Callao la escuadra peruana, con 

187 



1 88 SOUTH AMERICAN HISTORY 

dirección al sur. Los buques chilenos no la encontraron en el 
camino. Fué así como los dos más poderosos acorazados del Perú, 
el Huáscar y la Independencia, a cargo del comandante del primero, 
el almirante Miguel Grau, llegaron frente a la bahía de Iquique, 

5 encontrando allí a aquellos tres barcos chilenos que bloqueaban el 
puerto. Entonces tuvo lugar el combate naval llamado de Iqui- 
que, que cuenta el capítulo presente. — Está sacado de las obras 
de Benjamín Vicuña Mackenna, político e historiador chileno, 
nacido en Santiago en 1831, muerto en 1886. Era un escritor muy 

10 fecimdo ; cuando murió, llevaba publicados 86 gruesos volúmenes 
y 52 folletos. Las páginas que se leerán a continuación se escri- 
bieron a los pocos meses de la batalla, antes de la terminación de 
la guerra.] 

Pardeaba apenas la tenue luz de la alborada tropical sobre 

15 los cenicientos lomajes ^ de la costa de Iquique,^ y veíase ya a 

los oficiales y marinería de los buques chilenos que sostenían 

el bloqueo de aquel puerto, ocupados en la acostumbrada 

tarea del diario y matinal aseo de sus puentes. Hallábase todo 

sumido en la más profunda calma. La mar, la ciudad, el 

20 viento, el paisaje, la luz perezosa, todo dormía. Era el cuarto 

del alba, que los castellanos conquistadores de Chile llamaban 

con propiedad **el cuarto de la modorra.'' Divisábase coino 

una sombra en medio de la bahía la Esmeralda, silencioso 

centinela de la rada y de la playa enmudecidas, ardiendo 

25 apenas uno que otro farol en la ribera, y escuchándose como 

^ Toda la costa del norte de Chile es una cadena de montañas polvorientas, 
cuya altura media es de irnos mil metros, y casi no hay pla3^s entre la base de 
la muralla montañosa y el océano. En esta costa sin lluvia se hallan muy 
pocas ciudades, y las que hay están apabulladas entre los montes pardos y la 
costa roqueña. Pero estas ciudades, a pesar de su situación poco cómoda, y 
de su aspecto desagradable, son lugares muy importantes, por ser los puertos 
por donde se exporta el salitre proporcionado por las salitreras que yacen entre 
la cadena de la costa y la gran cordillera de los Andes. 

* En 1879 ciudad del Perú ; ahora ciudad chilena, capital de la provincia de 
Tarapacá. Hoy día cuenta unos 40,000 habitantes. — Por los lugares impor- 
tantes mencionados en este capítulo, véanse el mapa frontispicio y los mapas 
de las páginas 24 y 106. 



LA BATALLA DE IQUIQUE 189 

ecos salidos del sepulcro, los gritos sordos de los centinelas 
en la facción: — ^^¡ Alerta!" — "¡Alerta!'' — '^¡Alerta !'' — 
La capitana chilena tenía su proa al norte, único indicio 
de peligro y de batalla. Manteníase el trasporte Lámar 
sobre su máquina mar afuera, y la Covadonga, siempre des 
guardia, en la boca del puerto, amarrada en muchas brazas a 
su anclote. 

Reinaba a bordo de los tres barcos chilenos la más completa 
quietud. El grueso de la escuadra^ hacía rumbo poderoso, 
casi irresistible, hacia el abrigo en que se ocultaba entre 10 
cañones la flota contraria. ¿ Qué podía temerse ? ^ ¿ Era 
verosímil una sorpresa cuando íbamos nosotros a sorprender ? 
El comandante Prat que mandaba en jefe la escuadrilla de 
bloqueo, había venido en la prima noche precedente en su 
chalupa a bordo de la Covadonga, y paseándose familiarmente is 
sobre la cubierta de la cañonera con su segundo y amigo de 
infancia el capitán Condell, habíale manifestado ilimitada 
confianza en la situación. 

Sin embargo, sea celo militar, sea vago presentimiento, es- 
pina invisible del alma que recibe antes que el oído los avisos 20 
del destino, ambos capitanes se preocuparon en su charla de 
colocar cada uno en la proa de sus buques un cañón auxiliar 
de que aquella parte vital carecía. Convinieron por esto en 
empezar la tarea a la mañana siguiente, y con esto se separaron 
a \a^ ocho y media de la noche del martes 20 de mayo. Por esa 25 
misma previsión instintiva y misteriosa que es al hombre lo 
que el viento a la nube, la nube al huracán, y el grito ronco de 
las aves arremolinadas a las catástrofes del océano, habíanse 

^ Se refiere a los buques que seguían hasta el Callao para sorprender a la 
escuadra peruana, que se suponía estaba allí. 

' Quiere decir el autor que al parecer no había nada que temer en la bahía 
de Iquique, puesto que por presunción la escuadra peruana estaba lejos. 



igo SOUTH AMERICAN HISTORY 

en la víspera notado, especialmente a bordo de la Covadonga, 
escenas inusitadas. A las oraciones el teniente Orella, con 
permiso de su jefe, había reunido al pie de la toldilla de proa 
de la goleta a la marinería y exhortádola, por la primera vez 

5 durante la campaña, a cumplir honrosamente su deber en el 
combate. 

¿ Por qué hacía a su gente el joven oficial aquella inesperada 
prevención? Inútil es tratar de levantar el velo del arcano. 
Un pobre despensero de la Esmeralda llamado Tomás Rueda, 

lo natural de Quillota,^ había escrito asimismo a una tía suya 
residente en aquella ciudad estas palabras tres días antes del 
combate: — *^Yo acá quedo a Dios gracias bueno, esperando 
sólo por momentos la escuadra peruana.'' <í Quién se lo había 
dicho? Otra vez el misterio. 



15 Había tocado la guardia del amanecer (de las cuatro a las 
ocho de la mañana) al teniente don Manuel Joaquín Orella y al 
guardia-marina don Miguel Sans, muchacho despierto de 
diez y nueve años de edad este último, natural de Santiago. 
Conversaban tranquilamente los dos jóvenes oficiales en la 

20 toldilla de popa de la Covadonga cuando el guardia-marina 
Sans, mirando súbitamente hacia el norte, creyó descubrir 
algo extraño sobre el promontorio rocalloso que cierra el 
horizonte por aquel rumbo, ocho o diez milla, al norte de 
Iquique, sitio que lleva en los mapas el nombre de Punta de 

25 Piedras. *MMire! mi teniente,'' exclamó el joven guardia- 
marina, como sorprendido de una maravilla natural y seña- 
lando al horizonte con su brazo. '^Parecen aquéllos dos 
penachos que se levantan tras de la punta. ¿ Serán humos de 

- fogatas de tierra?" Cogió en el instante su anteojo el jefe de 

* Ciudad chilena cerca de Valparaíso. 



LA BATALLA DE IQUIQUE 191 

la guardia, y mirando un breve espacio, dijo a su compañero 
con cierto sobresalto : — *^No, son humos de buques/' Y en 
el acto el teniente Orella dio orden a su más joven compañero, 
corriese a despertar al comandante. 

No tuvo dificultad el diligente guardia-marina en llenar su s 
comisión. Los jefes de buques duermen en la mar, como el 
águila sobre el nido que cobija, con los ojos abiertos y las 
alas extendidas. De un salto, el impetuoso y juvenil ^'capitán 
Condell estuvo en el piso de su cámara y de otro salto en la 
cubierta. Entretanto, mientras ceñíase el último la casaca 10 
y la espada, había dado orden al guardia-marina Sans de hacer 
tocar zafarran ho de combate ; por manera que cuando llegaba 
el capitán a su puesto, que era un pequeño puente a proa de la 
chimenea, ya la gente salía por todas las escotillas, restregán- 
dose los ojos y estirando los brazos para alcanzar sus fusiles is 
y sus yataganes de abordaje. El clarín no cesó de tocar su 
pausada marcha de a las armas, hasta que el último grumete 
llegó al sitio que le estaba señalado. Eran las seis y media 
de la mañana. 

No tardó largo tiempo el joven comandante de la Covadonga 20 
en darse cuenta de que iba a habérselas con buques sospechosos. 
No le era dable imaginarse ciertamente que pudieran aquéllos 
ser enemigos, a causa de la bruma y la distancia. Pero con- 
forme a su deber, hizo disparar un cañonazo de alarma y 
aviso a su consorte, y ordenando avivar los fuegos en la má- 25 
quina, dio impávidamente la voz de adelantarse a reconocer. 
Mas no había hecho rumbo la cañonera chilena por más de 
un cuarto de hora, cuando su comandante conoció con certi- 

* A la sazón tenía Condell 36 años. Durante la Guerra del Pacífico este 
héroe logró ser contralmirante. Era hombre de corazón y de nobles y generosos 
sentimientos, y todavía se recuerda su nombre como uno de los orgullos de la 
marina chilena. Murió en 1887. 



192 SOUTH AMERICAN HISTORY 

dumbre que los buques que llegaban a toda máquina del 
norte, eran enemigos. Los dos humos se habían convertido 
en dos gigantes : eran el monitor Huáscar y la fragata Inde- 
pendencia. En el acto mando el capitán Condell virar hacia 
5 el fondeadero para dar aviso a la Esmeralda. 

Venía ésta avanzándose lentamente mar afuera porque no 
obedecía su máquina sino al impulso de una caldera, y ésta llena 
de parches y de grietas. La otra, al zafarse de su ancladero, 
donde según la exacta y pintoresca expresión de su segundo 
lo jefe el teniente Uribe, tenía '^echadas raíces,'' rompióse por la 
centésima vez y en ésta sin posible remedio. El andar de la 
corbeta quedó reducido, por fatalidad, a dos millas : la marcha 
de una lancha de carguío en la rada, de una carreta en senda 
polvorosa. Eran las siete de la mañana cuando los dos barcos 
15 chilenos se acercaron. El sol, que en ese día sale en nuestra 
latitud a las seis y cincuenta y tres minutos, coloraba ya 
ligeramente, entre vistosos arreboles, el perfil de las áridas 
colinas de la costa, y daba caza a las brumas del océano que en 
esos parajes son el velo matinal de las aguas sumergidas en 
20 perenne quietud. No perturbaba la superficie del mar 
plomizo, ni un sojJlo de viento, que en esa zona tarda como la 
vida y la luz en aparecer. 

Hacia el sur y en cuanto la vista abarcaba, el horizonte 
veíase claro, pero incoloro y frío. Al contrario, hacia el norte, 
25 negros nubarrones entoldaban el mar y la tierra, adelantándose 
sobre su fondo tétrico y oscuro, como los penachos de los cata- 
falcos, los humos blanquecinos de las naves enemigas. De 
propósito los capitanes de éstas quemaban profusamente su 
carbón inglés para aumentar su marcha y engañar al adver- 
so sario, ocultando entre la densidad de la humareda sus bien 
conocidas formas. Todo su temor, la única preocupación de 
los comandantes de los acorazados peruanos, era que los débiles 



LA BATALLA DE IQUIQUE 193 

y sorprendidos barcos de Chile no se les escaparan, siquiera 
por una hora, haciendo rumbo al sur. Tan segura y tan 
cómoda parecíales su presa. 

La segunda división naval peruana había salido a las ocho 
de la noche del 20 de mayo del puerto de Arica,^ distantes 
setenta millas de Pisagua^ y ciento nueve del de Iquique, có- 
modo itinerario de diez horas. El cauteloso comandante 
Grau,^ jefe de aquélla, resolvió penetrar a las dos y media de 
la mañana al fondeadero de Pisagua, a tomar lenguas. Y allí 
a esa hora, con asombro y regocijo, supo que su expedición iba 10 
a ser coronada por el éxito. El comandante militar de aquella 
plaza puso, en efecto, en sus manos un telegrama del prefecto 
de Iquique, fechado el día de la víspera (mayo 19), en que 
confirmaba el hecho, a la verdad increíble, de haber sido aban- 
donadas a su suerte las dos más débiles naves chilenas en 15 
aquellas aguas. 

Dos horas tardó el comandante Grau en aquel reconoci- 
miento, y a las cuatro de la mañana volvió a continuar a toda 
máquina su rumbo, reuniéndose a su consorte quei se había 
aguantado sobre la punta de Pisagua. A las seis aparecían, 20 
en consecuencia, sus humos, por la parte posterior de la Punta 
de Piedras, y fué éste el instante en que quedaron descubiertos. 
Desde esa posición, el Huáscar adelantóse con el máximum de 
su celeridad hacia el sudoeste, como para encerrar a los buques 
chilenos dentro del puerto, ganando aquél su boca ; al paso 25 
que la Independencia, gobernando deliberadamente con 

* Ahora ciudad chilena, de unos 5,000 habitantes. 

* Ahora ciudad chilena, de unos 4,000 habitantes. 

' El almirante Miguel Grau tenía a la sazón 41 años. Era buen soldado y 
hombre generoso. Murió a los pocos meses de la batalla de Iquique, en el 
combate naval de Angamos, punta a unos 400 kilómetros al sur de Iquique, 
donde el Huáscar luchó heroicamente, pero en vano, con fuerzas chilenas muy 
superiores, 
o 



194 SOUTH AMERICAN HISTORY 

mayor lentitud, ceñíase a la costa para "cerrarles el camino 
hacia el norte. 

Cuando los dos acorazados peruanos completaban desahoga- 
damente su maniobra de circunvalación a la entrada del puerto 

5 de Iquique, eran las ocho en punto de la mañana. A esa 
misma hora el trasporte Lámar, avisado por señales de ponerse 
a todo trance a salvo, emprendía su fuga al sur, siendo durante 
un momento perseguido, como presa de codicia, por el Huáscar. 
El buque fugitivo izó al escapar bandera norteamericana, y a 

loesta legítima estratagema de guerra debió probablemente su 
salvación del Huáscar. Cuando regresaba el último de su 
infructuosa caza desde el sur, la Independencia, adelantándose 
a toda máquina por el norte, cerraba completamente la salida 
a los dos buques chilenos. Era aquello lo que nuestros cam- 

15 pesinos llaman pintorescamente un corral de buitres. 



¿Qué ocurría entretanto a bordo de la noble capitana de 
Chile en la última hora de su gloriosa carrera ? Al disparo del 
cañón de alarma de su compañera de guardia, el capitán de 
la Esmeralda, siempre sereno y vigilante, había mandado 

2o poner su buque en son de combate desamarrándose acelerada- 
mente del fondeadero. Débiles, si alguna, eran las esperanzas 
del encuentro que a esa hora diseñábase claramente en el 
horizonte. Pero el comandante de la corbeta, dotado, acaso 
sin saberlo él mismo hasta aquel supremo momento, de una 

25 alma grande, de una voluntad sublime, de un pecho deno- 
dado contra todos los peligros y todos los infortunios, aun 
aquéllos que caen como por sorpresa del cielo, dio las órdenes 
que la situación militar exigía, con una calma y compostura 
que despertó durable admiración en el ánimo de sus subalter- 

30 nos. Todos los que en ese día combatieron a su lado, están 



LA BATALLA DE IQUIQUE 195 

acordes en que la condición dominante de espíritu que res- 
plandeció en el rostro», en la actitud, en la pupila, y en la 
voz del héroe fué la de una dulce y acentuada serenidad, — 
tipo y naturaleza de muchos héroes conocidos. 

Mas movíase apenas el viejo esquife de su sitio habitual de s 
vigía en la vecindad de los muelles de Iquique, cuando un sordo 
estallido anunció a bordo una catástrofe. La decrépita nave 
había perdido por completo una de sus calderas, es decir, uno de 
sus brazos. Pero, ¿ qué importaba eso ? — Quedábale todavía 
la pujanza necesaria para combatir con una rodilla en tierra, 10 
como los atletas de la antigua arena, y así, sin potencia motriz, 
con cañones convertidos en juguetes de salón en presencia del 
calibre enemigo, desencuadernada, rota, casi inmóvil, pero 
fiera y gloriosa esperaría a su adversario. 

Hállase situado el puerto y ciudad de Iquique, cuyo nombre 15 
en aimará^ significaría — "¿Por qué duermes?", en el fondo 
sur de la abierta pero tranquila rada que fué testigo de la 
hazaña de más levantada memoria allí consumada por chilenos. 
Propiamente forma el puerto y sírvele de abrigo por su frente 
una isla rocallosa en cuya extremidad norte álzase el faro que la 20 
alumbra. Conforme a una melancólica y antigua tradición de 
proscripción religiosa, existe también allí entre las breñas 
el cementerio de los protestantes, no poco numerosos en Iqui- 
que. Separada por un estrecho canalizo, inaccesible a buques 
de mediano porte y que en las bajas mareas suele quedar por 25 
completo enjuto, yace la ciudad, capital rica y activa del 
departamento de Tarapacá, cuyos tesoros, desparramados en 

* Después de los araucanos (véase arriba, página 114, nota), las razas in- 
dígenas más notables de la costa sudamericana del oeste, son los quichuas d«l 
Perú, y los aimarás de Bolivia y del norte de Chile. Dice Bryce (La América 
del Sudf página 358 de la traducción al castellano por Guillermo Rivera) que 
"relativamente pocos de estos indios, probablemente menos de una quinta 
parte, pueden hablar español." 



196 SOUTH AMERICAN HISTORY 

vasto y árido desierto, hanle dado opulenta vida desde hace 
un cuarto de siglo. En 1875 entraron a ese puerto en de- 
manda de salitre 533 vapores y 476 buques de vela. Su 
población propia es sólo de seis a ocho mil almas; pero en 
5 realidad es el centro vivo de una comarca de veinte o treinta 
mil trabajadores, que antes de la guerra eran en su mayor 

, número chilenos.^ 

En vista de esta disposición del teatro del combate y sus 
adyacencias, el capitán Prat formó desde el primer momento su 

10 plan de gloriosa e impasible resistencia. Huir le era imposible. 
Y acaso en los adentros de su alma, templada para lo sublime, 
cupo como una compensación del trance terrible en que ajena 
culpa le colocara, aquel pensamiento de batirse hasta la muerte 
en un palenque que Dios y la fortuna le cerraban por com- 

ispleto. Su resolución, perfectamente militar y acertada, fué 
por tanto guardar sus fondos para evitar que el Huáscar 
atacase su buque de menor calado con su formidable espolón 
submarino, y al propio tiempo colocarse entre el agresor y la 
ciudad para que los proyectiles del último fuesen a herir su 

20 propia gente. 

Con el propósito de comunicar sus órdenes a su consorte 
adelantábase la Esmeralda hacia la boca del puerto, según 
antes dijimos, sin cuidarse en lo menor su impávido coman- 
dante del accidente de su maquinaria, que para cualquiera otro 

25 corazón que no fuese el suyo habría sido el pretexto o la 
ocasión legítima de oportuno rendimiento. Adelantábase en 
consecuencia la vieja quilla con todo su aparejo, menos los 
masteleros de juanete que traía calados, con el gallardete rojo 
del mando superior en su palo mayor y dos banderolas chilenas, 

30 una en el pico de mesana, cayendo sobre la popa, y la otra en 
lo alto del palo de este nombre. Como los caballeros sin 

1 Véase arriba, página 188, nota 2. 



LA BATALLA DE IQUIQUE 197 

temor y sin reproche que no entraban al campo sino con sus 
más ricas armaduras, así la almiranta de Chile iba a su última 
lid con sus mejores galas. 

Salióle al encuentro la Covadonga, con más parco aparato, 
pues tenía sus dos masteleros calados, el bauprés entrado, sus s 
cofas enfundadas con parapetos de coyes para los tiradores, y 
sus palos reales cubiertos de señales. Tenía a su servicio, como 
la Esmeralda, una sola caldera. La otra estaba obstruida. 
Los buques chilenos iban a batirse, como David, sólo con la 
mano de la honda. 10 

Encontráronse a medio camino los dos buques, frente ala 
isla, y allí sus comandantes pusiéronse al habla, a distancia de 
"un cable y medio'' (ciento cincuenta metros). "Tenemos al 
Huáscar y a la Independencia encima," di jóle acentuadamente 
con la bocina el capitán Condell a su jefe y amigo. Contestóle 15 
éste por signos, preguntándole si había almorzado la gente, lo 
que le fué respondido afirmativamente. Hizo entonces señales 
el impertérrito mozo ^ de reforzar las cargas en los cañones, 
que era lo que cumplía ordenar después del sustento de los 
artilleros. Y dejando acercarse un tanto más a la Covadonga, 20 
dijo de viva voz al comandante de la última estas palabras, que 
como las de Nelson en Trafalgar,^ pasarán intactas a la posteri- 
dad en esta parte de los mares : " / Seguir mis aguas, guardar 
sus fondos j cada cual a su puesto j y cumplir con su deber! " 

El capitán Condell encontró todavía una palabra feliz y 25 
casi retozona para responder a su querido jefe, usando una 
expresión sencilla y a la vez heroica* del aula y la marina. 

* Es decir, el capitán Prat. Nació en 1848, y por eso tenía a la sazón 31 
años. 

* Se refiere a las palabras "England expects that every man will do his duty," 
consigna del ilustre almirante inglés en la batalla de Trafalgar, que ganó en 
1805 sobre las flotas reunidas de Francia y de España. Murió en esta misma 
batalla. 



198 SOUTH AMERICAN HISTORY 

Empuñando por última vez la bocina, el joven capitán gritó : 
''Allrightr' 

No había terminado todavía este diálogo breve y animoso, 
cuando el Huáscar se atravesaba a la distancia de dos mil 
5 metros (media legua), y echando abajo su falsa amura, mos- 
traba desnuda a los débiles barcos de Chile su inexpugnable 
torre. En esta actitud el comandante Grau izó su insignia 
y, conforme a la costumbre de guerra de esta nación, un 
colosal pabellón. Inmediatamente lanzó su primer disparo de 

10 a 300. Era ése el saludo de honor antes de la implacable 
acometida. Fué el proyectil a caer, como si hubiera sido 
calculado por ojo certero como una perentoria notificación, 
entre los dos buques chilenos al habla, y al rebotar en el agua 
saludáronle las dos entusiasmadas tripulaciones con un hurrah 

IS unísono y simultáneo. A su vez, la confusa gritería de la 
población y del ejército apiñados en la playa y ansiosos 
espectadores del combate, hizo eco al sordo proyectil y a 
la aclamación de los bravos. Eran las ocho y media de la 
mañana, y la batalla naval iba a comenzar con sus terribles y 

20 grandiosas peripecias. En consecuencia, los dos buques 
chilenos desde ese momento dirigíanse con todo el impulso de 
su máquina al fondo del puerto como a una sepultura. Hu- 
biérase dicho que antes de desaparecer deseaban tener por 
testigo a todo un pueblo de la inmensidad de su valor y de la 

25 inmensidad de su sacrificio. 



Mediante los varios movimientos estratégicos que hemos 
descrito, perfectamente acertados por uno y otro conten- 
diente, la Covadonga, al ceder el paso a la capitana para 
seguir sus aguas, había quedado a retaguardia y por lo mismo 
30 más cercana al Huáscar. Eligióla éste, en consecuencia, 



LA BATALLA DE IQUIQUE 199 

como blanco para sus terribles aunque poco certeros dis- 
paros. La débil cañonera, sin preocuparse por esto, con- 
tinuaba avanzando hacia el interior de la bahía, barajando la 
isla en la mayor proximidad posible como para protegerse con 
sus arrecifes. Pero esta misma circunstancia, acortándole el s 
campo para virar, evitó por una providencial fortuna que en- 
trase al puerto donde tenía ya preparada carnicera fosa. La 
goleta retrocedió valerosamente en esa emergencia, y como 
esos quiltros de poco cuerpo que nuestros cazadores de leones 
suelen echar sobre la fiera para enredar sus garras y cogerla, el 10 
barquichuelo hizo frente al coloso de fierro y rompió el fuego 
como de igual a igual. El primer disparo de la goleta contra 
el monitor fué lanzado con bizarra petulancia de niño por el 
guardia-marina Eduardo Valenzuela, quien, habiendo recibido 
el mando de los tres pequeños cañones de cubierta, quiso al- 15 
canzar el honor de la primacía, ya que no era posible reconocer 
el mérito de su mira. La primera bala de la Covadonga 

m 

quedó corta en más de dos tercios de su itinerario. 

Eran en este preciso momento las nueve de la mañana, y la 
Independencia, llegando con su enorme mole al campo del 20 
combate, tomaba su posición por la popa y costado de babor 
del Huáscar. Hiciéronse visibles en ese instante algunas 
señales del monitor, nave almirante, e inmediatamente el com- 
bate cambió de aspecto, como si hubiera intervenido una 
súbita mutación de decoraciones bajo la mano de invisible «s 
tramo3ásta. La Independencia se adelantó hacia el sur, 
pasando por la proa del monitor que se aguantó un instante, y 
en demanda de la goleta chilena, relevando así a su consorte de 
su punto de ataque. El Huáscar, a su torno, lanzóse hacia el 
puerto como para tenérselas a solas con la desvalida Esmeralda. 30 
Aprovechóse de este cambio de posiciones con una habilidad 
digna de la mayor alabanza el comandante Condell, y ciñendo 



200 SOUTU AMERICAN HISTORY 

los arrecifes y rompientes de la isla, que en su costado sudoeste 
son ásperos y violentos, comenzó a deslizarse furtivamente 
hacia el sur. Era la última y única esperanza de salvación que 
le señalaba el dedo de manifiesto destino. 



5 Dejémosla ahora y penetremos en la bahía en demanda de 
la solitaria Esmeralda. Lo último que los tripulantes de la 
fugitiva goleta han divisado de ella al doblar la isla de Iquique, 
ha sido una especie de luminosa explosión que de lejos pare- 
cióles un incendio. Fué éste el primer origen del rumor y la 

lo creencia de que el heroico buque había volado, noticia que 
llegó a la capital como un reflejo de llamas luminosas en la 
media noche del 24 de mayo. Lo que había acontecido era 
únicamente que la Esmeralda respondía al primer saludo del 
Huáscar, disparando sobre él toda su batería de babor a un 

IS mismo tiempo. Acababa en ese momento la taimada corbeta 
de tomar su última posición, conforme a las miras de simple 
precaución y defensa de su hábil y sereno comandante ; esto 
es, interponiéndose entre el caserío y la torre del Huáscar, 
como si pensara que el pulso de sus artilleros temblaría al 

20 disparar en el rumbo de los suyos y de sus hogares. Su 
posición exacta era a 300 metros de la playa arenosa, frente 
por frente a la estación y muelle del ferrocarril, en la extremi- 
dad norte de la población y de la rada. 

En esa situación, el comandante Prat, que ni durante un 

25 solo minuto había desamparado su puesto en el castillo de 
popa de la Esmeralda, hizo tocar reunión a la gente de la 
batería para pronunciarle la última y ardorosa exhortación del 
combate. Hallábase rodeado el joven héroe de la guardia 
militar del buque, compuesta de un pelotón de artilleros de 

30 marina armados de rifles, al mando del joven oficial don José 



LA BATALLA DE IQUIQUE 20l 

Antonio Hurtado y del bravo sargento Aldea que allí pereció. 
Cuando estuvieron todos al alcance de su voz, con eco sereno, 
vibrante, henchido de los latidos de su alma, el denodado jefe 
dirigió a su gente las palabras que todos han recordado con 
rara fidelidad de memoria después de su inmortal hazaña : s 

"¡Muchachos! La contienda es desigual. Nunca se ha 
arriado nuestra bandera ante el enemigo Espero pues que 
ésta no sea la ocasión de hacerlo. Mientras yo esté vivo, esa 
bandera flameará en su lugar, y os aseguro que si muero, mis 
oficiales sabrán cumplir con su deber." En seguida, descu-io 
briendo su noble frente y agitando la gorra en el aire, gritó con 
todos los suyos : — ^^¡Viva Chile I " 

En aquel mismo acto conmovedor y solemne todos corrieron 
a sus puestos, y como para hacer eco con el bronce al mag- 
nánimo adalid, los artilleros dispararon a la vez todas sus piezas is 
sobre el Huáscar que ya se acercaba a tiro. Era esa salva el 
adiós supremo que Ic^s tripulantes de la Covadonga habían 
escuchado al perderse de vista, y que ellos habían tomado por 
la explosión de la Santa Bárbara ^ de su capitana. En esos 
mismos momentos el Huáscar se detenía recelosamente en 20 
su camino hacia el fondeadero y paralizaba sus tardíos y mal 
dispuestos disparos de a 300 libras. Por término medio, ese 
buque no puede disparar sino cada diez minutos, siendo ésta 
su mayor desventaja respecto de nuestros acorazados. ¿ Qué 
había acontecido entretanto ? Una simple peripecia de la 25 
encarnizada contienda. El capitán del puerto de Iquique, don 
Salomé Porras, embarcóse bizarramente con el oficial peruano 
Loaizo en una lancha, y vino a comunicar al comandante 
Grau que, en la dirección a que le arrastraba la posición estra- 

* El paraje destinado en las embarcaciones para custodiar la p)61vora se 
Dama la Santa Bárbara por la imagen de Santa Bárbara, patrona de los arti- 
Ueíos, que generalmente está colocada en este lugar. 



202 SOUTH AMERICAN HISTORY 

tégica de la Esmeralda, iba a encontrar una red de torpedos, 
lo que explicaba la rara obstinación en defenderse del buque 
chileno. 
Eran las nueve y cuarenta, y el combate duraba ya una hora 

s sin que la corbeta chilena hubiese recibido el más leve daño. 
El Huáscar se mantenía entretanto indeciso, y apenas acertaba 
á disparar por elevación una que otra bomba, de temor de 
ofender al atolondrado gentío que bullía en tierra, especial- 
mente en la vecindad de la estación del ferrocarril. Pero una 

lo ominosa circunstancia no tardó en abrirle camino para llevar 
su espolón al seno del esquife que, hasta ese momento, oponía 
a sus proyectiles impávida y casi victoriosa resistencia. 

El general Buendía, comandante en jefe del ejército peruano, 
nos ha contado, en efecto, en un parte militar que hace contraste 

15 por su ponderación con los sobrios boletines del comandante 
Grau, cómo desde que comenzó la lucha desproporcionada, 
hizo traer a la playa cuatro piezas de campaña, y cómo a 
mansalva e inmediatamente rompió el fuego a metralla sobre 
los heroicos chilenos que allí peleaban ''como leones,'' aña- 

2odiendo que desde ese momento quedaron encerrados dentro 
de un círculo de fuego. "En efecto,'' dice un bien informado 
y leal testigo de vista, ''las cuatro piezas de a nueve empezaron 
a hacer un fuego pronto y certero, al cual contestó la corbeta 
con una andanada y con tiros de fusilería tan sostenidos, 

25 que parecían los de dos ejércitos numerosos que se baten en- 
carnizadamente." ¿ Cuándo, en qué combate naval vióse igual 
ejemplo de denodada y sublime resistencia por parte de una 
embarcación condenada a perecer sin humana ni posible sal- 
vación ? 

30 Al echar de ver, entretanto, el comandante Prat que por la 
proximidad de tierra y la violencia del combate en esa direc- 
ción, comenzaban a caer sobre sus piezas los artilleros de la 



LA BATALLA DE IQUIQUE 203 

batería de estribor, dio la voz de Adelante la máquina ... y el 
buque comenzó a moverse hacia el noroeste. Era eso precisa- 
mente lo que pretendían los comandantes enemigos para no 
estrellarse con la imaginaria línea de torpedos. Viró en 
consecuencia el Huáscar hacia tierra para interponerse entres 
la playa y la corbeta, y como si hubiera querido hacerle sentir 
antes que su espolón el peso de sus cañones, le acertó al moverse 
una bomba que penetró por el camarote del segundo coman- 
dante Uribe y fué a salir por el departamento de la botica, 
haciendo al salir- un agujero de más de un metro de cavidad. 10 
Era éste el primer proyectil que hería, después de dos horas, el 
flanco de la Esmeralda. Desde ese momento el combate 
memorable de Iquique asumía su tercera faz. El Huáscar 
apagaba, se puede decir, los fuegos de su torre, y de cureña se 
convertía en proyectil. Iba a comenzar el combate de ariete, 15 
que los modernos civilizadores han copiado de las galeras 
griegas, queriendo dar a entender que todavía esa destrucción 
sorda y horrible es un nuevo progreso, una nueva redención 
para la humanidad en marcha. 

Acercábase aceleradamente el desenlace del terrible drama 20 
de Iquique. La Esmeralda, herida de muerte, y como esos 
soldados heroicos y febriles que por momentos revuélcanse 
entre sus sangrientos vendajes y por momentos se adormecen 
prorrumpiendo en palabras de fantástico delirio, volvía a 
quedar inmóvil depués de sus violentos esfuerzos por cambiar 25 
de posición. Iban ya corridas dos largas horas de combate y 
la tensión del heroísmo había alcanzado su máximum en todos 
los nobles pechos que tripulaban el histórico barco. El 
ejemplo del capitán Prat, sereno, dulce, casi risueño, inmóvil 
como la estatua del deber resignado e indómito, llevaba aliento 30 
a todos sus subalternos. Todos querían pelear como él, 
suciunbir a su lado, sumergirse con él en el sitio que el honor y 



204 SOUTH AMERICAN HISTORY 

la ordenanza tenían señalado a cada uno. Jamás el destino 
vengador había reunido encima de un frágil cobertor de madera 
un número semejante de elegidos; porque hubiera podido 
decirse con justicia que ninguno de aquellos doscientos tri- 

spulantes desdecía de sus compañeros, fuera bajo el honroso 

galón de los superiores, fuera bajo la tosca jerga de infeliz 

marinero. Si la Esmeralda por tantos títulos era im barco 

glorioso, su tripulación era una verdadera legión de inmortales. 

En ninguno puso espanto la primera acometida del Huáscar 

lo ni la última. Dueño del rumbo el poderoso monitor, y per- 
suadido su jefe que iba a tenérselas con un puñado de corazones 
estoicos, resolvióse a ultimarlos, ya que por ningún medio 
seríale dable rendirlos. A la distancia de doscientos o tres- 
cientos metros escasos y con la velocidad de ocho millas que 

15 recomiendan los modernos tácticos de la guerra marítima, 
lanzó el comandante Grau su buque a manera de silencioso 
y pesado proyectil sobre el costado de babor, que era el que 
presentaba su adversario a su espolón, teniendo, como la 
mantuvo todo el tiempo, su proa al norte. 

20 Eran las once y media de la mañana. El sol iluminaba todos 
los horizontes, y parecía teñir con los colores de la fiesta la 
ciudad enloquecida de alegría y la bahía sembrada de despojos. 
El duelo duraba ya tres horas y media desde el primer disparo 
del campo de batalla y cerca de seis horas desde que los clarines 

25 de los barcos chilenos despertaran a la gente llamándola a la 

pelea. Entraba ésta en su período decisivo, esto es, cuando 

buques y hombres iban a batirse borda con borda, pecho con 

pecho, brazo con brazo. El drama sangriento daba paso a la 

epopeya sublime. 

* * * 

* 
30 Ya hemos dicho que, irritado el comandante del monitor 

enemigo por su poca fortuna para rendir a su adversario, 



»' 



LA BATALLA DE IQUIQUE 20$ 

habíase decidido, después de cuatro horas de fuego, a atacarlo 
y partirlo con su irresistible espolón de acero sumergido a flor 
de agua en su proa. El capitán Grau tomó para esto con 
acierto y serenidad todas las medidas técnicas del terrible caso. 
Pero el capitán Prat, cuyo rostro ni cuya alma no habían s 
padecido una sola alteración durante el horrible y ya en 
demasía prolongado combate sin salida, vio venir el choque 
sin inmutarse, y dando la señal a los timoneles de perfilar el 
buque sobre su agresor para recibirlo de soslayo, le aguardó 
espada en mano en su puesto de combate. Hemos recordado, lo 
con el testimonio constante de cuantos le vieron, que el capitán 
Prat mantuvo desde el primer anuncio de la aparición del 
enemigo una plácida e inalterable compostura, especie de 
impasibilidad de bronce que una débil sonrisa iluminaba a 
lampos. Y por esta disposición de su ánimo y por la carencia is 
absoluta de órdenes y de preparativos previos para el abordaje, 
hay razón suficiente para creer desapasionada y justicieramente 
que, antes del momento del choque, no había golpeado a su 
alma heroica el impulso irresistible que lo lanzó sobre el 
puente enemigo. Para lo que él había tomado medidas eficaces 20 
de acuerdo con su segundo, era para echar su buque a pique 
en la última emergencia. 

Hízose tal vez esa resolución paso lentamente, como otros 
grandes movimientos de la voluntad, en el corazón del coman- 
dante de la Esmeralda, desde que vio venir sobre su nave la 25 
mole negra del monitor enemigo levantando su hinchado lomo 
sobre el agua a manera de enfurecido cetáceo. Pero no contó 
el héroe chileno ni con la ligereza de la retirada en el ataque 
ni con la detonación espantosa que produjeron los dos cañones 
del Huáscar al ser disparados a toca-penoles sobre su buque. 30 
Testigos que presenciaban aquel horrible duelo desde la 
bahía, sólo sintieron después del estampido de los cañones del 



2o6 SOUTH AMERICAN HISTORY 

monitor el crujir de los maderos y el e^arcmiiento en frag- 
mentos de la arboladura de su adversario, pareciéndoles que la 
vieja corbeta había saltado entera en mil astillas. Era ésta la 
segunda visión del postrer heroísmo, después de la que hirió la 

5 retina de los tripulantes de la Covadonga al doblar la isla.^ 
La Esmeralda pareció, en efecto, haber volado dos veces antes 
de irse a pique. 

¿Había volado entretanto el capitán junto con los frag- 
mentos de su buque ? No. Firme en su sitio, dominándolo 

lo todo con mirada serena, dueño por completo de sí mismo y de la 
situación, juzgó el joven capitán llegado el instante supremo, 
y dando el grito de guerra de los antiguos héroes de mar — 
/Al abordaje, mtichachosl — saltó ágil y terrible, espada en 
mano, desde el castillo de popa de la Esmeralda sobre el castillo 

15 de proa del agresor de hierro. Acero por acero, él quería de- 
volver al monstruo brutal y silencioso su terrible espolonazo. 



Lo que desde ese momento aconteció sobre la cubierta del 
monitor peruano, es todavía un misterio de sus crueles y ufanos 
tripulantes. Fué tan rápido y vehemente el ademán del 

20 capitán chileno al abordar, que del grupo ya diezmado de los 
artilleros de marina que le rodeaban, sólo alcanzó a seguirle un 
bravo sargento segundo, natural de Chillan,^ donde había sido 
cocinero en un hotel. Y éste, testigo único no tachado de 
parciahdad, no pudo deponer su testimonio ante la posteridad 

25 y la patria sobre el sublime sacrificio de su jefe, p)orque 
cayó acribillado de balas y pronunciando palabras incohe- 
rentes que sólo oyeron sus exterminadores. Su nombre era 
Juan de Dios Aldea. 

* Véase arriba, página 200, renglón 6 y siguientes. 

2 Ciudad chilena a unos 400 kilómetros al sur de Santiago. 



LA BATALLA DE IQUIQUE 207 

El Último fin del capitán de la Esmeralda ha sido contado 
hasta aquí de mil maneras diferentes, pero todas dignas de 
su preclaro nombre. Quién le divisara pálido y centellante 
dirigirse a la torre del comandante del Huáscar y disparar 
sobre ella su revólver. Quién da testimonio de haberle visto s 
matar cuerpo a cuerpo en el castillo del monitor al oficial de 
banderas Jorje Velarde, que allí murió en su puesto como bravo. 
Viéronle otros caer derribado por fiero golpe de hacha asestado 
por la espalda. Y alguien, por último, atestigua que fué una 
bala vulgar salida de una tronera de hierro la que le hirió 10 
en la frente y destrozóle el cráneo causándole instantánea 
muerte. Pero aun sobre su sublime agonía, si la tuvo, hanse 
hecho versiones íntimas que revelan cuan empapados de su 
heroísmo quedaron sus propios inmoladores. Hay quienes 
afirman que, moribundo en la cámara del comandante Grau, 15 
no quiso soltar la espada sino tronchándole los dedos, y otros 
añaden que recobrada un instante su razón y preguntado por 
su noble vencedor si tenía alguna confidencia de corazón 
que legarle para los suyos, preguntó sólo por su buque, y al 
saber que se lo había tragado el mar con sus colores izados 20 
en los topes, iluminóse su pálido semblante con una expresión 
divina, y espiró. 

Pero encuéntranse todavía todos esos episodios como envuel- 
tos en el humo denso del combate, y no es dable a la historia 
acogerlos como definitivos. Hay evidentemente un misterio 25 
por esclarecer en aquellas últimas escenas de la vida del 
héroe, escenas horribles y a la vez sublimes. 

Ha llegado entretanto hasta nosotros como único testimonio 
fehaciente una carta íntima y noble del comandante del buque 
sobre cuya cubierta, "al pie del torreón," cayó el denodados© 
capitán de Chile, y como esa carta resume dignamente la 
admiración y el respeto que el mártir inspiró al émulo feliz 



2o8 SOUTH AMERICAN HISTORY 

y digno de él, vamos a reproducirla, por una concesión especial, 
íntegramente en seguida. La carta del comandante Grau 
a la viuda del capitán Prat dice como sigue : 

Monitor Huáscar. 

5 ^ PiSAGUA, junio 2 de 1879. 

Dignísima señora: 

Un sagrado deber me autoriza a dirigirme a Ud., y siento profimdamente 

que esta carta, por las luchas que va a rememorar, contribuya a aumentar 

el dolor que hoy justamente debe dominarla. 

10 En el combate naval del 21 del próximo pasado, que tuvo lugar en las 
aguas de Iquique, entre las naves peruanas y chilenas, su digno y valeroso 
esposo, el capitán de fragata don Artiuro Prat, comandante de la Es- 
meralda, fué, como Ud. no lo ignorará ya, víctima de su temerario arrojo 
en defensa y gloria de la bandera de su patria. 

15 Deplorando sinceramente tan infausto acontecimiento y acompañándola 
en su duelo, cumplo con el penoso y triste deber de enviarle las para Ud. 
inestimables prendas que se encontraron en su poder, y que son las que 
figuran en la lista adjunta.^ Ellas le servirán indudablemente de algún 
pequeño consuelo en medio de su gran desgracia, y por eso me he antid- 

2opado a remitírselas. 

Reiterándole mis sentimientos de condolencia, logro, señora, la opor- 
tunidad para ofrecerle mis servicios, consideraciones, y respeto, con que 
me suscribo de Ud., señora, muy afectísimo seguro servidor. 

Miguel Grau. 

25 Así encontró término temprano en la flor de sus días la vida 
más pura, más amada, y más completa que la mano de la 
posteridad justiciera inscribirá en nuestros anales del mar en 
la presente guerra. En el mar de Chile, en el vasto Pacífico, 
en todo el universo civilizado y capaz de darse cuenta de la 

30 grandeza de la virtud, el nombre del capitán Prat será un 
emblema, una memoria, una glorificación justa y perenne del 
heroísmo consagrado por la muerte. Y por esto abrigamos 

1 Hoy día tienen la mayor parte de estas prendas puesto honorable en los 

museos históricos de Chile. 



LA BATALLA DE IQUIQUE 209 

la creencia de que el capitán Prat es y será durante los siglos 
la más alta y más pura gloria de nuestras epopeyas del mar.^ 
Otros podrán hacer tanto como él y tal vez con mayor fortuna 
y nombradla. Pero más que lo que él hizo en las aguas de 
Iquique no será dado a mortal alguno. Para consumar hazaña s 
superior a la del último capitán de la Esmeralda, se necesita 
pertenecer a la raza ya extinguida y a la tradición divina de los 
semi-dioses. 

Entretanto, honrado su cadáver por sus propios inmoladores 
con el respeto debido al infortunio y a la gloria, fué desem-io 
barcado aquella noche en Iquique, y velado su cuerpo entre 
cristianos, diéronle piadosa sepultura. 



Mientras todo lo que llevamos narrado sucedía con la 
celeridad del rayo, y mientras desatracaba el Huáscar su hocico 
de hierro del roto costado de la corbeta chilena con una destreza is 
que honra altamente la pericia profesional de su comandante 
en este género especial de combates marítimos, tenían lugar a 
bordo del buque agredido y lacerado las escenas más extra- 
ordinarias de sublime y taimado sufrimiento, de resignación 
inquebrantable, y de invencible resolución en el propósito 20 
de no arriar la bandera querida que para el hombre de honor 
vale siempre mil veces más que la vida. La arenga denodada 
del capitán Prat al comenzar el combate: — ^U Muchachos I 
¡No arriéis la bandera! " — golpeaba en el tímpano de todos 
los oídos, estaba viva en todos los corazones dilatados por aquel 25 
ejemplo sin segundo. Muchos le habían visto caer, y desde 

* El lector debe. acordarse de que esto se escribió a los pocos meses de la 
fecha de la batalla. Pero la predicción de Vicuña Mackenna resultó verdadera. 
Hoy día es el 21 de mayo fiesta nacional. En aquel día los chilenos honran 
cada año la memoria del héroe de Iquique con discursos y desfiles patrióticos. 
p 



2IO SOUTH AMERICAN HISTORY 

ese momento decisivo, que fué la verdadera crisis del combate, 
la orden del jefe había pasado a ser su testamento, y su buque 
la tumba de los que le habían seguido o no habían todavía 
muerto con él y como él. 

5 Hallábase en el instante de la catástrofe el teniente Uribe, 
segundo del buque, y como tal, encargado de recorrerlo en 
todas direcciones, presidiendo a sus diversos servicios, en el 
castillo o toldeta de proa, cuando por entre el humo y el estrago 
de la metralla, vio desaparecer al jefe heroico sobre el puente 

lo del monitor, que otra vez se alejaba con su gloriosa presa. Y en 
el acto, sofocando su corazón de hermano y de amigo con sus 
dos manos, encaminóse resignado y animoso a cumplir su 
deber en el sitio que la muerte había desocupado en el extremo 
opuesto del buque. Al hacer aquella travesía, corta pero es- 

ispantosa, necesitó el joven marino abrirse paso por entre 
montones de cadáveres mutilados por las descargas a boca 
de jarro del enemigo, y hubo de vadear su camino por la 
sangre, empapando sus pies en los charcos humeantes de los 
que con hondos clamores agonizaban. "Nadie caía herido," 

20 dice el capitán Uribe en una carta a uno de sus deudos, " todos 
eran horriblemente mutilados y a los pocos minutos la sangre 
corría por la cubierta. . . . Pero nuestra gente no desmayaba 
ni abandonaba sus cañones.'' "A cada momento," añadía 
otro de los oficiales del buque, pintándose a sí propio el horror 

25 indecible de aquel espectáculo, "se encontraban piernas y 
brazos que no se sabía de quiénes eran. . . ." 

Todo era, empero, en vano ; la bandera flotaba gallarda a 
la brisa del mediodía. ¿ Qué importaba entonces todo lo que 
acontecía al pie del mástil que le sustentaba ? Cada cadáver 

30 era un soporte más añadido a la defensa, un fragmento pal- 
pitante que servía al parapeto de los cañones. Jamás viérase 
ni igual, ni más sublime encarnizamiento. Entretanto el 



LA BATALLA DE IQUIQUE 211 

bravo comandante del Huáscar, movido su pecho a clemencia 
por tanta y tan porfiada heroicidad, sujeta la brida a su 
monstruo invulnerable e impone largo rato silencio a sus 
cañones y a su gente. "Por un momento el Huáscar paró sus 
fuegos," cuenta el capitán Uribe en una carta de familia, *^ como s 
dándonos tiempo para reflexionar y rendirnos. ..." Pero 
¡ oh, no ! todo ardid sería inútil, toda piedad rehusada. ¡ La 
bandera ! ¡ La bandera ! era el grito de todos los corazones, 
y al caer en grupos los ínclitos defensores de la gloria de Chile, 
fijaban en sus pliegues la agonizante pupila y morían sonriendo. lo 

Entretanto, militarmente considerado, el combate estaba 
en lo material terminado. Lo que quedaba por cumplirse 
era simplemente la carnicería de los que no reciben cuartel. 
Y a esta suerte estaban sometidos de antemano todos los 
ánimos con levantado, tenaz, invencible, imponderable es- 15 
fuerzo. Para el peruano, la Esmeralda no podía ser ya una 
victoria ni ima presa ; para el chileno era sólo una insignia, un 
nombre, una página de la historia. Y por ella iban todos a 
morir con el magnánimo corazón lleno de gozo. Distinta y 
más fogosa pasión penetraba también a esas horas en revuelto 20 
torbellino de llamas por entre las grietas de aquellos pechos 
de bronce que el plomo enemigo desgarraba — *'La pérdida 
del comandante," exclama uno de los oficiales de aquella com- 
pacta falange de lidiadores antiguos, *^ produjo en la tripulación 
una impresión profunda. La idea de la venganza se apoderó de 25 
todos, y cada uno quiso ser un héroe para imitar su ejemplo." 
¡ Espectáculo sublime ! Quedaban todavía a bordo cien exis- 
tencias intactas, y todas ellas veíanse suspendidas por la cuerda 
de un mastelero sobre los abismos y la muerte. Pero el capitán 
Prat estaba allí, con su última voz de mando, con su sereno, 30 
convencido, inmortal mandato — *'¡ no os rindáis ! " — y todos 
obedecían al muerto glorioso como si le vieran todavía de 



212 SOUTH AMERICAN HISTORY 

pie en lo alto del alcázar^ Adueñóse con mayor intensidad que 
en los otros, aquel sentimiento del ejemplo en un oficial que 
quiso seguir a su jefe hasta más allá de la tumba : en el teniente 
Serrano. 

s Desde que viera a su capitán caer sin poderle seguir, formó 
en su pecho la resolución de ir a rescatar su cadáver cayendo 
moribundo sobre él para cubrirlo. Hay en la empresa del 
oficial Serrano algo de tan inusitadamente grande y valeroso 
que por un momento colócase el subalterno a la altura de su 

lo superior en gloria. El sabe que el enemigo es invulnerable; 
él ha visto cómo el plomo baña la cubierta del monstruo, 
saliendo de antros y de hocicos invisibles ; él conoce demasiado 
que la muerte está allí "al pie del torreón." Pero no vacila en 
cumplir su destino. Ha ido de cañón en cañón diciendo adiós a 

15 su manera a sus amigos, y todavía, al marchar a irrevocable sa- 
crificio, ha encontrado una palabra festiva que retrata su genial 
viveza. Todo lo que ha dicho al último oficial que encuentra 
a su paso, es esta frase de soldado americano: — ^^Com- 
pañero: estamos fregados, ^^ Y en ese instante, viendo llegar 

20 por segunda vez al Huáscar con su espolón en ristre, agrupa 
sobre la borda una cuadrilla de bravos resueltos a morir como 
él, y al sentir el sordo empuje del choque que penetra en las 
entrañas de la corbeta chilena, saltan todos al abordaje por 
el hueco a que daba acceso la proa del monitor al sepultarse en 

25 el naneo despedazado del ya inerme y casi inmóvil buque. " Yo 
los vi," dice un testigo de su hazaña, "cuando avanzaban por el 
castillo del Huáscar, y acercándose a la torre. Al pie de ésta 
recibió el teniente Serrano un balazo que lo tendió en la cubierta, 
alcanzando a decir a los que tenía al lado : — [\ Yo muero ! 

30 ¡ Pero no hay que rendirse, muchachos ! ' " 

Fué ése el momento en que el teniente Arellano de la guarni- 
ción del buque, se presentó por la primera vez sobre cubierta, 



LA BATALLA DE IQUIQUE 213 

con SUS soldados de marina que los habitantes del Callao de- 
nominan los buitres, ignoramos por qué analogías. ^^ Arriba, 
mis buitres,^^ exclamó el oficial peruano, y saliendo por las 
bien guardadas escotillas del monitor, a medida que éste se 
alejaba, matáronlos a todos como nuestros campesinos matan 5 
a los buitres. Fué de esa manera, verdaderamente digna 
de admiración entre soldados, como acabó sus días el valeroso 
capitán que había ido a la guerra con el presentimiento de un 
final desastre, pero alegre, chistoso, comunicativo, y hasta 
retozón en la postrera hora de su prueba. Tenía el teniente 10 
Serrano una de esas fisonomías y aposturas llanas y enérgicas, 
que cuando se las divisa en cualquier sitio, se dice uno in- 
voluntariamente a sí mismo: ''¡Allí va un soldado!'' De 
mediana estatura, ancha espalda, y complexión muscular, era 
el tipo simpático de todos los hombres de guerra; la huella is 
francesa no estaba del todo borrada en su bizarra estructura. 
Tenemos sobre nuestra mesa un retrato suyo, sacado por la 
máquina hace cuatro meses en Concepción, y la figura parece 
destacarse del papel albuminado como si quisiera "saltar al 
abordaje,'' tal es su natural energía. No se experimenta por 20 
esto la menor extrañeza al notar que sus propios enemigos hayan 
escrito el glorioso epitafio del teniente Serrano con esta frase, 
que todos los hombres de guerra y de mar sabrán comprender 
en su lacónico y heroico significado : — ''Este oficial murió al 

pie del torreón." 25 

* * * 

El sacrificio, pocas veces visto en la historia de las guerras, 
del teniente Serrano, porque fué ofrenda cierta y voluntaria a 
la muerte y a la amistad acendrada, habría parecido el último 
lance de aquella agonía indecible y desesperada que duraba 
ya cuatro largas horas. Pero aun quedaba la última y más es- 30 
pantosa jornada del espantoso drama : el hundimiento. 



214 SOUTH AMERICAN HISTORY 

Cuando el monitor peruano, completamente invulnerable, en 
razón de los proyectiles de su adversario, asestó su segundo y 
terrible espolonazo a la mutilada corbeta, casi en el centro de 
su máquina, por el lado de estribor, quedó la última material- 
5 mente fuera de combate. Sus fuegos se apagaron, la máquina 
dejó de funcionar, y lo que era aun más grave y decisivo, inun- 
dóse por completo el pañol de municiones, ahogándose como 
dentro de una cueva de hierro los bravos que allí servían. 
Pero cuando el hombre, a semejanza de la fiera, resuelve pelear 

lo hasta morir, de todo lo que su mano alcanza hace ima arma 
de agresión. Era algo verdaderamente grande y doloroso, 
ver aquellos artilleros que se batían sin descanso desde el 
alba hasta el cénit de un sol tropical, buscar a tientas entre 
los muertos y los heridos algún cartucho rezagado, una bala 

15 suelta en las junturas de las tablas, una espoleta rota, que llevar 
a la boca ennegrecida y candente de los cañones. La resolu- 
ción de todos era la misma, inmutable, sombría como la acep- 
tación de la muerte, helada como la losa del sepulcro : — ¡no 
rendirse ! 

2o Subió a cubierta empapado de sudor, desfigurado por el 
hollín, agotado por el cansancio, el primer ingeniero Hyat, 
animoso americano del norte. Y este noble oficial dio cuenta 
al capitán Uribe de que la máquina había cesado de moverse. 
*'¿ Qué importa? — ¡ No nos rendimos !'' era la expresión que 

25 animaba todos los semblantes, la articulación que se leía en 
la contracción de todos los labios crispados por la cólera. Al 
retirarse a su puesto el ingeniero Hyat, traidora bomba le 
quitó la vida. Vinieron en seguida el condestable y el teniente 
Sánchez a participar al capitán Uribe que la Santa Bárbara 

30 estaba inundada y que ya no había sino unos cuantos frag- 
mentos de cartuchos manchados de sangre sobre la cubierta. 
^* ¿ Qué importa otra vez ? — ¡ No nos rendímos ! " "Me crucé 



LA BATALLA DE IQUIQUE 21$ 

de brazos," dice el heroico mozo que heredó el puesto y el alma 
del capitán Prat, "y esperé que se cumpUera nuestro destino.'' 
¿ Podría por ventura hacer otra cosa ni más alta un semi-dios 
antiguo ? 

Las bajas de la corbeta pasaban a esa hora (las doce y media s 
del día) de más de cien plazas. Pero quedaba todavía a los 
cañones una última e incompleta remuda de artilleros, y 
éstos para hacer ronzar las piezas, apartaban antes los cadá- 
veres de los que habían perecido y estorbaban el manejo del 
montaje. Y donde habían caído los cabos de cañón, entraban lo 
a relevarlos los niños sublimes, que la vieja nodriza de la marina 
de Chile amamantaba todavía a sus senos de bronce. No ha 
sido por esto antojadizo encomio el que hemos hecho de la 
gente de la Esmeralda, cuando asegurábamos que toda ella 
era una legión de escogidos. Con tales hombres salvó Chile is 
aquel luctuoso día intacta e inmaculada su fama. 

Encolerizado a la larga el comandante del Huáscar por 
aquella resistencia que a él parecíale insensata, continuaba 
arrojando casi a tiro de pistola una verdadera granizada de 
proyectiles crueles sobre el despedazado pontón, que una 20 
especie de milagro mantenía a flote. Y hácese preciso de- 
clarar aquí que tal procedimiento no era ni humano, ni militar, 
mucho menos heroico según se hk dicho por algunos. Era, al 
contrario, el empecinamiento innecesario de una carnicería 
brutal, que sólo pone de manifiesto la fiebre que engendra la 25 
batalla aun en los ánimos mejor dispuestos. 

Sería gratuita injuria decir ante la historia que el coman- 
dante del Huáscar no era un bravo. No. Pero la ira de la 
resistencia, semejante al humo que vomitan las bocas de fuego, 
ofusca la claridad del espíritu en el fragor del combate y lo 30 
extravía. Porque a la verdad, lo que habría cumplido a un 
marino del temple y de la fama del comandante Grau, habrí? 



2l6 SOUTH AMERICAN HISTORY 

sido abordar el inerte y desarbolado madero en que flotaban 
todavía como sobre una balsa sin gobierno un puñado de 
héroes, y así habría devuelto, bizarría por bizarría, heroísmo 
por heroísmo, la gloriosa visita que a su puente hiciera en la 
5 primera hora el capitán Prat. Entretanto, cañonear como un 
blanco fijado en un anclote el fragmento de un buque, del 
cual no queda sino la bandera y un grupo de ** leones" (como 
ellos los llamaron) y de moribundos, puede ser conforme a las 
brutales leyes de la guerra, pero de seguro que la levantada 

lo hidalguía del comandante peruano debió sufrir pxmzante 
mortificación al verse así convertido en simple máquina de 
matanza. 

Alistábase, en consecuencia, en medio de su incesante fuego, 
el monitor enemigo para emprender su tercera y decisiva arre- 

15 metida, enderezando su proa al heroico madero y cargando 
sus dos cañones para el golpe de gracia que debía disparar, 
conforme a ordenanza, sobre la víctima caída. Y los que 
desde la cubierta ya solitaria del buque chileno veíanle venir, 
afirman sin jactancia, que le esperaban casi como una reden- 

20 ción de largo, amargo, infinito martirio. Y así debería ser lo 
verdadero, porque cuando se ha visto morir sucesivamente 
al jefe, al amigo, al compañero de todos los (tías, al bravo 
subalterno, al clarín que ha tocado la última diana ál pie del 
bronce, y cruje bajo nuestras plantas, como el andamio de un 

25 sacrificio irremisible, aquel fragmento de la patria que ha 
sido confiado a nuestra guarda y fué largos años venturoso 
hogar de alegre juventud, la vida aseméjase a la cadena que 
nos ata al poste de insoportable cautiverio, y lo que el alma 
anhela es el reposo después de la agonía, la redención en pos 

30 del martirio. A su vez, los maquinistas del buque, los mayor- 
domos y mozos de cámara, los pocos grumetes y timoneles 
que el plomo había respetado todavía, se preparaban para el 



LA BATALLA DE IQUIQUE 217 

Último trance con una serenidad de ánimo que para todos, en 
aquel día memorable, fué pareja. 

Cuando el Huáscar llegaba por tercera vez a enterrar en el 
flanco ya medio sumergido de la corbeta su última y más feroz 
dentellada, aquellos desgraciados se habían agrupado en las 
sala de armas, no teniendo ya puesto alguno en el combate, 
y se ocupaban en desnudarse para salvarse a nado ; de suerte 
que al llegar el monitor a su costado y disparar su penúltima 
bomba, penetró ésta por el centro del buque y de un solo golpe 
quitó la vida a veinte y tres individuos, pereciendo tres maqui- 10 
nistas, dos aprendices de mecánico, casi todos los niños y 
grumetes del buque allí refugiados, y diez infelices heridos que 
habían recibido del sereno cirujano Guzman su primer vendaje. 
Fué a la verdad tan horrible la matanza total de los proyectiles 
enemigos, que de los treinta y dos soldados de la guarnición 15 
militar, perecieron veinte y seis, conforme al rol del buque. 
De la servidmnbre, cuyo número llegaba a ocho, escapó uno 
solo con vida : el mayordomo Manuel Meneses. De los nueve 
empleados de la máquina sobrevivió otro : el aprendiz mecánico 
Vargas. De los diez y ocho grumetes escaparon los llamados 20 
Concha, Alvarez, y Vargas, y del servicio de depósito para las 
bajas, entre veintiuno, perecieron quince. En conjunto se 
salvaron sólo los que, al sumergirse el buque, se hallaban to- 
davía completamente ilesos, en número de cuarenta y seis ^ 
entre ciento noventa y dos. Todos los heridos perecieron. 25 
El número exacto de las víctimas fué de ciento cuarenta 
y seis. 

No necesitó gran esfuerzo el comandante Grau para con- 
sumar su última proeza. Al recibir la cuchillada del monitor 
en sus entrañas, la corbeta invencible inclinóse por su proa, 30 
y comenzó a sumergirse, de modo que lo que quedó visible de 

^ Estos fueron recogidos por el Huáscar. 



21 8 SOUTH AMERICAN HISTORY 

SU estructura hasta el postrer momento, fué su palo de mesana 
a popa, en cuyo pico flotaba ilesa y majestuosa la insignia 
de la patria. ^*Lo último que se sumergió,'' dicen los que 
presenciaron desde la población la terrible y vengadora 
5 catástrofe, '^fué la bandera chilena." Y otro como para 
completar el grandioso cuadro, añade desde la playa: "Al 
hundirse la Esmeralda, un cañón de popa por el lado de 
estribor hizo el último disparo, dando la tripulación vivas 
a Chile/' 

lo "Eran las doce y diez minutos," exclama uno de los vence- 
dores. "Lo último que desaparece bajo las aguas es el pabellón 
chileno. No se oye el más leve grito ni clamor alguno de 
socorro. Todo permanece tétrico, mudo, pavoroso; ni 
siquiera resuenan los vítores con que en los campos de batalla 

15 se saluda el triunfo. ... A todos nos tiene anonadados el 
horror de aquella escena." Y otro, que también ha visto con- 
sumarse la sin igual y jamás vista hecatombe, exclama en el 
asombro : "Después de la catástrofe que apagó los gritos de 
entusiasmo con que desde el principio eran saludados los tiros 

2odeI Huáscar por el pueblo y el ejército, siguió el estupor y 
silencio de todos. ..." 

¿ Por qué ? " ¡ Tremendos misterios del corazón humano ! ", 
añade el narrador enemigo. ¡ Ah no ! Tributo mudo, silen- 
cioso, irresistible del corazón del hombre fué ese estupor 

25 ofrecido en involuntario homenaje a la grandeza del sacrificio, 
— ofrenda arrancada al alma por el respeto innato que todos 
los seres sienten por la superioridad de la gloria, aun entre 
enemigos. El pueblo peruano creyó establecer allí, en las 
aguas de Iquique, con un monitor de hierro, la ley de su 

30 fuerza y el predominio de una victoria. Pero lo que alcanzó 
de hecho fué levantar la fama y la tradición del valor chileno 
a la cima de un verdadero apoteosis. La desaparición de la 



LA BATALLA DE IQUIQUE 219 

Esmeralda en las aguas de Iquique se contará eternamente 
entre las leyendas heroicas de todos los pueblos guerreros de 
la tierra.^ 

^ Para completar la descripción de la batalla de Iquique, añadimos im pá- 
rrafo de la corta Historia de Chile por el chileno Luis Galdames : " El tremendo 
duelo que se había librado en la rada de Iquique no era todo el combate. Un 
poco más al sur se había desenlazado también la singular contienda entre la 
Independencia y la Covadonga. Las fuerzas de estos adversarios eran más 
desproporcionadas todavía que las de los otros. Inferior a la Esmeralda era 
la Covadonga, y superior al Huáscar la Independencia. Sin embargo, a la 
misma hora en que el más poderoso hundía al más débil bajo el mar en Iquique, 
el más débil hundía en Punta Gruesa, a un paso del puerto, al más poderoso. 
En efecto, la Independencia había perseguido hacia el sur, con sus formidables 
cañones, a la Covadonga, que, allegada a la costa, se batía en retirada. Al 
cabo de más de tres horas de lucha, la Independencia había arremetido a su 
contraria como para deshacerla con su espolón ; pero ésta, como nave pequeña 
y de poco calado, se había detenido en una mar sumamente baja, entre los 
arrecifes de Punta Gruesa. Al pretender caer sobre ella, la Independencia 
había tocado el fondo, hundido su proa y luego caído de costado, varándose 
completamente. Entonces la Covadonga, avanzando sobre ella, la había 
cañoneado hasta rendirla. Sólo la pronta venida del Huáscar pudo im- 
pedir que su tripulación se entregase prisionera. La Covadonga escapó en- 
tonces, perseguida por el poderoso buque de Grau ; pero, como éste abandonara 
pronto su persecución, temeroso de encontrarse con alguna escuadrilla chilena, 
logró ella ir a guarecerse y a reparar sus averías en el puerto de Antofagasta." 
— La Guerra del Pacífico duró hasta fines de 1883, terminando en favor de 
Chile, que se quedó con las provincias por las cuales había peleado. Sin em- 
bargo, la cuestión llamada de Tacna y Arica es todavía grave problema. Por 
el tratado de Ancón (pueblo situado al norte de Lima), firmado al fin de la 
guerra en 1883, Chile convino en que al cabo de diez años un plebiscito de los 
habitantes de aquellas provincias decidiría a cuál de los dos países pertenecerían 
definitivamente, y el país que con ellas se quedara, pagaría al otro diez millones 
de pesos. Pero nunca se han llevado a cabo las provisiones de este tratado. 
A pesar de las muchas negociaciones que desde entonces han mediado entre 
los dos países, las provincias en cuestión están todavía, y es cierto que siempre 
estarán, incorporadas al territorio de Chile. Y no es de extrañar que los chile- 
nos no quieran perderlas, por ser con su salitre el soporte principal de la hacienda 
de la república. Dice Bryce que "en los treinta años desde 1880 hasta 1909 
el Tesoro chileno recibió cerca de $412,000,000 por derechos de exportación de 
salitre." 



220 SOUTH AMERICAN HISTORY 

EXERCISES FOR ORAL AND WRITTEN WORK 

I 

{Based on page i8y, line i to page igj, line j, including footnotes.) 

(a) I. ¿ Cuánto tiempo hace que no han tenido revoluciones las naciones 
llamadas del "A.B.C."? 2. ^ Entre qué países ocurrió la guerra del 
Pacífico? 3. ¿Cuál fué la causa de esta guerra? 4. ¿ Cuántos buques 
se dejaron en Iquique para el bloqueo? 5. ¿A dónde se dirigió el 
resto de la escuadra chilena? 6. ¿Qué clase de costa tiene Chile al 
norte? 7. ¿Cómo se llaman los buques que sostenían el bloqueo de 
Iquique? 8. ¿Qué descubrió súbitamente el guardia-marina Sans? 

9. ¿Qué dijo el teniente después de mirar al horizonte? 10. ¿Quién 
era el comandante de la Covadonga? 11. ¿Cuándo conoció con certi- 
dumbre que los buques eran enemigos? 12. ¿Por qué viró la Cova- 
donga hacia el fondeadero? 

(6) The War of the Pacific, between Chile on one side and Peru and 
Bolivia on the other, lasted {durar) from 1879 until 1883. In the first 
year of the war, the Chilean fleet left Valparaiso in order' to surprise the 
Peruvian squadron at Callao. On the way to Callao, in the port of Iqui- 
que, they left two old boats, the Esmeralda and the Covadonga. One 
morning, two young ofl&cers were conversing quietly on the deck of the 
Covadonga, when looking toward the north they saw approaching two 
hostile boats, the monitor Huáscar and the frigate Independencia. The 
two Chilean boats were much weaker than their adversaries. 

II 

{Based on page igj, line 4 to page ig^, line 10, including footnotes.) 

{a) I. ¿Quién era el comandante Grau? 2. ¿Cómo supo que las 
dos más débiles naves chilenas se encontraban en Iquique? 3. ¿Por 
qué se adelantó el Huáscar hacia el sudoeste? 4. ¿Qué hacía entre 
tanto la Independencia? 5. ¿Cómo se avisó al Lámar de ponerse a 
salvo? 6. ¿Fué perseguido el Lámar durante su fuga? 7. ¿A qué 
debió probablemente su salvación? 8. ¿ Cuál de las naves chilenas era 
la capitana? 9. ¿Qué catástrofe tuvo lugar a bordo de la Esmeralda ? 

10. ¿Por qué era imposible huir? 11. ¿Por qué se colocó el capitán 
Prat entre el Huáscar y la ciudad? 12. ¿Cuántas calderas tenía a su 
servicio la Covadonga ? 



EXERCISES 221 

(6) Commander Grau of the Second Peruvian Naval Division had 
been notified by telegram that the two weakest ships in the Chilean navy 
had been abandoned to their fate in the harbor of Iquique. After rejoin- 
ing his consort he continued his course at full speed, and the next day 
at six o'clock they appeared at the entrance of the harbor of Iquique. 
It was impossible for the Chilean boats to flee. Captain Prat of the 
Esmeralda ordered his squadron to keep in shoal water so as to prevent 
the Huáscar from attacking with her ram. So that the Peruvian projec- 
tiles might wound the people on the wharf, he took up his position be- 
tween the hostile boats and the city. 

in 

{Based on page igy^ line ii to page 202 ^ line j, including footnotes.) 

{a) I. ¿Dónde fué a caer el primer proyectil del Huáscar? 2. ¿Cómo 
lo saludaron las tripulaciones de la Esmeralda y la Covadonga? 
3. ¿Quiénes eran los espectadores de la batalla? 4. ¿Qué hora era 
cuando la batalla iba a comenzar? 5. ¿Cuál de los dos buques estaba 
más cercano al Huáscar? 6. ¿Se preocupaba la Covadonga por los 
disparos del Huáscar? 7. ¿En demanda de qué se adelantó la Inde- 
pendencia hacia el sur? 8. ¿Qué dijo el capitán Prat a su tripulación? 
9. ¿ Qué gritaron ellos ? 10. ¿ Era verdad que la Esmeralda había volado ? 

11. ¿ Qué fué lo que se había tomado por la explosión de la Santa Bárbara ? 

12. ¿Cómo se explicaban los peruanos la obstinación del buque chileno? 

{b) At half past eight in the morning the naval battle was going to begin. 
The two Chilean boats advanced toward the inner part of the bay. But 
the Covadonga passed so close to one of the islands that it was impossible 
for her to tack. This providential circumstance prevented her from 
entering the harbor. If she had entered, she would have had no hope of 
deliverance. The Esmeralda remained alone in the bay. Captain Prat 
had his crew called together and addressed to them his last words : " The 
contest is one-sided. Our colors have never been struck before the enemy. 
I hope this is not the time for doing it. Long live Chile ! " 

IV 
{Based on page 202 y line 4 to page 206 ^ line 16, including footnotes) 

(a) I. ¿ Durante la primera hora cuánto daño había recibido la corbeta 
chilena? 2. ¿Por qué tenía el Huáscar que disparar sus bombas por 



222 SOUTH AMERICAN HISTORY 

elevación? 3. ¿Por qué tuvo el capitán Prat que mover su buque? 
4. ¿ Era esto lo que pretendían los enemigos ? 5. <i Qué hizo el Huáscar 
en consecuencia? 6. ¿Cómo fué herida la Esmeralda? 7. ¿Se 
acercaba el desenlace del drama? 8. ¿Qué hora era cuando el Huáscar 
dio su primer espolonazo ? 9. ¿ Por qué estaba irritado el comandante 
del Huáscar ? 10. ¿ Qué señal dio el capitán Prat a los timoneles viendo 
venir el choque? 11. ¿Qué medida había tomado el capitán chileno 
de acuerdo con su segundo? 12. ¿Qué hizo el capitán Prat en el ins- 
tante supremo ? 

{b) Already the battle had lasted an hour, without the Chilean sloop's 
receiving the slightest damage. The monitor could not fire many shells 
at her because of the crowd on the shore near the railroad station. But 
four field-guns were dragged to the beach, and they opened fire on the 
Chilean heroes. This circumstance made Captain Prat change his posi- 
tion. This was exactly what the enemy wanted. Consequently the 
Huáscar placed herself between the sloop and the shore. Commander 
Grau decided to attack the Esmeralda with his ram. Captain Prat, at 
his post, saw the shock coming and at the supreme moment, with sword 
in hand, he jumped to the forecastle of the Huáscar. 

V 

{Based on page 206, line 17 to page 210, line 26, including footnotes,) 

{a) I. ¿Cuántos alcanzaron a seguir al capitán Prat? 2. ¿Por qué 
no es posible saber exactamente el fin del capitán? 3. ¿Tenemos algún 
testimonio fehaciente? 4. ¿A quién fué dirigida la carta del coman- 
dante Grau? 5. ¿Dónde están hoy día la mayor parte de las prendas 
enviadas por el comandante Grau ? 6. ¿ Honran toda^áa los chilenos la 
memoria del héroe delquique? 7. ¿En qué día del año? 8. ¿Se 
podrá hacer más de lo que él hizo? 9. ¿Dónde se dio sepultura a su 
cadáver? 10. ¿ Cuál fué la invencible resolución de la tripulación de 
la Esmeralda ? 1 1 . ¿ Dónde se hallaba el teniente Uribe en el momento 
de la catástrofe? 12. ¿Caían muchos heridos? 

{b) What happened when the Chilean captain boarded the monitor, is 
still a mystery. The only man who was able to follow him cannot give 
his testimony, because he fell riddled with bullets. Consequently Prat's 
death is related in many different ways. Meanwhile many of his men had 



EXERCISES 223 

seen him fall, and his last speech was alive in all their hearts : " Boys, don't 
strike the colors! " They did not leave their guns even though the deck 
was flowing with blood. Many of them were horribly mutilated, but they 
were all firm in their resolution to do their duty. 

VI 

{Based on page 210, line 27 to page 21 j, line 26, incliding footnotes) 

m 

{a) I. ¿Flotaba todavía la bandera? 2. ¿Estaba el combate 
terminado todavía? 3. ¿ Qué quedaba por cumplirse ? 4. ¿Porqué 
no podía ser una presa la Esmeralda? 5. ¿Qué impresión produjo 
en la tripulación la pérdida del comandante ? 6. ¿ Qué idea se apoderó 
de todos? 7. ¿Quiso cada uno imitar su ejemplo? 8. ¿Qué resolu- 
ción se formó en el pecho del teniente Serrano? 9. ¿Hay algo de gran- 
dioso en la empresa de éste ? 10. ¿ Qué hizo el teniente Serrano al sentir 
el segimdo choque del Huáscar? 11. ¿ Cuál fué la última jornada del 
espantoso drama? 12. ¿Era humano el procedimiento del coman- 
dante del Huáscar ? 

(6) Although the battle was practically over, the Chilean flag still 
waved in the breeze. As the men fell, they fixed their eyes on it and died 
smiling. Lieutenant Serrano formed the resolution of imitating Captain 
Prat's example. Seeing the Huáscar coming for the second time, he went 
from gun to gim, taking leave of his friends. When he felt the impulse 
of the shock, he and a group of brave men like him jumped aboard. 
They were all killed on the deck. There still remained several gunners 
on board the Chilean sloop, who were waiting for the last act of the 
drama to be accomplished. 

VII 

{Based on page 215, line 27 to page 2ig, line j, including footnotes.) 

{a) I. ¿ Cuántas veces enterró el Huáscar su espolón en el flanco de la 
Esmeralda? 2. ¿Cómo pensaban salvarse los maquinistas y mozos 
del buque? 3. ¿Lograron escapar con la vida? 4. ¿Cuál fué el 
número exacto de las víctimas de esta batalla ? 5. ¿ Qué quedó visible 
hasta el último momento? 6. ¿Qué fué lo último que se sumergió? 
7. ¿Dónde se desenlazó el combate entre la Covadonga y la Indepen- 
dencia? 8. ¿Eran desproporcionadas también las fuerzas de estos 



224 SOUTH AMERICAN HISTORY 

adversarios? 9. ¿ Cuál de los dos buques salió victorioso en este com- 
bate? 10. ¿Qué impidió que la tripulación de la Independencia se 
entregase prisionera ? 11. ¿Hasta cuándo duró la guerra del Pacífico? 
12. ¿ Cuál es la cuestión llamada de Tacna y Arica? 

(h) The Peruvian monitor was preparing to imdertake her last attack 
and, coming alongside her victim, she shot off another shell which killed 
twenty- three persons. Now the sloop began to sink, but up to the «last 
minute the flag was seen waving from the mizzen-peak. At the same hour 
that the iron monitor of Peru was sinking the Esmeralda, the Covadonga 
was engaged in battle with the frigate Independencia, which had pursued 
her toward the south. The Peruvian boat was much superior, but was 
conquered by the Covadonga, and her crew would have surrendered if the 
Huáscar had not quickly arrived. 



IX 

CANAL DE PANAMÁ 

[El capítulo que sigue es una conferencia dada por un colom- 
biano en 1903. Para comprenderlo bien, es preciso tener en cuenta 
los hechos que en aquel año acababan de verificarse. En junio de 
1902 fué promulgada la ley Spooner por el Congreso de los Estados 
Unidos, la cual autorizó al entonces Presidente Roosevelt ques 
negociara la compra de todos los derechos de la Compañía fran- 
cesa que en aquella época construía, o más bien trataba de 
construir el Canal de Panamá. Pero como según el contrato cele- 
brado por esta compañía con Colombia no podía cederse su privi- 
legio a ningún otro gobierno, era preciso para la perfección de la 10 
cesión que Colombia la aceptara. En este sentido se firmó el tra- 
tado Herrán-Hay por el Dr. Tomás Herrán, representante en 
Washington del gobierno colombiano, y John Hay, nuestro Secre- 
tario de Estado. Fué ratificado por nuestro Senado en mayo de 
1903, y poco después fué presentado por semejante acción al Con- 15 
greso colombiano. Entonces fué cuando se pronunció la conferencia 
de este capítulo, ante los alumnos de la Escuela de Derecho de 
Bogotá, capital de Colombia. Es interesante, por consiguiente, 
no sólo porque presenta la historia de todos los proyectos para 
construir el Canal, sino también porque aclara en muchos puntos 20 
la actitud de los colombianos en aquel momento. — Sabido es que 
el Congreso colombiano se negó a ratificar el tratado, y que en 
noviembre de 1903 los panameños se declararon independientes de 
Colombia. En febrero de 1904 la nueva repúbUca de Panamá 
concedió a los Estados Unidos un arriendo perpetuo del territorio 25 
deseado, y en mayo del mismo año se consumó la transacción 
pagando a la Compañía francesa $40,000,000. El Canal fué cons- 
truido por nosotros, terminándose la obra en 19 14. Hay los que 
piensan que nuestro gobierno, y sobre todo el señor Roosevelt, 
hicieron muy mal vahéndose de la revolución panameña para apo- 30 
derarse de territorio realmente colombiano. Mantienen aquéllos 

Q 225 



": 


i! .M) 




■J 


M 


i 

S u 

i "^ 


t 

to 

a 


^^^. 

#: 


OCÉANO r 




t = si 


i 

s - 
=-4 



CANAL DE PANAMA 227 

que sin nuestro apoyo no hubiera podido tener buen éxito la 
rebelión istmeña. Es cierto que impedimos a los colombianos que 
desembarcaran tropas en el istmo para sofocarla, basándonos sobre 
un tratado de 1846 con Colombia, el cual nos otorgaba el derecho e 
imponía el deber de mantener el orden en la zona del ferrocarril s 
panameño. Los que censuran las gestiones del señor Roosevelt 
dicen, en cambio, que no tuvo presente otra cláusula del mismo 
tratado, por la cual prometíamos asegurar para siempre la soberanía 
colombiana en aquel territorio. La cuestión es muy enredada. 
Los que desean estudiar ambos lados de ella, pueden leer los mensa- 10 
jes del señor Roosevelt a nuestro Congreso en 1903 y 1904, por una 
vindicación de la actitud de nuestro gobierno, y por la opinión 
contraria un artículo de Leander T. Chamberlain en la North 
American Review de febrero de 191 2. — El conferenciante era el 
Dr. Eduardo Posada, erudito jurisconsulto colombiano.] is 

En boca de todos está hoy el tema de esta conferencia, y 
quizás al oír este título habréis sentido, no obstante vuestra 
benevolencia y vuestro patriotismo, deseo de taparos los oídos. 
Tanto se ha hablado en estos días y tan repetidos han sido 
durante más de un siglo los escritos sobre el Canal interoceánico, 20 
que ya estarán fatigados los colombianos de escuchar tantas y 
tan variadas opiniones. Pero no os asustéis, no voy a hacer 
un artículo de polémica, a emitir conceptos sobre este compli- 
cado asunto ni a tratar de resolver problema tan antiguo. Voy 
simplemente, llevado por mi afición a escudriñar archivos, a 25 
ensayar un bosquejo de la historia de las negociaciones sobre el 
Canal y de los trabajos allí emprendidos, a decir lo que hoy 
existe, y a señalar algunas de las fases que se presentarán en el 
porvenir. 

Dispersos por ahí en libros, periódicos, y folletos están los 30 
documentos relativos al Canal. Yo voy tan sólo a compilarlos 
y resumirlos, a hacer una especie de memorándum que pueda 
servirle a quien desee hacer una monografía completa, o 
estudiar alguno de los lados de esta cuestión, que tiene tantas 
facetas y tantos matices como una piedra diamantina. 35 



228 SOUTH AMERICAN HISTORY 

No todos tienen tiempo ni recursos para averiguar cuál es 
el tratado Clayton-Búlwer, cuál la ley Spooner, cuáles los 
contratos Salgar- Wyse y Hay-Herrán, ni para enterarse de 
otros tantos actos que han sucedido sobre aquella complicada 

5 cuestión ; y como los jóvenes no los han presenciado y los 
ancianos los tienen ya olvidados, bueno es delineárselos a los 
unos y refrescar la memoria de los otros. 

Tan viejo es este problema como el descubrimiento de 
América. Colón, como es sabido, no pretendía hallar un 

lo mundo nuevo, sino pasar a las Indias por el camino de 
Occidente ; y en su prodigioso viaje se le interpuso un 
continente. Investigando el modo de atravesarlo, golpeó 
en su cuarto viaje las costas de nuestro istmo. Trataba él 
de encontrar algún estrecho que le permitiese seguir su ruta, 

IS y con la intuición del genio presintió dónde se adelgazaba 
la tierra. Olfateó, sin duda, el ilustre marino, las brisas del 
Pacífico, y deslizó su nave por nuestro litoral en busca de ese 
paso, como una ave que golpea contra un muro para encon- 
trar la salida que le permita continuar su vuelo hacia otras 

20 latitudes. 

Y dicho sea de paso. Ese deseo de acortar el camino a la 
India ha sido la causa de los más trascendentales aconte- 
cimientos geográficos. Después que Marco Polo ^ hizo los 
maravillosos relatos de su viaje al través del Asia, a los con- 

25 fines de Zipango, un grande anhelo invadió a los hombres 
estudiosos y a los hombres aventureros para llegar allá por 
otras vías. Colón, buscando ese paso, descubre la América ; 
con igual idea Vasco da Gama ^ dobla el cabo de Buena 

^ Viajero veneciano (i 254-1323), que escribió la relación de sus viajes en el 
famoso Libro de Marco Polo, Zipango era el nombre que dio Marco Polo al 
Japón. 

2 Navegante portugués, que descubrió en 5497 la ruta de las Indias por d 
cabo de Buena Esperanza, al sur de África. 



CANAL DE PANAMA 229 

Esperanza ; con ese móvil halla Magallanes ^ las extremidades 
de la Patagonia ; movido por ese impulso atraviesa Balboa el 
Istmo de Panamá y descubre el Mar Pacífico ; con ese ideal se 
construye el Canal de Suez. Los ferrocarriles interoceánicos, 
de Panamá^ primero, de los Estados Unidos y del Cañadas 
luego, obedecen al mismo anhelo ; y a esa necesidad corres- 
ponde principalmente la empresa del bósforo ' americano. 

A raíz del descubrimiento de América y una vez que cer- 
cioráronse los marinos de que no existía estrecho alguno que 
comimicase los mares, empezóse a pensar en romper esa 10 
barrera que allí colocara la naturaleza. 

"Ya en 1520," dice el señor Wyse,* en su notable obra sobre 
el Canal de Panamá, " Saavedra^ hablaba de cortar el Istmo del 
Darién,* y en 1528 el navegante portugués Antonio Galvao 
decía que se podía abrir un Canal por los Istmos de Méjico, 15 
de Nicaragua, de Panamá, y del Darién meridional y proponía 
él audazmente la ejecución a Carlos V.^ El Emperador dio, 
desde 1534, instrucciones a Cortés * para buscar una ruta entre 
los dos océanos, y Gomara,® autor de la Historia de las Indias^ 

^ Femando de Magallanes, navegante portugués que descubrió en 1520 el 
estrecho que lleva su nombre, entre el extremo sur de América y el archipiélago 
que se llama Tierra del Fuego. Se llama Patagonia el vasto y estéril territorio 
que forma la parte sur de Argentina. 

* Este ferrocarril, que va de un océano al otro por la misma ruta que el 
Canal, fué construido de 1850 a 1855 por emprendedores norteamericanos. 
Ahora pertenece al gobierno de los Estados Unidos. 

' El Bósforo es nombre que se da al canal de Constantinopla, a cuyas orillas 
está situada esta ciudad. Aquí se emplea la palabra en el sentido de canal, 

* Marino e ingeniero francés, uno de los promotores de la empresa francesa 
para construir el Canal. 

' Alvaro de Saavedra, navegante español de principios del siglo XVI. 

• Véase arriba, página 3, nota. 
'Véífcse arriba, página 17, nota i. 

■'l^!¿Éa.se arriba, página 8, not^. 

• López de Gomara era secretario de Hernán Cortés. 



230 SOUTH AMERICAN HISTORY 

indicaba a grandes rasgos, en 155 1, tres trazados para alcanzar 
este fin/' 

Alcedo ^ refiere que Felipe II ^ prohibió, bajo pena de 
muerte, ocuparse del corte del Istmo americano, pero el mismo 

5 Sr. Wyse, que acabo de citar, y quien hizo no solamente 
osadas exploraciones en la comarca ístmica sino pacientes 
estudios en los archivos, dice no ha hallado tan cédula real, y 
solamente una decisión de Felipe V,' en la cual amenaza con 
aquella pena a todos los que hicieran investigaciones por el 

loAtrato.^ Esta decisión fué dada a petición del primero de 
nuestros virreyes D. Antonio de la Pedrosa y Guerrero, quien 
la solicitó a fin de no dejar sin defensa la Provincia de Antio- 
quia ^ y para impedir se defraudase la aduana de Cartagena.* 
La verdad es que nada serio se emprendió durante los tiempos 

15 coloniales y fué con otra alba, en el amanecer de la indepen- 
dencia, que apareció de nuevo la idea que brillara antes en la 
aurora de la conquista de América. 

En diciembre de 1787, se dirige Miranda ^ al Ministro inglés 
W. Pitt, en solicitud de apoyo para la independencia de su 

20 patria. En el memorial que con esa fecha le envía desde París 
habla del Canal interoceánico, y le muestra que Inglaterra 

^ Antonio de Alcedo, célebre geógrafo español, natural de la América espa- 
ñola. Publicó su Diccionario de Geografía americana en Madrid, en 1786. 

2 Rey de España desde 1556 hasta su muerte en 1598. Dice Bryce en su 
libro sobre la América del Sud : " Se refiere que cuando se discutió al principio 
el proyecto de construir un canal en Panamá, Felipe II de España fué disuadido 
por el argumento presentado por sus consejeros que si el Dios Todopoderoso 
hubiese deseado que los dos océanos fueran unidos, Él mismo los hubiera imido.*' 

3 Este rey de España subió al trono en 1700. Murió en 1746. 

^ Río de Colombia, que desagua en el golfo de Urabá (véase el mapa de la 
página 84). 

^ Departamento de Colombia (véase el mapa de la página 84). 

« Ciudad de Colombia, a orillas del mar Caribe (véase el mapa de la página 

84).' 

' Véase arriba, página 56, renglón 26 y siguientes; y página 57, nota i. 



CANAL DE PANAMA 231 

puede emprender esa obra colosal si ayuda a las colonias 
españolas a emanciparse de la metrópoli. 

Bolívar, aun no coronada la obra de la independencia, piensa 
ya en la ejecución del Canal. Aquel cerebro no se fatigaba 
de concebir grandezas, ni se adormecía sobre sus coronas, s 
Frescos tenía sobre su frente los laureles de Ayacucho,^ y ya 
meditaba en nuevas glorias para el nombre colombiano más 
que para el suyo propio. ¡ En aquellos días cuántos bellos 
proyectos lo desvelaban ! Fuera de todos los asuntos de ad- 
ministración y del deseo de elevar a alto rango las naciones 10 
por él libertadas, pensaba ya en aliviar al Paraguay de la 
dictadura del Dr. Francia,^ ya en enviar una expedición a 
independizar a Cuba, ya en reunir en Panamá un Congreso 
internacional,^ ya en la apertura del Canal que uniese los dos 
mares. is 

¡ Ah ! si nuestras crueles discordias,^ sí las mordeduras de la 
envidia no lo hubiesen contenido en sus propósitos, acibarádole 
el espíritu, robádole tiempo, y acortado sus días, muchos de 
sus nuevos planes habrían sido coronados por el éxito, como lo 
fueran sus ensueños de joven, que muchos tomaron por em- 20 
presas quiméricas. 



^ Victoria conseguida por Sucre, lugarteniente de Bolívar, en 1824, la cual 
selló definitivamente la independencia sudamericana. Ayacucho es ciudad del 
Perú. 

* En la época colonial había pertenecido el Paraguay al virreinato de Buenos 
Aires. En 18 14 proclamó su independencia no sólo de España, sino también 
de la Argentina. Poco después el Dr. Francia, uno de los jefes de la rebelión, 
se hizo nombrar dictador a perpetuidad. No conoció límites su autoridad 
despótica, que conservó hasta su muerte en 1840. 

* Se refiere al Congreso llamado de Panamá, célebre asamblea de represen- 
tantes americanos reunidos en la ciudad de Panamá en junio de 1826, para 
organizar una gran confederación de todos los países independientes del Nuevo 
Mundo, y para considerar varias cuestiones de interés general. No tuvo resul- 
tados de importancia. 

* Véase arriba, página 185, nota. 



212 SOUTH AMERICAS HISTORY 

Escribióle sobre ese proyecto del Canal al General San- 
tander/ que se hallaba en Bogotá al frente del gobierno. 
Acogió éste la idea con entusiasmo, y en carta de 6 de mayo 
de 1825 le dice al Libertador: "Me parece que durante la 

s Asamblea ^ del Istmo, puede y debe usted estar en aquel De- 
partamento por vía de paseo o de examinar la cuestión de 
abrir el Canal tan apetecido." 

Y pocos meses después (22 de septiembre) le escribe carta 
especial sobre el asimto : " He resuelto poner a usted esta carta, 

10 en alcance del correo ordinario que partió ayer, para impK)ner a 
usted de un proyecto particular y grande que tenemos algimos 
colombianos. Es el de abrir la comimicación de los dos mares, 
o uniendo los ríos que forman el antiguo proyecto, o pK)r un 
camino de hierro en el Istmo ; la obra se ha calculado en diez 

15 millones de pesos,' y contamos con algunos capitalistas extran- 
jeros. D. Jerónimo Torres, Domingo Caicedo, Mosquera, y 
Baralt se pondrán al frente de la Compañía, y muchos amigos 
de usted tomarán parte. Nuestro interés estriba en que sea 
una asociación colombiana la que tome a su cargo el negocio, 

20 y no una sociedad extranjera. Para conseguir el privilegio 
hay que ocurrir al Congreso, y se cuenta con que el Cuerpo 
Legislativo favorecerá la empresa de los hijos del país, capita- 
listas conocidos. Como usted ha tomado tanto interés en la 
a[)crtura de un Canal, o mejor, en la comunicación de los dos 

25 mares, yo he pensado que esta ocasión pudiera ser favorable 
a las vastas miras de usted en el particular. Me atrevo a 
])C(lirle a usted dos cosas, que espero recibir, si cree usted que 

^ Véase arril)a, página 102, renglón 14. 

'^ Se refiere al Congreso internacional mencionado arriba, página 231, renglón 

'3- 

•'' Suma que hoy día parece ridicula, puesto que la construcción dd canal 
actual costó unos $400,000,000, sin contar el dinero gastado por la Compafiía 

francesa. 



CANAL DE PANAMÁ 233 

es posible y no se compromete en nada: 1°, que usted de 
oficio recomendará muy eficazmente al Gobierno que favorezca 
la empresa de comunicar los dos mares ; que tomará a su cargo 
cualquier asociación de colombianos que inspirase seguridades 
y que las diese de llevarla a cabo ; 2°, que usted consintiese en s 
que se pusiese a usted en la asociación como protector de la 
Sociedad. Me parece, y es la opinión de los Secretarios, que el 
nombre de usted, como protector, daría una reputación grande 
a esta empresa y se faciKtaría más. Ya vienen de los Estados 
Unidos ingenieros que han de reconocer el terreno, y se han 10 
dado otros pasos importantes preliminares. Los de Guate- 
mala^ están tratando de unir los mares por medio del lago 
Nicaragua, y es de nuestro interés no dejarnos ganar de mano. 
A mí me parece que es muy sencilla la consecución de estas 
dos cosas, y que lejos de comprometer a usted en nada, le 15 
agregaría un algo a su fama ; sin embargo, me someto como 
debo al juicio de usted y lo que usted me dijere, eso será mi 
regla invariable. Pero si usted conviniere, he de merecer que 
complete el negocio disponiendo que venga la respuesta volando 
y sin perder momentos, pues en enero ha de hacerse la petición 20 
al Congreso. 

"Nada ocurre de particular. Renuevo a usted mis pro- 
testas de invariable amistad, gratitud, y eminente aprecio. 

"F. DE P. Santander.'' 

Los Estados Unidos, por su parte, pensaban también en la 25 
titánica obra. En las instrucciones que Mr. Clay ^ les daba a 
los plenipotenciarios americanos ante el Congreso de Panamá,* 

^Hoy día son Guatemala y Nicaragua países enteramente distintos, pero 
desde 1823 hasta 1839 formaban todos los países centroamericanos una sola 
federación, con el nombre de Provincias Unidas de Centro América, de la cual 
era Guatemala el estado más importante. 

' Henry Clay, uno de nuestros políticos más célebres (1777-1852). 

' Véase arriba, página 231, renglón 13, y nota 3. 



234 SOUTH AMERICAN HISTORY 

los autorizaba para tratar sobre esta cuestión. "Si se lleva 
a cabo el Canal," les decía, "y por él pueden pasar buques de 
uno a otro mar, las ventajas de la obra no deben ser propiedad 
exclusiva de ninguna nación, sino que de ellas deben gozar 

5 todas mediante el pago de peajes razonables." 

La primera ley que se expidió en nuestro país fué en 1835. 
Trata ella de un privilegio al Barón de Thierry.^ La vía 
señalada por éste es la que vino luego en 1879 ^ ser la definitiva- 
mente escogida y que se llama Canal de Panamá. Los con- 

losiderandos de ese acto legislativo dicen así: 1°, que esta 
empresa es de grande importancia nacional, puesto que facilitará 
las operaciones del comercio, y atraerá al Istmo los negocios 
que ahora se despachan en Europa, América, y Asia por los 
cabos de Hornos ^ y de Buena Esperanza,^ y 2°, que no se ha 

15 hecho propuesta para la construcción del camino carretero en 
aquella parte de la República, sin embargo de las circulares 
expedidas por el Poder Ejecutivo, a virtud de la autorización 
que recibió del Congreso para celebrar un contrato de esta 
naturaleza bajo las reglas que se fijaron en el Decreto legislativo 

20 de 25 de mayo de 1834. 

Comprendían pues muy bien nuestros primeros legisladores 
cuan grande era la importancia de la empresa, y no hacían 
de ella asunto de política. 

Concedieron al citado Barón, además del privilegio de abrir 

25 el Canal, el derecho exclusivo de navegación y de exigir im- 
puestos sobre el paso de los buques conforme a tarifa agregada 
a la misma ley, y las tierras pertenecientes a la Nueva Granada 
que hubieran de necesitarse para el establecimiento de muelles 

1 El Barón de Thierry era un aventurero francés, sin conodmientos den- 
tíficos algunos. 

2 Cabo al sur de la Tierra del Fuego, grupo de islas al extremo de la América 
del Sud. 

^ Cabo al sur de África. 



CANAL DE PANAMÁ 235 

y otras obras indispensables al servicio del Canal. En cambio, 
el concesionario se obligaba a dar principio a la obra dentro de 
dos años, y a terminarla tres años después de principiada ^ ; a 
ceder el Canal a la República a los cincuenta años después 
de su construcción ; a pagar a la RepúbKca el uno por ciento s 
del producto total de fletes, remolques, y demás entradas del 
dicho Canal; a costear las fortificaciones que, a juicio del 
Poder Ejecutivo, deban levantarse para la protección y de- 
fensa del Canal, y la artillería con que hayan de dotarse dichas 
fortificaciones y a hacer el gasto de las guarniciones de tropas, 10 
las cuales serían siempre granadinas. )1 

Mejor contrato para el país no ha podido hacerse. ¡ Qué 
clavo tan grande, para usar una locución vulgar, le metieron 
nuestros padres conscriptos al pobre Barón de Thierry ! ¡ Y 
qué candidez la de éste, que creyéndose superior a Hércules, o 15 
más rico que Creso, pretendía romper en tres años la garganta 
de América, trabajo superior a cuantos hiciera el mitológico 
héroe o llevaran a cabo los millonarios romanos ! Pero como 
sucede siempre en estos casos en asuntos públicos y privados, 
la cosa no pasó de proyecto. Sirva este recuerdo a tantos 20 
de nuestros compatriotas que gustan alimentar su patriotismo 
con quimeras y sueños más que con lo posible y lo práctico. 

En 1836 organizóse una Compañía nacional con el objeto de 
construir una comunicación entre los dos océanos. Con este 
motivo se expidió la ley de 6 de junio de ese año, por la cual se 25 
les concedió el privilegio solicitado. Propiamente no se habló 
allí de Canal sino de un camino de carriles de hierro o de 
macadams entre Panamá y los alrededores de Cruces,^ y el 

^ Plazo que ahora parece ridículo, puesto que los Estados Unidos necesitaron 
nueve años para acabar la tarea, sin contar los años que había trabajado la 
Compañía francesa en ella. 

* No figura en el mapa de la página 253 ; está a orillas del Chagres y cerca 
de Gamboa. 



236 SOUTH AMERICAN HISTORY 

establecimiento de la navegación del río Chagres en buques de 
vapor, o que sean movidos por otra potencia mecánica o 
animal ; pero dos años después se ampliaron estas concesiones 
(Ley de 29 de mayo de 1838), y allí se expresó que la vía podía 

5 ser exclusivamente acuática y que se podía darle la dirección 
que fuese más conveniente, siempre que uno de sus extremos 
fuese la ciudad de Panamá. Para hacer el Canal se les dio el 
término de seis años, si éste tenía diez pies de profundidad, o de 
ocho años si servía para embarcaciones que calaran de más 

10 de catorce pies.^ En el un caso el privilegio era por cincuenta 
años y en el otro por sesenta. La República suministraba el 
terreno necesario para el Canal, y si éste fuese de particulares, 
los empresarios pagarían su valor. En cambio, la Compañía 
cedería el Canal al vencerse el término del privilegio, así como 

15 las represas, esclusas, compuertas, puentes, y muelles de su 
servicio, daría al Gobierno el uno por ciento sobre el producto 
líquido, y haría una rebaja de diez por ciento a las naves que 
llevaran bandera granadina. No puede negarse que éste 
también era un buen negocio para el país. De todo podrá 

20 acusarse a los legisladores de aquella época, menos de despil- 
farradores. Todo eso era muy bueno, bonísimo, si no hubiese 
un inconveniente, uno solo, para su realización, que aquello era 
una utopia. ¿ Qué capitales iban a arriesgarse con tan pe- 
queñas concesiones, y dónde estaban los ingenieros y maqui- 

25 naria capaces de ejecutar la obra en tan corto plazo? 

[Aquí se omiten algunas páginas de la conferencia del Dr. 
Posada, en las cuales se discuten los muchos planes que se propusieron 
entre 1838 y 1869. Todos fracasaron.] 

Fueron los Estados Unidos quienes vinieron luego a pedir la 

30 concesión del Canal. Hasta entonces se había negociado con 

subditos y compañías de otras naciones, pero todavía no con 

^ La menor profundidad del canal actual es de 41 pies. 



CANAL DE PANAMA 237 

gobiernos extranjeros. El problema era, pues, más deUcado 
que nimca. Dos contratos se celebraron durante la Adminis- 
tración del General Gutiérrez,^ con el citado gobierno. El uno 
en 1869 y el otro en 1870. Firmaron el primero el Sr. SulKvan, 
Ministro de los Estados Unidos en Bogotá, y los Sres. Tomás s 
Cuenca y Miguel Samper, Plenipotenciarios del Gobierno de 
Colombia; y firmaron el segundo el Sr. Hurlburt, Ministro 
igualmente de la nación americana, y los representantes del 
Gobierno Sres. Justo Arosemena y Jacobo Sánchez. El de 
1869 fué improbado por nuestro Congreso, y el del año siguiente 10 
adoptado con algunas modificaciones. El Senado americano, 
en vista de éstas, no quiso ni siquiera considerar el contrato. 

Por el contrato de 1869 se daban cien años de privilegio, una 
faja de diez millas de tierras baldías a cada lado del Canal en 
toda su extensión, divididas en lotes alternados para los dos 15 
gobiernos, y se recibiría el 10 por 100 del producto neto doce 
años después de que el Canal estuviese dado al servicio. 

El Presidente de la República, en su Mensaje al Congreso de 
ese año, le dice : 

"Inmediato conocimiento tendréis del tratado para la ex- 20 
cavación de un Canal interoceánico en territorio colombiano, 
firmado en esta ciudad el 26 de enero último por dos Pleni- 
potenciarios colombianos y el honorable Sr. Ministro del 
Presidente de los Estados Unidos de América. En la cele- 
bración de tan importante pacto se han atendido todas lasas 
ideas más generalmente adoptadas por la opinión nacional, 
como que a ellas se ciñó el Poder Ejecutivo en las instrucciones 
que dio a los Plenipotenciarios que lo negociaron a nombre 
de la República, y estos distinguidos y competentes ciudadanos 
supieron desarrollarlas y establecerlas en sus estipulaciones de 30 

* Santos Gutiérrez, presidente de Colombia desde 1868 hasta 1872 ; en esta 
época era Grant presidente de los Estados Unidos. 



238. SOUTH AMERICAN HISTORY 

una manera que satisface las aspiraciones del patriotismo más 
exigente. Este es el acto más trascendental de la actual ad- 
ministración ; si lo juzgáis digno de vuestra aprobación, 
habremos dado el primer paso hacia la realización de la obra 

5 más grandiosa del siglo y estrechado los lazos de amistad y 

comercio que ya nos unen con los Estados Unidos de América, 

que identifican sus intereses con los nuestros para llevar a 

cabo la obra en que finca la nación sus más caras esperanzas." 

El Dr. Tomás Cuenca publicó, a excitación del Secretario 

10 de lo Interior y Relaciones Exteriores, Dr. Santiago Pérez, 
una defensa del contrato en el Diario Oficial. Al final pone 
estas palabras, algo semejantes a las que usara en 1866 : 

"Impotentes para hacer nuestro propio bien y el del mundo, 
ejecutando directamente la obra, debemos animarnos de 

IS toda la buena voluntad necesaria para permitirla, limitando 
nuestras exigencias a términos moderados y justos. No 
tenemos ni el derecho ni la fuerza necesaria para suscitar, con 
injustas pretensiones, una segunda cordillera de obstáculos a la 
excavación del Canal. Lo moderado es lo suficiente. Darpro- 

20 porciones desmedidas a nuestras exigencias, es fomentar iluso- 
rias esperanzas y anular las legítimas. Aparte de los prove- 
chos directos que una concesión racional nos asegurará, su 
obra misma en su variada fecundidad nos promete multiplicados 
beneficios. Pero si permaneciendo refractarios a los deberes 

25 que nos impone la posesión de la línea intermarina del con- 
tinente americano, queremos, con olvido de los derechos de la 
civilización y del comercio del mundo, convertirnos en un 
obstáculo a la unificación del globo, recuérdese que somos, como 
cualquier otro país, un débil obstáculo, y que para que deje- 

30 mos de serlo totalmente bastará que las potencias comerciales 
encuentren motivo en nuestra conducta para desatenderse de 
nosotros. La pretensión de hacer que el mundo pague un 



CANAL DE PANAMA 239 

tributo oneroso a nuestra posición geográfica, o que se detenga 
delante de nuestras exigencias, es inspirada por sentimientos 
patrióticos, pero no es en sí misma patriótica, puesto que puede 
conducirnos a la pérdida de toda esperanza de engrandeci- 
miento y de conservación de la unidad nacional." s 

No obstante estos esfuerzos de la plana mayor del partido 
entonces en el poder, el contrato de 1869 fué improbado, y el 
de 1870 modificado de tal modo que los Estados Unidos no lo 
aceptaron. Presentábase en estas negociaciones una dificul- 
tad que hasta entonces no se había ocurrido. Había que 10 
arreglar las relaciones de los dos gobiernos y dejar a salvo la 
soberanía de Colombia. 

Con mayor claridad no pudo reconocerse la soberanía de 
nuestra patria en ambos convenios. "Los Estados Unidos de 
Colombia, " dice el contrato Sullivan," conservarán su soberanía is 
política y jurisdicción sobre el Canal y territorio adyacente ; 
pero no sólo permitirán sino que garantizarán a los Estados 
Unidos de América, conforme a la Constitución y leyes vigentes 
en Colombia, el goce pacífico, gobierno, dirección, y manejo del 
Canal." 20 

No menos explícito es el contrato Hurlburt. Dice éste en su 
artículo X : "Tan pronto como el Canal con sus dependencias 
o anexidades esté construido, la inspección, posesión, dirección, 
y manejo de él pertenecerán a los Estados Unidos de América, 
y serán ejercidos por ellos, sin ninguna intervención extraña ; 25 
pero sin jurisdicción ni mando alguno sobre el territorio o sus 
pobladores. Los Estados Unidos de Colombia conservarán 
su soberanía política y jurisdicción sobre el Canal y territorio 
adyacente; pero no sólo permitirán sino que garantizarán 
a los Estados Unidos de América, conforme a la Constitución 30 
y leyes vigentes en Colombia, el goce pacífico y tranquilo, y la 
administración, dirección, y manejo del Canal, como queda 



240 SOUTH AMEktCAN HISTORY 

dicho. Pero esta garantía no difiere bajo ningún respecto 
de la que en general conceden las leyes colombianas a todas las 
personas y a todos los intereses comprendidos en el territorio 
de Colombia ; y si para obtener mayor seguridad necesitare 

5 y pidiere la empresa alguna fuerza pública extraordinaria, la 
proporcionará el Gobierno de Colombia a costa de la misma 
empresa/' 

Cito no las modificaciones de la ley, sino el artículo primitivo. 
Entre otras ventajas de este contrato se expresaba en él que 

loel Gobierno americano pagaría las indemnizaciones por las 
expropiaciones de terrenos que fueran precisas. En estos 
contratos no se señalaba punto especial para la obra. Se 
hablaba simplemente de un Canal para imir el Atlántico y el 
Pacífico en el Istmo de Panamá. 

15 Debo llegar ya al contrato que hoy subsiste. Al celebrado 
en 1878 entre el General Eustorfio Salgar, Ministro de Re- 
laciones Exteriores, y el Sr. Luciano N. B. Wyse.^ 

Por este contrato de 1878, volvió la empresa a manos fran- 
cesas. El concesionario era un audaz explorador de nuestro 

20 Istmo, distinguido ingeniero y galano escritor. Tiene el Sr. 
Wyse en sus venas sangre de Bonaparte, y parece que tales 
glóbulos rojos llevan siempre a quienes los tienen en sus ar- 
terias, a concebir las grandes ideas y a vencer las grandes 
dificultades. En esta cuestión de unir mares es cosa curiosa 

25 que sea Napoleón el Magno de los primeros en tratar de hacer 
un estudio científico sobre el Canal de Suez, cuando él se 
hallaba en Egipto ; el Príncipe Luis Napoleón,^ que más tarde 
había de ser también Emperador, obtuvo durante su prisión en 

^ Véase arriba, página 229, nota 4. 

2 Sobrino del gran Napoleón. En su juventud intentó Luis Napoleón 
hacerse proclamar emperador de Francia, pero fué preso y condenado a deten- 
ción en el fuerte de Ham, en las inmediaciones de Amiens. Su prisión duró 
desde 1840 hasta 1846. Fué emperador de Francia desde 1852 hasta 1870. 



CANAL DE PANAMA 241 

el castillo de Ham, poder del Gobierno de Nicaragua para orga- 
nizar una Compañía que construyera una vía que se llamaría 
"Canal Napoleón de Nicaragua" ; y es al Sr. Wyse, consan- 
guíneo de ellos, a quien debemos el trazado definitivo del 
Canal de Panamá, y es el único de los concesionarios ques 
dio forma práctica a su empresa, y que vio coronados sus es- 
fuerzos con la construcción de gran parte de la gigantesca 
obra. Colombia le debe a él, aparte de sus trabajos geo- 
gráficos consignados en una belfe obra coronada por la Aca- 
demia francesa, el haber sido escogido nuestro territorio para 10 
la construcción del Canal. 

El tiempo del privilegio en este contrato es por 99 años, 
y se le da a la Compañía el terreno necesario para el Canal y 
una faja de 200 metros a cada lado de él en toda su extensión 
y 500,000 hectáreas de tierras baldías y las minas que puedan 15 
contener. La participación de Colombia será el 5 por 100 de 
todo lo que se recaude por la empresa durante los 25 primeros 
años y del 26° en adelante hasta el 50°, inclusive, un 6 por 
100 ; de este año al 65° el 7 por 100, y de éste a la terminación 
del privilegio el 8 por 100. 20 

Este contrato sí tomó, como he dicho, forma práctica. Poco 
tiempo después empezáronse los trabajos por la vía de Colón 
a Panamá y construyóse gran parte de la obra. 

El plazo para terminar el bósforo terminaba en 1892, pues 
se estipulaban dos años de plazo para la formación de la 25 
Compañía y doce para la conclusión de los trabajos. La 
Compañía quebró, como es sabido, y otorgáronse a los liquida- 
dores de ella primero y luego a la nueva Compañía, mayores 
plazos en 1890 y 1892. Vencíase la última concesión en el 
próximo año.^ Iba a quedar Colombia dueña otra vez del 30 
privilegio, de la parte construida, y de todos los materiales. 

* Es decir, en el año 1904, puesto que esta conferencia se di6 en 1903. 



242 SOUTH AMERICAN HISTORY 

La Compañía francesa no podía hacer el Canal, pues faltaba 
la mayor parte por construir y no recibía apoyo de gobierno 
alguno. En 1899 concedióse por decreto de carácter legis- 
lativo una nueva prórroga de seis años.^ No terminará 
5 este privilegio, pues, en 1904 sino en el año de 1910. Esta 
concesión es la que ha vendido ahora la Compañía francesa 
al Gobierno de los Estados Unidos por 40,000,000 de pesos. 
Pero como según el contrato celebrado por ella con nuestro 
país no puede cederse el prindlegio a un gobierno extranjero, 
10 preciso es para la perfección de esa cesión que el Gobierno de 
Colombia la acepte. De ahí el contrato Herrán-Hay, celebrado 
a principios de este año, y del cual nos ocupamos hoy todos los 
colombianos. 
En 1879 ^ reunióse en París un Congreso científico interná- 
is clonal ^ para la elección definitiva del lugar donde debía 
construirse el Canal. Diez proyectos distintos le fueron pre- 
sentados ; a los anteriores se agregaban dos variantes del de 
Panamá, dos del Darién, y una del Atrato. 
El de Tehuantepec^ fué rechazado desde luego. Tiene él 280 
20 kilómetros ; todos ellos había que excavarlos, pues no se ha- 
llaba río ni lago intermedio, y preciso era colocar 140 esclusas. 
El de Nicaragua tiene un largo total de 292 kilómetros, pero 
solamente hay que excavar 195. Preciso es construir 21 es- 
clusas. 

^ Es decir, a contar desde 1904, el plazo otorgado en 1892. 

2 Aquí vuelve el autor atrás, para detallar las bases sobre las cuales obraba 
la Compañía francesa desde el principio. 

3 A pesar de calificarse el Congreso de internacional ^ la mayor parte de los 
delegados eran franceses ; lo que era natvu^l, visto que la Compañía francesa 
lo había convocado. 

* Istmo mejicano que separa el golfo de Méjico del Pacífico. En 1907 se 
terminó la construcción de un ferrocarril interoceánico a través de él, con 
Coatzacoalcos y Salina Cruz como estaciones de término del este y del oeste 
respectivamente. 



CANAL DE PANAMA 243 

El del Darién, que va del golfo de San Blas ^ a la boca del río 
Bayano, es, como se ve al mirar el mapa de América, el más 
corto de todos. Son 53 kilómetros, de los cuales solamente 
había que excavar 42. Pero se levanta en ese pedazo de tierra 
una enorme montaña, y preciso es construir un túnel de 15 s 
kilómetros de largo. 

En el mismo Darién, hacia la parte meridional, se pro- 
pusieron dos proyectos: el uno de la Pimta de Acanti al 
Golfo de San Miguel, y el otro del Atrato a la misma bahía. 
El uno tenía 125 kilómetros, de los cuales había que excavar 10 
74; el otro 23s kilómetros, debiendo excavarse 128. Además 
de lo largo de la vía ambos exigían túnel y esclusas. 

Dos trazados se hicieron por el Chocó, tomando por base las 
aguas del Atrato. Desde remotos años se había descubierto 
que podían unirse fácilmente las aguas de este río que cae al is 
Atlántico con las de otros ríos que bajan al Pacífico. A fines 
del siglo XVIII el cura de Nóvita, Antonio de Cerezo y D. 
Francisco Zea, a fin de poner término a una querella de límites, 
hicieron cavar un gran vallado entre el riachuelo de Raspadura, 
tributario del San Juan, y el Perito, tributario del Atrato. En 20 
los días de la Independencia pasaron por ahí canoas del uno al 
otro mar, y el viajero inglés Cochrane ^ refiere que él atravesó 
aquella vía de agua dulce. Los trazados, sin embargo, no 
fueron aceptados : tenía el uno dos túneles de 3 y de 8 kiló- 
metros; y el otro un túnel de 6 kilómetros, y 22 esclusas. 25 
Había que excavar en ellos también muchos kilómetros. 

Tres proyectos hubo sobre Panamá. Los puntos de partida 

^ Casi todos los nombres mencionados en este párrafo y en los siguientes, 
figuran en el mapa de la página 84 o en el de la página 226. De los que no 
figuran en ellos, el Bayano (o Chepo) es un pequeño río que desagua en el golfo 
de Panamá ; la punta de Acanti está a orillas del mar Caribe ; y el San Juan 
es un río colombiano que desemboca en el Pacífico. 

2 John Cochrane, atrevido explorador inglés (1780-1825). 



244 SOUTH AMERICAN HISTORY 

eran en ellos casi iguales : Colón y Panamá/ pero diferenciá- 
banse los tres trazados en que uno era con esclusas, el otro 
era con una desviación hacia los valles inundados por el río 
Chagres, y el último era a nivel y sin túneles. Fué éste el 

s escogido por el Congreso de París, tras largas deliberaciones. 
El plano fué hecho por los Sres. Wyse y Reclus, franceses, y 
el ingeniero colombiano Sr. Sosa. 

Justo es recordar este último nombre que figuró con tanto 
brillo en esta empresa. Era el Sr. Sosa una gloria nacional, 

loy murió, poco tiempo hace, en el naufragio de laBorgoña,^ 

cuando iba a Europa en importante misión relacionada con 

los trabajos del canal. ¡ Séanle a ese cadáver, como al del Sr. 

Cárdenas,* ligeras y cariñosas las olas del Atlántico ! 

¡ Qué día de gloria fué para Colombia la noticia de esa deci- 

15 sión del Congreso de París ! ¡ Cuántas lisonjeras esperanzas 
nos forjamos ! De entusiasmo latieron todos los corazones, y 
una sonrisa de éxito se dibujó en todos los labios. Luego vino 
Lesseps* a Panamá y se comenzaron los trabajos. Creció 

^ Inútil es decir que Panamá, capital del país, está a orillas del Pacifico, y 
Colón a orillas del mar Caribe. Pero muchas personas no comprenden que 
actualmente las verdaderas estaciones de término del Canal son las nuevas ciu- 
dades norteamericanas de Cristóbal y Balboa, separadas aquélla de Colón y ésta 
de Panamá, sólo por la línea divisoria del Canal. Dicho sea de paso que el Canal 
se extiende de norte a siu-, y no, como se supone generalmente, de este a oeste. 

2 Vapor transatlántico que naufragó en 1898. 

3 Otro ingeniero colombiano, que por infausta coincidencia se ahogó al atra- 
vesar el Atlántico en misión relacionada con el Canal (1851). De su muerte 
había hablado el Dr. Posada en las páginas omitidas arriba (véase la página 236). 

'* Femando de Lesseps (1805-1894) había sido el promotor del canal de 
Suez, completado en 1869. En 1878 el éxito que había obtenido en Suez le 
animó a formar la Compañía francesa para construir en Panamá otro canal al 
nivel del mar. Como queda dicho más adelante, esta compañía fracasó en 
1889, por haber agotado sus fondos. Fué una segunda compañía francesa, 
formada en 1894, la que cedió todos sus derechos al gobierno de los Estados 
Unidos en 1904. 



CANAL DE PANAMA 245 

entonces el alborozo de los colombianos. Aquel hombre 
venía con los laureles de Suez, y ofrecía llevar a cabo la nueva 
obra. "Hice un canal en un desierto ¿por qué no he de 
hacerlo en un Edén ? '' decía él el día de su llegada a Panamá, al 
verse vitoreado de un pueblo que lo recibía con frenéticos 
cariño. 

Años después la situación era im desastre. La Com- 
pañía apareció en bancarrota ; Lesseps cayó de su pedestal 
de gloria, y muchos hombres públicos franceses se vieron 
envueltos en ese proceso de soborno,^ que dio origen a la voz 10 
panamismo, usada primero en Francia y luego, por causas 
análogas, en algunas otras naciones, de cuyo nombre no quiero 
acordarme, como diría Cervantes.^ 

Al hablar del Canal de Panamá, al mencionar a Lesseps, 
forzosamente se piensa en el Istmo de Suez. ¿ Cómo se hizo 15 
aquella obra ? ¿ Por qué allá todo fué fácil y aquí el problema 
es cada día más difícil ? ¿ Por qué el Gran Francés es ven- 
cedor en el país de los Faraones y vencido en la tierra ameri- 
cana ? ^ 

^ Durante este proceso, que tuvo lugar en Parfs en 1892 y 1893, se acusó a 
muchos hombres bien conocidos, de haber sido sobornados. Se ha dicho que, 
de los 1,300,000,000 de francos gastados por la empresa francesa, un tercio fué 
realmente gastado en la construcción del Canal, otro tercio fué despilfarrado, 
y otro fué robado. Es probable que Lesseps haya sido inocente de todo fraude. 
Parece que sólo consistía su culpa en no ser hombre de juicio. Murió en 1894, 
física y mentalmente quebrantado. — A pesar del fracaso de la empresa fran- 
cesa, sería injusto olvidarse de cuanto efectuó. Cavó unas. 80,000,000 de yardas 
cúbicas del total de unas 300,000,000, y llevó a cabo muchas investigaciones 
científicas que más tarde utilizaron los ingenieros norteamericanos. 

2 Miguel de Cervantes Saavedra, el ilustre escritor español (1547-1616), 
autor del Don Quijote. De él se enorgullecen tanto los hispanoamericanos 
como los españoles. Su famoso libro empieza con las palabras : " En un lugar 
de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme. ..." 

3 El Dr. Posada no contesta satisfactoriamente su propia pregunta. El 
señor Bryce (en La América del Stul), después de hacerse la misma pregunta, 



246 SOUTH AMERICAN HISTORY 

\ Cuánta fatalidad ha tenido el Canal de Panamá ! ¡ Tras 
de un siglo de concesiones, ampliaciones, trazados, y convenios, 
se empiezan al fin los trabajos, y en vez del éxito viene la catás- 
trofe ! ¡ Sepultados quedaron en el Canal millares de vidas y 

s millones de francos, sin coronarse la obra ! 

Y nuestro Canal no tiene sino 74 kilómetros, en tanto que el de 

Suez alcanza a 1 64. Las dificultades naturales eran allá también 

inmensas, y se temían resistencias de parte del Gobierno inglés. 

El Firman del Virrey de Egipto, que concede a Lesseps el 

10 permiso de cortar aquel istmo, es muy sencillo; son doce 
artículos : privilegio por noventa y nueve años, 15 por 100 de 
beneficios para el Gobierno egipcio, derecho de extraer todos 
los materiales necesarios de las minas y canteras y entrega 
de los terrenos incultos que el concesionario cultivara y regara. 

IS con las aguas del Nilo. Nada dice el Firman, que tengo a la^ 
vista, sobre trabajadores ; pero en varias partes he leído que eL 
Jedive suministró la cuarta parte de ellos y suscribió muchas^ 
de las acciones de la empresa. Cuando uno ve nuestras» 
polémicas, nuestras luchas por cuestiones de fórmula, nuestras 

20 leyes tan extensas y embrolladas, nuestros ímpetus de quijo- 
tismo, se siente no sé qué desilusión por el sistema parlamen- 
tario, no obstante el tener profundamente arraigadas las 
convicciones republicanas. 

El Firman es de fecha 30 de noviembre de 1854, y los traba- 

25 jos se empezaron en abril de 1859. Con 150 trabajadores dio 

la contesta así : "Fué la Peste [la que frustró a los franceses], la Peste que vino 
volando sobre las diáfanas alas del mosquito. Tan lejos estaban de reconocer a 
su verdadero enemigo, que cuando edificaron el hospital extenso y cómodo 
pusieron en la parte afuera de las ventanas grandes macetas de flores donde se 
acumulaba el agua estancada y donde incubaban los mosquitos. Los ingenieros 
morían, también los capataces, y los obreros perecieron por centenares." El 
gobierno norteamericano tuvo éxito porque halló los medios de combatir la 
fiebre amarilla y el paludismo. 



CANAL DE PANAMA 247 

Lesseps, el 25 de ese mes, el primer golpe de barra. Meses 
después había 36,000 obreros. Allí se congregaron todas las 
razas del orbe. Era una nueva torre de Babel, donde se pro- 
nunciaban multitud de idiomas y de dialectos. Pero ahora 
como no se trataba de eludir la voluntad divina, sino de unir s 
dps mares, en vez de la dispersión sucedía que la obra gigantesca 
reunía en abigarrado conjunto a hombres de todos los confines 
de la tierra. Y la obra se hizo por la suma calculada (500 
millones) y en los diez años señalados. Todo quedó per- 
fecto : cien naves de grandes y pequeñas potencias pasaron 10 
junto con otro centenar de buques mercantes el mismo día 
de la inauguración (16 de noviembre de 1869) en majestuoso 
desfile; el comercio del mundo acortó su camino en 3,000 
leguas y en 50 días ; levantóse a la orilla una ciudad con el nombre 
de Said, en memoria del generoso Virrey Mahomed Said, que is 
apoyara la empresa ; y vio la Compañía crecidos dividendos ; y 
el Egipto tuvo una buena entrada a sus arcas exhaustas. 

No puede tratarse del Canal de Panamá sin mencionar el 
tratado Clayton-Búlwer. Quizás muchos de los jóvenes que 
me escuchan no habrán tenido aún ocasión de consultarlo por 20 
ahí en los libros y periódicos donde se halla publicado. Per- 
mitidme, pues, que antes de llegar a la conclusión, os diga 
cuáles fueron las bases de ese tratado que rigió durante medio 
siglo. ' Firmóse él en Washington en 1850 entre los plenipo- 
tenciarios de Inglaterra y de los Estados Unidos, y se estipuló 25 
en él que ni el uno ni el otro de estos países pretendería jamás 
obtener o conservar para sí mismo ningún poderío exclusivo 
sobre el Canal, ni el uno ni el otro levantaría fortificaciones en 
él, ni pretendería ejercer protección alguna sobre el país que 
hiciese la concesión. Todos los demás artículos son desarrollo 30 
de esa misma idea : el Canal no debe ser ni inglés ni yanqui. 
Las dos potencias prometen respetarse mutuamente y no 



248 SOUTH AMERICAN HISTORY 

sentar sus reales en la garganta americana. Este tratado ha 
sido derogado el 18 de noviembre de 1901, por medio de la 
convención llamada Hay-Pauncefote. En ésta se dice en su 
artículo 2° : ** Se conviene en que el Canal pueda ser construido 

5 bajo los auspicios del Gobierno de los Estados Unidos, ya 
directamente o a sus propias expensas, o por donación o 
empréstito de dinero a individuos o corporaciones, o por sus- 
cripción o compra de bonos o acciones, y en que con arreglo a 
las prescripciones del presente tratado, dicho Gobierno tendrá 

10 y disfrutará todos los derechos incidentales a dicha construcción, 
así como el derecho exclusivo de proveer a la reglamentación 
y administración del Canal.'* 

Debo deciros ahora cuál es la ley Spooner, una vez que ella 
es la base del tratado Hay-Herrán, y que probablemente no 

15 habréis leído algunos de vosotros, pues ella no ha tenido 
suficiente publicidad en nuestro país. Por dicho biU se auto- 
riza al Presidente de los Estados Unidos para comprar los 
derechos a la Compañía francesa por 40 millones, y para ad- 
quirir de Colombia el dominio de una faja de terreno del largo 

20 del Canal y de diez millas de ancho, por simia que no se fija. 
En caso que no se pudiere llegar a un arreglo con Colombia, 
ordena la citada ley que se proceda a contratar el Canal de 
Nicaragua. Para poner en ejecución el proyecto por 
cualquiera de las dos rutas se destinan $10,000,000, y para 

25 los gastos de excavación se apropian $135,000,000 si se 
adopta la vía de Panamá y $180,000,000 si se prefiere la 
ruta de Nicaragua. 

^^ Todo le llega a quien sabe esperar/' dice un viejo proverbio, 
y parece que los Estados Unidos lo hubiesen tenido como norma 

30 en este negociado. Vieron con desdén las modificaciones del 
Congreso colombiano al tratado Sullivan, presenciaron im- 
pasibles el desastre de la Compañía francesa, derogaron al fin 



CANAL DE PANAMA 249 

• 

el tratado Clayton-Búlwer, expidieron la ley Spooner, nego- 
ciaron con la Compañía dueña del privilegio, y acaban de 
celebrar el tratado Herrán-Hay. Quien va despacio va lejos. 
Lentamente ha ido dando sus pasos ese gigante, pero cada 
uno marca una nueva huella de su grandeza y poderío. Nos 
necesitaba esa rica nación, del canal ahora años; en tanto 
que hoy con sus nuevas posesiones en las Antillas y en Asia 
le es preciso tener esa vía interoceánica. Y todo se conjura en 
su favor en estos momentos como si estuviese predestinada a 
realizar la titánica obra. Hay algo de ese destino manifiesto 10 
de que habló una vez Mr. Blaine,^ pues no aparece en ninguna 
parte otro postor, no diremos mejor sino que ni siquiera in- 
ferior, y tiene ese país, hoy más que nunca, elementos para 
llevar a cabo la obra, y para vencer todos los obstáculos. 

El tratado Hay-Herrán es muy complicado y tiene muchos is 
puntos de vista. En él hay tema para toda una conferencia, 
y ya estaréis fatigados con mis palabras. No se ha hecho, 
además, una publicación oficial de él, por nuestro Gobierno, 
y sólo conozco los extractos que ha publicado la prensa no oficial. 
He querido hoy tan sólo relataros la historia de este negociado, 20 
y señalaros los puntos de vista que él tiene. Vosotros, jóvenes 
alimmos, estudiaréis ese nuevo contrato y formaréis vuestro 
criterio. Sólo os pido que dejéis toda pasión y penséis tan 
sólo en el porvenir de la patria. Los partidos, los hombres 
públicos, pasan, y la patria queda. Es en ella en quien debe- 25 
mos pensar y no en los bandos políticos. 

Por ahora tan sólo opino que los Estados Unidos son el con- 
tratante obligado. Que solamente ellos harán el Canal y que 
debemos llevar nuestra generosidad hasta donde más nos sea 
posible. La China cerró sus puertas al extranjero durante 30 

* James G. Blaine, Secretario de Estado durante las presidencias de Garfield 
y Harrison. 



2SO SOUTH AMERICAN HISTORY 

siglos, y las vio, como un castigo, abiertas un día por los caño- 
nes de la Europa. 

Se cree que los Estados Unidos lanzan conao una amenaza 
el proyecto del Canal de Nicaragua, pero que ellos no piensan 
5 en realizarlo. No participo de esta opinión. En primer 
lugar es ésta una nación seria que no expide leyes por pura 
farsa, sino para cumplirlas. Sucede, además, que ese Canal 
es practicable, como lo han comprobado varios hombres 
científicos, y si es más largo y costoso, en cambio queda más 

lo próximo a su territorio y, por consiguiente, es más útil para 
ellos. ¡ Y que va a detenerse en gasto mayor aquel gobierno 
tan rico, ni a temer obstáculos ese pueblo que parece haber 
borrado de su léxico la palabra imposible ! Hoy no se dice ya 
esto es obra de romanos sino esto es obra de yanquis. Para 

15 evitar el Ferrocarril de Panamá, hicieron ellos el Ferrocarril 
de Nueva York a California, ¿ y no serán capaces de hacer el 
Canal de Nicaragua, una vez que no se les permite hacer el de 
Panamá ? ^ 

Otra consideración debéis tener en cuenta: Los Estados 

20 Unidos no pueden aspirar tan sólo a hacer del Canal una 
empresa lucrativa, como era el propósito de las Compañías y 
particulares que antes pensaran en la empresa. Un gobierno, 
y un gobierno tan rico y poderoso como el del lio Sam, si 
acomete esta obra es con móviles más altos que el de recibir 

25 anuales dividendos ; es no sólo por la importancia que ella 
tiene para la humanidad, sino porque afecta ese Canal muchos 
intereses comerciales, políticos, e internacionales de ese gran 
pueblo. De ahí que él quiera conservarlo en sus manos el 
mayor tiempo posible y el deseo que no caduque su privilegio 

1 En 1916 celebró nuestro gobierno un tratado con Nicaragua, por d cual 
este país nos cedía derechos exclusivos y perpetuos para construir un canal a 
través del territorio nicaragüense. 



CANAL DE PANAMA 251 

Como el de contratistas privados en cincuenta o cien años, 

que son un instante en la vida de una nación. Los Estados 

Unidos no nos haran el Canal para dejárnoslo en propiedad a 

vuelta de unas décadas. La barrera del Istmo defiende hoy, 

en cierto modo, sus costas del Pacífico contra agresiones euro- s 

peas ; no harán, pues, esa puerta para dejar luego las llaves 

en otras manos que no las suyas. No podemos por esto tener 

con un gobierno las mismas exigencias que con sociedades 

privadas, y preciso es hacer algunos sacrificios al contratarlo 

con éste, si queremos al fin. terminada la grandiosa empresa. 10 

El Canal no es un mal sino un gran bien para Colombia. 
No es él una servidumbre por la cual debemos cobrar cuan- 
tiosa indemnización de daños y perjuicios ; es una obra que 
traerá a nuestro territorio una corriente de oro y que dará a 
Colombia prosperidad inmensa. Deberíamos pagar porque nos 15 
hiciesen el Canal, si tuviésemos dinero disponible, o hacerlo 
nosotros mismos, si hubiese recursos para ello. 

Colón llamaba en todos los tronos buscando protección 
para su empresa de descubrir la América. De playa en playa 
fué ofreciendo ese mundo que él entreveía con los ojos del 20 
genio; al fin una reina, que como mujer tenía más corazón 
que cabeza, acogió al pobre marino, le dio sus joyas, y debido a 
ese arranque de ternura más que de cálculo, tuvo el mundo un 
nuevo hemisferio, y esa nación donde el genovés fuera acogido 
vio extendidos sus dominios hasta el punto de que en ellos no 25 
se ponía jamás el sol. 

A Colombia han venido a golpear los hombres de distintos 
países, serios o soñadores, en busca de la colosal empresa, y 
hasta hoy, por una razón o por otra, todos han fracasado. A 
distintas potencias se les ha brindado la ocasión de llevar 30 
a cabo la gloriosa obra, y todas han retrocedido ante los hados 
adversos. Desprendámonos de todo mezquino cálculo, de todo 



252 SOUTH AMERICAN HISTORY 

ridículo chauvinisme, pongamos el mayor arranque de generosi- 
dad y de patriotismo bien entendido en aras de una obra que 
interesa a la humanidad, y al fin hallaremos el país que dé 
sus riquezas para la empresa, y el genio que sepa romper la 
5 tierra y unir los mares en un ósculo sublime.^ 

^ Lástima es que todos los colombianos, y particularmente el entonces presi- 
dente, el Dr. Marroquín, no hayan visto las cosas con los ojos del Dr. Posada. 
Desearon demasiado, y lo perdieron todo. — Para completar este capítulo, 
añadimos la descripción del canal actual por James Bryce (páginas 21-23 de La 
América del Síid, traducción castellana ix)r Guillermo Rivera, Nueva York, 
The Macmillan Company, 1914). Fué escrita antes de la terminación del 
canal, lo que explica el empleo del tiempo futuro de los verbos: "Tendrá cin- 
cuenta millas de largo entre alta mar a ambos lados. ... La mejor manera 
de hacerse cargo de su índole es considerándolo como si consistiese de cuatro 
secciones que yo llamaré : (a) El nivel del Atlántico, (6) el lago, (c) la corta- 
dura, {d) la sección del Pacífico (en dos niveles separados por una compuerta). 
El nivel del Atlántico es un canal derecho no interrumpido por compuertas y 
de ocho millas de largo desde alta mar en la boca de la somera bahía de Limón, 
un poco hacia el oeste de Colón, hasta Gatún, donde llega hasta el valle del rio 
Chagres. Ahora bien, el río Chagres había sido considerado siempre una de 
las dificultades principales para la construcción de un canal. Ocupaba el fondo 
de aquella depresión natural por la cual debía construirse el canal según habían 
pensado todos los agrimensores desde hada mucho tiempo. Pero la dificultad 
de ensanchar y de ahondar la madre del río hasta que llegase a ser un canal 
servible era formidable, porque en la estación de las lluvias en los trópicos el 
río crece hasta un volumen indomable, a veces subiendo más de cuarenta pies 
en veinte y cuatro horas. La dificultad fué por fin vencida y la corriente in- 
geniosamente utilizada con la construcción de una enorme represa en Gatún a 
través del cauce del Chagres, la cual, acorralando las aguas del río, convierte a 
éste en un lago. Este lago tendrá en el centro del cauce una profundidad de 
ochenta y cinco a cuarenta y cinco pies de agua, la suficiente para el vapor más 
grande. En la represa de Gatún hay tres compuertas de hormigón con ima 
altura total de ochenta y cinco pies, por las cuales serán elevados los buques 
hasta el lago. Este llenará no sólo el valle del Chagres, sino también el cauce 
de los valles tributarios hacia el este y el oeste, de manera que cubrirá una 
superficie de 164 millas cuadradas por todo y será moteado con muchas islas. 
La parte central y más profunda de este cuerpo de agua de casi veinte y cuatro 
millas de largo es la segunda de nuestras cuatro secciones del canal y será la 
más bonita, pues sus riberas se hallan cubiertas de espesos bosques. En d 




'.L ~ / 



»>■» ^ 



254 SOUTH AMERICAN HISTORY 

EXERCISES FOR ORAL AND WRITTEN WORK 



{Based on page 225, line i to page 231, line 2, incltuling footnotes.) 

(a) I. ¿Cuándo fué dada esta conferencia? 2. ¿ Cuál fué el sentido 
de la ley Spooner ? 3. ¿ Por qué era preciso que Colombia la aceptara? 
4. ¿ Fué ratificado el tratado Herrán-Hay por el Senado de los Estados 
Unidos? 5. ¿Qué país concedió a los Estados Unidos el territorio 
deseado? 6. ¿Cuánto pagó el gobierno de los Estados Unidos a la 

paraje llamado Bajo Obispo, donde el valle del Chagres, que se ha dirigido al 
gudeste hacia el Pacífico, se vuelve hacia el nordeste entre las montañas, la 
dirección del canal se separa del río enlagado y entonces entramos en la ter- 
cera sección que yo he llamado *la cortadura.' Aquí el terreno es montañoso, 
de manera que para evitar la construcción de más compuertas fué preciso cortar 
hasta muy profundo en la línea central del continente con su serranía roqueña 
que une las cordilleras del continente meridional con las sierras del norte. Des- 
pués de una cortadura relativamente somera de cinco millas hacia el sud del 
lago, el paso es obstruido por una cuesta escarpada de 665 pies de alto, el Monte 
de Oro, que es la vertiente continental. Por aquí se ha labrado ima incisión 
enorme, la cortadura de Culebra [llamada ahora la cortadura de Gaillard]. Un 
poco más hacia el sud, a ocho millas del lago, el terreno empieza a descender 
hacia el otro mar, y llegamos a la cuarta, o sección del Padfico, la cual empieza 
en un sitio llamado Pedro Miguel. Aquí hay una compuerta por la cual baja 
el canal treinta pies a otro lago artificial mucho más pequeño formado por una 
larga represa construida a través del valle en \m lugar llamado Miraflores, 
donde hallamos dos compuertas más, por las cuales serán bajados los buques 
cincuenta y cinco pies hasta el nivel del Pacífico. Después se dirige el canal 
derecho al mar, tan somero aquí que se ha dragado \m estuario a una distancia 
' de algunas millas y se ha erigido un dique o malecón a su extremo oriental para 
evitar que la corriente del sud obstruya el puerto con los aluviones. Desde 
Pedro Miguel hasta Miraflores hay casi dos millas, y desde las compuertas en 
este último hasta el Pacífico ocho, de manera que la longitud de esta .cuarta 
sección del Pacífico, la cual a desemejanza de la sección del Atlántico tiene dos 
niveles diferentes separados por la represa y las compuertas de Miraflores, es 
de diez millas. En ella ha habido relativamente poca excavación de terreno 
por ser éste llano, pero sí ha habido mucho dragado, no sólo para la formación 
del estuario desde la somera bahía hasta afuera en el Pacífico, sino también 
para proporcionar espacio donde anclen los buques y donde carguen y desear^ 
guen sin estorbar el tráfico." 



EXERCISES 255 

compañía francesa? 7. ¿Pretendía Colón hallar un nuevo mundo 
cuando pasó a la América? 8. ¿Qué deseo ha producido aconteci- 
mientos geográficos muy importantes? 9. ¿Quién fué Marco Polo? 
10. ¿Quién descubrió el estrecho al extremo sur de América? 11. ¿A 
quién pertenece el ferrocarril interoceánico de Panamá? 12. ¿Es 
verdad que Felipe II prohibió ocuparse del corte del Istmo? 

{h) The chapter which we study to-day is a lecture delivered in 1903 
by a Colombian to the students in the Law School of Bogotá. At that 
time, the Spooner Law had authorized the United States to buy the rights 
of the French company which was trying to build the Panama Canal. But 
in order that the privilege might be ceded to any other government, it was 
necessaiy for Colombia to ratify it. With this purpose the Herrán-Hay 
treaty was ratified by the United States Senate. At the time this lecture 
was delivered, the Colombian Congress had not yet refused to accept it. 

n 

(Based on page 231, line j to page 235 , line 22, including footnotes) 

(o) I. ¿Pensó Bolívar en la ejecución del canal? 2. ¿Quién fué el 
Dr. Francia? 3. ¿Qué propósito llevaba Bolívar respecto a Cuba? 
4. ¿Cómo acogió la idea el general Santander? 5. ¿Cuánto dinero 
costó la construcción del canal actual ? 6. ¿ Cuánto pensaba Santander 
que costaría la obra? 7. ¿Hoy día son Guatemala y Nicaragua países 
enteramente distintos? 8. ¿Pensaban los Estados Unidos también 
en la titánica obra? 9. ¿Por qué era la empresa de gran importancia 
para el Istmo? 10. ¿Comprendían los primeros legisladores cuan 
grande era su importancia? 11. ¿Dentro de cuántos años se obligaba 
el Barón de Thierry a terminar la obra ? 1 2. ¿ Era éste un buen contrato 
para Colombia? 

(6) Many men had conceived the plan of opening a canal which would 
imite the Atlantic Ocean with the Pacific. Even before the South Ameri- 
can nations were made independent, Bolivar had taken a great deal of 
interest in this enterprise. In 1826, Mr. Clay consented to the American 
plenipotentiaries treating upon this subject at the Panama Congress. 
Although none of the projects of those days was carried out, yet many 
engineers and capitalists believed that the enterprise was possible. The 



256 SOUTH AMERICAN HISTORY 

early legislators also understood how great was its importance, although 
they reckoned the work at a sum of money which seems ridiculous to-day. 

m 

(Based on page 235^ line 23 to page 240^ line 14, incltiding footnotes.) 

(a) I. ¿Cuál es la menor profimdidad del canal actual? 2.^ ¿Qué 
inconveniente había para la realización de los primeros contratos? 

3. ¿Con cuántas naciones extranjeras había negociado Colombia? 

4. ¿Adoptó el Congreso colombiano el contrato de 1870 con los Esta- 
dos Unidos? 5. ¿Por qué no quiso el Senado americano ni siquiera 
considerar el contrato de 1870? 6. ¿Qué dificultad se presentaba 
en estas negociaciones ? 7. ¿ Por qué no era patriótica la pretensión de 
algunos colombianos de exigir un tributo a su posición geográfica? 

8. ¿Se reconoció con claridad la soberanía de Colombia en el convenio? 

9. ¿Permitió Colombia a los Estados Unidos la dirección del canal? 

10. ¿Tendría el gobierno de los Estados Unidos jurisdicción sobre los 
pobladores? 11. ¿Quién pagaría las indenmizaciones que fueran nece- 
sarias? 12. ¿ Se señalaba en estos contratos algún punto especial para 
la obra ? 

(b) When Grant was President of the' United States, two contracts 
for the construction of a canal were drawn up with the Government of 
Colombia. In spite of the efforts of the party then in power, the Colom- 
bian Congress disapproved the first contract and modified the second in 
such a way that the United States was not willing to accept it. The 
demands of the Colombians were not unjust but excessive. They did 
not remember that the possession of the Canal promised them many 
benefits and that they should not m^ake the world pay too heavy a trib- 
ute to their geographical position. 

IV 

{Based on page 240, line 15 to page 245 ^ line ij, including footnotes.) 

{a) I. ¿Cuándo volvió la empresa a manos francesas? 2. ¿Quién 
era el concesionario? 3. ¿Quién fué uno de los primeros en tratar de 
hacer un estudio científico sobre el canal de Suez? 4. ¿A quién 
debemos el trazado definitivo del canal de Panamá? 5. ¿Por cuántos 
años duraría el privilegio otorgado por este contrato? 6. ¿Tomó este 



EXERCISES 257 

contrato forma práctica? 7. ¿ Cuándo venció el plazo para terminar el 
canal? 8. ¿Por qué se formó una nueva compañía? 9. ¿Recibióla 
compañía francesa apoyo de algún gobierno? 10. ¿Cuántos proyectos 
fueron presentados al congreso internacional? 11. ¿Dónde murió el 
Dr. Sosa? 12. ¿Qué plan fué escogido por el Congreso de París? 

(6) The enterprise returned to French hands in 1878. The necessary 
territory was given to a French company and also a strip of two himdred 
meters on each side of the Canal. The time limit expired in 1892, for, 
as is known, the company failed. A new company was conceded a new 
time limit, which expired in 19 10. This concession is the one which the 
French company sold the Government of the United States for 
$40,000,000. But it was necessary for Colombia to accept this cession. 
Hence the Herrán-Hay treaty which the Colombian Government was 
considering in 1903. 



{Based on page 245, line 14 to page 2 jó, line 18, including footnotes.) 

(a) I. ¿Qué nos recuerda el nombre de Lesseps? 2. ¿Por qué fué 
más difícil el problema en Panamá que en Egipto? 3. ¿Es más largo 
el canal de Panamá que el de Suez ? 4. ¿ Por qué suma se hizo la cons- 
trucción del canal de Suez? 5. ¿Cuánto tiempo duró la obra? 
6. ¿Cuáles fueron las bases del tratado Clayton-Búlwer ? 7. ¿Dónde 
se firmó? 8. ¿Qué estipuló este tratado? 9. ¿Qué estipuló la con- 
vención llamada Hay-Pauncef ote ? 10. ¿Qué ordenó la ley Spooner 
en caso que no se pudiera llegar a un arreglo con Colombia? 11. ¿A 
quién le llega todo, según el proverbio? 12. ¿Quién va lejos, según 
otro proverbio ? 

(6) As has been said, the Spooner Law authorized the President of the 
United States to buy the rights of the French company for $40,000,000. 
On the other hand, in case an agreement with Colombia could not 
be reached, it ordered that the Nicaragua route should be adopted. 
It was thought by some Colombians that the plan of the Nicaragua Canal 
was only a threat. But if the Government of the United States had not 
been able to obtain the Panama route, it would have adopted the other. 
Although it would have been longer and more expensive, on the othei 
hand it would have been nearer and hence more useful. 



258 SOUTH AMERICAN HISTORY 

VI 

{Based on page 250, line ig to page 252 , line 6, including footnotes,) 

(a) I. ¿Pueden aspirar los Estados Unidos tan sólo a hacer del canal 
una empresa lucrativa? 2. ¿Con qué móviles acomete im poderoso 
gobierno una obra como ésta? 3. ¿Es im mal para los países centro- 
americanos el canal de Panamá ? 4. ¿ Qué dio la reina Isabel a Colón 
para su empresa ? 5 . ¿ Han visto todos los colombianos las negociaciones 
para el canal con los ojos del Dr. Posada? 6. ¿Por qué lo perdie- 
ron todo? 7. ¿De cuántas secciones consiste el canal de Panamá? 
8. ¿Cuáles son? 9. ¿Por qué era formidable la dificultad de ensanchar 
el río Chagres ? 10. ¿ Cómo fué vencida esta dificultad ? 1 1 . ¿ Cómo 
se llama ahora la cortadura de Culebra? 12. ¿Tiene el canal una pro- 
fimdidad suficiente para los vapores más grandes? 

(b) The Government of the United States did not undertake the work 
of the Canal as a lucrative enterprise. It wished to hold in its own hands 
the key to the isthmus in order to defend its Pacific coasts fiom foreign 
aggressions. It is too bad that the Colombians were not willing to con- 
tract with the United States. If they had done so, it would have brought 
immense prosperity to their country. Other countries had been offered 
the chance to perform the work, but all, for one reason or another, had 
failed. The United States was the only nation which had resources for 
the gigantic undertaking. 



NOTES 



Page 1, i8. — para ello : for it, i.e., in the way of performing it. 

2, I. que prohibía . . . deudores: which forbade the debtors 
to leave the island. With certain verbs, especially those of ordering 
and causingy and those which denote an act of perception, an in- 
finitive is often used as the object of, the verb. A noun subject 
of such an infinitive is usually placed" after it, and is preceded by 
the preposition a, which is not to be translated. " Mandó cantar 
al niño," he ordered the child to sing; " Vi morir al soldado," / 
saw the soldier die, 

2. secretamente. By far the greater number of adverbs in 
Spanish are formed by the addition of the suflSix -entente to the 
feminine singular of adjectives. Such adverbs will not be foimd 
in the vocabulary. For their meaning compare the adjective 
from which they are derived, 

6. puestos: when they were, A past participle or an adjective, 
alone or with a noun or pronoun, may be used in an absolute 
construction to denote time or circumstance. Such constructions 
are often best translated by a clause. 

9. por intercesión : through the intercession. In many phrases, 
which can be learned only by practice, English needs an article 
where Spanish has none. The reverse is also true. 

10. aportó a. In the Spanish of Spain we should have aportó en, 
Spanish-American writers sometimes use a where Castilian writers 
prefer en. 

12. iban huyendo: were fleeing. Estar, ir, andar, and venir 
are frequently used with the present participle to express con- 
tinuous or progressing action. They are generally to be translated 
by some form of the verb to be, 

16. Engañóse. Notice the position of the pronoun. Usually 
object pronouns follow a verb only in the infinitive, present par- 

259 



26o NOTES 

ticiple, or affirmative imperative. Often, however, this usage is 
ignored, especially at the beginning of a sentence or clause. 

1 8. sin que se salvaran más que las personas: wühotU that 
more than the persons saved themselves, were saved; i.e., with the 
loss of all save human life. The use of the reflexive form of the 
verb to express a passive idea is very frequent in Spanish : " Sus 
temores no se realizaron," His fears were not realized; " Se habla 
español en Chile," Spanish is spoken in Chile. 

19. al llegar: upon arriving, Al before an infinitive has a 
temporal meaning. Sometimes the infinitive has a noun or pro- 
noun subject, which may often be translated by a possessive : al 
llegar él would mean on his arriving, 

20. se los encontraron: se is a reflexive dative of interest. 
The dative of interest often can not be translated in English. 

22. abatidos éstos : see note to 2, 6. 

23. lo. The neuter object pronoun lo is often to be translated 
by so 01 it in English; sometimes it is better not translated, as 
here : as they would have accomplished it; i.e., (w they would have done, 

3, 17. el mismo . . . Balboa: the very Balboa; i.e., Balboa 
himself, 

23. encontrándolo. The use of lo instead of le as the direct 
object pronoun referring to a person is so common, particularly 
in South American writers, that it will not again be noted. 

25. con cuya liberalidad : with which liberality, not with whose 
liberality. Cuyo as a substitute for el cuM is occasionally to be 
found, although objected to by some grammarians. 

4, 2. halláronle : see note to 2, 16. 

6. sin haber salido todavía : without having yet left; i.e., even 
before he left. Prepositions in Spanish are followed by the infinitive. 
In such cases one should translate by the English present participle 
or by a clause. 

13. podrá concebirse : one will be able to imagine; i.e., one can 
easuy imagine. The reflexive form of the verb is often equivalent 
to an active verb with an indefinite subject, such as one or they: 
" ¿Cómo se sale de aquí? " How does one get out of here? The 
verb may have a personal object, either indirect or direct, in 
addition to se: " Cree cuanto se le dice," He believes everything 
that one tells him; " Se halló a los niños," They found the children. 
When the verb is followed by an infinitive, as in the example in 
the text, the pronoun se is often found after the infinitive. 

21. habiéndose atrevido: the subject understood is Nicuesa. 



NOTES 261 

24. sin que ... de él : without that one came to know more of. 
him; i.e., with the result that nobody ever heard of him again. See 
note to 4, 13. 

Footnote, por ser: see note to 5, 32. 

6, I. el deshacerse. Here the infinitive is used as a noun 
with the definite article. It is the subject of quedaba. 

2. le hizo prender : he caused him to be seized. When an active 
infinitive depends on a verb meaning to perceive, cause, order, or 
permit, it is frequently to be rendered in English by the passive, 
as here. Such cases can usually be perceived from the context. 

3. de que. Words which require a preposition before a noun 
or infinitive usually retain it before a clause beginning with que, 
in which case it often must be omitted in translating : " Estoy 
seguro de ello,^^ / am sure of it; " Estoy seguro de que vendrá," 
/ am sure of the fact that he will come, or / am sure that he will come. 

7. todo lo ocurrido : all that which had happened. The neuter 
article before an adjective, past participle, or adverb expresses 
the abstract quality of such words : " lo necesario," thai which is 
necessary; " lo curioso del asunto," the curious part of the matter; 
" lo concreto," the concreteness. 

18. hubieron . . . 3rugo: were obliged one after the other to 
come under their yoke; see note to 2, 12. 

21. de regalo: as a present. 

26. deseáis. Just as our writers of stories of past ages are apt 
to put thee, thou, and ye in the mouths of their characters, so 
Spanish writers of similar stories use special forms : vos + second 
plural to address one person ; vosotros + second plural to address 
more than one. 

2,2. por . . . gente : on account of being very few people; i.e., 
because it was a very small band. The infinitive preceded by por 
is often equivalent in English to a clause introduced by because. 

6, 14. tenerse : see note to 4, 13. 

7,4. Poco . . . 'p^xúáos: shortly after their departure. See note 
to 2, 6. The past participle used absolutely may be preceded by a 
preposition. 

II. al extremo . . . proceso: to the point of one having com- 
manded to bring suit to him; i.e., to such an extent that an order 
had been given to bring suit against him. Le is the indirect object 
oi formar proceso. For se, see note to 4, 13. 

19. el 1* = el primero, the small representing the last letter 
of the word. 



202 NOTES 

8, 2. divisarse : see note to 4, 13. 

3. manda ... a su tropa : he immediakly commands his escort 
to halt. See note to 2, i. 

17. se mirase . . . mundo: see note to 4, 13. 

9, 21. al empezar la tarde: at the beginning of evening. See 
note to 2, 19. 

10, 4. por ... día : because that was his feast-day. See note 
to s, 32. 

24. por bien o por mal : for good or for iU. 

11, 12. que . . . capitanes: which, he ordered his captains to 
make. See note to 2, i. 

23. se le mandó formar causa: one ordered to make a trial to 
him; i.e., the order was given to try him. See note to 2, 18. 

12, 8. a pesar ... el Rey : in spue of (the fact that) the king 
had ordered. In Spanish an infinitive depending on a preposition 
may have a subject expressed, as in this sentence the word Rey. 
Such constructions are to be translated by a clause in English. 

12, de alcalde : see note to 5, 21. 
17. lo necesario : see note to 5, 7. 
20. por donde = por la cual. 

13, 17. se le hacían : see note to 2, 18. 

30. por cierto que: the que should not be translated. This 
superfluous que occurs after a number of asseverative expressions, 
which must be learned by practice. 

14, 24. A no haber partido : if the fleet had not already left. 
An infinitive used with the preposition a or ¿e is often to be trans- 
lated by a clause of condition. 

28. se le previno : see note to 4, 13. 

30. lo mucho que : how mtcch. See note to 5, 7. 

15, 7. de que : see note to 5, 3. 

25. se dejó convencer: he allowed himself to be convinced. 
See note to 5, 2. 

28. dejarlo : do not translate lo. See note to 2, 23. 

16, 8. se había comido : see note to 2, 18. 

10. se los llevó una avenida : a flood carried them away from 
him. Se = le. Whenever the pronoun le or les would immediately 
precede another pronoun beginning with /, se is substituted for 
the sake of euphony. 



NOTES 263 



17, 14. mandó ejecutar : see note to 5, 2. 

17. cuyo cargo : see note to 3, 25. 

24. como lo había sido : see note to 2, 23. 

18, 6. se le vi6 : see note to 4, 13. 



II 



22,3. iba llegando: was going arriving; i.e, y was coming. See 
note to 2, 12. 

23, 29. Recogióse . . . vajilla : see notes to 2, 16 and 2, 18. 

26, 7. se dejaron tomar : see note to 5, 2. 

8. mansamente : see note to 2, 2. 

9. se : see note to 2, 20. 

13. se les cortaran las manos : the hands should cid themselves 
oj^ for them; i.e., their hands should be cut off. For les, see note to 

26,5. 

19. hacer recoger : see note to 5, 2. 

21. se despidió a los indios : see note to 4, 13. 

26, 5. no se les fuese de las manos : should not escape from the 
hands for them; i.e., should not escape from their hands. The definite 
article is often substituted for the possessive adjective where a 
part of the body or an article of clothing is mentioned. In this 
sentence, as in many such cases, the possessor is expressed by a 
dative of interest. . 

14. antes de . . . el rescate: before the ransom should be 
complete. See note to 12, 8. 

15. de que : see note to 5, 3. 

21. tendría Pizarro intención: did perchance Pizarro intend? 
or was it likely that Pizarro intended? The conditional tense may 
be used to express conjecture concerning a past action. 

27, 15. no les sucedería. The pronoun les is here not to be 
translated as it merely repeats a los españoles. This duplication 
of an object, direct or indirect, is very common in Spanish. 

19. hacer palpar a los extranjeros : make the strangers fed. 
See note to 2, i. 

28, 5. iban : see note to 2, 12. 

14. lo había mandado retener : see note to 5, 2. 

22. se le comunicó : see note to 4, 13. 



204 NOTES 

29, 12. vos : see note to 5, 26. 
27. no se pudo : see note to 4, 13. 

30, 4. de único dueño: see note to 5, 21. 
12. lo mandaba sacrificar : see note to 5, 2. 

14. habían oído hablar a los indios: had heard the Indians 
speak. See note to 2, i. 

15. le: not to be translated. See note to 27, 15. 

19. se la mandó . . . sacerdote. For the construction of 
echar ^ see note to 5, 2. Al sacerdote is a dative of interest denot- 
ing possession. See note to 26, 5. Se { = le, see note to 16, 10) 
is not to be translated, merely anticipating sacerdote. See note 
to 27, 15. Translate: he commanded it to be cast on the neck for 
the priest; i.e., he commanded it to be cast around the priest's neck. 

23. le mandó preguntar : see note to 5, 2. 

32, 4. mandó colocar : see note to 5, 2. 
12. sus mismos soldados : see note to 3, 17. 

14. procuró traerse al general indio: he sought to attract (to 
himself) the Indian general. Se is the indirect object. 

31, que se la dio: for se see note to 16, 10; for la see note 
to 27, 15. 

32, se los abrazó: se { — le, see note to 16, 10) is a dative of 
interest referring to Atahuallpa. See note to 2, 20. 

33, 13. por exigirlo : see notes to 5, 32 and 2, 23. 

34,13. a Almagro desasosegaba el no poder conocer: the 

infinitive el no poder is the subject of the verb ; the not being able 
to know disquieted Almagro; i.e., Almagr<i was disquieted by his 
inability to ascertain, etc. 

23. quien : one who. 

36, 2. les : see note to 27, 15. 

5. se estaba acumulando : see notes to 2, 12 and 2, 18. 

15. se iba amontonando: see notes to 2, 12 and 2, 18. 
17. Al Inca se le trataba : see notes to 4, 13 and 27, 15. 

36, 12. estará: must be. The simple future or the future 
perfect tense is frequently used to express conjecture or probability. 

37, 2. le mandó dar : see note to 5, 2. 

38, 8. se le muriera : for le see note to 2, 20. 

24. se lo condenara : see note to 4, 13. 
32. de que : see note to 5, 3. 

39, 25. Vos : see note to 5, 26. 



NOTES 265 

41, 6. se le adjudicó : see notes to 4, 13 and 27, 15. 

10. adjudicársele : for se see note to 4, 13 ; for le see note to 

27, 15- 

25. prisiones : the plural of prisión usually means fetters y but 

here it seems to mean the confines of his prison. 

26. repartirse ... el tesoro : see note to 2, 18. 

43, 19. se iba acercando: see notes to 2, 12 and 2, 18. 

25. como le dijeran. The forms -ara and -era are sometimes 
found where the best usage would require a simple past indicative. 
29. una como lanza : a sort of spear, 
31. notaran: see note to 43, 25. 

44, 5. hacerle reflexiones para que, etc. : to make reflections 
to him in order that, etc. ; i.e., to culduce or suggest to him reasons 
why, etc. 

10. por ser: see note to 5, 32. 

14. hacía colectar : see note to 5, 2. 

45, 8. a todos los españoles : indirect object of pedía. See 
note to 2, I. Translate : asked all the Spaniards to read. 

23. de que : see note to 5, 3. 

46, 23. mandaba hacer : see note to 5, 2. 

47, 3. podrá dar : may give, dará (line 4) : can give. See note to 
36, 12. 

11. se le pasó : see notes to 4, 13 and 27, 15. 

48, 18. Llenóse : see note to 2, 16. 

49, 4. se le mandó : they commanded him. See note to 4, 13. 
7. sus mismos enemigos : see note to 3, 17. 

50, 7. el Credo : the Creed (an ancient, brief, and comprehensive 
summary of the fundamental doctrine of the Roman Catholic 
Church). Credo is the first word in the Latin version. 

21. el santo Sacrificio : i.e., the Holy Sacrifice of the Mass. 

Ill 

56, 18. lo ocurrido : see note to 5, 7. 

57, 3. desanimar : see note to 5, 2. 
Footnote i. por no tener : see note to 5, 32. 

58, 9. pasar. This infinitive should be construed as dependent 
on the idea of the preceding words : no hay más qtie pasar, etc. 



266 NOTES 

13. tanto insurgente : this is an example of the collective use 
of tanto in the singular and is equivalent to tantos insurgentes; as 
many (as are) rebels; i.e., every rebel. 

15. acabar: depends on Üie idea contained in the preceding 
words : se puede acabar y etc. 

69, 12. por ser: on account of being; i.e., because they are. 
See note to 5, ^2. 

60, 14. se les haría marchar : see notes to 4, 13 and 27, 15. 

61, I. venía . . . diciembre: for venía see note to 2, 12. 
With time expressions introduced by desde, the present indicative 
expresses the time during which the action /kw been going on ; the 
imperfect, the time dming which the action had been going on. 
Translate: he had been serving the government since the end of 
December. 

7. haber éste : éste is the subject of haber. See note to 12, 8. 

14. incondicionalmente : see note to 2, 2. 

22. Hecho lo cual : when this thing had been dons. See note to 
2, 6. 

62, I. se le atribuye : for se see note to 4, 13 ; f or fe see note 
to 27, 15. 

II. amenazara: he had threatened; an archaic pluperfect 
indicative, although similar in form to an imperfect subjunctive. 

64, 18. desencadenara : see preceding note. 

66, 24. rotas las negociaciones : see note to 2, 6, 

66, 17. Cuéntase : see note to 2, 16. 

67, 18. en que : see note to 5, 3. 

68, 2. para oprobio : see note to 2, 9. 

6. Al ocupar Bolívar : upon Bolívares occupying. See note to 
2, 19. 

8. mandó prender : see note to 5, 2. 
24. túvose: see note to 2, 16. 

26. de que : see note to 5, 3. 

69, 19. lo será : for lo see note to 2, 23. 

24. S. E. : abbreviation for Su Excelencia, referring to Bolivar. 

70, 17. descubierto el plan: see note to 2, 6. 

71, Footnote 4. Perdido el parque : the ammunition depot lost; 
i.e., if the ammunition depot were lost. See note to 2, 6. 

Footnote 4. ordenó ... se pusiera : supply que. 



NOTES 267 

72, 18. lo más recio : the fiercest part; see note to 5, 7. 

74, 22. el que: introduces a clause which is the subject of 
conviene. 

23. de que : see note to 5, 3. 

29. bien entendido que : it being understood that. See note to 
2, 6. 

75, 5. lo: see note to 27, 15. 

13. de que vivir : on which to live. 

19. habrán perecido: there have probably perished. See note 
to 36, 12. 

20. muy raro español : very rare Spaniard; i.e., very few Span- 
iards. 

76, 4. el despertar: the awakening. For the infinitive used as 
a noun see note to 5, i. 

20. la: see note to 27, 15. 

77, II. no encuentran que comer: i.e., no encuentran (nada) 
que {pííedan) comer. 

12. al acercarse nuestras tropas : at the approach of our troops. 
Tropas is the subject of the infinitive. See note to 2, 19. 

24. viacrucis : Way of the Cross, a series of paintings or statues 
portraying the successive acts of Christ's ascent of Calvary. 
Here the word is used figuratively in the sense of painful progress. 

78, 7. de jardinero : see note to 5, 21. 

79, 3. las hay : there are some. 

7. ¡ Quién fuera tan dichosa que respirara el aire libre . . . ! 

Who would be so lucky that she breathed the free air . . . i.e., Would 
I had the good fortune to be breathing the free air ... I 
10. lo primero : see note to 5, 7. 

IV 

86, 12. por ser más ancho su alcance : on account of being wider 
its scope; i.e., in that its scope was wider. 

25. a los patriotas : a dative of interest. Translate : from the 
patriots. 

87, I. Exceptúanse : see notes to 2, 18 and 2, 16. 

3. se manda distribuir : is ordered to be distributed. See note to 

S> 2. 
5. a propuesta de : see note to 2, 9. 

8. les : see note to 27, 15. 



268 NOTES 

88, 7. Mandó formar: see note to 5, 2. 

10. pudiese : like estuviese (line 9) is introduced by mientras. 
23. por mitad infantes y jinetes: i.e., half infantry and half 

cavalry. 
Footnote i. el no hacerlo : see note to 5, i. 

89, 2. venía guerrilleando : see note to 2, 12. 

4. El mismo Páez : see note to 3, 17. 

5. se hallaba : the subject understood is Bolivar. 

6. de que : see note to 5, 3. 

9. no se me facultó : see note to 4, 13. 

90, 16. medirla : la refers to bravura. 

17. venían de vencer: came from conquering; i.e., had just 
conquered. 

22. le : a dative of interest. See note to 2, 20. 

23. lo mejor : see note to 5, 7. 

27. quitándoles de la mano : taking out of their hands. See 
note to 26, 5. 

91, 9. en que : see note to 5, 3. 

16. patriecita : a diminutive form of patria, conveying an idea 
of irony. Translate : nice little fatherland. 

18. de ser él . . . quien tomase : of being he and no other who 
should take; i.e., of being the only one to take. 

92, 30. las más : supply veces. 

93, 8. dándole : for le see note to 27, 15. 

94, I. residía: see note to 61, i. 

5. demostrarle : for le see note to 27, 15. 

11. por la circtmstancia . . . bastante fuerte: by the very 
circumstance of the Liberator's feeling strong enough; i.e., by the 
very circumstance that the Liberator felt strong enough. See note to 
12, 8. 

12. fuera: see note to 62, 11. 

24. 1® : see note to 7, 19. 

96, 25. mandó ejecutar : see note to 5, 2. 

96, 13. Efectuáronse : see note to 2, 16. 

23. Lo que = which, subject of determinó and refers to the 
preceding sentence. 

97, I. someterla: la refers to la república. 

13. está combatiendo : see note to 2, 12. 



NOTES 269 

98, 2. insinuara: see note to 62, 11. 

13. venía diciendo: had been saying. See notes to 2, 12 and 
61, I. 

99, 15. a que : see note to 5, 3. 

20. valga la verdad : let the trtUh prevail; i.e., to tell the truth. 

25. déjanse perseguir: see note to 5, 2. 

28. al cerrar la noche : as night closed in. See note to 2, 19. 

100, 23. patriecita: see note to 91, 16. 
102, 5. del 1® : see note to 7, 19. 

V 

107, 17. el atravesar: see note to 5, i. 
18. al divisar : see note to 2, 19. 

22. 33® de latitud = ^^ grados de latitud. 

Footnote, bien distribuido . . . musculatura : weU distributed 
in his limbs y bound together by, etc. ; i.e., his limbs well proportioned 
and bound together by, etc. 

Footnote, poblada : peopled with; i.e. , abundantly supplied with. 

108, 29. marcando : islas and archipiélagos form the subject ; 
naufragio is the object. 

109, I. que : supply los; i.e., those which. 
5. las : i.e., las provincias. 

10. obstrúyense : see note to 2, 16. 

110, 13. tenia: in the singular, because of the single idea con- 
tained in the words el general y el ejército, 

24. del paso mismo : see note to 3, 17. 

111, 18. proponíase : see note to 2, 16. 

26. cultivaba: see note to 61, i. 

112, II. haciéndose preceder: causing himself to be preceded 
by; i.e., sending before him. See note to 5, 2. 

26. en señal de : as a mark of. See note to 2, 9. 
28. los guerreros : subject of lanzando, 
31. golpeándose la boca: see note to 26, 5. 

113, 14. en manos de : see note to 2, 9. 

26. hasta inmediaciones de : see note to 2, 9. 

114, 7. moviéndolas en el vacío : moving them in empty space; 
i.e., blindly hither and thither. 

24. el que : i.e., el plan que. 



270 NOTES 

116, 13. traia desasosegado : was bringing disturbed; i.e., was 
keeping disturbed, 

24. al ponerse . . . campaña : as soon as they themselves should 
take the field. See note to 2, 19. 

116, 5. pagando con su persona: paying with his person; i.e., 
not sparing his own person, 

13. al obligar: see note to 2, 19. 

17. con horas de diferencia: with (only a few) hours of difer- 
ence; i.e., to within a few hours, 

24. lo ordenaba todo: do not translate lo. The accusative 
pronoun todo always requires lo (generally not to be translated) 
with the verb. 

27. ni lo mismo que : nor the very thing which; i.e., not even what, 

117, 20. de rastras : depends on proveyóse. 

24. todo lo : do not translate lo See note to 116, 24. 

118, 5. trasportar : see note to 5, 2. 

11. el gobierno: s\}b]tct oi supliendo, 

12. hasta completarse la cantidad: urUü the quantity should 
be complete. See note to 12, 8. 

17. los mismos soldados : see note to 3, 17. 
29. recoger : see note to 5, 2. 

119, 2. dar: see note to 5, 2. 

4. lo : see note to 2, 27^, 

II. Al pedirlos: see note to 2, 19. 

120, I . acordada ya la expedición : now that the expedition was 
agreed on. See note to 2, 6. 

2. es llegado : a present used instead of the future for the sake 
of vividness. 

5. no viniendo : if they do not come, 

17. encargando . . . llevase: supply que, 
27. por desconocerla: see note to 5, 32. 
Footnote, de ancho : of broad; i.e., in breadth. 

121, 18. el mismo San Martin : see note to 3, 17. 

20. poderse transportar : for se see note to 2, 18. 

21. venciéronse: see note to 2, 16. 

122, 14. vamos tirando hasta la tremenda: we go tending 

towards the tremendous ; i.e., we are going straight into the tremendous, 

16. estamos en capilla : we are in chapel (pldice where condemned 

criminals spend the night prior to execution) ; i.e., we are on the 

eve of. 



NOTES 271 

17. puede calctilarse : see note to 4, 13. 

19. todo . . . proveerlo: do not translate lo. See note to 
116, 24. 

21. todo, y todo: everything, yes everything, 

22. en todo enero : in all January; i.e., within the month of 
January, 

25. de vida o muerte : of life or death; i.e., either dead or alive, 
28. lo calculado : see note to 5, 7. 

124, 9. con 700 plazas : with 700 enlistments; i.e., men, 
II. cañones ... de a 6 (ptilgadas) : guns of at six inches; 
i.e., six-inch guns. 

126, 9. las volantes : supply columnas. 
13. de manos de : see note to 2, 9. 

20. con San Martin : depends on comunicarse. 

21. por el de Los Patos: supply camino (Une 16). 

22. a distancia de 67 kilómetros : see note to 2, 9. 
27. lo : see note to 2, 23. 

127, 3. patriotismo : subject of promete. 

16. Al contar: see note to 2, 19. 

128, 4. Listo todo : see note to 2, 6. 

17. la: see note to 27, 15. 

21. Se celará no se divulgue : supply que after cdará. 

129, 3. lo concreto : the concreteness. See note to 5, 7. 
27. notar: see note to 5, 2. 

32. 33° de latitud = ^^ grados de latitud. 

130, 4. hasta unirse : see note to 4, 6. 

131, II. en encontrarse con el enemigo por el frente: to meet 
the enemy by the front; i.e., to make a frontal attack on the enemy. 

20. operándose : the subject is reconcentración. 

132, 6. debiendo . . . llevar : legión is the subject of debiendo, 
upon which depends llevar. La, the object of acompañaba, refers 
to expedición (line i). 

15. haciéndole: subject is Ce¿a/Zí?^. 

133, 6. regularmente has two meanings : according to rule, 
and fairly well. The second meaning applies here. 

7. hacer entender al enemigo : to make the enemy understand; 
i.e., to give the enemy reason to think. See note to 2, i. 
9. a cuyo efecto : for which purpose. See note to 3, 25. 



272 NOTES 

134, 2. por delante: i.e., in front of him. 

26. previniéndole: has the same subject as entregándole (line 
9) ; i.e., San Martin, 

28. a cuyo efecto : see note to 133, 9. 

136, 15. la: see note to 27, 15. 

20. a distancia de : see note to 2, 9. 

136, 6. a cuyo efecto : see note to 133, 9. 
8. proveíase : see notes to 2, 18 and 2, 16. 

137, 7. como consecuencia : see note to 2, 9. 
15. de que : see note to 5, 3. 

19. lo : see note to 2, 23. 

31. plazas : see note to 124, 9. 

138, 2. hasta obligarlo: until forcing him; i.e., until he was 
forced. 

10. apercibido de que : see notes to 2, 6 and 5, 3. 

18. Si . . . las dos columnas no desembocaban ... la com- 
binación estaba malograda: if the two columns didn't come out 
. . . the combination was a failure. 

139, 5. lo : see note to 2, 23. 

7. por ser : because it was. See note to 5, 32. 

11. a la chilena : after the fashion of the Chileans. 

24. a la división: subject of hacer. See note to 2, i. 

27. 6° cent. = 6 grados centigrado. 

140, 13. tomada : like atacada (line 10) depends on fué. 

17. el 1® : see note to 7, 19. 

18. ordenándole demorase : supply que. 

142, 6. perdida la comtmicación : see note to 2, 6. 

17. Va a verse : see note to 4, 13. 

24. ordenando . . . forzara : supply qtie. 

143,12. fuerza: suh]ect oí justifícela. 

28. a toque de a degüello de los clarines: with the blast of to 

throat-cutting of the trumpets; i.e., with the trumpets sounding the 

charge. 

145, II. cuando medito . . . tantas familias: when I meditate 
on the mutual eagerness of so many families to embrace each other. 

18. de nuestro juicio: of our judgment; i.e., in our province* 

20. al presentarse : see note to 2, 19. 
28. los míos: i.e., sentimientos (line 24). 






NOTES 273 

146, 9. cortado: modifies camino (line 7). 

10. lo fragoso : see note to 5, 7. 

11. lo: see note to 2, 23. 

147,12. la rapidez posible : the greatest possible rapidity, 
22. militar y científicamente. When two or more adverbs, 
modifying the same word, occur in succession, only the last re- 
ceives the termination -mente^ the others having the same feminine 
ending as if -mente were to be added. 

148, 8. hacer salir a la América : see note to 2, i. 

149, 7. vese : see note to 2, 16. 
160, I. quien: the one who, 

VI 

160, 13. plazas : see note to 124, 9. 

161, 23. le: repeats qiie. See note to 27, 15. 
Footnote 2. por saber: see note to 5, 32. 

162, 5. mando saludarle : see note to 5, 2. 

22. presente el que : he being present who; i.e., in the presence 
of him who. 

164, 5. fué asumiendo : see note to 2, 12. 
16. lo convenido : see note to 5, 7. 

23. encargaba . . . escribiese: supply gwe. 

166, 3. determinarse : see note to 4, 13. 

167, 6. dejarse . . . abatir : see note to 5, 2. 

168, 9. ordenó trajese : supply qtie, 

169,8. decidí dose: depends on Aw^ie^e; i.e,jse hubiese decidido, 
A pronoun is never added to a past participle except when, as here, 
the auxiliary is understood after having been previously expressed. 

18. por estar: see note to 5, 32. 

170, 21. de ir él: if he went; see note to 14, 24. 

172, 10. de que : do not translate de. See note to 5, 3. 

VII 

177, 23. contaba con los medios: counted with the means; 
i.e., had the means, 

25. tenia: hacia ^ like desde (see note to 61, i), requires the 
Spanish imperfect instead of the English pluperfect in expressions 
of time. Translate : which for a time he had had in his head, 

T 



274 NOTES 

178, i8. lo: see note to 2, 23. 

22. que : need not be translated. See note to 13, 30. 

24. tenia : the imperfect tense instead of the conditional for 
the sake of vividness. 

179, 9. lo : see note to 2, 23. 
26. lo: see note to 27, 15. 

180, 21. con las relaciones : with the relations; i.e., together with 
all those things which have to do with, 

28. serlo : see note to 2, 23. 
31. de que : see note to 5, 3. 

182, 27. lo primero : see note to 5, 7. 

183, 13. que : do not translate. See note to 13, 30. 
19. todo lo : see note to 116, 24. 

184, 4. al mismo O'Higgins : see note to 3, 17. 

186, Footnote, el comparar: see note to 5, i. 
Footnote, en su medida: in their measure; i,e,, each in his own 

way. 

VIII 

187, 3. lenta: see note to 147, 22. 

188, 10. llevaba publicados : he carried published; i.e.y he hoi 

published, 

15. veíase : see notes to 2, 16 and 4, 13. 

25. escuchándose : the subject is gritos. 
Footnote i. por ser: see note to 5, 32. 

189, 5. sobre su máquina : upon her engine; i.e., wUh steam up. 
9. £1 grueso . . . irresistible: the squadron was making a 

powerful, almost irresistible , course; i.e., the powerful^ almost irre- 
sistible, squadron was steaming towards. 

19. sea . . . sea : be it . . . be it; i.e., whether it was , , , or. 

190, 13. Yo acá quedo . . . por momentos: / remain here in 

good health, thanks be to God, expecting only by moments; i.e., every 
moment. 

28. Serán: can they be. See note to 36, 12. 

191, 2. con cierto sobresalto: see note to 2, 9. 
4. corriese : supply que. 

21. de que : see note to 5, 3. 
24. disparar : see note to 5, 2. 



NOTES 275 

192, 6. Venia: see note to 2, 12. 

11. en ésta: i.e., vez, 

12. dos millas: i.e., por hora. 

21. No perturbaba ... ni un soplo de viento: the subject is 
soplo: i.e., not even a breath of wind ruffled the surface of the sea^ 
lead-colored like the reflections of the dawn. 

27. humos: SAJÍb]ect oi adelantándose. 

193, I. que ... no: translate qu^ no as lest. 

2. haciendo : subject is barcos; i.e., by directing their course. 
6. del : i.e., del puerto. 

8. aquélla: i.e., división (line 4). 

15. de haber sido abandonadas, etc.: the subject is naves. 
See note to 12, 8. 

22. quedaron: remained; i.e., were. 
25. aquél: i.e., el Huáscar. 

194, 8. presa de codicia : prize of cupidity; i.e., much-desired 
prize. 

9. bandera : see note to 2, 9. 

15. corral de buitres: this expression evidently from the con- 
text means a corral of defenseless creatures. In the smaller 
South American towns vultures are very common as scavengers. 

20. poner : see note to 5, 2. 

21. si alguna : i.e., si había alguna: if there were any hope at all. 

196, I. en que : see note to 5, 3. 
20. isla : subject of forma and sírvele. 

196, II. lo sublime : see note to 5, 7. 

13. colocara: see note to 62, 11. 

16. guardar sus fondos : keep his own depth; i.e., keep in shoal 
water. 

23. sin cuidarse . . . comandante: see note to 12, 8. 

25. cualquiera ... el suyo: any other heart which was not 
his; i.e., any other heart but his. 

28. que . . . calados : which she carried housed. 
31. palo de este nombre : i.e., palo de mesana. 

197, 14. encima : on (us) ; i.e., " on our backs.** 

2^. Seguir mis aguas : follow my waters; i.e., follow in my wake. 
For guardar sus fondos see note to 196, 16. These infinitives have 
the force of imperatives. 

27. del aula: of the lecture-hall ; i.e. y of school-days. 



276 NOTES 

198, 10. disparo de a 300 : shot of at 300 (pounds) ; i.e., 300- 
pound shot, 

13. al rebotar : see note to 2, 19. 

29. seguir sus aguas: see note to 197, 23. 

199, 7. carnicera fosa : see note to 2, 9. 

26. de invisible tramoyista : see note to 2, 9. 

200, 25. en here, as often, means on. 

201, 22. disparos de a 300 libras: shots of at 300 pounds; i.e., 
^00-pound shots, 

202, 3. la rara . . . chileno : the rare obstinacy in defending 
herself of the Chilean boat; i.e., the rare tenacity of the Chilean boat 
in defending herself, 

7. por elevación : by elevation; i.e., straight up in the air, 

20. quedaron encerrados: remained surrounded; i.e., were 
surrounded, 

22. piezas de a nueve : pieces of al nine; i.e., nine-pounders, 

203, 26. Iban yá corridas : were going already elapsed; i.e., had 
already elapsed, 

204, 6. fuera . . . fuera : were it . , , were it; i.e., either , , . or. 

23. duraba: see note to 61, i. 

25. despertaran: see note to 62, 11. 

206, 7. sin salida : without issue; i.e., without possibility of 
escape, 

17. desapasionada: see note to 147, 22. 

21. Para lo que . . . era: what he had taken measures for , was 
etc. 

23. paso lentamente : pace slowly; i.e., at a slow pace, 

30. a toca-penoles : at touch yard-arms; i.e., with the two bocUs 
so near that the yard-arms were almost tou¿hing, 

207, 14. quedaron : remained; i.e., were. 

15. hay quienes afirman: there are {those) who affirm, 

16. sino tronchándole los dedos : except culling of for him the 
fingers; i.e., unless they cut of his fingers, 

20. se lo había tragado: se is a reflexive dative of interest. 
See note to 2, 20. 

26. por esclarecer : for clearing up; i.e., to be cleared up. 

208, 13. lo : see note to 2, 23. 

209, 13. llevamos narrado: we carry narrated; i.e., we have 
narrated. 



NOTES 277 

210, 2. había pasado a ser : had passed to be; i.e., had come to be, 

19. Nadie caía herido : i.e., nobody fell merely wounded; no- 
body fell until horribly mutilated, 

26. que no se sabía de quiénes eran : which one did not know 
of whom they were; i.e., and no one knew whose they were, 

211, 12. por cumplirse: for accomplishing; i.e., to be accom- 
plished. 

20. Distinta . . . pasión: see note to 2, 9. 

212, 5. viera: see note to 62, 11. 

19. estamos fregados: we are scrubbed; as we might say 
" we are cleaned up" 

213, 5. matáronlos: los refers to los (page 212, line 29). 

28. habría parecido: would have seemed; i.e., might seem to 
have been. See note to 26, 21. 

29. duraba: was lasting; i.e., had lasted. The principle of 
the note to 61, i applies here. 

214, 26. Al retirarse : see note to 2, 19. 

27. traidora bomba : see note to 2, 9. 

215, II. niños: translsite fellows, 

216, 4. hiciera: see note to 62, 11. 

9. que : do not translate ; see note to 13, 30. 

217, 13. su primer vendaje : their first (i.e., temporary) band- 
aging, 

22. servicio de depósito para las bajas : service of the depository 
for the wounded; i.e., first-aid service, 

219. Footnote, abandonara : see note to 43, 25. 

IX 

227, 16. en boca de : see note to 2, 9. 

17. habréis: for the tense see note to 36, 12. This article 
was delivered as a lecture ; notice throughout this chapter the use 
of the second person plural, the regular form for public address. 

18. taparos los oídos : see note to 26, 5. 

21. estarán: see note to 36, 12. 

2,Z' servirle a quien: for le see note to 27, 15. Translate 
quien by any one who, 

228, 21. dicho sea de paso: this, of course, refers to what 
follows. 



278 NOTES 

229, II. colocara: see note to 62, 11. 

230, 16. brillara: see note to 62, 11. 

231, 3. aun no coronada la obra : not yet completed the work; 
i.e., even before the work had been completed, 

5. ni se adormecía sobre sus coronas : nor did he rest on his 
laurels, 

20. fueran: see note to 62, 11. 

232, 6. por vía . . . examinar: a rather careless and familiar 
manner of expression. Translate : by way of taking a trip or by 
way of examining, etc. 

10. en alcance de : in overtaking of; i.e., to catch up with. In 
those days, of course, mail was carried by horses. 

18. en que : see note to 5, 3. 

233, 5. que las diese : las refers to seguridades. 

6. en que : see note to 5, 3. 

13. dejamos ganar de mano: to let ourselves be got ahead of; 
i.e., to let any one get ahead of us. See note to 5, 2. 

26. les: see note to 27, 15. 

236, 13. I Qué clavo, etc. . . . ! Clavo alludes to the nails 
driven into the hands and feet of Christ. Translate: What a 
heavy cross they laid upon him I 

14. padres conscriptos: this is a translation of the Latin 
phrase patres conscripti and means senators or law-makers. 

236, 20. menos de : except of; i.e., eoocept of being. 

238, 12. usara: see note to 62, 11. 

19. lo moderado : see note to 5, 7. 

239, 6. plana mayor : staf; i.e., officials. 

241, 10. el haber sido escogido nuestro territorio : the fact thai 

our territory was chosen. See note to 5, i. 

19. 2^^ = vigésimo sexto; b(P = quincuagésimo; B5^ = sexa- 
gésimo quinto. 

29. Vencíase: expired. It would have been clearer if the 
author had said : había de vencerse. 

242, 2. faltaba ... por construir: was lacking for building; 

i.e., remained to be built. * 

243, 19. hicieron . . . vallado : means literally that they 
caused to be excavated a large stockade {vallado). Although the 



NOTES 279 

exact nature of the operation is not clear from the text, it is evident 
that it resulted in joining the waters of the two streams. 

244, Footnote 4. queda dicho: remains said; i.e., has been 
said, 

246, 10. proceso de soborno : trial of bribery; i.e., trial replete 
with accusations of bribery. 

Footnote i. física y mentahnente : see note to 147, 22. 

246, 22. no obstante el tener: notwithstanding the fact that one 
has. See note 5, i. 

247, 16. apoyara: see note to 62, 11. 

17. ima buena entrada: a fine receipt; i.e., a handsome con- 
tribidion. 

20. habrán: see note to 36, 12. 

248, 8. en que : depends on se conviene. See note to 5, 3. 
15. habréis: see note to 36, 12. 

249, 4. ha ido dando sus pasos : has gone on taking his steps. 
See note to 2, 12. 

6. ahora años : now years; i.e., years ago, 

13. sino que ni siquiera inferior: btU not even inferior; i.e. 
none at all. 

17. estaréis: see note to 36, 12. 

250, 8. lo : do not translate. See note to 2, 23. 

1 1 . que : is often used elliptically at the beginning of a sentence. 
Generally, as here, it merely makes the thought more emphatic, 
and cannot be translated. The sentence in the text will be clearer 
if translated as a question : Is that Government going to, etc. ? 

14. obra de romanos: this phrase is commonly employed in 
Spanish to mean a difficidt or stupendous accomplishment. The 
author substitutes the term obra de yanquis as a tribute to American 
enterprise. 

22. pensaran: see note to 62, 11. 

261, 7. que no las suyas: than theirs; no is spmetimes used 
superfluously after qu^ in the second part of a comparison. 

252, I. chauvinisme : this is a French word and means ab- 
surdly exaggerated patriotism. 

Footnote, lo perdieron todo : do not translate lo. See note to 
116, 24. 



VOCABULARY 

Nota. — All nouns ending in -o (unaccented) are masculine ; those ending 
in -a (unaccented), -dad, -tad, -tud, -i6n, -umbre, and -ie are feminine. 
The gender of other nouns is marked. It is expected that the student will 
be familiar with the forms of radical changing and irregular verbs and with 
the feminine form of adjectives. 

LIST OF ABBREVIATIONS 



(idj, adjective 

adv. adverb 

conj, conjunction 

/. feminine 

impers. impersonal 

interr, interrogative 

irr. irregular 

A 

a, on, at, to, for, in, by; al {before 
an infinitive), on, upon, in. 

a. de J. C. = antes de Jesucristo, 
before Christ; B.C. 

abajo, below, beneath, down; 
de — arriba, from head to foot. 

abandonar, to forsake, abandon. 

abarcar, to comprise, include. 

abatimiento, depression, low spirits. 

abatir, to overthrow, humble, dis- 
courage, depress. 

abdicación, abdication. 

abierto, see abrir. 

abigarrado, motley, variegated. 

abismo, abyss, gulf. 

ablandar, to soften, melt. 

abnegación, self-denial. 



m. masculine 

pi. plural 

prep, preposition 

pron. pronoim 

f . ch, radical changing 

re/, relative 



abnegado, self-denying. 
abogado, lawyer, counsellor. 
abonar, to credit, guarantee, pay. 
abordaje, m., boarding (a ship), 
abordar, to board (a ship), 
abrasar, to burn. 

abrazar, to embrace, clasp, include, 
abrigar, to shelter, lodge, nourish. 
abrigo, shelter, protection, harbor, 
abril, nt.y April. 
abrir, to open, uncover, rend, 
abrumar, to crush, overwhelm, 

weary, oppress. 
absolución, pardon, 
absoluto, absolute. 
abstener, irr., to abstain, 
absurdo, absurd, senseless. 
abundancia, abundance, plenty. 



281 



282 



VOCABULARY 



abundante, abundant, plentiful, 

ample, rich, luxuriant. 
aburrir, to annoy, weary, bore. 
acá, here. 

acabado, perfect, complete. 
acabar,, to finish, end ; — de, to 

succeed in, to finish the act of, to 

have just ; — con, to put an end 

to, destroy. 
academia, academy, 
acampar, to encamp. 
acariciador, caressing. 
acaso, noun J chance, casualty ; por — , 

by chance; adv.j — , perhaps. 
acaudillar, to command, 
acceso, access. 
accesorio, accessory. 
accidente, m., accident, happening. 
acción, action, battle ; stock, share ; 

— de gracias, thanksgiving, vote 

of thanks. 
accionista, m., stockholder. 
aceleradamente, speedily. 
acelerar, to hasten, expedite, 
acémila, mule, beast of burden. 
acendrado, stainless, pure. 
acento, accent, 
acentuar, to accentuate. 
aceptación, acceptance. 
aceptar, to accept, receive. 
acerca, about, concerning; — de, 

with regard to. 
acercar, to draw near; — se, to 

approach. 
acero, steel; sword, blade. 
acertado, skilful, felicitous, suit- 
able, successful. 
acertar, r. ch. I, to hit the mark, to hit 

by chance, succeed; to execute (a 

manoBuvre); to have the good 

fortune to. 



acibarar, to embitter, 
acierto, skill, ability. 
aclamación, acclamation, 
aclamar, to applaud, 
aclarar, to make clear, 
acobardar, to daunt, frighten, 
acoger, to receive, protect, shelter; 

— se, to take refuge, 
acometer, to attack, assault; to 

undertake. 
acometida, attack, assault. 
acomodar, to adjust, arrange, 
acompañar, to accompany, escort, 
aconcagiiino, of the Aconcagua 

River, 
acongojarse, to be afflicted, vexed, 
aconsejar, to advise, counsel; — se, 

to take advice, 
acontecer, impers. irr.y to happen ; — 

con, to happen to. 
acontecimiento, event, occurrence, 
acopiar, to store up. 
acorazado, ironclad, armored ship. 
acordar, r. ch. I, to agree ; — se, to 

remember ; to assent. 
acorde, of the same mind, agreed, 
acorralar, to confine. 
acortar, to shorten, curtail, reduce, 
acosar, to harass. 
acostarse, r. ch. I, to lie down, 
acostumbrado, customary, usual, 
acostumbrar, to accustom, use; to 

be accustomed. 
acrecer, irr., to increase, advance, 
acreditar, to assure, verify, prove; 

to authorize, recommend. 
acreedor, deserving, 
acribillar, to pierce like a sieve, 

riddle. 
acta, act, record, certificate, decla- 
ration. 



VOCABULARY 



283 



actitud, attitude, position. 

activar, to hasten, rush, urge on. 

actividad, activity. 

activo, active, busy. 

acto, action, act, deed ; en el — , 
at once. 

actor, m.j actor, participant. 

actual, adj., actual, present; noun, 
m.y current month. 

actualidad, the time being, present. 

actuar, to act. 

acuático, aquatic. 

acuchillar, to stab, slash. 

acudir, to assist, attend, repair to; 
to support, hasten. 

acuerdo, resolution, recollection, 
accord, agreement ; ponerse 
de — , to reach an agreement ; 
estar de — , to agree. 

acumular, to accumulate, heap to- 
gether. 

acurrucarse, to crowd together. 

acusación, accusation, charge. 

acusar, to accuse, denounce. 

achupalla, kind of shrub. 

adalid, m., chief, commander. 

Adán, Adam. 

adaptable, adaptable. 

adaptar, to adapt. 

adecuado, adequate, suitable. 

adelantado, noun, governor of a 
province; adj., progressive, ad- 
vanced. 

adelantar, to progress, advance, 
send ahead; — se, to go ahead, 
outstrip. 

adelante, ahead, forward ; en — , 
henceforth, thenceforth ; más — , 
further on. 

adelgazar, to make thin, to narrow. 

ademán, m., gesture, attitude. 



además, moreover, likewise, further, 
besides ; — de, besides. 

adentros, m, pi., innermost 
thoughts. 

adherente, adherent, accessory. 

adhesión, attachment. 

adición, addition. 

adicto, addicted, attached. 

adiós, goodby. 

adjudicar, to award; — se, to 
appropriate. 

adjunto, inclosed. 

administración, administration, gov- 
ernment. 

administrador, m., administrator, 
manager. 

administrar, to administer. 

administrativo, administrative. 

admirable, admirable. 

admiración, admiration, wonder. 

admirado, amazed. 

admirador, m., admirer. 

admirar, to admire, marvel, con- 
template. 

admisible, admissible. 

admitir, to admit, permit, concede, 
accept. 

adonde, where. 

adonde, interr.y where. 

adoptar, to adopt. 

adoptivo, adoptive. 

adorar, to adore. 

adoratorio, temple of an idol. 

adormecer, irr., to put to sleep; 
— se, to fall asleep. 

adquirir, r. ch. I, to acquire, obtain, 
get. 

adquisición, acquisition. 

adscribir, to ascribe. 

aduana, custom-house. 

aducir, irr., to adduce, cite. 



284 



VOCABULARY 



adueñarse, to take possession, seize ; 
— en, to take possession of. 

adulación, flattery. 

advenimiento, arrival. 

adversario, adversary. 

adverso, adverse. 

advertir, r. ch. II y to take notice of, 
warn, observe. 

adyacencia, adjacency ; — s, vicinity. 

adyacente, adjacent. 

afabilidad, graciousness, courtesy. 

afable, courteous, civil. 

afán, m., solicitude, eagerness, 
anxiety. 

afear, to disfigure, condemn, cen- 
sure. 

afectar, to affect. 

afecto, noun, affection, fancy, inclina- 
tion; adj. y affectionate. 

afectuoso, affectionate. 

afición, fondness. 

aficionado, fond. 

afilado, sharp. 

afirmación, statement, assertion. 

afirmar, to secure, sustain, 
strengthen, assert. 

afirmativo, affirmative. 

afligir, to afflict, cause pain; — se, 
to grieve, lament. 

aflojar, to slacken, relent. 

afluente, w., tributary. 

afortunado, fortunate, lucky. 

afrentar, to insult, affront. 

afuera, outside ; mar — , out in the 
open sea, seaward. 

agarrar, to seize, lay hold of. 

agasajar, to receive kindly, entertain. 

agente, w., agent. 

ágil, agile, active, lively. 

agitación, agitation, excitement, dis- 
turbance. 



agitar, to disturb, agitate, ruffle, 

wave. 
aglomerar, to heap up. 
agolparse, to crowd, press. 
agonía, agony, torment, 
agonizante, dying. 
agonizar, to be in death's agony, 
agosto, August. 
agotar, to exhaust. 
agradable, agreeable. 
agradar, to please. 
agradecer, irr., to thank, 
agradecimiento, gratitude, 
agravar, to add to, intensify, 
agraviar, to offend, injure. 
agravio, offense, insult, injury, 
agredir, to attack, assaidt. 
agregar, to add, join, 
agresión, offense, attack, 
agresor, m.y aggressor, 
agriar, to sour, irritate. 
agricultura, agriculture, 
agrimensor, w., land surveyor, 
agrupación, group, cluster, 
agrupar, to cluster. 
agua, water. 

aguantarse, to lie to {of ships), 
aguardar, to wait for, expect, 
aguardiente, m., spirituous liquor, 

brandy, 
agudo, sharp, smart, acute, witty, 
aguerrido, inured to war, veteran, 
águila, eagle, 
agujero, hole, 
ahí, yonder ; por — , here and there ; 

de — , hence, 
ahogar, to choke, throttle, smother, 

drown. 
ahondar, to deepen, 
ahora, now; — bien, now then, 
ahorcar, to kill by hanging. 



VOCABULARY 



285 



aimará, m., Aimará (language of the 

Aimard Indians). 
aimarás, m. pL, the Aimará Indians, 
aire, w., air, appearance, aspect; 

por los — s, through the air. 
aisladamente, singly. 
aislar, to isolate. 
ajedrez, w., chess. 
ajeno, another's. 
ají, w., red pepper, 
ajo, garlic, 
ajustar, to regulate, settle, compose, 

fit. 
ajusticiar, to execute, put to death, 
al =a + el; al {before an infinitive), 

on, upon, in. 
ala, wing, flank {of army), brim {of 

hat). 
alabanza, praise. 
alancear, to spear, lance. 
alarido, outcry, howl, shout, shriek. 
alarma, alarm, apprehension. 
alarmante, alarming. 
alarmar, to alarm. 
alba, dawn, daybreak. 
albéitar, m., farrier. 
alborada, dawn. 
alboroto, disturbance, tumult. 
alborozo, gaiety, joy. 
albuminado, albumenized. 
alcalde, w., leader, mayor, munici- 
pal officer. 
alcance, m., reach, range, extent, 

scope, overtaking. 
alcanzar, to reach, acquire, overtake, 

obtain, succeed. 
alcázar, w., quarterdeck. 
aldea, village. 
alegar, to allege, affirm. 
alegrar, to gladden, comfort; — se, 

to rejoice, be glad. 



alegre, merry, gay, light-hearted, 
happy. 

alegría, joy, pleasure, gaiety, re- 
joicing, happiness. 

alejamiento, withdrawal. 

Alejandro, Alexander. 

alejar, to remove, separate, send 
away ; to go away, withdraw. 

alemán, German. 

Alemania, Germany. 

alentar, r. ch. /, to breathe, en- 
courage. 

¡alerta! All's well 1 

alférez, in., ensign. 

alfiler, m., pin. 

alforja, saddle-bag, knapsack. 

algo, something, somewhat. 

alguacil, m., constable, bailiff. 

alguien, somebody, some one. 

algtmo, algún, some, any, several, 
some one, any one ; — tanto, a 
little, somewhat. 

aliado, ally, confederate. 

alianza, alliance. 

aliento, breath, vigor, spirit. 

alimentar, to feed, nurse. 

alimenticio, nutritious. 

alimento, nourishment, food. 

alistar, to recruit, enlist; {of ships), 
to fit, make ready ; — se, to prepare. 

aliviar, to relieve. 

alivio, relief. 

alma, soul, spirit. 

almacén, m., storehouse, arsenal, 
dockyard. 

almiranta, flag-ship. 

almirante, m., admiral, commander 
of a fleet. 

almorzar, r. ch. I, to breakfast. 

almuerzo, breakfast. 

alojamiento, lodging, quarters. 



286 



VOCABULARY 



alojar, to lodge, dwell; to quarter 

{of troops). 
alongar, to elongate. 
Alpes, m. pi., Alps, 
alpino, Alpine. 
alrededor, adv., around; prep., — de, 

round about; alrededores, noun, 

m. pi., environs. 
altanero, arrogant, proud. 
alteración, alteration, change, 
alterar, to change. 
alternar, to alternate. 
alternativo, alternate. 
altitud, altitude. 
alto, adj.f high, eminent, superior, 

tall; noun, halt, command to 

stop; hacer — , to halt. 
altozano, height, hill. 
altura, height, altitude. 
alucinación, delusion, error, 
aludir, to allude, refer to. 
alumbrar, to light, illuminate. 
alumno, student. 
aluvión, m., aluvium, deposit, 
alzamiento, uprising, rebellion, 
alzar, to raise, lift; — se, to revolt, 

rebel ; estar alzado, to be in revolt, 
allá, there, thither ; más — , on the 

other side, beyond. 
allanamiento, subjugation. 
allanar, to level, make even, facili- 
tate, subdue. 
allegar, to collect, gather; — se, to 

be near. 
allí, there ; — mismo, right there. 
amabilidad, politeness, good humor. 
amagar, to threaten. 
amago, threat. 

amainar, to weaken, make mild, lull, 
amamantar, to suckle. 
amanecer, irr. , to dawn. 



amar, to love, esteem. 

amargo, bitter. 

amargura, bitterness. 

amarillo, yellow. 

amarrar, to moor. 

Amazonas, m., Amazon River. 

ambición, ambition. 

ambicioso, ambitious, covetous, 
greedy. 

ambiente, m., air, atmosphere. 

ámbito, circuit, confine. 

ambos, ambas, both. 

amenaza, threat. 

amenazar, to threaten. 

ameno, pleasant. 

americanizar, to americanizo. 

americano, American. 

amigo, noun, friend, comrade; adj,^ 
friendly. 

amistad, friendship. 

amistoso, friendly. 

amolado, grievously afflicted. 

amontonar, to heap, pile up, accu- 
mulate. 

amor, m., love, affection; — propio, 
self-love, vanity; requerir de 
— es, to make love to. 

amparo, favor, aid, refuge, protec- 
tion, shelter. 

ampliación, extension. 

ampliar, to enlarge, extend. 

amplio, ample, extensive. 

amplitud, breadth, latitude. 

amura, bulwarks {of vessel), 

anales, m. pi., annals. 

analizar, to analyze. 

analogía, analogy. 

análogo, analogous. 

anarquía, anarchy. 

anciano, old, ancient, veteran. 

ancla, anchor ; echar — s, to anchor. 



VOCABULARY 



287 



ancladero, anchorage. 

anclar, to anchor. 

anclote, m., anchor. 

ancón, m., bay. 

ancho, broad, wide. 

anchura, width. 

andamio, scaffold. 

andanada, broadside. 

andar, m., gait, speed. 

andar, irr.j to walk, go, act; to be; 
(before a present participle) ^ to 
continue. 

Andes, m. pi., Andes mountains. 

andino, of the Andes. 

anécdota, anecdote. 

anexidades,/. />/., annexes. 

anexión, annexation. 

anexo, connected with. 

angosto, narrow. 

angostura, narrow place. 

ángulo, angle. 

anguloso, jagged. 

angustia, anguish, affliction. 

angustioso, full of anguish, painful. 

anhelar, to long for, covet. 

anhelo, eagerness. 

Aníbal, Hannibal. 

anillo, circle, ring. 

animación, animation. 

animal, noun, m., and adj., animal. 

animar, to animate, rouse ; to incite, 
encourage. 

ánimo, spirit, courage, mind, mean- 
ing, intention. 

animoso, brave, spirited. 

aniquilar, to annihilate, crush. 

anonadar, to annihilate. 

anotación, remark, note, comment. 

anotar, to remark, indicate, comment. 

ansia, anxiety, eagerness, desire. 

ansiar, to desire, long for. 



ansiedad, anxiety, uneasiness. 
ansioso, anxious, eager, 
antagónico, antagonistic. 
antagonista, m., antagonist. 
ante, before, in front of. 
antecedente, antecedent, 
antemano ; de — , beforehand. 
anteojo, telescope. 
antepasado, ancestor, predecessor, 
anterior, prior, early, previous. 
antes, adv., first, before, formerly, 
sooner, rather ; — que, rather than ; 

— bien, on the contrary; prep., 

— de, before ; conj., — que, before. 

antesala, antechamber. 

anticipadamente, previously, be- 
forehand. 

anticipar, to anticipate, take before- 
hand, forestall; — se, to hasten. 

anticuado, antiquated. 

antiguo, old, ancient. 

Antillas, /. pL, West Indies; mar 
de las — , Caribbean Sea. 

antojadizo, capricious, fanciful. 

antojarse, impers., to long for, 
fancy, desire. 

antorcha, torch. 

antro, cavern. 

anual, annual. 

anular, to frustrate. 

anunciar, to announce, proclaim. 

anuncio, announcement, notice. 

añadir, to add. 

año, year ; tener treinta — s, to be 
thirty years old. 

apabullar, t«o squeeze, crush. 

apacible, mild, quiet, inoffensive. 

apagar, to extinguish, efface. 

aparato, appearance, ostentation, 
ceremony, preparation, appara- 
tus, appUance, machine. 



288 



VOCABULARY 



aparecer, irr.j to appear. 

aparejar, to get ready, prepare. 

aparejo, harness, tackle, rigging. 

aparentar, to pretend, feign. 

aparente, apparent. 

aparición, appearance. 

apariencia, appearance, outward 
show, pretense. 

apartar, to set aside, separate, re- 
move; to turn aside, dissuade; 
— se, to withdraw, retire, be 
different. 

aparte, adv.^ separately, aside from; 
adj.f separate. 

apasionar, to inspire passion; 
— se, to become very fond of. 

apear, to alight, dismount; to dis- 
suade. 

apegarse, to be attached to. 

apelación, appeal ; interponer — , , 
to appeal, make a motion for 
appeal. 

apelar, to appeal, have recourse to. 

apellido, surname. 

apenas, scarcely, hardly. 

apersonado ; bien — , of good pres- 
ence. 

apertura, opening. 

apetecer, irr., to long for, desire. 

apiadarse, to pity, have mercy. 

apiñar, to press together, crowd. 

aplacar, to appease, pacify. 

aplaudir, to applaud. 

aplauso, applause. 

aplazar, to defer, postpone. 

aplicación, application. ' 

aplicar, to apply, enforce. 

apoderar, to empower ; — se, to take 
possession of, seize, capture. 

apodo, nickname. 

aportar, to make port, arrive. 



aposento, room, apartment. 

apostura, neatness, elegance, bear- 
ing. 

apoteosis, m.arf,, apotheosis. 

apoyar, to favor, protect, support, 
confirm, found, maintain; — se, 
to rest on. 

apoyo, support, help, prop. 

apreciable, appreciable. 

apreciar, to appreciate, value, es- 
teem. 

aprecio, esteem. 

aprender, to learn. 

aprendiz, m., apprentice, novice. 

apresurado, hasty. 

apresurar, to hurry ; — se, to make 
haste. 

apretar, r. ch. /, to compress, press. 

aprieto, pressure, oppression, 
straits, difficulty. 

aprisa, swiftly. 

aprobación, approval. 

aprobar, r. ch. /, to approve. 

aprontar, to prepare in haste. 

apropiar, to appropriate. 

aprovechar, to profit, be of use; 
— se, to avail oneself of, to turn 
to one's advantage or use. 

aproximarse, to approach. 

aptitud, ability, fitness. 

apuntado, pointed. 

apuntar, to point out, note. 

aquejar, to afflict. 

aquel, aquella, adj.f that, the former; 
pi. y those. 

aquél, aquélla, pron., that, that one, 
he, she, it, the former; pL, those, 
they, them. 

aquello, neuter pron.y that. 

aquí, here ; hé — , here is, here are. 

ara, altar. 



VOCABULARY 



289 



arar, to plow. 

araucano, Araucanian Indian. 

arbitraje, m., arbitration. 

arbitrios, m. pi., means. 

arbitro, arbiter. 

árbol, m., tree. 

arboladura, masts and spars 

area, coffer, safe. 

arcano, secret, mystery. 

archipiélago, archipelago. 

archivo, archives, records. 

arder, to burn, blaze, glow. 

ardid, m., stratagem, ruse. 

ardiente, ardent, fiery. 

ardor, w., heat, flush, vehemence, 
vigor, agitation. 

ardoroso, fiery. 

arduo, arduous, difficidt. 

arena, arena, circus. 

arenga, speech, address. 

arenoso, sandy. 

argentino, Argentinian, of the Ar- 
gentine Republic. 

argumento, argument. 

árido, arid, barren. 

ariete, w., battering ram. 

aristocracia, aristocracy. 

aritmética, arithmetic. 

anna, arm, weapon; las tres — s 
(of an army), i.e. cavalry, infan- 
try, and artillery; — s, armies, 
coat of arms ; pasar por las — s, 
to shoot. 

armada, navy, fleet, squadron. 

armamento, armament, equipment. 

armar, to arm. 

armazón, /., frame. 

armonia, harmony, peace, concord. 

arnés, w., harness, trappings. 

arquilla, little chest, small safe. 

arquitecto, architect. 



arraigar, to root, implant. 

arrancar, to wrest, force out. 

arranque, m., 'impulse. 

arrasar, to fill up to the brim; to 
level, destroy, do away with. 

arrastrar, to drag along, draw. 

arrea, herd (of animals). 

arrear, to drive (of animals). 

arrebatar, to carry away, snatch, 
attract. 

arrebol, m., red sky or clouds. 

arreciar, to grow stronger. 

arrecife, m., reef. 

arreglar, to regulate, settle, adjust, 
arrange. 

arreglo, arrangement ; con — a, ac- 
cording to. 

arremeter, to attack, assail, strike, 
hit. 

arremetida, assault, attack. 

arremolinado, whirling. 

arreo, horsepian's outfit. 

arrepentirse, r. ch. II, to repent. 

arriar, to lower, strike colors. 

arriba, above, over, upstairs, over- 
head, upward, up ; de abajo — , 
from head to foot. 

arribar, to arrive, reach port. 

arribo, arrival. 

arriendo, lease. 

arriero, muleteer. 

arriesgar, to risk. 

arroba, weight of twenty-five 
pounds. 

arrodillarse, to kneel down. 

arrogancia, arrogance, haughtiness. 

arrogante, arrogant, haughty. 

arrojar, to fling, hurl, dash. 

arrojo, fearlessness. 

arrollar, to defeat, rout. 

arrostrar, to meet fearlessly. 



u 



290 



VOCABULARY 



arruga, wrinkle. 

arrumbar, to put away. 

arte, m. or f., art, craft, profession. 

arteria, artery. 

articulación, utterance. 

artículo, article. 

artificial, artificial. 

artillería, artillery, cannon. 

artillero, artilleryman, gunner. 

arzobispo, archbishop. 

asamblea, assembly. 

asaltante, m., assailant. 

asaltar, to assault, assail, attack. 

asalto, assault. 

ascender, r. ch. /, to ascend, mount, 

be promoted; to carry up; to 

amount to. 
ascendiente, w., ascendency, power, 
ascensión, ascension, ascent ; 

fuerza de — , lifting power, 
ascenso, promotion, 
aseado, clean, neat, 
asear, to adorn, embellish, polish, 

clean. 
asediar, to besiege, 
asegurar, to secure, aflSrm, assure. 
asemejar, to make like; — se, to 

resemble. 
asentar, r. ch. /, to seat, place, settle, 

found. 
aseo, neatness, cleanliness. 
asesinar, to assassinate. 
asesinato, assassination, murder. 
asesor, m,, counsellor. 
asestar, to strike, aim, deliver a 

blow, 
aseverar, to assert. 
así, thus, so, in this manner ; — que, 

as soon as ; — como, just as ; 

— ... como, just as ... so 

also. 



Asia, Asia. 

asiento, seat. 

asignar, to assign, allot. 

asimismo, likewise, in this very way. 

asistente, m., assistant. 

asociación, association. 

asociar, to associate; — se, to 

form a partnership, 
asomar, to appear, emerge, 
asombrar, to terrify, astonish, 
asombro, fright, amazement, 

wonder, 
asomo, conjecture. 
aspecto, appearance, aspect, 
áspero, rough, rugged, 
aspiración, desire, 
aspirar, to aspire, 
astilla, splinter. 
astucia, cunning, craft, 
astuto, astute, cunning, crafty, 
asumir, to assume. 
asunto, subject, matter, business, 

affair. 
asustar, to frighten. 
atacar, to attack. 
atajo, short cut, interception, 
ataque, m., attack, 
atar, to tie, fasten. 
ataúd, m.j coffin. 
Atenas, Athens, 
atención, attention; llamar — , to 

attract attention, 
atender, r. ch. /, to attend, take care 

of, heed, 
atenerse, irr.^ to abide by, follow, 

obey ; saber a que — , to know 

what to expect, 
atentado, crime, lawless act. 
atento, attentive. 

aterrar, r. ch. /, to terrify, awe, appall, 
atestiguar, to attest, testify. 



VOCABULARY 



291 



atinar, to hit the mark, succeed; 
— a, to be fortunate enough to. 

atizar, to stir up, arouse, incite. 

Atlántico, Atlantic. 

atleta, m., athlete. 

atmósfera, atmosphere, air. 

atolondrar, to confuse, perplex. 

atónito, amazed. 

atrabiliario, severe, melancholy, 

^ austere. 

atracadero, landing place. 

atraer, irr.t to attract, draw, allure. 

atrás, backward, back ; dejar — , to 
surpass. 

atravesar, r. ch. /, to cross or pass 
through or over ; to pierce ; — se, 
to cross the course of a vessel. 

atreverse, to dare, venture. 

atrevido, bold, daring, insolent. 

atrevimiento, boldness, daring. 

atribuir, irr.j to attribute, ascribe, 
impute. 

aturdir, to perturb, confuse, be- 
wilder, amaze; — se, to be be- 
wildered. 

audacia, audacity, courage. 

audaz, bold, audacious. 

augurar, to prophesy. 

augusto, august, sublime, venerable, 
majestic. 

aula, lecture-hall. 

aumentar, to augment, increase 

aumento, increase. 

aun, aún, yet, still, even. 

aunque, although. 

aurora, dawn. 

ausencia, absence. 

ausentarse, to be absent. 

ausente, absent. 

auspicio, auspice. 

austral, southern. 



austríaco, Austrian. 

auténtico, authentic. 

automático, automatic. 

autonomía, autonomy. 

autónomo, autonomous. 

autor, m., author, writer. 

autoridad, authority, power. 

autorización, authorization. 

autorizar, to authorize. 

auxiliar, to help, assist. 

auxiliar, adj., auxiliary. 

auxilio, help, assistance. 

avaluar, to value, appraise. 

avance, m., advance. 

avanzada, outpost, scouting party. 

avanzar, to advance. 

eiveyf., bird, fowl. 

avenida, flood, avenue, avenue of 
approach. 

avenirse, irr., to agree. 

aventajar, to excel, outshine. 

aventura, adventure, risk, danger. 

aventurar, to risk. 

aventurero, adventurer, venture- 
some. 

avería, damage. 

averiguar, to inquire, ascertain, find 
out. 

avisar, to inform, announce, give 
notice of, notify. 

aviso, news, notice, information. 

avistar, to descry in the distance. 

avivar, to inflame; to quicken, re- 
vive. 

ay, alas ! pL, ayes. 

ayer, yesterday; el día de — , the 
day before. 

ajTudante, w., adjutant; — de 
campo, aide-de-camp. 

ayuáaiy to help, aid, assist. 

azar, m., accident, chance, mishap. 



292 



VOCABULARY 



azorar, to terrify; — «e, to be 

restless, agitated. 
azúcar, m., sugar. 
azul, blue. 
azuzar, to incite, stir up. 

B 

babor, w., port (left side of a vessel, 

facing bow) ; costado de — de, on 

the port of. 
bachiller, w., bachelor (academic title). 
bagaje, w., baggage van {of an army)- 
bahía, bay, harbor, 
baile, m.f dance, 
baja, loss, casualty. 
bajar, to descend, come down. 
bajo, adj., low; mean, downcast; 

noun, shoal, sandbank; dar en 

un — , to strike against a shoal ; 

prep., under, underneath, below. 
bala, ball, bullet. 
baladi, weak, worthless. 
balanza, scale, balance. 
balazo, bullet wound. 
baldío, uncultivated. 
balsa, raft. 

baluarte, m., bulwark, defense, 
bancarrota, bankruptcy. 
banda, band, company, parl;y, 

troop; border, edge; sash, scarf. 
bandera, flag. 

banderola, banner, pennant, 
bandido, bandit, outlaw. 
bando, proclamation, edict; party, 

faction. 
banquete, m., banquet. 
bañar, to bathe, wash. 
baño, bath, bathing place. 
baqueano, mountain and road guide. 
barajar, to hug. 
barba, beard, chin. 



barbaridad, barbarity, cruelty. 

bárbaro, barbarous, fierce, cruel. 

barbero, barber. 

barbiquejo, chin-strap. 

barca, boat. 

barco, boat, vessel, ship. 

bardo, poet.* 

barquichuelo, little boat. 

barra, bar, ingot; crowbar. 

barranco, gorge, ravine. 

barrera, barrier, barricade. 

barreta, pickax. 

barretero, miner. 

barriga, abdomen. 

barril, m., barrel. 

barrizal, m., mud hole. 

barruntar, to foresee, conjecture. 

basar, — se sobre, to assert, to 

insist upon. 
base, /., basis, base, 
bastante, enough, sufficient. 
bastar, to suffice, to be enough, 
bastardo, bastard. 
bastión, m., bastion, defense, 
batalla, battle. 
batallón, battalion. 
batería, battery. 
batir, to defeat ; — se, to fight, 
baúl, m., trunk; estribo — , closed 

stirrup, box stirrup. 
bauprés, m., bowsprit, 
bautismo, baptism. 
bautizar, to baptize, 
bayoneta, bayonet. 
beber, to drink, swallow; — se las 

lágrimas, to weep freely. 
belicoso, warlike, martial; aggressive, 
beligerante, belligerent, 
belleza, beauty, 
bello, beautiful, fine, 
benefactor, m., benefactor. 



VOCABULARY 



293 



beneficio, benefit, profit, benefaction. 

benéfico, kind, charitable, advan- 
tageous. 

benemérito, meritorious. 

benevolencia, kindness. 

benignidad, graciousness, kindness. 

benigno, kindly, gentle. 

bergantín, m., brig, brigantine. 

besar, to kiss. 

bestia, beast. 

biblioteca, library. 

bicolor, of two colors. 

bien, noufif w., benefit, welfare; 
pi. J property, riches, estate. 

bien, adv., well, very ; — que, al- 
though, nevertheless ; si — , al- 
though ; más — , rather ; antes — 
on the contrary ; o -7-, or per- 
haps ; no — , as soon as ; ahora — , 
now then. 

bienvenida, welcome. 

billón, m., billion. 

biografía, biography. 

bizarría, gallantry, valor. 

bizarro, gallant, brave, spirited. 

bianco, adj., white; noun, target. 

blandengue, tn., lancer. 

blandir, to brandish, wave. 

blanquecino, whitish. 

bloque, w., block {of stone). 

bloquear, to blockade. 

bloqueo, blockade. 

blusa, blouse. 

boato, ostentation, pomp, ceremony. 

boca, mouth. 

bocina, trumpet, bugle, horn, mega- 
phone. 

bogar, to row. 

boletín, m., news bulletin. 

bolsillo, pocket. 

bomba, explosive, shell. 



bondad, kindness, clemency. 

bonísimo, very good. 

bonito, pretty. 

bono, bond. 

boquete, w., gap, pass (through 

mountains). 
borda, gunwale. 
bordado, embroidery. 
bordador, w., embroiderer, 
borde, w., edge, brink. 
bordo, board, side of ship ; a — , on 

board. 
borrar, to obliterate, efface, scratch 

out. 
bósforo, Bosphorus, channel, canal, 
bosque, m., woods, forest. 
bosquejo, sketch. 
bota, boot, riding boot, 
botella, bottle. 

botica, apothecary^s shop, medicine, 
botín, m.y booty, spoils. 
botiqtdh, m.f travelling medicine 

chest. 
botonadura, set of buttons. 
bóveda, arch, vault, dungeon. 
bramar, to roar. 
braveza, bravery, vigor, ferocity, 

fury. 
bravio, wild, savage. 
bravo, brave, valiant, fearless, 
bravura, courage, bravery. 
braza, fathom. 
brazo, arm, branch, arm of the sea ; 

del — , arm in arm. 
breña, rough ground full of 

brambles. 
Bretaña ; Gran — , Great Britain, 
breve, brief, short ; en — s días, in 

a few days ; en — , shortly, in 

little time. 
brida, bridle, rein. 



294 



VOCABULARY 



brigada, brigade. 

brigadier, m., brigadier. 

brillante, brilliant, bright, shining. 

brillar, to shine, gleam. 

brillo, splendor, brilliancy. 

brindar, to offer, invite. 

brindis, m., toast. 

brisa, breeze. 

británico, British. 

broche, w., clasp. 

bronce, m., bronze, brass, cannon. 

brotar, to flow from. 

bruma, mist, haze. 

brusco, rude. 

brutal, brutal. 

Bruto, Brutus. 

bueno, good. 

buey, m.f ox. 

buitre, w., vulture. 

bulto, bulk ; a — , in bulk, by guess- 
work. 

bullicio, uproar. 

bullir, to bustle, swarm. 

buque, w., vessel, ship, boat. 

buquecillo, little ship. 

burla, jest, fun, mockery ; de — , in 
jest. 

burlar, to make fun of, deceive, dis- 
appoint. 

busca, search, pursuit ; en — de, to 
seek. 

buscar, to seek, look for. 

busto, bust. 

C 

cabalgadura, beast of burden, mount. 

caballada, herd of horses. 

caballeresco, chivalrous. 

caballería, cavalry. 

caballero, noun, gentleman, noble- 
man, knight, horseman; adj.j 
riding, mounted. 



caballeroso, noble, generous. 

caballo, horse ; — de paso, pacer ; 
a — , mounted ; de a — , mounted. 

cabecera, pillow, head (of a bed). 

cabellera, hair. 

cabello, hair. 

caber, irr.y to be able to contain, to 
be contained, to have room for, to 
fall to one's lot ; no — en si 
mismo, to be beside oneself. 

cabeza, head. 

cabildo, faction, party, town govern- 
ment. 

cable, m., cable, cable's length. 

cabo, end, chief, head, cape ; — de 
cafión, gun-captain; al — , at 
last ; llevar a (al) — , to perform, 
carry thrpugh ; Cabo de Homos, 
Cape Horn. 

cabrestante, m., capstan. 

cacique, m., Indian chief. 

cactus, m.j cactus. 

cada, every, each; — cual, each 
one. 

cadalso, platform, scaffold. 

cadáver, w., corpse, dead body. 

cadena, chain, fetters. 

caducar, to become extinct, to 
lapse. 

caer, irr.y to fall, drop. 

caja, box, case, drum ; safe, bank. 

calabozo, dungeon, jail. 

calado, draught of a vessel. 

calamidad, calamity, misfortune. 

calar, to house (i.e., lower) a mast; 
— diez pies, (of vessels) to draw 
ten feet. 

calcular, to calculate, reckon, com- 
pute, estimate, value. 

cálculo, calculation. 

caldera, boiler. 



VOCABULARY 



295 



calentura, fever; — s, intermittent 

fever, 
calenturiento, feverish. 
calibre, m.j calibre. 
calidad, quality, condition ; en — 

de, as, with the character of. 
caliente, hot. 

calificar, to qualify; — de, to caU. 
calma, calmness, quiet, tranquillity, 
calor, m.y heat, warmth, fervor, ex- 
citement ; dar — a, to hasten, 
calumnia, calumny. 
calzado, footgear. 
calzón, m.j breeches. 
calle, /., street. 
cama, bed. 

cámara, cabin {of ship). 
camarada, m., comrade, 
camarote, w., stateroom, berth, 
cambiar, to exchange, change ; — se, 

to shift, change. 
cambio, change ; en — , in exchange, 

on the other hand. 
camello, camel. 
camino, road, way, pass; ponerse 

en — , to set out ; (en) — de, 

towards, on the way to. 
camisa, shirt. 

campal ; batalla — , pitched battle. 
campamento, encampment, camp. 
campanilla, small bell. 
campaña, campaign ; ponerse 

en — , to take the' field ; de — , 

field-. 
campear; — por su cuenta, to do 

as one pleases. 
campeón, m., champion. 
campesino, countryman, peasant. 
campo, field; space, room; country, 

camp, army ; dar — , to give free 

range. 



canal, w., canal, 
canalización, building of canal, 
canalizo, narrow channel. 
Canarias, /. pl.j Canary Islands. 
canario, native of the Canary 

Islands. 
candelada, bonfire, blaze, 
candente, red-hot. 
candidato, candidate. 
candidez,/., simplicity. 
canje, w., exchange, 
canjear, to exchange prisoners of 

war. 
canoa, canoe. 

canónigo, canon (ecclesiastic title). 
cansancio, fatigue. 
cansar, to tire, fatigue. 
cantar, to sing, celebrate in song, 
cantera, quarry. 

cantidad, quantity, amount, num- 
ber, measure. 
cantimplora, canteen. 
canto, canto. 

caña, cane, reed, bamboo-stalk, 
cañaveral, m., reed brake, 
cañón, m.y cannon, gun; — de 

batalla, field gun ; cabo de — , 

gun-captain. 
cañonazo, cannon-shot. 
cañonear, to cannonade. 
cañonera, gunboat. 
caos, m., chaos, confusion. 
capataz, m., foreman. 
capaz, capable. 
capellán, m., chaplain. 
capilla, chapel ; estar en — , to 

await with impatience. 
capital, adj. J capital, principal; 

pena — , capital punishment ; 

noun, /., capital city. 
capitalista, m., capitalist. 



296 



VOCABULARY 



capitán, m., captain; — general, 
captain-general (commander-in- 
chief of an army; governor of a 
captaincy- general) . 

capitana, flag-ship. 

capitanía; — general, captaincy- 
general (name given to some of the 
Spanish possessions in America). 

capitulación, capitulation, agreement. 

capitular, to capitulate. 

capitulo, chapter, charge, article. 

capoten, m., big cloak. 

captura, capture. 

capturar, to capture, arrest. 

cara, face; echar en (la) — , echar 
a la — , to reproach to one's face ; 
volver — , to face about ; dar 
vuelta — s, to wheel about. 

carabina, carbine. 

carácter, w., character, temper, 
nature. 

característico, characteristic. 

caracterizar, to characterize, mark. 

caraqueño, native of Caracas, of 
Caracas. 

caravana, caravan. 

carbón, w., coal. 

cárcel, /., prison, jail. 

carecer, irr., to lack, want, be lacking. 

carencia, want, lack. 

carga, load, burden, weight, charge, 
attack ; a paso de — , in double 
quick time ; indio de — , Indian 
carrier. 

cargar, to load, burden, carry; to 
charge, attack; — con, to carry; 
— sobre, to attack. 

cargo, burden, load, charge; duty, 
office, accusation ; hacerse — , to 
take charge of, to understand 
thoroughly ; a — de, in charge of. 



carguío, cargo of merchandise. 

Caribe, Caribbean. 

caricia, caress. 

caridad, charity, kindness. 

cariño, affection, love, kindness. 

cariñoso, affectionate, kind. 

Carmen, m., order of Our Lady of 

Mt. Carmel, 
carnadura, flesh. 

carne,/., meat; — de vaca, beef, 
camero, sheep. 
carnicería, slaughter. 
carnicero, bloody. 
caro, dear. 

carpintero, carpenter, 
carrera, course, career ; row, line, 
carreta, cart. 
carretero ; camino — , wagon-road, 

highway. 
carril, /»., rail, 
carro, cart. 
carta, letter. 

cartaginés, Carthaginian, 
cartera, portfolio. 
cartucho, cartridge. 
casa, house, household, family, 

dwelling; — real, royal palace; 

-^ de moneda, mint, 
casaca, coat. 

casar, to marry ; — se, to marry, 
cascajo, gravel. 
casco, hulk. 
caserío, village, 
casi, almost, nearly. 
caso, case, event, contingency; 

— de, in case of ; — que, in case 

that. 
casta, lineage, caste, breed, 
castellano, Spaniard, Spanish, 
castigar, to punish, chastise. 
castigo, punishment, penalty». 



VOCABULARY 



297 



Castilla, Castile. 

castillo, castle, fort; — de proa, 
forecastle ; — de popa, after-castle. 

catafalco, catafalque {temporary rest- 
ing-place for a coffin during the 
lying-in-state). 

catástrofe, /., catastrophe. 

catedral, /., cathedral. 

categórico, categorical, absolute. 

católico. Catholic. 

catorce, fourteen. 

cauce, m.y bed {of a river). 

caudal, w., wealth, property. 

caudillo, commander, chief, leader. 

causa, cause, affair, case, lawsuit; 
por (a) — de, on account of. 

causar, to cause, produce. 

cauteloso, cautious, wary. 

cautivar, to catch. 

cautiverio, captivity. 

cautivo, captive, prisoner. 

cavar, to dig. 

cavidad, cavity. 

caza, chase, hunting ; a — , hunt- 
ing ; dar — , to pursue, chase 
away. 

cazador, w., chasseur, light caValry. 

cebada, barley. 

cebolla, onion. 

ceder, to grant, yield, accede, give 
up ; — paso, give precedence. 

cédula, decree. 

ceja, eyebrow. 

celar, to watch carefully; to hide. 

celebración, performance, cere- 
mony. 

celebrar, to celebrate, to perform 
or make {with ceremony) ; — una 
conferencia, to hold a meeting. 

célebre, famous, noted. • 

celeridad, speed. 



celeste, celestial, heavenly. 

celo, zeal, attention, care. 

celoso, zealous, jealous. 

cementerio, cemetery. 

ceniciento, ash-colored. 

cenit, m.y zenith. 

ceniza, ashes, cinders. 

censo, census. 

censurar, to censure. 

cent.. Centigrade. 

centellante, flashing. 

centena, hundred. 

centenar, w., hundred. 

centesimo, hundredth. 

centinela, w., sentinel. 

central, central. 

centro, center; — América, Central 
America. 

centroamericano. Central American. 

centuria, century, group of a hun- 
dred soldiers. 

ceñir, r. ch. Ill, to gird, encircle; 
— espada, to wear a sword ; — se, 
to confine oneself to. 

ceño, frown. 

cerca, near, about; — de, near, 
close to, to {of ambassadors); 
de — , at no great distance, at 
close range. 

cercanía, neighborhood, vicinity. 

cercano, near, nearby. 

cerciorar, to assure; — se, to make 
sure. 

cerebro, brain. 

cernerse, r. ch. /, to soar. 

cerrado, enclosed, reserved; obsti- 
nate, inflexible, thick. 

cerrar, r. ch. /, to shut, seal, block, 
obstruct ; al — la noche, at night- 
fall; a puerta cerrada, behind 
closed doors, in secret. 



298 



VOCABULARY 



cerro, hill, high land. 

certero, certain, sure. 

certidumbre, certainty. 

cesar, to cease, stop, desist. 

cesión, transfer, concession. 

cetáceo, whale. 

ciego, blind ; a ciegas, in the dark. 

cielo, sky, heaven. 

ciencia, science, knowledge. 

científico, scientific. 

ciento, hundred. 

cierto, certain, sure, positive ; 
por — , surely, certainly. 

ciervo, deer. 

cierzo, north wind. 

cifra, figure, number. 

cigarillo, cigarette; — de papel, 
cigarette. 

cima, summit, peak. 

cimiento, foundation. 

cinco, five. 

cincuenta, fifty. 

cinto, belt. 

cintura, waist, belt. 

circular, noun, m., circular. 

circular, to circulate, send around. 

circulo, circle. 

circunscribir, to enclose, encircle 

circunscripto, see circunscribir. 

circunscrito, see circunscribir. 

circunspección, attention. 

circunstancia, circumstance, posi- 
tion, condition ; en — que, at a 
time when. 

circunstanciado, detailed, circum- 
stantial. 

circunstante, bystander, one pres- 
ent. 

circunvalación, encircling. 

cirujano, surgeon. 

citar, to quote, cite, refer to. 



ciudad, city. 

ciudadano, citizen. 

cindadela, citadel, fortress. 

civil, civil, civilian. 

civilización, civilization. 

civilizador, m., civilizer. 

civilizar, to civilize. 

damar, to clamor, demand, cry out. 

clamor, w., outcry. 

claridad, clearness. 

clarín, w., bugle, trumpet, bugler. 

claro, clear, bright; apparent, ob- 
vious. 

clase, /., class, rank, caste, kind, 
sort. 

clásico, classic, notable. 

cláusula, clause, stipulation. 

clavazón, /., set of nails. 

clavo, nail. 

clemencia, clemency, mercy. 

clima, m., climate. 

climatológico, climatological. 

coacción, compulsion. 

cobarde, cowardly, faint-hearted. 

cobertor, w., platform. 

cobijar, to cover, protect. 

cobrable, collectable. 

cobrador, w., collector. 

cobrar, to recover, regain, gather, 
levy. 

cobre, m., copper. 

cobro, collection. 

cocinero, cook, chef. 

codicia, greed, covetousness, 
cupidity. 

coexistencia, coexistence. 

cofa, top of the lower masts. 

coger, to catch, seize, snatch. 

cohonestar, to give an honest ap- 
pearance to. 

coincidencia, coincidence. 



VOCABULARY 



299 



cojín, m.j pillow, cushion. 

colaborador, m., collaborator. 

colaborar, to collaborate, cooperate. 

colectar, to collect, gather. 

cólera, anger. 

colgar, r. ch. /, to hang. 

colina, hill. 

colmar, to fill to the brim. 

colmo, completion, culmination, 

crowning stroke. 
colocar, to place, set up. 
colocólo, Indian chief. 
colombiano, Colombian. 
Colón, Coltunbus. 
colonia, colony, settlement. 
colonial, colonial. 
colonizador, m., colonizer, 
colonizar, to colonize, 
colono, colonist. 
color, m.y color, 
colorar, to tint, color, 
colorear, to palliate, excuse, 
colosal, colossal, huge. 
coloso, colossus, huge thing. 
colunma, column, file. 
comandante, m., commander ; 

leader, captain (navy), major 

(army). 
comandar, to command. 
comarca, district, territory, region, 
comarcano, neighboring, adjacent. 
combate, m., combat, battle, 
combatiente, m., combatant. 
combatir, to fight. 
combinación, combination. 
combinar, to combine, unite. 
comentario, commentary. 
comenzar, r. ch. /, to commence, 

begin, 
comer, to eat. 
comercial, commercial. 



comerciar, to trade, traffic. 

comercio, commerce. 

cometer, to commit. 

comida, meal, food, dinner. 

comisario, commissary. 

comisión, trust, order, errand, dele- 
gation. 

comisionado, deputy, commissioner, 
agent, emissary. 

comitiva, retinue, followers. 

como, as, since, as if, like, almost, 
about; — que, since, because; tal 
— , just as, as ; así . . . — , just 
as ... so also; both . . . and 
also . . . 

cómo, interr.f how. 

comodidad, comfort. 

cómodo, convenient, comfortable. 

compacto, compact. 

compadre, m., god-father (an inti- 
mate form of address). 

compañera, consort. 

compañero, companion, comrade. 

compañía, company, society ; 
hacer — , to keep company. 

comparable, comparable. 

comparar, to compare. 

compasión, compassion, pity. 

compatible, suitable, consistent. 

compatriota, m., fellow-countryman, 
compatriot. 

compendiar, to sum up. 

compensación, compensation. 

compensar, to compensate, make 
amends, counterbalance. 

competente, competent, able. 

competidor, m., competitor, rival. 

compilar, to compile. 

complacer, irr.y to please, content, 
delight. 

complaciente, accommodating. 



300 



VOCABULARY 



complemento, complement. 

completar, to complete, finish, ac- 
complish. 

completo, complete, entire ; por — , 
completely. 

complexión, physical constitution. 

complicar, to complicate. 

componer, irr., to compose. 

compostura, repair ; composure, 
dignity. 

compra, purchase. 

comprar, to buy, purchase. 

comprender, to understand, com- 
prise. 

comprensible, comprehensible. 

comprobar, r. ch. I, to verify, confirm, 
prove. 

comprometer, to endanger, engage ; 
— se, to agree, bind oneself, 
become engaged. 

compromiso, bond, agreement, con- 
tract. 

compuerta, sluice, lock. 

compuesto, compound, commixture ; 
(see also componer). 

cómputo, calculation. 

común, common, ordinary. 

comunicación, communication. 

comunicar, to communicate, im- 
part, inform, make known ; — se, 
to be in communication, to com- 
municate, to join. 

comunicativo, communicative. 

con, with; conmigo, with me; 
consigo, with himself, with them- 
selves ; para — , to, toward. 

conato, endeavor, effort. 

concebir, r. ch. Ill, to con- 
ceive. 

conceder, to grant, bestow, allow. 

concentración, concentration. 



concepción, conception, thought*, 
idea; Immaculate Conception. 

concepto, thought, idea, judgment, 
opinion. 

conceptuoso, full of meaning, pithy. 

concesión, concession, favor. 

concesionario, grantee. 

conciencia, conscience, conscious- 
ness; tener — de, to be aware of, 

concienzudo, conscientious, scru- 
pulous, exact. 

conciliar, to conciliate. 

concisión, conciseness. 

concluir, irr.y to conclude, end, finish, 
terminate, complete; — con, to 
despatch, do away with. 

conclusión, conclusion; en — , 
por — , finally. 

concreto, concrete. 

concurrencia, assembly, assist- 
ance. 

concurrente, concurrent. 

concurrir, to attend, meet ; to com- 
pete; to assist, cooperate. 

concurso, concourse, gathering, aid, 
assistance. 

conde, m., count. 

condecorar, to decorate. 

condenar, to condemn, sentence. 

condensar, to condense, concen- 
trate. 

condescender, r. ch.I, to condescend, 
yield, submit, comply. 

condestable, m., master-gunner. 

condición, condition, quality, rank, 
class ; bajo — de que, provided 
that. 

condicional, conditional. 

condimentar, to season, dress (of 
food) . 

condolencia, condolence. 



VOCABULARY 



301 



cóndor, m., condor. 

conducción, conveyance. 

conducir, irr., to conduct, convey, 
lead, carry. 

conducta, conduct, behavior. 

conexo, connected. 

confederación, confederation, coali- 
tion, league. 

confederado, confederate, allied. 

conferencia, conference, lecture. 

conferenciante, m., lecturer. 

conferir, r. ch. II, to confer, bestow. 

confesar, r. ch. /, to confess, ac- 
knowledge; — se, to go to con- 
fession. 

confiado, confident. 

confianza, confidence, trust; de 
su — , trusty, reliable. 

confiar, to trust, confide. 

confidencia, confidence, secret in- 
formation. 

confidencial, confidential. 

confidente, m., confidant, friend. 

configuración, form, shape, figure. 

confín, w., boundary. 

confinamiento, confinement. 

confirmar, to confirm, corroborate, 
ratify. 

confiscación, confiscation. 

confiscar, to confiscate. 

conflicto, conflict, struggle. 

confluencia, confluence. 

conformarse, to conform, comply, 
yield. 

conforme, conj.j just as; prep., ac- 
cording to; adj., corresponding, 
consistent ; — a, consistent with. 

confortante, w., comfort, relief, 
alleviation. 

confortar, to comfort, console, cheer, 
encourage. 



confundir, to confound) bewilder, 
confuse. 

confusión, confusion. 

confuso, confused, indistinct. 

congoja, anguish, anxiety, dismay, 
affliction, torment. • 

congregar, to congregate, collect, 
assemble. 

congreso, congress. 

cónico, conical. 

conjetura, conjecture, guess. 

conjunción, conjunction, union. 

conjunto, aggregate, total, whole, 
entirety, totality; en su — , on the 
whole. 

conjuración, conspiracy, plot. 

conjurado, conspirator. 

conjurar, to conspire. 

conmemorativo, commemorative. 

conmovedor, affecting. 

conmover, r. ch. /, to affect, dis- 
turb. 

conmutar, to commute. 

conocedor, w., connoisseur, expert, 
judge. 

conocer, irr., to know, recognize, 
perceive, admit. 

conocido, acquaintance. 

conocimiento, knowledge, skill. 

conquista, conquest. 

conquistador, noun, m., conqueror. 
Conquistador, (see headnote to 
chapter I) ; adj., belonging to the 
Conquistadores. 

conquistar, to conquer, subdue. 

consagrar, to consecrate, devote. 

consanguíneo, kinsman. 

consciente, conscious. 

conscripto ; padre — , senator, law- 
maker. 

consecución, attainment. ^ 



302 



VOCABULARY 



consecuencia, consequence, result, 
concern, consideration, import- 
anee. 

consecutivo, consecutive. 

conseguir, r. ch. Ill, to attain, get, 
gain, obtain, succeed, bring about. 

consejero, counsellor, adviser. 

consejo, advice, counsel, council; 
— de guerra, court-martial. 

consentir, r. ch. 11^ to consent, agree. 

conserva, conserved food. 

conservación, conservation, main- 
tenance, preservation. 

conservar, to preserve, keep, guard, 
care for, save. 

considerable, great, large, consider- 
able. 

consideración, consideration, atten- 
tion, respect. 

considerando, reason, motive; — s, 
preliminary consideration, pre- 
amble. 

considerar, to consider, think. 

consigna, watchword, trust, pledge. 

consignar, to consign, state in writ- 
ing, record. 

consigo, with oneself, with himself, 
with herself, etc. 

consiguiente, m., consequence, re- 
sult; por — , consequently. 

consistir, to consist. 

consolidación, consolidation. 

consonancia, harmony, conformity. 

consorte, m, or /., consort, com- 
panion. 

conspiración, conspiracy, plot. 

conspirar, to conspire, plot, co- 
operate. 

constancia, constancy, firmness, 
loyalty. 

constante, constant, firm. 



constar, to consist in, be composed 
of ; to be registered, recorded. 

constitución, constitution. 

constitucional, constitutional. 

constituir, irr., to constitute, estab- 
lish. 

constituyente, constituent. 

construcción, construction. 

construir, irr., to build, construct. 

consuelo, comfort, consolation. 

consultar, to consult, take advice 
from, deliberate ; to reckon. 

consumar, to consummate, finish, 
perform, complete. 

consumir, to consume, waste, de- 
stroy, eat up, burn up. 

constuno, consumption. 

contacto, contact, touch. 

contado, few, scarce ; por de — ^ of 
course ; al — , for cash, in ready 
money. 

contagiar, to infect, corrupt. 

contaminar, to contaminate, cor- 
rupt. 

contar, r. ch, /., to count, include; 
to relate; — con, to count on, 
depend on, reckon with, have. 

contemplación, contemplation, med- 
itation. 

contemporáneo, contemporary. 

contemporizar, to temporize, to 
submit to another. 

contendiente, m., contestant, oppo- 
nent. 

contendor, m., opponent, antagonist. 

contener, irr.^ to contain, refrain, re- 
strain, check. 

contento, adj., content, satisfied; 
noun, joy, satisfaction. 

contestación, dispute, strife, answer. 

contestar, to answer, reply. 



VOCABULARY 



303 



contienda, contest. 

contiguo, contiguous, adjoining. 

continental, continental. 

continente, m., continent. 

contingente, m.f contingent, share. 

continuación, continuation, con- 
tinuance ; a — , immediately fol- 
lowing. 

continuar, to continue, to remain. 

continuo, continuous, continual, 
constant, endless. 

contomo, contour, outline; envi- 
rons, vicinity. 

contra, against ; en — de, opposed. 

contrabandista, m., smuggler. 

contracción, contraction. 

contradecir, irr., to contradict. 

contradicción, contradiction. 

contradictorio, contradictory. 

contrafuerte, m.j spur (of mountain). 

contralmirante, m., rear-admiral. 

contramarcha, countermarch. 

contramarchar, to countermarch. 

contrario, adj., contrary, opposite; 
por el — , al — , on the contrary ; 
noun, opponent. 

contrastar, to contrast. 

contraste, m., contrast, obstacle. 

contratante, m., contractor. 

contratar, to contract, deal, nego- 
tiate. 

contratista, m., contractor, grantee. 

contrato, contract, stipulation ; 
agreement. 

contribución, contribution, tax, 
impost ; poner a — , to tax. 

contribuir, irr.j to contribute. 

controversia, controversy, dispute. 

conturbar, to disturb, trouble. 

convalecer, irr., to recover from 
sickness. 



convencer, to convince, persuade. 

conveniente, convenient, suitable, 
expedient. 

convenio, convention, agreement. 

convenir, irr., to agree, suit, belong 
to, be fitting. 

convento, convent. 

convergente, convergent. 

converger, to converge. 

conversación, conversation, society, 
intercourse. 

conversar, to converse, discourse. 

convertir, r. ch. II, to change, con- 
vert, transform. 

convicción, conviction. 

convocación, convocation. 

convocar, to convoke, call together 
convene. 

cooperación, cooperation. 

cooperar, to cooperate. 

copia, copy. 

copiar, to copy, imitate. 

copioso, copious, abundant. 

corazón, m., heart; amigo de — , 
bosom-friend. 

corbeta, sloop. 

cordialidad, cordiality. 

Cordillera, chain, ridge (of moun- 
tains), 

cordón, m., line, row {of mountains), 
ridge. 

cordonero, rope-maker. 

cometa, cornet, bugle. 

coro, choir, chorus. 

corona, crown, monarchy. 

coronamiento, crowning feature. 

coronar, to crown ; to cap, complete. 

coronel, m., colonel. 

corporación, corporation, guild. 

corral, m., yard, inclosure. 

correcto, correct. 



304 



VOCABULARY 



corregir, r. ch. Illy to correct, 

rectify. 
correlativo, correlative, 
correo, post, mail, courier, 
correr, to run, travel over; to 

meet with; to elapse. 
correría, hostile incursion, foray, 
correspondencia, correspondence, 

mail. 
corresponder, to return a favor, 

answer, correspond, belong to. 
correspondiente, corresponding, 
corriente, /., current, flow, running 

stream. 
corroborar, to corroborate, con- 
firm. 
cortadura, parapet, earthwork, cut. 
cortar, to cut off, cut, cut short ; to 

bring to an end. 
corte, m.y the act of cutting, cut, 

shape ; /., court ; — s, senate and 

house of representatives of Spain. 
corteza, bark (of tree), peel, rind. 
corto, short, brief, small. 
cosa, thing, matter, affair. 
costa, cost, expense; shore, coast, 

beach. 
costado, side ; caer de — , to list {of 

vessels) ; a su — , alongside. 
costar, r. ch. /, to cost. 
costear, to pay the cost, 
costo, cost, 
costoso, expensive. 
costumbre, custom, habit, fashion, 
coy, m., hammock. 
cráneo, skull. 
creación, creation. 
crear, to create. 
crecer, irr., to grow, increase; (of 

tides), to rise. 
crédito, credit, belief, faith, trust. 



creencia, belief, creed. 

creer, to believe. 

crepúsculo, twilight, dusk. 

Creso, Crcesus. 

cresta, summit. 

crestón, m., large crest. 

criado, servant. 

criar, to bring up (of children), 
educate. 

crimen, m., crime, offense. 

criminal, criminal. 

criolla, creóle (white person born in 
the American colonies), [See foot- 
note I, page 5^.] 

crisis,/., crisis. 

crispar, to convulse. 

cristiano. Christian. 

Cristo, Christ. 

Cristóbal Colón, Christopher Colum- 
bus. 

criterio, judgment. 

crítica, criticism, censure, examina- 
tion. 

crítico, critical. 

crónica, chronicle. 

crónico, chronic. 

cronista, m., chronicler. 

cronológico, chronological. 

croquis, m., rough sketch, draft. 

crudo, rough, raw. 

cruel, cruel, merciless. 

crueldad, cruelty, inhumanity. 

crujir, to crackle, creak, crunch. 

cruz, /., cross. 

cruzar, to cross. 

cuadrado, square. 

cuadrilla, band, group. 

cuadro, square, frame, picture, 
plan. 

cuadrúpedo, quadruped. 

cuajado, curdled. 



VOCABULARY 



305 



cual, adj. and rel. pron., which, 
what, as ; el — , la — , who, whom, 
which, he who, she who; lo — , 
which, a thing which ; con lo — , 
whereupon; por lo — , where- 
fore; cada — , each one; — si, 
as if. 

cuál, interr.y which, what. 

cualquiera, cualquier, any, some, 
whatsoever, whosoever. 

cuan (used only before adj. or adv.), 
how, as ; see cuanto. 

cuando, when, although, because; 
para — , until ; de vez en — , 
from time to time ; aun — , even 
though. 

cuándo, interr., when. 

cuantioso, numerous, copious, rich. 

cuanto, rel. pron. and adj. y as much 
as, whatever, all that, as much 
(many) . . .as; todo — , all 
that; en — a, in regard to; 
por — , inasmuch as ; unos — s, 
a few. 

cuánto, interr. adj. and pron., how 
much, how many, how great. 

cuarenta, forty. 

cuartel, m., quarter, mercy, bar- 
racks; — general, headquarters. 

cuarto, quarter; room; sentinel 
duty, watch. 

cuatro, four. 

cúbico, cubic. 

cubierta, deck. 

cubierto, see cubrir. 

cubrir, to cover, spread over. 

cucarda, cockade. 

cuchillada, gash, stab. 

cuchillo, knife, sword. 

cuello, neck, throat. 

cuenca, socket (of eye), 

X 



cuenta, count, reckoning, account, 
bead ; dar — , to inform ; darse 

— de, to realize, understand; 
tener en — , to take into consider- 
ation, heed ; caer en la — de, to 
become aware of, notice; por 
su — , por propia — , on his own 
account; tomar por su — , to 
take upon oneself. 

cuento, number, count; tale, story. 

cuerda, cord, rope. 

cuerno, horn. 

cuero, hide, leather. 

cuerpo, body, corps, division, troop ; 

— a — , hand to hand, in single 
combat. 

cuesta, hill, slope. 

cuestión, question. 

cueva, cave, cellar. 

cuidado, care, solicitude, attention, 
anxiety. 

cuidar, to heed, care; — se de, to 
care. 

culebra, snake. 

culpa, blame, negligence, fault. 

culpable, culpable, guilty. 

culpar, to blame, accuse. 

cultivar, to cultivate. 

culto, worship. 

cultura, culture. 

cumbre, top, summit, crest, peak. 

cumplimiento, completion, fulfil- 
ment, performance; dar — , to 
comply, obey, perform. 

cumplir, to comply, fulfil; to do 
one's duty, to be fitting, to be- 
hoove ; — con, to obey, perform ; 

— veinte años, to reach one's 
twentieth birthday. 

cuna, cradle, place of birth, origin, 
source. 



3o6 



VOCABULARY 



cundir, to spread, grow. 

cura, m., priest, rector, parish- 
priest. 

curaca, w., governor, potentate. 

cureña, gun-carriage. 

curiosidad, curiosity. 

curioso, curious. 

curso, course. 

custodia, custody, safe-keeping, care. 

custodiar, to guard, take charge of, 
keep. 

cuyo, rel. adj., whose, of which, which. 

CH 

chalupa, long-boat, launch. 
chambergo, broad-brimmed hat. 
chaqueta, jacket, sack coat, 
charanga, brass band. 
charco, pool, puddle. 
charla, chat, conversation, 
charqui, w., jerked beef. 
charquicán, m., kind of prepared 

food, 
chifle, m.j water-bottle. 
chileno, Chilean. 
chimenea, smoke-stack. 
chisme, m., tales, gossip, 
chispeante, sparkling. 
chistoso, cheerful, witty. 
chocar, to shock, irritate, disgust; 

to collide, clash. 
chochear, to dote, lose one's mental 

faculties. 
choque, m., shock, collision, impact, 
choza, shanty, hut. 
chuza, lance. 

D 

D., see don. 

dable, possible, practicable. 
dado, noufiy die; pi. y dice; adj., 
granted; (see dar). 



dama, lady. 

danzar, to dance. 

dafio, damage, hurt, loss; 
perjuicios, damages. 

dar, in. y to give, inspire; — en, to 
strike against; — por, to con- 
sider, concede; '—por libre, to 
free, exonerate; — se, to yield; 
— se a, to devote oneself to; 
— se cuenta de, to realize, under- 
stand; — la vuelta, to return; 
— lo mismo, to amount to the 
same thing ; — se per, to pretend 
to be ; — se por entendido, to show 
that one understands. 

datar, to date. 

dato, fact ; — s, facts, data. 

de, of, concerning, as, by, with. 

debajo, beneath, under. 

deber, m., duty. 

deber, to have to, must, ought ; to 
be supposed to ; to be due; to owe; 
(often in the present and imperfect), 
I am to, I was to, etc. 

débil, weak. 

debilidad, weakness. 

debilitar, to enfeeble, weaken. 

década, decade. 

decapitar, to behead. 

decena, ten. 

decidido, decided, professed. 

decidir, to decide ; — de, to deter- 
mine ; — se, to decide. 

decimal, decimal. 

decir, irr.y to say, tell; es — , 
that is to say; querer — , to 
mean. 

decisión, decision. 

decisivo, decisive. 

declamación, declamation. 

declamatorio, declamatory. 



VOCABULARY 



307 



declaración, declaration, statement, 

proposal, testimony. 
declarar, to declare, determine, 

testify. 
declinar, to decline. 
decoración, decoration, scenery, 
decrépito, decrepit, 
decretar, to decree, 
decreto, decree. 

dedicar, to dedicate, devote, conse- 
crate, 
dedo, finger ; — pulgar, thumb. 
deducir, irr.j to deduce, infer, 
defender, r . ch. /, to defend, protect, 

uphold, plead for. 
defensa, defense. 
defensor, m., defender. 
déficit, m., shortage, deficiency, 
definido, definite. 
definir, to define, 
definitivo, definite, final, decisive; 

en definitiva, in conclusion. 
defraudar, to defraud. 
degollar, r. ch. /, to behead, cut 

one's throat, 
degüello, throat-cutting, 
dejar, to leave, let, permit, allow, 

abandon; — de, to fail to, to 

cease to. 
del = de -h el. 
delante, before, in front of ; — de, 

before, in front of; poner — , 

to set before, remind. 
delegado, delegate, 
delegar, to delegate, 
delgado, thin, slender, slim, light, 

delicate. 
deliberación, deliberation. 
deliberado, deliberate, 
deliberar, to deliberate, 
delicadeza, delicacy. 



delicado, delicate. 

delinear, to sketch. 

delirante, delirious. 

delirio, delirium, madness, mania. 

delito, crime, guilt. 

demanda, demand, claim, enter- 
prise ; en — de, in search of. 

demás, adj.f other, remaining; 
lo — , the rest; adv., over, be- 
sides, moreover. 

demasía, excess ; en — , excessively. 

demasiado, too, too much, exces- 
sive. 

democracia, democracy. 

demonio, devil. 

demora, delay. 

demorar, to delay. 

demostración, demonstration, evi- 
dence, proof, mark. 

demostrar, r. ch, /, to demonstrate, 
prove. 

denodado, bold, audacious, fearless. 

denominación, denomination, name. 

denominar, to name. 

densidad, density. 

denso, dense, thick. 

dentellada, bite. 

dentro, inside, within. 

denimcia, denunciation, accusation. 

denunciar, to denounce, give notice 
of. 

departamento, department. 

dependencia, dependency. 

depender, to depend. 

deplorable, deplorable. 

deplorar, to deplore, lament, regret. 

deponer, irr., to lay aside, remove, 
depose, declare. 

deportar, to deport, exile. 

depositar, to deposit, give in trust. 

depósito, deposit, depot, vault, trust. 



3o8 



VOCABULARY 



depresión, depression. 

derecho, nourif right, justice, law; 
con — a, entitled to; pi., tariff 
duties; adj., straight, right (of 
direction) ; a la derecha, on the 
right. 

derogar, to revoke, repeal. 

derramar, to pour out, shed; — se, 
to spread, (of rivers) to empty. 

derretir, r. ch. Ill, to melt, dissolve. 

derribar, to strike down, fell. 

derrota, defeat, rout. 

derrotar, to waste away, ruin (of 
health or fortune) ; to defeat. 

derrumbe, m., landslide, collapse. 

desabrido, vexed. 

desafortunado, unlucky, unfortu- 
nate. 

desagradable, disagreeable, unpleas- 
ant. 

desaguar, to empty. 

desahogado, impudent, bold, bare- 
faced. 

desahogar, to relieve from pain, 
remove obstacles, make comfort- 
able, to alleviate, free, relieve. 

desaire, m., slight, rebuff, disdain. 

desalentar, r. ch. I, to discourage, 
dismay. 

desaliento, dismay, dejection, dis- 
couragement. 

desaliñado, slovenly, careless, dis- 
orderly. 

desaliñar, to disarrange, disorder, 
ruffle. 

desalmado, soulless, inhuman. 

desalojar, to dislodge. 

desamarrar, to unmoor, cut adrift. 

desamparar, to forsake, desert. 

desanimar, to discourage. 

desaparecer, irr., to disappear. 



desaparición, disappearance. 

desapasionado, impartial. 

desapercibido, unperceived. 

desarbolado, dismasted. 

desarmar, to disarm, dismount (of 
cannon), 

desarrollar, to develop, promote, 
explain. 

desarrollo, development. 

desasosegar, r. ch. I, to disturb, dis- 
quiet. 

desastre, m., disaster, calamity, 
catastrophe. 

desatenderse (de), r. ch. I, to dis- 
regard. 

desatinado, foolish, unwise, non- 
sensical. 

desatracar, to sheer off. 

desavenencia, discord, disagreement. 

desavenir, iff., to discompose; — se, 
to quarrel, disagree. 

desbandarse, to disband. 

desbaratar, to destroy, break, 
smash, ruin, disperse, break up. 

desbarrancarse, to roll over a 
precipice. 

desbordar, to overflow. 

descalzarse, to remove one's shoes 
or stockings. 

descansar, to rest; to be satisfied, 
rest assured. 

descanso, rest, repose, peace ; sin — , 
ceaselessly. 

descarga, volley, firing, discharge. 

descargar, to discharge, unload. 

descarrio, aberration, warp, twist. 

descartar, to discard. 

descender, r. ch. I, to descend, fall ; 
to bring down. 

descendiente, m., descendant. 

descenso, descent. 



VOCABULARY 



309 



descolgar, r. ch. /, to unhang, take 
down; — se, to come on unex- 
pectedly. 

desconfianza, distrust, suspicion, 
fear. 

desconfiar, to distrust, suspect, 
doubt. 

desconocer, irr., to disown, deny; 
to be unacquainted with. 

desconocido, unknown. 

desconocimiento, disavowal, denial. 

desconsolado, disconsolate, melan- 
choly. 

descontento, discontent. 

descorazonar, to discourage. 

descorrer, to draw back (of curtain). 

describir, to describe, relate. 

descripción, description. 

descubridor, w., discoverer. 

descubrimiento, discovery. 

descubrir, to discover, explore, 
uncover, bare. 

descuidar, to neglect, forget, rest 
easy, be inattentive; hacer — , to 
throw off one's guard. 

desde, from, since, after; — que, 
since, from the time when; 
— luego, at once, immediately. 

desdecir, irr.j to be unworthy of. 

desdén, m., disdain, scorn. 

desdichado, unfortunate, luckless. 

desear, to desire, wish. 

desechar, to put aside, cast away. 

desembarazar, to disembarrass, free, 
remove. 

desembarcar, to disembark, land, 
go ashore. 

desembocar, to flow out, empty, 
pour out, come out. 

desemejanza, dissimilarity; a — 
de, unlike. 



desempeñar, to redeem, perform, 
accomplish, discharge, play (a 
part). 

desempeño, performance. 

desencadenar, to unchain, set loose, 
set afoot. 

desencuadernado, undone, out of 
order. 

desengañar, to undeceive, disabuse, 
convince. 

desenlace, m., outcome, end, catas- 
trophe. 

desenlazar, to enact, bring to a close. 

desenterrar, r. ch. /, to exhume. 

desenvolver, r. ch. I, to unfold, dis- 
cover, develop. 

desenvuelto, see desenvolver. 

deseo, desire, wish. 

deseoso, desirous. 

deseqttilibrado, unsymmetrical. 

desequilibrio, unstable condition. 

deserción, desertion. 

desertor, w., deserter. 

desesperado, desperate, furious. 

desesperar, to lose hope, despair; 
— se, to fret, be vexed. 

desfavorable, unfavorable. 

desfigurar, to disfigure. 

desfilada, single file. 

desfiladero, defile, pass. 

desfilar, to file past, pass in review, 
march. 

desfila, m., file, line, row; parade. 

desgarrador, rending, piercing. 

desgarrar, to tear, rend. 

desgracia, misfortune, adversity. 

desgraciado, unfortunate, unlucky. 

desguarnecer, irr.f to expose, leave 
without defense. 

deshacer, irr., to destroy, take 
apart ; — se de, to rid oneself of. 



3IO 



VOCABULARY 



deshonrar, to dishonor, disgrace, 
desierto, adj., deserted; nouuy 

desert. 
designar, to design; to appoint, 
designio, design, purpose, 
desigual, unequal, one-sided, 
desilusión, disillusion, 
desistir, to desist, cease, renounce, 

to cease to hope, 
deslizar, to slip, glide; — se, to 

slip away, escape, 
deslumhrar, to dazzle, 
desmayar, to be dismayed, dis- 
couraged. 
desmedido, excessive, 
desmentir, r. ch. II, to contradict, 

deny, 
desmontar, to dismount; to clear 

away {of trees, etc.). 
desmoralización, demoralization, 
desmoronarse, to crumble, 
desnudar, to undress, strip. 
desnudo, naked, stripped. 
desocupar, to evacuate, to leave 

vacant. 
desolación, desolation, havoc. 
desolado, desolate, disconsolate. 
desolar, r. ch, I, to ravage, lay 

waste. 
desorden, m., disorder. 
despacio, slowly, leisurely. 
despachar, to dispatch, send, 
despacho, dispatch, 
desparramar, to scatter, overspread, 
despavorir, to be terrified. 
despecho, despair, dismay. 
despedazar, to tear to pieces, 
despedida, farewell, 
despedir, r. ch. III^ to emit, throw off, 

discharge, dismiss ; — se, to take 

leave, say good-bye. 



despensero, steward. 

desperdicio, waste, refuse, remains. 

despertar, r . ch. I, to awake, awaken, 
excite. 

despierto, lively, smart, wide awake. 

despilfarrador, m., spendthrift. 

despilfarrar, to squander. 

desplegar, r . ch. I, to unfold, display. 

despojar, to despoil, deprive, strip. 

despojo, spoils, plunder. 

despótico, despotic. 

despreciar, to despise, scorn, under- 
estimate. 

despreciativo, contemptuous. 

desprecio, scorn, contempt. 

desprender, to unfasten, loose, de- 
tach, deploy ; — se, to issue from ; 
to deprive oneself of, 

desprendimiento, self-denial, unself- 
ishness. 

desprevenido, unprovided, unpre- 
pared. 

desproporcionado, \mequal, dispro- 
portionate. 

después, adv., afterwards; Prep., 
— de, after ; conj., — que, after. 

desquite, m., revenge, compensa- 
tion, satisfaction. 

destacamento, detachment. 

destacar, to detach; — se, to 
project, stand out. 

destemplar, to disconcert, ruffle. 

destierro, exile. 

destinar, to destine, appoint, de- 
sign, allot. 

destino, destiny, destination. 

destreza, skill, dexterity. 

destronar, to dethrone. 

destrozar, to destroy, defeat, cut to 
pieces. 

destrucción, destruction. 



VOCABULARY 



311 



destruir, irr.j to destroy. 

desvalido, helpless, unprotected. 

desvanecerse, irr., to pall, vanish, 
evaporate, faint. 

desvelar, to keep awake. 

desvelo, watchfulness. 

desventaja, disadvantage. 

desventurado, unfortunate, luck- 
less, unhappy. 

desviación, deviation. 

detallar, to detail, specify. 

detalle, m., detail. ' 

detención, imprisonment. 

detener, irr,, to keep back, defend, 
preserve; — se, to stop. 

detenido, slow, careful. 

detenimiento, care, attention. 

deteriorar, to impair. 

determinar, to determine, specify, 
decide, settle; — se, to make up 
one's mind. 

detonación, detonation, report. 

detrás, behind. 

deuda, debt. 

deudo, relative. 

deudor, m., debtor. 

devolver, r. ch. /, to return, restore, 
pay back. 

devorador, devouring. 

devorar, to devour, consume. 

día, w., day; todos los — s, every 
day; a los siete — s, a week 
later ; hoy — , nowadays. 

diablo, devil. 

diáfano, diaphanous. 

dialecto, dialect. 

diálogo, dialogue. 

diamantino ; piedra diamantina, 
diamond. 

diana, reveille (bugle call). 

diario, adj., daily ; noun, newspaper. 



dibujante, m,, draughtsman. 

dibujar, to draw, sketch. 

dibujo, design, sketch, drawing. 

diccionario, dictionary. 

diciembre, m,, December. 

dictador, m,, dictator. 

dictadura, dictatorship. 

dictamen, m,, opinion, judgment, 
advice. 

dictar, to dictate, command, direct. 

dicha, happiness. 

dicho, proverb, remark, sentence; 
past participle of decir, said, afore- 
said. 

dichoso, happy, fortunate. 

diente, w., tooth. 

diestro, skilful, clever, expert. 

diez, ten. 

diezmar, to decimate. 

diferencia, difference ; a — de, un- 
like. 

diferenciarse, to differ. 

diferente, different. 

diferir, r. ch. II, to be different. 

difícil, difficult, hard. 

dificultad, difficulty, hardship. 

difundir, to diffuse, spread. 

difunto, deceased, dead, corpse. 

dignarse, to deign. 

dignidad, dignity. 

digno, worthy, deserving, appro- 
priate. 

dilatado, extensive, vast. 

dilatar, to swell, expand, protract. 

diligente, diligent. 

dilucidar, to explain, elucidate. 

dimitir, to resign, relinquish. 

dinamismo, dynamism, force, energy. 

dinastía, dynasty. 

dinero, money. 

dios, m., god, deity. 



312 



VOCABULARY 



diplomacia, diplomacy. 

diplomático, adj.f diplomatic, 
shrewd; noun, diplomatist. 

diputación, committee. 

diputado, delegate, representative. 

diputar, to depute, delegate, em- 
power. 

dique, w., jetty. 

dirección, direction ; con — a, to- 
wards. 

directo, straight, direct. 

director, w., director. 

dirigir, to direct, lead, drive; to 
address (a letter) ; — se, to 
make one's way to, to address. 

disciplina, discipline. 

disciplinar, to discipline, train. 

discordia, discord, disagreement. 

discreto, discreet, prudent, witty. 

discurrir, to reflect, discourse, dis- 
cuss; to invent, contrive. 

discurso, speech. 

discusión, discussion. 

discutir, to discuss. 

diseminar, to scatter, spread. 

diseñar, to draw, sketch, outline. 

disfrutar, to reap benefit from; to 
enjoy the comforts of. 

disgustar, to disgust, displease, 
offend. 

disgusto, disagreement, dispute, dis- 
pleasure, annoyance. 

disidencia, disagreement. 

disidente, dissenting. 

disimular, to dissemble, feign, con- 
ceal. 

disimulo, pretense, deceit, conceal- 
ment. 

disipar, to scatter, disperse, drive 
away, put to flight, cause to 
vanish. 



disminuir, irr., to diminish, reduce, 
decrease. 

disparar, to shoot, discharge. 

disparo, discharge, shot. 

dispensar, to dispense, spare ; no — 
fatigas, to spare no effort. 

dispersar, to scatter. 

dispersión, dispersion, disorder. 

disperso, adj., dispersed, scattered; 
noun, fugitive. 

disponer, irr., to arrange, dispose, 
place, order;' — se, to get ready, 
prepare oneself; — de, to com- 
mand, regidate, have at one's dis- 
posal. 

disponible, disposable. 

disposición, disposition, temper, in- 
clination, arrangement, command, 
direction. 

dispuesto, ready (see disponer). 

disputa, dispute, argument, conten- 
tion, 

disputar, to dispute, contend. 

distancia, dfstance, interval, space. 

distante, distant, far, remote. 

distar, to be distant. 

distinción, distinction, difference. 

distingtddo, distinguished, conspic- 
uous. 

distinguir, irr., to distinguish; — se, 
to excel. 

distinto, distinct, different. 

distraer, irr., to distract. 

distribución, distribution, allotment. 

distribuir, irr., to distribute, deal 
out; allot. 

distrito, district. 

disttadir, to dissuade. 

disturbio, disturbance, outbreak. 

disuelto, dissolved. 

divergente, divergent. 



VOCABULARY 



313 



diverso, diverse, different, various, 
several. 

divertir, r. ch. II, to amuse, enter- 
tain, make merry. 

dividendo, dividend. 

dividir, to divide, split, sepa- 
rate. 

divinidad, divinity, deity, god. 

divino, divine. 

divisar, to descry, perceive, see. 

división, division, section. 

divulgar, to reveal, publish, dividge, 
make known. 

doblar, to turn, to round; to fold 
back. 

doble, double. 

doblez, /., duplicity, guile. 

doce, twelve. 

doctor, m.j doctor. 

doctrina, doctrine. 

doctunentar, to prove with docu- 
ments, authenticate. 

documento, document, record. 

dogal, m., halter, noose, slip-knot, 
rope. 

dogma, m., dogma, teachings. 

dólar, m., dollar. 

doler, r. ch. I, impers., to hurt, pain ; 
— se, to grieve, regret. 

dolor, m., pain, sorrow, grief. 

doloroso, sorrowful, painful. 

domador, nz., tamer. 

doméstico, adj., domestic; noun, 
servant. 

dominación, rule, command, power, 
authority. 

dominante, masterful, commanding, 
prevailing. 

dominar, to govern, control, com- 
mand, subdue; to rise above. 

domingo, Sunday. 



dominio, dominion, domain, power, 
authority, possession, control. 

don, Mr. (title used before Christian 
name only), 

donación, gift. 

donativo, donation, present. 

donde, where. 

doña, Mrs., Miss, Lady (title used 
before Christian name only). 

dorado, gilt, gilded. 

dormir, r. ch. II, to sleep \ — se, to 
fall asleep. 

dos, two ; los — , both. 

doscientos, two hundred. 

dotación, provision, stock, assign- 
ment. 

dotal, pertaining to a dowry. 

dotar, to endow; to gift; to furnish. 

dote, m. or /., dowry; pi., gifts, 
talents. 

Dr. = Doctor. 

dragar, to dredge. 

dragón, m., dragoon. 

drama, m., drama, play. 

dramático, dramatic. 

ducado, ducat. 

duda, doubt, hesitation; poner 
en — , to question, regard as 
doubtful. 

dudar, to doubt. 

dudoso, doubtful. 

duelo, grief, sorrow, mourning ; com- 
bat. 

dueño, master, owner. 

dulce, adj., sweet, gentle; fresh (of 
water) ; noun, m., candy. 

dulcificar, to soften. 

durable, durable, lasting. 

duración, duration. 

durante, during. 

durar, to last, continue. 



314 



VOCABULARY 



dureza, harshness. 

duro, ímS;., hard, harsh; «<?««, dollar. 

£ 

e, and (used instead of y before 
words beginning in i or hi). 

ebrio, intoxicated, boisterous. 

eclesiástico, priest. 

eco, echo. 

economía, economy, thrift. 

economizar, to economize, spare, 
save. 

ecuanimidad, equanimity. 

ecuatorial, equatorial. 

ecuatoriano, of Ecuador, Ecua- 
dorian. 

echar, to throw, throw down, cast, 
emit, expel, turn out, drive away, 
put on; — de ver, to observe, 
perceive ; — en cara, to reproach, 
censure ; — en olvido, to forget ; 
— raíces, to take root. 

edad, age ; en — de, of the proper 
age for. 

edecán, w., aide-de-camp. 

Edén, m., Eden, paradise. 

edificar, to build, construct. 

edificio, building, edifice. 

educación, education. 

educar, to educate, train. 

efectivo, effective ; dinero — , cash. 

efecto, effect, consequence, end, 
purpose, meaning; en — , in 
fact ; llevar a — , to carry out. 

efectuar, to accomplish, carry out. 

eficaz, powerful, effective, strong. 

eficiente, effective. 

efímero, ephemeral. 

egipcio, Egyptian. 

Egipto, Egypt. 

eje, m., axis, centre. 



ejecución, execution. 

ejecutar, to execute, perform, carry 
out, make. 

ejecutivo, executive, the executive 
ofl&ce. 

ejemplo, example, instance; ai- 
de, after the example of. 

ejercer, to exercise, exert, practise. 

ejercicio, exercise. 

ejercitar, to exercise, drill. 

ejército, army. 

el, la, lo, los, las, the ; lo + adj., the, 
how; el de, la de, etc,, that of, the 
one of; el que, la que, etc,, he 
who, she who, the one who; lo 
que, what, which; con lo que, 
whereupon; de lo que, than; 
por lo que, therefore; a lo que, 
according to what; lo que es,as 
for. 

él, ella, ello, he, she, it ; ellos, ellas, 
they; {after a prep,), him, her, 
it, them. 

elaborar, to manufacture, prepare. 

elección, election, selection, choice. 

elector, w., elector. 

elegante, elegant, stylish, graceful. 

elegir, r. ch. Ill, to select, choose, 
elect. 

elemento, element; — B, resources. 

elevación, elevation, eminence; dis- 
parar por — , to shoot high in the 
air. 

elevado, elevated, tall, high, lofty. 

elevar, to raise, exalt; ^«e, to rise, 
ascend. 

eliminar, to eliminate. 

elocuente, eloquent. 

eludir, to elude, evade. 

ella, ellos, ellas, ello, see él. 

emancipación, emancipation. 



VOCABULARY 



i^S 



emancipador, noun, m., emancipator, 
liberator ; adj,, emancipating, revo- 
lutionary. 

emancipar, to emancipate, free. 

embarazar, to embarrass, perplex, 
hinder. 

embarazo, obstacle, hindrance, 
trouble, vexation. 

embarazoso, embarrassing, trouble- 
some. 

embarcación, vessel, boat. 

embarcadero, wharf. 

embarcar, to ship; — se, to em- 
bark, take ship. 

embargar, to seize, attack. 

embargo; sin — , notwithstanding, 
however ; sin — de, in spite of. 

emblema, m,, emblem, symbol. 

emboscada, ambush, ambuscade. 

emboscar, to place in ambush. 

embotar, to blunt, dull. 

embrionario, embryonic. 

embrollar, to entangle, cumber. 

emergencia, emergency. 

emigración, emigration, exodus. 

emigrado, political exile. 

emigrar, to emigrate. 

eminencia, eminence, height. 

eminente, eminent, high, promi- 
nent, conspicuous. 

emisario, emissary, agent. 

emitir, to utter. 

emoción, emotion. 

empapar, to saturate; — se, to be 
imbued. 

empecinamiento, obstinacy. 

empeñar, to pledge ; — se, to pledge 
oneself to, persist in. 

empeño, pledge, contract, determi- 
nation. 

empeorar, to grow worse. 



emperador, f»., emperor. 

empero, however. 

empezar, r. ch. /, to begin. 

empinado, steep, high. 

empleado, employer, ofl&ce-holder. 

emplear, to employ, engage, util- 
ize; to spend {of time or money). 

empleo, use. 

emplumar, to adorn with feathers. 

emprendedor, m., contractor. 

emprender, to undertake, venture 
upon. 

empresa, enterprise, undertaking, 
contracting company. 

empresario, contractor. 

empréstito, loan. 

empujar, to drive. 

empuje, w., drive, impulse, on 
slaught. 

empuñar, to grasp. 

emulación, rivalry. 

emular, to rival, outdo. 

émulo, rival. 

en, in, on, upon, at, to, of, among 
after, when. 

enajenar, to alienate, transfer. 

enaltecer, in., to extol. 

enamorar, to inspire love ; — se, to 
fall in love. 

enardecer, irr., to kindle, inflame. 

enastar, to set in a haft. 

encabezar, to be at the head of, 
command. 

encadenamiento, linking, connection. 

encaminarse, to go toward. 

encantador, noun, m., enchanter; 
adj. y bewitching. 

encantar, to enchant, charm, be- 
witch. 

encapotado, drooping, frowning ; 
mirada — a, black look. 



3i6 



VOCABULARY 



encargar, to charge, entrust; — se, 
to take charge of, take care 
to. 

encargo, charge, duty, oflSce. 

encamado, red. 

encamar, to embody. 

encarnizado, bloody, murderous. 

encarnizamiento, cruelty, fury. 

encender, r. ch. /, to kindle, light, set 
fire to. 

encerrar, r. ch. /, to lock, enclose, 
confine, surround, contain ; — se, 
to retire. 

enciclopédico, encyclopedic. 

encima, above, over, upon ; por — 
de, over. 

encolerizar, to anger. 

encomendar, r. ch. /, to recommend, 
commit to one's care. 

encomienda, commission, message. 

encomio, praise. 

encono, ill-will. 

encontrar, r. ch. /, to meet, to hit 
upon ; to find ; — se, to be found, 
to be ; — se con, to meet. 

encorvar, to bend. 

encuentro, collision, encounter, 
meeting ; al — de, to meet. 

enderezar, to aim. 

endurecido, hardy, inured. 

enemigo, enemy. 

energía, energy, power, force. 

enérgico, energetic, vigorous. 

enero, January. 

enfermedad, sickness. 

enfermo, adj., sick; noun, in- 
valid. 

enfrentar, to be in front of. 

enfundar, to stuff. 

enfurecer, irr.y to irritate; — se, to 
become enraged. 



engañador, m., imposter, deceiver. 

engañar, to deceive, cheat, mis- 
lead, swindle; — se, to be de- 
ceived, to be mistaken. 

engendrar, to generate, produce. 

engrandecer, irr., to augment, exact, 
magnify. 

engrandecimiento, aggrandizement. 

enhorabuena ; dar la — , to congratu- 
late. 

enjaezar, to equip, harness. 

enjalma, light pack-saddle. 

enjuto, dry, lean, thin. 

enlace, m., connection, union, 
marriage. 

enlagar, to convert into a lake. 

enlazar, to join, connect. 

enloquecer, irr., to madden, craze; 
— se, to go insane. 

enmascarar, to mask. 

enmudecer, irr., to hush; — se, to 
grow silent. 

ennegrecer, ¿rr., to blacken. 

enojar, to irritate, anger, offend, 
displease, annoy. 

enojoso, vexatious. 

enorgullecerse, irr., to be proud. 

enorme, enormous, huge, vast. 

enrarecimiento, rarefaction. 

enredar, to entangle, ensnare, in- 
volve. 

enriquecer, irr., to enrich, adorn. 

ensalzar, to extol, exalt, aggrandize. 

ensanchar, to widen. 

ensangrentar, r. ch. 7, to stain with 
blood. 

ensayar, to attempt. 

ensenada, cove, bay. 

enseña, standard, ensign, flag, 
colors. 

enseñanza, instruction. 



VOCABULARY 



317 



enseñar, to teach, instruct, show. 

ensueño, dream, illusion, fancy. 

entablar, to initiate, start. 

entender, r. ch. /, to understand, 
think, comprehend, grasp ; dar a 
— , to make known; — en, to 
be in charge of; — de, to be 
familiar with. 

entendido, learned, proficient ; wise, 
skilful, prudent ; darse por — , to 
show that one understands. 

entendimiento, mind, intellect. 

enterar, to inform, acquaint. 

entereza, integrity, rectitude, forti- 
tude, firmness. 

enternecer, irr., to move to pity, 
touch, affect. 

entero, entire, whole, complete. 

enterrar, r. ch. /, to bury. 

entoldar, to overhang, cover over. 

entonar, to intone, sing. 

entonces, then, at that time. 

entorpecimiento, stupidity, blun- 
der. 

entrada, entrance, cash receipt, in- 
come; derechos de — , import 
duties. 

entrañas, /. />/., bowels, inmost part. 

entrar, to enter, go in, penetrate, 
begin; to house {i.e. take in) a 
bowsprit. 

entre, between, among; por — , 
through; — tanto, in the mean- 
time, while. 

entrega, surrender. 

entregar, to deliver, hand over, 
give up, pay, surrender, submit, 
abandon ; — se prisionero, to sur- 
render. 

entremezclar, to intermix, inter- 
mingle. 



entretanto, meanwhile, 
entretener, irr.y to amuse, entertain, 
entrever, irr., to catch a glimpse 

of. 
entrevista, interview, meeting, 
entrometer, to insert; — se, to 

intrude, meddle, 
enturbiarse, to be deranged, dis- 
turbed, ruffled, 
entusiasmado, enthusiastic. 
entusiasmo, enthusiasm, 
enumeración, enumeration, 
enumerar, to enumerate. 
envenenar, to poison. 
enviado, envoy, messenger. 
enviar, to send, dispatch. 
envidia, envy. 
en^o, sending, 
envolver, r. ch. /, to wrap up, bundle, 

envelop, surround; — se, to be 

implicated, 
envuelto, see envolver, 
épico, epic, 
epígrafe,/., epigraph, 
epiléptico, epileptic, 
episodio, episode. 
epitafio, epitaph. 
época, epoch, time, 
epopeya, epic poem, 
equilibrar, to balance, poise, 
equipaje, w., equipment, baggage, 
equipamiento, equipment, 
equipar, to fit out, equip. 
equiparar, to compare; — se, to 

vie, rival. 
equipo, equipment, 
equivalente, equivalent, 
equivocar, to mistake; — se, to be 

mistaken, to blunder, 
eqtdvoco, ambiguous. 
erario, public treasury. 



3i8 



VOCABULARY 



erguir, r . ch. II or Illy to erect, hold 
erect. 

erigir, to erect, raise, build. 

error, m., error, mistake, misappre- 
hension. 

erudito, learned. 

escala, port, stopping place (of 
ships). 

escalera, staircase. 

escalonar, to form in echelons. 

escandalizar, to scandalize, irritate. 

escándalo, scandal. 

escandaloso, scandalous, disgrace- 
ful. 

escapar, to escape ; — se, to escape. 

escape, m., escape ; a todo — , at full 
speed. 

escaramuza, skirmish, engagement. 

escarmentar, r. ch, I, to chastise, 
punish severely. 

escarpado, steep, sloped. 

escasez, /., scarcity, want, lack. 

escaso, small, scanty, short, limited. 

escena, scene. 

escénico, scenic, theatrical. 

esclarecer, irr.j to enlighten, make 
clear. 

esclavitud, slavery. 

esclavizar, to enslave. 

esclavo, slave. 

esclusa, lock. 

escoger, to choose, select. 

escolta, escort, convoy, guard. 

esconder, to hide, conceal. 

escondite, w., hiding-place. 

escopeta, shotgun. 

escotilla, hatchway. 

escribano, clerk, notary. 

escribir, to write. 

escrito, see also escribir ; noim, writ- 
ing, manuscript ; por — , in writing. 



escritor, m,, writer. 

escritura, writing. 

escrupuloso, scrupulous, precise, 

conscientious. 
escuadra, fleet, squadron, 
escuadrilla, little fleet. 
escuadrón, m,, squadron, troop of 

horse. 
escuchar, to listen, hear. 
escudriñar, to investigate, search 

into. 
escuela, school, style. 
esculpir, to sculpture, engrave, 
escupir, to spit. 

ese, esa, that {of yours) ; pi., those, 
ése, ésa, that one, he, she, him, 

they, it, etc. 
esencia, essence, 
esfinge, /., sphinx. 
esforzar, r, ch. I, to encourage ; — se, 

to make efforts, 
esfuerzo, effort, exertion, 
esgrimir, to wield (of weapons), 
eslabón, m., link, 
esmaltar, to enamel, 
esmerado, extremely careful, 
eso, that, that matter; por — , 

therefore, on that accoimt. 
espacio, space, interval, 
espada, sword. 

espalda, back, shoulders, rear, 
espanto, fear, fright, 
espantoso, fearful, frightful, 

horrible. 
Espaila, Spain, 
español, Spanish, Spaniard, 
esparcimiento, scattering, separa- 
tion. 
esparcir, to scatty, spread, shed, 
espartano. Spartan, 
especial, special, particular. 



VOCABULARY 



319 



especie, sort, kind; news, state- 
ment, event. 

especifico, specific; remedy. 

espectáculo, spectacle. 

espectador, m., spectator. 

esperanza, hope, expectancy. 

esperar, to hope, expect, wait for, 
await. 

espeso, thick, dense, heavy. 

espesor, m., thickness. 

espía, m.j spy. 

espina, spine, thorn, antenna. 

espionaje, m., spying, espionage. 

espirar, see expirar. 

espíritu, m,, spirit, soid. 

espiritual, spiritual. 

espléndido, splendid, magnificent. 

espoleta, fuse. 

espolio, spoils, plunder. 

espolón, m,f buttress, spur, ram {of a 
vessel). 

espolonazo, ramming, blow (of a 
ram), 

espontáneo, spontaneous. 

esposa, wife. 

esposo, husband. 

espuela, spur. 

esquife, m., skiff, small boat. 

esquina, corner. 

esquivar, to shun, evade. 

estabilidad, stability. 

establecer, irr., to establish, found, 
settle, decree. 

establecimiento, settlement, colony. 

estación, season {of year) ; station, 
stay, stop. 

estacionarse, to be stationed, take 
one's post. 

estado, state, dominion, condition, 
rank, profession, nation; tomar 
— , to get married; — mayor, 



staff; los Estados Unidos, the 

United States, 
estallar, to break out, burst forth, 

explode. 
estaUido, crack, report, explosion, 
estampar, to print, impress, insert. 
estampido, crack, crash, 
estancar, to stagnate. 
estandarte, m,, standard, flag, 
estar, irr. y to be; — por, to favor, 
estatua, statue. 

estatuir, irr. y to establish, enact, 
estatura, stature, height, 
estatuto, statute, law. 
este, m.y east, 
este, esta, this, that, the latter; ^/., 

these, those, 
éste, ésta, this, this one, the latter, 

he, him, she, her, these, those, ek. 
estera, matting. 
estereotipar, to stereotype, 
estéril, sterile, barren, fruitless. 
esterilidad, barrenness, 
estiércol, m., dung, 
estilo, style, use, fashion ; de — , 

customary. 
estimación, esteem, regard, 
estimar, to estimate, judge, esteem, 
estipulación, stipulation, agreement, 
estipular, to stipulate, contract, 

bargain, 
estirar, to stretch, 
esto, this, this matter ; en — , at 

this juncture ; con — , there- 
upon ; por — , therefor, 
estoico, stoic, 
estómago, stomach, 
estorbar, to obstruct, 
estorbo, obstruction, hindrance, 

obstacle. 
estrago, destruction, havoc, ravage. 



32Ó 



VOCABULARV 



estrangular, to choke, strangle. 
estratagema, stratagem, trick, 

deception, 
estratajema, see estratagema, 
estratégico, strategic. 
estrechar, to tighten, press, curtail, 

confine; to become intimate 

with. 
estrecho, adj., narrow, close, rigid; 

noun, channel, strait, 
estrella, star. 

estrellar, to dash to pieces, shatter. 
estremecer, irr., to tremble, stir, 

perturb. 
estribar, to rest, depend on. 
estribo, stirrup. 
estribor, m., starboard (right side 

of vessel, facing bow). 
estricto, strict, severe, 
estrofa, stanza. 
estructura, structure, build, 
estruendo, noise, din. 
estruendoso, clamorous, thun- 
derous. 
estrujar, to squeeze, wrench. 
estuario, estuary, 
estudiar, to study. 
estudio, study. 
estudioso, studious. 
estulto, stupid, 
estúpido, stupid, 
estupor, m., stupor, amazement, 
etapa, halting-place, stage, 
eternidad, eternity. 
eterno, eternal, perpetual, 
etiqueta, etiquette, ceremony. 
Europa, Europe. 
europeo, European, 
evacuar, to evacuate. 
evasiva, subterfuge. 
evento, event, contingency. 



eventualidad, eventuality* 

evidencia, evidence, certainty. 

evidente, evident. 

evitar, to avoid, escape, prevent; 
to save, spare. 

exacción, exaction, tax. 

exacerbar, to irritate, exasperate. 

exactitud, exactness, accuracy. 

exacto, exact. 

exageración, exaggeration. 

exagerar, to exaggerate, magnify. 

exaltación, excitement, exaltation, 
tension. 

exaltado, excited, excitable. 

exaltar, to exalt, raise ; — se, to be 
carried away by passion, to be- 
come excited. 

examen, m., examination, inspec- 
tion, investigation. 

examinar, to examine, inspect, 
search. 

exasperar, to irritate, exasperate, 
offend. 

excavación, excavation. 

excavar, to excavate. 

exceder, to surpass, excel, exceed; 
— se, to outdo, overstep a limit, 
not to stop short at. 

excelente, excellent. 

excepción, exception; a — de, 
except. 

excepto, except. 

exceptuar, to except, exclude. 

exceso, excess, abuse, crime. 

excitación, instigation. 

excitar, to excite, urge. 

exclamar, to exclaim, cry out. 

excluir, irr., to exclude. 

exclusión, exclusion. 

exclusivismo, exclusiveness. 

exclusivo, exclusive. 



VOCABULARY 



3^1 



Ezcmo. = Excelentísimo, 
excursión, incursion, raid. 
excusado, private, reserved. 
excusar, to excuse, palliate, spare; 

to avoid, shun, 
exento, free, not liable, not subject. 
exhalar, to exhale, breathe forth. 
exhausto, exhausted, 
exhibición, exhibition. 
exhortación, exhortation. 
exhortar, to exhort. 
exigencia, demand, requirement. 
exigente, exacting. 
exigir, to exact, demand, require. 
existencia, existence, life. 
existir, to exist, 
éxito, issue, result, outcome, end, 

success, 
expansión, expansion, extension. 
expectante, expectant. 
expectativa, expectation, waiting, 

suspense. 
expedición, expedition. 
expedicionar, to make an expedition. 
expedicionario, adj.j expeditionary; 

noufij armed explorer. 
expediente, expedient, resource. 
expedir, r. ch. Ill, to send, dispatch, 

issue. 
expedito, prompt, expeditious, 

speedy. 
expeler, to expel, cast out. 
expensas, /., />/., cost. 
experiencia, experience. 
experimentar, to experience. 
experto, able, experienced, expert, 
expirar, to expire, die. 
explanada, esplanade. 
explicable, explainable. 
explicación, explanation. 
explicar, to explain. 



explícito, explicit, clear. 

exploración, exploration. 

explorador, m., explorer. 

explorar, to explore. 

explosión, explosion. 

explotar, to work, develop. 

exponer, irr., to expose, lay bare, 
explain, jeopardize; — se, to run 
a risk. 

exportación, exportation. 

exportar, to export. 

exposición, explanation, statement. 

expresar, to express, indicate. 

expresión, expression, declaration, 
statement, testimony. 

expresivo, expressive. 

expreso, express, clear. 

exprimir, to squeeze out, extort; 
to express a thought. 

expropiación, expropriation. 

expropiar, to make a gift, surrender. 

expulsar, to expel. 

expulsión, expulsion. 

extender, r. ch. /, to extend, spread, 
stretch out, draw up {of document). 

extensión, extension, length. 

extenso, extensive. 

extenuación, weakness, exhaustion. 

extenuar, to exhaust, weaken. 

exterior, exterior, external; Re- 
laciones — es, Foreign Relations. 

exterminador, m., exterminator. 

exterminar, to exterminate, de- 
stroy. 

exterminio, extermination, destruc- 
tion. 

extinguir, irr., to extinguish, make 
extinct. 

extracción, exportation. 

extractar, to extract. 

extracto, extract, summary. 



322 



VOCABULARY 



extraer, íVr., to extract. 

extranjero, adj.j foreign; noun, 
foreigner, stranger ; foreign 
countries. 

extrañamiento, banishment. 

extrañar, to wonder at. 

extrañeza, surprise, wonder. 

extraño, adj., strange, foreign, out- 
side; noun, stranger. 

extraordinario, extraordinary. 

extraviar, to mislead. 

extremadamente, extremely. 

extremar, to carry to extremes. 

extremidad, extremity, necessity. 

extremo, adj., extreme, farthest, 
highest; noun, end, extremity; 
al — de, to the point of ; por — , 
extremely. 



fábrica, fabric, structure, building, 
factory. 

fabricar, to make, manufacture. 

fábula, fable, fiction, legend. 

fabuloso, fabulous, marvellous, in- 
credible. 

facción, faction; military duty; 
en la — , a — , on duty ; — es, 
features. 

faceta, facet. 

fácil, easy, facile, ready. 

facilidad, ease, readiness, facility. 

facilitar, to make easy, expedite. 

facultad, faculty, power, authority. 

facultar, to empower, authorize. 

facultativo, professional. 

faena, work, labor, task. 

faja, band, belt, zone. 

falange, /., phalanx. 

falda, slope. 

falso, false. 



falta, shortage, lack ; a — de, for 
lack of. 

faltar, to be lacking, fail, need, lack, 
to fall short. 

falto, wanting, scarce, short, lack- 
ing. 

falúa, small boat, tender. 

fallecer, irr. to die. 

fallo, sentence, judgment. 

fama, fame, report, reputation, 
rumor. 

familia, family, household. 

familiar, familiar. 

familiarizar, to familiarize, accustom. 

famoso, famous, celebrated. 

fanegada, a measure of land about 
an acre and a half. 

fantasia, fancy, imagination, con- 
ception. 

fantástico, fantastic. 

faraón, m.j Pharaoh. 

faro, lighthouse. 

farol, m.j lantern, light. 

farsa, farce, sham. 

fase, /., phase, aspect. 

fatal, fatal. 

fatalidad, fatality, ill fortune. 

fatalismo, fatalism. 

fatiga, fatigue, weariness. 

fatigar, to tire. 

favor, tn.y favor, support; a — de, 
in favor of, in behalf of. 

favorable, favorable. 

favorecer, irr, y to favor, protect. 

favorito, favorite. 

faz, /., face. 

fe, /., faith, belief, credence. 

febrero, February. 

febril, feverish. 

fecundidad, abundance, fruitful- 
ness. 



VOCABULARY 



3^3 



fecundo, fertile. 

fecha, date. 

fechar, to date (of letter), 

federación, federation. 

federalismo, federalism. 

federalista, m., federalist. 

fehaciente, authentic. 

felicidad, happiness, luck, success. 

felicitar, to congratulate. 

feliz, happy, fortunate, felicitous. 

fenómeno, phenomenon. 

fermentar, to ferment, foster. 

ferocidad, ferocity, fury, cruelty. 

feroz, cruel, savage, ferocious. 

férreo, of iron, stern, harsh; línea 

férrea, railroad. 
ferrocarril, m., railroad. 
fertilizador, m., fertilizer. 
fertilizante, fertilizing. 
festivo, festive, gay, witty. 
feudal, feudal. 
fiar, to guarantee, trust, intrust; 

— se de, to have confidence in. 
ficción, invention, story, falsehood. 
ficticio, fictitious. 
fidelidad, fidelity, loyalty, fealty. 
fiebre, /., fever. 
fiel, faithful, devoted. 
fiera, wild beast. 

fiero, fierce, cruel, savage, proud. 
fierro, iron. 

fiesta, holiday, festivity, rejoicing. 
figura, figure, countenance, picture. 
figurar, to figure, be conspicuous, 

appear. 
figurativo, figurative. 
fijar, to fix, determine, settle, set. 
fijo, fixed, settled, established. 
fila, file, row, rank. 
filo, edge, blade. 
filósofo, philosopher. 



fin, m.f end, finish, close, object, 
purpose ; al — , at last ; a — de, 

• in order to ; a — de que, in order 
that ; por — , finally ; a — es de, 
toward the end of ; en — , in 
short. 

final, oJ;., final; noutiy m., end. 

finalizar, to finish, conclude. 

fincar, to base, lay. 

fingir, to feign, counterfeit, pretend, 
affect. 

fino, fine, delicate, excellent. 

firman, m., firman {an oriental 
word meaning decree). 

firmar, to sign. 

firme, firm, strong, steady, resolute. 

firmeza, firmness, courage. 

fiscal, m,f prosecutor. 

físico, adj. J physical; noun, physi- 
cist. 

fisonomía, features, appearance, 
aspect. 

flaco, thin. 

flamear, to flame, blaze, flutter, 
wave. 

flanco, side, flank. 

flanqueador, flanking. 

flanquear, to flank. 

flecha, dart, arrow. 

flete, m.f freightage. 

flor, /., flower; a — de agua, 
awash, on the water's level. 

floreciente, flourishing. 

flota, fleet, squadron. 

flotar, to float. 

flote, m. ; a — , afloat. 

fogata, bonfire. 

fogoso, ardent, fervent. 

folleto, pamphlet. 

fomentar, to instigate, incite, en- 
courage. 



324 



VOCABULARY 



fondeadero, anchoring-space, har- 
bor. 

fondo, bottom, depth, rear, furthest 
end, fund, capital; tocar el — , 
to strike bottom. 

forjar, to forge, frame, invent. 

forma, form, fashion ; en debida — , 
in due form, correctly. 

formación, formation. 

formal, formal, genuine, serious. 

formalidad, formality, ceremony. 

formalizar, to make formal. 

formar, to form, draw up, arrange, 
shape, fashion, cut out, mould; 
— proceso (causa), to bring suit. 

formidable, formidable. 

fórmula, formula. 

formular, to formulate, draw up, 
prescribe. 

forraje, w., fodder. 

forrar, to line, cover. 

fortaleza, fortress, stronghold, cour- 
age, strength. 

fortificación, fortification. 

fortificar, to fortify. 

fortuna, fortune, luck, wealth, 
chance, fate ; probar — , to take 
one's chances, to try one's for- 
tune. 

forzar, r. ch. /, to force, compel. 

forzoso, obligatory, necessary. 

fosa, grave, tomb. 

Fr., see fray. 

fracasar, to crumble, fall through, 
fail. 

fracaso, failure. 

fragata, frigate. 

frágil, fragile. 

fragmento, fragment, bit. 

fragor, m., clash. 

fragoso, rough. 



fragua, forge. 

fraile, m.j monk. 

francés, French. 

Francia, France. 

franciscano, Franciscan {belongin§ 
to the order of St. Francis of 
Assist). 

franco, adj.j frank, sincere, genuine; 
noun, franc (French coin worth 
about ig cents). 

franquear, to open, to make clear. 

franqueza, frankness. 

frase, /., sentence, phrase. 

fraseolog^, verbosity, nonsense. 

fratricidio, fratricide. 

fraude, w., dishonesty. 

fray, m. {contraction of fraile, 
used before names of friars), brother. 

frazada, blanket. 

frecuencia, frequency. 

frecuente, frequent. 

fregar, r. ch. I, to scrub. 

frenético, frantic, mad. 

frente, /., forehead; m., front; 
— a, in front of, opposite ; de — , 
abreast ; por el — , face to face ; 
dar — , to face, resist ; hacer — , 
to face ; — por — , directly op- 
posite; al — de, at the head of. 

fresco, cool, fresh, recent. 

frígido, frigid. 

frío, cold. 

frontera, frontier. 

fronteriza, frontier, pertaining to a 
frontier. 

frontispicio, frontispiece. 

frustrar, to thwart, defeat. 

fruto, fruit, produce. 

fuego, fire, firing of weapons; 
poner (prender) — a, to set fire 
to ; romper — , to open fire. 



VOCABULARY 



325 



fuente, /., fountain, source, dish, 
platter. 

fuera, out, outside. 

fuerte, adj., strong, powerful; noun, 
m.y fort, fortress; hacerse — , to 
fortify oneself. 

fuerza, force, strength, vigor, cour- 
age; pi. y forces, troops; a — de, 
by force of, by dint of ; ^ es, it 
is necessary. 

fuga, flight. 

fugarse, to escape. 

fugitivo, fugitive. 

fulgurante, splendid. 

fulminar, to explode. 

función, function, office. 

funcionar, to act, operate. 

fundación, foundation, founding, 
establishment. 

fundador, m.j founder. 

fundamental, fundamental. 

fundamento, foundation, ground, 
basis, principle, cause. 

fundar, to establish, founds set up, to 
base. 

fundición, act of melting. 

fundir, to fuse, melt, cast (of metals). 

funerales, m. pi., funeral service. 

funesto, fatal, lamentable, sad. 

furtive, furtive, secret. 

fusil, m., rifle, gun ; — a bala, rifle. 

fusilar, to shoot. 

fusilería, musketry. 

fusilero, musketeer. 

futuro, future. 

G 

gabinete, m., cabinet of ministers. 

gacho, furtive. 

gajo, branch. 

gala, court dress; — s, finery, re- 
galia. 



galano, elegant, lively. 

galera, galley. 

galería, hall. 

galón, nt., braid, lace, stripe. 

galope, m., gallop. 

gallardete, m., pennant. 

gallardo, bold, gallant, graceful. 

galleta, hard-tack. 

ganado, cattle, herd of cattle. 

ganancial, lucrative; bienes — es, 
property acquired during mar- 
riage. 

ganancioso, profitable, lucky at 
gaming. 

ganar, to gain, win, acquire, profit; 
— la vida, to earn a living ; — de, 
mano, to get ahead of. 

garantía, guaranty, security. 

garantizar, to guarantee, vouch for. 

garganta, throat, canon, gorge, 
waist. 

garra, claw. 

gastar, to waste, use, spend ; to wear 
out. 

gasto, expenditure, waste. 

gaucho, cow-boy. 

gayo, gay, festive. 

gemido, groan, lamentation ; dar — , 
to moan, lament. 

generación, generation, posterity. 

general, adj., general; noun, 'w., 
general, leader, chief; en lo — , 
generally. 

generalidad, generality, inexacti- 
tude, vagueness. 

generalísimo, commander-in-chief. 

generalizar, to generalize, spread, 
make popular. 

género, sort, kind, class, species. 

generosidad, generosity, magnanim- 
ity. 



326 



VOCABULARY 



generoso, noble, generous, magnani- 
mous. 

genial, genial, noble. 

genio, genius. 

genovés, Genoese. 

gente, /., people, folk, men, crowd. 

gentío, crowd. 

geografía, geography. 

geográfico, geographical. 

geógrafo, geographer. 

gestión, operation, step, measure. 

gesto, gesture. 

gigante, w., giant. 

gigantesco, gigantic. 

ginete, see jinete. 

globo, globe, world. 

glóbulo, globule. 

gloria, glory, honor. 

glorificación, glorification. 

glorificar, to glorify, praise. 

glorioso, glorious. 

gobernación, oflSce or seat of govern- 
ment. 

gobernador, m., governor, ruler. 

gobernante, w., governor, ruler. 

gobernar, r. ch. I, to govern ; to 
steer, proceed (of ships) . 

gobierno, government, power, control. 

goce, m.j enjoyment, possession. 

godo, Goth. 

goleta, schooner. 

golfo, gulf. 

golpe, m., blow, stroke; de — , all 
of a sudden; — de gracia, final 
blow, finishing stroke; — de 
mano, sudden attack, surprise; 

— de vista, vision, discernment; 

— de estado, coup d'état, master 
stroke. 

golpear, to strike, hit, knock, 
gordo, fat, stout 



gorra, cap. 

gotita, small drop. 

gozar, to enjoy. 

gozo, joy, pleasure, satisfaction. 

grabar, to engrave, carve. 

gracia, grace, elegance, courtesy; 
pL, thanks; golpe de — , final 
stroke; acción de — s, thanks- 
giving, vote of thanks; — s a, 
thanks to ; due to. 

gracioso, witty, entertaining, pleas- 
ing, graceful. 

grado, step, rank, degree, stage (of 
proceedings) ; hasta el — , even 
to the point of. 

gradual, gradual. 

gráfico, graphical, vivid. 

gran, see grande. 

granada, hand-grenade, shell. 

granadero, grenadier. 

granadino, native of New Granada 
or Colombia, Colombian. 

grande, great, large, big ; en — , on 
a large scale. 

grandeza, grandeur, magnificence, 
greatness. 

grandioso, grand, splendid, magnif- 
icent. 

graiütico, granitic, of granite. 

granizada, hailstorm. 

granizo, hail. 

granjeria, gain, profit, advantage. 

grano, grain. 

grasa, fat. 

gratitud, gratitude. 

gratuito, gratuitous, gratis, uncalled 
for, unfounded. 

gravar, to encumber, tax. 

grave, heavy, grave, serious. 

gravedad, gravity, weight, serious- 
ness. 



VOCABULARY 



327 



grey, /., flock, herd. 

griego, Greek. 

grieta, crack, crevice. 

grillos, m.' pi., fetters, shackles, 
chains. 

gritar, to shout, cry. 

gritería, outcry, tumult. 

grito, shout, cry; a — s, with 
shouts; poner el — en las 
estrellas, to complain bitterly; 
decir a — s, to shout. 

grosero, gross, coarse, rough, 
clumsy, crude. 

grotesco, ridiculous. 

grueso, adj. J large, great, thick, 
big; noun, bulk, main part. 

grumete, m., cabin-boy. 

grupo, group, cluster. 

guano, guano. 

guarda, guard. 

guardar, to keep, guard, protect, 
watch, defend, preserve, store, 
keep back, observe, respect. 

guardia,/., guard, watch; de — , on 
watch; m., sentinel. 

guardia-marina, m., midshipman. 

guarecerse, irr., to take shelter. 

guarnecer, irr., to decorate, trim, 
line; to garrison. 

guarnición, garrison. 

Guayana, Guiana. 

guayaquileño, of Guayaquil. 

gubernativo, administrative. 

guerra, war; hacer la — , to wage 
war; — a muerte, war without 
quarter; consejo de — , court- 
martial. 

guerrero, warrior, soldier. 

guerrilla, band of guerrillas. 

guerrillear, to engage in guerrilla 
warfare. 



guerrillero, guerrilla 

guia, m., guide. 

guiar, to guide. 

guisar, to cook. 

gusano, worm. 

gustar, impers., to please, like, be 

pleased with, to try; me gusta, I 

like, 
gusto, taste, flavor, relish, pleasure, 

delight; dar — , to gratify, 

comply. 
gustoso, cheerful, joyful, willing. 

H 

há; mucho tiempo há, a long time 
ago. 

haber, irr. {used chiefly as an auxil- 
iary verb), to have ; (sometimes used 
in an active sense), to catch, take, 
obtain ; — de, to be going to, to 
have to ; — selas con, to contend 
with, to have it out with; 
impers., hay, había, etc., there is, 
there are, there was, etc, hay 
que, it is necessary to; impers., 
há, ago ; mucho tiempo há, a long 
time ago; hé aquí, here is, here 
are. 

hábil, skilful, clever. 

habilidad, ability, cleverness, skill, 
talent. 

habitador, m., inhabitant. 

habitante, m., inhabitant. 

habitar, to inhabit, live, dwell. 

hábito, habit, custom. 

habitual, habitual. 

habla, speech, language, talk, con- 
versation ; al — , within speaking 
distance. 

hablar, to speak, talk. 

hacendado, landholder, ranchman. 



328 



VOCABULARY 



hacer, irr.y to make, do ; — de, to 
act as; — se, to become; — se 
cargo, to take charge; hace un 
año, a year ago; hace tiempo, 
for some time ; hace un año que, 
it is a year since ; no — más que, 
to do nothing but. 

hacia, toward, near, about. 

hacienda, property, wealth, ranch, 
finance, treasury. 

hacha, ax, hatchet. 

hado, fate. 

halagar, to flatter, cajole. 

halagüeño, attractive, alluring, flat- 
tering. 

hallar, to find, discover ; — se, to be. 

hallazgo, discovery. 

hamaca, hammock. 

hambre, /., hunger. 

hambriento, hungry, starved. 

harina, flour, meal. 

hasta, till, until, up to, as far as, as 
much as; even, also; — que, 
until. 

hato, farm, ranch. 

haz, m.y bundle, sheaf, fagot. 

hazaña, achievement, exploit, feat. 

hé ; — aquí, here is, here are. 

hecatombe, /., hecatomb, sacrifice. 

hectárea, hectare {measure of land loo 
meters square; 2.471 acres). 

hecho, fact, deed, event ; de — , in 
fact, actual, actually; gobierno 
de — , de facto government ; past 
participle of hacer, made, done. 

helada, frost. 

helar, r. ch. I, to freeze. 

hemisferio, hemisphere. 

henchir, r. ch. Ill, to fill, fill up. 

heraldo, herald. 

herbolario, herbist. 



hercúleo, herculean. 

heredar, to inherit. 

heredero, heir. 

herencia, inheritance. 

herida, wound. 

herir, r. ch. II y to wound, strike; 

— de muerte, to wound fatally, 
hermanar, to join, unite, 
hermano, brother; primo — , first 

cousin. 
hermoso, beautiful. 
héroe, w., hero. 

heroicidad, heroic action, heroism, 
heroico, heroic, 
heroísmo, heroism. 
herradura, horseshoe. 
herramienta, toot, implement, 
herrar, r. ch. I y to shoe horses, 
herrero, smith, blacksmith. 
heterogéneo, heterogeneous, 
hidalgo, noble, 
hidalguía, nobility, 
hielo, frost. 
hierro, iron, 
hija, daughter. 
hijo, son. 

hilo, thread, wire, string, 
himno, hymn, 
hinchado, swelled, inflated; vain, 

arrogant. 
hispano-, Spanish-. 
hispanoamericano, native of Span* 

ish America, 
historia, history, story, 
historiador, m., historian, 
histórico, historical, 
hocico, muzzle, snout, 
hogar, m.y home, 
hoja, leaf. 
Holanda, Holland, 
holandés, Dutch. 



VOCABULARY 



329 



holgar, r. ch. 7, to be needless. 

hoUin, m.y soot. 

hombre, m., man. 

hombro, shoulder ; a — de, on the 

shoulders of. 
homenaje, m., hommage. 
honda, sling. 
hondo, deep. 
honor, t»., honor. 
honorable, honorable. 
honrado, honorable, upright, just. 
honrar, to honor, reverence, respect, 
honroso, honorable, 
hora, hour, time, season. 
horca, gallows, gibbet. 
horizontal, horizontal. 
horizonte, m., horizon. 
hormigón, m., concrete, 
horrendo, horrible. 
horrible, horrible, terrible, fearful. 
horror, w., horror, horrible act. 
hospital, m., hospital. 
hospitalidad, hospitality. 
hostilidad, hostility. 
hostilizar, to molest, harass, commit 

acts of hostility. 
hotel, w., hotel. 

hoy, to-day ; — día, nowadays. 
hueco, adj.^ hollow, empty; noun, 

hole, gap. 
huella, impress, stamp, trace. 
hueso, bone. 
huésped, m., guest. 
huir, to flee, escape, run away, 
hule, m., oilskin. 
humanidad, humanity. 
humano, human, humane. 
humareda, great cloud of smoke. 
humear, to smoke. 
humilde, humble, low, ignoble. 
humillación, humiliation. 



humillar, to humiliate, humble, crush. 

humo, smoke. 

humor, m., humor, disposition; 
buen — , good nature, jovial dis- 
position. 

himdimiento, sinking, foundering. 

himdir, to sink. 

huracán, m., hurricane. 

húsar, m., hussar. 



idea, idea, notion. 

ideal, ideal. 

idear, to conceive, invent, imagine. 

idem, the same, ditto. 

idéntico, identical. 

identificar, to identify. 

idioma, m., language. 

idiosincracia, idiosyncracy. 

idólatra, adj., idolatrous; noun^ t»., 

idolater. 
idolatría, idolatry. 
ídolo, idol, 
iglesia, church. 
ignorancia, ignorance. 
ignorar, to be ignorant, unaware of ; 

not to know. 
igual, equal, similar, alike; por — , 

equally. 
igualdad, equality. 
igualmente, equally, likewise. 
ileso, unhurt. 
ilimitado, unlimited, 
iluminar, to illuminate. 
ilusión, illusion. 
ilusorio, illusory, deceptive, 
ilustración, fame, nobility, learning, 

notable person, 
ilustrado, illustrious, enlightened, 

celebrated. 
ilustrar, to illustrate. 



330 



VOCABULARY 



ilustre, illustrious, noble, honorable. 

imagen, /., image, statue. 

imaginar, to imagine, fancy, con- 
ceive. 

imaginario, imaginary. 

imitación, imitation. 

imitar, to imitate. 

impaciencia, impatience. 

imparcial, impartial, just. 

imparcialidad, impartiality, justice. 

impasibilidad, impassiveness, immo- 
bility. 

impasible, insensible, imperturbable. 

impávido, fearless. 

impedir, r. ch. Ill, to prevent, 
hinder. 

impeler, to urge, move, incite. 

impenetrable, impenetrable. 

imperecedero, imperishable. 

imperfecto, imperfect. 

imperial, imperial. 

imperio, empire, dominion, power, 
command. 

impertérrito, dauntless, intrepid. 

ímpetu, w., force, violence. 

impetuoso, impetuous, violent. 

implacable, implacable, inexorable. 

implantar, to establish. 

implicar, to implicate, include. 

implorar, to implore, beg, entreat. 

imponderable, inexpressible. 

imponente, imposing. 

imponer, /rr., to impose, inform, 
exact, demand; — se, to take 
note, to be impressed, to inspire 
respect. 

importancia, importance; dar — a, 
to attach importance to. 

importante, important, weighty, 
worthy of consideration. 

importar, to amount to, matter. 



importe, m., amount. 

importnnar, to urge insistently. 

importuno, importunate, vexatious, 
troublesome. 

imposibilidad, impossibility. 

imposibilitar, to make impossible. 

imposible, impossible. 

impotencia, weakness, helplessness. 

impotente, powerless, unable. 

imprenta, printing-press. 

impresión, impression. 

impresionable, emotional. 

impresionar, to impress. 

imprimir, to print, stamp. 

improbar, r. ch. /, to disapprove. 

improvisar, to improvise, extem- 
porize. 

improviso, unexpected, unforeseen; 
al — , de — , suddenly. 

improvisto, unexpected; a la im- 
provista, unexpectedly. 

imprudencia, imprudence. 

imprudente, imprudent. 

impuesto, tax, duty. 

impulsión, impulse, impetus. 

impulso, impulse. 

impimidad, impunity. 

inaccesible, inaccessible. 

inaceptable, unacceptable. 

inalterable, inalterable. 

inauguración, inauguration. 

inca, m.. Inca. 

incaico, of the Incas. 

incansable, indefatigable, tireless. 

incapaz, incapable. 

incásico, of the Incas. 

incendiar, to set on fire. 

incendio, fire, conflagration. 

incesante, incessant. 

incidental, incidental, 'casual. 

incidente, m., occiurence, incident. 



VOCABULARY 



331 



inddir, to fall into. 

incisión, cut. 

incitar, to incite, urge. 

inclinar, to incline, lean; — se, to 
be disposed toward, lean ; (of boat) , 
to settle. 

ínclito, famous. 

incluir, irr.f to include, comprise. 

inclusivo, inclusive. 

incoherente, incoherent. 

incoloro, colorless. 

incomparable, matchless. 

incompleto, incomplete. 

incondicional, unconditional, abso- 
lute. 

inconsistente, inconsistent. 

inconsolable , inconsolable . 

incontable, innumerable. 

inconveniente, w., diflficulty, objec- 
tion. 

incorporación, incorporation, union. 

incorporar, to unite, join. 

incorrecto, incorrect. 

increíble, incredible. 

incrustado, set. 

incubar, to hatch. 

inculto, uncivilized, uncultivated. 

incurrir, to incur, commit, become 
liable. 

incursión, invasion. 

indecible, indescribable, unutterable. 

indeciso, indecisive. 

indecoroso, improper, unbecoming. 

indefinido, indefinite. 

indemnización, indemnification 

independencia, independence. 

independiente, independent. 

independizar, to make independent. 

Indias, /. pl.j Indies (ivord used by 
the Spaniards to designate their 
colonies in America), 



indicar, to indicate, point out, 
suggest. 

indicio, indication, sign. 

indiferencia, indifference. 

indiferente, indifferent, neutral. 

indígena, adj. and noun^ m., native. 

indignación, indignation, anger. 

indignar, to make angry, indignant ; 
— se, to become angry. 

indigno, unworthy, unsuitable. 

indio, Indian. 

indirecto, indirect. 

indisciplina, insubordination. 

indiscreto, indiscreet, imprudent, 
injudicious. 

indiscutible, beyond a question or 
doubt. 

indisoluble, indissoluble. 

indispensable, indispensable, neces- 
sary. 

individuo, individual, person. 

indole, /., disposition, nature. 

indolencia, indolence. 

indomable, unconquerable, inflex- 
ible, ungovernable. 

indómito, unconquered, ungoverned. 

inducción, induction. 

inducir, irr., to induce, persuade ; to 
influence, lead on. 

indudable, certain. 

indultar, to pardon. 

indulto, pardon. 

industrial, w., worker. 

inerme, defenceless. 

inerte, inert. 

inesperado, unexpected. 

inestimable, invaluable. 

inexpugnable, impregnable. 

infame, infamous, vile, shameful. 

infamia, infamy, disgrace. 

infancia, infancy, childhood. 



332 



VOCABULARY 



infante, m., infantry soldier. 

infantería, infantry. 

infatigable, tireless. 

infausto, unlucky, unfortunate. 

infeliz, unhappy, unfortunate. 

inferior, inferior. 

infestar, to infest, overrun. 

infiel, adj., disloyal; noun, m., 

infidel, unbeliever. 
infinidad, countless number, 
infinito, infinite. 

inflamar, to inflame, kindle, excite, 
inflexible, indexible, 
influencia, influence, prestige, 

power, 
influente, influential, 
influir, irr.j to influence, modify; to 

prevail upon, persuade, 
influjo, influence; hacer valer — , 

to use influence. 
influyente, influential! 
informar, to inform, acquaint, 

advise; impart information. 
informe, w., information, report, 
infortunado, unfortunate, unhappy, 
infortunio, misfortune. 
infringir, to violate, break, 
infructuoso, fruitless, unsuccessful. 
infundado, groundless, baseless. 
infundir, to inspire, infuse, instill. 
ingeniero, engineer. 
ingenio, talent, mind, engine. 
ingenioso, ingenious, clever, 
ingénito, inborn, innate. 
Inglaterra, England, 
inglés, English. 
ingratitud, ingratitude. 
ingrato, disagreeable. 
inhospitalario, inhospitable, 
inicial, initial. 
iniciar, to begin. 



inicuo, evil, wicked, unjust. 

injuria, insult, injury. 

injuriar, to insult, outrage, injure, 
wrong. 

injusto, unjust. 

inmaculado, spotless. 

inmarcesible, unfading. 

inmediaciones, /. pi., environs, out- 
skirts, suburbs. 

inmediato, immediate. 

inmensidad, immensity, enormity. 

inmenso, immense. 

inminente, imminent, impending, 
near. 

inmolador, m., immolator, sacrificer. 

inmolar, to sacrifice. 

inmortal, immortal. 

inmortalizar, to immortalize. 

inmóvil, motionless. 

inmueble, immovable. 

inmimdo, unclean, filthy. 

inmune, immune, safe. 

inmutable, unchangeat>le. 

inmutar, to change ; — se, to change 
countenance. 

innato, inborn. 

innecesario, unnecessary. 

innumerable, innumerable. 

inocencia, innocence. 

inocente, innocent. 

inquebrantable, firm, solid, staunch. 

inquieto, anxious, uneasy, restless. 

inquietud, anxiety, imeasiness. 

inquilino, tenant. 

inquisición, inquisition. 

insalubre, unhealthful. 

insalubridad, imhealthfulness. 

inscribir, to inscribe. 

inscripción, inscription. 

insensatez, /., nonsense, stupidity, 
folly. 



VOCABULARY 



333 



insensato, stupid. 

insepulto, unburied. 

insertar, to insert. 

insidioso, insidious. 

insigne, notable, remarkable. 

insignia, standard, pennant, deco- 
ration. 

insinuación, suggestion. 

insinuar, to insinuate, hint, suggest. 

insistir, to persist, insist. 

insoportable, intolerable. 

inspección, inspection, superinten- 
dence. 

inspeccionar, to examine, inspect. 

inspiración, inspiration. 

inspirar, to inspire. 

instalación, installation, inaugura- 
tion. * 

instalar, to inaugurate; — se, to 
meet {of a congress). 

instancia, petition, plea, request, 
argument ; con — , earnestly, ur- 
gently ; tribunal de primera — , 
court of first resort, of original 
jurisdiction. 

instantáneo, instantaneous. 

instante, m., instant; por — s, 
every moment, incessantly. - 

instar, to press, urge. 

instintivo, instinctive. 

instinto, instinct. 

institución, institution. 

instituir, irr., to institute, establish. 

instrucción, instruction, order, edu- 
cation, precept, lesson. 

instructivo, instructive. 

instruir, irr., to instruct, train. 

instrumento, instrument. 

insubordinación, insubordination. 

insulto, insult, affront, outrage. 

insuperable, insurmountable. 



insurgente, m., insurgent, rebel. 

insturección, insurrection. 

instureccionar, to incite rebellion: 
— se, to rebel. 

intacto, untouched, intact. 

integrante, integral. 

íntegro, entire. 

intelectual, intellectual. 

inteligencia, intelligence, under- 
standing. 

inteligente, intelligent. 

intemperie, inclemency {of weather), 

intención, intention, design, pur- 
pose ; tener — , to intend. 

intendencia, administration. 

intensidad, intensity. 

intenso, intense. 

intentar, to try. 

intento, attempt, intent, design. 

interceder, to intercede. 

interceptar, to intercept. 

intercesión, intercession, mediation. 

interés, w., interest, profit, concern, 
advantage. 

interesado, selfish. 

interesante, interesting. 

interesar, to interest, to be inter- 
esting. 

interior, adj., internal, interior; 
noun, m.f inside, inner part, mind, 
soul. 

interlocutor, m., spokesman. . 

intermarino, inter-sea. 

intermediar, to intervene, mediate. 

intermedio, adj., intermediate ; 
noun, interval. 

interminable, interminable. 

intermitente, intermittent. 

internacional, international. 

internar, to lead into a country, 
— se, to penetrate 



334 



VOCABULARY 



interoceánico, inter-ocean. 

interponer, irr.f to interpose, place 
between, petition. 

interpretar, to interpret, translate. 

intérprete, m., interpreter. 

interrogar, to question. 

interrogatorio, cross-examination. 

interrumpir, to interrupt, cut off, 
break into, hinder. 

intervención, intervention. 

intervenir, irr.j to intervene. 

intimación, intimation, notification. 

íntimo, intimate, profound. 

intransitable, impassable. 

intrepidez, /., courage, boldness. 

intriga, intrigue, plot. 

intrigante, m., intriguer. 

intrincado, intricate, obscure. 

introducción, introduction, importa- 
tion. 

introducir, irr.y to introduce, usher 
in, penetrate, pass into, 

intruso, intruder. 

intuición, intuition. 

inundar, to flood. 

inusitado, unusual. 

inútil, useless. 

inutilizar, to disable, spoil, render 
useless. 

invadir, to invade, penetrate. 

inválido, invalid, cripple. 

invariable, constant. 

invasión, invasion. 

invasor, adj.f invading; ftourij m., 
invader. 

invencible, invincible, unconquer- 
able. 

inventar, to invent. 

invento, invention, discovery. 

inverso, inverse ; a la inversa, con- 
trary, on the contrary. 



invertir, r . ch. II, to invest. 

investigación, investigation. 

investigar, to examine, search. 

inveterado, inveterate, fixed. 

invierno, winter. 

inviolable, inviolate. 

invisible, invisible. 

invitar, to invite, treat. 

involimtario, involuntary. 

invulnerable, invulnerable. 

ir, iff ., to go ; to go away, depart, 
leak, escape; (preceding present 
participle) f to continue; (precede 
ing past participle), to be. 

ira, anger. 

iriandés, Irish. 

irrealizable, imrealizable. 

^recusable, imimpeachable. 

irregular, irregular. 

irremediable, irremediable, helpless. 

irremisible, unpardonable, relent- 
less. 

irreparable, irreparable. 

irresistible, irresistible. 

irresoluto, irresolute,' hesitating. 

irrevocable, irrevocable. 

irritar, to irritate, anger, offend. 

irrogar, to cause, occasion (injury), 

isla, island. 

isleño, islander. 

isleta, small island. 

islote, m., small island. 

istmeño, isthmian. 

ístmico, isthmian. 

istmo, isthmus. 

Italia, Italy. 

italiano, Italian. 

itinerario, itinerary, route. 

izar, to hoist. 

izquierdo, left (of direction) ; a la 
izquierda, on the left. 



VOCABULARY 



335 



jactancia, boastínig, boast. 

Jaime, James. 

jamás, never. 

Japón, m., Japan. 

jaque, m., check, checkmate. 

jarcia, tackle, rigging, cordage. 

jardinero, gardener. 

jarílla, rock-rose. 

jarro, pitcher, jug; a boca de — , 

point-blank, at close quarters. 
jatsla, cell, cage. 
jedive, m. {an oriental word) y 

Khedive, the viceroy of Egypt. 
jefe, m.f chief, leader, 
jerga, coarse woolen cloth. 
jinete, adj. y skilled in horsemanship ; 

noun, m.f horseman, trooper. 
jomada, journey, day's march; act 

{of a play). 
joven, young. 
joya, jewel, gem, gift, 
juanete, m., gallant-sail ; mastelero 

de — , topgallant-mast, 
judicial, judicial, 
juego, play, game, gambling. 
juez, m.y judge. 

jugada, move {in a game), play. 
jugar, r. ck. /, to play, gamble; to 

move, work, operate. 
juguete, m.y plaything, toy. 
juicio, judgment, sense, trial, 

opinion. 
juicioso, judicious, wise. 
julio, July, 
junción, junction. 
junco, rush, grass. 
junio, June. 
junta, meeting, council. 
juntamente, together. 



juntar, to join, connect, amass, 
collect, gather. 

junto, near, close to; at the same 
time, together ; — a, next to, be- 
side; — con, together with. 

juntura, joint, seam. 

juramento, oath. 

jurar, to swear, make oath. 

jurisconsulto, jurist, lawyer. 

jurisdicción, jurisdiction, territory. 

justamente, exactly, precisely. 

justicia, /., justice, retribution, 
court; m.y judge; hacer — , to 
administer justice, punish. 

justiciero, just. 

justificar, to justify. 

justo, just, right. 

juvenil, youthful. 

juventud, youth. 

juzgar, to judge, pronounce an 

opinion on. 

K 

kilómetro, kilometer {about five 
eighths of a mile; exactly 0.62137). 



la, las, see el and le. 

labio, lip. 

labor, /., toil, work, tillage ; tierra 

de — , farming land. 
labrador, w., farmer, plowman, 
labrar, to make. 
lacerar, to mangle. 
lacio {of hair) y straight. 
lacónico, laconic, brief, 
ladera, slope, hill. 
lado, side, border, edge, direction; 

al — de, beside, 
lago, lake. 
lágrima, tear; beberse las — s, to 

weep freely. 



336 



VOCABULARY 



lamentar, to lament, mourn, bewail. 

lampo, flash. 

lana, wool, fleece. 

lance, m., chance, incident, occur- 
rence. 

lancha, launch; — de carguío, 
lighter. 

lanza, lance, spear; a — , by the 
lance. 

lanzar, to throw, launch, hurl; to 
let loose ; — se, to rush. 

lanzazo, wound made by a lance. 

lapidario, concise. 

largo, adj. J long, extended, pro- 
tracted ; nouHy length ; por — s 
dias, for many days ; a lo — de, 
along ; a la larga, in the long run. 

lástima, pity ; es — , it is a pity. 

lastimar, to hurt, offend; — se, to 
grieve, regret. 

lata, tin. 

lateral, lateral, side. 

latido, pulsation, throb. 

látigo, whip. 

latinoamericano, native of Latin 
America. 

latir, to beat, throb. 

latitud, latitude, breadth, scope. 

láudano, laudanum. 

laurel, w., laurel. 

lazo, bond, tie, knot, trap. 

le, la, lo, him, her, it, you, to her, 
to him, etc.; pi., los, las, them; 
les, to them. 

leal, loyal. 

lección, lesson. 

lector, m., reader. 

leche,/., milk. 

leer, to read. 

legalidad, legality. 

legar, to bequeath. 



legión, legion. 

legislación, legislation. 

legislador, m., legislator. 

legislativo, legislative. 

legítimo, legitimate. 

legua, league {about 2^ or j miles), 

lejano, distant. 

lejos, far ; a lo — , at a distance ; 
de — , from a distance. 

lengua, tongue, language; tomar 
— s, to seek information; — de 
tierra, strip of land. 

lenguaje, m., language, speech. 

lentitud, slowness. 

lento, slow. 

leüa, firewood, kindling-wood. 

león, m.f lion. 

les, see le. 

letra, letter (of alphabet), 

levantar, to rabe, lift, elevate, 
erect, extol; — se, to rise, get 
up, stand Up; — un mapa, ima 
carta, to draw the sketch of a 
place. 

leve, light, trifling. 

léxico, lexicon. 

ley, /., law. 

leyenda, legend. 

liberal, generous. 

liberalidad, liberality, generosity. 

libertad, liberty. 

libertador, nouny m., liberator ; adj,, 
belonging to the revolutionary 
party. 

libertar, to free, liberate. 

libra, pound ; — esterlina, pound 
sterling. 

librar, to free, deliver; — un 
combate, to engage in battle. 

libre, free; dar por — , to exon- 
erate. 



VOCABULARY 



337 



libro, book. 

licencia, permission, licence. 

licenciado, licentiate (academic tiiley 
higher than bachelor and lower than 
doctor). 

licitación, bid in auction. 

licor, m.j liqueur. 

lid, /., contest, battle. 

lidiador, w., contestant, legionary. 

lidiar, to fight. 

ligar, to bind, fasten, join, link. 

ligereza, lightness, swiftness, agility. 

ligero, light, slight, unimportant. 

limeño, of Lima. 

limitar, to limit, bound, restrict. 

límite, w., boundary, limit. 

limítrofe, of the frontier. 

limpieza, cleanliness. 

limpio, clean, pure, immaculate, 
elegant. 

línea, line, rank ; de — , " regulars " 
(of troops) . 

lineamiento, lineament. 

liquidador, w., liquidator. 

líquido, liquid, net (commerce). 

liso, smooth, even, flat. 

lisonjero, flattering, pleasing, agree- 
able. 

lista, list. 

listo, ready. 

litera, litter. 

literal, literal. 

literatura, literature. 

litoral, m., coast, shore. 

lo, los, see el and le. 

locución, phrase. 

locura, folly, absurdity. 

lógico, logical. 

lograr, to gain, attain, succeed, 
enjoy, avail oneself of. 

lomaje, m.j slope. 
z 



lomo, back (of an animal) ; a — 
de mulo, on muleback. 

Londres, London. 

longitud, length. 

longitudinal, longitudinal, length- 
wise. 

los, see el and le. 

losa, slab. 

lote, m., lot. 

lucrativo, lucrative. 

luctuoso, sad. 

lucha, struggle. 

luchar, to struggle. 

luego, then, by and bye, presently ; 
desde — , at once, instantly; 
— que, as soon as. 

lugar, m., place, town, room, time, 
opportunity; tener — , to take 
place ; en — de, instead of. 

lugareño, local, provincial. 

lugarteniente, m.y lieutenant. 

lúgubre, gloomy, dismal. 

luminoso, luminous, enlightening, 
lucid. 

lunar, m., flaw. 

luto, mourning. 

luz,/., light; pi. y luces, enlighten- 
ment; dar a ' — , to give birth 
to ; sacar a — , to print, publish. 

LL 

llama, m. or /., llama; /., flame, 

blaze. 
llamada, call. 
llamar, to call, summon; — se, to 

be named. 
llanero, adj., of the plains; noun, 

plainsman. 
llaneza, simplicity, sincerity. 
llano, adj., plain, level, smooth; 

noun, plain. 



338 



VOCABULARY 



llanto, flood of tears. 

llanura, level field, plain. 

llave, /., key. 

llegada, arrival. 

llegar, to arrive, come, reach ; — a 
(+ an infinitive) y to succeed in. 

llenar, to fill, satisfy, fulfil. 

lleno, full, filled, fully provided; 
a manos llenas, in abundance. 

llevadero, tolerable. 

llevar, to carry, bear, wear, convey, 
take away, lead, conduct; — a 
cabo, to carry through, perform, 
accomplish; — a efecto, to carry 
out. 

llorar, to weep, cry, lament. 

lloroso, sorrowful. 

llover, r. ch. I, to rain. 

llovizna, mist, drizzle. 

lluvia, rain. 

M 

macadam, m., macadam, pave- 
ment. 

maceta, flower-pot. 

macizo, adj., solid, massive; nouUf 
cliff, wall, ledge. 

madera, wood. 

madero, beam, timber, ship. 

madre,/., mother, bed (of river). 

madrugada, dawn. 

maestranza, arsenal. 

maestro, master. 

Magallanes, Magellan. 

Magdalena, Magdalen. 

magistratura, executive authority. 

magnánimo, heroic, magnanimous. 

magnífico, magnificent, splendid, 
grand. 

magno, great (as epithet). 

maíz, m.f Indian corn. 

majestad, majesty, dignity, royalty. 



majestuoso, majestic, stately. 

mal, adj.f see malo; adv,y badly; 
noufif m,j evil, harm, injury. 

maldito, wicked, accursed. 

malecón, m., pier, breakwater. 

maledicencia, slander. 

maleta, valise, grip. 

malgastar, to misspend, waste, 
squander. 

malo, bad, evil, ill. 

malograr, to waste (of time, etc.); 
— se, to come to an untimely end, 
to fall thrjough, to miscarry. 

maltes, Maltese. 

maltrecho, ill-used. 

malvado, fiend. 

manantial, m., spring, fountain. 

mancebo, youth, young man. 

mancha, stain, spot, blemish, dis- 
grace. 

manchar, to stain. 

mandar, to command, order, direct, 
send. 

mandato, command. 

mando, command, authority, 
power ; al ^ de, under the com- 
mand of. 

manejo, handling, management ; 
conduct, administra,tion. 

manera, manner, way, fashion; 
de (tal) — que, in such a way 
that, so that. 

manifestación, manifestation. 

manifestar, r. ch. /, to state, declare, 
exhibit, show; — se, to appear. 

manifiesto, noun, proclamation ; 
adj. J open, clear, evident; poner 
de — , to make clear. 

maniobra, manoeuvre. 

maniobrar, to manoeuvre. 

maniobrero, manoeuvring.- 



VOCABULARY 



339 



mano, /., hand; a manos Uénas, 
¡n abundance, plentifully ; a — 
annada, with great determina- 
tion ; golpe de — , sudden attack ; 
ganar de — , to get ahead of. 

manojo, handful, bunch, bundle. 

mansalva ; a — , safe, without danger. 

manso, gentle, meek, tame, mild. 

manta, blanket. 

mantel, m., table-cloth. 

mantener, ¿rr., to maintain, continue, 
keep ; — se, to remain, stay. 

manuscrito, manuscript. 

mañana, morning ; adv., to-morrow ; 
por la — , in the morning. 

mapa, t»., map. 

máquina, machine, engine, appara- 
tus ; camera ; a toda — , at full 
speed. 

maquinaria, machinery. 

maquinista, m., engineer. 

mar, m. or f., sea, ocean; alta — , 
the high sea ; baja — , low water ; 
— afuera, in the open sea, sea- 
ward. 

maravilla, wonder, marvel. 

maravillar, to fill with astonish- 
ment, cause wonder. 

maravilloso, marvellous, wonderful. 

marcar, to mark, designate, note. 

marcial, martial, warlike. 

marcha, march, progress, move- 
ment, gait. 

marchar, to go, walk, march, pro- 
ceed; — se, to go away, depart. 

marchitar, to wither. 

marchito, withered. 

marea, tide. 

mareo, seasickness. 

margen, m. or f., margin, border. 

marido, husband. 



marina, navigation, navy, naval 

forces; — mercante, merchant 

shipping. 
marinería, crew, 
marinero, sailor, 
marino, adj., marine, of the sea; 

noun, seaman, sailor, 
mariscal, m., marshal. 
marítimo, maritime, 
marqués, m., marquis. 
marquesa, marchioness. 
Marruecos, Morocco, 
martes, m., Tuesday, 
mártir, m., martyr. 
martirio, martyrdom, torture. 
marzo, March. 
mas, but. 
más, more; — de, — que, more 

than; no — ... que, only; 

no hacer — que, to do nothing 

but; por — que, however much; 

a lo — , at most ; a — de, besides ; 

— bien, rather; los — , the 

largest number. 
masa, mass, total, sum, crowd, 
máscara, mask, disguise. 
mastelero, top-mast ; — de juanete, 

topgallant-mast. 
mástil, m., mast. 
matanza, massacre. 
matar, to kill, 
matemático, noun, mathematician; 

adj., mathematical ; matemáticas, 

mathematics. 
materia, matter, material; entrar 

en — , to plunge into a subject ; 

en — de, as regards. 
material, adj., material, substantial ; 

en lo — , practically ; noun, m., 

material, stuff, equipment. 
materialmente, practically. 



340 



VOCABULARY 



materno, maternal. 

matinal, early. 

matiz, m.j tint, shade. 

matrona, matron. 

maturrango, poor horseman. 

máximum, m., maximum. 

mayo. May. 

mayor, adj., greater, bigger, older, 
biggest, oldest, chief, principal; 
noun, m., major, ancestor. 

mayordomo, steward. 

mayoría, greater part, majority. 

me, me, to me. 

mecánico, mechanician. 

mecha, fuse. 

mediación, mediation, intervention. 

mediado ; a — de, about the middle of. 

medianero, intermediate ; muro — , 
dividing wall. 

mediano, moderate, mediocre, 
medium, of medium size. 

mediante, interceding; by means 
of ; Dios — , by the grace of God. 

mediar, to pass between. 

medicinal, medicinal. 

medicinar, to treat medicinally. 

médico, doctor, physician. 

medida, measure; a — que, ac- 
cording as. 

medio, noun, middle, measure, me- 
dium, means, way, environment ; 
por — de, by means of ; en — de, 
in the middle of ; en — , in the 
midst ; poner — s, to take steps ; 
adj., half, average ; por ter- 
mino — , on the average ; a medias, 
partially, by halves ; edad media, 
middle age. 
mediodía, m., noon, midday, south. 
medir, r. ch. Ill, to measure, com- 
pare, match against. 



meditabundo, pensive, thoughtful, 
meditar, to meditate, 
medrar, to prosper. 
mejicano, Mexican. * 
Méjico, Mexico, 
mejilla, cheek. 
mejor, better, best. 
mejoramiento, improvement, 
mejorar, to improve, 
melancolía, melancholy, gloom, 
melancólico, melancholy, 
memorable, memorable, famous, 
memorándum, m., memorandum, 
memoria, memory, 
memorial, memorial, petition, 
mención, mention, reference, notice, 
mencionar, to mention, 
mendicidad, mendicity, beggary, 
mendocino, native of Mendoza, 
meneo, shake, 
menester, m., necessity, need; 

es — , it is necessary ; haber — , to 

need. 
menor, smaller, lesser, younger, 

smallest, least, 
menos, less, least, except, but; 

— de, less than ; tener en — , to 
hold in less esteem; por lo — , 
al — , a lo — , at least ; no puede 

— de hacerlo, he can not help 
doing it. 

menospreciar, to despise, underesti- 
mate. 

mensaje, m.^ message, errand, des- 
patch. 

mensajero, messenger. 

mensual, monthly. 

mental, mental. 

mentir, r. ch. II, to lie, deceive, mis- 
represent. 

mentiroso, lying, deceitful. 



VOCABULARY 



meiniClo, small, slender, minute, 

exact; a — , repeatedly, often. 
mercader, m., merchant. 
mercante, mercanlite, commercial. 
merced, /., gift, favor grace, will, 

pleasure ; — a, thanks to. . 
merecer irr., to deserve, merit; to 

win, attain; to be indebted for. 
meridional, southern, 
mérito, merit, desert, worth; dar — , 

to justify. 
mermar, to waste away, shrink, 

diminish, 
mero, mere, pure, simple, 
mes, m., münih; a los tres meses, 

jifter t}irei- months. 

mesana, mizzen-sail ; palo de — , 
mizzen-mast («laii nearest the 

meseta, plateau. 

mestizo, descendant of white and 

Indian {see footnote i, poie ji), 
metal, m., metal. 
meteoro, meteor. 
meter, to put in ; to impose on. 
metódico, methodic, systematic. 
método, methcitl 
metralla, grape-shot, 
metro, meter (_iq._!7 /iic'i.t). 
metrópoli, /., mother country, 

mezcla, combination, mortar, 
mezclar In mix. blend, combine. 
mezquino, mean, petty. 

mi. me {after a prep.). 

miembro, member. 

mientras, while; — que, while; 

— tanto, meanwhile. 
mil, thousand, many. 



milagro, miracle; de — , i 

milicia, militia. 
miliciano, miülia-man. 
militar, adj., military ; neu 

soldier. 
milla, mile, 
miliar, m., thousand. 
millón, m., million, 
milloDario, millionaire. 

minar, to undermine. 
mínimo, least, smallest. 

ministerio, ministry, cabinet. 

minuciosidad, detail, 

precision, 

lute, very small. 






m, marksmanship; design, 



mirada, glance, look. 

mir amiento, consideration, atten- 
tion, courtesy. 

mirar, to look at, regard, contem- 
plate ; — por, to look after, take 
care of. 

rmserable, miserable, unhappy. 

miseria, wretchedness, poverty. 

misión, mission, 

Misisipi, m., ^lississippi. 

mismo, same, very; él — , himself; 
lo — que, as well as; por lo — , 
therefore. 

misterio mystery, 

misterioso, mysterious. 

mitad, half. 

mitológico, mythological. 

mocedad, youth, youthful deed. 



342 



VOCABULARY 



Moctezuma, Montezuma. 

mochila, knapsack. 

modelar, to mould, inspire. 

modelo, model. 

moderación, moderation, restraint. 

moderado, moderate. 

moderno, modern. 

modestia, modesty. 

modesto, modest. 

modificación, modification, change. 

modificar, to modify, change. 

modo, manner, way, sort ; de im — , 
in a way ; en cierto — , in a cer- 
tain manner ; de — que, so that ; 
de otro — , otherwise; de todos 
— s, at all events. 

modorra, heavy sleep. 

molde, m.j mould. 

mole, /., mass, bulk. 

molejón, w., hone. 

moler, r. ch. I, to grind, pulverize. 

molestia, hardship, inconvenience, 
discomfort, trouble. 

molicie, softness, mildness. 

momento, moment, while, time; 
por — s, every minute, con- 
tinually. 

monarca, w., monarch, king. 

monarquía, monarchy, kingdom. 

moneda, money, coin ; casa de — , 
mint. 

monitor, m., monitor. 

monja, nun. 

mono, monkey, ape. 

monografia, monograph. 

monstruo, monster. 

montaje, w., mounting, gun- 
carriage. 

montaña, mountain. 

montañoso, mountainous. 

montar, to mount, to amount to. 



monte, m., mountain. 

montón, m.^ heap, pile, mound. 

montura, riding-horse, moimt. 

monumento, monument. 

moral, adj.f moral ; nouttf /., spirit. 

mordedjora, bite. 

moreno, dark, swarthy. 

moribimdo, dying. 

morir, r. ch. 77, to die, expire, perish ; 

— se, to be dying, die. 
morisco, Moorish, 
morro, headland, bluff, 
mortal, mortal. 

mortificación, mortification, humil- 
iation, 
mosquito, mosquito, 
mostrar, r, ch. 7, to show ; — se, to 

appear, 
motear, to dot. 
motivar, to cause, 
motivo,* motive, cause, reason ; con 

— de, owing to, by reason of. 
motor, m., motor, 
motriz, motive, 
mover, r. ch. 7, to move, impel, incite, 

inspire ; — se, to set out, proceed, 

move, 
móvil, m.j motive, 
movilizar, to mobilize, 
movimiento, movement, 
mozo, youth, lad; — de cámara,. 

cabin steward, 
muchacha, girl, 
muchacho, boy. 

muchedumbre, multitude, crowd, 
muchísimo, very much, very many, 
mucho, much, many; por — qise 

no matter how much, 
mudar, to change, remove; 

to change. 
mudo, dumb, silent. 



VOCABULARY 



343 



mueble, movable. 

muelle, m., wharf, pier. 

muerte, /., death; dar la — , to 
kill; guerra a — , war without 
quarter ; de — , fatally. 

muerto, adj., dead, lifeless, killed; 
noufif corpse. 

muestra, sign, indication, proof, 
demonstration. 

mujer,/., woman, wife. 

mula, mule. 

mulato, mulatto. 

multiplicar, to increase, multiply. 

multitud, multitude. 

mundo, world. 

munición, ammunition, stores, pro- 
visions. 

municipalidad, municipality, mu- 
nicipal government. 

muralla, wall. 

murallón, m., high wall. 

murmurar, to murmur, mutter. 

muro, wall. 

muscular, muscular. 

musculatura, set of muscles. 

musculoso, muscular. 

museo, museum. 

musgo, moss. 

muslo, thigh. 

mutación, change, alteration. 

mutilar, to mutilate, cripple, 
mangle. 

Qiutuo, mutual, reciprocal. 

muy, very. 

N 

xxacer, irr., to be born, spring from, 
originate. 

xxaciente, newly bom, growing, bud- 
ding. 

nacimiento, birth, nativity, begin- 
ning, origin, issue. 



nación, nation, country, people» 

race. 
nacional, national, 
nacionalismo, nationalism, 
nada, nothing, nothingness, not 

anything, by no means, not at all. 
nadador, m., swimmer. 
nadar, to swim. 
nadie, nobody, no one. 
nado ; a — , swimming. 
napoleónico, Napoleonic, 
naranja, orange. 
nariz, /., nose, nostril. 
narración, narration, account, 
narrador, m., narrator. 
narrar, to narrate. 
nativo, native. 
natural, adj., natural, usual, regular; 

fwun, m., native, citizen, 
naturaleza, nature. 
naufragar, to be shipwrecked, to be 

lost at sea. 
naufragio, shipwreck. 
náutico, nautical. 
naval, naval. 
nave, /., ship. 
navegación, navigation, 
navegante, m., navigator, 
navegar, to navigate, sail, travel, 
navio, ship. 
necesario, necessary. 
necesidad, necessity, need, want, 

distress. 
necesitar, to need, require. 
negar, r. ch. /, to deny, refuse, forbid ; 

— se, to decline. 
negociación, negotiation. 
negociado, business. 
negociar, to negotiate, trade; to 

bring about, contrive, compass. 
negocio, business, affair. 



344 



VOCABULARY 



negro, (u/;., black; noufty negro. 

nervio, nerve, vigor, sinew. 

nervioso, nervous, vigorous. 

neto, net. 

nevado, snowy. 

ni, neither, nor, not even. 

nicaragüense, Nicaraguan. 

nido, nest. 

nieve,/., snow. 

nimiedad, prolixity, exaggeration. 

ninguno, ningún, no, none, not one, 
not any, any, any one. 

nifiez,/., childhood. 

nifio, child, boy. 

nivel, m.f level. 

no, no, not ; — bien, as soon as. 

nobiliario, of nobility, noble. 

noble, noble, eminent, honorable. 

nobleza, nobility. 

noción, notion, idea. 

noche,/., night. 

nodriza, nurse. 

nómada, nomadic. 

nombradia, renown, fame. 

nombrar, to name, mention, appoint. 

nombre, m., name; en — de, a — 
de, in the name of. 

nominación, nomination. 

norma, standard, model. 

normal, normal, natural. 

noroeste, m., north-west. 

norte, m., north. 

norteamericano. North American. 

nos, us, to us. 

nosotros, we, us. 

nota, note. 

notable, notable, remarkable, dis- 
tinguished, eminent. 

notar, to notice, remark. 

noticia, news, tidings, information, 
knowledge. 



notificación, notification. 

notificar, to notify, announce, in- 
form. 

novecientos, nine hundred. 

novedad, novelty, change, danger, 
trouble. 

noventa, ninety. 

noviembre, m., November. 

nubarrón, m., large threatening 
cloud. 

nube,/., cloud. 

nudo, knot. 

nuestro, our, ours. 

nueva, news, tidings. 

nueve, nine. 

nuevo, new, fresh, recent ; de — , 
anew, again. 

numen, m., divinity, deity. 

numeración, numeration. 

número, number. 

numeroso, numerous. 

nunca, never. 

nutria, otter. 

nutritivo, nutritious. 



0, or; — ... — , either ... or. 

obedecer, irr.j to obey, yield to. 

obedecimiento, obedience. 

obesidad, obesity. 

obispo, bishop. 

objetar, to oppose. 

objetivo, objective, aim. 

objeto, object, article, purpose, 
design, end ; con — de, in order to. 

obligado, obligatory, inevitable. 

obligar, to oblige, compel, constrain. 

obra, work ; poner por — , to accom- 
plish, put in motion, execute. 

obrar, to perform, work ; to operate. 

obrero, workman. 



VOCABULARY 



345 



obscuro, obscure, dark, unknown. 
obsequiar, to treat, entertain, make 

presents to. 
obsequio, attention, courtesy, gift; 

en — de, in behalf of. 
observación, observation, remark, 

note, watch. 
observar, to observe, notice, remark. 
obstáculo, obstacle, hindrance. 
obstante ; no — , notwithstanding, in 

spite of. 
obstinación, obstinacy, persistency. 
obstinado, obstinate. 
obstruir, irr., to obstruct, choke. 
obtener, /rr., to obtain, procure. 
obús, m., howitzer. 
ocasión, occasion, chance, oppor- 
tunity. 
ocasionar, to cause, occasion. 
occidental, western. 
occidente, m., Occident, west. 
océano, ocean. 
ocio, leisure, idleness. 
octubre, w., October, 
ocultar, to hide, disguise. 
oculto, hidden, concealed, 
ocupación, occupation, employment. 
ocupar, to occupy, hold, inhabit, 

keep, engage the attention of; 

— se, to be busy. 
ocurrencia, occurrence. 
octirrir, to occur; to have recourse 

to, apply to. 
ochenta, eighty. 
ocho, eight. 
odio, hatred. 

odioso, odious, hateful, detestable, 
oeste, m.j west. 
ofender, to offend, insult, harm, 

injure. 
ofensa, offense, insult, injury. 



ofensivo, offensive, displeasing ; 
tomar la ofensiva, to take the 
offensive. 

oficial, adj. J official ; noun, m., officer, 
magistrate. 

oficialidad, staff of officers. 

oficiar, to communicate officially. 

oficio, office, function, service; 
official letter; de — , officially. 

ofrecer, irr. y to offer, promise, pro- 
pose. 

ofrecimiento, offer, proffer. 

ofrenda, offering, sacrifice. 

ofuscar, to darken, obscure, confuse. 

oído, sense of hearing, ear; dar 
— s, to lend an ear, to listen. 

oír, irr. to hear. 

ojo, eye. 

ola, wave. 

olfatear, to scent, smell. 

oligarquía, oligarchy. 

olvidar, to forget; — se de, to 
forget. 

olvido, forgetfulness, neglect, obliv- 
ion ; echar al — , echar en — , to 
cast into oblivion, forget; con 
— de, forgetful of. 

ominoso, ominous. 

omitir, to omit. 

once, eleven. 

ondulación, roll, wave. 

oneroso, burdensome. 

onza, ounce. 

operación, operation. 

operar, to operate, effect. 

operario, workman. 

opinar, to argue, plead, hold. 

opinión, opinion, public opinion. 

oponer, irr., to oppose, hinder, resist, 
withstand; — se, to object. 

oportunidad, opportunity, time. 



346 



VOCABULARY 



oportuno, seasonable, appropriate, 
timely. 

oposición, opposition, resistance. 

opresión, oppression. 

opresor, w., oppressor. 

oprimir, to oppress. 

oprobio, ignominy, infamy. 

opuesto, opj>osite, contrary, adverse. 

opulencia, opulence, wealth. 

opulento, rich, wealthy. 

ora, whether, either ; — ... o ya, 
either ... or. 

oración, prayer, speech; — es, 
ángelus (prayer in honor of the 
Virgin Mary said by Roman 
Catholics at morning, noon, and 
night). 

oráculo, oracle. 

orar, to pray. 

orbe, m.y earth. 

órbita, orbit. 

orden, w., order, arrangement, regu- 
larity, class, sort, method ; de — 
general, of a general sort ; /., order, 
command, direction ; de — de, at 
the command of. 

ordenado, methodical, orderly. 

ordenador, w., ordainer, com- 
mander. 

ordenanza, command, order, ordi- 
nance, statute ; conforme a — , in 
accordance with military usage. 

ordenar, to order, direct, arrange, 
classify. 

ordinario, ordinary, usual ; de — , 
usually. 

orfandad, orphanhood, defenceless 
state. 

orgánico, organic, harmonious. 

organización, organization. 

organizar, to organize. 



orgía, orgy, revelry. 

orgullo, pride. 

orgulloso, proud, haughty, lofty. 

oriental, oriental, eastern. 

oriente, m., orient, east. 

origen, m., origin, source. 

original, original. 

originalidad, originality. 

orilla, bank {of riper) f shore, margin, 
edge. 

orillar, to border ; to skirt. 

orillo, selvage {borders of dijferent 
materials along edge of cloth, 
intended to be torn ojf or hidden), 

ornato, ornament, decoration. 

oro, gold. 

orográfico, orographic, i.e., relating 
to mountain description. 

OS, you, to you. 

osadía, audacity, boldness. 

osado, daring. 

ósculo, kiss. 

oscuridad, obscurity, darkness. 

oscuro, dark, obscure. 

ostensible, ostensible, apparent. 

otorgar, to grant, consent, yield. 

otro, other, another ; uno que — , a 
few ; — tanto, as much more, the 
same ; — s tantos, as many more, 
the same number of; de — 
modo, otherwise. 

óvalo, oval. 

oveja, ewe, female sheep. 



pabellón, m., flag, 
paciente, patient. 

pacificar, to pacify, reconcile, ap- 
pease, 
pacífico, pacific, peaceful, 
pactar, to contract, stipulate. 



VOCABULARY 



347 



pacto, agreement. 

padecer, irr.t to suffer. 

padre, i»., father; — s, forefathers, 
parents; — conscripto, senator 

padrino, godfather. 

paga, wages, salary. 

pagadero, payable. 

pagar, to pay. 

página, page (of book). 

pago, payment. 

pais, m.y country, land, region. 

paisaje, m., landscape. 

paisano, fellow-countryman, peasant. 

paja, straw. 

palabra, word, promise, phrase; 
por su — , on his word. 

palacio, palace. 

palanca, lever, handspike, crow- 
bar. 

palenque, m., enclosure, arena. 

paliar, to extenuate, excuse. 

pálido, pale. 

palo, mast; — mayor, mainmast 
(i.e., in the centre) ; — de mesana, 
mizzen-mast (i.e., nearest the 
stern) ; — real, royal mast (i.e., sec- 
tion next above the topgallant^mast) . 

palpar, to feel, touch, know posi- 
tively. 

palpitante, palpitating. 

paludismo, malaria. 

pampa, plain, prairie. 

panameño, Panamanian. 

panamismo, Panamism (term used 
to denote dishonest participation in 
the enterprise of the Canal). 

pánico, panic, fright. 

pantano, swamp, marsh, bog, fen, 
obstacle, difl&culty. 

panteón, m.. Pantheon (temple to 
the memories of famous men). 



paño, cloth. 

pañol, m.y store-room, magazine. 

pañuelo, handkerchief. 

Papa, m.y Pope. 

papel, m.y paper, role. . 

paquete, m., package. 

par, adj., equal, alike, even ; a la — 
de, equally, at the same time, to- 
gether with; nouny m., pair, 
couple. 

para, for, toward, in order to; 
— que, in order that; — ante, 
before (of court) ; — con, to, 
toward; — cuando, until. 

parada, parade. 

Paraíso, paradise. 

paraje, w., spot, place, region. 

paralelismo, comparison. 

paralelo, parallel. 

paralizar, to paralyze, hinder, stop. 

páramo, paramo (an unprotected 
mountainous region covered vnth 
stunted vegetation). 

parapeto, parapet, breastwork. 

parar, to stop, finish, become, end in. 

parcial, n(mn,m., partisan; a(¿;., one- 
sided, partial. 

parcialidad, partiality. 

parco, scanty, moderate, modest. 

parche, m.y patch, repair. 

pardear, to be gray. 

pardo, noun, man of color (see 
foot-note ^, page $8) ; adj. y gray. 

parecer, m.y opinion, advice, counsel. 

parecer, irr., to appear, seem; al — , 
seemingly, apparently. 

pared, /., wall. 

parejo, equal, similar. 

pariente, m.y relation, kinsman. 

parietales, m. pi. y parietal bones 
(of skull). 



348 



VOCABULARY 



parlamentario, parliamentary. 

parlamento, parliament, parley. 

parque, m., park, park of artillery, 
arsenal, ammunition depK>t. 

párrafo, paragraph. 

parroquial, parochial. 

parte,/., part,. direction, place, spot, 
portion, share, side ; por su — , 
on his side, on his part, of his own 
accord ; por otra — , on the other 
hand ; en mucha — , to a large 
extent ; de — de, on the part of, 
from, in favor of; en todas — s, 
everywhere; la mayor — , the 
greater part, majority. 

parte, m., official communication, 
despatch. 

partición, division. 

participación, participation, share. 

participante, participant. 

participar, to inform, announce, 
notify, participate, share. 

particular, adj.j private, particular, 
individual, personal; noun, m., 
point, topic, individual. 

partida, departure, band, squad; 
punto de — , starting point. 

partidario, partisan, adherent. 

partido, party, faction, interest, 
profit, game, measure, step, deci- 
sion. 

partir, to depart, leave, set out, 
split, divide. 

pasaje, w., passage, voyage, 
journey. 

pasajero, traveler. 

pasaporte, m., passport. 

pasar, to pass, carry over, carry 
through, send ; to cross, go to, 
go over, proceed to ; to spend, to 
happen; — se, to go over to 



another side; — de, to exceed, 
pass beyond ; — por las armas, to 
shoot. 

pasearse, to take a walk, prom- 
enade, walk. 

paseo, promenade, ramble. 

pasión, passion. 

pasivo, passive, inactive. 

paso, step, pace, gait, passage, pass, 
way ; dar un — , to take a step ; 
al — de carga, in double quick 
time; al — que, while; ceder 
— a, to give precedence to; 
dar — a, to give way to ; de — , 
in passing, at the same time; 
caballo de — , pacer. 

pasto, grazing, pasture ground. 

pastor, m., pastor, herdsman. 

patíbulo, gibbet, gallows. 

patio, court, yard. 

pato, duck. 

patria, native country. 

patricio, patrician. 

patrio, native. 

patriota, noun, m,, patriot; adj., of 
the Patriot party. 

patriótico, patriotic. 

patriotismo, patriotism. 

patrón, patrona, patron saint. 

pausado, slow, deliberate. 

pavor, m., fear, terror, fright. 

pavoroso, awful, dreadful. 

paz, /., peace ; de — , peacefully. 

peaje, m., toll. 

pecar, to sin, offend, break the law. 

pecuniario, pecuniary. 

pecho, breast, chest, bosom. 

pedazo, piece, fragment, bit; hacer 
— s, to break in pieces. 

pedestal, m., pedestal. 

pedido, demand, request, order. 



VOCABULARY 



349 



pedir, f . ch. Ill, to ask, solicit, crave, 

beg. 
pedregoso, rocky. 
pehuenche, m., Pehuenche Indian. 
pelea, battle, combat. 
pelear, to ñght, struggle, combat. 
peligro, danger, risk, peril. 
peligroso, dangerous. 
pelotón, m., platoon. 
pellejo, skin, rawhide, pelt, wine 

skin. 
pena, punishment, penalty, pain, 

sorrow, grief, diflficulty, hardship. 
penacho, plume, tuft of feathers. 
penalidad, suffering, hardship, pen- 
alty. 
pendiente, /., slope, 
penetrar, to penetrate, pierce, pass 

through. 
peninsula, peninsula; (often Spanish 

peninsula). 
penol, w., yardarm; a toca — es, 

within reach of the yardarms. 
penoso, painful, distressing. 
pensamiento, thought. 
pensar, r. ch. /, to think, consider, 

imagine, intend, mean, 
pensión, pension, annuity. 
penúltimo, penultimate. 
peñasco, large rock. 
peón, m., farm-hand, workman on a 

ranch. 
peor, worse, worst. 
pequeñito, very little. 
pequeño, small, little, slight. 
pequeñuelo, very little, very young. 
percha, pole, 
perder, r. ch. ly to lose, be deprived 

of, ruin. 
perdición, ruin, destruction. 
pérdida, loss, damage, waste, failure. 



perdonar, to pardon. 

perecer, <>r., to perish, die. 

peregrinación, pilgrimage. 

perenne, perpetual. 

perentorio, peremptory. 

perezoso, lazy, idle. 

perfección, perfection, completion. 

perfecto, perfect, complete, accu- 
rate. 

perfidia, treachery. 

pérfido, faithless, treacherous. 

perfil, m.t outline, proñle. 

perfilar, to outline ; to direct. 

pericia, skill, expertness. 

periferia, periphery. 

periódico, newspaper. 

período, period. 

peripecia, incident. 

perjudicar, to damage, injure. 

perjudicial, prejudicial, harmful. 

perjuicio, prejudice, mischief, in- 
jury, damage; daños y — s, 
damages. 

perla, pearl. 

permanecer, irr.y to remain, stand, 
stay. 

permanencia, permanency, stability. 

permanente, durable, permanent. 

permiso, permission. 

permitir, to grant, allow, consent. 

pero, but. 

perpetuar, to perpetuate. 

perpetuidad, perpetuity; a — , for- 
ever, for life. 

perpetuo, perpetual, everlasting. 

perro, dog; — de presa, hunting 
dog. 

persecución, persecution, prosecu- 
tion, pursuit. 

perseguir, r. ch. Illy to persecute, 
prosecute, pursue, beset. 



350 



VOCABULARY 



perseverar, to persevere. 

persistir, to persist. 

persona, person. 

personaje, m., distinguished person, 
personage. 

personal, adj., personal; noun,m,, 
group of individuals. 

perspectiva, prospect. 

perspicacia, perspicacity. 

persuación, persuasion. 

persuadir, to persuade, induce, con- 
vince. 

pertenecer, irr., to belong, relate to, 
concern. 

perteneciente, belonging to. 

pertrechos, supplies, tools. 

perturbación, agitation, confusion, 
excitement. 

perturbar, to disturb, trouble. 

peruano, Peruvian. 

pesadez, /., heaviness. 

pesado, heavy, massive, clumsy. 

pesar, m., grief, sorrow, regret; 
a — (de), in spite of, notwith- 
standing. 

pesar, to weigh, cause regret; 
impers., to be sorry. 

peso, weight, dollar. 

pesquisa, investigation, inquiry. 

pestaña, eyelash. 

peste,/., pestilence. 

petición, petition, claim. 

petrificar, to petrify. 

petulancia, petulance. 

piadoso, pious. 

piara, small flock. 

pica, pike, lance. 

picante, stinging, pungent, hot. 

picaro, knave, rascal, rogue. 

pico, pick, pickax; peak, summit, 
tip ; — de mesana, mizzen-peak. 



pie, w., foot ; ponerse en (de) — , to 
draw oneself up, stand erect; 
a — , on foot ; de — , en — , stand- 
ing ; ganados en — , cattle on the 
hoof. 

piedad, piety, pity, mercy. 

piedra, stone; — diamantina, 
diamond. 

piel, /., hide, skin, pelt, feather, fur. 

pierna, leg. 

pieza, piece, coin, gun, cannon. 

piloto, pilot, navigator. 

pintar, to paint, represent, describe. 

pintoresco, picturesque. 

pipa, pipe, cask, hogshead. 

pique, m.; echar a — , to sink (a 
ship); irse a — , to go to the 
bottom ; a — (of cliffs), perpen- 
dicular. 

piquete, m., escort, picket. 

piquineo, kind of dance. 

pirotécnico, pyrotechnist. 

pisada, footstep. 

pisar, to tread, trample, set foot on, 
press. 

piso, floor. 

pistola, pistol. 

placer, m., pleasure. 

plácido, placid, easy, calm. 

plan, m.y plan, design, scheme. 

plana ; — mayor, staff. 

planicie, plain, prairie. 

piano, plane, plan, map. 

planta, sole of the foot. 

plantear, to establish. 

plañidero, mournful. 

plata, silver. 

platero, silversmith. 

plato, dish, plate. 

plausible, plausible. 

playa, shore, coast, beach. 



VOCABULARY 



351 



plaza, square, market-place, place, 
stronghold, enlistment; — de 
armas, parade ground. 

plazo, term, period of time. 

plebe, /., common people. 

plebiscite, popular vote. 

plegar, r, ch. /, to fold, double ; — se, 
to comply. 

pleito, lawsuit, litigation. 

plenipotenciario, plenipotentiary. 

pleno, full. 

pliego, sheet of paper, sealed letter. 

pliegue, w., fold, crease. 

plomizo, leaden, lead-colored. 

plomo, lead, bullet. 

pluma, pen. 

población, city, town, population, 
inhabitants. 

poblador, m., settler, inhabitant. 

poblar, r. ch. I J to settle. 

pobre, poor, humble, wretched, 
pitiable. 

poco, little, scanty, small, few, some, 
in a small degree ; en — más o 
menos, more or less; — tiempo, 
a short time ; a — , immediately, 
shortly after ; — a — , gradually, 
little by little. 

poder, w., power, authority, com- 
mand, possession; casarse por 
— , to marry by proxy. 

poder, irr.j to be able (can, could) ; 
no puede menos de, he can not 
fail to ; a más no — , to the utmost. 

poderío, power, authority, do- 
minion. 

poderoso, powerful, mighty, potent. 

poema, m., poem. 

poesía, poetry. 

poeta, m.j poet. 

polaina, leggings. 



polémica, polemic. 

política, politics, policy. 

politico, adj. y political, civil; noun^ 
statesman. 

polo, pole (geographical). 

poluto, profaned, contaminated. 

pólvora, powder. 

polvoriento, dusty. 

polvoroso, dusty. 

pompa, pomp, ceremony. 

pomposo, pompous, majestic. 

pómulo, cheek bone. 

poncho, cloak, blanket. 

ponderación, exaggeration. 

ponderar, to weigh, ponder, con- 
sider; to exaggerate, heighten. 

poner, íVr ., to put, place, dispose, set, 
put on ; — medios, to take steps ; 
— se, to apply oneself to, set out, 
begin, grow, become; to reach, 
get to ; to set {of the sun) ; — de 
relieve, to put in reb'ef, show 
clearly. 

pontífice, m.y Pope, pontiff. 

pontón, m.j hulk. 

popa, stern (of boat), poop; por 
la — de, astern of. 

popular, popular. 

por, by, through, in, for, as, along, 
across, about, on account of, in 
favor of; — qué, why; — esto, 
for this reason, hence; — si, in 
case; — si, of his own accord, 
on his own account; estar — , to 
favor, be disposed toward; — 
más que, however much, although ; 
— ... que, however. 

porción, portion, share, part, 
amount. 

porfía, obstinacy, insistence ; a — , 
in competition. 



3S2 



VOCABULARY 



porfiado, obstinate. 

porfiar, to contend, insist, importune. 

porque, because, in order that. 

porqué, cause, reason, motive. 

portador, m., bearer. 

portátil, portable. 

porte, m.y freight, tonnage, size; 
behavior. 

portezuelo, mountain pass. 

portugués, Portuguese. 

porvenir, w., future. 

pos ; en — de, after, behind. 

posada, tavern, hotel. 

poseer, to possess. 

poseído, one possessed of a devil, 
madman. 

posesión, possession. 

posesionarse, to take possession of. 

posibilidad, possibility. 

posible, possible. 

posición, position. 

positivo, positive, definite. 

poste, m.j post, stake. 

posteridad, posterity. 

posterior, later, hindermost. 

posteriori; a — , a posteriori (rea- 
soning from efect to cause). 

postor, m., bidder. 

postrado, prostrate, exhausted. 

postrer, see postrero. 

postrero, last. 

postumo, posthumous. 

potaje, w., soup, broth. 

potencia, power, nation. 

potro, wild colt. 

práctica, practice, method. 

practicable, feasible. 

practicar, to practise, perform, do, 
make ; to hold {an election) ; 
— cortaduras, to throw up earth- 
works. 



práctico, practical, 
precaución, precaution, care, 
precedente, precedent, preceding, 
preceder, to precede, 
precio, price, cost, 
precioso, precious, valuable. 
precipicio, precipice, 
precipitado, abrupt, hasty. 
precipitar, to hasten, precipitate; 

— se, to fall headlong. 
precisión, precision. 
predso, necessary, exact, punctual, 

precise, distinct, 
preclaro, famous, eminent, 
precursor, f»., precursor, herald, 

harbinger. 
predecir, íVr ., to foretell, 
predestinar, to predestine, 
predicción, prediction, 
predilecto, favorite, 
predominio, predominance, 
prefecto, prefect, 
preferencia, preference, choice ; 

de — , preferably, 
preferente, preferably, 
preferible, preferable, 
preferir, r. ck. II ^ to prefer, 
prefijar, to predetermine, 
pregonero, crier, auctioneer; a toz 

de — , by public crier, 
pregunta, question, inquiry; hacer 

una — , to ask a question, 
preguntar, to question, ask, inter- 
rogate, 
prehistórico, prehistoric, 
prelado, prelate, 
preliminar, preliminary, 
preludio, prelude, 
prematuro, premature, 
premeditar, to premeditate, 
premiar, to reward. 



VOCABULARY 



353 



premio, prize, reward. 

prenda, token, garment, personal 
effects. 

prender, to seize, grasp; to pin; 
— fuego, to set fire. 

prensa, press, journalism. 

preocupación, preoccupation. 

preocupar, to preoccupy ; — se por, 
to show concern, to worry about. 

preparación, preparation. 

preparar, to prepare, get ready. 

preparativo, preparation. 

preparatorio, preparatory. 

prerrogativa, prerogative. 

presa, capture, seizure, prey ; perro 
de — , hunting dog. 

presbítero, priest. 

prescindencia, omission, renuncia- 
tion. 

prescindir, to omit, eliminate. 

prescripción, prescription. 

presencia, presence ; en — de, in 
view of. 

presenciar, to be present at, attend, 
witness. 

presentar, to present, give, exhibit, 
show; — se, to appear, come 
before, 
presente, adj.j present, actual, cur- 
rent; lo — , the present time; 
tener — , to bear in mind ; noun, 
m., present, gift. 
presentimiento, presentiment, fore- 
boding. 
presentir, r. ch.II, to have a presenti- 
ment of. 
presidencia, presidency. 
presidente, w., president. 
presidiario, convict. 
presidio, imprisonment, forced 
labor. 



presidir, to preside over, direct, 

govern, 
presilla, loop. 

preso, adj. y captured; noun, cap- 
tive, 
prestar, to lend, give, 
prestigio, prestige, fame, 
presunción ; por — , supposedly, 
pretender, to pretend, claim, try, 

attempt, seek, 
pretenáón, claim, 
pretexto, pretext, 
prevalecer, irr., to prevail, 
prevalerse, irr., to make use of, avail 

oneself of. 
prevención, prevention, forethought, 
warning, prejudice ; a — , as a 
precaution. 
prevenir, irr., to prepare, provide, 

foresee, warn, notify. 
prever, irr., to foresee, 
previo, previous. 
previsión, foresight, forecast; en 

— de, in anticipation of. 
prez, m. or ]., honor, distinction, 
prima; — noche, first quarter of 

night. 
primacía, precedence, 
primavera, spring, 
primero, primer, adj., first ; adv., first, 

rather, sooner, 
primitivo, primitive, original, 
primo ; — hermano, first cousin. 
primoroso, fine, neat, elegant, ex- 
quisite, 
princesa, princess. 
principado, principality. 
principal, principal, chief, foremost. 
príncipe, m., prince, sovereign, 

ruler. 
principiar, to begin. 



2 A 



354 



VOCABULARY 



principio, principle, beginning ; al — , 
at first; a — s de, toward the 
beginning of ; desde un — , from 
the first; dar — , to make a 
start. 

priori; a — , a priori {reasoning from 
cause to efect). 

prioridad, precedence. 

prisa, haste; de — , hastily. 

prisión, prison, jail, seizure, im- 
prisonment ; — s, shackles,^hains. 

prisionero, prisoner. 

privado, private. 

privar, to deprive, forbid. 

privilegiar, to privilege. 

privilegio, privilege, concession. 

proa, bow {of ship) ; a — de, for- 
ward of ; pasar por la — , to pass 
across the bows. 

probabilidad, probability. 

probable, probable. 

probar, r. ch. /, to prove, try, test, 
sound. 

probidad, honesty. 

problema, w., problem. 

proceder, w., conduct, procedure. 

proceder, to proceed, go ahead, pass 
on, act, behave. 

procedimiento, procedure, proT:eed- 
ing. 

proceso, lawsuit, trial, judicial 
procedure. 

proclama, proclamation, address. 

proclamación, proclamation, an- 
nouncement. 

proclamar, to proclaim, announce. 

procurador, w., attorney, solicitor, 
agent; — general, attorney- 
general. 

procurar, to procure, obtain, solicit, 
try. 



prodigioso, extraordinary. 

producir, irr.j to produce. 

producto, product. 

proeza, prowess, valor. 

profanar, to profane, desecrate, vio- 
late. 

profesar, to practise, teach, main- 
tain, avow, entertain, harbor. 

profesional, professional. 

profundidad, depth. 

profundo, profound, deep. 

profuso, profuse, lavish. 

programa, f»., program. 

progreso, progress. 

prohibir, to forbid. 

prolongación, extension, contin- 
uation. 

prolongar, to prolong, continue. 

promesa, promise. 

prometer, to promise; — se, to be 
confident. 

promontorio, promontory. 

promotor, m., promoter. 

promulgar, to promulgate, proclaim, 
publish. 

pronosticar, to predict, foretell. 

pronto, adv. y soon, quickly; adj., 
ready, prompt ; por el — , tem- 
porarily, for the moment. 

pronunciar, to pronounce, utter, 
give {a lecture). 

propaganda, propaganda. 

propagar, to propagate, sow, scatter. 

propalar, to publish. 

propensión, tendency, inclination. 

propenso, disposed, inclined. 

propiedad, property, possession, pro- 
priety, fitness. 

propietario, proprietary. 

propinar, to invite, drink, treat, 
prescribe. 



VOCABULARY 



355 



propio, private, one's own, proper, 
suitable, exact, same, very ; lo — , 
the same thing. 

proponer, irr,, to propose ; — se, to 
plan, purpose, resolve. 

proporción, proportion. 

proporcionado, proportionate. 

-proporcional, proportional. 

proporcionar, to proportion, adapt, 
supply, furnish. 

proposición, proposition, proposal. 

propósito, purpose, design, inten- 
tion, scope ; llevar el — de, to 
aim at, intend; de — , purposely. 

propuesta, proposal, proposition, 
offer. 

prórroga, extension, renewal. 

prorrogable, with right of renewal. 

prorrumpir, to break forth, burst 
out. 

proscripción, proscription, banish- 
ment. 

proseguir, r.ch. Ill, to pursue, prose- 
cute, continue, follow, proceed. 

prosista, w., prose writer. 

prosperidad, prosperity. 

próspero, prosperous, successful. 

protagonista, w., principal character. 

protección, protection. 

protector, m., protector. 

protectoral, belonging to a protector. 

proteger, to protect, defend. 

protesta, protest. 

protestante, Protestant. 

protestar, to protest. 

protocolo, protocol, record. 

provecho, profit, benefit, utility. 

proveedor, w., commissary. 

proveer, to provide, furnish, supply, 
stock with provisions, make pro- 
vision for. 



proverbio, proverb, saying. 
providencia, measure, judgment, 

decision, sentence, providence. 
providencial, providential. 
provincia, province. 
provincial, provincial, 
provisión, provision, supply; — de 

boca, food. 
provisional, provisional. 
provisorio, provisional, temporary, 
provisto, see proveer, 
provocar, to provoke, rouse, excite, 

promote. 
proximidad, proximity, 
próximo, next, nearest, very near. 
proyección, extension, object, design. 
proyectar, to plan, project, 
proyectil, w., projectile, 
proyecto, plan, scheme, project. 
prudencia, prudence. 
prudente, prudent. 
prueba, proof, evidence, test, trial; 

a toda — , beyond all question. 
Prusia, Prussia, 
psicológico, psychological, 
publicación, publication. 
publicar, to publish, announce, make 

known. 
publicidad, publicity. 
público, public. 
pueblecito, small town. 
pueblo, town, population, people, 
puente, m., bridge, deck. 
puerta, door, gate; a — cerrada, 

behind closed doors, in secret, 
puerto, port, harbor. 
pues, then, therefore, for, since; 

— que, since, as. 
puesto, noun, post, position, dignity ; 

see also poner; conj., — que, since, 

inasmuch as. 



356 



VOCABULARY 



pujanza, power, strength. 

pulgada, inch. 

pulgar, in,y thumb. 

pulsación, pulsation. 

pulso, pulse. 

puna, mountain sickness. 

punta, point, pointed end, tip, cape. 

punto, point, place, dot, period, 
spot ; al — , immediately ; a — 
de + infinitive, about to; de 
todo — , entirely, perfectly; — 
de partida, starting point ; en — , 
exactly. 

puntual, prompt, accurate, exact. 

punzante, sharp. 

puñado, handful, few. 

puñal, m., dagger. 

pupila, pupil (of eye). 

purgar, to purge, purify, cleanse. 

puro, pure, clear, mere, sheer, 
absolute. 

pusilánime, cowardly, timid. 

pusilanimidad, cowardice. 



que, rd, pron,, which, that, who, 
whom; el (la, etc.) — , he (she, 
etc.) who; lo — , what, which; 
por lo — , wherefore; con lo 
— , whereupon; conj., that, than; 
uno — otro, a few. 

qué, interr.j what; por — , why; no 
sé — , a certain. 

quebradizo, brittle, fragile. 

quebrantar, to break, crush, vex, 
fatigue, weaken. 

quebrar, to break, crush, smash, 
fail. 

quedar, to stay, remain, be left; 
— se, to stay. 

queja, complaint, resentment. 



quejarse, to complain, lament, 

grumble. 
quemar, to burn, set on fire. 
querella, quarrel, dispute. 
querer, irr., to will, want, desire, try, 

wish ; — decir, to mean, 
querido, dear, beloved, 
quesera, dairy, 
queso, cheese. 

quichua, m., Kechuan Indian, 
quien, who, whom, he who; 

— ... — , some . . . others. 
quién, interr,, who, whom, 
quietud, quiet, silence. 
Quijote, w., Quixote, 
quijotismo, quixotism, 
quiltro, cur-dog. 
quilla, keel. 

quimera, chimera, fantasy, 
quimérico, fantastic, 
qiámico, chemist. 
quince, fifteen, 
qtdnientos, five hundred, 
quintal, m., hundred weight, 
quinto, fifth, tax of 20 per cent, 
quitar, to take away, take off, rob. 
quiteño, of Quito, 
quizás, perhaps. 



racional, adj,, rational; noun, m., 

human being, 
rada, harbor, roadstead, 
radiante, radiant, 
radio, radius, point {of star). 
raíz, /., root, base, foundation; 

echar raíces, to take root; 

a — de, right after, very near, 
rama, branch; en — , raw, unpre- 

pared, 
ramal, m., branch. 



VOCABULARY 



357 



ranch. 

:e, rampant. 

small farm, ranch. 

ank, row. 

/., rapidity. 

rapid, swift. 

rapine, spoliation. 

•e, scarce. 

, large {of eyes). 

dash, sketch, delineation ; 

ades — s, in bold strokes. 

led, dray. 

ion, ratification. 

, to ratify. 

me, while; largo — , for a 

vhile. 

tn., stream. 

reak, stripe, line, mark. 

underbolt, flash of lightning. 

ce, generation, breed. 

, reason, right, ratio ; con — , 

; a — de, at the rate of ; 

de, in regard to ; tener — , 

right. 

le, reasonable. 

liento, reasoning, argument. 

I, reaction, resistance. 

r, to react. 
ar, to aggravate anew, make 

• 

i, real, true, royal; noun, 
small silver coin, camp; 

sus — es, to encamp ; sin 
, without a cent. 
i, reality, truth. 

royalist. 
ion, realization, accomplish- 

, to realize, perform. 
cer, irr.y to reappear, 
r, to reassume. 



rebaja, rebate, reduction. 

rebajar, to diminish. 

rebaño, flock, fold, herd. 

rebelarse, to revolt, rebel. 

rebelde, rebel, rebellious. 

rebelión, rebellion, revolt. 

rebotar, to rebound. 

rebozo, muffler; de — , secretly; 
sin — , frankly, openly. 

recaer, irr., to devolve, fall upon, fall 
back. 

recámara, dressing room, bedroom. 

recaudar, to collect taxes. 

recelo, misgiving, fear, suspicion. 

receloso, suspicious. 

recepción, reception. 

recibir, to receive, take, accept. 

recién, recently, just, lately. 

reciente, recent, new, fresh. 

recinto, inclosure. 

recio, stout, vigorous, thick, severe. 

recíproco, reciprocal, mutual. 

reclamación, remonstrance, claim. 

reclamar, to claim. 

recluir, irr., to confine, shut up. 

recluso, confined. 

recluta, m., recruit. 

recobrar, to recover, regain. 

recoger, to gather, lock up, take in, 
collect; — se, to withdraw, retire. 

recogimiento, thoughtfulness, rev- 
erie. 

recolectar, to gather. 

recomendar, r. ch. /, to recommend, 
commend, charge, enjoin. 

recompensa, reward. 

recomponer, irr., to mend. 

reconcentración, concentration. 

reconcentrar, to concentrate; — se, 
to be absorbed in thought. 

reconciliación, reconciliation. 



358 



VOCABULARY 



reconciliar, to reconcile; — se, to 
become friends again. 

reconfortar, to re-invigorate. 

reconocer, irr., to examine, inspect, 
reconnoiter, recognize, acknowl- 
edge. 

reconocimiento, examination, in- 
spection, reconnoitering, recog- 
nition, gratitude. 

reconquista, reconquest. 

reconquistar, to reconquer. 

reconvenir, irr.j to accuse, reproach, 
reprimand. 

recordar, r. ch. /, to remind, remem- 
ber, record; — se, to remember. 

recorrer, to go over, traverse, 
examine. 

recrecer, irr., to increase, augment. 

recto, straight, right, honest, up- 
right. 

recua, drove of beasts of burden. 

recuerdo, memory, souvenir, re- 
membrance. 

recuperar, to regain. 

recurso, resource, avail, appeal. 

rechazar, to repel, repulse, drive back. 

red,/., net, snare. 

redención, redemption, salvation. 

redentor, noutij m., redeemer, savior ; 
adj.f liberating. 

redimir, to rescue, liberate. 

redondear, to make round. 

reducción, eduction. 

reducir, irr,, to reduce, condense, 
convert, change, confine. 

reducto, redoubt. 

reemplazar, to replace, supersede, 
substitute. 

referencia, reference. 

referir, r.ch. II, to relate, refer ; — se, 
to refer. 



refinar, to refine, purify, make 
polite. 

reflejo, reflection. 

reflexión, reflection, thought ; 
hacer — s a, to reason with, per- 
suade. 

reflexionar, to reflect, ponder, med- 
itate. 

reflexivo, deliberate. 

refluir, irr», to redound; — sobre 
usted, to redound to your honor. 

reforzar, r. ch. /, to reinforce, 
strengthen, increase. 

refractario, obstinate, refractory. 

refrescar, to refresh. 

refresco; de — , anew, once more; 
cabalgadura de — , fresh mount. 

refriega, skirmish, encounter. 

refugiar, to shelter; — se, to take 
shelter, take refuge. 

refundir, to recast, include. 

refutar, to refute. 

regalado, delicate, dainty, pleasant. 

regalar, to present, give. 

regalo, present, gift. 

regar, r. ch. /, to irrigate. 

regencia, regency. 

regicidio, regicide, murder of a king. 

régimen, m., regime, rule, system, 
government. 

regimiento, regiment. 

regio, regal, royal. 

región, region. 

regir, r. ch. Ill, to rule, govern, con- 
trol, direct, conmiand. 

registrar, to record. 

regla, rule. 

reglamentación, regulation. 

reglamentario, regulative. 

reglamento, regulations, rules. 

regocijo, joy, pleasiire, gladness. 



VOCABULARY 



359 



regresar, to reUirn. 
regreso, return ; de — , upon re- 
turning, on the return trip. 
regular, regular, normal, orderly. 
regularidad, regularity. 
rehacer, irr.y to mend, reconstruct ; 

— se, to rally, reorganize. 
rehusar, to refuse, decline. 
reina, queen. 
reinar, to reign, govern, prevail, 

predominate. 
reino, kingdom, realm, reign, 
reiterar, to repeat. 
rejón, m., broad knife. 
relación, relation, report, narrative, 

account, connection. 
relacionar, to relate, connect. 
relatar, to narrate. 
relative, relative. 

relate, statement, account, report, 
relevar, to relieve, release, free. 
relieve, w., relief; poner de — , to 

put in relief; dar — a, to show 

clearly. 
religión, religion, faith, creed. 
religiose, adj. y religious; noun, 

monk, priest. 
relojero, clock maker. 
remediar, to remedy, repair, 

appease. 
remedio, remedy. 
rememorar, to recall, 
remisión, remission, transmission. 
remitir, to send, transmit. 
remolque, w., towage. 
remontar, to reascend; to supply 

remounts to an army, reorganize. 
remoto, remote, distant, far off. 
remuda, change, relay. 
rencor, w., animosity, rancor. 
rendimiento, surrender, submission. 



rendir, r. ch. Illy to conquer, give 
up, give back ; — se, to surrender. 

renegrido, somewhat black. 

renglón, m., line {of print), 

renombrado, celebrated. 

renovación, renewal, repetition. 

renovar, r. ch. /, to renew. 

renta, income, revenue. 

renuncia, renunciation, abnegation. 

renunciar, to renounce, give up. 

reñido, obstinate, stubborn, stiff. 

reñir, r. ch. II, to wrangle, quarrel, 
dispute. 

reorganizar, to reorganize. 

reparar, to repair, refit, notice, con- 
sider. 

reparo, repair, remark, correction, 
objection. 

repartición, division, distribution. 

repartimiento, division, distribution, 
allotment of Indians and of land 
for a settlement. 

repartir, to divide, distribute. 

reparto, division, distribution. 

repasar, to cross. 

repente ; de — , suddenly. 

repentino, su'dden, unforeseen, un- 
expected. 

repetir, r. ch. III, to repeat, reit- 
erate. 

replegarse, r. ch. /, to fall back. 

replicar, to reply, answer. 

repliegue, m., retreat. 

reponer, irr., to reply. 

reposo, rest, quiet, repose. 

represa, lock, dam. 

represalia, reprisal. 

represar, to detain, stop, dike. 

representación, representation, per- 
formance, authority. 

representante, representative. 



36o 



VOCABULARY 



representar, to represent, describe, 
set forth, show, perform, act. 

representativo, representative. 

reprimir, to repress, restrain. 

reproche, w., reproach, blame. 

reproducir, íVr., to reproduce. 

república, republic. 

republicano, republican. 

repuesto, supply, store, stock; 
de — , extra, spare. 

repulsar, to reject, refuse. 

repulsión, repulsion. 

reputación, reputation. 

requerir, r. ck. II j to command, re- 
quest, exact, requisition; — de 
amores, to court, make love to. 

res,/., head of cattle. 

rescatar, to ransom, redeem, recover. 

rescate, m., ransom, exchange, re- 
demption. 

resentido, angry, resentful, dis- 
pleased. 

resentimiento, resentment, anger, 
grudge. 

reseñar, to pass in review. 

reserva, reserve, reservation. 

reservar, to reserve, save, keep; to 
keep secret, withhold; — se, to 
reserve to oneself the right. 

residencia, residence, impeachment ; 
tomar — , to impeach ; — de campo, 
country-house. 

residente, residing. 

residir, to reside, dwell. 

resignación, resignation. 

resignar, to resign; — se, to sub- 
mit to. 

resinoso, resinous. 

resistencia, resistance. 

resistir, to resist, withstand, oppose ; 
— se, to resist, struggle. 



resolución, deternynation, resolu- 
tion, courage, assurance, solution. 

resolver, r. ch. /, to decide, deter- 
mine, solve. 

resonar, r. ch. I, to resound, echo, 
ring. 

resorte, m., spring, motive. 

respectivo, respective. 

respecto, relation, respect; — a, 
— de, in regard to, concerning. 

respetar, to respect, venerate, spare. 

respeto, respect, consideration, 
regard. 

respirar, to breathe. 

resplandecer, irr., to glow, shine. 

responder, to answer, reply. 

responsabilidad, responsibility. 

responsable, responsible. 

respuesta, reply, answer. 

restablecer, irr.j to restore, reestab- 
lish. 

restante, remaining. 

restar, to remain, be left, subtract, 
remove, eliminate. 

restauración, restoration. 

restaurar, to restore. 

restituir, irr.y to restore, give back, 
return. 

resto, remainder, residue, rest; 
pi., remains. 

restregar, r. ch. /, to rub. 

resucitar, to revive, renew. 

resuelto, resolute, bold, determined, 
steady, quick; (see resolver). 

resultado, result, outcome. 

resultar, to result, follow, turn out. 

resumir, to repeat, sum up. 

resurrección, renewal, revival. 

retaguardia, rear-guard. 

retardar, to retard, delay, retain; 
— se, to tarry. 



VOCABULARY 



361 



retener, irr., to retain, guard, pre- 
serve, detain, arrest. 

retina, retina (of the eye) . 

retirada, retreat, withdrawal. 

retirar, to withdraw; — se, to 
withdraw, retire, retreat. 

retiro, retirement, country-house. 

reto, challenge, threat. 

retomar, to return, give back. 

retozón, playful. 

retratar, to paint, describe. 

retrato, picture, portrait. 

retrete, m., private room, sanctum. 

retroceder, to go back, recede, draw 
back. 

retroceso, retreat. 

retrogradar, to move backward. 

reunión, union, meeting, consolida- 
tion, assembly call. 

reunir, to gather, unite, assemble. 

revelación, revelation, disclosure. 

revelar, to reveal, disclose. 

reverencia, reverence, veneration, 
respect. 

reverenciar, to revere, venerate, 
respect. 

revés, m., reverse, misfortune. 

revestir, r. ch. Ill, to clothe. 

revista, review ; pasar — , to review, 
inspect. 

revivir, to revive. 

revolcar, r. ch. I, to knock down; 
— se, to writhe on the ground. 

revolear, to throw into the air. 

revolución, revolution. 

revolucionario, revolutionary. 

revolver, r. ch. /, to turn over, 
cogitate, reflect. 

revólver, w., revolver, pistol. 

revuelta, revolt. 

revuelto, boisterous. 



rey, m., king, monarch, sovereign. 

reyerta, dispute, quarrel, wrangle. 

rezagado, straggler, laggard. 

rezagar, to leave behind. 

riachuelo, rivulet. 

ribera, shore, beach. 

rico, rich, exquisite, choice. 

ridículo, ridiculous. 

rienda, rein, bridle. 

riesgo, risk, danger. 

rifle, m., rifle. 

rigidez, /., rigor, inclemency. 

rigor, w., severity, strictness, pre- 
cision, intensity. 

rigoroso, riguroso, strict, exact, 
rigid, severe. 

rincón, m., corner. 

río, river, stream. 

riqueza, riches, wealth, opulence, 
treasure. 

ristre, m., rest, socket [of a lance) ; 
en — , at rest. 

risueño, smiling. 

rito, ceremony, rite. 

rival, w., rival. 

rivalidad, rivalry. 

robar, to rob, steal. 

robusto, strong, robust. 

rocalloso, rocky. 

rodar, r. ch. /, to roll. 

rodear, to surround. 

rodilla, knee ; de — s, puesto de — s, 
on one's knees. 

rojo, red. 

rol, w., muster-roll. 

Roma, Rome. 

romano, Roman. 

romántico, romantic. 

romería, pilgrimage. 

romper, to break, break off, begin, 
start ; — fuego, to open fire. 



302 



VOCABULARY 



rompiente, m.j breaker. 

rompimiento, rupture, dispute. 

ronco, hoarse, harsh. 

ronda, patrol, rounds. 

ronzar, to raise with levers. 

roqueño, rocky. 

rostro, face, countenance. 

roto, see romper. 

ruborizarse, to blush. 

rudimentario, rudimentary. 

rueda, wheel. 

ruego, prayer, entreaty, request. 

ruido, noise. 

ruin, mean, base, malicious, vicious. 

ruina, ruin, perdition, downfall. 

nunbo, course, direction, route; 

liacer — , to proceed {of vessels). 

rumor, w., rumor, report. 

Rusia, Russia. 

ruta, route. 

S 

sábado, Saturday. 

sabedor, informed. 

saber, irr., to know, know how, be 

able; {past definite) to learn; 

hacer — , to inform ; a — , to wit. 
sabiduría, wisdom, knowledge, 
sabio, learned, 
sable, m., saber, 
sacar, to draw, remove, extract, 

bring forth, produce, get, obtain ; 

to take {of photographs) ; — a 

luz, to print, publish. 
sacerdote, m., priest. 
saco, sack, bag. 
Sacramento, sacrament. 
sacrificar, to sacrifice. 
sacrificio, sacrifice, 
sagaz, sagacious, keen-witted, wise, 
sagrado, sacred, 
sagrario, sanctuary. 



sal, /., salt. 

sala, room ; — de armas, armory. 

salida, departure, exit, outlet, issue, 
result; derechos de — , export 
duties. 

saliente, salient, projecting, promi- 
nent. 

salir, irr,, to go out, depart, set out, 
leave, come out, furnish. 

salitre, m,, saltpeter, niter. 

salitrera, saltpeter works. 

saliva, saliva, spittle. 

salón, m., parlor, drawing-room, 
hall. 

saltar, to jump, spring, leap, burst, 
fly to pieces. 

salteador, m., highwayman, foot- 
pad. 

salto, spring, jump; de tin — , in 
one jump. 

salud,/., health, welfare, prosperity. 

saludar, to greet, salute, hail. 

saludo, salute, greeting. 

salva, salute (loith gufis), 

salvación, salvation, deliverance. 

salvador, noun, m., savior ; adj,, re- 
deeming. 

salvaje, savage, wüd, rough, bar- 
barous. 

salvajismo, savagery, barbarism. 

salvar, to save, free from danger, 
avoid (of danger); to overcome 
{of difficulty) ; to pass over, cross. 

salvo, adj., safe ; adv., save, except : 
a (en) — , in a {dace oi safety. 

sanar, to heal, cure, restore to health. 

sancionar, to ratify. 

sandalia, sandal. 

sangre, /., blood. 

sangriento, bloody, cmd. 

sano, wholesome. 



VOCABULARY 



363 



santo, adj., blessed, sacred, holy; 
noun, saint; — y seña, watch- 
word, password, countersign ; dar 
el — , to give the password. 

santuario, sanctuary. 

saquear, to plunder, pillage. 

saqueo, pillage, plunder. 

sarao, evening entertainment. 

sargento, sergeant. 

sastrería, tailor's shop. 

satisfacción, satisfaction, amends, 
recompense, reparation, pleasure ; 
a — , fully, according to one's 
wishes. 

satisfacer, irr., to satisfy, gratify, 
reward. 

satisfactorio, satisfactory. 

satisfecho, see satisfacer. 

saz6n,/., season ; a la — , at that time. 

secar, to dry. 

sección, section, division. 

seco, dry. 

secretario, secretary. 

secreto, secret, private, hidden. 

secuestrar, to seize property for the 
use of the state. 

secuestro, seizure of property. 

secundar, to second, aid, favor. 

secundario, secondary. 

sediento, thirsty, eager. 

seguida, succession; en — , forth- 
with, immediately, later. 

seguir, r. ch. III, to follow, pursue, 
continue. 

según, according to, according as. 

segundo, second, next in rank; 
sin — , unequaled. 

seguridad, security, safety, confi- 
dence. 

seguro, sure, secure, safe, certain; 
de — , assuredly. 



seis, six. 

selvático, wild, rude. 

sellar, to seal, complete. 

sello, seal, stamp. 

semana, week. 

semblante, m,, mien, aspect, fea- 
tures, face, expression. 

sembrar, r. ch. I, to sow, scatter, 
spread. 

semejante, similar, like, such. 

semejanza, similarity, likeness. 

semejar, to resemble. 

sementera, sown land. 

semi-diós, m., demigod. 

semidoble, half again as large. 

semilla, seed. 

senado, senate. 

sencillez, /., simplicity. 

sencillo, simple, candid, plain. 

senda, path. 

sendero, path. 

seno, chest, bosom, breast. 

sensible, regrettable, lamentable. 

sensual, sensuous. 

sentado, seated. 

sentar, r. ch. /, to set, set up, settle, 
establish, draw up ; — reales, to 
encamp; — se, to sit down. 

sentencia, sentence, verdict, de- 
cision, judgment. 

sentenciar, to sentence, condemn. 

sentido, sense, feeling, reason, mean- 
ing; en este — , with this pur- 
pose; buen — , common sense; 
adj., full of feeling, touching, 
pathetic. 

sentimiento, feeling, sentiment, sen- 
sation, grief, regret. 

sentir, r. ch. II, to feel, perceive, 
regret; — se enfermo, to feel 
sick. 



3^4 



VOCABULARY 



seña, sign, signal; password, 
watchword. 

señal, /., sign, token, mark, signal ; 
dar — es de, to show signs of. 

señalado, especial, notable, dis- 
tinguished. 

señalar, to indicate, point out, 
designate, mark. 

señor, m.j sir, lord, master. 

señorío, lordship, command, state- 
liness. 

señorita, young lady. 

separación, separation, withdrawal. 

separar, to separate, disperse, dis- 
solve; — se, to withdraw. 

septiembre, m., September. 

sepulcro, tomb, sepulcher. 

sepultar, to bury. 

sepultura, burial, grave ; dar — , to 
bury. 

ser, m., being. 

ser, irr., to be ; a no — que, unless. 

serenidad, serenity, tranquillity, 
calm. 

serene, serene, calm, quiet, placid. 

serie, series. 

serio, serious. 

serranía, ridge of mountains. 

servible, serviceable. 

servicio, sei»vice. 

servidor, w., servant. 

servidumbre, attendance, corps of 
servants, service, right of way. 

servir, r. ch. Ill, to serve, wait on, 
hold employment ; — de, to serve 
as, act as ; — se de, to make use of, 
employ ; — se, to please ; — para, 
to be useful for. 

sesenta, sixty. 

sesión, session. 

setecientos, seven hundred. 



setenta, seventy. 

setiembre, m., September. 

severidad, severity. 

severe, severe, strict. 

sexo, sex. 

sexto, sixth. 

si, if, whether; per — , in case, if 
by chance; cual — , as if. 

si, himself, herself, itself, them- 
selves, oneself ; per — , on his own 
account, of his own accord. 

EÍ, yes, indeed. 

siempre, always ; — que, whenever, 
provided that. 

sien, /., temple, forehead. 

sierra, ridge of mountains. 

siete, seven. 

sigilo, secrecy. 

siglo, century. 

significación, signification, meaning* 

significado, significance, meaning. 

significar, to signify, mean. 

signo, sign, mark, signal, symbol. 

siguiente, following, next. 

silencio, silence. 

silencioso, silent. 

silvestre, rustic. 

silla, chair, seat, saddle; — de 
montar, saddle. 

simbolizar, to symbolize, represent. 

símbolo, symbol. 

simétrico, symmetrical. 

simpatía, sympathy, congeniality, 
fondness. 

simpático, sympathetic. 

simple, simple, mere. 

simulacro, image, idol; — militar, 
sham battle. 

simular, to pretend, counterieit. 

simultáneo, simultaneous. 

sin, without ; — que, without. 



VOCABULARY 



365 



sinceridad, sincerity, frankness, 
candor. 

sincero, sincere, honest. 

singtilar, singular, extraordinary. 

siniestro, sinister, inauspicious, ill- 
boding. 

sino, but, but also, except, any one 
but, anything but; — que, but. 

sinómino, synonymous. 

sintetizar, to synthesize. 

siquiera, at least, even ; ni — , not 
even. 

sirviente, w., servant, menial. 

sistema, w., system. 

sistemar, to systemize. 

sistemático, systematic. 

sitio, place, siege. 

situación, situation, position, con- 
dition. 

situar, to situate, locate, station. 

so, under; — pena de, under 
penalty of. 

soberanía, sovereignty. 

soberano, sovereign, king. 

sobornar, to bribe. 

soborno, bribery. 

sobrado, abundant, more than 
enough. 

sobrar, to be more than enough, be 
left over, be left, remain. 

sobre, on, upon, over, above, about, 
concerning ; — todo, especially. 

sobrecoger, to surprise, overtake. 

sobrentender, r. ch. I, to imply, 
intimate. 

sobreponer, irr., to put above, over- 
lap; — se, to overcome, master, 
subdue. 

sobresalir, irr., to be preeminent. 

sobresalto, sudden impulse, dread, 
fear. 



sobrevivir, to survive. 

sobrino, nephew. 

sobrio, sober, modest, frugal. 

sociabilidad, sociability. 

social, social. 

sociedad, society, corporation, com- 
pany. 

socio, associate, companion. 

socorrer, to succor, aid, assist. 

socorro, succor, aid, relief, assist- 
ance. 

sofocar, to smother, extinguish. 

sol, m.j sun. 

solamente, only. 

soldadesco, soldierly. 

soldado, soldier. 

soledad, solitude. 

solenme, solemn, impressive. 

solemnidad, solemnity, pomp, cere- 
mony. 

soler, r. ch. /, to be accustomed to, 
to be used to. 

solicitar, to seek, ask for. 

solicito, solicitous, anxious. 

solicitud, petition, request. 

sólido, solid, firm. 

solitario, solitary. 

solo, alone, sole, single; a solas, 
unaided, alone. 

sólo, only, solely; tan — , merely, 
only. 

soltar, r. ch. I, to loosen, unfasten, 
take off.^ 

soltero, single, unmarried. 

solución, solution. 

sollozar, to sob. 

sombra, shade, shadow. 

sombrear, to shade. 

sombrero, hat. 

sombrío, gloomy, dark. 

somero, shallow. 



366 



VOCABULARY 



someter, to subject, submit, 
humble. 

son, m.f sound, noise, manner; 
en — de guerra, in fighting condi- 
tion. 

sonar, r. ch. /, to sound, ring. 

sondear, to sound, explore, fathom. 

sonecito, kind of dance. 

soneto, sonnet. 

sonido, sound. 

sonreír, r. ch. Ill, to smile. 

sonrisa, smile. 

soñador, visionary. 

soplar, to fan, incite. 

soplo, gust, puff of wind, breath. 

soportar, to support, tolerate, bear, 
endure. 

soporte, m.y support. 

sordo, deaf, insensible, silent, noise- 
less, muffled, heavy. 

soroche, m., mountain sickness. 

sorprender, to surprise, astonish. 

sorpresa, surprise, astonishment. 

soslayo ; de — , obliquely. 

sospecha, suspicion. 

sospechar, to suspect. 

sospechoso, suspicious. 

sostén, m., support. 

sostener, ¿rr., to support, maintain, 
affirm. 

Sr. = Señor. 

Sres. = Señores. 

su, his, her, its, their. 

suave, gentle, smooth, easy. 

suavizar, to soften, sweeten, miti- 
gate. 

subalterno, subordinate, inferior. 

subdito, subject. 

subir, to ascend, mount, climb. 

súbito, sudden, suddenly, un- 
expected. 



sublevación, revolt. 

sublevar, to instigate a rebellion; 

— se, to rise in revolt, 
sublime, sublime, grand, heroic, 
sublimidad, loftiness, grandeur, 

majesty. 
submarino, submarine, 
subordinación, obedience, 
subordinado, subordinate, 
subordinar, to subordinate, subject, 
subsistencia, livelihood, living, 

means of living, food, 
subsistir, to subsist. 
subvenir, irr., to provide, defray, 

assist. 
suceder, to happen, follow, 
sucesión, succession. 
sucesivo, successive, consecutíve; 

en lo — , hereafter. 
suceso, event, occurrence, incident, 
sucesor, m., successor, 
sucumbir, to succumb, die. • 
sud, m., south. 

sudamericano. South American, 
sudoeste, m., southwest. 
sudor, m.j perspiration, 
sudorífico, sudorific, medicine caus- 
ing perspiration, 
suelo, ground, pavement, floor, 

soil, land ; por el — , on the ground, 
suelto, loose, 
sueño, sleep, dream, 
suerte, /., fate, fortune, lot, doom, 

destiny; de — que, so that; 

toda — de, every kind of. 
suficiente, sufficient, enough, 
sufragante, w., voter, 
sufrimiento, suffering, endurance, 
sufrir, to suffer, tolerate, endure, 
stigerir, r. ch. II, to suggest, inspire, 

prompt. 



VOCABULARY 



367 



sugestión, suggestion. 

sujetar, to subdue, overcome, con- 
quer, hold down, restrain, fasten; 
— se, to submit. 

sujeto, subject, subjected, liable, 
fastened. 

suma, sum, amount. 

sumamente, exceedingly. 

sumar, to add, amount to. 

sumario, summary, indictment. 

sumergir, to submerge, sink, over- 
whelm. 

suministrar, to supply. 

sumir, to sink. 

sumisión, submission. 

sumo, highest, greatest, excessive. 

suntuoso, sumptuous. 

superficie, surface, area. 

superior, superior, master. 

superioridad, superiority. 

superstición, superstition. 

supersticioso, superstitious. 

suplicar, to supplicate, entreat, 
implore. 

suplicio, punishment, execution. 

suplir, to supply, substitute for, 
make good. 

suponer, irr., to suppose, assume, 
surmise. 

supremo, supreme. 

supresión, suppression. 

suprimir, to suppress, eliminate. 

supuesto {see suponer) ; por — , of 
course. 

sur, m.j south. 

surcar, to plow through, furrow. 

surgir, to issue, arise, appear; to 
anchor. 

surtido, assortment, stock. 

suscitar, to excite, stir up, arouse. 

suscribir, to subscribe. 



suscripción, subscription. 
susodicho, above-mentioned, 
suspender, to hang up, suspend; 

— se, to rear, rise, tower. 
suspensorio, attachment, sling, 

strap. 
suspirar, to sigh. 
sustancia, substance, property, 
sustentar, to sustain, support, 
sustento, nourishment, feeding. 
sustitución, substitution, 
sustituir, irr.y to substitute, replace, 
suyo, his, hers, its, theirs, one's; 

tener por — , to win over. 



tabla, board, plank. 

tablón, m.j thick board. 

taciturno, taciturn, silent. 

táctica, tactics. 

táctico, adj. y tactical; noun, tactician. 

tachar, to blame, accuse. 

taimado, sly, cunning, acute. 

tal, such; — como, just as, as, 
according to ; —^ vez, perhaps. 

talante, m., aspect, disposition. 

talento, talent. 

talentoso, talented. 

taller, w., shop, factory. 

tamango, a rough sort of sandal. 

tamaño, adj., so large ; noun, size. 

también, also, likewise, too, as well. 

tambor, m., drum. 

tampoco, neither. 

tan, see tanto; so, as, as much, so 
much, as well; — sólo, only, 
merely. 

tanto, so many, as many, so much; 
— ... como (cuanto), as much 
... as, as well as ; entre — , in 
the meantime, while ; algún — , 



368 



VOCABULARY 



a little, somewhat; sesenta 
y — s, sixty odd; per (lo) — , 
therefore; mientras — , mean- 
while ; otros — s, the same num- 
ber of ; un — máS) a little more. 

tapar, to stop up, obstruct. 

tapete, m., carpet, rug. 

tardanza, delay, lingering. 

tardar, to delay, take long. 

tarde, adj.f late; noun, /., after- 
noon, evening. 

tardío, late, slow. 

tarea, task. 

tarifa, tariff, rate. 

Tarquino, Tarquin. 

te, m., tea. 

te, pron., thee, you, to thee, to you. 

teatral, theatrical. 

teatro, theater, stage, scene, dra- 
matic art. 

técnico, technical. 

techar, to roof, cover with a roof. 

tejer, to weave, plait. 

tela, cloth, fabric. 

telegrama, m., telegram. 

tema, m., subject. 

temblar, r. ch. /, to tremble. 

tembloroso, tremulous, trembling. 

temer, to fear, dread. 

temerario, rash, daring. 

temeridad, rashness, imprudence. 

temeroso, fearful. 

temible, frightful, terrible, for- 
midable, to be feared. 

temor, m., dread, fear. 

temperamento, temperament. 

temperatura, temperature, climate. 

tempestad, tempest, storm. 

templar, to temper, tune. 

temple, m., temper, valor. 

templo, temple, church, shrine. 



temprano, early. 

tenaz, tenacious, stubborn. 

tender, r. ch. /, to stretch, extend, 

spread out; — la vista, to look. 
tener, irr.f to have, hold, keep; 

— que (de), to have to, must; 

— por, to consider as, deem; 

— por suyo, to win over; — en, 
to esteem, value ; — selas, to have 
it out with. 

teniente, m., lieutenant, assistant, 

deputy. 
tensión, tension, 
tentativa, attempt. 
tenue, thin, faint. 
tefiir, r. ch. Ill, to stain, tint, 
teogonia, theogony. 
teoria, theory. 
teórico, theoretical, 
tercero, tercer, third, 
tercerola, carbine, 
tercio, regiment; third, 
terminación, termination, completion, 
terminal, terminal. 
terminante, clear, precise, definite, 

decisive. 
terminar, to end, complete, finish. 
término, end, completion, term, 

boundary, limit, period (of time) ; 

por — medio, on the average, 
ternura, tenderness, delicacy, 
terremoto, earthquake, 
terreno, territory, land, ground; 

sobre el — , immediately, on the 

spot. 
terrestre, earthly, of land, 
terrible, terrible, ferocious, 
territorial, territorial, 
territorio, territory, soil, 
tertuliar, to pass time in social 

intercourse. 



VOCABULARY 



369 



tesorero, treasurer. 

tesoro, treasure, wealth, treasury. 

testamento, will, testament. 

testigo, witness; — de vista, eye- 
witness. 

testimonio, testimony. 

tétrico, dark, gloomy. 

tez, /., complexion. 

tia, aunt. 

tiempo, time ; age, tense ; a un — , 
at once, at the same time; 
a — que, just as ; al — de, while, 
upon, at the time of; hace — , 
for some time. 

tienda, shop ; — de campaña, tent. 

tienta ; a — s, gropingly, at random. 

tiento, prudence, discernment ; 
poner — , to moderate. 

tierno, tender, young. 

tierra, land, earth, country, region; 
en — , on the ground; por — , 
overland ; tomar — , to land. 

timonel, m.y helmsman. 

timpano, eardrum. 

tino, skill, judgment, prudence. 

tío, uncle (also a friendly manner of 
address). 

típico, typical. 

tipo, type. 

tirador, w., sharpshooter. 

tiranía, tyranny, oppression. 

tirano, tyrant. 

tirar, to throw, cast, shoot, draw, 
pull. 

tiro, shot, charge (of gun), range 
(of gun) ; a — , within range. 

tiroteo, fire, fusilade, sharpshooting. 

titánico, colossal, huge. 

títere, m., puppet. 

título, title; por tantos — s, for 
so many reasons. 



toca-penoles; a — , within reach of 
the yardarms. 

tocar, to touch, handle, knock; (of 
music)' to play; to belong to, 
behoove, concern; to be one's 
lot or share ; to stop (on voyage), 
to approach. 

todavía, still, yet. 

todo, all, entire, whole, every; 
con — , withal, nevertheless; 
— s los días, every day; todas 
las cosas, everything ; sobre — , 
especially ; en un — , in every 
particular, absolutely; por — , 
over all, entirely. 

todopoderoso, almighty. 

toldeta; — de proa, forecastle. 

toldilla, roundhouse; — de proa, 
forecastle; — de popa, after- 
castle. 

toldo, awning. 

toledano, of Toledo. 

tolerante, tolerant. 

tolerar, to tolerate, indulge. 

tomar, to take; — lenguas, to seek 
information. 

tono, tone. 

tope, m.f masthead. 

tópico, topic. 

topografía, topography. 

topográfico, topographical. 

toque, m.j touch, call, peal (of 
bells) fhesit (of drums). 

torbellino, whirlwind. 

tomar, to turn, return, come back; 
— se, to become. 

tomillo, screw. 

tomo, turn ; en — de, round about. 

toro, bull. 

torpedo, torpedo. 

torre, /., tower, turret. 



2B 



370 



VOCABULARY 



torrente, m., torrent. 

torrentuoso, torrential. 

torreón, m., armored turret. 

tortuoso, winding. 

tosco, rough, rude. 

tostar, r. ch, /, to toast, roast; to 
tan {of skin). 

total, total, complete. 

totalidad, totality, aggregate, entire 
number; en su — , completely. 

trabajado, wrought, shaped, exe- 
cuted. 

trabajador, noun y m., worker, la- 
borer; adj. y diligent. 

trabajar, to work, labor. 

trabajo, work, labor, task, difficulty, 
trouble. 

trabar, to join, begin; — combate, 
to engage battle. 

tradición, tradition. 

traducción, translation. 

traducir, ¿rr., to translate. 

traer, ¿rr., to bring, carry, handle, 
lead, attract, bring over ; to carry 
on, wage, cause. 

tráfico, traffic. 

tragar, to swallow, ingulf. 

trágico, tragic. 

traicionar, to do treason, betray. 

traición, treason, treachery; hacer 
— , to betray. 

traidor, noun^ m., traitor, betrayer; 
adj., treacherous. 

traje, m., costume, apparel, garb, 
suit of clothes. 

trama, weave, texture, plot, scheme. 

tramar, to weave, plot, scheme. 

trámite, m., proceeding, procedure. 

tramoyista, w., stage hand, scene 
shifter. 

trance, m., risk, peril. 



tranquilidad, peace, tranquillity, 
quiet. 

tranquilizar, to calm, appease, 
pacify. 

tranquilo, tranquil, calm, quiet. 

transacción, negotiation, trans- 
action. 

transandino, transandean, crossing 
the Andes. 

transar, to regulate, settle. 

transatlántico, transatlantic. 

transcurrir, to elapse. 

transformar, to transform, change. 

transición, transition. 

transitable, passable. 

transitar, to travel. 

tránsito, passage, crossing. 

transitorio» transitory. 

transmontar, to cross, climb (of 
mountains). 

transpirar, to perspire. 

transportar, to transport. 

transporte, m., transport, transpor- 
tation, transport ship ; rapture, 
ecstasy. 

transversal, transversal, cross. 

trapo, rag. 

tras, behind, after. 

trascendencia, transcendency. 

trascendental, transcendent, far- 
reaching, highly important. 

trascurrir, see transcurrir. 

trasformar, to transform, change. 

trasladar, to move, transfer, trans- 
late. 

traslucirse, to be inferred. 

trasmontar, see transmontar. 

trasportar, see transportar. 

trasporte, see transporte. 

trasversal, see transversaL 

tratado, treaty. 



VOCABULARY 



371 



tratar, to treat, discuss, try; — se, 

to be a question of. 
través ; a (al) — de, across, through. 
travesía, passage, crossing, trip 

across. 
trayecto, course, line. 
trazado, plan, draft. 
trazar, to trace, mark, draw, outline. 
trece, thirteen. 
trecho, space, distance. 
treinta, thirty. 

tremendo, tremendous, dreadful, 
tren, m., train. 
trepar, to climb. 

trepidar, to tremble, shake ; to fear, 
tres, three. 

trescientos, three himdred. 
tribu, /., tribe, clan, 
tribunal, w., tribunal, court of law. 
tribuno, orator, 
tributar, to pay tribute. 
tributario, tributary, 
tributo, tribute, 
tricolor, tricolored. 
trigo, wheat, grain. 
trinchera, trench, intrenchment. 
trinquete, m., foresail. 
tripulación, crew {of a ship). 
tripulante, m., sailor, 
tripular, to man (a ship). 
triste, sad, sorrowful, 
tristeza, sadness, sorrow. 
triunfador, w., conqueror, victor, 
triunfante, triumphant. 
triunfar, to triumph, conquer, win. 
triunfo, triumph, victory. 
trofeo, trophy. 
trompeta, trumpet. 
tronar, r. ch. I y to thunder. 
tronchar, to cut off. 
tronera, embrasure, loophole. 



trono, throne, sovereign. 

tropa, troop, crowd, army, multitude. 

tropezar, r. ch. /, to stumble upon, 

strike against ; — con, to meet, 
tropical, tropical, 
trópico, tropic. 
trote, m.y trot; tomar al — , to set 

out on a trot. 

trozo, piece, bit, fragment. 

trunco, imperfect, incomplete. 

tu, your, thy. 

tuerto, one-eyed, blind in otie eye. 

tumba, tomb, grave. 

túnel, m.f tunnel. 

tunica, tunic, robe, gown. 

turbación, perturbation, confusion. 

turbulento, disorderly. 

turnarse, to alternate. 

tumo, turn. 

U 

U, or {used instead of before word 
beginning in o or ho). 

ufanía, pride, pleasure, gaiety. 

ufano, proud, arrogant, gay. 

ulterior, further. 

ultimar, to ñnish. 

último, last, latter; por — , finally; 
este — , the latter. 

ultra-cordillera, beyond the moun- 
tain range. 

Ultramar, m., beyond the sea. 

ultra-tumba, beyond the grave. 

imánime, unanimous. 

único, only, sole, single. 

unidad, unity, unit. 

tmificación, unification. 

imiformar, to uniform. 

tmiforme, adj. y uniform, similar, 
alike, consistent, agreeing with an- 
other ; noun, m., uniform ; degran 
— , in full regimentals. 



372 



VOCABULARY 



unión, union. 

unir, to unite, join, connect, com- 
bine ; — se, to join, concur in. 

unisono, unanimous. 

unitario, believer in the system of 
centralization. 

unitarismo, system of centralization. 

universal, universal. 

universo, universe. 

uno, one; a una, jointly, to- 
gether ; unos, unas, some ; — que 
otro, a few. 

ufia, fingernail ; a — de caballo, at 
full gallop, in great haste. 

urdir, to plot, scheme, contrive. 

urgente, urgent. 

urgir, to be urgent, be pressing. 

US., see VS. 

usanza, usage, custom. 

usar, to use, wear ; — de, to make 
use of. 

uso, use, service, usage, custom. 

usted, you. 

usura, usury, interest. 

usurpación, usurpation. 

usurpador, m., usurper. 

utensilio, utensil. 

útil, useful. 

utilidad, use, utility. 

utilizar, to make use of. 

Utopia, Utopia. 

V 

V. = usted. 

vaciar, to shape, mould. 

vacilar, to vacílate, waver, hesitate. 

vacío, adj.f empty; con las manos 
vacías, empty-handed; noun, vac- 
uum, empty space. 

vadear, to wade. 

vagar, to rove, wander, roam. 

vago, vague. 



vajilla, table service, dinner set. 

vale, w., note, voucher. 

valer, irr., to be worth, to be equal to, 
to amount to, bring, yield-, pre- 
vail; hacer — influjo, to use 
influence; — se de, to make use 
of. 

valeroso, valorous, brave, valiant. 

valiente, brave, valiant, intrepid, 
courageous. 

valioso, very valuable. 

valor, m.f value, bravery, courage, 
worth. 

vals, m., waltz. 

valuar, to value, rate, appraise. 

vallado, stockade. 

valle, m.f valley, vale. 

vamonos; para la de — , for the 
matter of getting under way. 

vanagloria, boast. 

vandálico, vandalic, barbarous. 

vandalismo, vandalism. 

vándalo, vandal, barbarian. 

vanguardia, vanguard. 

vano, vain, empty, useless, ground- 
less. 

vapor, m., steam, steamship. 

vara, yard (measure)', 

varar, to be stranded. 

variación, variation, change. 

variado, various, varying. 

variante, adj., variant; noun, /., 
variant. 

vario, various, different. 

vasallo, vassal, subject, dependent, 
tributary. 

vaso, glass, vase, vessel for liquid. 

vasto, vast, great. 

Vd. = usted. 

vecindad, neighborhood, vicinity. 

vecindario, population. 



VOCABULARY 



373 



>, noufij neighbor, resident, 
zen ; adj., neighboring, near by. 
•r, m., overseer, supervisor, 
Dector, agent, 
meadow. 

sd, nouftf m. and adj., vegetable, 
aente, vehement. 
iilo, vehicle. 
Í, twenty. 
cinco, twenty-five. 
dos, twenty-two. 
tres, twenty-three. 
uno, twenty-one. 
, /., old age. 
sail ; hacerse a la — , to set 

to guard, watch. 
lad, inclination, bent, mood, 
instancy, 
veil. 

dad, speed, 
vein. 

dor, m., victor, conqueror, 
r, to conquer, overcome, de- 
t ; — se, to expire, fall due. 
ije, m., bandage, bandaging. 
if, to sell ; — se en, tobe sold at. 
iano, Venetian. 

ar, to revere, venerate, honor. 
;oIano, Venezuelan. 
idor, noun, m., avenger; adj., 
:nging. 

inza, vengeance, revenge, 
ir, to avenge. 

a, coming, arrival, return, 
, irr., to come, fit, suit, become ; 
icr — , to summon. 
, sale. 

ja, advantage. 
joso, advantageous. 
Jia, window. 



ventura, luck, fortune, chance, 
hasard ; por -^, by chance. 

venturoso, lucky. 

ver, irr., to see, look into, inspect; 
— se, to meet, to be ; hacer — , 
to show. 

verano, summer. 

verbal, verbal, oral. 

verbo, verb. 

verdad, truth ; es — , it is true ; a 
la — , truly, in truth. 

verdadero, true, real, veritable. 

verdoso, greenish. 

verdugo, hangman, executioner. 

verificar, to verify, confirm, fulfil, 
accomplish ; — se, to take place. 

verosímil, likely, probable. 

versión, version. 

verter, r. ch. I, to shed. 

vertiente, watershed, slope. 

vespertino, of evening. 

vestido (see vestir), clothed, dressed ; 
noun, dress, apparel, clothes, gar- 
ment ; cambiarse de — , mudarse 
de — , to change clothes. 

vestigio, trace, ruins. 

vestir, r. ch. Ill, to clothe, dress. 

vestuario, clothing, uniform, equip- 
ment. 

veterano, veteran. 

vez, /., time, turn; en — de, in- 
stead of ; a su — , in his turn ; 
hacer las veces de, to take the 
place of ; otra — , again ; tal — , 
perhaps ; de — en cuando, from 
time to time ; a la — que, while ; 
a la — , at the same time ; una — 
que, once that, once, since; por 
segunda — , for the second time. 

via, way, route ; por — de, by way of. 

viacrucis, way of the Cross {see note). 



374 



VOCABULARY 



viajar, to travel. 

▼iaje, m.j trip, journey, voyage. 

viajero, traveler. 

vianda, food, meat, meal. 

vibrante, vibrating. 

vicepresidente, m., vice-president. 

vicisitud, vicissitude. 

victima, victim. 

victoria, victory. 

victorioso, victorious. 

vida, life. 

vidrio, glass. 

viejo, old, aged. 

viento, wind. 

vigente, in force. 

vigia, watch, lookout. 

vigilancia, vigilance, watchfulness. 

vigilante, vigilant, watchful. 

vigilar, to watch over, keep, guard, 

superintend. 
vigilia, watchfulness, wakefulness. 
vigoroso, vigorous. 
villa, town (larger than aldea, 

smaller than ciudad), 
vincular, to perpetuate. 
vindicación, vindication, 
vindicta,, vengeance, revenge. 
vino, wine. 

violar, to violate, profane. 
violencia, violence, act of violence, 
violente, violent, 
virar, to tack, veer, put about. 
virgen, /., virgin, maiden, the 

Blessed Virgin, 
viril, virile, manly. 
virreinato, vice-royalty {name given 

to some of the Spanish possessions 

in America). 
virrey, w., viceroy, 
virtud, virtue ; en — de, in virtue 

of, by force of. 



visible, visible. 

visión, vision, sight, dream. 

visionario, visionary. 

visita, visit. 

visitar, to visit. 

víspera, eve, day before ; en — s de, 
on the eve of. 

vista, sight, view, glance ; a la — , 
on sight. 

visto ; — que, seeing that, since. 

vistoso, beautiful, showy. 

vital, vital, essential. 

vitalicio, lasting for life. 

vítor, m.y cheer, shout. 

vitorear, to acclaim. 

viuda, widow. 

viva, m ., huzza, cheer ; i viva ! long 
live ! hurrah for ! 

víveres, ^n. pL, provisions, food, 
stores. 

viveza, energy, vivacity. 

vivir, to live. 

vivo, adj.f alive, intense, keen, lively, 
vehement; noun^ border, edge, 
seam ; viva voz, in a loud voice. 

volante, flying ; caftón — , field gun. 

volar, r. ch. /, to fly, hasten; to 
explode, blow up. 

volcán, m.y volcano. 

volcánico, volcanic. 

voluble, inconstant, changeable. 

volumen, m., volume, book. 

voluntad, will, disposition, good-will. 

voluntario, adj. y voluntary, spon- 
taneous, willing ; noufiy volunteer. 

volver, r. ch. /, to return, turn, come 
back; [ — a (followed by an infini- 
tive) denotes repetition ; ».«.], — a 
experimentar, to experience again ; 
— se, to return. 

vomitar, to vomit, discharge. 



VOCABULARY 



375 



vosotros, you. 

votar, to vote. 

voto, vote, voice. 

voz, /., voice, clamor, outcry, 

rumor, name, authority, word, 

command; a — de pregonero, 

by public crier ; a media — , in a 

whisper; en alta — , aloud; 

viva — , in a loud voice ; según — , 

it is rumored. 
VS. (abbreviation of Vueseñoría, a 

contraction of Vuestra Señoría), 

Your Lordship, 
vuelo, flight; cortar los — s, to 

nip in the bud, fetter ; tomar — , 

to develop, increase, 
vuelta, turn, revolution ; dar la — , 

to return ; a — de, after. 
vuestro, your, yours. 
vulgar, vulgar, common, ordinary, 
vulgarizar, to popularize. 



y, and. 

ya, already, now, finally ; — ... 
— , ora ... o — , — ... o, 
either . . . or ; no — , no longer ; 
— que, since. 



yacer, irr.y to lie. 

yacimiento, deposit. 

yanqui, Yankee (term used to denote 

the inhabitants of . the United 

States) . 
yarda, yard {measure), 
yatagán, m.y cutlass. 
yerno, son-in-law. 
yeso, plaster, whiting. 
yo, pron., I. 
3rugo,* yoke, oppression, servitude, 

subjection. 



zafar, to disembarrass; — se, to 
get clear of, slip off. 

zafarrancho ; — de combate, clear- 
ing decks for action. 

zambo, descendant of Indian and 
negro. 

zambra, rejoicing, merry-making. 

zapa, spade; guerra de — , a 
sapping war. 

zapador, m., sapper. 

zapatón, w., large clumsy shoe. 

zar, w., czar. 

zona, zone. 

zorra, fox, truck, dray. 



FEB f?. 






Printed in the United States of America. 



TpHE following pages contain advertisements of a few of 
the Macmillan books on kindred subjects 



M ACM ILL AN SPANISH SERIES 

A Practical Spanish Grammar 

By VENTURA FUENTES and VICTOR E. FRANCOIS 

f 

Of the College of the City of New York 

Cloth f 1 2° y ill., jij pages y $i.oo 

The book is a commonsense presentation in accordance with the 
Direct Method. The exercises are arranged for free conversation 
and are designed to strengthen the students' grasp of the rules, 
increase his vocabulary, encourage his thinking in Spanish, and 
help him to express himself easily. Teachers who do not follow 
the conversational method will find this book more adaptable than 
most. The principles are perfectly developed in the text and illus- 
trated in the reading selections and written exercises. The reading 
selections, which form the basis of the lessons, are continuous texts 
presenting a variety of subjects in an interesting way. They intro- 
duce everyday occurrences with a special tendency toward commer- 
cial life. Class helps are abundant. Besides the oral drills there 
are blank filling and substitution exercises and other forms of drill 
material that lead the way to sentence building and self-expression. 
Review exercises are grouped at-suitable stopping places. A section 
is devoted to the writing of correct letters to business firms in Mexi- 
can and South American cities. A summary of the entire subject of 
verbs is given in the appendix, including full paradigms of the regu- 
lar and some of the irregular verbs. The maps use Spanish names 
exclusively. 



THE MACMILLAN COMPANY 

NEW YORK BOSTON ATLANTA 

CHICAGO SAN FRANCISCO DALLAS 



MACMILLAN SPANISH SERIES 

Leyendas Históricas Mejicanas 

Edited with notes and vocabulary 

By JAMES BARDIN 

Of the Department of Romance Languages in the University of Virginia 

In order to understand Mexico, we must understand the Mexican 
Indian. This book presents a series of stories of ancient Mexico, 
half history and half legend, which provide a background against 
which to see the Indian of to-day, who is the same strange compound 
of servility and independence, of tender affections and callous cruelty, 
as his ancestors. The legends included in this reader are those which 
the Indians still tell to-day ; they are here given in literary form by 
the brilliant Mexican writer, Heriberto Frías. To their charm as 
folk-lore is added the attractiveness of his vivid style. E^ch story is 
a little masterpiece, a thrilling adventure, and, it is hardly necessary 
to say, the book is opportune. The excellent historical introduction 
and the historical footnotes will enable the student to know how much 
of what he is reading is legend, and how much is history. The gram- 
matical notes explain all unusual constructions, and the vocabulary is 
very carefully compiled. Maps and illustrations add to the charm of 
the book. 



THE MACMILLAN COMPANY 

NEW YORK BOSTON ATLANTA 

CHICAGO SAN FRANCISCO DALLAS 



MACMKLAN SPANISH SERIES 

Elementary Spanish-American Reader 

Edited with notes, vocabulary, and ezerdies 

By M. a. DeVITIS 

Department of Spanish and Portuguese, the Main High School» DaUas, Texas 

AND 

FREDERICK B. LUQUIENS 

Sheffield Scientific School, Yale Universitsr 

This reader consists of short, graded selections, dealing with Spanish- 
America, most of them by Spanish- American writers. It contains interesting 
bits of history, descriptions of important places, Indian legends, short stories 
localized in the Spanish-speaking republics of this hemisphere, and two exam- 
ples of Spanish-American verse, one of them being the famous national hjrmn 
of Argentina. 

The editor has been mindñü of the desire of most teachers to use spoken 
Spanish in the classroom. The selections are supplied with historical and 
geographical explanatory footnotes in very simple Spanish, which may be 
made the basis of oral class discussion. Each lesson is provided witii a set 
of easy Spanish questions on the text and on the illustrations, and with á 
composition-exercise for translation from English into. Spanish. 

The grammatical notes (in English) are very full, and not only explain all 
difficulties in the text, but also afford a constant review of the essential rules 
of grammar. They include a special section on the uses of the subjunctive, 
and a table of numerals. The vocabulary is very complete. It gives all 
troublesome phrases under several heads, indicates parts of speech, and in- 
cludes all irregular forms, even those of the radical-changii^ verbs and un- 
usual plurals. The book may be used very eariy in the course^ as soon as the 
class has mastered the rudiments of grammar. 

The efficiency of the book is increased by attractive illustrations of things 
typically Latin- American, such as llamas. South American Indians and cow- 
boys ; by reproductions of famous historical paintings and portraits of national 
heroes ; and by maps of Argentina, Mexico, the Panama Canal, etc. 



THE MACMILLAN COMPANY 

NEW YORK BOSTON CHXCACSO 

ATLANTA BAN PXANCnCO DALIiAS 



First Book in German 



By E. W. BAGSTER-COLLINS 

342 pages, list price, $1.10 

Perhaps the most noteworthy feature of this book is its admirable adaptability for use in 
various types of schools. The author is a strong advocate of the direct method for 
teachers who are qualified to use it successfully, but he recognizes the unfortunate fact that 
many teachers are not so trained as to be able to use this method alone with success. He 
hiis, therefore, provided abundant material for use by the direct method and he has also 
provided sentences for translation; In other words, he has not blindly followed a theorv 
but he has prep>ared a book for use in American schools as they are. Other features that 
have attracted attention are the careful introduction of one difficulty at a time, the excepn 
tionally systematic arrangement of each lesson, the use of connected reading matter 
through which the student is introduced to German life and literature, and the excellent 
type page. ^ 



First Book in French 



By EUGENE F. MALOUBIER and JUSTIN H. MOORE 

363 pages y list price, $i,io 

A stimulating new book whose method is natural and whose pedagogy is sound. The 
lessons usually occupy four pages. The reading selection with its vocabulary is followed 
on the opposite page by questions in French, together with grammatical paradigms. On 
the third page of the lesson are sentences in French for reading and discussion, and on 
the fourth, parallel with them, a clear statement of the grammatical principles involved. 
Frequently two pages of review or drill material are included in the lesson. This arrange- 
ment leaves the teacher free to emphasize either the literary or the conversational features 
of the lesson, to follow, if it is desirable, a combination of the direct and the grammatical 
methods, and to adapt the work to special needs. The book is designed particularly to 
help those who believe that a modem language should be taught with all possible 
spontaneity. 



THE MACMILLAN COMPANY 

BOSTON SEATTLE ATLANTA 

CHICAGO SAN FRANCISCO DALLAS